Asepsia

Profilaxis antibiótica. Personal e instrumental sanitario. Cirugía colorrectal. Área quirúrgica

  • Enviado por: Jose Fernando Ramirez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 59 páginas

publicidad

Miércoles, 16/6/99

Monografía para evitar las infecciones quirúrgicas
La profilaxis antibiótica desplaza a la asepsia

"Actualmente se ignoran muchas veces algunas normas del ritual de la asepsia, confiando excesivamente en la aplicación de otras, como la profilaxis antibiótica, que no cubre todos los objetivos que se deben alcanzar al respecto dentro del bloque y de manera muy especial en el quirófano", subraya la monografía sobre Asepsia y Antisepsia en Cirugía. Protocolos de profilaxis antibiótica, presentada ayer en Santiago de Compostela.

La guía, editada por el Ministerio de Sanidad y Consumo, ha sido elaborada por el Plan nacional para el control de infecciones quirúrgicas (Plancir), en el que trabajan desde hace más de dos años especialistas españoles de distintas sociedades científicas y colaboran cirujanos de Canadá, Estados Unidos y Suecia. El texto pretende orientar a los cirujanos y animarles a que participen activamente en la prevención de las infecciones quirúrgicas. "Para evitarlas el cirujano debe realizar una correcta y delicada técnica quirúrgica y en segundo lugar, llevar adelante una técnica dentro del marco de una asepsia estricta", señala la guía.

Y es que conseguir ganar la guerra a las infecciones hospitalarias disminuyendo su incidencia en lo posible es un objetivo claro que tienen tanto los facultativos como la Administración. De hecho, el Plan de Calidad del Insalud 1998 subraya la importancia de los sistemas de vigilancia en las infecciones hospitalarias.

Las infecciones quirúrgicas son las que más preocupan ya que son actualmente las segundas nosocomiales más frecuentes detrás de las urinarias. De hecho, representan entre el 15 y el 18 por ciento de las infecciones que se dan en los pacientes hospitalizados. Y, si se consideran sólo los pacientes quirúrgicos postoperados, suponen el 38 por ciento de todas las infecciones nosocomiales. De ellas, el 67 por ciento son incisionales y el 33 por ciento de órgano o espacio. Además, estas infecciones incrementan entre 7 y 10 días la estancia media hospitalaria de los pacientes. Y de los fallecidos con infección quirúrgica, en el 77 por ciento de los casos la causa fue la propia infección.

Resistencia

La estructura física del quirófano, su limpieza y desinfección, junto a la esterilización y preparación del paciente y personal del quirófano, mediante el lavado de manos y vestimenta quirúrgica, reducirían de forma considerable los gérmenes.
Hay que tener en cuenta que muchas bacterias presentan resistencia a los antibióticos, circunstancia que cada vez es más frecuente: "Con la incorporación de técnicas quirúrgicas más complejas en pacientes debilitados y de mayor edad, este problema es grave".
Pero hay medidas para combatirla a través del "desarrollo de nuevos antibioticos, los programas educacionales para la población y personal sanitario y llevando a cabo un adecuado seguimiento de la resistencia".

Miércoles, 7/7/99

Sentencia de la Audiencia Nacional
Condena por falta de asepsia en el personal e instrumental sanitario

La Audiencia Nacional ha condenado al Insalud a pagar cinco millones de pesetas a un paciente por falta de asepsia en el personal y en el instrumental sanitario.
La Audiencia ha estudiado el caso de un enfermo que fue intervenido en un hospital de Zaragoza de una catarata en el ojo derecho. Al día siguiente de la intervención y tras la oportuna revisión, se le diagnosticó un proceso inflamatorio postquirúrgico, inyección ciliar tyndall, membrana inflamatoria pupilar y reacción en partes blandas.
Ante la mala respuesta del tratamiento antibiótico prescrito, se le realizó bajo anestesia local un lavado de la cámara anterior y vitrectomía central.
Pese a ser dado de alta con tratamiento farmacológico, no se pudo frenar el proceso infeccioso, por lo que tuvo que ser intervenido de un desprendimiento de retina.
Finalmente, se le diagnosticó pérdida de agudeza visual con atrofia del nervio óptico y sin posibilidad de recuperación de la visión funcional del ojo derecho.

