Atletismo y resistencia

Atletas. Calentamiento. Entrenamiento deportivo. Consumo máximo de oxígeno. Carreras contínuas e interválicas. Bombas cardíacas, respiratorias y musculares. Masaje mecanizado. Interrupción brusca de esfuerzos. Autotransfusiones de sangre

  • Enviado por: Sonia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 24 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


ATLETISMO:

RESISTENCIA

ÍNDICE

- El ATLETISMO

- El CALENTAMIENTO

- LA RESISTENCIA

- INTRODUCCION-DEFINICION

- EL CONSUMO MÁXIMO DE OXÍGENO (V02 MÁX)

- LA DISTRIBUCIÓN DEL OXÍGENO

- MODIFICACIÓN DE LOS ELEMENTOS ORGÁNICOS TRANSPORTADORES DE OXÍGENO

- CARRERAS CONTINUAS O CARRERAS INTERVÁLICAS

- BUSCAR FACTORES QUE CONTRIBUYAN AL ESTABLECIMIENTO DE UN Vo2 MÁX ELEVADO

- LAS BOMBAS MUSCULARES

- LA BOMBA RESPIRATORIA

- BOMBAS CARDÍACAS, RESPIRATORIAS Y MUSCULARES EN FUNCIONAMIENTO SIMULTÁNEO

- EFECTOS NEGATIVOS DE LA INTERRUPCIÓN BRUSCA DE UN ESFUERZO

- ACCIÓN DE LA GRAVEDAD Y CIRCULACIÓN

- FORMAS COMPLEMENTARIAS DE TRABAJO

- AUTOTRANSFUSIONES DE SANGRE

- EL HIERRO Y EL CORREDOR DE FONDO

- EL MASAJE MECANIZADO

- RESUMEN

- BIBLIOGRAFIA

El ATLETISMO

Entendemos por atletismo el conjunto de carreras y con­cursos atléticos disputados en un estadio. Uno de sus princi­pales méritos consiste en dar marcas homologadas sólo si el viento no excede los 2 m por segundo. Aunque a veces no son del todo comparables entre si, algunas pistas construidas con materia plástica (tartán) son mucho más rápidas y, en los concursos, el material no cesa de perfeccionarse.

El atletismo es el deporte por excelencia, el que, en cierta manera, define a un pueblo, independientemente de los triunfos logrados en otros campos. Los hindúes están entre los mejores jugadores de hockey del mundo, los brasileños son maravillosos futbolistas. Sin embargo, sus países no son naciones deportivas de primera línea. Buen número de de­portes, a causa del clima, son desconocidos en Finlandia. A pesar de eso, es una de las naciones con mayor nivel depor­tivo debido a las marcas conseguidas por sus atletas.

Por otra parte, los adeptos del atletismo, sometidos a igual entrenamiento, aventajan a los demás en todos los deportes.

Las competiciones inscritas bajo esta rúbrica en cl programa de los Juegos Olímpicos son las siguientes: velocidad: 100 m, 200 m, 400 m; medio fondo: 800 y 1.500 m; fondo: 5.000 y 10.000. m, maratón (prueba de carretera que alcanza los 42'195 km, conmemorando la hazaña del soldado de Maratón); vallas: 110 m y 400 m; 3.000 m steeple; relevos: 4 x 100 m y 4 >< 400 m; saltos: de altura, longitud, pértiga, triple salto; lanzamientos: peso, disco, jabalina, martillo. Finalmente, el decathlon, prueba múltiple, disputada en dos días con el siguiente orden: primer día: 100 m salto de longitud, peso, altura, 400 m; segundo día: 110 m vallas, disco, pértiga, jaba­lina, 1.500 m. (Se procede a la clasificación del decathlon por medio de baremos, ya varias veces cambiados, en los que se

atribuye un cierto número de puntos a cada marca lograda.) Los atletas llevan el calzado provisto de clavos (6 de más de 20 mm bajo la doble suela). La adherencia al suelo sería toda­vía mucho más perfecta si se aumentaran las puntas y se han propuesto para su homologación verdaderos rastrillos de 68 clavos.

La cross-country (carrera a campo traviesa) y la marcha, están regidas generalmente por los mismos organismos que el atletismo.

La carrera difiere de la marcha por la manera como los miembros inferiores del hombre entran en contacto con el suelo. En la marcha, se produce siempre por lo menos un con­tacto con el suelo; por el contrario, en la carrera podemos comprobar un tiempo de suspensión no es el resultado de que el cuerpo se proyecte en al aire, sino de la flexión de las piernas.

La clasificación -velocidad, medio fondo, fondo- de las carreras puede parecer arbitraria. En la actualidad, los cam­peones corren los 800 m a un promedio de 13" los 100 m, cosa que, antaño, denotaba facultades de sprinter, es decir, de corredor de velocidad. Sin embargo, más que la velocidad alcanzada, es el carácter de las carreras lo que las diferencia. De ahora en adelante, los 400 m se relacionan directamente con el sprint, porque se corre en pasillos y se puede decir que la carrera de medio fondo se diferencia de la de fondo porque, entre otras razones, la adaptación llamada «segundo aliento» no tiene tiempo de establecerse.

Carreras de medio fondo y de fondo. - Para las de medio fondo, la inclinación del cuerpo es de 150 en los 800 m y de 5 a 100 en los 1.500 m. Los brazos, completamente separados del cuerpo, se balancean oblicuamente; ligeros, aunque fle­xionados, participan del esfuerzo general del cuerpo. El ritmo respiratorio varía según la velocidad y no puede ser igual siempre. (Se puede hacer una inspiración por cada dos zan­cadas y una expiración por dos, pero también tres y tres, o tres-dos, etc.)

Entrenamiento fraccionado. - Actualmente, todas las prue­bas se preparan poniendo en juego la resistencia mediante un método que ha permitido enormes progresos. Este método recibió un enfoque científico cuando se descubrió que el corazón, lejos de ser frágil, era un músculo que se podía desarrollar fácil y cómodamente exigiéndole gran número de esfuerzos moderados a intervalos muy breves. El intervaltraining o entrenamiento fraccionado debido al entrenador Gerschler, consiste, por ejemplo, en correr en el curso de una sesión 20 veces 200 ra muy por debajo de las posibilidades del afleta -200 m en 32", si es capaz de recorrer esta distancia en 23", por ejemplo- y dejar pasar alrededor de dos minutos entre un recorrido y otro. Este entrenamiento monótono, del que conviene abstenerse antes de los dieciocho años, debe ser diario, todo el año (aunque se pueden variar las distancias) y progresivo; el principio fundamental es que uno no se entrena jamás lo suficiente, el segundo es que el trabajo no ha de ser jamás severo. Este método se ha impuesto tanto para los 800 m como para el maratón, y algunos entrenadores lo hacen extensivo a la velocidad, particularmente para el entrenamiento invernal, que lleva consigo, una vez pasado el verano, un trabajo más intenso.

Otra tendencia preconiza practicar con las pesas, hacer gimnasia, etc., para adquirir una vigorización creciente de todo el cuerpo. Es decir, que la potencia general prevalezca sobre la técnica y que el corredor se habitúe a un esfuerzo intenso, condiciones las dos que podrian ser mejor escuela que la multiplicación de esfuerzos limitados.

Táctica. - Un corredor de medio fondo debe ser capaz de correr tan rápido como un sprinter para asegurarse una buena posición desde la salida, y también, claro está, en la llegada.

El hombre que va en cabeza corre desahogadamente, no pierde terreno en las curvas, no teme las acometidas. Lucha contra el viento y arrastra a sus adversarios. En el sprint final no debe dejar el menor espacio, entre su cuerpo y la cuerda, si quiere evitar sorpresas desagradables.

Conocerse. Conocer el ritmo en que se desarrolla la carrera. Conocer a sus advenarios. Saber cómo y cuándo se encontrará la oportunidad de vencerlos, sea en el sprint final, marcan­do tren (marcha regular alcanzada durante una carrera), o bien provocando un tirón (aceleración final) prolongado.

Para las carreras de gran fondo (más de 10 km), la zancada económica, recortada y «natural» del corredor innato, queda borrada hoy en día por la zancada trabajada del corredor de fondo, más larga que antes.

El ritmo respiratorio es análogo al del medio fondo, pero se verá dificultado mientras que en el entrenamiento no haya podido remediarlo con el «segundo fuelle», que no es, sin duda alguna, más que la adaptación del corazón y de los pulmones al esfuerzo que se les exige. Se traduce en jadeos,tirones en el diafragma, que suelen aparecer generalmente al cabo de diez minutos de carrera, después de lo cual el fun­cionamiento mecánico se hace casi más fácil que al principio.

Las carreras de obstáculos. - Los 110 m vallas (diez vallas de 1,06 m, la primera a 13'72 m de la salida, las demás a una distancia de 9'14 m. Por lo tanto, la última está a14'02 m de la meta).

La altura del obstáculo hace de estas pruebas el coto reser­vado de atletas grandes. El automatismo con el que han de franquear las vallas «dentro de la zancada» debe ser absoluto y exige una minuciosa preparación.

Aparte de esto, se trata de una carrera de velocidad pura. La salida se efectúa igual que la de los 100 m, sólo que fijada para llegar en siete zancadas sobre el pie de apoyo (pongamos que sea el izquierdo) a 2 m poco más o menos de la prirnera valla.

Allí, en A: la otra pierna, la derecha, que llamaremos pierna delantera, se proyecta hacia adelante como si fuera a alcanzar un objeto por encima del obstáculo. B: el tronco, siempre dentro del eje de la carrera, se inclina, mientras que la pierna trasera da un impulso flexible (o transformación de la fuerza horizontal en ascensional). C: al mismo tiempo, el brazo opuesto a la pierna delantera se lanza hacia adelante, algo inclinado hacia el suelo, casi a la misma altura que el pie opuesto, mientras que en D: el brazo opuesto a la pierna tra­sera se adelanta ligeramente, el codo junto al cuerpo, la mano a la altura de la cintura, en un movimiento puramente natural.

