Atletismo

Deportes de competición. Carrera de velocidad, de medio fondo, de los 100 metros. Marcha. Origen del Maratón. Corredores. Atletas. Registros oficiales

  • Enviado por: Isabel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

3ºE.S.O 04/05

Índice

Introducción..........................................3

Carreras de velocidad............................3

Carreras de medio Fondo......................4

Carreras de Fondo.................................5

Marcha..................................................6

Carrera de los 100 metros.....................6

Maratón...............................................11

Tipos de carreras en España...............15

Introducción

'Atletismo'
El Atletismo es deporte de competición (entre individuos o equipos) que abarca un gran número de pruebas que pueden tener lugar en pista cubierta o al aire libre. Las principales disciplinas del atletismo pueden encuadrarse en las siguientes categorías: carreras, marcha, lanzamientos y saltos. Las carreras, que constituyen la mayor parte de las pruebas atléticas, varían desde los 50 m lisos (que tiene lugar en pista cubierta) hasta la carrera de maratón, que cubre 42,195 kilómetros. En Estados Unidos y Gran Bretaña las distancias se expresaban en millas, pero, desde 1976, para récords oficiales, sólo se reconocen distancias métricas (excepto para la carrera de la milla). En Europa y en los Juegos Olímpicos, las distancias se han expresado siempre en metros. En este artículo se usa el sistema métrico para expresar las distancias.

Las reuniones de atletismo al aire libre se celebran generalmente en un estadio en cuyo espacio central se encuentra una pista, cuyo piso es de ceniza, arcilla o material sintético. La longitud habitual de la pista es de 400 m, tiene forma ovalada, con dos rectas y dos curvas. La mayoría de los lanzamientos y saltos (denominadas pruebas de campo) tienen lugar en la zona comprendida en el interior del óvalo. Hay disciplinas especiales, como el decatlón (exclusivamente masculina), que consiste en cinco pruebas de pista y cinco de campo, y el heptalón (sólo femenina), que consta de cuatro pruebas de campo y tres carreras.

Carreras de velocidad

Las carreras más cortas son las denominadas de velocidad. En pista cubierta se corren sobre distancias de 50 y 60 metros. Al aire libre, sobre 100, 200 y 400 metros. En este tipo de pruebas, el atleta se agacha en la línea de salida y, tras ser dado el pistoletazo de inicio por un juez de salida, se lanza a la pista y corre a la máxima velocidad posible hacia la línea de meta, siendo fundamental una salida rápida. Los corredores alcanzan la tracción inicial situando los pies contra unos bloques especiales de metal o plástico, llamados tacos de salida o estribos, diseñados especialmente para sujetar al corredor y que están colocados justo detrás de la línea de salida. Las características principales de un estilo eficiente para carreras de velocidad comprenden una buena elevación de rodillas, movimientos libres de los brazos y un ángulo de penetración del cuerpo de unos 25 grados.

Los corredores pueden usar diversas estrategias durante las carreras. En una carrera de 400 m, por ejemplo, el corredor puede correr a la velocidad máxima durante los primeros 200 m, relajarse en alguna medida durante los siguientes 150 m, para finalizar de nuevo con otro golpe de velocidad punta en los 50 m finales. Otros corredores prefieren correr 200 o 300 m a la máxima velocidad y luego intentar resistir el resto de la carrera. Cuando el corredor aminora la marcha, lo hace para conservar energía, que utilizará en el momento en que efectúe de nuevo un esfuerzo máximo.

Carreras de medio fondo


Las carreras que cubren entre 600 y 3.000 m se conocen como carreras de medio fondo o media distancia. Las más populares son las de 800 m, 1.500 m y 3.000 metros. Aunque no es una modalidad olímpica ni se disputa en los Campeonatos del Mundo, otra carrera que se mantiene en el calendario atlético es la carrera de la milla, de las que existen algunas famosas por el nombre de la ciudad donde se celebran. La prueba es muy popular y los corredores de elite la cubren con regularidad por debajo de los 3m 50 segundos. El primer corredor que logró bajar de cuatro minutos fue el inglés Roger Bannister, que en 1954 lo hizo en 3m 59,4 segundos.