Clara responsabilidad


La sentencia reconoce que "concurren los requisitos de responsabilidad: el resultado dañoso es obvio -consiste en que el recurrente perdió prácticamente la agudeza visual del ojo- y es consecuencia de la actividad de la Administración, que es la autora de la intervención quirúrgica causante del daño".
Es más, en el informe pericial "consta con claridad que las infecciones, como la padecida por el recurrente, son debidas a una incorrecta profilaxis preoperatoria o a una mala esterilización del material quirúrgico o a una falta de higiene en el personal quirúrgico. Por tanto, la relación de causalidad entre la intervención quirúrgica de cataratas y la infección padecida por el paciente, con la consiguiente pérdida de la visión, parece que está suficientemente acreditada".

Sin justificación


El abogado del Estado alegó ante la Audiencia que "la Administración sanitaria no tiene obligación de obtener un resultado favorable para todos los pacientes que excluya todo tipo de lesión".
No lo entiende así la Audiencia Nacional, que sostiene que, "si bien es cierto que la Administración no está obligada a obtener un resultado favorable total, lo que no admite justificación es que se produzcan infecciones por falta de asepsia en el personal o en el instrumental, y ello porque la higiene debe ser una norma fundamental dentro de toda actuación quirúrgica".
Aunque el paciente se exigía una indemnización de 10 millones de pesetas, el fallo otorga sólo la mitad -esto es 5 millones- pues entiende que "no se han justificado las razones que le lleven a la determinación de dicha cantidad: no se sabe si el paciente ha tenido perjuicios materiales (gastos que ha debido soportar, falta de percepción retribuciones...) y tampoco cuáles son los perjuicios que la pérdida del ojo le ha supuesto para su actividad laboral".

Profilaxis antibiótica en cirugía colorrectal

Apendicitis aguda

Recientemente, diversos estudios prospectivos, randomizados y en ocasiones, doble ciego, han puesto de relieve que cuando se realiza apendicectomía por apendicitis aguda sin profilaxis antibiótica, el índice de infecciones postoperatorias es elevado, alcanzando el 30% en el estudio de Morris y cols.1, el 56% en el de Tanphiphat y cols.2 y el 70% en el de Bourke y cols.3. Paralelamente, varios autores han demostrado la eficacia de una profilaxis antibiótica adecuada; así Morris y cols.1 sólo tienen un 3% de infecciones de la herida operatoria cuando utilizan una asociación de metronidazol y cefazolina. Busuttil y cols.4 con una asociación de cefamandol y carbenicilina no tienen ninguna infección, Berne y cols.5 sólo un 2'5% con la asociación de gentamicina y clindamicina, y en el estudio multicéntrico Danis (D.M.S.G.)6 se consiguió un 9'7% con cefoxitina y un 9'4% con la asociación de metronidazol y ampicilina por vía parenteral.

Por lo tanto, parece carente de interés en el momento actual la discusión de si utilizar o no antibióticos profilácticos en este tipo de cirugía. Lo que sí es un tema de interés hoy, es saber cual es la pauta mejor de profilaxis en estos enfermos. Los mejores resultados obtenidos hasta ahora se han conseguido en general en base a la utilización de una asociación de antibióticos, que generalmente consiste en un aminoglucósido o cefalosporina para los gérmenes aerobios y otro antibiótico específico para los microorganismos anaerobios.

Recientemente ha hecho su aparición en el mercado, mezlocilina, una penicilina semisintética de amplio espectro, de acción bactericida y de escasa toxicidad. En 1979, Thadepally y cols.7, pusieron de relieve que la acción de esta acilureidopenicilina abarca prácticamente a todos los gérmenes y especies de enterobacterias, estreptococos -incluyendo enterococos- y todas las especies de bacterias anaerobias. En un nuevo estudio publicado por estos autores en 19828, se llegó a la conclusión de que el 80% de las cepas de Bacteroides fragilis eran inhibidas a niveles de 8 mg/l, y que el 80% de las restantes bacterias anaerobias eran inhibidas a concentraciones de sólo 4 mg/l. Por otra parte, Deucadaveine9 ha comprobado que la resistencia de mezlocilina a las betalactamasas es superior al resto de los betalactámicos, y que los niveles séricos de este antibiótico se mantienen bactericidas varias horas después de una inyección IV.

Estas características microbiológicas y farmacológicas hacen que teóricamente mezlocilina sea un antibiótico idóneo para la profilaxis en la cirugía de la apendicitis aguda.

