Asesinos en serie

Psicología. Violencia. Asesinato. Psicopatías. Psicópatas. Criminales. Trastornos antisociales. Personalidad. Mentalidad psicótica. Serial killers. Agresiones. Asesinato. Charles Manson. Sara Aldrete. Goyo Cárdenas. Richard Speck. Jack el Destripador

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 25 páginas
publicidad

CRIMINALES SERIALES.

En mi búsqueda por encontrar 10 de los criminales seriales que más han llamado la atención de la gente a lo largo de la historia, encontré diversos análisis al respecto y en este apartado me permito reproducir algunos de estos estudios.

LA AGRESIÓN DEL PSICÓPATA

EFECTOS DE LA AGRESION

Enojo y furia, aversión y disgusto, desprecio y resentimiento son afectos integrados internamente, y que sirven para expresar aspectos particulares de la agresión como una pulsión jerárquicamente supraordinaria.

La furia es el afecto nuclear de la agresión, paralelamente al papel de la excitación sexual como núcleo afectivo de la libido como un impulso. Las funciones más tempranas de la furia, es el esfuerzo para eliminar, en una forma violenta de reacción, una fuente de irritación o dolor. La furia, por lo tanto, es siempre secundaria a la frustración o al dolor, aunque su intensidad puede depender de características temperamentales. Una segunda función de la furia es eliminar un obstáculo o barrera a la gratificación.

Otra consecuencia de la fijación estructural de la furia en forma de odio es la identificación inconsciente con el objeto odiado. En lo que respecta a la relación objetal interiorizada del odio es que de un self dolorido, empobrecido, relacionado con un poderoso, frustrante, voraz y sádico objeto, la identificación inconsciente tanto con la víctima como con el victimario explica la intensificación de la relación real con el objeto frustrante. Esto es, una dependencia aumentada en la realidad con el objeto odiado para influirlo, controlarlo, castigarlo, o transformarlo en un objeto bueno, y al mismo tiempo, la tendencia inconsciente a repetir la relación con el objeto odiado con los roles invertidos, transformando el objeto odiado que domina, que devora, que frustra, que maltrata, en otro objeto dentro del cual la representación del self ha sido proyectada.

Como Stoller señaló, la excitación sexual siempre incluye un elemento de agresión, y una perversión típicamente organizada expresa la necesidad de expresar en fantasía un trauma o humillación experimentado en el pasado en el reino de lo sexual.

La violencia física reiterada puede estar más estrechamente relacionada con la impulsividad que con la psicopatía en sí, aunque algunos psicópatas son a menudo impulsivos. No obstante, aceptar la idea de la conciencia inversa implica que no hay obstáculo interno para la violencia física en el psicópata grave, a menos que la violencia se vista en una situación dada como el menor de los males. La conciencia inversa facilita implicarse en todas las formas posibles de violencia, contra personas, organizaciones, valores o ideales. Como la identificación del self real con el idealizado y destructivo se realiza a través de la acción destructiva, las fantasías de grandiosidad y omnipotencia pueden inducir una confianza total, la cual a su vez puede conducir a actos impulsivos y desvergonzados.

Los Psicólogos y Psiquiatras Forenses los han perfilado genéricamente de la siguiente manera:

Normalmente se trata de hombres jóvenes (aunque también hay una lista de mujeres psicópatas que representan el 11%, de las cuales la mayoría son lesbianas -observación de correlación, mas no de causalidad). La mayoría son de raza blanca. Atacan preferentemente a las mujeres. El primer hecho lo comenten antes de cumplir los 30 años de edad. Infancia traumática por abandono, malos tratos físicos, psíquicos o sexuales. Tendencia al aislamiento de la sociedad y tratar de vengarse de ella. Tiene un mundo imaginario lleno de fantasías mejor que el real (dentro de su mente). No distingue entre la fantasía y la realidad. Se siente amo del mundo. Revive con cada víctima los abusos sufridos, identificándose con el agresor. Tiene contacto personal con las víctimas: utiliza armas u objetos de diversa índole, estrangula, golpea. El uso de armas de fuego no es frecuente entre los psicópatas. Finge emociones que no siente. Busca su propio placer. Solitario. Manipulador. Puede parecer sociable y de aspecto encantador. Cree que todo le está permitido. Particular sentido de la libertad. Se excita con el riesgo y lo prohibido. Humilla a sus víctimas para recobrar la autoridad y realzar su autoestima. Cuando su actuación es organizada (como el caso que nos ocupa), preparan sus actos minuciosamente sin dejar pistas, dificultando su captura. El psicópata desorganizado si deja pistas y comete errores, facilitando su captura. Una vez capturados suelen confesar, a veces atribuyéndose mas víctimas, dado su afán de protagonismo y celebridad.
21. Tendencia lúdica a "jugar" con la policía, desafiándola y sintiéndose superior.

Topologías.
Según Millon

Millon desarrolla un subtipología de los psicópatas:

1. El psicópata carente de principios: Este tipo de psicópata se presenta frecuentemente asociado a las personalidades narcisistas. Suelen lograr con éxito mantenerse en los límites de lo legal, y no entran comúnmente en tratamiento. Estos psicópatas exhiben un arrogante sentido de autovalimiento, indiferencia hacia el bienestar de otros, y un estilo social fraudulento. Existe la expectativa de explotar a los demás. Carece de Superego, tal como se advierte en sus acercamientos inescrupulosos, amorales y falaces con los otros, no solamente desleales y explotadores. Pueden encontrarse entre sociedades de artistas y de charlatanes, muchos de los cuales son vengativos y desdeñosos con sus víctimas. Carentes de sentimientos de culpa y con poca conciencia social disfrutan del proceso de estafar a los demás, y de sentirse más listos que los otros, se complacen en superarlos en un juego al que les gusta jugar, en el que los otros son atrapados debido a la facilidad con que son seducidos. Para probar su coraje, puede invitar al peligro y al castigo. Pero el castigo sólo demuestra que ellos probablemente estén reconociendo inconscientemente que lo merecen. Más que tener un efecto desalentador, el castigo parece alentarlos a continuar su conducta explotadora.

2. El psicópata solapado: su comportamiento se caracteriza por un barniz de amistad y sociabilidad. Aunque ésta es su apariencia, ella oculta falta de confiabilidad, tendencias impulsivas y profundo resentimiento y malhumor hacia los miembros de su familia y personas cercanas. Un estilo de vida socialmente fácil puede incluir una búsqueda persistente de atención y excitación, expresada a menudo por comportamientos seductores. Sus relaciones son superficiales y fluctuantes, frecuentemente interrumpidas por comentarios cáusticos e impulsos irreflexivo Las dificultades interpersonales son racionalizadas, y la culpa es proyectada sobre terceros. La característica principal de este subtipo es la falsedad. Obran con premeditación e insinceridad en sus relaciones, haciendo todo lo necesario para obtener lo que quieren de los otros. Por otra parte, en contraste con otros psicópatas, parecen disfrutar de juego de seducción, obteniendo gratificación en la excitación y tensión que generan. A menudo son calculadores y falsos con las personas que aparentan proteger, aunque las consideran una especie de posesión personal. Intentan convencerse de que sus intenciones son buenas, y que sus intrigas son apreciadas como bien intencionadas.


3. El psicópata tomador de riesgos: Este tipo se involucra con frecuencia en riesgo por la necesidad de sentirse vivo y motivado, más que por obtener ventajas o prestigio. Muchos de ellos responden irreflexiva e impulsivamente. Son temerarios, insensibles a situaciones en que otras personas se sentirían en peligro o con miedo. Incapaces de proveer por sí mismo a sus necesidades de autonomía e independencia, carentes de hábitos de autodisciplina, e inseguros de llenar el sentimiento de vacío en el mundo de lo real, intentarán probarse a sí mismos a través de nuevas y excitantes aventuras. Pueden ser descritos como una mezcla de características antisociales e histriónicas. Persiguen la excitación y la estimulación.


4. El psicópata codicioso: Persiguen su engrandecimiento. Sienten que la vida "no les ha dado lo que merecen", que han sido privados de sus derechos al amor, al apoyo, o a las gratificaciones materiales; que otros han recibido más que ellos, y que nunca han tenido oportunidades de una buena vida. Por lo tanto, están motivados por un deseo de retribución, de compensarse por lo que han sido despojados por el destino. A través de actos de robo o destrucción, se compensan a sí mismos por el vacío de sus vidas, sin importarles las violaciones que cometan al orden social. Sus actos son racionalizados a través de la idea de que no hacen sino restaurar un equilibrio alterado.

5. El Psicópata Débil: Algunos psicópatas son habituales y poderosos atormentadores de otros. La agresión psicopática en esta variante representa una respuesta paradójica a sentirse atemorizados y en peligro, tratando de demostrar a los presuntos perseguidores que no están angustiados ni son débiles, y que no cederán a presiones ni amenazas externas. Estas personalidades pueden llegar a cometer actos violentos como una manera de demostrar su miedo y demostrar lo que no tienen. Para ellos, la agresión no es especialmente gratificante, pero es esencialmente un acto contrafóbico destinado a anticipar a sus presuntos antagonistas, "pegar primero es pegar dos veces".

6. El Psicópata Explosivo: Se diferencia de las otras variantes por la emergencia súbita e imprevista de hostilidad. Estos "berrinches adultos", caracterizados por furia incontrolable y ataque a otros, suelen ser descargados frecuentemente sobre miembros de la propia familia. Erupciona precipitadamente, sin dar tiempo a preverlo y contenerlo. Sintiéndose frustrados y amenazados, estos psicópatas responden de una manera volátil y dañina, fascinando a los demás por la brusca forma en que los ha sorprendido, diciéndoles cosas imperdonables, golpes que no olvidarán. Como cuando eran niños, los berrinches son reacciones instantáneas para enfrentarse con la frustración y el miedo. Cuando los psicópatas explosivos se enfrentan con sus repetidos fracasos, humillaciones y frustraciones, sus limitados controles pueden ser rápidamente sobrepasados por sentimientos profundos y resentimientos no expresados. Una vez disparados, la furia del momento trae a la superficie recuerdos y emociones del pasado que afloran a la superficie sin limitaciones, irrumpiendo de una manera salvaje.