Salto de longitud.- El salto de longitud se practica sobre un foso situado al final de una pista de arranque. El impulso se toma sobre una plancha de madera, fijada a ras de suelo a 1 m del foso (longitud de la plancha: 1'22 m, ancho: 20 cm, grueso: 10 cm).La plancha de referencia, limita con el foso por un «muro» de plasticina, que, al conservar la huella del pie, revela si el atleta ha pisado la raya.

Se toma impulso con una carrera de 30 a 50 m. Es indis­pensable alcanzar casi el máximo de velocidad y llegar exac­tamente sobre la plancha. Para lograrlo, hay que «tomar las medidas», es decir, partiendo siempre de la misma distancia y con el mismo pie, colocar señales, una a los 8 ó 10 m de carrera, la segunda después de los 20 ó 25 m, y establecidas de tal manera, que, al pasar por ellas, el pie con el que se toma impulso llegue con toda seguridad sobre la plancha de salto.

Esta colocación de señales suele hacerse fuera de la pista de salto, en una pista virgen y con dos ayudantes. El atleta corre como si lo hiciera en la pista de salto y hasta una plancha imaginaria. Los ayudantes señalan los puntos en que ha po­sado el pie de impulso. Se repite varias veces la carrera y, una vez controlada la regularidad y determinados los puntos medios, se procede a la operación de medida. A continuación, se llevan medidas y señales sobre las pistas de salto donde tendrá lugar el concurso, haciendo las oportunas modifica­ciones según lo aconsejen las condiciones (dc terreno, tiempo, individuo).

El salto. - Después de una salida de pie, la carrerilla de impulso debe acelerarse progresivamente hasta alcanzar las 9/10 de la velocidad que el atleta sea capaz de conseguir.

Se toma impulso con uno u otro pie, el que mejor vaya al atleta -el pie, en posición horizontal, se levanta sobre la punta. (No dejarse vencer por la tentación de impulsar con el tacón -el calzado especial para saltar tiene uno o dos clavos en el talón y será muy conveniente poner una plantilla de goma blanda en su interior- porque el impulso tomado con el tacón tiende a bloquear la carrera).

En el momento del salto, la pierna con la que se toma im­pulso queda en el eje de la carrera, la otra sube, violentamente proyectada hacia adelante (1), al mismo tiempo que los brazos se lanzan hacia arriba. Es, en cierta manera, un paso en el espacio, sin inclinar el cuerpo demasiado. La pierna de impulso sigue, continúa su zancada en el aire (2-3). La otra pierna imprime un fuerte balanceo (3 y 4) de delante hacia atrás, luego (5) de atrás hacia adelante -tijeras- para al­canzar finalmente la pierna de impulso; las dos se encuentran una junto a la otra con vistas a la caída. Los brazos, durante este tiempo, propulsan y equilibran. Al tomar tierra (7), el atleta lo hace con los talones, pero los brazos, que estaban flexionados hacia atrás, vuelven hacia adelante para resta­blecer el equilibrio y proyectar el cuerpo más allá del punto de caída (8).Algunos atletas obtienen excelentes resultados saltando con el cuerpo en extensión. Sin embargo, dando la apariencia de “correr en el aire” es como se han alcanzado las mejores marcas.

Téngase en cuenta que, si para saltar lejos hay que saltar alto, resulta poco indicado, a pesar de eso, basar todo el entrenamiento en francuear una cinta colocada a cierta altura sobre el foso, pues se corre el riesgo de no llegar a adquirir nunca el movimiento de piernas.

El entrenamiento adecuado es el de un corredor de velocidad.

El CALENTAMIENTO

A pesar de que algunos autores han considerado el calentamiento sino innecesario por lo menos fundamental, la gran mayoría son partidarios del mismo reconocimiento los enormes beneficios que producen antes de realizar cualquier esfuerzo grande en una disciplina deportiva.

Preguntémonos entonces ¿Qué es el calentamiento? Es un conjunto de ejercicios previos a un esfuerzo de mayor intensidad, realizados al objeto de despertar al organismo física y psíquicamente y garantizar su funcionamiento a lo largo de una competición.

¿Por qué se realiza el calentamiento? Se realiza no solo para preparar los músculos sino también el sistema neuro-muscular, cardiorespiratorio y a la vez prepararnos psíquicamente. A pesar de todo ello es frecuente ver en atletas que se inician, el poner poca atención en el calentamiento o sino realizarlo de forma poco metódica, pero a medida que van adquiriendo experiencias competitivas, sienten la necesidad de realizar ejercicios antes de la prueba.

El calentamiento debe formar parte de cada programa de entrenamiento y debe aplicarse en cada sesión, no debiendo copiar lo que hacen los demás, sino saber con anterioridad que lo que estamos haciendo es lo adecuado bien antes de un entrenamiento bien antes de una prueba.

Antes de preparar o de prepararnos para el calentamiento nos enfrentamos con tres problemas:

- El primero de ellos es el de la duración. Se habla a menudo de veinticinco o cincuenta minutos, pero lo mismo se podría decir que son suficientes diez o quince minutos.

De todos son conocidas las pruebas funcionales para conocer la aptitud de un atleta y ver su funcionamiento orgánico, pues bien, ninguna tiene una duración superior a cinco minutos y sin embargo se produce el cambio fisiológico. Es difícil por tanto establecer un patrón de calentamiento, ya que éste es dependiente de múltiples factores, como por ejemplo el propio atleta, la prueba a realizar, etc. etc.

- El segundo problema planteado es el de la clase de ejercicios a realizar durante el mismo. Estos deben ser y de forma general aquellos tendentes a involucrar el mayor número posible de articulaciones y músculos para producir una adaptación del organismo y de forma particular a todas aquellas y aquellos que van a intervenir de una manera directa en la prueba.

- Y por último y como tercer problema el tiempo que puede transcurrir desde que termina el calentamiento hasta el comienzo de la competición.

Referente a esto y de forma general se puede decir que un calentamiento realizado unas horas antes de la competición y completado minutos antes con unos ejercicios es suficiente para llegar a ella en buenas condiciones físicas, fisiológicas y psíquicas.

Anteriormente se ha hecho constar que uno de los factores por el que era difícil establecer un patrón de calentamiento era el tipo de prueba; veamos pues de manera genérica como lo realizan los atletas según su especialidad.

Las pruebas de velocidad, vallas y velocidad prolongada requieren un calentamiento intenso con pocos intervalos, en cuanto a competición se refiere, pudiendo en entrenamientos ser mucho mas largos y espaciados. Se realizan ejercicios genéricos y de aplicación simples y poco difíciles. En los entrenamientos importa menos los ejercicios que se realicen.

Los de medio fondo realizan calentamientos lentos y prolongados, de intensidad media, con ligeros intervalos y algunos ejercicios de soltura.

Las carreras largas requieren un calentamiento largo, poco intenso, intercalando ejercicios de soltura general.

Estos calentamientos breves pueden ser “básicos” ejecutando de cinco a diez repeticiones en cada ejercicio.

Pueden ser “medios” intensificando las repeticiones de diez a veinte o buscando mayor dificultad en los ejercicios.

Y pueden convertirse en “intensos” realizando los mismos pero al máximo de repeticiones, añadiendo otros específicos para las partes mas débiles.

LA RESISTENCIA

INTRODUCCION-DEFINICION

- Algunos autores definen la resistencia como la capacidad de aguante a la fatiga del deportista. ¿Es adecuada esta definición?

- Todas las formas de entrenamiento, de trabajo, de actividad, son susceptibles de generar fatiga. Esta definición es, por lo tanto, demasia­do general para designar lo que nosotros, en el medio deportivo, entendemos por «resistencia». Para nosotros la palabra «resistencia» evoca esfuerzos continuos de bastante duración.

-...esfuerzos en los que se impone un fuerte consumo de oxígeno.

Sí. Esta noción de consumo de oxígeno es tan esencial que podríamos añadir el adjetivo «aeróbico» a la palabra «resistencia». Por tanto, te propongo que entendamos «resistencia aeróbica» cada vez que utilicemos la palabra resistencia.

EL CONSUMO MÁXIMO DE OXÍGENO (V02 MÁX)

- ¿Puedes explicarme por qué en todos los deportes de resistencia, las capacidades de consumo máximo de oxígeno (V02 MÁX) están con­sideradas como primordiales?

-...es muy sencillo: la energía de origen aeróbico se produce por la combustión de una mezcla de carburante(s) combustibles. El combusti­ble es el oxígeno. La combustión de un litro de oxígeno con la glucosa, o con un ácido graso, o con un aminoácido, libera, respectivamente, 5,1, 4,5 ó 4,7 kilocalorías.

No nos quedemos en la combustión aeróbica de los aminoácidos que intervienen, sobre todo, en los casos de apuro. La comparación de las dos primeras cifras (5,1 y 4,5 Kcal), nos demuestra que por un litro de oxígeno utilizado, la glucosa proporciona un poco más de energía que los ácidos grasos.

- ¿Pero, no habías dicho antes que la oxidación de un gramo de grasa libera unas 9,3 Kcal contra la 4,1 que libera 1 gramo de glucosa?

- Sí. Los ácidos grasos contienen, a igual peso, un potencial energé­tico mucho más importante que la glucosa (o el glicógeno*), pero su combustión necesita más cantidad de oxígeno que este último. Como el organismo es un excelente gestor, utiliza, lo mejor posible, lo que dispone: si se le aporta oxígeno en abundancia lo colocará en su fuente energética más abundante, es decir, en los ácidos grasos (trabajo de poca intensidad). Si el aporte de oxígeno es limitado y la energía a producir es abundante, lo colocará, sobre todo, en el carburante que le abastece más energía.

