Asesoramiento Personal y familiar

Psicopedagogía. Funciones familiares. Cambios evolutivos. Vida familiar. Macrosistmas. Exosistema. Mesosistema

  • Enviado por: Manuel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

ASESORAMIENTO PERSONAL Y FAMILIAR

Qué es lo que se entiende por familia

La familia aparece como el primer contexto de socialización de los seres humanos y, junto con la escuela, es el más importante durante las primeras fases del desarrollo. Esta posición privilegiada de la familia la convierte en uno de los objetivos de trabajo esenciales para la orientación educativa.

El modelo estereotipado de familia tradicional es un agrupamiento nuclear compuesto por un hombre y una mujer unidos en matrimonio, más los hijos tenidos en común, todos bajo el mismo techo, el hombre trabaja fuera de casa y consigue los medios de subsistencia de la familia, mientras; la mujer en casa cuida de los hijos del matrimonio. Más tradicional, aún si cabe, es el modelo de familia troncal o múltiple (la familia de los padres y la de los hijos conviviendo) y de familia extensa (la familia troncal más parientes colaterales), pero los análisis históricos muestran que estos dos tipos de familia no han sido realidades igualmente extendidas por toda España, habiendo existido zonas en las que lo habitual ha sido la familia nuclear y otras con predominio de la familias múltiples. Que se haya dado uno u otro modelo de familia ha dependido de factores como los diferentes sistemas de herencia y sucesión predominantes en distintos lugares, o el nivel de pobreza de las familias que se ven obligadas a albergar a lo hijos casados.

Si sometemos el concepto de familia nuclear, a un proceso de deconstrucción, retirando de su definición elementos que se pueden considerar como absolutos, vemos que:

  • El matrimonio no es necesario para que podamos hablar de familia. Las uniones no matrimoniales también pueden dar lugar a la formación de familias.

  • Uno de los progenitores puede faltar, quedándose el otro solo con los hijos/as. En este caso hablaríamos de Familia monoparental; en la que uno de los progenitores es el que (o la que) se hace cargo en solitario de los descendientes.

  • Los hijos del matrimonio, por lo general, son tenidos en común, pero puede ocurrir que sean adoptados, que provengan de uniones anteriores o que nazcan por vías no naturales (reproducción asistida).

  • La madre, no tiene por qué dedicarse al cuidado de los hijos, sino que puede desarrollar actividades laborales fuera del hogar.

  • El padre, no tiene porque ser el que genere los recursos del hogar; sino que puede implicarse activamente en el cuidado y la educación de los hijos/as.

  • El número de hijos/as de las familias se ha reducido drásticamente en los últimos años.

  • Pueden existir núcleos familiares reconstituidos (después de un divorcio, por ejemplo).

Después de estas consideraciones previas que modifican el concepto tradicional que todos tenemos de lo que es una familia; podíamos llegar definir la familia como una unión de personas que comparten un proyecto final de existencia en común que se requiere duradero, en el que se generan fuertes sentimientos de pertenencia a dicho grupo, existe un compromiso personal entre sus miembros y se establecen intensas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia. Inicialmente se trata de dos adultos que concretan esas intensas relaciones en los planos afectivo, sexual y relacional. El núcleo familiar se hace más complejo cuando aparecen los hijos; cuando esto ocurre, la familia se convierte en un ámbito en el que la crianza y socialización de los hijos es desempeñada por los padres, con independencia del número de personas implicadas y del tipo de lazo que las una. Lo más habitual es que en ese núcleo haya más de un adulto y lo más frecuente es que ambos adultos sean los progenitores de los niño/as a su cargo, pero seguimos hablando de familia cuando alguna de esas situaciones no se dan.

En relación a esto se ha hablado de dos tipos de familia atendiendo al proyecto transfuncional de los cónyuges. Se hablaba del modelo de familia en el que privaba la comunidad de intereses, complementariedad de los cónyuges y búsqueda biológica de descendencia por un lado; y por otro se habla de la familia individualista que busca el contrato entre los cónyuges, maximizar las satisfacción de la unión entre ellos y no las satisfacciones que proporcionan los hijos, etc.