7. El Psicópata Áspero: En contraste con otros psicópatas, que muestran resistencia a los deseos de otros y expresan sus frustraciones de una manera pasiva e indirecta, éste muestra su rechazo de una manera confrontativa y pleitista. Tienen pocos remordimientos o conciencia sobre las molestias que les ocasionan a otros, inclusive a personas cercanas. Son discutidores, intransigentes, cáusticos, querulantes, amargados e irónicos. No sorprendentemente, muchos exhiben características que los acerca a los trastornos negativistas y paranoides de la personalidad. Enfrentados con una oposición, especialmente de quienes ellos consideran inferiores, surgen las quejas de no ser apreciados y sí maltratados. Cualquier ofensa personal que han infligido no es -para ellos- sino la justa respuesta a una agresión previa. De esta manera, sin remordimientos, siempre justifican lo que hagan o digan.

8. El Psicópata Malévolo: Son particularmente vengativos y hostiles. Sus impulsos son descargados en un desafío maligno y destructivo de la vida social convencional. Al desconfiar de los otros y anticipar traiciones y castigos, han adquirido una crueldad fría y un intenso deseo de obtener venganza de supuestos o reales maltratos sufridos en la infancia. Se ve una eliminación y rechazo de las emociones tiernas y una profunda sospecha de que los buenos deseos de los demás no son otra cosa que trucos destinados a embaucarlo y dañarlo. Las características psicopáticas de estos individuos se parecen a las de los sádicos y/o paranoides, que reflejan no sólo un profundo sentido de depravación y un deseo de retribución compensatoria, sino también una intensa susceptibilidad y hostilidad. Muchos asesinos y asesinos seriales encajan en este patrón psicopático. Tales personas podrían ser descritas como beligerantes, mordaces, rencorosos, viciosos, malignos, callosos, brutales, truculentos y vengativos. Para "probar" su coraje, los psicópatas malévolos pueden enfrentar a la justicia penal más que servirle de disuasivo, las sanciones judiciales no hacen sino aumentar su deseo de retribución. Si ellos se enfrentan a un fracaso persistente, intensifican sus esfuerzos para dominar y controlar, y si la suerte no les acompaña, su sentimiento de frustración, resentimiento y furia pueden llegar a un punto que sus controles dejan paso a una brutalidad ruda o actos vengativos secretos. Irritados por los repetidos rechazos e impulsados por una creciente necesidad de retribución, los impulsos agresivos pueden expresarse abiertamente. No sólo no muestran la más mínima culpa o remordimientos por sus actos violentos, sino que además muestran un arrogante desprecio por los derechos de los otros.
Lo que distingue al psicópata malévolo es su capacidad para comprender la culpa y el remordimiento, pero no necesariamente experimentarlos. Aunque son capaces de dar una explicación racional a conceptos éticos -conocen la diferencia entre lo que es correcto y lo que está equivocado- parecen, no obstante, incapaces de experimentarlo. Estos psicópatas disfrutan a menudo amenazando a otros, haciéndolos acobardarse y retirarse. Son combativos y están dispuestos a presionar a sus oponentes más allá de lo que éstos están dispuestos a soportar. Hacen muy pocas concesiones y están dispuestos a llevar la escalada tan lejos como sea necesario, no cediendo hasta que los otros no lo hagan.

9. El Psicópata Tiránico: Conjuntamente con el psicópata malévolo que acabamos de describir, el tiránico se encuentra entre los más amenazantes y crueles de estos subtipos. Ambos se relacionan con los otros de una manera intimidatoria, atacante y abrumadora. Son frecuentemente acusatorios y abusivos, casi siempre son invariablemente destructivos. Parece ser estimulado por la resistencia o la debilidad, las cuales incrementan el ataque en lugar de detenerlo o suavizarlo. Algunos son cruelmente agresivos físicamente, pero otros limitan su violencia a palabras duras y críticas. Esta variante deriva de un placer especial en forzar a la víctima a acobardarse.

LOS DIEZ PEORES ASESINOS SERIALES DEL MUNDO

Aunque en Estados Unidos es donde hay la mayor cantidad de asesinos seriales, resulta que el peor de todos, es el colombiano Pedro López. Esta tabla, a continuación, puede considerarse bastante confiable en cuanto al orden del ranking. De todos modos pueden ocurrir cambios, tal vez alguien sepa de algún otro asesino que debiera estar listado aquí. El problema es la naturaleza misma del fenómeno; el día de mañana puede descubrirse un asesino mas que pueda ocupar un lugar "privilegiado" en el ranking.

Posición

Número de víctimas

Asesino serial

País

1

300

Pedro López

Colombia

2

7-200

Henry Lee Lucas & Ottis Toole

Estados Unidos

3

85

Bruno Ludke

Alemania

4

52

Andrei Chikatilo

Rusia

5

41

Gerald Stano

Estados Unidos

6

38

Moses Sithole

Sudáfrica

7

37

Green River Killer

Estados Unidos

8

33

John Wayne Gacy

Estados Unidos

9

27

Dean Corll

Estados Unidos

10

27

Wayne Williams

Estados Unidos

A continuación procederé a dar una reseña sobre los asesinos seriales ADOLFO DE JESÚS CONSTANZO, SARA MARIA ALDRETE VILLAREAL, CHARLES MANSON, GREGORIO CÁRDENAS HERNÁNDEZ, RICHARD SPECK y PATRICIA (PATTY) HEARST.

'Asesinos en serie'
'Asesinos en serie'

ADOLFO DE JESÚS CONSTANZO “El Padrino de Matamoros”, y SARA MARIA ALDRETE VILLAREAL

Víctimas: 34

Lugar: Matamoros y Ciudad de México, México

La macabra historia de Constanzo desafía la credibilidad: lideró una pandilla de narcotraficantes que hacían todo tipo de ritos de Santería y satánicos para intimidar y deshacerse de su competencia.

Desde el rancho de Santa Elena, (ciudad fronteriza de Matamoros, México), Adolfo de Jesús Constanzo y su banda transportaban semanalmente una tonelada de marihuana al país vecino, el lugar no era sólo un centro de distribución de drogas. En 1989 fueron acusados de asesinar a más de una docena de personas durante unos rituales de un culto afro americano. Habían convertido el rancho en una verdadera casa del terror.

La policía detiene en un rutinario control la camioneta de uno de los miembros del rancho, encuentran restos de marihuana y una pistola, por lo que es detenido. Tras unas horas de interrogatorio confiesa su pertenencia a una secta de magia negra que utiliza el rancho para realizar sus sacrificios rituales con seres humanos, además del narcotráfico.

La policía va a registrar el rancho, hallando allí otros 110 kilos de marihuana... y algo mucho más macabro: un caldero de hierro de hedor pestilente que contiene sangre seca, un cerebro humano, colillas de cigarros, botellas vacías de aguardiente, machetes, ajos y una tortuga asada. Alrededor de la casa, una fosa común con 12 cadáveres descuartizados, a los que se les había extirpado el corazón y el cerebro.

Los agentes de la policía detienen a un grupo de personas implicadas, quienes confiesan haber matado a esos individuos por orden del "Padrino" Adolfo de Jesús Constanzo, de 27 años.

Constanzo comienza a vender sus productos de magia. Su excelente reputación entre las altas esferas le sería debida a los poderes mágicos que le eran atribuidos, al misterio que continuamente le rodeaba y a su carismática personalidad.

Ávido por obtener más poder, comienza a efectuar sacrificios en sus rituales para dar mayor espectáculo, siempre ayudado por una joven que se convertirá en su musa y amante, Sara Villarreal. Sara se convierte en gran sacerdotisa del culto y participa activamente en todas las sangrientas ceremonias, además de reclutar a nuevos miembros y explicarles las actividades.

Adolfo convence a los demás de que tendrán el poder de hacerse invisibles y más si siguen al pie de la letra sus instrucciones: confeccionando un caldero mágico con unos ingredientes especiales en los ritos de Palo Mayombe, como son la sangre y algunos miembros humanos mutilados, preferentemente cerebros de criminales o locos, a ser posible de hombres de raza blanca, pues supuestamente estos son más influenciables por el verdugo.


El rito termina cuando los participantes beben la sopa del caldero formada con la sangre de la víctima, su cerebro y los demás elementos... lo cual les dará todo el poder que deseen. Los detenidos revelaron la existencia de otra sede del grupo en otras ciudades mexicanas.

A partir de ese momento, la policía los busca incansablemente, Constanzo intenta negociar con ellos, ya que gente importante pertenecía a su secta... pero fue en vano. Constanzo y sus más cercanos seguidores deciden esconderse en una mansión de un Obispado. Al poco tiempo son descubiertos, y tras haber hecho un pacto de suicidio mutuo si no logran deshacerse de los policías, se encierran en un armario ordenando a otro seguidor que dispare. La policía detiene a 3 de sus seguidores.

Según las declaraciones de Sara, desde que conoció a Constanzo, mantuvo una doble vida: una chica normal con sus amigos y familia, y una fría asesina por otro.

Ella misma se dedicaba a torturar a alguna víctima. Delante de los demás miembros del culto, ordenaba que se colgase del cuello a la víctima, con las manos libres para que pudiese sobrevivir agarrándose a la cuerda. Luego lo sumergía en un barril de agua hirviendo, mientras le arrancaba los pezones con unas tijeras.

Confesaría además otros crímenes brutales, como mantener a la víctima con vida tras cortarle el pene, las piernas y los dedos de las manos; abrirle el pecho de un machetazo y agarrarle el corazón sin desprenderlo, morderlo a dentelladas mientras el moribundo lo mira agonizando...

Más tarde negaría su participación en los rituales, asegurando que el Padrino la retuvo contra su voluntad al haberse descubierto la matanza de Matamoros.

SARA ALDRETE. Nació el domingo 6 de septiembre de 1964, en Matamoros, Tamaulipas. Una parte de su educación primaria la cursó en el Jardín Elementary School, en Brownsville. Terminó su instrucción primaria del lado mexicano. En el American Businness College estudió Secretariado Ejecutivo y Contaduría, donde se recibió a los 15 años. En la academia López Padrón estudió idiomas. Posteriormente ingresó a la preparatoria James D. Porter High School, en Brownsville. Sus esudios universitarios los realizó en Southmost College, en Brownsville, en la carrera de Physical Education and Dance, donde obtuvo una beca. Mientras realizaba sus estudios, impartía clases de regularización a sus compañeros y clases de tenis a niñas principiantes.

En la actualidad Sara cumple una pena de 50 años por homicidio, sin saber que su historia ha inspirado la película "Perdita Durango".