Los mediofondistas deben regular su velocidad cuidadosamente para evitar quedarse exhaustos; algunos cambian de ritmo varias veces durante la carrera mientras que otros mantienen el mismo toda la prueba. El corredor finlandés Paavo Nurmi, que ganó una medalla de oro en la prueba de 1.500 m, en los Juegos Olímpicos de 1924, llevaba un cronómetro durante las carreras para comprobar su marcha. La forma de correr más apropiada para las carreras de media distancia difiere de la utilizada en las carreras de velocidad. La acción de rodillas es mucho menos pronunciada, la zancada es más corta y el ángulo hacia adelante del cuerpo es menos acusado.

Carreras de fondo

Las carreras cuya distancia es superior a los 3.000 m se denominan pruebas de fondo o larga distancia. Estas carreras son muy populares en Europa, donde se celebran con frecuencia carreras de 5.000 y 10.000 metros. El estilo utilizado por los fondistas evita cualquier exceso en los movimientos; la acción de rodillas es ligera, los movimientos de los brazos se reducen al mínimo y las zancadas son más cortas que las de las carreras de velocidad o media distancia.

Entre las carreras de fondo más agotadoras están las de cross y la de maratón. A diferencia de otras carreras de larga distancia, que se corren sobre pistas de composición variada, las de a campo traviesa o cross se disputan en escenarios naturales, generalmente accidentados. Debido a la variedad de condiciones y lugares en que tienen lugar, resulta difícil homologar récords en este tipo de carreras. Las carreras de maratón se corren normalmente sobre pisos pavimentados en circuitos urbanos. Los corredores de ambas disciplinas deben aprender a ascender desniveles con zancadas cortas y eficientes y a descender con rapidez sin agitarse ni descontrolar el paso y ritmos adecuados. Es esencial un paso uniforme y mantenido.

Las carreras de a campo traviesa exceden normalmente de 14,5 kilómetros. La distancia de la prueba de maratón es de 42,195 kilómetros. La carrera de maratón se convirtió en un acontecimiento popular a partir de la década de 1970, celebrándose carreras en numerosas ciudades del mundo, como Boston, Nueva York, Chicago, Londres, Seúl y Madrid, entre otras.

Marcha

Las pruebas de marcha se corren normalmente sobre distancias que oscilan entre 1.500 m y 50 km (las principales son las de 5, 10, 20 y 50 km) y son especialmente populares en Europa y Estados Unidos. La regla principal de este tipo de carreras es que el talón del pie delantero debe permanecer en contacto con el suelo hasta que la puntera del pie de atrás deje de hacer contacto con el mismo. La regla está diseñada para evitar que los participantes corran.

Carrera de los 100 Metros

 'Atletismo'
   Si existe alguna disciplina deportiva que sea llamativa y observada en el mundo deportivo aparte del fútbol, el tenis o quizás la Fórmula 1 del automovilismo, es la carrera de los 100 metros del atletismo. Sea en los Campeonatos Mundiales o los Juegos Olímpicos, el día de la final de los 100 metros constituye una jornada de singular expectativa para los aficionados al deporte: de ahí surgirá el atleta que circunstancialmente se mostrará como el hombre más rápido o veloz del mundo.


    Los 100 metros llanos del atletismo constituyen una disciplina de nervio, de gran tensión emocional, y en el cual, tomando en cuenta el alto nivel, en aproximadamente 10 segundos puede que se recompensen años de trabajo por el logro de un muy esperado rendimiento circunstancial o quizás la amargura por la frustración de no haber logrado los objetivos deseados.