Ultimamente han crecido nuevos tipos de familia que han llevado a reconsiderar el desarrollo psicosocial del niño/a (padres mayores, divorciados que se vuelven a casar, etc.). Se plantea de forma diferente la relación de la familia con el entorno ya que en la sociedad tradicional no mediaban los medios de comunicación que hoy día abren una nueva ventana a la unidad familiar, permitiendo contrastar con otros modelos educativos. La unidad familiar no está libre de controles sociales.

Funciones de la familia

Es un escenario donde se construyen personas adultas que experimentan un cierto nivel de bienestar psicológico en la vida cotidiana frente a los conflictos y situaciones estresantes.

Es un escenario de preparación donde se aprende a afrontar retos, así como a asumir responsabilidades y compromisos que orientan a los adultos hacia una dimensión productiva, plena de responsabilidades y compromisos que orientan a los adultos hacia una dimensión productiva, plena de realizaciones y proyectos e integrada en el medio social. La familia es un lugar donde se encuentran multitud de oportunidades para madurar y desarrollar los recursos personales y así salir reforzados de las pruebas y retos que depara la vida.

Es un escenario de encuentro intergeneracional donde los adultos amplían su horizonte vital formando un puente hacia el pasado (la generación de los abuelos) y hacia el futuro (la generación de los hijos).

Es una red de apoyo social para las diversas transiciones vitales que ha de realizar el adulto: búsqueda de pareja, de trabajo, de vivienda, de nuevas relaciones sociales, jubilación, vejez, etc. La familia es un núcleo que puede dar problemas y conflictos, pero que también constituye un elemento de apoyo ente dificultades surgidas fuera del ámbito familiar y un punto de encuentro para tratar de resolver las tensiones surgidas en su interior.

Se han descrito tres estilos educativos de familia:

La Familia contractualista, que propicia la autonomía del niño, imaginación y creatividad, no insiste tanto en las obligaciones, es un tipo de estilo educativo que incita, estimula, emotiva. Se da en las familias abiertas a influencias externas. Son familias en que los roles sexuales están muy poco diferenciados.

Familia estatutaria: dan mucha importancia a la disciplina y la obediencia a los principios establecidos. Hay más control por parte de los padres. Hay un distanciamiento entre padres e hijos debido a la diferenciación entre roles de padres e hijos (respeto, obediencia).

Los roles de género entre los padres están diferenciados. Responde a la concepción tradicional que identificaba al hombre como “el que llevaba los pantalones”.

Familia maternalista: tiene que ver con el predominio de la madre (resultado del desinterés del padre). Hay cierta conformidad con las actuaciones de los hijos/as y cierta autonomía por parte de estos. Es predominante en la civilización occidental y está repartida por todas las capas sociales.

En relación con la familia podíamos hablar de diferentes pautas educativas referidas a cuatro aspectos:

- Control familiar (orden, disciplina): algunos padres controlan mucho a sus hijos (dónde y con quién van, relaciones entre ellos, etc.), algunos utilizan castigos físicos o de carácter psicológico o incluso buscando exponer a la vergüenza a los hijos/as, otros, apelan a la responsabilidad utilizan una menor agresividad verbal y mayor diálogo.

- Formas de relación afectiva: algunos padres, dependiendo del tiempo del que disponen para la interacción con sus hijos/as, dedicarán más/menos tiempo a ellos/as. Dependiendo este, en muchos casos, del tiempo libre que les dejen sus obligaciones laborales.

- Pautas educativas que tienen que ver con los géneros de los padres: las expectativas que se generan respecto al rol masculino y femenino vienen determinadas culturalmente. Los padres manifiestan a los hijos una serie de conductas, normas que los hijos/as supuestamente seguirán.