Después de 17 años de los crímenes de los narcosatánicos, Sara María Aldrete, conocida como La Madrina, busca su libertad. Para ello, logró que un juez federal le otorgara un amparo que obliga a autoridades penitenciarias a responderle su petición de si merece el beneficio de la preliberación por el tiempo que lleva en prisión.

La única mujer de este grupo, que a finales de los 80 causó conmoción a nivel nacional e internacional por sus crímenes con prácticas de satanismo, solicitó la aplicación de los beneficios de la ley para recuperar su libertad antes de cumplir con la sentencia que le fue impuesta.

El amparo que le otorgó el juez cuarto de distrito en la materia, Amado Chiñas Fuentes, hará que las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública federal le contesten su petición de hacer el cómputo del tiempo que lleva en la cárcel, con el fin de analizar si es posible que logre la libertad anticipada.

Hasta ahora, las autoridades habían rechazado responder a Aldrete sobre esta petición, pero ahora tendrán que hacerlo, a menos que interpongan un recurso de revisión y entonces la última palabra la tendrá un tribunal colegiado.

A la llamada Madrina se le acusó de ser copartícipe en la muerte de 15 personas, cuyos cadáveres fueron encontrados en el rancho Santa Elena, ubicado en Matamoros, Tamaulipas. Los cuerpos presentaban huellas de sacrificios satánicos, por lo que se les empezó a denominar narcosatánicos.

Alguna vez, la propia Sara María Aldrete aceptó que su vida estuvo marcaba por "estar con las personas equivocadas". Metida también a escritora, ya que escribió el libro Mujeres de Oriente, esta mujer de 41 años fue detenida en el Distrito Federal el 7 de mayo de 1989 tras un enfrentamiento en el que murieron los dos principales líderes de la banda, de los narcosatánicos, Adolfo de Jesús Constanzo y a Martín Quintana Rodríguez.

El resto de la banda estaba integrada por Álvaro de León, alias El Duby, Francisco Omar Arellano, quien murió en prisión, además de tres personas que se encuentran aún en la cárcel. En su momento, se ligó a esta banda a personajes del gobierno y del medio artístico.

CHARLES MANSON

Charles Milles Manson (nacido el 11 de noviembre de 1934), fue el fundador del grupo que perpetró varios asesinatos, entre ellos, el macabro asesinato de Sharon Tate y sus invitados en 1969.

La joven de 17 años Kathleen Maddox fue la madre del asesino que nació en Ohio.

Aunque se desconoce quién era su verdadero padre el hombre que compartió la vida con Kathleen, el General Scott, fue su progenitor, y el hecho de que la propia chica presentara una demanda de paternidad parece reafirmar la historia. Pero Manson ya definía a su madre como prostituta, de modo que ni él estaba seguro.

La joven madre terminó cumpliendo una condena por robo y agresión durante cinco años, y cuando Charles tenía 8 años volvieron a vivir juntos. Para mal de males, el tiempo en que le había faltado su madre, Manson vivió con su tía, una mujer que tenía la religión en lo más alto, hasta el punto del fanatismo.

Siguiendo los pasos de su madre, ahora alcohólica, robó en una tienda de comida y se pagó su huida del hogar materno. Para ir tirando y no morirse de hambre se dedicó a robar y a los 14 años la policía le detuvo por primera vez.

Charles Manson pasó tantos años entrando y saliendo de las cárceles que no era de extrañar que hubiera hecho de todo: se fugó varias veces, robó y agredió e incluso violó a un compañero.

A los 19 años se casó con una enfermera de 17, llamada Jean Willis. Inexperto en mujeres, Manson sólo había mantenido relaciones homosexuales, sin embargo Jean le dio un hijo y más tarde se divorciaron. Su siguiente matrimonio fue con una prostituta llamada Candy Stevens y apodada "Leona", pero no se casó por amor, sino para evitar que la mujer declarara contra él en un juicio. Candy le dio su segundo hijo.

En 1951, tras una serie de arrestos y fugas, Charles Manson fue enviado a prisión por conducir un vehículo robado. Al final de 1952 había ocho cargos contra él. Fue transferido a otra prisión y liberado en 1954 por buen comportamiento. Volvió a ser arrestado más tarde por robo de vehículos hasta que en 1958 recibiera libertad provisional, pero fue arrestado nuevamente en 1959 por falsificación de cheques.

GREGORIO CÁRDENAS HERNÁNDEZ “EL GOYO CÁRDENAS”

Gregorio "El Goyo" Cárdenas, mejor conocido como "El estrangulador de Tacuba".

En el año de 1942, los vecinos de la calle de Mar del Norte en la colonia Tacuba fueron testigos de uno de los acontecimientos más recordados dentro de la crónica policiaca nacional. Gregorio Cárdenas Hernández, joven de 27 años estudiante de química, becario por PEMEX, mató a cuatro jovencitas y las enterró de manera clandestina en su jardín. Sobre todo lo que rodea al crimen se han escrito y dicho muchas versiones, algunas aseguran que el homicida tenía toda la intención de revivir a sus víctimas a través de experimentos químicos con los cuerpos, se dice también que todo fue motivado por un odio irracional contra las mujeres y las versiones más atrevidas hablan sobre motivaciones puramente sexuales. Lo único cierto es que Goyo pasó 34 años encerrado tanto en Lecumberri como en la Castañeda, dos de los lugares más temidos por cualquier ciudadano mexicano de mediados del siglo pasado.

En septiembre de 1942, mientras buscaban el rastro de una joven de 17 años a la que se había reportado como desaparecida, la policía allanó una descuidada casona del rumbo de Tacuba, en cuyo interior se encontraron algunas probetas y varios frascos con sustancias químicas. El detective que dirigía la investigación revolvió los pocos muebles que había en la construcción, pero no pudo encontrar pista alguna. Cuando se disponía a salir de la casa, notó que en el pequeño jardín, lleno de lirios y enredaderas, las moscas sobrevolaban con insistencia una especie de promontorio lodozo. Extrañado, escarbó con un palo de escoba. De ese modo se descubrió el cementerio particular del mayor asesino de mujeres que hasta entonces hubo en México.

Al día siguiente, las imágenes de cuatro mujeres estranguladas con una cuerda —las cabezas envueltas en trapos—, iniciaron desde las primeras páginas de los diarios una danza macabra que desató la náusea entre la sociedad. El autor de los crímenes era un estudiante de química que pasaría a los anales del crimen convertido en el primer asesino serial en la historia mexicana: Gregorio Cárdenas Hernández, a quien a partir de entonces se conocería como “El Estrangulador de Tacuba”.

Durante su estancia en prisión, Cárdenas fue sometido a 40 peritajes. Ninguno de ellos logró explicar los misterios de una personalidad que tras cometer los peores crímenes de que se hubiera tenido memoria dedicó los años de reclusión a la escritura de varias novelas y al estudio del Derecho. En todo caso, cuando “El Estrangulador” fue liberado, en 1976, se encontraba apto para ejercer la abogacía y llevaba años defendiendo a los reclusos más pobres. En otro misterio que posiblemente ni otros 40 peritajes podrían explicar, Cárdenas fue ovacionado por los legisladores, durante una visita a la Cámara de Diputados. Esto provocó que la voracidad comercial intentara convertirlo en héroe de una historieta: “Aventuras de Goyo Cárdenas”. El intento, sin embargo, no fructificó. Al poco tiempo los crímenes fueron olvidados y Cárdenas pasó en la oscuridad los últimos años de su vida.

El Doctor Gonzalo Lafora nos dice:

Respecto del cuadro clínico, “se advierten en los antecedentes hereditarios de Cárdenas... -dijo el doctor Lafora- ...evidentes signos patógenos. Tanto en la línea materna como en la paterna existen detalles susceptibles de acusar una herencia enfermiza. El padre de Gregorio sufrió de jaquecas hasta los treinta y un años, hecho que debe ser tomado en consideración por la circunstancia de haber persistido hasta tal edad”. En la línea materna, el doctor Lafora logró obtener datos que fijan como explosivo el tipo temperamental de la abuela del sujeto. Debe agregarse a esto la circunstancia de padecimientos epilépticos en dos de las hermanas de Gregorio, así como el detalle de la enuresis (orinarse en la cama) del propio criminal, que sufrió dicho fenómeno hasta los dieciocho años de edad, unido a los clásicos pavores nocturnos. Cárdenas Hernández padeció siempre de pesadillas angustiosas, cefaleas y vértigos, y durante su vida consultó con frecuencia a numerosos médicos. En los últimos meses sufría reacciones depresivas, mientras por otra parte llevaba una vida de trabajo activo y aparentemente normal.

La vida sexual de Gregorio Cárdenas se inicia a los once años, con las manifestaciones narcisistas habituales, sin ninguna tendencia hacia la pederastia o el incesto. A la edad de dieciocho años comienza a frecuentar prostitutas, llegando a padecer algunas enfermedades venéreas, en una de las cuales se descubre la existencia del treponema pálido, sin que el tratamiento de la enfermedad se condujera en forma enérgica. En 1940 entra en relaciones con Virginia Leal, a quien conoce en un baile y después hace su amante. Virginia, después de un corto espacio de tiempo, lo abandona, hecho que Gregorio consigna en su diario. Parece ser que esta decepción amorosa le crea ciertas inclinaciones hacia el resentimiento y el rencor, en contra de las mujeres. Más tarde conoce a Gabina González, a quien posee sin haberse casado, por lo cual la familia de ella recurre a los tribunales para obligarlo a contraer matrimonio. Después de una corta temporada matrimonial, Gregorio se divorcia, acusando de infidelidad a su esposa. En el intervalo que sigue y hasta sus relaciones con Graciela, frecuenta a meseras de restaurantes y cabarets. Los amores de Gregorio Cárdenas con Graciela Arias arrojan datos de sumo interés, para la fijación de la personalidad del criminal. Graciela, en efecto, representa un hecho nuevo en la vida de Gregorio.

Continuamente se siente acosado por los celos en relación con Graciela; el temperamento de ella lo desquicia, ya que con frecuencia tienen choques. En cierta ocasión en que Graciela habla por teléfono, Gregorio la increpa acerca de con quién se encuentra hablando, a lo cual Graciela replica vivamente que, si le interesa saberlo, investigue, respuesta que produce extraordinaria desazón en Cárdenas Hernández. Justamente antes de estrangular a Graciela, el homicida tiene una escena de celos con ella, después de la cual sufre el acceso de epilepsia durante el cual mata a la muchacha.