El asunto de las razas

    Especialmente a partir de los últimos años los mejores registros atléticos en velocidad han sido obtenidos por atletas de raza negra. Ha sido una constante ver tanto en las finales de los Campeonatos Mundiales como en los Juegos Olímpicos a corredores con estas características raciales. Esto se ha observado a partir del año 1932, en los Juegos Olímpicos de los Ángeles con el atleta norteamericano “Eddie” Tolan (10.3 s). Resultados con estas características se repitieron nuevamente en los Juegos Olímpicos de Berlín mediante James “Jesse” Owens. En ambos casos otro velocista de raza negra ocupó puestos de privilegio; se trató del gran atleta norteamericano Ralph Metcalfe, el cual tanto en Los Angeles (1932) como también en Berlín (1936) obtuvo la medalla de plata para su nación. Es cierto que luego de la II Guerra Mundial algunos velocistas “blancos” obtuvieron el puesto más alto del podio, tal es el caso de Lindy Remigino en Helsinki (1952), Joe “Bobby” Morrow en Melbourne (1956) , el alemán Armin Hary en Roma (1960), el soviético Valery Borsov en Munich (1972) y Allan Wells de Inglaterra en Moscú (1980). Pero ya a partir de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984 prácticamente se marcó notablemente la diferencia dado que no solamente los puestos de honor fueron ocupados por corredores de raza negra, sino que también todos los finalistas han sido desde entonces atletas pertenecientes a este “color”. En instancias previas a la carrera final todos los velocistas blancos quedan fuera de competencia. Figuras como Carl Lewis, Donovan Bailey, Linford Christie, Maurice Greene, Leroy Burrell, Dennis Mitchel, Frank Fredericks y Ato Boldon, todos ello de raza negra y para citar solamente algunos, han marcado en los últimos años registros realmente impensables con respecto a décadas anteriores.


Desarrollo

    En realidad la historia del desarrollo de la velocidad no parte con los 100 metros. El hectómetro tuvo como predecesor a las 100 yardas (91.44 m). Existe una diferencia de 17 años entre el primer registro oficial en la medida inglesa con respecto a los 100 metros. La primer marca oficial registrada fue por parte de un atleta inglés Thomas Bury, el cual el 29.11.1855 registró 10.0 en dicha distancia. Sin embargo los estudiosos de la especialidad han aconsejado ser precavidos en cuanto a tomar en cuenta estas marcas como también otras que se realizaron con posterioridad ante el hecho de que no existían en esa época registros en cuanto a la dinámica o “colaboración” del viento. La medición del viento para las pruebas atléticas parece que se inicia recién a partir de 1886. Con esta reglamentación y con fecha precisa del 3 de marzo de dicho año Arthur Wharton corre oficialmente en Londres la distancia de las 100 yardas en 10.0 s. Como hecho anecdótico podemos destacar que el primer corredor que se supone que corrió con zapatillas con clavos (= spikes) fue William Curtis de los Estados Unidos en el año 1880 aunque el historiador Roberto Quercetani menciona al respecto que probablemente el uso de este tipo de calzado haya provenido de Inglaterra. También queremos mencionar el asunto de la partida “baja”, es decir, el apoyo de ambos pies y manos en la partida de los eventos de velocidad. Dicha modalidad se le adjudica al velocista Charles Sherrill y fue en 1887. Este tipo de partida tan poco convencional para esa época provocó la risa tanto de los espectadores como también de los jueces. En los primeros Juegos Olímpicos, en Atenas (1896) el único que la utilizó fue el ganador, el norteamericano Thomas Burke.


Registros previos a la IAAF (Federación Internacional de Atletismo Aficionado)

    El primer registro oficial de los 100 metros se obtiene el 27 de julio de 1867 mediante el corredor inglés William MacLaren el cual recorre la distancia en 11 segundos. De todas maneras hay que destacar que estas carreras no constituían 100 metros exactos, sino 110 yardas: 100.58 m, en otras palabras, se corría “de más”. Este hecho sin embargo llegó a constituirse en un problema más adelante. El primer corredor del cual se tiene registros de haber corrido por debajo de los once segundos fue otro corredor británico, Cecil Lee, el cual el 25 de setiembre de 1892 se impone en el Campeonato Belga de Atletismo con 10. 4/5 (en esa época los registros eran todavía en “quintos” y no “décimas”). En ese tiempo existía gran cantidad de corredores ingleses que “empataron” este registro, más concretamente hasta 1906, cuando un corredor “extraño”, el sueco Knut Lindberg descuenta la distancia en 10. 3/5. Es interesante que los tres cronómetros dieron los siguientes registros: 10. 1/5, 10. 2/5 y 10.3/5. Las reglas posteriores de la IAFF permitían hacer registrar el tiempo medio, es decir 10. 2/5 (10.4) pero la reglamentación de la Federación Sueca de Atletismo aceptaba en ese entonces solamente el “peor” registro (¡?).
Posteriormente en 1911 el alemán Emil Kettener establece el primer registro en décimas: 10.5 s. Sin embargo recién el año 1912 comienza la era de la IAAF, fecha a partir de la cual dicha organización internacional sería la encargada de fiscalizar en el futuro los distintos registros atléticos a la luz de reglamentaciones muy precisas y claras.