- y ¿cómo medir el consumo de oxígeno?

-...se deben recoger los gases espirados durante un tiempo determi­nado (generalmente durante 30 segundos), medir su volumen y analizar su composición. Conociendo la composición del aire, es fácil calcular la cantidad de oxígeno consumido.

-...¿y cómo evaluar el consumo máximo de oxígeno (V02 máx)?

Primeramente, debemos saber que, durante un trabajo continuo de intensidad progresivamente creciente, la curva de producción dc energía y la de consumo de oxígeno están superpuestas. Hay concordancia entre producción de energía y abastecimiento de oxígeno. Sin embargo, cuando la intensidad del trabajo (potencia) sobrepasa un cierto límite, esta concordancia sc rompe, el organismo ha alcanzado el techo de sus posibilidades de consumo de oxígeno (su V02 máx). Cualquier aumento en la intensidad del trabajo, por encima de este límite, se traduce en un aumento de la producción de ácido láctico; el aumento de energía es aportado por vía anaeróbica.

En realidad, la vía anaeróbica se ve solicitada antes que se alcance el límite de las capacidades aeróbicas. Al respecto, el grado de entrena­miento es determinante: en los individuos poco o nada entrenados, la tasa de lactato* (lactato = ácido láctico neutralizado), en sangre, empieza a aumentar cuando el esfuerzo corresponde al 40 ó 60% del V02 máx. En los deportistas entrenados, este aumento del lactato empieza más tarde: en un 70-80% en los maratonianos, e incluso, en un 85% en los maratonianos excepcionales (según observación de Costilí y col.).

-Bien,... pero no has respondido a mi pregunta: ¿cómo se evalúa el V02 máx de un deportista?

- Existen varios métodos, directos o indirectos de evaluación. El método directo que te propongo aquí me parece más preciso.

Se mide el V02 máx (consumo máximo de oxígeno) durante un esfuerzo prolongado continuo y donde la intensidad es fácil de modi­ficar: carreras a pie sobre cintas rodantes de velocidad regulable, pedaleo sobre bicicleta ergométrica de resistencia variable, nado a velocidades determinadas por signos luminosos, etc.**

El individuo sometido a test se ve expuesto, sin interrupción, a unos esfuerzos gradualmente más intensos, cada intensidad seleccionada tiene una duración de 2 minutos. La frecuencia cardiaca está constantemente controlada. Los gases espirados se recogen durante los 30 últimos segundos de cada nivel de esfuerzo de 2 minutos (salvo durante los primeros niveles de poca intensidad que sirven de puesta a punto). Serán medidos los gases recogidos (volumen y análisis), correspondientes a frecuencias cardíacas más elevadas (de 180 a más de 200) y se deduci­rán los consumos de oxígeno, incluido el V02 máx.

El V02 máx se expresa en litros/minutos. Para facilitar las compara­ciones entre individuos, se expresa en mililitros/kilogramo/minuto.

Ejemplos:

Vo2máx 1/mm VO2máx ml/kg/mm.

joven adulto sedentario 3 litros/min. 40 mí/kg/mm.

joven adulto activo 4,5 1/mm. 55 ml/kg/mm.

atletas muy resistentes 6 1/mm, 73 ml/kg/mm.

récord (esquiador de fondo) 8,56 1/mm. 93,2 ~/kg/min.

Creo que el valor de un V02 máx depende del estado de todos los elementos orgánicos que participan en el transporte de oxígeno, desde la atmósfera hasta los tejidos...

- Sí, es cierto... y es al funcionar mejor cuando estos elementos orgánicos se modifican y mejoran sus posibilidades funcionales.

-...antes de pasar a las modificaciones, ¿puedes recordarme cuáles son los elementos que participan en el transporte del oxígeno y cómo funciona?

LA DISTRIBUCIÓN DEL OXÍGENO

- Veamos. Sabemos con certeza que toda célula de nuestro cuerpo necesita oxígeno para vivir, y que su consumo de base, necesario para la vida, se multiplica más o menos según su grado de actividad. Las varias decenas o centenas de millones de células (las evaluaciones son aproximadas), que forman un ser humano, están muy relacionadas unas con otras, para que cada una pueda tomar el oxígeno directamente de la atmósfera. Disponen de un vehículo -la sangre- para aportárselo. Este vehículo -la sangre- toma el oxígeno del aire de los pulmones y lo transporta a todas las células del cuerpo.

-...y este vehículo sanguíneo circula continuamente por una red de arterias, capilares, venas...

- Sí. Empecemos por los pulmones: la sangre se reparte por una superficie de varias decenas de m2, y de varias centenas de milímetros de grosor, permaneciendo dentro de una inmensa red de minúsculos vasos capilares. Esta fabulosa distribución facilita los intercambios gaseosos entre el aire de los pulmones y la sangre.

Todos los minúsculos vasos capilares que tapizan los alvéolos pul­monares se reagrupan en venillas, en venas pequeñas y en venas, a través de las cuales, la sangre retorna al corazón.

El corazón impulsa esta sangre cargada de oxígeno en dirección a todas las células del cuerpo a través de un sistema arterial. Este sistema arterial empieza por un tronco único -la aorta-, que sale del corazón y se ramifica, se divide en arterias, pequeñas arterias y arteriolas. Este sistema arterial permite distribuir la sangre en una multitud de vasos capilares repartidos por todas las zonas del cuerpo.

El único lugar de intercambio de todo el circuito son las finas paredes capilares que tienen, todas ellas, una superficie muy grande, tanto, ya lo hemos visto, a nivel de los pulmones como de los tejidos. La permeabilidad de los capilares permite pues, aumentos (en los pulmones) o disminuciones (en los tejidos) de oxígeno, pero también de anhídrido carbónico (CO2), de agua, de elementos nutritivos, de dese­chos, de mensajeros hormonales.

El corazón es la doble bomba central que anima la circulación de la sangre. Cada una de sus contracciones (sístoles) propulsa la sangre hacia las arterias; por una parte hacia los pulmones (por la arteria pulmonar que sale del ventrículo derecho), por otra hacia los tejidos (por la aorta que sale del ventrículo izquierdo). Después de su paso por los vasos capilares, la sangre retorna al corazón por el sistema venoso.

La causa del desplazamiento de la sangre por las arterias es clara: es la contracción del músculo cardíaco, la que, al reducir el volumen de las cavidades (ventrículos derecho e izquierdo), expulsa la sangre hacia las arterias.

Las causas del desplazamiento de la sangre hacia las venas son múltiples. La acción de empuje de la bomba cardiaca es residual, ya que ha cedido la mayor parte de su energía al recorrido arterial y capilar. Esta acción está secundada por otras acciones:

por la succión de las cavidades cardiacas que, sobre todo después de la contracción del músculo cardíaco, al principio de su relajación (diástole), tienden a reencontrar su forma anterior (como un balón de caucho de pared gruesa que acabamos de deshinchar y que se hincha por sí mismo),

• por la succión creada en los pulmones en el momento de la inspiración,

• por el golpeo de las arterias, que comprime las venas,

• por las contracciones musculares: cuando las fibras musculares se contraen, disminuyen su longitud, se engruesan y comprimen los vasos sanguíneos contiguos; como, en estado de descanso, la presión es claramente más elevada en el extremo arterial de un capilar (32-37 milímetros de mercurio) que en su extremo venoso (sólo 15 mm), vemos claramente por qué lado la contracción muscular impulsará la sangre contenida en el capilar. O sea, las presiones de descanso ahora indica­das, aumentan, más o menos considerablemente, según la intensidad de la contracción.

Cuando presentan un ritmo regular, las contracciones musculares actúan como bombas periféricas y participan, sobre todo, del retorno de la sangre hacia el corazón. A la inversa, contracciones prolongadas, cuando son fuertes, bloquean la circulación.

A nivel de los tejidos, el tratamiento del oxígeno se realiza en las verdaderas fábricas de energía aeróbica que son las mitocondrias, las cuales contienen los enzimas apropiados para las reacciones químicas aeróbicas. Siempre a nivel de los tejidos, en los músculos, la mioglobi­na, forma primitiva de hemoglobina, juega un papel de reposo facilitan­do el desplazamiento del oxígeno hacia las mitocondrias. Del mismo modo, la mioglobina cumple la función de pequeña reserva de oxígeno.

- Bien... y todos estos elementos orgánicos se modifican bajo el efecto del entrenamiento de resistencia...

MODIFICACIÓN DE LOS ELEMENTOS ORGÁNICOS TRANSPORTADORES DE OXÍGENO

- Sí todos se modifican.

La modificación más clara es la que afecta a los pulmones: el entrenamiento de resistencia mejora la capacidad torácica. Es fácil comprobarlo con un espirómetro. Sin embargo, el espirómetro sólo da una aproximación, sin precisión, del volumen de intercambio de oxígeno. Se utiliza poco en el medio deportivo.

-...a propósito del «corazón grande del deportista, ¿no podríamos hablar del corazón grande en el especialista de resistencia»?

-...todas las formas de trabajo ejercen un efecto más o menos considerable en el funcionamiento y en el volumen del corazón. Pero todos los estudios comparativos realizados en estos individuos podrían colocar a los especialistas en resistencia a la cabeza de un «hit parade» de corazones grandes.

En su libro La course defond, approche scientifique, el americano D. Costilí (1) compara las radiografías torácicas de dos hombres de 45 años, uno maratoniano y el otro sedentario. La sombra cardiaca indica un diámetro horizontal de 15,5 cm para el primero, contra los 10,2 para el segundo.

¡o sea, una diferencia de más de 1,5!

Sí..., y aquí sólo se trata de una comparación entre las dimensiones lineales. Si elevamos esta relación a la fuerza 3, obtendremos una diferencia volumétrica del orden de 3,5 (15,5/l0,2)³ = 3,5 (aproxima­damente).