La actitud de Gregorio con respecto a los animales es particularmente sintomática. Por ellos siente una especial ternura y delicadeza. Durante algún tiempo mantiene relaciones con una muchacha, de apellido Romero, quien, según Gregorio, le profesaba extraordinario cariño. La joven lo visitaba en la casa de Mar del Norte, donde Gregorio tenía un conejillo que usaba como animal de experimentación. Muerto accidentalmente el conejillo, entre la muchacha y Gregorio le dan sepultura, encontrándose ya tres de las víctimas enterradas en el jardín, buscando precisamente el lugar más opuesto a donde yacían las mujeres estranguladas por el criminal. “Por un momento -confiesa Gregorio Cárdenas Hernández al doctor Lafora- tuve el deseo de poseer por la fuerza a la muchacha, para estrangularla después”. No obstante, por quién sabe qué razones, el criminal se domina y no hace nada en contra de la joven. “El impulso homicida de Gregorio Cárdenas -afirma el doctor Lafora- no surge en todo momento. Su vida amorosa obedece siempre a impulsos sentimentales”. El doctor Lafora narra a continuación el hecho, ya suficientemente conocido, de cómo ante un alacrán, que apareció en la casa de su familia, Gregorio tuvo escrúpulos para darle muerte.

PATRICIA “PATTY” HEARST”

Nació el 20 de febrero de 1954 en San Francisco, California. Hija del magnate Randolph Hearst, fue secuestrada en el año 1974 por los radicales de Symbionese Liberation Army. Fue liberada y se sumo a la lucha de sus secuestradores adoptando el nombre de "Tania". Fue filmada mientras robaban un banco. Fue detenida en el mismo año 1975. Declaró que sentía un amor incondicional hacia sus camaradas, los secuestradores, y por lo tanto se unía a su causa. Se le condeno a cumplir siete años de prisión por el robo del banco. Pero en realidad, sólo llegó a cumplir uno, porque el presidente Jimmy Carter le otorgó la libertad bajo clemencia. En 1979 contrajo matrimonio con su guardaespaldas y escribió su autobiografía, Every Secret Thing (1982).

'Asesinos en serie'
RICHARD

SPECK


A pesar de que su nombre suele estar entre las listas de los asesinos más famosos, Richard Speck no fue lo que realmente se denomina "asesino en serie". Sí es cierto que mató a ocho jóvenes estudiantes en Chicago, pero a todas ellas en una sola y trágica noche. Aun así, su caso no deja de tener un gran interés para la criminología.

Todo ocurrió en 1966 cuando contaba con 25 años de edad y un largo historial por sus continuas peleas en los bares, debidas en parte a su adicción por el consumo de alcohol y drogas. Estos, fueron los motivos principales que llevaron a que su mujer lo abandonase y a que su capataz lo despidiese cuando trabajaba en un astillero. Fue a raíz de ese despido que comenzó a robar para permitirse sus vicios. 

Una noche, a finales de los sesenta, tras haberse tomado unas pastillas entró en un edificio armado con un cuchillo y una pistola con intención de robar. Allí residían nueve chicas americanas y filipinas estudiantes de enfermería. Las amenazó para que le diesen todo el dinero que tenían y las obligó a tumbarse en el suelo de una de las habitaciones. Afortunadamente una de ellas pudo esconderse rodando debajo de una cama sin ser vista.

Tras desvalijar la casa, Speck comenzó a ponerse agresivo y se las fue llevando una a una a otra habitación, donde las estranguló y apuñaló. Una vez que el agresor se fue de la vivienda la enfermera superviviente salió de su escondite, y horrorizada, al ver lo que había sucedido, fue directamente a dar parte a la policía, proporcionándoles una buena descripción del hombre, e incluyendo un tatuaje que llevaba Speck en un brazo que decía "Born to Raise Hell" (nacido para traer el infierno).

Entonces comenzó una auténtica caza al hombre que no tardaría en ser efectiva, pues esa descripción había sido enviada a los servicios de urgencia de los hospitales ante la remota posibilidad de que el hombre pudiera herirse a sí mismo, cosa frecuente en estos casos. Efectivamente, unos días más tarde Speck se presentó en un hospital con una herida en el codo. El tatuaje fue reconocido y se procedió a su arresto. La enfermera superviviente también identificó a Speck, y esa identificación fue corroborada por algunas de las huellas dejadas en la escena de los crímenes.

Richard Speck fue juzgado en 1967 y sentenciado a muerte, pero recurrió la sentencia y posteriormente lo condenaron a más de 400 años de prisión. Según los asesores de la prisión, era un hombre muy agresivo cuyo comportamiento violento era bien conocido, tanto en la prisión como fuera.

Antes de instalarse en Chicago había huido de Texas, en donde se le buscaba por el intento de asesinato de su suegro. En los meses previos a la matanza, la idea de Speck de pasar una buena noche en la ciudad era emborracharse, tomar algunas drogas, ir luego a un bar y meterse con otro cliente hasta que la cosa degenerase en una pelea. Si conseguía darle una paliza a su oponente, entonces la noche habría sido un éxito; en caso contrario, buscaría a una prostituta y la golpearía salvajemente antes de caer dormido. 

Un guardián de la prisión contó que Speck había capturado un gorrión y lo había convertido en su mascota. Le ataba una cuerda en la pata y lo llevaba sobre su hombro. Los guardias le pidieron que se deshiciese de él puesto que las mascotas no estaban permitidas en la prisión, pero Speck hizo caso omiso. Después de varias discusiones lo amenazaron con incomunicarlo en una celda de castigo si seguía con el animal, y al oír eso, Speck se dirigió a un ventilador y arrojó el gorrión contra él. Los sorprendidos guardias le preguntaron por qué había matado al animal, y contestó que si no podía ser suyo, no sería de nadie. 

En una de las entrevistas con el coronel Robert Ressler, agente del FBI y experto en psicología criminal, mostró una clara actitud insensible hacia la vida y admitió que había matado a sus víctimas para que no pudiesen testificar contra él. Según comenta Ressler en uno de sus libros (El que lucha con monstruos), "aunque varios médicos opinaban que el corte de la arteria del codo había sido el resultado de un chapucero intento de suicidio en la pensión de mala muerte donde vivía, Speck negó tal cosa, diciendo que había tenido una pelea en un bar y le habían hecho el corte con una botella de whisky rota. Diez años después del crimen seguía tratando de mostrarse ante mí como un macho".

OTRA VERSIÓN DE ESTOS HECHOS ES LA SIGUIENTE.

El vestíbulo de contrataciones de la Unión estaba a media cuadra del 2319 de la calle 100, donde ocho estudiantes enfermeras vivían en una casa perteneciente al Hospital de la Comunidad de South Chicago. Una de las estudiantes, Corazon Amurao, estaba en la cama cuando fue despertada por un golpe en la puerta de la habitación. Abrió la puerta y se encontró cara a cara con un hombre que llevaba un arma. El hombre era Richard Speck. Le apuntó con el arma directamente.

La joven filipina, estudiante de intercambio, junto con sus dos compañeras, fue escoltada hasta una habitación trasera donde otras tres estudiantes enfermeras fueron despertadas. Specks les aseguró a las chicas que no tenía intención de lastimarlas. Apenas quería dinero para llegar a Nueva Orleáns. Las chicas rápidamente cumplieron con lo pedido.

El hombre armado habló deliberada y claramente, pero apestaba a alcohol. Speck les dijo a las chicas que se acostaran. Metódicamente, ató a cada chica, mano con pie, con sábanas despedazadas. Mientras tanto les aseguraba, “no se asusten, no voy a asesinarlas.”

Richard Specks desató los tobillos de Patricia Wildening y la sacó de la habitación. Al poco tiempo, Mary Ann Jordan y Suzanne Farries llegaron y se les hizo unirse a sus compañeras enfermeras.

Las dos que llegaron últimas fueron retiradas de la habitación. La próxima en salir fue Nina Schmale. Pasaba un periodo de 20 a 30 minutos entre la ausencia de cada chica y la vuelta de Speck. Durante uno de estos periodos, Corazon Amurao rodó debajo de la cama. Ese movimiento le salvó la vida.

Merlita Gargullo, Valentina Passion, Patricia Matusek y Gloria Davy fueron llevadas individualmente fuera de la habitación. Mientras tanto, Corazon Amurao estaba acostada en silencio debajo de la cama marinera totalmente aterrorizada. Escuchó los sonidos apagados de violación y asesinato. Finalmente, el silencio se apoderó de la casa.

A las 6 a.m. Corazon Amurao escapó desde su escondite. Saltó los cuerpos de sus colegas hasta un alféizar al ras del piso que iba a lo largo del frente de la casa. La Srta. Amurao gritaba, “Ayúdenme, ayúdenme. Todo el mundo está muerto. Soy la única viva sobre el barco.” En su estado de terror, pensó por un momento que estaba de vuelta en Filipinas.

La extraña visión de una chica gritando histérica pronto atrajo a un transeúnte a la casa del horror. Corazon Amurao era la única de las nueve chicas que sobrevivió a Richard Speck. Sus ocho compañeras estaban muertas, todas violadas y o bien acuchilladas o sofocadas hasta morir.

Corazon describió a Speck para la policía. Su descripción y los detalles de los asesinatos múltiples recibieron mucha publicidad. Veinte minutos luego de que el boletín fuera entregado a los patrulleros, la policía supo que un hombre que cuadraba con la descripción había dejado dos bolsos en una gasolinera. Había mencionado que estaba buscando trabajo en la Unión Marítima Nacional. Un chequeo con la Unión confirmó que un tal Richard Speck estaba buscando una litera en un barco que saliera para Nueva Orleáns. La fotografía de Speck estaba fichada con la Guardia Costera de EEUU. Corazon escogió una foto de un grupo de fotos de la policía.

El FBI fue capaz de decirle a la policía de Chicago que el brazo izquierdo de Speck estaba tatuado con las palabras “Born to raise hell” (Nacido para crear un infierno). Sus huellas digitales concordaban con varias huellas tomadas de la residencia de las enfermeras.

Speck logró juntar los 90 centavos para quedarse en el hotel Starr Hotel en la calle West Madison en el distrito Skid Row de Chicago. Se registró como B.Brian. Allí, Speck leyó un racconto de los asesinatos y en seguida se cortó su muñeca derecha y su codo izquierdo. Mientras su sangre caía sobre el piso, gritó a través de las delgadas paredes al hombre de la habitación de al lado. “Ven a verme, tienes que venir a verme. Hice algo malo.”