Los 100 metros a partir de la fiscalización de la IAFF

    El día 6 de Julio de 1912 el velocista norteamericano Donald Lippincott corre los 100m en 10.3/5 en la pista olímpica de Estocolmo; y hay que esperar 8 años para que finalmente Jackson Scholz, también de la nación del norte corra dicha distancia con el ajuste de las décimas: 10.6. Tenemos que destacar que este atleta participa en las finales de los J.O. de Amberes en 1920 y también en París en 1924. En el primer juego citado obtiene la 5ta. Colocación con 11s mientras que en la capital francesa el segundo lugar con 10.7 s, precisamente detrás del inglés Harold Abrahams (“Carrozas de Fuego”).

    Sin embargo en 1921 ocurre un acontecimiento verdaderamente impactante cuando el velocista norteamericano Charles Paddock corre la distancia en 10.2 lo que hubiera constituido un nuevo récord mundial. Sin embargo dicho registro fue cuestionado dado que todavía la IAAF no había reglamentado el uso de los cronómetros con “décimas” y además Paddock no corrió 100m sino 110yardas, es decir, 100.58, en otras palabras, 58 cm de más (¡!). Como registro final para dicho registro se le adjudicó 10.1/5. Es indudable que Charles Paddock fue un corredor sumamente talentoso y no nos podemos imaginar lo que hubiera rendido en los días actuales, “pese” a ser un corredor “blanco”. Tenía una característica que incluso lo perjudicaba debido a que estando a 5 - 6 m de la línea de llegada pegaba un salto hacia el frente para tratar de aventajar a sus rivales y “llegar antes” (?).


Los 10.4 segundos

    A partir de 1926 los cronometrajes se empezaron a realizar exclusivamente mediante las “décimas” y en la cual se destacaron varios corredores con el registro de 10.4. Entre ellos figuran nada menos que seis atletas alemanes tales como Helmut Körnig, Hubert Houden, Ernst Geerling, Richard Corst, Georg Lammers, y Eugen Eldracher. Aparte de ello ya empezó a figurar otro corredor de raza negra y de origen cubano: José Barrientos el cual el 21 de Abril de 1928 llegó a formar parte del extenso grupo de los “10.4”. Esto ha dado lugar a que todos los años se celebre en La Habana un gran festival atlético en honor al primer récord mundial que tuvo Cuba. De todas maneras se une a este grupo el atleta de color de los Estados Unidos Thomas “Eddie” Tolan, el cual con notable estabilidad repite dicho registro en numerosas oportunidades. Sin embargo en primero de Julio de 1930 ocurre un hecho que hace “temblar” al mundo atlético cuando “Eddie” corre en Vancouver la distancia de los 100 m en 10.2. Sin embargo dicho registro no es reconocido como récord mundial y se adujeron dos causas: 1) no se efectuó registro del viento (pese a que las películas tomadas en dicho evento mostraron una calma atmosférica absoluta) y, 2) el terreno sobre el cual se corrió no era horizontal dado que tenía una leve inclinación, pero no en “caída” sino en “subida” o “cuesta” (¡!). En otras palabras, la llegada estaba como 50 cm más elevada que la partida (¡!). Tanto Tolan como el público asistente mostraron gran desazón y disconformidad por la falta de reconocimiento como récord mundial y seguía por lo tanto vigente el 10.4 s.