Los resultados obtenidos en un estudio realizado por Caínzos y cols.10 verifican esta idea. En su estudio de 125 pacientes, de los cuales un 47% tenían apendicitis complicada, es decir, gangrenosa o perforada, la administración de mezlocilina como único antibiótico profilactico, consiguió el desarrollo de sólo un 3% de infecciones de la herida operatoria, sin que en ningún caso se hayan desarrollado complicaciones sépticas mayores. Todas las infecciones fueron monomicrobianas y no se observaron efectos secundarios derivados del empleo de este antibiótico.

En una experiencia previa de estos mismos autores11 en 184 pacientes que recibieron una asociación de gentamicina y clindamicina, fue de 12'5% de infecciones de la herida operatoria, y de un 12% cuando utilizaron la asociación de gentamicina y metronidazol12.

Cirugía colorectal

La cirugía colorrectal se acompaña de un riesgo significativo de infección bacteriana postoperatoria. La fuente de esta infección es la flora bacteriana intestinal endógena, aerobia y anaerobia. Actualmente se considera obligatorio practicar la profilaxis antibiótica en la resección quirúrgica colorrectal electiva. La preparación mecánica del intestino, aunque no afecta a las infecciones postoperatorias, es también esencial en pacientes sometidos a cirugía de colon13. De acuerdo con los datos suministrados por la literatura, la cirugía colorrectal sin profilaxis antibiótica perioperatoria se complica por infección de la herida en 30 a 50% de los pacientes, abscesos abdominales en 4 a 11% de los enfermos, y septicemia en un 4 a 30% de los intervenidos quirúrgicamente15.

Además de emplear una técnica quirúrgica adecuada y satisfacer todas las reglas de asepsia y antisepsia, debido al gran número de bacterias presentes en el colon, tanto aerobias como anaerobias, el mejor procedimiento para reducir esta elevada frecuencia de infección postquirúrgica es practicar un tratamiento perioperatorio con antibióticos de amplio espectro para combatir la contaminación bacteriana y reducir las complicaciones sépticas. La administración preoperatoria y el empleo perioperatorio a corto plazo, constituye una profilaxis sistémica apropiada en la resección de colon. Incluso no es necesario continuar la profilaxis durante 24 horas, y mucho menos durante varios días. Una prolongación en el empleo de agentes sistémicos profilácticos durante períodos de tiempo innecesariamente largos determina riesgos de desarrollo de cepas resistentes15,16.

Un antibiótico efectivo contra bacterias aerobias y anaerobias puede prevenir la infección postoperatoria si las concentraciones tisulares y sericas son elevadas en el momento en que el riesgo de infección es mayor, es decir, durante la intervención quirúrgica e inmediatamente después de la misma, siendo superior que un antibiótico que posea sólo un estrecho espectro de actividad restringido a anaerobios15.

Este tratamiento perioperatorio con antibióticos es incapaz de prevenir la neumonía postoperatoria y las infecciones del tracto urinario, de modo que es necesario practicar un control cuidadoso del paciente en estos aspectos.

De todos modos, existe otro argumento para el empleo sistémico de antibióticos preoperatorios de amplio espectro. Los agentes orales sólo reducen el número de bacterias del colon. Estos agentes no suministran ninguna protección contra la inevitable contaminación bacteriana peritoneal que se produce en el momento de la resección colónica. En otros estudios se ha demostrado que los cultivos bacteriológicos intraperitoneales rutinarios son positivos en el 80 a 90% de los casos, a pesar de una excelente preparación mecánica y de una cuidadosa técnica quirúrgica para evitar la contaminación. La administración sistémica de antibióticos suministra protección contra tal contaminación. Esta protección no es posible en cambio con agentes orales, no absorbibles.

Continua actualmente la búsqueda del antibiótico o combinación antibiótica ideal. El examen de los gérmenes hallados en la cirugía colorrectal muestra claramente que por su frecuencia de aparición existen tres grupos de gérmenes descollantes: colis, anaerobios y enterococos. Estos tres grupos de gérmenes representan hasta el 65% de todos los gérmenes hallados. Una profilaxis antibiótica eficaz debe orientarse, pues, esencialmente contra estos gérmenes18.