El hombre en la habitación de al lado no respondió. Speck salió arrastrándose de la habitación, chorreando sangre. Un empleado llamó a la policía. Speck fue llevado inmediatamente al Hospital Cook County.

El Dr. LeRoy Smith miró hacia abajo al hombre admitido bajo el nombre de B. Brian y pensó que se parecía bastante a un hombre del cual estaba hablando todo el mundo y que había matado a ocho enfermeras. El doctor lavó un poco de la sangre seca que cubría el tatuaje del brazo del hombre. Descubrió las palabras “Born to raise hell.” El Dr. Smith se acercó y preguntó “¿Cuál es su nombre?”. Obtuvo la tenue respuesta “Richard Speck.”

Richard Speck se recuperó para presentarse a juicio por ocho cargos de asesinato. A un jurado de Illinois sólo le tomó 46 minutos para hallarlo culpable por los ocho cargos. Fue sentenciado a muerte.

En 1972, cuando la pena de muerte fue prohibida momentáneamente en EEUU, Speck estaba sentenciado a morir. Fue resentenciado de 400 a 1200 años en prisión.

Años más tarde, en 1991, el asesino de las jóvenes enfermeras falleció en la cárcel, a la edad de 48 años, de un ataque al corazón.

A continuación me permito dar una pequeña sinopsis de otros cinco criminales seriales famosos, DAVID BERKOWITZ, JACK EL DESTRIPADOR, TED BUNDY, RICHARD CHASE “EL VAMPIRO DE SACRAMENTO”, y PETER CURTEN “EL VAMPIRO DE DUSSELDORF” .

'Asesinos en serie'

DAVID

BERKOWITZ


David nació el 1 de junio de 1953, fue un hijo no deseado de Betty Broder, quien lo abandonó, y fue adoptado por Nat y Pearl Berkowitz. Era un niño tímido y con baja autoestima que trataba de proyectar una apariencia autosuficiente, mintiendo y causando problemas. Su comportamiento alternaba momentos de extrema timidez, complejo de inferioridad y fuertes depresiones con arrebatos de ira y violencia desmesurada.

Su madre adoptiva murió en 1967 cuando el tenía 14 años, fue lo peor que le pudo pasar. Al no tener suerte con las mujeres, fue alimentando su odio contra ellas, además del recuerdo de su verdadera madre y lo que hizo con él confirmaba este odio. La mente de Berkowitz no pudo asimilar tanta soledad y en su adolescencia comenzaron sus desdoblamientos (doble personalidad).

Queriendo mejorar su autoestima y al mismo tiempo vengarse de una sociedad en la que no terminaba de encajar, se compra un revólver. A los veintitrés años comienza una serie de crímenes. Sus asesinatos sembraron el terror en Nueva York entre 1976 y 1977, Berkowitz asesinó a seis personas y consiguió herir a otras siete.

El joven Berkowitz asesinaba sin razones, disparaba su revólver calibre 44 indistintamente a cualquier persona que se cruzaba en su camino, sin importarle raza, sexo o edad. A medida que pasaba el tiempo fue ganando una estremecedora seguridad en sí mismo que lo transformó en un personaje frío y sin escrúpulos, a la vez que negligente a la hora de llevar a cabo sus crímenes.

El 29 de julio de 1976, en el Bronx, N.Y., Donna Lauria de 18 años y su amiga Jody Valenti de 19, platicaban en el carro de Jody, enfrente de la casa de Donna. Era cerca de la 1:00 cuando un hombre se acercó al carro y sin pronunciar palabra, disparó cinco veces, matando a las dos jovencitas.

El 23 de octubre de 1976, Carl Denaro de 20 años, estaba en una fiesta con su amiga Rosemary Keenan, a las 2:30, él se ofreció para llevarla a su casa. Se estacionaron frente a la casa de Rosemary y comenzaron a platicar; de repente, un hombre se acercó al carro y disparó cinco veces, pero solamente hirió a Carl en la cabeza; Rosemary manejó buscando ayuda. Aunque Carl no murió quedó dañado para el resto de su vida.

Pasado un poco más de un mes de que ocurriera el último ataque, el 26 de noviembre de 1976, Donna Lamassi de 16 años, y su amiga Joanne Lomino de 18 años, regresaban del cine en la noche. Caminaban a casa de Joanne, cuando se dieron cuenta que un hombre las seguía, así que apuraron el paso. El hombre les preguntó "Saben en dónde está...", pero antes de terminar la pregunta les disparó; las dos chicas resultaron heridas. Donna estaría bien, pero Joanne quedó parapléjica.

Las cosas permanecieron normales por dos meses, hasta el 30 de enero de 1977, cuando Christine Freuna y su prometido John Diel, regresaban de una galería en Queens a las 0:30. No se dieron cuenta que un hombre los estaba observando y se acercaba al carro, el hombre disparó dos veces, y los dos disparos dieron en la cabeza de Christine; su novio salió corriendo buscando ayuda, pero los vecinos ya habían llamado a la policía.

La investigacion del detective Joe Coffey descubrió que este asesinato coincidía con los de Donna Lauria, el ataque de Donna Lamassi y Joanne Lomino, ahora se daban cuenta que tenían frente a ellos a un psicópata con un revólver calibre 44; cabe mencionar que es un arma poco usual. Otro problema era que no se podía encontrar relación entre las víctimas.

El 8 de marzo de 1977, una joven llamada Virginia Voskerichian, regresaba de clases en la noche, cuando un hombre se le acercó y sacó un revólver calibre 44 y le apuntó a la cara. Virginia se cubrió con sus libros, pero una sola bala bastó para matarla. Un hombre presenció todo, pero cuando el asesino pasó frente a él sólo le dijo "buenas noches".

Como los investigadores temían; el 17 de abril de 1977 el asesino vuelve a atacar; Valentina Surani y su novio Alexander Esau, se besaban en su carro. Eran alrededor de las 3:00 y un hombre se les acercó y les disparó 2 veces a cada uno. Los dos murieron, las evidencias decían que se trataba del mismo asesino, pero esta vez, el asesino había dejado una carta en la que se auto nombraba "El Hijo de Sam" (Son of Sam). La carta estaba dirigida al capitán Joseph Borrelli, quien era uno de los principales integrantes de la operación Omega, que estaba tras el asesino del revólver calibre 44. No contento con ello, envía una carta al periódico New York Daily News que se encargaba de su caso, y en ella les agradece su atención y les promete que tendrán más de qué hablar.

El 31 de julio de 1977, una joven llamada Stacy Moskowitz y su novio Bobby Violante, regresaban de ver una película, y se detuvieron en el carro cerca de un parque. Bobby convenció a Stacy de que se bajaran a caminar, pero ella no parecía muy convencida, así que regresaron al carro. En ese momento un hombre se les acercó y les disparó; Bobby recibió dos disparos en la cara y Stacy uno en la cabeza. Horas después, Stacy murió, Bobby perdió el ojo izquierdo y sólo lograron salvarle el 20% de visibilidad en el derecho. Ese fue el último ataque de "Son of Sam" ya que un testigo logró identificarlo cuando huía del escenario del crimen.

El 10 de agosto de 1977 la policía tiene las pruebas suficientes para detener a David Berkowitz. A las 19:30 un hombre salió del edificio donde vivía Berkowitz, con una bolsa de papel en la mano. Se aproximó a un auto, y fue el momento de la detención. Le ordenaron detenerse. El oficial preguntó: "¿Ahora que te tengo; Dime, a quién tengo?", "Tú sabes", dijo el hombre sonriendo, "soy el hijo de Sam, David Berkowitz".

Confiesa todos sus crímenes, pero trata de alegar locura afirmando escuchar la voz de un demonio de 6,000 años reencarnado en "Sam", el perro de su vecino, el cual le daba órdenes de matar. Los psiquiatras lo diagnostican como esquizofrénico paranoide de personalidad antisocial. Berkowitz es juzgado culpable y condenado a cadena perpetua, con una pena de 365 años en una cárcel de máxima seguridad.

Una vez en la cárcel, reconoce haber formado parte de un culto satánico relacionado con Charles Manson, "me fascinaban los temas relacionados con la brujería y el ocultismo. En 1975 conocí a unos tipos que parecían simpáticos. Eran satanistas. Ingenuamente me uní al grupo, y empecé asistiendo a los rituales. Al principio no era más que un simple participante, pero muy pronto me convertí en un verdadero adorador del Diablo. Mi cuerpo y mente le pertenecían, yo me estaba convirtiendo en una máquina de matar".

JACK EL DESTRIPADOR

el asesino de Whitechapel

En aquella época algunos ingleses se volvieron locos de terror cuando cinco crueles asesinatos provocaron el miedo generalizado en las calles de Whitechapel, un barrio londinense pobre donde se prodigaban las prostitutas y la policía siempre tenía trabajo que hacer a causa de las peleas y los alcohólicos. Durante el invierno anterior había aparecido asesinada una prostituta que respondía al nombre de Emma Smith. Le habían cortado las orejas y extraído los intestinos que estaban desparramados en un charco de sangre por la calzada. Al día siguiente del asesinato Scotland Yard recibió en su sede una caja de cartón que contenía una de las orejas de Enma.

Llegó el verano y en la misma zona apareció asesinada otra prostituta que respondía al nombre de Martha Traham. A Martha le extrajeron un riñón. Scotland Yard y sus hombres cotejaron ambos asesinatos y dedujeron que no sólo se trataba del mismo asesino sino que éste tenía conocimientos de cirugía. Días más tarde la sede de Scotland Yard se encontró con otro regalo dentro de una caja: un riñón humano.
 

Al mes siguiente, viernes 31 de agosto, aparecía el cuerpo sin vida de la prostituta Mary Ann Nichols en un callejón del East End londinense.

Así dejaba a sus víctimas
La prensa, que buscaba la forma de criticar el trabajo de la policía, fue quien dio el empujón necesario para que se prestara especial atención a aquellas muertes y a las que siguieron. Fredd Abberlaine, el mejor inspector que tenía Scotland Yard, fue el elegido para descubrir quién había tras los asesinatos de prostitutas.

Que una prostituta apareciera asesinada tampoco era algo tan extraño entonces sin embargo ya eran tres y había ciertos detalles que demostraban que el asesinato no había sido fruto de una pasión desenfrenada o una pelea: cortes. En esta tercera encontraron dos cortes, uno longitudinal y otro transversal, de precisión quirúrgica, en el abdomen de la mujer y la absoluta falta de algunos órganos vitales que le fueron extraídos por el asesino: los riñones y el útero.
 