- Pautas educativas según las expectativas de los padres hacia sus hijos: los padres transmiten e los hijos expectativas, aquello que querían haber sido, lo cual los hijos toman como aspiraciones propias. Durante mucho tiempo había dominado una actitud autoritaria, últimamente en las actitudes paternas priman las gratificaciones diferidas en pos de lograr un objetivo.

El análisis ecológico-sistémico de la familia

Un sistema puede entenderse como "el conjunto de los objetos, junto con las relaciones entre los objetos y entre sus propiedades”. Las partes componentes del sistemas son los objetos, cuyas interrelaciones los cohesionan. Además se entienden los sistemas como Holones o estructuras jerárquicas, es decir, "actúan como totalidad cuando miran hacia abajo, y como partes cuando miran hacia arriba".

La familia puede concebirse como un sistema, con sus componentes interactuando entre sí (sus miembros, sus características individuales, las relaciones que mantienen entre ellos, etc.) y a la vez como una parte de un sistema más amplio: la comunidad, la cultura.

El estudio psicológico de la familia considerada como un sistema dinámico de relaciones interpersonales requiere hacer dos viajes: uno hacia el interior de la familia y otro; en dirección opuesta, hacia factores externos a ella que, sin embargo, juegan un papel muy importante en la dinámica interpersonal.

El contexto familiar, considerado en un sentido sistémico que incluye no solo a la familia nuclear sino a otros sistemas de influencia menos próximos al individuo, no puede definirse al margen de los individuos que participan en él, sino que tiene que incorporar las perspectivas de dichos individuos. A su vez, el conjunto de influencias que caracterizan el contexto familiar ayuda a configurar a los individuos y constituye una clave sustancial para entender su desarrollo.

El énfasis en el estudio de la dinámica de las relaciones interpersonales en la familia permite abordar toda la compleja trama de interacciones e influencias que se producen en su interior (por ejemplo, los cambios que se producen el la pareja con la ocasión del nacimiento de un hijo o una hija, los estilos de crianza y educación de los padres, las reacciones de los hijos ante la separación o el divorcio de sus progenitores, etc.). A su vez, situar el estudio de la familia en el eje temporal de cambios sociales e históricos pone de relieve la importancia de todos aquellos temas que muestran la interconexión entre la dinámica familiar y las realidades extrafamiliares (por ejemplo, la conciliación entre la vida familiar y laboral, los efectos del desempleo y las tensiones económicas en la educación de los hijos, la cultura juvenil predominante, etc.).

Los sistemas vivos, y en particular los fenómenos humanos, se caracterizan por ser sistemas abiertos que mantienen algún tipo de intercambio con su medio. En el caso de los sistemas familiares el intercambio con el medio son de información y de energía, entendida esta como "capacidad para producir cambios". De este modo, las familias reciben información y energía de la comunidad que les permite crecer y desarrollarse; devolviendo también información y energía a la comunidad en respuesta a dichas demandas.

Cambios evolutivos en la familia (Ciclo vital)

La familia experimenta importantes cambios evolutivos producidos por los propios procesos de desarrollo de sus miembros, los cambios en sus relaciones y los acontecimientos que se producen en la vida de una familia. Concretamente, la dinámica evolutiva de la familia concierne a tres planos distintos y mutuamente relacionados: el plano de las relaciones entre los padres, el de la configuración familiar y el de la evolución de los hijos.

En primer lugar la perspectiva evolutiva concierne a las relaciones entre los padres: En la mayor parte de los casos, la pareja tiene luego una larga vida en común por delante, de manera que los avatares evolutivos que afectan a cada uno de sus miembros (por ejemplo, la llamada crisis de la mitad de la vida) o a la pareja como tal (calidad de las relaciones de pareja, posibles crisis en su interior) van a tener repercusiones sobre la felicidad y armonía de la familia, sobre las tensiones y la protección frente a las tensiones en el interior del grupo familiar.

Está, en segundo lugar, el plano de la configuración familiar. El momento más destacado es, sin duda, aquel en el que se pasa de ser pareja a ser además padres.