En el estudio de Jalgelman13 la mezlocilina fue tan efectiva como la cefoxitina en la prevención de infecciones postoperatorias en 98 pacientes sometidos a cirugía colorrectal electiva. Ambos antibióticos fueron seguros. No se informaron reacciones adversas. Las dosis de antibióticos utilizados fueron 4 grs. de mezlocilina i.v., que se administraron dentro de la primera hora de intervención quirúrgica; cuatro horas Más tarde se administró una nueva dosis de 4 grs. de mezlocilina i.v., y 4 horas después los pacientes recibieron otra dosis endovenosa de 4 grs. de este antibiótico. La dosis de cefoxitina fue 2 grs. iv. dentro de la primera hora de la operación, una nueva dosis de 2 grs. i.v. 4 horas Más tarde, y una tercera dosis de 2 grs. i.v. 4 horas despuŠs de la segunda administración. No se emplearon agentes orales. Todos los pacientes fueron sometidos a una preparación mecánica intestinal simple, de un día, consistente en la ingestión de una dieta líquida y de un litro de una solución de manitol al 10% en el plazo de dos horas, en el día previo a la intervención quirúrgica. No se practicó intubación nasog strica. No se administraron enemas ni otros laxantes. Todos los pacientes recibieron suplementación endovenosa en la noche previa a la operación para evitar deshidratación.

En el estudio de Dellamonica y cols.14 se comparó la eficacia de la mezlocilina frente al metronidazol en cirugía colorrectal electiva. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente al tratamiento con mezlocilina o metronidazol. Los pacientes fueron preparados para la intervención quirúrgica empleando la técnica de lavado con manitol. No se empleó la terapia antimicrobiana de contacto. Tras preparación para la intervención quirúrgica, cuatro horas antes de iniciar la misma, los pacientes recibieron 2 grs. de mezlocilina o 500 mgrs. de metronidazol por vía endovenosa, a lo largo de un período de 30 minutos. El tratamiento se repitió durante la inducción de la anestesia, y a continuación cada 8 horas postoperatoriamente, hasta las 48 horas. La tolerancia de ambas preparaciones fue satisfactoria. La mezlocilina fue significativamente mejor que el metronidazol en la prevención de las infecciones tras cirugía colorrectal. Se aislaron menos microorganismos en pacientes tratados perioperatoriamente con mezlocilina que en los tratados con metronidazol; no obstante, la resistencia de los aislados en el primero de los grupos fue significativamente mayor que en el segundo. Aunque los espectros de actividad de las ureidopenicilinas y ciertas cefalosporinas de segunda y tercera generación recomendadas para la profilaxis de infección en la cirugía colorrectal son similares, las ureidopenicilinas son mucho más activas contra los estreptococos del grupo D. La administración profiláctica de un antibiótico de amplio espectro debe ser acompañada por el control de la población microbiana en el departamento hospitalario en cuestión. Si aparecen patógenos resistentes debe revalorarse la utilización del agente antimicrobiano concerniente.

En el estudio realizado por Marciniak y cols.17 la administración de dosis de 5 grs. de mezlocilina i.v. al iniciar la anestesia, así como también al abrir y cerrar el peritoneo, redujo sustancialmente la incidencia de infecciones postoperatorias. La tolerancia a la mezlocilina fue buena y no se observaron efectos colaterales.

Wenzel y cols.18 reportan resultados superiores de la mezlocilina frente a la gentamicina, la ampicilina, las tetraciclinas y las cefalosporinas. Wenzel y cols. utilizaron 2 grs. de mezlocilina i.v. preoperatoriamente la noche antes de la intervención así como dos horas antes de la operación, seguido de 2 grs. de mezlocilina iv. cada 8 horas hasta el 5º día del postoperatorio inclusive.

Cefonicid: 1 gr. i.v. una hora antes de la intervención y 1 gr. i.v./24 horas durante las siguientes 48 horas.

Cefoxitina: 2-3 grs./6horas. i.v.

Cefotetan: 30 mg/kg/12 horas, i.v.

Cefmetazol: 1-2grs./12 horas i.v.

El lugar de las cefalosporinas de tercera generación en la prevención antibiótica preoperatoria no está bien establecido:

  • los argumentos favorables son: su amplia difusión en los tejidos, el amplio espectro de actividad y la ausencia de toxicidad;

  • los argumentos desfavorables son: su alto coste y riesgo, debido al uso intensivo en un servicio hospitalario que desarrollan cepas microbianas multirresistentes.