 

Pronto las calles fueron un peligro en la noche para las prostitutas que seguían trabajando porque vivían de ello, y fueron cinco las mujeres que terminaron asesinadas en sólo diez semanas. Las últimas fueron las prostitutas Anne Chapman, Catalina Eddowers, a la que le extrajeron los ovarios además del riñón, y Long Liz Stride.

Hubo varios sospechosos, como el actor Richard Mansfield que en esos momentos estaba en Londres representando "El doctor Jekyll y Mr. Hyde", o John Netley, un cochero que tenía conocimientos médicos.

Jack el destripador volvió a matar, esta vez a Mary Jane Kelly, una prostituta que había pasado la noche en un motel con el asesino. Con esta mujer el psicópata hizo mucho más. Según contaba un periódico londinense: "La pobre mujer estaba echada de espaldas sobre la cama, completamente desnuda. Tenía la garganta seccionada de oreja a oreja, hasta la columna espinal. Las orejas y la nariz estaban separadas a cuchillo con mucha limpieza. Y también los pechos que estaban sobre una mesa al lado de la cama... El estómago y el abdomen abiertos, y el rostro mutilado de tal forma, que no podían reconocerse ya los rasgos. Le habían extirpado los riñones y el corazón, colocados igualmente en la mesa al lado de los pechos. También el hígado estaba sobre el muslo derecho, así como la parte inferior del cuerpo y el útero. Pero estos órganos no aparecían por ningún lado. Los muslos, en fin, habían sido lastimados...."

Cartas originales enviadas por Jack el destripador

El asesino osó enviar una carta a Scotland Yard presentándose y firmando como Jack el Destripador e informando que se había comido guisado parte de un riñón de una de sus víctimas. Además advirtió que tenía pensado asesinar a 16 mujeres y que luego dejaría de matar.

Su identidad sigue siendo un misterio y a veces, debido a la literatura y tantas películas que han adoptado su personaje, casi puede creerse que Jack no existió. Pero sí existió.


De todas las películas que se han hecho de Jack el destripador, la cinta que más se aproxima a su historia real (aunque se dramatiza en cierto sentido) es la presentada en vídeo  por Thames Video como "Jack el destripador" (Jack the Ripper), una producción británica de 1989 protagonizada por Michael Caine, Jane Seymour, Armand Assante, Ken Bones, Ray McAnally, Lewis Collins y Susan George, y dirigida y producida por David Wickes.

TED BUNDY
"EL GALÁN"


 

'Asesinos en serie'

En enero 12 de 1975, Caryn Campbell acompañó a su prometido, el Dr. Raymond Gadowski a un seminario en Aspen, Colorado. Mientras descansaban en un salón del hotel ella se dio cuenta que había olvidado una revista y regresó a su habitación por ella. El Dr. Gadowski y sus hijos esperaron en vano un rato por ella, finalmente el Dr. decidió ir a buscarla pero descubrió que ella ni siquiera había llegado al cuarto, había desaparecido. A media mañana el preocupado Dr. Gadowski decidió dar parte a la policía, quién acudió de inmediato e inspeccionó cada habitación del hotel sin poder encontrarla.

Casi un mes después un trabajador encontró el cuerpo desnudo de Caryl a algunas millas del Hotel, había sido violada y brutalmente golpeada. No se encontró evidencia alguna de su atacante.

El primero de marzo fue encontrado un cráneo en una zona boscosa de las montañas Taylor, fue identificado como Brenda Ball. La policía condujo una amplia búsqueda en los alrededores y tan solo tres días después descubren partes de los cuerpos de Lynda Healy, Susan Rancourt y Roberta Parks, posteriormente se encontraron algunos restos más que fueron identificados como Donna Mason.

El descubrimiento de los restos de algunas de sus víctimas no detuvo a Bundy, el 15 de marzo secuestra a Julie Cunningham, de 26 años cuando esta se dirige a una taberna en Vail, Colorado. Su cuerpo nunca sería encontrado.


El 6 de abril, tras una discusión con su esposo, Denise Oliverson, de 25 años decide ir a visitar a sus padres en Grand Junction. Cuando ella no regresa esa tarde, su marido piensa que se ha quedado a dormir allá mientras las cosas se calman. Después descubriría que ella ni siquiera llegó a casa de sus padres, en el camino se topó con Ted Bundy. Su cuerpo aun no ha sido encontrado.

Nueve días más tarde, Melanie Cooley, de 18 años desaparece en su camino de regreso de la escuela. Un trabajador de caminos descubriría su cuerpo el 23 de abril siguiente, había sido golpeada salvajemente con una barreta. Sus manos estaban atadas a la espalda y una funda de almohada estaba fuertemente anudada alrededor de su cuello.


El primero de julio, Shelly Robertson, de 24 años, decide iniciar otro de sus acostumbrados paseos por el país viajando de autostop, sus amigos no se preocupan demasiado cuando no la ven por varios días. Es vista por última vez en una gasolinera con un hombre en un viejo camión. Su cuerpo es descubierto por dos estudiantes de minería en el pozo de una vieja mina el 21 de agosto siguiente.

La noche del 16 de agosto de 1975, en una carretera de Utah, un patrullero en servicio vio un VW que le pareció sospechoso, puso sus luces altas para mirar mejor el numero de su placa y este comenzó a acelerar. El sargento Bob Hayward solicitó la ayuda de otras unidades y el VW fue detenido poco después.

Al revisar el auto encontraron que faltaba el asiento del pasajero y además descubrieron una palanca o barreta, un pasamontañas, cuerda, alambre, un par de esposas y unas medias de mujer. Bundy fue colocado en arresto por sospecha de robo y allanamiento a morada.

Después de la detención, la policía comenzó a encontrar conexiones entre Ted y el hombre que había atacado a Carol DaRonch. Las esposas eran de la misma marca y modelo y el coche en que fue detenido era similar al descrito. Además, la palanca que se encontró en el coche de era similar al arma con que había amenazado a DaRonch, también sospecharon que Ted era el culpable del secuestro de la hija de Smith, Laura Aime y Debby Kent. Sin embargo la policía necesitaba mas evidencias.

El 2 octubre de 1975, Carol DaRonch, Jean Graham y un amigo de Debby, fueron llamados a la comisaria de policía para identifican, de entre una formación de 7 hombres, al atacante, uno de ellos era Ted Bundy. Carol DaRonch escogió sin dudar a Bundy como el hombre que la había atacado. Jean Graham y el amigo de Debby Kent también identificaron a Ted como el hombre que habían merodeado en el lugar donde desapareció Debby Kent.

El primero de marzo de 1976, Bundy es encontrado culpable y sentenciado con de 1 a 15 años de prisión por el secuestro de Carol DaRonch. Esta condena en Utah tenía como propósito retenerlo hasta que pudiera ser juzgado por asesinato.

'Asesinos en serie'

Carol DaRonch declarando

El 20 de octubre siguiente es formalmente acusado del asesinato de Caryn Campbell y llevado a Colorado. Al término del juicio preliminar Bundy despide a su abogado y solicita defenderse a si mismo, lo cuál le es concedido. Durante la espera a que el nuevo juicio comience, el 6 de junio de 1977, Ted escapa de la Biblioteca de la Corte del Condado de Pitkin, en Aspen, Colorado, saltando desde una ventana en el segundo piso. Diez días después es recapturado.

El 31 de diciembre de 1977, Ted Bundy escapa de nuevo, esta vez de la cárcel de Glenwood Springs, Colorado. Para el 7 de enero de 1978 llega a Tallahassee, Florida, en donde toma un cuarto en una casa de huéspedes bajo el nombre de Chris Hagen. Le dice a su casera que es estudiante, con lo cual nadie sospecha cuando lo ve dirigirse a los campus de Universidad del Estado de Florida. Su ansia de matar es enorme tras los meses en la cárcel, esta vez, decide, lo hará en grande.

La noche del sábado 14 de enero solo unas cuantas de sus ocupantes estaban en la casa de la fraternidad Chi Omega, la mayoría se encontraban fuera en fiestas y reuniones. Como no había una hora límite para su llegada, no era extraño que las chicas permanecieran fuera hasta altas horas de la noche.

'Asesinos en serie'

Nita Neary

Hacia las tres de la mañana, Nita Neary fue llevada a la fraternidad por su novio tras estar en una fiesta. Le llamó la atención encontrar la puerta abierta y tan pronto entró al edificio escucho ruidos, como si alguien corriera por las habitaciones de arriba. Al escuchar pasos en la escalera se ocultó y vio salir corriendo a un hombre con una gorra tejida azul echada sobre los ojos, sostenía en su mano un tronco envuelto en trapo.

Lo primero que pensó Nita es que la fraternidad había sido robada y corrió a su habitación para despertar a su compañera, Nancy. Le contó sobre el extraño hombre que había visto y decidieron despertar a la encargada de la fraternidad. De camino a la habitación de esta encontraron a otra compañera, Karen Chandler, tambaleándose por el pasillo, su cara y cabeza estaban cubiertas de sangre. Mientras Nancy trataba de ayudar a Karen, Nita despertó a la encargada y juntas fueron a revisar otras habitaciones, encontraron a Kathy Kleiner en su cuarto, viva pero terriblemente golpeada. Inmediatamente Nancy llamó a la policía.

La policía encontró los cadáveres de dos chicas más. Fueron atacadas mientras dormían.

'Asesinos en serie'

El primer cadáver encontrado fue el de Lisa Levy, había sido brutalmente golpeada en la cabeza, violada y mordida, de hecho su pezón derecho había sido casi arrancado. Además, fue atacada sexualmente con una botella de spray para el cabello. Las marcas de dientes encontradas en su nalga izquierda jugarían un papel muy importante en el juicio contra Ted Bundy.

El segundo cadáver, Margaret Bowman, también había sido golpeada salvajemente, pero no había sido violada o mordida. Fue estrangulada con una media que aun estaba fuertemente atada a su cuello.

'Asesinos en serie'

Las investigaciones de la policía no llevaron a nada, ninguna de las chicas golpeadas recordaba algo ya que ambas dormían cuando fueron atacadas.

A menos de una milla de la fraternidad Chi Omega, alrededor de las cuatro de la madrugada, Debbie fue despertada por el sonido de golpes provenientes del departamento de junto en donde vivía su amiga Cheryl Thomas. Asustada, despertó a su compañera de cuarto y cuando escucharon a Cheryl quejarse decidieron llamarla por teléfono, cuando no contestó, llamaron inmediatamente a la policía.