- ,El corazón de un maratoniano sería 3,5 veces más voluminoso que el de un sedentario!

- ¡Cuidado!..., se trata sólo de una comparación entre dos individuos bien diferenciados, evitemos generalizar. Además, mi aproximación del volumen cardíaco es criticable, ya que sólo tiene en cuenta uno de los tres diámetros del corazón...

...Costill hace aún una aproximación más al azar que la mía:

• conociendo la frecuencia cardíaca en reposo y en posición de pie, para sedentarios 78 y maratonianos 32,

• partiendo de la idea que las necesidades de oxígcno son, en estas condiciones, similares tanto para unos como para otros,

Costill admite que el volumen-minuto cardíaco (volumen de sangre expulsada por el corazón en un minuto) es casi el mismo para los 2 hombres y, por lo tanto, que la relación de las frecuencias cardiacas 78/ 32 indica la relación de los volúmenes de sangre por expulsión, o sea unos 2,5.

-...una contracción cardíaca del maratoniano impulsaría 2,5 veces más sangre que la del sedentario... esta diferencia de 2,5 difiere bas­tante de la de 3,5 que tú habías encontrado...

estas cifras sólo poseen un valor indicativo. Lo único cierto que sabemos es que cada contracción cardíaca de un maratoniano impulsa un volumen de sangre claramente más elevado que un sedentario.

- Debe existir una relación entre el volumen del corazón y el Vo2 ya que un mayor flujo sanguíneo permite un mayor flujo de oxigeno...

sí, esto parece bastante evidente. Investigadores belgas (2) han observado una buena correlación entre el volumen total del corazón y el Vo2 máx.

-...¿para que un corazón voluminoso funcione correctamente, es necesario que los vasos encargados de canalizar el flujo sanguíneo tengan el calibre adecuado?

-...sí. Costill cita estudios practicados, post-mortem, en el mara­toniano Clarence de Mar, el cual se estuvo entrenando durante 49 años hasta dos semanas antes de su muerte. Sus arterias coronarias (que aseguran la distribución de la sangre al tejido muscular cardíaco) mostraban una sección 2 ó 3 veces superior a la normal.

- Es lógico: si el corazón mejora sus capacidades, todos los elemen­tos que participan en su funcionamiento mejoran también las suyas.

- Sí.

En cuanto a los vasos pequeños -los capilares-, una gran parte de ellos están, en reposo, cerrados a la circulación, y sólo se abren periódicamente para satisfacer las escasas necesidades sanguíneas de los tejidos. Durante el ejercicio se abren y pueden dilatarse para acoger el aumento del volumen sanguíneo. En los especialistas de resistencia, la densidad de los capilares es muy superior a la de los sedentarios: así, Schmidt (3) ha encontrado más capilares (+42,5%) por fibra muscular estudiada en los individuos entrenados que en los sedentarios.

-...¿si la red de vasos sanguíneos y el corazón de un especialista en resistencia presentan una mayor cabida, es necesario que el conte­nido (la sangre) aumente también, para que la presión arterial no baje peligrosamente?

-...Costill cita medidas obtenidas sobre corredores universitarios de cross-ciudad: su presión sistólica (máxima) es bastante baja (110-120 mm de mercurio) y su presión diastólica (mínima) es baja (50-63 mm) (5). La presión arterial de estos atletas de resistencia no desciende peligrosamente, pero sí se sitúa a niveles bastante bajos.

-...no es posible obtener de estas cifras la mínima indicación en cuanto a un nuevo aumento del volumen de sangre en los e. specialistas de resistencia...

- No. Sin embargo, Mellerowicz y Meller han presentado aumentos de 1 a 2 litros de sangre, de la cual 200-300 gramos son de hemoglobina (5). También Costilí nos ha indicado que después de períodos de entrenamiento intenso, el volumen de plasma puede aumentar de un 15 a un 30%. Los trabajos de Dill (6) y sus colaboradores confirman estos datos. Sobre corredores de semifondo en buena condición física, han observado volúmenes de sangre superiores, como media, de un 21% a los de una población no entrenada. De modo más general, Moore y Buskirk (7) estiman, en los deportistas de diversas especialidades, un aumento del 8,5% de sangre por kilo de peso corporal, La mayoría de los autores coinciden en decir que estos aumentos conciernen principal­mente al plasma, sobre todo al plasma del sistema circulatorio, pero también al plasma de 105 tejidos o líquido intersticial.

-...¿cuál puede ser la utilidad de estos aumentos del plasmo?. -. si el plasma es sólo un vehículo mediocre para el oxígeno, entonces, ¿por qué estos aumentos?

-...el plasma juega un papel esencial de sistema-tapón para evitar un aumento de la acidez (disminución del pH). Durante el ejercicio, el hematocrito, es decir, la proporción ocupada por los elementos figuran­tes (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas) aumenta considerable­mente, este fenómeno se explica, sobre todo, por transferencias de plasma sanguíneo hacia los espacios intersticiales de los músculos que actúan. Estas «salidas» de plasma del sistema circulatorio están, local­mente, en los músculos que actúan, tanto más importantes cuanta más acidez produce el trabajo muscular tomando como fuente de energía la anaeróbica láctica.

En nuestra entrevista sobre la resistencia anaeróbica insistiremos en el tema.

- ¡De acuerdo!... ¿podrías decirme ahora cuáles son los principales procedimientos (o métodos) de entrenamiento de la resistencia?

CARRERAS CONTINUAS O CARRERAS INTERVÁLICAS

- En realidad, refiriéndome a la obra de D. Costill (8), el número de procedimientos utilizados para la preparación de los corredores de fondo (corredores pedestres) se resumen en dos:

• las carreras de resistencia en largas distancias,

• las carreras interválicas a velocidad igual o superior a las de las distancias de competición.

Todos los otros procedimientos de entrenamiento pueden considerarse derivados o variantes de estos dos.

Durante los períodos alejados de la competición, predominan las carreras continuas de larga distancia, por ejemplo 7 sesiones semanales de 8, sólo una única sesión dedicada al trabajo interválico. Las largas distancias son recorridos con una longitud igual o inferior a la del maratón (según la capacidad individual). Durante las sesiones de carácter interválico, de los 4 x 800 ó 4 x 1.500 ó 6 x 1.500, la velocidad alcanza la de los 10.000; los períodos de descanso corresponden a las duraciones de las carreras. Durante este período, lo más importante es el kilometraje, pero la progresión de las distancias recorridas (por semana) no es uniforme a fin de otorgar al organismo la posibilidad de recuperarse.

Durante el período de competiciones, el número de sesiones dedica­das al trabajo interválico es de 2 ó 3 a la semana, mientras que el kilometraje semanal disminuye sensiblemente, estabilizándose en unos 88-87 km. Los pasos de carreras son constantes y el tiempo de descanso entre las series de trabajo interválicas son superiores (1,5 a 2 veces la duración de la carrera). Estas series son 6-7 x 1.500, ó 15 x 400, ó 4-5 x 2.500, ó 10 x 800. Entendámoslo bien, las cifras indicadas por Costill sólo son un ejemplo, es decir, que pueden ser indicadas para un individuo, pero no para todos. Costill precisa que este programa no está pensado para corredores de categoría internacional.

- Resumiendo, lo que da valor a un programa de entrenamiento es cómo se combinan los modos de entrenamiento, y cómo se aplican los principios de progresión y alternancia...

- Sí, sin la menor duda...

...pero no impide que el número de dos métodos de entrenamiento utilizados aquí me parezca pobre, y que el entrenamiento gire, según creo, exclusivamente alrededor de un único gesto deportivo...

- ¿Podrías proponer otras formas de trabajo útiles para el corredor de fondo?

BUSCAR FACTORES QUE CONTRIBUYAN AL

ESTABLECIMIENTO DE UN Vo2 MÁX ELEVADO

-...antes de proponer, intentemos comprender!

Intentemos comprender por qué el Vo2 máx de los esquiadores de fondo es, como media, superior a la de los corredores pedestres (de fondo), la cual es superior a la de los ciclistas, etc.

Si insistimos en encontrar una explicación satisfactoria a esta escala de valores, estoy convencido que nuevos métodos de entrenamiento se nos harán evidentes.

Primeramente, veamos las observaciones realizadas por Holmer. Este investigador tuvo la curiosidad de medir el (o, más exactamente, los) V02 máx de un nadador durante las tres formas de trabajo utilizadas normalmente en natación:

nadar con brazos y piernas nadar sólo con las piernas .,,,,,..., nadar sólo con brazos Obtuvo respectivamente

3,7 litros 3,4 litros 2,7 litros

LAS BOMBAS MUSCULARES

-...¿No estará el Vo2 máx en relación con la masa muscular que actúa?

- Sí, esto es lo que parece más evidente. Las observaciones de Bergh y col. confirman esta deducción: sobre bicicleta ergométrica preparada para obtener un doble pedaleo (brazos y piernas), han demostrado 702 máx superiores en un 10% a las del pedaleo normal.

Por lo tanto, admitimos que cuanto más importante es la masa global de los músculos movilizados, más alto es el Vo2 max.

- Una mayor distribución del vehículo~sangre en un volumen de capilares más grande, permite una mejor extracción del oxígeno de la sangre. Este fenómeno podría explicar el aumento de los Vo2 máx.

-...lo explica, pero sólo en parte.

Hemos visto que, por sus rítmicas contracciones, los músculos actúan como una verdadera bomba, que' activan el retomo de la sangre hacia el corazón. Durante el ejercicio, el corazón no es el único dueño de la jugada, ya que si impulsa bien el vehículo sanguíneo hacia las bombas musculares, éstas lo retoman con más eficacia cuantas más de ellas funcionen al mismo tiempo.

-...por lo tanto, podemos admitir que el llenado de las cavidades cardíacas se verá más favorecido cuando el volumen de las bombas musculares que actúan representen una fracción más grande del volu­men muscular total...