Frente a las infecciones por anaerobios la actividad de las cefalosporinas de tercera generación es, en conjunto, inferior a las de la penicilina G y el metronidazol.

-------------------------

Formación de Recursos Humanos
Para el Area Quirúrgica

 

Introducción

El personal de salud interesado al área quirúrgica es uno de los grupos de asistencia médica donde resulta imprescindible definir funciones, y desarrollar programas de enseñanza, capacitación e investigación con el objeto de mejorar los modelos técnico-asistenciales.
Por este motivo, el análisis de los factores intervinientes en la formación de recursos humanos para el área quirúrgica es objeto del análisis de este documento de orientación. Los aspectos que se tendrán en cuenta son:

  • La integración del Equipo de Salud actuante en el área quirúrgica

  • Las competencias de cada uno de los grupos que integran este equipo de trabajo

  • Los lineamientos a seguir para planificar el aprendizaje

  • El desarrollo de un programa de aprendizaje para la formación de los recursos humanos

  • La evaluación del programa de aprendizaje para la formación de los recursos humanos

 

El Equipo de Salud actuante en el área quirúrgica:

Este equipo está integrado por:

  • Los encargados de la planta quirúrgica

  • El grupo de profesionales dedicados a la anestesia

  • El grupo de profesionales dedicado a la instrumentación

  • La enfermera en control de infecciones

 

  • Los encargados de la planta quirúrgica son:

  • - el médico cirujano coordinador del área
    - los médicos de los distintos equipos quirúrgicos
    - el secretario del área quirúrgica
    - el asistente del área quirúrgica
    - el personal de servicio del área quirúrgica

    2. El grupo de profesionales dedicado a la anestesia está integrado por:

    - el jefe de anestesia
    - el médico anestesista
    - el técnico anestesista
    - el técnico de gasoterapia
    - el secretario de anestesia

    3. El grupo de profesionales dedicado a la instrumentación está integrado por :

    - el jefe de instrumentadores
    - los instrumentadoes quirúrgicos y circulantes

    4. La enfermera en Control de Infecciones dedicada a las tareas de vigilancia y de docencia incidental y programada permanente.

     

    Las competencias de cada uno de los grupos que integran este equipo de trabajo

    Los encargados de la planta quirúrgica deben ocuparse de:

    • planificar, ejecutar, supervisar y controlar la asistencia de los pacientes que necesiten procedimientos quirúrgicos dentro del régimen de rutina o en situaciones de emergencia

    • asegurar los recursos humanos y materiales para el desarrollo del programa quirúrgico

    • dispensar los cuidados post-anestésicos contando con los equipos apropiados para ello

    • establecer un sistema de registro y ordenamiento de las cirugías a realizar cada día

    • asegurar las condiciones ideales para el cumplimiento de las técnicas de asepsia

    En relación con las competencias del grupo de profesionales dedicados a la anestesia cabe señalar que deben ocuparse de:

    • hacer la visita pre-operatoria, recetar la medicación pre-anestésica y confirmar si la misma fue correctamente aplicada

    • establecer el riesgo anestésico de cada paciente según el score de ASA

    • cuidar el mantenimiento de las condiciones del paciente durante el período intra-operatorio y durante su permanencia en el área de recuperación post-anestésica

    • velar por el funcionamiento de los aparatos utilizados en la anestesia

    • completar correctamente la ficha de anestesia y del alta de recuperación post-anestésica

    • evitar accidentes para el paciente y para ellos mismos

    Las competencias del grupo de profesionales dedicado a la instrumentación se desarrollan en los distintos momentos del acto operatorio.

    En el pre-operatorio deben atender los siguientes aspectos:

    • contribuir a garantizar la seguridad y el bienestar del paciente

    • evaluar la correcta preparación y el estado pre-operatorio del paciente, corroborando el cumplimiento de las medidas indicadas por el cirujano actuante para el pre-operatorio. Algunas de ellas deben ser efectuadas en el área de internación del paciente

    • identificar adecuadamente provenientes de las distintas áreas con indicaciones de cirugías programadas o de emergencia

    • preparar el quirófano

    • controlar que los principios de asepsia sean respetados por todo el personal en todo momento.

