Atención a la diversidad e inclusión escolar

Educación. Integración educativa. Aprendizaje. Docencia

  • Enviado por: Luis
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD E INCLUSIÓN ESCOLAR.

La práctica educativa respetando los estilos de aprendizaje,

no se debe quedar solo en el discurso, porque es nuestra oportunidad de mejorar.

Un reto en la actualidad para las escuelas de educación básica es el de ofrecer una educación de calidad, sin discriminación de ninguna naturaleza; esto implica transitar hacia un enfoque que considere la diversidad de identidades, necesidades y capacidades de las personas, con la finalidad de favoreciendo el pleno acceso, la conclusión de estudios y los logros de aprendizajes de todos, con especial atención a quienes se encuentren por diferentes motivos en situación o riesgo de exclusión, por las limitantes que les genere su discapacidad.

No sugiero el paternalismo ni la lastimería hacia estas personas, pero si el trato equitativo que merecemos todos. La integración educativa adopta una especial relevancia en la compresión de la escuela como espacio de convivencia, cuya misión va encamina a desarrollar en los alumnos competencias que les permitan su interacción social de la mejor manera.

Los alumnos can problemas en su aprendizaje demanda una intervención educativa específica al sistema educativo, que les ofrezca las mismas posibilidades de alcanzar los fines educativos comunes propuestos, desarrollando al máximo sus potencialidades y propiciando su adecuada interacción social.

Es imprescindible en la práctica diaria de los maestros la toma de conciencia de la diversidad, lo que permitirá el desarrollo de actuaciones para la inclusión. El enfoque de la educación inclusiva nos permite hace énfasis en la valoración de la diversidad, como un elemento enriquecedor de los procesos de enseñanza y de aprendizaje; y, en consecuencia, se favorece el desarrollo humano. Se reconoce que todos somos distintos, y que las diferencias son inherentes al ser humano. Así, la escuela en su conjunto debe desarrollar nuevas estrategias de enseñanza que tengan en cuenta y respondan a esta diversidad de características que presentan algunos alumnos.

El concepto de diversidad, nos remite al hecho de que todos los alumnos tienen necesidades educativas comunes que son resueltas por los maestros. Pero también alumnos que tienen necesidades educativas individuales, ya que tienen que ver con las diferentes capacidades, intereses, niveles, ritmos y estilos de aprendizaje. Estas necesidades deben ser atendidas adecuadamente a través de la práctica docente. De igual forma en nuestras escuelas tenemos algunos alumnos con Necesidades educativas que los maestros y las instituciones no pueden resolver y requieren de recursos adicionales. Son los sujetos que tienen Necesidades educativas especiales. Cabe aclarar, que el hecho de que el alumno presente alguna discapacidad no es condicionante para tener este tipo de necesidades educativas; pues en algunos casos no limita su proceso de aprendizaje.

Atender a la diversidad implica el que conozcamos a cada uno de nuestros alumnos, detectando sus problemas pero sobre todo sus virtudes de cada uno en los procesos didácticos; dando a cada uno la atención necesaria, estando atentos a lo que cada uno requiera. Y tomarlo como una oportunidad para entender, respetar, valorar y enriquecerme con lo que la otra persona me puede aportar.

En este proceso en el que buscamos la atención a la diversidad y la inclusión escolar los padres de familia juegan un papel imprescindible, pues en coordinación con ellos el docente puede realizar un seguimiento detallado del proyecto que se esté trabajando con el alumno; sensibilizándolos sobre sus responsabilidad en la formación íntegra de los alumnos y asignándoles los roles necesarios dentro del proceso. Como el monitoreo en las actividades del alumno, vigilando que cumpla con sus tareas extraescolares, por mencionar algunas.

Los docentes debemos proporcionar a los alumnos recursos adicionales y diferenciados para que los estudiantes en situación o riesgo de exclusión educativa o social puedan, en igualdad de condiciones, aprovechar las oportunidades educativas. También debemos adoptar medidas educativas para atender la diversidad, tales como: diversificación de la oferta educativa, adaptación del currículo, elaboración de textos o imágenes que no contengan estereotipos de ninguna clase, calendarios escolares flexibles con actividades encaminadas a atender las necesidades de todos, planeando para el grupo desde las individualidades de cada uno de los alumnos (dentro de la colectividad atender a la individualidad, entre otras. Generando en conjunto el clima escolar favorable para garantizar el derecho a una educación de calidad en igualdad de condiciones para las personas con necesidades educativas especiales y que propicie la integración y la atención temprana y oportuna para los alumnos y alumnos con dificultades de aprendizaje.

Es necesario atender a la diversidad si en verdad queremos brindar una educación inclusiva y de calidad. Ya que la diversidad nos ofrece los cambios que requiere nuestra práctica, y que en ocasiones no nos damos cuenta de que la necesitamos. Y para superar este reto tenemos las posibilidades de las adecuaciones curriculares, pero primero debemos conocer bien a nuestros alumnos (necesidades, gustos, intereses, diferencias) y, sin descuidar la norma, tomarlos en cuento en nuestras planeaciones.