-...y un mejor llenado de las cavidades cardíacas implicará un estiramiento de las paredes del corazón y de las fibras musculares que lo constituyen. Este estiramiento reforzará la contracción (sístole) que sigue, de modo que todo se dirige a aumentar la cantidad de sangre expulsada.

- En pocas palabras, podemos decir:

a más volumen de músculos en acción

mejor retorno de la sangre hacia el corazón mejor llenado de las cavidades cardiacas

mayor expulsión de sangre en cada sístole mayor flitio de sangre

mejor transporte de oxigeno

mejor V02 max.

Es así como se explican las diferencias de Vo2 máx del nadador, según que nade normal o, sólo con las piernas o, sólo con los brazos.

Supongo, que partiendo de esto, me podrás explicar ahora por que los esquiadores de fondo tiene un Vo2 máx más elevado que el de los corredores pedestres...

El esquiador de fondo moviliza, admitámoslo, una fracción de su musculatura más importante que el corredor pedestre, sobre todo por la fuerza activa de sus brazos sobre los bastones. El volumen global de sus bombas musculares activas es sensiblemente más importante que el del corredor a pie. El retorno de su sangre hacia el corazón es, por lo tanto, algo mejor, al igual que el llenado de su corazón.

Como el sistema circulatorio (incluido el corazón) no contiene gases libres, adapta las formas del líquido (la sangre) que recibe. Un mejor llenado del corazón se traduce, por lo tanto, en un mayor estiramiento de las fibras musculares que constituyen las paredes cardíacas.

-...si se solicita la elasticidad de las fibras, supongo que ésta mejora.

-...es probable que sí.

Lo que también me parece muy probable es que, por encima de la elasticidad, la longitud de las fibras musculares pueda ajustarse bajo el efecto, frecuentemente repetido, de los encadenamientos «estiramiento-contracción»...

-...¿siguiendo un proceso parecido al del músculo esquelético?

-... Sí... este proceso permitiría a los esquiadores de fondo adquirir, con tiempo, cavidades cardíacas más grandes que las de los corredores pedestres. Esto explicaría la ligera superioridad de su Vo2 max.

LA BOMBA RESPIRATORIA

- Si..., sin embargo, el volumen global de las bombas musculares que actúan no lo explica todo. Otros factores entran en juego, sobre todo el modo de funcionamiento de otra bomba, «la bomba respira­toria».

-...ya habías mencionado la acción de succión, ejercida sobre la circulación, por los movimientos respiratorios en el momento de la inspiración...

-...todos los manuales de fisiología citan esta acción. Durante los ejercicios de resistencia, la acusada ampliación de los movimientos respiratorios da considerable importancia al efecto de succión (del aire y de la sangre) durante las inspiraciones, al igual que a la expulsión (del aire y de la sangre) durante las espiraciones.

durante el ejercicio, la salida de sangre, a través del sistema circulatorio, no está solamente garantizada por las acciones de aspira­ción y de expulsión de la bomba cardíaca y por las bombas musculares, sino también por la bomba respiratoria...

- Sí:

•Durante la espiración el volumen torácico disminuye provocando una sobrepresión en el interior de los pulmones. Esta sobrepresión expulsa no sólo el aire de los pulmones, sino también la sangre que contienen.

• Durante la inspiración, sucede el fenómeno contrario: la presión intratorácica es negativa y facilita la llegada de la sangre (y del aire).

- Muy bien..., pero esta activación y esta profundización de /os movimientos respiratorios interviene durante todos los ejercicios de resistencia. Bien se trate de esquí de fondo, de carreras de fondo, de nadar largas distancias, o de cualquier otro ejercicio de resistencia, «tu» bomba respiratoria realiza las mismas acciones...

-...«mi» bomba respiratoria ejerce acciones de la misma naturaleza, pero estas acciones se ven más o menos favorecidas por las particula­ridades del gesto deportivo. Así, el impulso sobre los bastones del esquiador de fondo, necesita fuertes contracciones abdominales, que favorecen una completa espiración. Al contrario, la posición del nadador sobre el agua no es favorable para espiraciones completas...

-...No acabo de ver claro dónde quieres ir a parar...

-...el conjunto del sistema circulatorio contiene una cantidad limi­tada de líquido (5 a 6 litros de sangre) y todas las bombas (cardíacas, musculares y respiratorias) no se expulsan jamás, incluso al final de las mejores acciones de expulsión, la totalidad de la sangre que contienen.

Las espiraciones muy completas expulsan (aunque no del todo) la sangre contenida en los pulmones, y la relanzan hacia otras zonas del sistema circulatorio, favoreciendo el llenado del corazón y de los capilares musculares.

Si doy tanta importancia a lo que los pulmones expulsan, lo más completamente posible, la sangre (y el aire) que contienen, es porque son, con mucho, la bomba más grande del sistema, su capacidad ha sido evaluada, en reposo, en 1,5 litros de sangre.

-...en dos palabras, un correcto llenado del corazón y de la red de capilares musculares depende de un buen vaciado de la bomba respiratoria. De múltiples espiraciones muy completas a lo largo de varias horas de entrenamiento de resistencia, se favorece la expansión de las cavidades cardíacas y la multiplicación de los capilares mus­culares.

Podemos decir que, al final, las espiraciones muy completas favore­cen el aumento del Vo2 máx.

...pero, ¿espiraciones incompletas supondrían el efecto contrario?

-¿Contrario?... no, seguro que no. Pero los efectos que acabamos de ver serán menos positivos, los resultados del entrenamiento serán in­feriores de lo que podrían ser.

  • Pero, ¿qué es este dibujo?... ¿te vas a dedicar ahora al diseño?

BOMBAS CARDÍACAS, RESPIRATORIAS Y MUSCULARES

EN FUNCIONAMIENTO SIMULTÁNEO

- Mi dibujo no tiene nada de artístico. Simplemente es para facilitar la comprensión del conjunto del sistema circulatorio en situación de marcha forzada. ¡Júzgalo tú mismo!

- ¡Tus fuelles son muy expresivos... a falta de ser artísticos!

Pero, tu esquema no muestra los otros órganos, los que cumplen una función de «fuelle»...

-...un fenómeno de vasoconstricción de las pequeñas arterias reduce el flujo sanguíneo hacia los órganos poco o nada activos (intestinos, riñones, músculos inactivos). La circulación está, al contrario, ligera­mente aumentada hacia el cerebro.

- Me gustaría que insistieras en el caso de los nadadores. La mediocre posición que ocupan en tu tabla de Vo2 máx podría explicar las condiciones más desfavorables en las que funciona su sistema respiratorio...

-...desfavorables en el terreno de las espiraciones y, por tanto, de la circulación y, a largo plazo, del consumo de oxígeno..., pero favorables en el terreno de la flotación, ya que cuanto peor se expulsa el aire de los pulmones, mejor se consigue el efecto de hoya.

Sea lo que sea, las indicaciones presentadas en la tabla de los Vo2 máx (p. 118) están lejos de ser totalmente satisfactorias: los nadadores están todos reagrupados en la misma categoría, sin tener en cuenta su distancia de competición. Sin embargo, y lo mismo se puede aplicar para los corredores pedestres, el consumo de oxígeno de los especialis­tas de fondo sobrepasa en mucho el de los especialistas en distancias cortas.

'Atletismo y resistencia'

  • Fig. 17 Visión esquemótica de las bombas circulatorias (representadas aquí por los

fuelles):

- arriba, el gran fuelle respiratorio,

- en el centro, los 2 fuelles cardíacos (el esquema de la derecha da una visión más real

del funcionamiento cardíaco).

- abajo, 105 múltiples fuelles musculares (unos 200, pero raramente funcionan más de

1/3 de la masa global simultáneamente)

Recordar:

- que la cantidad total de líquido (sangre) es limitada,

- que los grandes vasos arteriales y venosos se ramifican a la entrada y a la salida de

los pulmones y de los músculos,

-que la circulación distribuye la sangre a todas las regiones del cuerpo.

-...cuanto más larga será la distancia de competición, más aumen­tarán las distancias recorridas durante el entrenamiento, y más solici­tado estará del sistema transportador de oxigeno, y mejorará, por lo tanto, sus capacidades y aumentará más el Vo2 máx.

-...¡seductor, pero simple!

Sin embargo, algunos especialistas de medio fondo recorren distan­cias globalmente más largas, sin que por ello su V02 máx alcance el de los maratonianos.

Para explicar este fenómeno, debemos saber que todo trabajo que requiere energía anaeróbica se acompaña de una «salida» de plasma del sistema circulatorio hacia los tejidos activos. Si la fuente energética anaeróbica se ve poco solicitada, como en las carreras (a pie) de 10.000, las «salidas» de plasma son escasas. Partiendo de aquí, admitimos que las «salidas» se acentúan más cuanto más solicitada se ve la fuente de energía anaeróbica (láctica).

-...las «salidas» de plasma de los corredores de 5.000 serían más importantes que las de los corredores de 10.000, más importantes aún serían las de los corredores de 3.000 y más las de los de 1.500, y más las de los de 800, y las de los de 400...

-...es probable: cuanto más pierde la sangre (momentáneamente) una parte de su elemento más fluido (plasma), ésta pasa a ser más viscosa y, en consecuencia, su desplazamiento se ve frenado. Podemos decir que cuanto más se intensifica el esfuerzo del deportista, más se dificulta la circulación loca] (en los músculos activos)... sobre todo, durante los últimos instantes del esfuerzo. Esta dificultad local se traduce por una disminución del flujo sanguíneo de retomo hacia el corazón.

-...y como las cavidades cardíacas ajustan su forma a la cantidad de sangre que reciben, podemos decir que cuanto más intenso es el efuerzo, más débil es el estiramiento que se produce en las paredes del corazón. También podemos suponer que esta influencia es negativa cuando el retorno de la sangre hacia el corazón se ve perturbado, por ejemplo, durante esfuerzos de fuerza prolongados o continuos.