La respuesta fue casi inmediata, al estar investigando los crímenes de Chi Omega, a la policía le tomó menos de cuatro minutos llegar donde Debbie. Encontraron a Cheryl semi inconsciente y terriblemente golpeada. Su cráneo sufrió cinco fracturas lo que le causó sordera total del oído izquierdo, su hombro izquierdo estaba dislocado y su mandíbula también estaba rota. Los daños que sufrió en el octavo par craneal la dejaron para siempre con problemas de equilibrio. Tardó más de un mes en dejar el hospital pero sobrevivió. Una máscara hecha con una media fue encontrada en entre sus sábanas en las que había rastros de semen.

La policía trabajó diligentemente, pero ninguna de las pruebas era concluyente. No tenían un sospechoso y en Tallahassee no había antecedentes de Bundy.

El 6 de febrero Ted decide dejar el lugar, para ello, roba una camioneta de la universidad. Dos días después, en Jacksonville, la llegada de su hermano mayor frustra el intento de secuestro de una niña de 14 años.

'Asesinos en serie'

Kimberly Ann Leach sería, no solamente la última víctima de Bundy, también sería la más joven con tan solo 12 años. Kimberly desaparece el 9 de febrero de 1978 de su escuela en Lake City, Florida, es vista con vida por última vez siendo conducida por un hombre de aspecto enojado hacia una camioneta blanca. Su cuerpo sería descubierto hasta el 12 de abril en una vieja porqueriza. Estaba semidesnuda, con rastros de haber sido golpeada y violada, de hecho, por su permanencia a la intemperie estaba parcialmente momificada.

Tras el asesinato de Leach, por alguna razón Bundy regresa a su departamento en Tallahassee, se deshace de la camioneta abandonándola en un mal vecindario y roba otro auto, casi es arrestado cuando es detenido por un policía, pero mientras este verifica las placas del auto, Ted escapa. Una vez más regresa al departamento y lo limpia de cualquier huella que hubiera podido dejar, sale y roba un VW con el que finalmente abandona Tallahassee.

Bundy es finalmente arrestado en Pensacola, Florida, en donde el patrullero David Lee reconoce las placas de VW como robado. Tras una breve persecución, Ted finalmente se detiene, pero intenta huir a pie tras agredir al oficial Lee. Este dispara su pistola y Bundy cae al suelo pretendiendo estar herido, pero cuando Lee se acerca nuevamente lo ataca. Finalmente Bundy es sometido por el oficial y esposado. La carrera de Ted Bundy como asesino ha finalizado.

El 17 de enero de 1989, el Gobernador del Estado de Florida, Bob Martínez firma su última sentencia de muerte.

RICHARD CHASE

el vampiro de Sacramento

Chase nació en 1950. Su juventud transcurrió en un ambiente familiar tenso. Drogadicto y alcohólico sufría paranoias, ya que se creía víctima de una conjura hacia su persona por parte de la sociedad.

Desde muy joven, Chase es conocido por su conducta psicótica que alterna períodos de apatía con otros de agresividad. Esto, según estudios psicológicos, se debe en gran parte a traumas infantiles por las constantes peleas entre su padre alcohólico y su madre, así como el posterior divorcio de éstos.

A los 21 años, se va de casa para compartir el departamento de unos amigos. Allí, continuamente drogado, empieza a obsesionarse con la idea de que una organización criminal trata de acabar con él, hasta el punto que clava con tablas la puerta de su habitación, entrando y saliendo de ella por un pequeño agujero que había hecho en el fondo de un armario de pared.

Poco tiempo después, se afeita la cabeza y acude asustado al médico alegando que su cráneo se está deformando poco a poco y los huesos le agujeran la piel. Al mismo tiempo dice sentir que se muere porque alguien le ha robado la arteria pulmonar, y nota que su sangre no puede circular. Es internado en un hospital psiquiátrico, saliendo al poco tiempo, pese a la opinión de algunos médicos que lo consideran peligroso.

Con 26 años, se cree la reencarnación del forajido Jesse James. Deja de tomar sus medicamentos y su conducta empieza a empeorar, estaba convencido de que su sangre se estaba volviendo polvo, por tal razón decide inyectarse y beber sangre de conejo, así como también ingerir sus vísceras "para sobrevivir".

Se enferma y los médicos tras percatarse de su obsesión por consumir sangre, lo ingresan nuevamente en el centro psiquiátrico diagnosticándole una fuerte esquizofrenia paranoide, además de conducta peligrosa.

Un año después (1977), Chase piensa que sus órganos se desplazan en su interior y que el corazón le va disminuyendo de tamaño, según él por falta de sangre. También se lamenta del estado de su estómago ya que cree que se le está pudriendo. Descuartiza a numerosos perros, gatos y vacas para beber su sangre y vísceras mezcladas con refresco de cola, convencido de que esto le ayudará.

En esa época también es detenido por pasear desnudo en la calle pintado con la sangre de una vaca mutilada por él. Fascinado por los crímenes de los asesinos Kenneth Bianchi y Angelo Buono, guarda celosamente todos aquellos recortes de prensa que los menciona y se compra una pistola de calibre 22 dispuesto a imitarlos.

'Asesinos en serie'

Chase en su primer arresto

A los 28 años, comienza su serie de crímenes: dispara dos veces sin motivo alguno sobre un desconocido, quien se convierte en la primera de sus víctimas.

Cuatro días después comete el más sangriento de sus crímenes, entra en una casa elegida al azar y dispara a la cabeza de una pareja de 27 años, y un bebé de 22 meses. Luego, llevándose el cuerpo de la mujer a una habitación, sodomiza el cadáver, le arranca un ojo y bebe su sangre. Momentos más tarde, es sorprendido en su macabra carnicería por alguien que llama a la puerta mientras vaciaba el cráneo del niño, y huye a toda prisa llevándose el cadáver del bebé. En su propia casa, decapita el cuerpo tras beberse la sangre y devorar el cerebro crudo.

Esa misma tarde la policía descubre los cuerpos y organiza la búsqueda registrando cada rincón de la ciudad tratando de atrapar al asesino. Dos días después, tres policías llaman a la puerta de Chase y no obtienen respuesta, pero oyendo ruidos en el interior deciden vigilar el departamento. Poco después, Chase sale de la casa con una caja de cartón bajo el brazo, que arroja al suelo para tratar de huir al ver a los agentes en la puerta.

Su contenido se esparce por el suelo ante el asombro de los policías: se trata de ropa ensangrentada y trozos de cerebro humano. Chase es finalmente detenido. Al registrar su departamento, encuentran un espantoso olor a putrefacción, manchas de sangre, huesos humanos (de aproximadamente 44 personas) en la cocina y el salón, un plato con restos de cerebro encima de la cama y el refrigerador repleto de recipientes con órganos humanos y animales en el interior.

'Asesinos en serie'

En el juicio trata inútilmente de justificar sus crímenes diciendo que unas voces de seres extraterrestres y otras criaturas lo acosaban continuamente obligándolo a matar.

Richard T. Chase quien fuera denominado el "Vampiro de Sacramento", finalmente es condenado a pena de muerte por seis asesinatos, aunque su ejecución en la cámara de gas de la cárcel de San Quintín nunca se llevó a cabo, pues Chase se suicida en su celda pocos meses después del juicio con una sobredosis de antidepresivos, en diciembre de 1980.

Hay quienes creen que no fue un suicidio, sino un accidente al intentar acallar las voces que le habían conducido a cometer los asesinatos, voces que volvían a atormentarlo.

PETER KÜRTEN

el vampiro de Dusseldorf

Vampirismo, canibalismo, violación y tortura fueron parte del historial del depravado Peter Kürten. Nacido en 1883, en Colonia, Alemania, fue hijo de un obrero alcohólico y su infancia fue un verdadero martirio. En otra época habría podido servirle de circunstancia atenuante, pero para aquellos días de nada le sirvió.

De todas maneras, su difícil niñez explica gran parte de los trastornos mentales que debieron llevarlo a un hospital psiquiátrico y así evitarle la pena de muerte. Siendo muy pequeño, fue testigo de la violación de una de sus hermanas por parte de su propio padre. Esa experiencia pudo marcarlo para sus desenfrenos sexuales posteriores. A menudo era golpeado por su padre, hecho que lo indujo a escaparse y cometer diversos hurtos.

Cuando su familia se trasladó a Düsseldorf, su primer trabajo fue en una fábrica de la ciudad, pero pronto abandonó la rutina para cometer delitos graves que le valieron sus primeras visitas a la cárcel. Entre 1902 y 1912, se le condenó sucesivamente por violación, malversación de fondos, consumo ilícito, robo con violencia, piromanía y deserción durante su servicio militar. Eso sólo fue el principio de su carrera delictiva, ya que para 1913 comete el primero de sus crímenes sádicos en los que posteriormente se especializaría.

El caso ocurrió en una posada de Mülheim. Degolló a la niña Christine Klein y violó su cadáver antes de darse a la fuga. Dicho delito le reveló su propia identidad, y la demencia criminal que lo habitaba se liberó violentamente. Impulsado por una irrefrenable necesidad de asesinar, ahí comenzaría su loca afición hasta el final. Tras un nuevo intento de homicidio, del cual sólo será reconocido como responsable mucho tiempo después, fue condenado en diversas ocasiones por atraco e intentos de violación. Ya para aquella época se había casado en primeras nupcias sin que se establezca claramente con quién. A pesar de todas sus visitas a la cárcel tuvo un segundo matrimonio hecho que le permitió establecerse como burgués en un pequeño apartamento de la calle Mettmannerstrasse en el número 71. Allí llevó junto con su esposa una existencia aparentemente tranquila y honorable; en su trabajo se empeñó en destacarse como un obrero puntual y concienzudo y en el barrio como un hombre cortés y reservado.

Durante 1929 comenzó la serie de asesinatos que al producirse a un ritmo acelerado, sembraría el terror en la ciudadanía y ese era el mayor placer del Vampiro de Düsseldorf. Las víctimas del sádico eran algunas veces hombres, la mayoría mujeres y casi siempre muy jóvenes. Las mataba con repugnancia bestial con unas tijeras como instrumento. Primero las degollaba, posteriormente las violaba y al final las mutilaba.

El 14 de agosto de ese año la policía recibió en una carta, un poema y un mapa. En el lugar que indicaba el plano los investigadores encontraron el cuerpo de María Hahn, mujer joven. Como las otras, había sido degollada y luego violada, pero en este crimen además, el asesino había bebido la sangre de su víctima. Acción que aterrorizó aún más a una población ya de por sí inquieta.