La pareja es depositaria de unos valores, de unas metas, de unas ideas y creencias a propósito de sus hijos, de su desarrollo y su educación. Además, la pareja construye el escenario en el que el desarrollo de los hijos se va a producir, desarrolla una serie de rutinas y actividades a las que los hijos se van a incorporar, establece una serie de relaciones sociales en las que los hijos van a participar, etc. Por tanto, cuando el primer niño o la primera niña hacen su aparición no se incorporan a un contexto familiar vacío. De hecho, la llegada de los niños actúa más como una transformación de relaciones existentes que como una ruptura con el estado de cosas previo a su nacimiento, pero sí nueva en algunos sentidos, porque la aparición de los hijos trastocará los estilos de vida, las prioridades, las preocupaciones y las relaciones existentes antes de su llegada. Cuando la estructura familiar se altera de nuevo porque se produce la aparición de algún hijo más, no solamente los padres tienen otro hijo, sino que el hijo previo tiene ahora un hermano. La red familiar se reorganiza, las relaciones se redefinen y, hasta cierto punto, se alteran, como no podía ser menos en un sistema transaccional y sistémico como la familia.

Como es lógico, si la estructura familiar se altera cuando al hogar llegan hijos, vuelve a alterarse de nuevo cuando los hijos se independizan y dejan vacío el hueco que hasta entonces ocupaban.

La estructura familiar se modifica también en profundidad cuando se produce una ruptura del núcleo como consecuencia de la separación o divorcio de los padres.

Finalmente, en el análisis evolutivo de la familia y las relaciones familiares está el plano de la evolución de los hijos. El sistema familiar es dinámico, entre otras cosas, porque el continuo flujo de cambios que se operan en los hijos hace insostenible el mantenimiento de formas de relación que pudieron ser muy útiles en momentos pasados, pero que deben ser redefinidos y redimensionados para adaptarse a las cambiantes necesidades y posibilidades que los hijos presentan.

Una especificación más clara del ciclo vital de la familia o de las transiciones por las que una familia atraviesa a lo largo de su existencia la especifica Fosson (1988) en cinco periodos que siguen un orden aproximadamente cronológico. Éstos son: la creación de la unidad familiar, la aparición de un miembro significativo en la familia (nacimientos), la desestructuración de la familia por la separación o pérdida de algún miembro de la unidad familiar, y la desintegración total o parcial de la familia.

Concretando:

  • Formación de la familia (casamiento, “nido sin usar”)

  • Extensión de la familia más allá del matrimonio (es el período fecundo de la familia).

  • Extensión completa de la familia que es la cría y educación de la prole hasta la salida del primero de los hijos/as.

  • Contracción de la familia que abarca hasta que sale de casa el último hijo/a.

  • Contracción completa de la familia. Desde la salida del último hijo hasta la muerte de uno de los cónyuges.

  • Las formas en que las familias afrontan estos períodos de especial estrés son variadas. Lo habitual es que se redefinan o destruyan límites dentro de los cuales se encuadraban las interacciones de los miembros de la familia antes del acontecimiento, y que surjan nuevos límites en las relaciones que conforman la nueva situación. Asimismo, aparecen nuevos roles que implican ciertas ocupaciones, responsabilidades y compromisos. En cualquier caso, la resolución del período de transición puede ser más o menos satisfactoria, pero siempre produce estrés.

    Procesos reguladores de la vida familiar

    Como resultado de la interacción sistemática entre sus miembros, durante un período más o menos prolongado de tiempo se generan en la familia algunos procesos y resultados de la interacción que consolidan su estructura y la estabilizan.

    Las familias preservan su estabilidad y continuidad frente a estímulos ambientales disruptivos desarrollando formas características de enfrentar problemas que, por su estabilidad, organizan la vida familiar aun siendo disfuncionales. Cada familia tiene establecida la forma de enfrentar una enfermedad, vivir un duelo, ocultar secretos....