EFECTOS NEGATIVOS DE LA INTERRUPCIÓN BRUSCA DE UN ESFUERZO

Es probable que cualquier esfuerzo frecuentemente anaeró­bico ejerza una influencia negativa sobre un corazón resentido, es decir, sobre un corazón previamente «agrandado» por un trabajo de resistencia.

-...sin embargo, no creo que esta influencia negativa sea tan grande, tanto como fuerte el esfuerzo deportivo. En efecto, si las presiones rítmi­cas de las contracciones musculares contribuyen a favorecer las «salidas» de plasma, también facilitan el retomo de la sangre hacia el corazón y, sin duda, también las «entradas» en el sistema circulatorio. Así, y mientras dure el ejercicio, el volumen de sangre circulante no varía notablemente (ver al respecto, las medidas obtenidas por Kindermann y col., p. 141).

-...¿y, disminuirá el volumen de sangre en circulación cuando finalice el ejercicio?

- Sí: figúrate un sistema circulatorio en estado de marcha forzoso. Varias bombas -respiratoria, cardiaca y muscular- se envían líquidos unas a otras. Cuando interrumpes bruscamente el esfuerzo deportivo, interrumpes el funcionamiento de las bombas musculares y perturbas el funcionamiento armonioso del conjunto. Los músculos no aseguran su función de bombeo y tienden a retener un volumen importante de sangre en sus vasos capilares muy dilatados. El volumen de sangre que circula por el resto del sistema y, sobre todo, en la doble bomba cardíaca, se encuentra muy menguado.

Tomemos el ejemplo concreto de los ciclistas de carretera...

-...¿por qué los de carretera?

-...porque su vehículo está equipado con una «rueda libre» que les permite, más que a cualquier otro deportista, interrumpir bruscamente su esfuerzo.

Imaginemos pues a un ciclista de carretera en pleno esfuerzo y que, de pronto, deja la rueda libre. Sus cavidades cardíacas sólo recibirán, en ese momento, un débil flujo de sangre, sus fibras musculares no se estirarán y funcionarán sobre un registro más pobre...

-...y experimentarán una influencia menguada. Pero, esta influencia desaparecerá cuando el ciclista retome su pedaleo...

-...desaparecerá... quizá sí, pero no del todo..., sobre todo, si las fases de «rueda libre» se reproducen a menudo..., y sobre todo, si se realizan después de esfuerzos de gran intensidad, en cuyo caso no sólo los capilares sanguíneos de los músculos activos (ya activos) se verán muy dilatados, sino también, una parte del plasma sanguíneo «saldrá» del sistema circulatorio... acentuando así la influencia limitante.

- ¡Ciclistas, desconfiad de vuestra «rueda libre»! se les debería aconsejar.

- Sí... y en general, en cualquier deporte, se debe evitar cualquier interrupción brusca del esfuerzo.

- Resumiendo, cuanto más corta sea la distancia de competición, más grande puede ser el número de interrupciones durante el entrena­miento. Las influencias limitantes en las fibras cardíacas serán cada vez más importantes cuanto más corto y violento sea el esfuerzo, y, al contrario, el trabajo continuo de los especialistas en fondo que es más favorable para la expansión de las cavidades cardíacas.

Será necesario rechazar todas las interrupciones bruscas del es­fuerzo, y promover el trabajo continuo en todas las disciplinas depor­tivas.

- ¡Seamos realistas! El modo de preparación del esprinter no se parecer en nada al del corredor de fondo. Sin embargo, será muy fácil para él alargar las distancias de frenado y de recuperación. Así, por ejemplo, después de un 100 metros muy rápido, es posible frenar, no en 15-20 metros como se hace actualmente, sino en distancias mucho más largas; también es posible correr moderadamente hasta la próxima salida. La expresión «reposo activo» es bien conocida por los entre­nadores preparados.

ACCIÓN DE LA GRAVEDAD Y CIRCULACIÓN

- Bien.

Volvamos a las tablas del Vo2 máx. Vemos a los que practican pira­güismo y kayak en buena posición (bajo el título «remo», p. 118). Esta clasificación favorable me sorprende, ya que la duración de su esfuerzo deportivo les sitúa en el grupo de los ejercicios con una importante producción de ácido láctico (1,30 en 2 mm). Además, las bombas mus­culares no hacen intervenir las grandes masas musculares de los miembros inferiores. Sin embargo, si recuerdo todo lo que has dicho hasta el momento, estos deportistas no deberían tener el Vo2 máx tan elevado.

¿Qué explicación me puedes dar?

- Podría argumentar diciéndote que el volumen de las bombas muscu­lares que intervienen en estos ejercicios es mucho más grande de lo quc parece, y que no se localiza exclusivamente en los miembros superiores; te podría decir que la fuerte acción abdominal, asociada al movimiento de los brazos, favorece las espiraciones completas y, por lo tanto, el fun­cionamiento eficaz de la bomba respiratoria; también podría decirte que estos deportistas se entregan (con seguridad) a un gran trabajo de resis­tencia; ¡podría... podría... pero no tendría tiempo para tanto!

Hemos de buscar, en las características de estos deportes, un ele­mento favorable y que hasta el momento se nos escapa.

Los manuales de fisiología hacen intervenir la noción de gravedad para explicar la distribución de la sangre en el cuerpo: en reposo, en posición erguida, los 5-6 litros del organismo experimentan la acción de la gravedad, de modo que una cantidad considerable de esta sangre se acumula (aun circulando) en los miembros inferiores. Durante el esfuerzo deportivo, un fenómeno vasoconstrictor de los vasos sanguíneos reduce la circulación en las zonas menos activas del organismo, orientando el flujo sanguíneo hacia las zonas activas cuyos vasos sanguíneos están dilatados. Durante su esfuerzo, el piragüismo (o el del kayak) presenta, pues, una importante afluencia de sangre en la región superior de su cuerpo (en las zonas más activas). Teniendo en cuenta la acción de la gravedad, esta nueva distribución de la sangre favorece, o al menos no dificulta el retomo de la sangre hacia el corazón, ya que los músculos más activos están situados al mismo nivel (o casi) que la bomba cardíaca.

- Pero, las bombas musculares reenvían la sangre hacia el corazón, siguiendo el mismo principio cualquiera que. sea la región del cuerpo, inferior o superior, que funcione. No creo que la acción de la gravedad pueda afectar, positiva o negativamente, de modo importante, tan/o en uno como en otro caso.

-...mientras dure el ejercicio, mientras funcionen las bombas mus­culares, si, sin duda tienes razón. Pero cuando finaliza el ejercicio, la acción de la gravedad afecta de lleno: se opone al retorno de la sangre hacia el corazón en la región inferior del cuerpo...

-...y no de la sangre de la región superior...

Resumiendo, esto no es un elemento favorable que acabas de encon­trar en la fisiología de estos esfuerzos deportivos (piragüismo-kayak), sino un elemento que no es desfavorable: las interrupciones bruscas de los esfuerzos en estos deportes no tendrían, o los tendrían poco, los efectos negativos que tienen en la mayoría de los otros deportistas.

FORMAS COMPLEMENTARIAS DE TRABAJO

- Creo que es el momento de volver a los aspectos prácticos del entrenamiento.

Hace ya un rato me has dejado entrever (p. 117) que los corredores de fondo podrían introducir nuevas formas de trabajo en su entrena­miento. ¿Cuáles son estas nuevas formas?

Pero. ¿no te he dado ya los principales elementos de conocimien­to necesarios para realizar estas formas de trabajo?

- Sí, he entendido muy bien que parar mejorar su Vo2 máx,

es necesario movilizar el mayor número posible de músculos simultáneamente (o casi)

es necesario espirar muy profundamente,

se deben evitar las interrupciones bruscas del esfuerzo y que en. este último caso, la gravedad juega un importante papel.

Añadiría que se debe dedicar tiempo y energía al entrenamiento para obtener mejoras sustanciales...

- Y bien, a partir de estos datos, el entrenador-especialista puede elegir o componer la(s) forma(s) de trabajo complementario(s) que le parece(n) más conveniente(s).

.... Pero, tú te excusas! ¿Rechazarías hacer proposiciones concre­tas de entrenamiento?

- ¡Entendámonos bien! Todas las proposiciones concretas que pue­den realizarse conllevan ventajas e, inevitablemente, inconvenientes.

Las ventajas, una sobre todo: la mejora del Vo2 máx.

Los inconvenientes, son los que debemos esperar cada vez que realizamos muchas veces un ejercicio diferente al gesto deportivo.

Tomemos unos ejemplos concretos para ilustrar esta afirmación:

1) Utilicemos el esquí de fondo para mejorar la 702 máx de un nadador. Este objetivo será conseguido, pero aparecerán algunos proble­mas:

• tanto en esquí como en natación, los músculos retroversores de los brazos son los fuertemente solicitados, pero desde sectores angulares claramente diferenciados. La práctica del esquí ejerce un efecto de acortamiento en estos músculos. Por lo tanto, se tendrá que superar esta «adaptación no deseada» por medio de estiramientos adecuados.

• la práctica del esquí tonifica los músculos que movilizan el tobillo.

• la práctica del esquí «densifica» los miembros inferiores al reforzar la musculatura (densidad del músculo 1, 1 contra 0,94 para los cuerpos grasos) y modifica la flotabilidad del nadador.

dicho de otro modo, la práctica del esquí no es aconsejable para los nadadores...

-... como actividad permanente y regular, no lo es. Pero, al contrario, durante períodos cortos y separados de las competiciones, durante los llamados estages de oxigenación, lo considero adecuado.

Cuando vuelve al entrenamiento especializado, los beneficios obte­nidos disminuyen, y poco a poco, desaparecen.