Para colmo, la repercusión de sus crímenes en la prensa, el pánico creciente de la población y el sentimiento de haber ridiculizado a la policía, seguramente dejaban muy satisfecho a Kürten. A la sombra de su apariencia tranquila e inspiradora de confianza, incrementó sus agresiones y seguramente nunca habría sido descubierto si la casualidad y su imprudencia no hubieran alertado a la policía.

La pregunta era ¿por qué después de violar a María Budlich, la dejó marchar sana y salva con la promesa por parte de ella de que no lo denunciaría? Resultaba ser un comportamiento muy extraño, inclusive para un loco de su especie. ¿Era acaso un deseo de él para acabar con sus crímenes? El asunto es que a pesar de que María estaba segura de que se trataba del Vampiro, acató su promesa y no dio aviso a la policía; sin embargo, le escribió a una amiga contándole sus desdichas en estos términos: "Al atravesar un parque, un pillo me agarró por el brazo y no quiso soltarme. Estaba sucio y olía mal. Iba a gritar cuando se acercó un hombre bien vestido que debía tener unos cuarenta años. Apartó al bribón de un puñetazo; yo estaba toda temblorosa. Para reponerme de la impresión, el desconocido me propuso ir a tomar una taza de té a su casa... Acepté." Esta carta que además contaba los incidentes de la violación, accidentalmente cayó en manos de una anciana, la cual se sintió obligada a hacerla llegar a las autoridades. La policía registró el departamento del número 71 de la calle de Mettmannerstrasse. Peter Kürten no estaba allí. Su esposa fue interrogada. Con tristeza contestó que ignoraba la doble vida que llevaba su marido, además de confesar que tenía algunas sospechas desde hacía tiempo.

El 14 de mayo de 1930, el Vampiro de Düsseldorf fue detenido. La ciudadanía pudo al fin conocer su rostro. Todos coincidían en afirmar que tenía el aspecto de alguien decente. No tardó en confesar y relatar los crímenes no sin cierto orgullo.

Para el 13 de abril de 1931, durante su juicio, alegó locura. Su defensor intentó ayudarlo aduciendo que su cliente "actuó bajo el dominio de una fuerza demoníaca que no podía resistir". Su gestión fue en vano. Como no pudo comprobar la culpabilidad del diablo, Peter Kürten fue condenado a muerte por habérsele encontrado autor de nueve asesinatos, tres violaciones y siete intentos de asesinato que se le pudieron comprobar. Fue guillotinado en Colonia el 8 de julio de 1931, después de confesarse con el capellán de la cárcel y haber escrito a los familiares de sus víctimas. 

Los crímenes de Peter Kürten

Nombre: Desconocido
Edad: Desconocida
Fecha del asesinato: 1892
Comentarios: Confiesa su responsabilidad en el fallecimiento de dos de sus amigos que murieron ahogados cuando tenía 5 años de edad.

Nombre: Desconocido
Edad: Desconocida
Fecha del ataque: 1900
Comentarios: Experimentó el estrangulamiento mientras tenía sexo en los bosques de Graffenberger. No se encontró el cuerpo, se presume que sobrevivió.

Nombre: Christine Klein
Edad: 8 años
Fecha del asesinato: 1913
Comentarios: Su garganta fue cortada después de la violación. 

Nombre: Desconocido
Edad: Desconocida
Fecha del asesinato: 1913
Comentarios: Kürten atacó a dos extraños con un hacha comentando que experimentaba placer sexual al ver fluir la sangre. 

Nombre: Desconocidos
Edad: Desconocidas
Fecha de los asesinatos: Entre 1925 Y 1929
Comentarios: No se conoce el número exacto de víctimas. Ataques intermitentes para su propio placer. Muertos por estrangulamiento.

Nombre: Desconocido
Edad: Desconocida
Fecha del ataque: 3 de febrero de 1929
Comentarios: Atacó a una mujer mientras iba de camino a su casa. Le provocó 24 cortadas con un par de tijeras. Sobrevivió al ataque.

Nombre: Rudolf Scheer
Edad: 45 años
Fecha del asesinato: 13 de febrero de 1929
Comentarios: Numerosas puñaladas en cabeza y cuello.

Nombre: Rosa Ohliger
Edad: 8 años
Fecha del asesinato: 9 de marzo de 1929
Comentarios: La arrastró detrás de un seto y la apuñaló en 13 ocasiones. Regresó a la escena del crimen a quemar el cuerpo.

Nombre: Desconocidos
Edad: Desconocida
Fecha del ataque: A principios de agosto de 1929
Comentarios: Dos mujeres y un hombre fueron atacados mientras regresaban a su casa muy tarde por la noche. Sobrevivieron.

Nombre: Luise Lenzen
Edad: 13 años
Fecha del asesinato: 24 de agosto de 1929
Comentarios: La atrajo con engaños junto con Gertrud Hamacher a una pradera donde estranguló y apuñaló a Luise y cortó la garganta de Gertrud.

Nombre: Gertrud Hamacher
Edad: 5 años
Fecha del asesinato: 24 de agosto de 1929
Comentarios: Véase Luise Lenzen

Nombre: Gertrude Schulte
Edad: Desconocida
Fecha del asesinato: 24 de agosto de 1929
Comentarios: Fue atacada la misma mañana que asesinó a Lenzen y Hamacher. La apuñaló muchas veces antes de escapar. Logró proporcionar a la policía la primera buena descripción del hombre que buscaban.

Nombre: Maria Hahn
Edad: 20 años
Fecha del asesinato: A finales de 1929
Comentarios: Sirvienta, fue apuñalada en 20 ocasiones y enterrada en la ribera del río Rhin. Su cuerpo fue descubierto a finales del otoño. Tenía intenciones de crucificarla para impactar a los transeúntes. No le fue posible debido al peso del cuerpo.

Nombre: Ida Reuter
Edad: 31 años
Fecha del asesinato: 29 de septiembre de 1929
Comentarios: Sirvienta, violada y golpeada con un martillo hasta causarle la muerte en un bosque a las afueras de Düsseldorf.

Nombre: Elizabeth Dorrier
Edad: Desconocida
Fecha del asesinato: A principios de octubre de 1929
Comentarios: Sirvienta medio gitana sufrió el mismo destino de Ida Reuter.

Nombre: Maria Budlies/Budlick
Edad: Desconocida
Fecha del asesinato: Mayo de 1929

Tal vez en esta reseña de criminales seriales, no me refiero a ninguno de los diez asesinos seriales más famosos de la historia, sin embargo, creo yo, que a los que se hace referencia aquí, son igualmente sustanciales.

Después de haber leído todo lo que estos singulares personajes hicieron a lo largo de su vida, y todo lo que cada uno de ellos padeció durante su infancia, podemos darnos cuenta de que todos y cada uno de ellos fueron afectado por situaciones que marcarían su vida determinantemente, aunque en algunos casos, como lo son los de SARA ALDRETE Y PATTY HEARST, muchas veces no podemos explicarnos el porque de sus acciones, puedo decir que muchas veces, el tener dinero y todo lo que uno desea, no lo es todo en la vida. Tal vez aquellos que lo tienen todo, buscan algo mas, pues se hartan de llevar una vida fácil y cómoda, buscan aventura y la gran mayoría encuentra en el crimen lo que no han obtenido hasta el momento. Tal vez lo que estas dos chicas buscaban era entre otras cosas, llamar la atención, que puede encuadrarse en los tipos que se enumeran al principio de este trabajo de investigación, y quizá no se encuadran en un solo tipo.

He encontrado más de una característica de varios tipos de criminales en cada uno de estos personaje, y una característica es que todos parecen guardar un resentimiento profundo a la sociedad.

Me salta una pregunta al realizar este trabajo, pues usted en clase LICENCIADO DIBRAY, nos mencionó que tanto ADOLFO DE JESÚS CONSTANZO Y SARA MARÍA ALDRETE VILLARREAL, no eran narcotraficantes, sin embargo, en la gran mayoría de las páginas que he consultado, refieren que desde el rancho de Santa Elena, transportaban semanalmente una tonelada de marihuana al país vecino, y que en este encontraron 110 kilos de marihuana, usted en clase nos dijo que efectivamente se encontró droga en el Rancho, pero que era para uso de ellos y para llevar a cabo sus ceremonias satánicas. Entonces ¿para que tal cantidad de “hierba”?

Creo yo que CHARLES MANSON si es un reflejo de lo que fue su vida en la infancia, pues su madre era prostituta y drogadicta, y en este caso, se dice que él mataba a sus víctimas, porque escuchaba voces que se lo ordenaban, creo yo que esas voces eran producto de su imaginación, cuando este se encontraba drogado, y se relacionan directamente con su madre, que como ya lo mencioné era drogadicta y mujer de la vida galante, por llamarlo de alguna manera, y los asesinatos que el cometió fueron principalmente en contra de gente de dinero, personas relacionadas con el medio del espectáculo, que como bien sabemos se relaciona directamente, y en su gran mayoría con drogas, alcohol y en general con todo tipo de excesos.

Por lo que hace a GREGORIO “GOYO” CÁRDENAS HERNÁNDEZ, en algunos análisis al respecto de sus crímenes, nos refieren que lo que él buscaba al asesinar a sus victimas no era solamente por el quitarles la vida, sino por encontrar una manera científica de regresarles la misma a través de experimentos que él había hecho. Mencionan que inclusive podría haber sido esquizofrénico, nos dicen acerca del “GOYO CÁRDENAS”, que el detonante en su caso era sexual, y el mismo dice que en un momento deseó tener relaciones sexuales con una chica que él quería mucho y después estrangularla, sin embargo se contuvo, entonces esto nos dice que sus afectos tenían relación con sus acciones.

En cuanto a RICHARD SPECK, podemos ver que desde joven tenía una vida criminal activa, pues fue arrestado en diversas ocasiones por el delito de robo, además de hacerse gran fama por sus constantes peleas en bares, sin embargo, el crimen que lo llevó a ser catalogado como criminal serial fue aquel en el que mató a 7 estudiantes de enfermería y lesionó gravemente a otra más. Realmente, no se cual podría ser en este caso el detonante, tal vez el alcohol, su necesidad de sentirse superior, una venganza por que su mujer lo abandonó, la imposibilidad de encontrar un empleo para realizar sus sueños, el efecto de las drogas que consumía, no lo se en verdad.