    Ejemplo de relación de acontecimiento y forma de afrontamiento por parte de los miembros de la Unidad Familiar:

    Acontecimientos:

    • Muerte del padre

    • Muerte de la madre

    • Muerte de la pareja sentimental

    • Muerte hijo/hermano pequeño abandono de la pareja por iniciativa propia

    • Abandono de la pareja por iniciativa de ella

    • Invalidez -accidente o enfermedad- de familiar al que hay que cuidar

    • Nacimiento de un niño con deficiencia física/mental

    • Pérdida de trabajo de la persona que mantiene a la familia.

    Forma de afrontamiento:

    • Olvidar

    • Pasar, desentenderse

    • Buscar soluciones

    • Aceptar, calma

    • Reconsiderar, no tan grave

    • Darse cuenta: hay recusos

    • Mucho esfuerzo

    • Apoyo de otros.

    Familia y contexto

    Relaciones contexto persona

    Al proponer un análisis de la familia en términos de influencias recíprocas, estamos sosteniendo que la familia es un contexto que influye sobre sus miembros, pero también que estos contribuyen con sus características a configurar ese contexto. Según este supuesto transaccional, las características de los individuos moldean sus experiencias ambientales y, recíprocamente, tales experiencias moldean las características de los individuos a lo largo del tiempo.

    Bronfenbrenner (1979-1983) ha proporcionado un modelo de ecología del desarrollo humano que consiste en varios tipos de sistemas que guardan una relación inclusiva entre sí; el microsistema, el mesosistema, el exosistema y el macrosistema.

    El microsistema comprende en conjunto de relaciones entre la persona en desarrollo y el ambiente próximo en el que esta se desenvuelve. Durante muchos años de la vida de una persona, la familia es el microsistemas más importante. Se compone de tres subsistemas. El de la pareja, el de los padres e hijos y el de los hermanos. Los tres guardan una relación jerárquica entre sí., de modo que, cuando falla el subsistema de la pareja, aparecen efectos negativos en cascada con los otros dos y así sucesivamente. Otros subsistemas en que participan habitualmente niños y niñas son la escuela, que implica las relaciones del niño/a con los profesores y compañeros, y el microsistema de los grupos de juegos, donde los predominante son las interacciones entre los niños/as que participan.

    En el mesosistema se encuentran las influencias contextuales debidas a la interrelación entre los microsistemas en los que participan las personas en un punto determinado de su vida. Así por ejemplo, lo que ocurre en la familia (el tipo de lenguaje que en ella se habla, el tipo de actitudes que en ella se fomentan o las habilidades que se enseñan) va a relacionarse con lo que al niño/a les va a ocurrir en la escuela, exactamente como el tipo de apego establecido con los padres va a influir en las relaciones que se establecen con los iguales. El mesosistema hace, por tanto, referencia a las interconexiones, solapamiento e influencias recíprocas entre los microsistemas en que una persona participa.

    Además, las relaciones que se dan en el interior del microsistema están influidas por sistemas externos a él, sistemas en los que el niños no participa. El exosistema comprendería aquellas estructuras sociales formales e informales que, aunque no contienen a la persona en desarrollo, influyen y delimitan lo que tiene lugar en su ambiente más próximo. Ejemplos de exosistemas serían la familia extensa (abuelos, tíos, primos, etc.), el trabajo y las amistades de los padres, las asociaciones vecinales, los servicios sociales municipales, etc. Uno de los grandes problemas que algunas familias tienen es que cuentan con un tejido de exosistemas muy empobrecido, de modo que es frecuente que tengan que encarar en solitario y con unos escasos apoyos la tarea de educar a los hijos.

    Por último, el macrosistema está compuesto por los valores culturales, las creencias, las circunstancias sociales y los sucesos históricos acaecidos a la comunidad que pueden afectar a los otros sistemas ecológicos. Por ejemplo, algo tan intangible como son los valores o las creencias existentes en una sociedad influye directamente en fenómenos tales como la probabilidad de supervivencia de los bebés hembras, la asistencia de los niños a centros de Educación Infantil desde muy pequeños, la implicación del padre en la tarea de educar a sus hijos, etc.