    Durante el acto operatorio sus tareas específicas son:

    • controlar que los principios de asepsia sean respetados durante todo el acto operatorio

    • promover las conductas adecuadas en cada uno de los miembros de este Equipo de Salud con el fin de cumplir con las recomendaciones establecidas para hacer del quirófano un área de trabajo más segura

    • instrumentar durante el acto operatorio y circular alternativamente

    En el post-operatorio son las responsables de:

    • asegurar el envío del material quirúrgico a los distintos laboratorios

    • decontaminar el material quirúrgico y desechar adecuadamente el material que no se vuelve a utilizar

    • preparar el material que será enviado a esterilización

    • reacondicionar el quirófano para la próxima cirugía

    • asegurar la adecuada confección del parte quirúgico, del parte anestésico y el de recuperación así como la de los protocolos y otros registros pertinentes

     

    Lineamientos a seguir para planificar el aprendizaje:

    Siguiendo la premisa que el aprendizaje en la edad adulta debe estar impulsado por motivaciones muy claras y ser autodirigido es necesario reforzar, al momento de planificar las metodologías que pueden seguirse, los siguientes conceptos:

  • los objetivos planteados deben estar bien definidos

  • los contenidos que se busque transmitir deben ser concretos

  • los procesos del aprendizaje deben ser cuidadosamente evaluados

  • la tendencia a seguir debe promover cambios actitudinales

  •  

    Programa para la formación de recursos humanos:

    Para la realización de un Programa para la Formación de Recursos Humanos, en este caso en el área quirúrgica en particular se debe tener en cuenta:

    • los niveles de aprendizaje que se requieren para cada uno de los miembros de este Equipo de Salud

    • la definición clara de los objetivos del aprendizaje

    • el desarrollo de un plan para el aprendizaje en el que es necesario contemplar:

    - la organización de los contenidos
    - la formulación de los objetivos
    - el material didáctico a utilizar
    - la preparación de las evaluaciones
    - la implementación de las evaluaciones
    - la revisión periódica del programa.

    Una serie de premisas importantes se deben recordar en el momento de desarrollar estos programas:

  • los adultos, en general, participan voluntariamente de estos programas de formación y suelen responder mal a las consignas coersitivas

  • el aprendizaje resulta más efectivo si se basa en el respeto entre los educadores y los educandos

  • la propensión a la colaboración y no hacia la competencia favorece el aprendizaje

  • la participación activa de los educandos y las tareas de reflexión sobre lo aprendido resultan indispensables

  • el aprendizaje de los adultos es más efectivo cuando es auto-dirigido

  • la devolución del resultado de las evaluaciones y el análisis del resultado de los mismos mejoran el aprendizaje.

  • Otro hecho importante a considerar es la necesidad de establecer los distintos niveles de evaluación de estos programas. Es decir que resulta útil definir al momento de evaluar:

    a) quién va a ser evaluado (el alumno, el instructor, el programa)
    b) cuándo se va a realizar la evaluación (en que momento del desarrollo del programa)
    c) qué aspectos del programa van a ser evaluados (el material didáctico, las técnicas de enseñanza, los niveles de aprovechamiento) .

     

    El desarrollo de un Programa de Formación de Recursos Humanos para el Area Quirúrgica:

    Un Programa para la Formación de Recursos Humanos para el Area Quirúrgica debe desarrollar, en lo referido a los aspectos relacionados con el control de infecciones, los siguientes aspectos puntuales:

    • Lavado de manos

    • Conceptos de desinfectantes y antisépticos

    • Conceptos de desinfección y esterilización

    • Conceptos de circulación en áreas restringidas como es la planta quirúrgica

    • Concepto de infecciones transmisibles por sangre y secreciones

    • Concepto de precauciones con sangre y secreciones

    • Concepto de definición de los distintos tipos de cirugías (limpia, limpia-contaminada y contaminada)

    • Concepto de situaciones de alteración de la salud del personal que inhabilita el trabajo en áreas quirúrgicas

    • Concepto de brote de infección hospitalaria y las medidas de control del mismo en lo referente a la práctica quirúrgica

    • Concepto de la conducta recomendada frente a la inoculación accidental

    • Concepto de las modalidades operativas durante la realización de los distintos tipos de cirugías a realizar.