-...por lo tanto, hemos de encontrar formas de trabajo que permitirán mantener los beneficios obtenidos...

- La idea de utilizar una forma «mejorada» de gesto deportivo nos viene a la mente..., «mejorar» incluye, en este caso, un consumo mas grande de oxígeno. Sin embargo, no me parece posible «incorporar» acciones musculares suplementarias sobre el gesto del nadador, la única mejora posible se puede conseguir por parte de la bomba respiratoria.

-...es necesario que el nadador concentre su atención en la obten­ción de espiraciones completas...

-...utilizando un aparato respiratorio que incluya, por ejemplo, una máscara y un tubo. Aunque esta forma de trabajo es artificial, hace fluctuar la línea de flotación del nadador y puede dificultar las auto­nomías del gesto deportivo. La relación ventajas-inconvenientes se establece así:

• ventajas mejora del Vo2 máx.

• inconvenientes = dificultades en el gesto deportivo.

mientras que, al contrario, las repeticiones del gesto deportivo normal producen la relación ventajas-inconvenientes diametralmente opuesta:

ventajas = mejora del gesto deportivo,

inconvenientes = deficiente Vo2 max.

-...de donde el interés en combinar correctamente estas dos formas de trabajo en el tiempo.

- Crees realmente que muchos deportistas aceptan someterse a practicar tu gesto artificial si saben que los beneficios se verán contra­rrestados por los inconvenientes?

¿Se pueden obtener beneficios?... ¿no hemos dicho que después de los 11 años las posibilidades de máximo consumo de oxigeno no mejoran apenas?

- Si los deportistas no obtuvieran beneficios sustanciales con el entrenamiento, hace tiempo que no entrenarían. Las observaciones con­cretas hechas al respecto son innombrables; sólo te citaré una: entre septiembre del 80 (período de descanso) y junio del 81 (período com­petitivo), Steve Scott, recordman americano de la milla, vio aumentar su Vo2 en un 8% (14), cantidad considerable para un deportista de alto nivel.

En cuanto a la dificultad de mejorar el 702 máx después de los 11 años, hay una parte de verdad en esta afirmación; después de esta edad, la capacidad global de consumo de oxígeno continua aumentando con el entrenamiento, pero, como el peso del cuerpo aumenta, el 702 máx por kilo de peso del cuerpo cambia poco.

Para esperar conseguir un día resultados de alto nivel, es muy importante adquirir, antes de los 11 años, un Vo2 máx alto. Con este fin, a una especialización precoz, como por ejemplo en natación, debe añadírsele ejercicios que le son más apropiados, como el esquí de fondo.

-...sin olvidar, para los nadadores, tu gesto artificial con espiracio­nes forzadas.

- Sí.

Con el entrenamiento, las fluctuaciones de la línea de flotación pueden ser atenuadas con el uso, sea de un cinturón salvavidas, sea de un traje isotérmico (menos denso que el agua).

En cuanto a la eficacia de los movimientos de espiración, puede mejorarse ejerciendo sistemáticamente los músculos abdominales (sobre todo los oblicuos por medio de ejercicios de torsión) y entrenándose en realizar espiraciones forzadas.

- Dudo que se puedan realizar series largas de movimientos respi­ratorios a causa de los fenómenos de sobreoxigenación...

- Estos fenómenos pueden evitarse fácilmente: basta, después de cada espiración forzada, limitar la inspiración siguiente a la altura de inspiración normal. Además, es fácil aumentar las necesidades de o2 del cuerpo manteniendo cada espiración forzada durante 2 ó 3 segundos.

Es inútil precisar que este ejercicio es tan válido para los nadadores como para los otros grandes «consumidores de oxígeno».

- Después de la natación, ¿qué otro deporte has elegido para ilustrar la relación ventajas-inconvenientes?

-...el ciclismo, con el doble pedaleo (brazos y piernas).

-...anteriormente, habías dicho que un mismo individuo consume un 10% más de oxigeno durante el doble pedaleo en relación al pedaleo normal. ¿Pero, este 10% se consigue siempre, independientemente del modo de entrenamiento elegido (doble pedaleo o simple)?

- Creo entender el sentido de tu pregunta. No podemos esperar alcanzar un consumo de oxígeno tan alto en pedaleo simple como en doble. El 10% de variación se mantendrá, y quizá aumente, con un entrenamiento centrado en el doble pedaleo. El interés de esta técnica es evidente: moviliza, más acusadamente que el pedaleo normal, algunos elementos que participan en el transporte de oxígeno (pienso, sobre todo, en la cantidad de sangre y en el volumen de las cavidades cardíacas). Estimula mejor su desarrollo. Además, los elementos «lo­cales» que participan en el transporte y en el tratamiento del oxígeno a los músculos activos del ciclista son estimulados por el mismo gesto deportivo.

- Doble pedaleo = mejora del 1702 máx. A esta fórmula habría que añadirle: Doble pedaleo = dificultad de /a técnica gestual de/ ciclista. Las combinaciones de los modos de trab«jo que has presentado antes para el nadador se pueden aplicar al ciclista.

Cuáles son los otros ejemplos?

el doble pedaleo del ciclista puede ser utilizado por el deportista de kayak: un material bien concebido debería permitir encontrar, más o menos, el movimiento de los brazos del kayaquista.

- No has propuesto nada para el esquiador...

-...porque no hay nada que proponer. ni para el corredor pedestre...

- Aparte de una educación de la respiración para mejorar la amplitud de las espiraciones, me parece difícil incorporar acciones musculares suplementarias al gesto natural. La práctica del esquí de fondo me parece ser la más adecuada para mejorar el Vo2 máx del corredor pedestre.

-...sin olvidar las perturbaciones que esta práctica puede tener sobre el mecanismo de la marcha.. -

- Es cierto.

AUTOTRANSFUSIONES DE SANGRE

- Algunos atletas han recurrido a las «autotransfusiones de sangre» para mejorar momentáneamente sus resultados. ¿En qué consiste?

- Se trata de una práctica poco frecuente cuyo origen se remonta a principios de los años 70. Produce una mejora transitoria de las capa­cidades aeróbicas: de 800 a 1.200 mililitros de sangre son tomados del individuo en varias ocasiones, conservadas durante el tiempo necesario para su reconstitución en el organismo y justo antes de la competición, retomadas, de nuevo, a la circulación del individuo. Este aporte suple­mentario de hemoglobina (contenida en los glóbulos rojos) aumenta las capacidades de transporte de oxígeno. Sin embargo, esta mejora sólo es momentánea, ya que con la intrusión de este volumen de sangre en el organismo, mecanismos reguladores reaccionan para restablecer el equi­librio anterior.

- ¿Se han realizado pruebas para apreciar la importancia de estos efectos?

- Sí.

Ekblom, Goldbard y Gullbring (12) han registrado un aumento del 9% del VO2máx, lo que es considerable. También ban obtenido claras prolongaciones en la duración de un trabajo de resistencia (del orden de un 23%).

Esta práctica encuentra sus límites en el grado de fluidez de la sangre y, evidentemente, va en contra de las reglas olímpicas.

EL HIERRO Y EL CORREDOR DE FONDO

Sin dar resultados espectaculares, el aumento del hierro en la ali­mentación es reconocido por sus efectos positivos...

-...yo creía que el hierro era positivo sobre todo para la fuerza...

- ¡Tú piensas en las espinacas de Popeye! ¡Seamos serios!

El trabajo de resistencia se acompaña de una destrucción acelerada de los glóbulos rojos: acorta su tiempo de vida.

-...¿y por qué?

-...sin duda porque estos transportadores de oxígeno están muy solicitados durante las carreras y entrenamientos de fondo...

-...sin duda, también, porque no están programados, como se piensa normalmente, para tener una vida de treinta días, sino para transportar una cantidad determinada de moléculas de oxígeno.

-...¿y qué papel desempeña el hierro en esto?

- Si los glóbulos rojos del corredor de fondo tienen un período de vida cono, es necesario que aumente la formación de nuevos glóbulos. Esta formación se ve muy estimulada en el corredor de fondo. Sin embargo, cada molécula de hemoglobina (principal elemento constitu­tivo de los glóbulos rojos) está organizada alrededor de un átomo de hierro...

- Entiendo: para favorecer la formación de glóbulos rojos, es necesario abastecer de hierro al organismo. ¿Y cómo? ¿comiendo una lima de hierro en cada desayuno?

- No, seguro que no. Es necesario tomar hierro bajo formas asimila­bles: el chocolate y el foie-gras contienen mucho (unos 15 mg/lOO gr), la carne y las legumbres algo menos (5 a 8 mg/lOO gr), al igual que los frutos secos (4 mg), los cereales y los huevos (2-3 mg). Un consumo diario de chocolate y de foie-gras, algunos medicamentos -muy dosifica­dos- podrían suplir la alimentación (Fumafer, Ferrograd, Ferrostrane...)

- ¿Conoces otros medios -más legales- que conduzcan a la mejora de los resultados?

EL MASAJE MECANIZADO

- Sin duda, quedan muchas mejoras o cambios por citar.

¡Vamos a descubrirlos!

Algunas observaciones triviales nos abrirán nuevos caminos:

• las largas exposiciones al sol aceleran la frecuencia cardíaca,

• lo mismo ocurre con las saunas,

• al contrario, el masaje ralentiza esta frecuencia,

lo mismo que la inmersión submarina.

Sin querer reducir las diversas manifestaciones de estos fenómenos alrededor de un único factor, podemos admitir que, en los dos primeros casos, el retorno de la sangre venosa se ve dificultado... y en los otros dos casos, facilitado:

dificultado porque la vasodilatación de los vasos sanguíneos de la piel -la sangre está a flor de piel- reduce el volumen de sangre en circulación, porque la transpiración también reduce este volumen; para poder mantener su caudal, para responder a las necesidades de oxígeno (no disminuidas) de los millares de células del cuerpo, el corazón acelera su frecuencia.

facilitado, en el caso de los masajes y del submarinismo, por las presiones periféricas que impulsan la sangre hacia el corazón. El mejor llenado de las cavidades se acompaña por una disminución de la frecuencia.