    Cada uno de estos sistemas tienen la peculiaridad de cambiar a lo largo del tiempo, tanto si hablamos del tiempo ontológico (historia del individuo) como si pensamos en el tiempo histórico (historia de la comunidad).

    Modelo de la ecología del desarrollo humano (Bronfenbrenner, Sameroff y Gerris).

    ALUMNO:

    • - 5º Psicopedagogía

    En primer lugar, es necesario diferenciar los conceptos básicos de familia, parentesco y matrimonio. Una familia es un grupo de personas directamente ligadas por lazos de parentesco, cuyos miembros adultos asumen la responsabilidad de cuidado de los hijos. Los lazos de parentesco son los que se establecen entre los individuos mediante el matrimonio o por la líneas genealógicas que vinculan a los familiares consanguíneos (madres, padres, hijos abuelos, etc.). El matrimonio puede definirse como las unión sexual entre dos individuos adultos socialmente reconocida y aprobada. Cuando dos personas se casan se convierten en parientes; sin embargo, el matrimonio también vincula a un grupo de parientes más amplio. Los padres. Hermanos, hermanas y otros familiares consanguíneos se convierten en parientes del cónyuge mediante el matrimonio. Las relaciones familiares siempre se reconocen dentro de grupos de parentesco amplios. En la práctica totalidad de las sociedades podemos identificar lo que los sociólogos y antropólogos denominan familia nuclear, que consiste en dos adultos que viven juntos en un hogar con hijos propios o adoptados. En la mayoría de las sociedades tradicionales la familia nuclear pertenecía a una red de parentesco más amplia. Cuando, además de la pareja casada y sus hijos, conviven otros parientes, bien en el mismo hogar, bien en contacto íntimo y continuo, hablamos de familia extensa. Esta puede incluir a los abuelos, a los hermanos y a sus esposas, hermanas y maridos, tías y sobrinos.

    Grupo familiar compuesto por un padre, una madre (o uno de los dos) y los hijos que dependen de ellos.

    Las expectativas que se general respecto al rol masculino y femenino vienen determinadas culturalmente y se refuerzan en las interacción entre padres e hijos. Los padres manifiestan a los hijos una serie de conductas que los hijos seguirán.

    Grupo familiar constituido por más de dos generaciones de parientes que viven en el mismo hogar o muy próximos unos de otros.

    Hay un cambio de la familia extensa a la familia nuclear.

    Otra definición de lo que es la familia: grupo de individuos vinculados por lazos de sangre, matrimonio o adopción, que forman una unidad económica cuyos miembros adultos son responsables de la crianza de los niños. En todas las sociedades conocidas hay alguna forma de sistema familiar, aunque la naturaleza de las relaciones familiares varia considerablemente. Mientras que en las sociedades modernas la principal estructura de este tipo es la familia nuclear, a menudo se da una gran variedad de relaciones de familia extensa.

    La familia es un conjunto organizado e independiente de unidades ligadas entre sí por reglas de comportamiento y por funciones dinámicas, en constante interacción entre sí y en intercambio permanente con el exterior.

    Las funciones de la familia cambian a lo largo del tiempo. Se hacen visibles nuevos roles sexuales. La mujer está obligando a la familia a un cambio de roles al incorporarse al mundo laboral.

    Estas formas educativas están muy influidas por el origen social de los padres, así como por su ocupación laboral.

    En la familia, las conductas de un individuo están relacionadas con las de los otros miembros. En consecuencia, un cambios en uno de los aspectos de la familia afecta necesariamente a toda la familia.

    Las formas educativas están muy influidas por los orígenes sociales de los padres.

    Los diferentes estadios de la vida de un individuo desde que nace hasta que muere, pasando por la adolescencia o la madurez. Por analogía en la familia serían los diferentes eatadios por los que atraviesa, desde que se forma hasta que fallece uno de los conyuges.