     

    Evaluación del Programa de Formación de Recursos Humanos para las áreas quirúrgicas:

    La evaluación de estos programas debe ser:

  • de tipo formativo: es aquella evaluación realizada durante el desarrollo del programa para identificar las dificultades existentes y modificarlas durante la prosecución del mismo.

  • de tipo sumativo: es aquella evaluación realizada una vez finalizado el programa con el fin de determinar si debe ser continuado, modificado o interrumpido

  •  

     

    PROPUESTAS EFECTUADAS POR ESTA MESA DE DISCUSION PARA MEJORAR LA FORMACION DE RECURSOS HUMANOS EN EL AREA QUIRURGICA:

     

    Propuestas para mejorar la formación de recursos humanos a nivel de pregrado :

    • Procurar que la Instrumentación sea una carrera paramédica de tres años de duración, según la currícula propuesta por AADI a desarrollarse en la Facultad de Ciencias Médicas.

    • Procurar el desarrollo de otras carreras de corta duración que pueden significar un adelanto en la formación de recursos para el área quirúrgica y una interesante salida laboral como Técnico en Anestesia y Técnico en Gasoterapia.

    • Mejorar en el pregrado de la carrera de Medicina el aprendizaje de: normas de asepsia, conceptos de control de infecciones, técnicas de esterilización y control de calidad, en las materias de Microbiología, Infectología y Cirugía .

    Propuestas para mejorar la formación de recursos humanos a nivel de postgrado:

    • Las Instrumentadoras deben mantener el desarrollo de programas de educación continua actualmente desarrollados en la AADI reconocidos por la Facultad de Ciencias Médicas y necesarios para la certificación y recertificación profesional.

    • Los Médicos Cirujanos y Anestesiólogos deben mejorar su formación a través del desarrollo de programas de calificación y categorización de las Residencias Médicas, de los Servicios y de las Instituciones Sanitarias, tarea que deberá ser desarrollada por las Sociedades Científicas correspondientes y por las Autoridades Sanitarias integralmente.

    • Las Enfermeras, que deben tener formación universitaria deberá desarrollar programas de postgrado que contemple la adquisición de competencias en las distintas áreas de la enfermería, en este caso en particular, en lo referente al Control de Infecciones.

    • Las Instituciones deberán contar, como requisito para su calificación, con Comités de Infectología integrado por las autoridades institucionales y por profesionales comprometidos en las tareas de control y administración hospitalaria como Infectólogos, Cirujanos, Farmacéuticos, Enfermera en Control de Infecciones, Epidemiólogo, etc. Estos Comités de Infectología tendrán como principal tarea procurar adaptar las normas de prevención y control de infecciones vigentes a cada institución, crear otras en los aspectos particulares de la institución en los que sea necesario hacerlo y auditar el cumplimiento de las mismas.

    • Las Sociedades y Asociaciones científicas desarrollarán sus pautas de certificación y recertificación para calificar a los profesionales de la salud, revisando periódicamente la vigencia de las mismas.

    Propuestas para mejorar la formación de recursos humanos inherentes a las Autoridades Sanitarias:

    • Las Autoridades Sanitarias deberán respaldar y difundir las actividades formativas de las Sociedades Científicas

    • Las Autoridades Sanitarias deberán asegurar que las acciones de los programas para la formación de recursos humanos desarrollados por las Sociedades Científicas tengan alcance a nivel nacional.

    -------------------------------------------------------------

    ESTERILIZACIÓN Y ANTISEPSIA

    Las técnicas de prevención de la transmisión de microorganismos patógenos han colaborado en este siglo al desarrollo de la Medicina, sobre todo en el terreno quirúrgico, en el manejo de los grandes quemados y en la lucha contra las infecciones, especialmente las nosocomiales. El conocimiento y la estandarización de las técnicas básicas de antisepsia y de esterilización, junto a la potente farmacoterapia actual, ha permitido avanzar en el tratamiento de pacientes críticos, aumentando su supervivencia y calidad de vida. A pesar de ello, las infecciones nosocomiales constituyen una de las complicaciones más frecuentes del manejo hospitalario, consumiendo una proporción importante del presupuesto sanitario de cualquier país de nuestro entorno. La prevención primaria de la transmisión de microorganismos patógenos debe ser conocida a nivel general, no sólo por el facultativo de los grandes centros sino por el médico de atención primaria.