Maratón

'Atletismo'

Origen del Maratón

La Batalla de Maratón: Tuvo lugar en Grecia, en la llanura de Maratón en el año 490 a.c, en las inmediaciones de esa ciudad griega. Esta batalla puso fin a la primera guerra medica, demostró el poderío de Atenas frente a las tropas Persas y logro frenar la expansión de los Persas a pesar de tener un ejercito menos numeroso. Tras la batalla, el general Ateniense Milciades, envió un soldado a anunciar la victoria en Atenas. Este soldado que conocemos con el nombre de Filipides, tuvo que recorrer la distancia entre Maratón y Atenas, unos 40 Km.  A su llegada a Atenas,  tras anunciar 
¡ Alegraos Atenienses, hemos vencido !, falleció de agotamiento por el largo viaje. 

El primer Maratón Olímpico

'Atletismo'

El primer maratón se organizo en la Olimpiada de 1896 con sede en Atenas, en memoria del soldado Griego Filipides. En esta ocasión la carrera se celebraba sobre la distancia de 40 km y ganó un pastor griego llamado, Spiridion Louis. A partir de este momento, la prueba de maratón suele ser una prueba de clausura de toda competición atléticas, incluidos los juegos Olímpicos. Había nacido el Maratón como carrera Atlética.

La distancia Moderna

'Atletismo'
Los 42,195 Km.: Se estableció en 1908 en los Juegos Olímpicos de Londres. Corresponde a la distancia entre el palacio real de Windsor, donde comenzó y el estadio de White City, donde estaba la meta.
La prueba en un primer momento, iba a disputarse sobre la distancia de 38 Km., pero el Príncipe de Gales, Jorge V, quiso que la salida se tomase desde el Castillo de Windsor, según se cuenta el motivo de esa petición era por que ese día llovía y no querían que la Reina se mojara, con lo que la distancia final quedo en 26 millas y 385 yardas, dando los actuales 42.195 metros, quedando como definitiva y reglamentaria esta distancia en los Olímpicos de Paris en 1924.

Maratón, una palabra de origen bélico

La palabra maratón, como otras muchas de nuestro vocabulario (alrededor de 5.000), procede del griego. Aunque en este caso el vocablo no ha llegado al castellano como la mayoría. Es decir, que si estudiamos la raíz griega de la palabra en cuestión, podemos descifrar su significado. Así, por ejemplo, yéndonos a las raíces de odontología, advertimos que es el estudio o la ciencia de los dientes.

Pues bien, el significado de maratón se encuentra en una batalla donde los griegos (año 490 a. C.), en inferioridad de efectivos, lograron detener el avance de las tropas invasoras persas en la ciudad de Maratón. Ante la importancia de la victoria, el general heleno Milciades envió un mensajero a Atenas para que llevara la noticia. Filipides fue el encargado y corrió desde la llanura de Maratón a Atenas (42 km) a tal velocidad y con tanta emoción, que después de decir: “Alegraos, hemos vencido”, cayó muerto. En su honor, los maratones son carreras de 42,195 km.

Destacados y destacadas maratonistas

'Atletismo'
  Spiridon Louis: ganador del primer maratón de la historia con crono de 2 horas, 58 minutos y 50 segundos.   'Atletismo'
 

Dorando Pietri: fue descalificado del maratón olímpico de Londres en 1908 luego que recibiera ayuda a poca distancia de la meta. Pietri corrió a un fuerte ritmo para superar al sudafricano Charles Hefferon y sacarle una considerable ventaja. El gran esfuerzo que realizó hizo que, a su llegada al estadio Olímpico, se desplomara varias veces antes de cruzar la meta. Su heroica perseverancia lo hizo famoso en el ámbito deportivo mundial y su participación en otras carreras de ruta le dio un gran impulso esta disciplina.   'Atletismo'
 

James Clark: ganó un maratón realizado en Nueva York en 1909 con un tiempo de dos horas, 46 minutos y 52 segundos, convirtiéndose en el primer maratonista en bajar la barrera de las dos horas y cincuenta minutos.   'Atletismo'
  Hannes Kolehmainen: en los Juegos Olímpicos de 1920 se impuso en el maratón con crono de 2 horas, 32 minutos y 35 segundos, rompiendo la barrera de las 2 horas y cuarenta minutos.   'Atletismo'
 