    Las familias, a lo largo de su ciclo vital, desarrollan dos tipos de mecanismos homeostáticos (responsables de mantener unida a la familia) y morfogenéticos (que permiten el cambio, el aprendizaje y el proceso de diferenciación de sus miembros, de tal modo que cada uno pueda desarrollar su propia complejidad sin dejas de estar integrado en el sistema). El desarrollo de las familias depede de una adecuada "tensión" entre ambos tipos de mecanismos. En los sistemas abiertos, los intercambios que se producen entre sus componentes y entre el propio sistema y su medio se caracterizan por ser necesariamente bidireccionales.

    La historia de la familia nos permite observar ciclos secuenciales en los que se alternan períodos de gran expansión y cambios en las estructuras de significado, seguidos de ciclos más tranquilos de consolidación de la estructura y estabilidad.

    La familia, como sistema multigeneracional, crece y desarrolla a través del tiempo una “historia familiar”. En su decurso, va produciendo cambios en su estructuta (quiénes conviven, a qué edad se independizan los hijos, quién cuida de los viejos).

    Ocurre que la familia multigeneracional no es una estructura homogénea, con un comportamiento estable, sino que por el contrario se trata de una organización relacional muy compleja en la que hoy, cuatro o más generaciones se tienen que adaptar simultáneamente a diferentes cambios en el ciclo de la vida familiar.

    Los miembros de la familia comparten creencias acerca de normas (quiénes se relacionan, de qué modo, formas adecuadas de hacer las cosas), roles, relaciones y valores. Estos regulan la modalidad en que los sujetos interactúan entre sí y con otras personas externas al grupo. Por ejemplo, existen familias endogámicas que concentran sus interacciones más importantes internamente, desconfiando de “los de afuera”.

    En ausencia de un marco sistémico, los acontecimientos que tienen lugar en la familia se tienden a explicar madiante una causalidad lineal y simple, típica de una mala novela de víctimas y culpables (ej. La madre es culpable de que el hijo se droge, el marido provocó la ruptura de la pareja, etc.). sin embargo, en el enfoque sistémico la causalidad es recíproca dentro del susçbsistema correspondiente y además hay que ocntemplarla a la luz de sistemas de influencia más amplios (ej. El subsistema de la pareja tiene relaciones inadecuadas que se ven influidas por la falta de apoyos y de relaciones fluidas con el resto de la familia extensa.). por tanto, para evaluar cualquier situación familiar e intervenir en ella hay que acudir al análisis de la estructura y funcionamiento del sistema familiar en su conjunto.

    En las interacciones de las familias con el entorno, parte de la respuesta emitida vuelve a la familia, de modo que ésta puede ir calibrando su conducta gracias a esa información que retorna. En ocasiones, esa información activa los mecanismos homeostáticos haciendo que el funcionamiento del sistema se mantenga: Los mecanismos mofogenéticos empujan al sistema a introducir cambios.

    La consideración de la familia como un sistema permite que valoremos la importancia de la información que llega a la familia desde los sistemas más amplios que ella. La "energía" que genera el propio sistema por las reacciones que acontecen dentro de él. Ambas, costituyen las dos fuentes de crecimiento de la familia.

    Podemos desgranar la comunidad en las siguientes estructuras que atienden a las familias: salud, trabajo, educación; ocio y participación ciudadana.El concepto de desarrollo implica un proceso de mutua influencia: fortalecimiento y posibilidad de atención a las demandas comunitarias.

    Asesoramiento Personal y familiar

    1

    11

    - 5º Psicopedagogía

    MACRO-SISTEMA

    - Cambios demográficos, ciencia y tecnología, sis. político, social, económico, cultural y educativo, ideología y religión.

    EXOSISTEMA

    Relaciones con otros familiares, amistades y vecinos, relac. Profesionales, relaciones directas con instituciones.

    PADRE-MADRE

    Relación de pareja

    PADRE - HIJO

    Relación entre padre-hijo

    NIÑO - NIÑO

    Relación entre hermanos

    MESO-SISTEMA

    - Escuela, centro de educación infantil, amistad.