- ¿Dónde quieres ir a parar?

Ya sabía que las exposiciones al sol eran nefastas, que las pérdidas de agua por transpiración deben reemplazarse inmediatamente.

-...por lo tanto, no te expongas jamás demasiado tiempo al sol y reemplaza las pérdidas de agua bebiendo abundantemente. De este modo reduces las influencias negativas que se producen sobre tu funcionamiento cardíaco.

- A propósito del masaje, nadie duda de sus beneficios, pero yo no sé establecer la relación entre los masajes y el submarinismo.

- Masaje e inmersión ejercen, sobre la circulación de la sangre, una acción de la misma naturaleza: facilitan el retorno de la sangre hacia el corazón (y los pulmones).

La inmersión multiplica y exagera este efecto en relación al que obtiene el masajista: las fuertes presiones que lo rodean tienden a retener o a restablecer la sangre en las regiones del cuerpo relativamente protegidas por la caja torácica, es decir, en los pulmones y el corazón. o sea, si estas repercusiones inmediatas se prolongan y reproducen numerosas veces, se inscriben ya de modo permanente en las estructuras morfológicas de los inmersores, Así, se explican las características propias de los submarinistas: pulmones muy vascularizados y frecuencia cardíaca lenta; esta segunda característica está unida, probablemente, a un volumen importante de las cavidades cardíacas.

- ¡Bien!... ¿y tú?, harías practicar inmersión submarina a los corredores de fondo?

- No, pienso que es posible una puesta a punto utilizando unos procedimientos más provechosos que el masaje normal, donde los efectos serán intermediarios del masaje y la inmersión. A los efectos beneficiantes del masaje habrá que añadir la mejora del llenado de las cavidades cardíacas.

-...¿y crees posible aumentar las cavidades cardíacas de modo pasivo, sin ejercicio?

- Todo dependerá de la duración de estos «masajes especiales» y de la importancia de las presiones ejercidas. De este modo, en los primeros tiempos de experimentación, y como medida de seguridad, se deberá actuar con moderación, pero, como mucho, obtendremos un efecto de relajación del músculo cardíaco. En realidad, vistos desde la perspectiva de sus efectos sobre el corazón, estos masajes especiales no aportan gran cosa a los especialistas en resistencia. Pero sí, los considero útiles para los otros deportistas, sobre todo para los que ocupan la parte inferior de los VO2máx (halterófilos, luchadores, esprinters).

- Prácticamente, ¿cómo enfocas estos masajes?

- Actualmente, la hidroterapia es la que presenta soluciones más simples.

El principio utilizado es la energía turbulenta del agua movida por bombas. Esta energía sustituye a la de los masajistas. Es menos puntual y afecta simultáneamente a todas las partes del cuerpo (salvo la cabeza).

En EEUU y Canadá se utilizan banquetas individuales en las que uno se sienta; en Alemania son bañeras colectivas; en Francia son bañeras individuales..., pero su empleo está localizado, sobre todo, en estableci­mientos de balneoterapia. Existe un sistema derivado, y mucho menos costoso, que se inspira en el mismo principio: las turbulencias son creadas por la inyección de aire en un volumen de agua: el circuito de aire está impulsado por un pequeño motor eléctrico, el aire es impulsado hacia un colchón muy plano y con múltiples agujeros. Este sistema es bastante menos eficaz que el anterior, pero es muy fácil de utilizar, ya que podemos disponer de uno en nuestra propia bañera y montarlo y desmontarlo a voluntad.

- ¿Hay procedimientos más eficaces?

- Sí, sin duda. Unos cajones que reciben impulsos regulares de aire comprimido. Ya hay varios sistemas que utilizan este modo de funcio­namiento, pero sólo tratan brazos y piernas y no todo cl cuerpo.

Con estos cajones se tendrá que recurrir, sistemáticamente, a espira­ciones forzadas para poner de nuevo en circulación el volumen de sangre que tiende a estancarse en los pulmones.

Varias series de pruebas serán necesarias para descubrir el disposi­tivo, las presiones y los ritmos de pulsión más eficaces para evitar los excesos; también se deberán precisar las contraindicaciones.

- ¿No crees que nos hemos desviado un poco del tema que tratamos, la resistencia?

¿estás seguro? La recuperación y los procedimientos que la favorecen son partes integrantes e indisociables del entrenamiento, o al menos deberían considerarse como tales. Es una feliz coincidencia que un procedimiento que facilite la recuperación pueda, al mismo tiempo, contribuir a mejorar la resistencia. Esta coincidencia debería incitar a los deportistas a cuestionarse comportamientos a menudo demasiado pasi­vos, a veces negligentes, para la recuperación. Esta coincidencia debería acelerar la promoción de nuevos procedimientos de masaje mecanizado.

RESUMEN

- Me gustaría recapitular brevemente lo esencial de esta entrevista. Hasta el momento, el entrenamiento de resistencia se basa, sobre

todo, en las repeticiones del gesto deportivo durante las sesiones cada vez más largas y cada vez más numerosas. Se utilizan dos modos de trabajo: las carreras continuas de larga duración y las carreras interválicas a velocidades permanentes o ligeramente superiores a las de la especialidad elegida. La combinación de estas dos formas de trabajo interesa, al parecer, a muchos entrenadores.

Pero, tú has intentado ir más lejos..., y por esto has partido de la constatación que las posibilidades maximales de consumo de oxígeno (V02 máx) de los campeones están en relación con la especialidad deportiva practicada y, con seguridad, has querido comprender por qué.

Has llegado a una representación del sistema circulatorio en estado de «marcha forzada», en el cual, el corazón no es la única bomba que anima la circulación de la sangre, pero donde otras bombas -la bomba respiratoria y las bombas musculares- participan activamente. Todas estas bombas se reenvían los 5-6 litros de sangre unos a otros, de modo, que el correcto llenado de unos depende del buen vaciado de los otros, y al contrario.

De esta representación dinámica de la circulación derivan varias ideas:

• cuanto mayor es el número y el volumen de las bombas musculares que actúan, más favorecido se ve el retorno de la sangre hacia el corazón,

cuanto mejor se vacía la gran bomba, de su sangre, durante espiraciones profundas, mejor el volumen de sangre que contiene es relanzado a otras bombas,

la interrupción brusca, o poco progresiva, de la acción de las bombas musculares, se acompaña de un llenado y de una cierta retención de sangre en ellas. Por eso, el volumen de sangre que circula por las otras zonas del circuito disminuye. Este efecto se acentúa cada vez mas cuanto más intenso es el esfuerzo producido, ya que las «salidas» de plasma aumentan localmente la viscosidad de la sangre en circulación, provocando una dificultad circulatoria que puede dar lugar a una importante congestión local,

la acción de la gravedad contribuye a mantener esta congestión o, al contrario, a disminuirla según que la masa muscular, antes activa, se sitúe por encima o por debajo de la bomba cardíaca.

Estas ideas indican el camino a seguir para alcanzar mayores consumos de oxígeno. También permiten explicar por qué los esquiado res de fondo presentan los récords de consumo de oxigeno.

su gesto deportivo pone en juego un gran número de bombas musculares,

su bomba respiratoria funciona en muy buenas condiciones,

las interrupciones bruscas de un esfuerzo son muy raras.

Las modificaciones permanentes que pueden provocar la práctica continuada de un deporte son, entre otras:

un aumento de las cavidades cardíacas y de los grandes vasos sanguíneos,

una multiplicación del número de vasos capilares en los tejidos que trabajan,

una aumento del volumen global de sangre.

Todas estas modificaciones están muy relacionadas. Así, un aumento del volumen del sistema circulatorio implica un aumento del volumen de sangre.

La utilización del esquí de fondo por los especialistas en resistencia podría producir las adaptaciones deseadas (mejora del VO2máx), pero también adaptaciones no deseadas (ajuste en longitud inadecuada de los músculos trabajados). Por esto, el especialista busca mejorar su gesto deportivo (mejorarlo en el sentido de un mayor consumo de oxígeno), incorporándole acciones musculares sumplementarias (doble pedaleo en el ciclista) y/o profundizando cada espiración. El «gesto artificial» construido de este modo mejorará, si es practicado con constancia, las posibilidades del consumo de oxígeno; pero, en contra­partida, corre el riesgo de perturbar el mecanismo habitual del gesto. Para reducir este inconveniente, será necesario, cuando se aproximen las competiciones, disminuir gradualmente las cotas de trabajo atri­buidas a este «gesto artificial».

Antes de acabar esta entrevista, habíamos evocado las transfusiones de sangre inmediatamente antes de una prueba deportiva, sangre que antes había sido extraída del atleta y conservada. Esta práctica no está exenta de peligro y reacciones represivas.

Por último, hemos mencionado que el masaje y la inmersión sub­marina favorecen el retorno venoso de la sangre hacia el corazón. Esta acción es de la misma naturaleza que la de las bombas musculares. Requiere la puesta a punto de métodos de masaje mecanizados más efectivos que el masaje manual.

BIBLIOGRAFIA

  • Greer, Harvey; Atletismo: Carreras, Saltos y lanzamientos; Edit. Augusto E. Pila Teleña; 1.982; Madrid; 1ª edición.

  • Agosti, Luis; Gimnasia Educativa; 1.974; Madrid; 3ª edición.

  • Lambert, Georges; El Entrenamiento Deportivo; Edit Paidotribo;Barcelona; 1ª edición

  • Dauven, Jean; Técnica de los Deportes;Edit. Olkos=Tau S.A.; 1.971; Barcelona; 1ª edición en castellano.

1