William Kolehmainen: fue el primero en superar la barrera de las dos horas y media al completar la distancia reglamentaria en 2 horas, 29 minutos y 39 segundos. Su marcar no fue reconocida por los organismos internacionales debido a que se había hecho profesional.   'Atletismo'
 

Manuel Plaza: quedó en segundo lugar en el maratón de los juegos olímpicos de Ámsterdam a 24 segundos del ganador el argelino Boughera El Oafi. El corredor chileno hubiese llegado en primer lugar de no haber equivocado la ruta.   'Atletismo'
 

Clarence DeMar: durante sus 45 años como competidor participó en más de 100 maratones. DeMar, quien nunca logro un triunfo olímpico, estuvo retirado de las competencias durante cinco años debido a un supuesto soplo cardíaco.   'Atletismo'
  Sohn Kee Cheng: Coreano que fue seleccionado por Japón (Corea era colonia japonesa) para representar al país nipón en los JJOO de 1936 en Berlín. Sohn ganó e impuso un nuevo récord olímpico con crono de 2 horas, 29 minutos y 19 segundos. El corredor coreano debió escuchar el himno japonés durante la premiación.   'Atletismo'
 

Violet Percy: corrió sola los 42 kilómetros correspondientes a un maratón en 3 horas, 40 minutos y 22 segundos el 3 de octubre de 1926. Percy demostró así que una mujer podía concluir un maratón.   'Atletismo'
 

Mildred Sampson: atleta neocelandesa rompió la barrera femenina de las 3 horas y 20 minutos, al concluir un maratón en 3 horas, 19 minutos, 33 segundos.   'Atletismo'
 

Anni Pede - Erdkamp: rompió la barrera de las 3 horas y 10 minutos al concluir el circuito de Waldniel en 3 horas, siete minutos y 26 segundos el 16 de septiembre de 1967.   'Atletismo'
 

Elizabeth Bonner: atleta estadounidense que se convirtió en la primera mujer que logra en correr el maratón en menos de tres horas, Bonner cumplió con el recorrido en dos horas, 55 minutos y 22 segundos.   'Atletismo'
 

Grete Waitz: rompió la barrera de las dos horas y treinta minutos al registrar tiempo de dos horas, 27 minutos y 32 segundos en el maratón de Nueva York de 1979.   'Atletismo'
 

Joan Benoit: ganó el primer maratón olímpico femenino con un registro de dos horas, 24 minutos, 52 segundos.

¿Y cuando le toca correr a las chicas?

Desde que el maratón se inició como disciplina en los Juegos Olímpicos de 1896, las mujeres tuvieron que esperar 88 años para correr oficialmente esta prueba en el máximo evento del deporte mundial en las Olimpíadas de Atlanta 1984.

Aunque Melpómene, una mujer griega, corrió la distancia entre Atenas y Maratón el mismo año en que esta prueba se realizó por primera vez, fue Violet Percy la primera en completar "oficialmente" el recorrido de los 42 kilómetros en 3 horas, 40 minutos, 22 segundos un 3 de octubre de 1926.

Las mujeres fueron sumando a esta práctica paulatinamente y hoy en día los registros de la mujer más rápida distan en sólo 10 minutos de los obtenidos por su homólogo masculino.

Tipos de Carreras en España


Hay distintos tipos de carreras de orientación en España como pueden ser las siguientes:
- Liga Nacional (LN): Calendario de pruebas anual. Normalmente carreras de dos días. Es necesario estar federado para poder participar (excepto en la categoría de Iniciación). Cada carrera tiene una puntuación para el Campeonato de España.
- Liga Regional de la Comunidad Valenciana (LR): Calendario de pruebas anual organizado por los clubes de la Comunidad Valenciana. Carreras de un día. No es necesario estar federado para competir en las distintas categorías.
- Carreras de entrenamiento: Organizadas por los distintos clubes para divulgar el deporte de la orientación