    Se denomina desinfección a una técnica de saneamiento que tiene por objeto destruir los microorganismos patógenos, productores de enfermedades transmisibles, actuando sobre personas, animales, ambiente y superficies de locales, objetos y excretas que son portadores de aquéllos, evitando así su propagación; esta acción germicida puede ser bactericida, viricida, fungicida o esporicida. Se dice que un objeto es infectante cuando en su superficie o en su masa lleva gérmenes de alguna enfermedad transmisible; para que deje de serlo se emplea la desinfección o la esterilización, siendo la primera la técnica de saneamiento, que utiliza la medicina preventiva, para destruir los gérmenes patógenos, mientras que utiliza la esterilización cuando no solamente se destruyen los gérmenes patógenos, sino cualquier forma elemental de vida patógeno o saprofita e incluso las formas de resistencia. Un objeto puede estar desinfectado, pero no esterilizado, mientras que todo objeto estéril está desinfectado. Si se actúa con material que no posee germen vivo alguno, ni siquiera en sus formas de resistencia, se dice que dicho material es aséptico y que se trabaja con asepsia. Si se actúa en personas, heridas infectadas, mediante productos bacteriostáticos o germicidas (antisépticos), se realiza antisepsia.

    La desinfección y esterilización, que con la aparición de antibióticos y quimioterápicos parecían haber perdido importancia, tienen un interés actual extraordinario por los siguientes hechos: aparición en forma epidémica en establecimientos sanitarios (hospitales, maternidades, centros de prematuros, quemados) de procesos debidos a numerosos gérmenes (estafilococos, estreptococos, Proteus, Pseudomonas, Klebsiella, Serratia, etc.) que, en general, son cepas resistentes a los antibióticos por mutaciones, plásmidos o exaltación de la virulencia en pacientes de bajas defensas biológicas (debidas a grandes traumatismos, tratamientos con citostáticos, enfermos inmunocomprometidos, etc.) creando serios problemas de infecciones hospitalarias o nosocomiales, que exigen tomar rigurosas medidas de asepsia y antisepsia en personas, locales, material, ambiente, etc., y que han llevado a la búsqueda de desinfectantes polivalentes (viricidas, bactericidas, fungicidas, esporocidas), que rápidamente supongan una protección real, eficaz y definitiva, y técnicas aplicables a material que por su composición no puede someterse a la desinfección o esterilización por el calor.

    ESTERILIZACIÓN

    La esterilización es una técnica de saneamiento preventivo para conseguir la asepsia, o sea, la destrucción de todos los microorganismos y sus formas de resistencia que puedan existir en la superficie o en el espesor de un objeto cualquiera. Obtiene como resultado la ausencia de todo germen vivo consiguiendo material estéril. Se debe considerar como inadecuados los siguientes términos por ser falsos: esterilización por ebullición (sólo se trata de desinfección); esterilización por antisépticos (en la piel y mucosas no se puede conseguir esterilización por ellos y en cuanto a los procedimientos de inmersión en desinfectantes son muy escasos y requieren tiempo y pH adecuados), y esterilización del intestino (sólo podemos ejercer con antibióticos y quimioterápicos un efecto bacteriostático o bactericida de algunos de los gérmenes en él contenidos, pero no de toda su flora bacteriana). La esterilización se puede conseguir por procedimientos físicos y químicos, siendo más usados los primeros, aunque en los últimos años se están desarrollando los químicos.

    Prion diseases: an evidence-based protocol for infection control.
    Steelman VM
    AORN J 1999 May;69(5):946-54, 956-67 passim; quiz 968-76

    Las enfermedades causadas por priones suelen ser letales, produciendo trastornos neurovegetativos de manejo incierto. La epidemiología de estos procesos está en fase de investigación y su prevención es fundamental, sobre todo en el área quirúrgica. El agente causante de la enfermedad es altamente resistente a los procedimientos tradicionales de desinfección y esterilización, describiéndose casos de transmisión en ambientes protegidos. Los autores del artículo han pretendido estudiar los procedimientos necesarios para minimizar el riesgo de infección, estableciendo un protocolo para identificar a los pacientes de alto riesgo, acentuando las medidas de prevención preoperatorias, descontaminando el área quirúrgica y protegiendo al personal sanitario. Este protocolo pretende establecer un equipo multidisciplinario que sea capaz de llevar a cabo los protocolos para la prevención de estas enfermedades letales.

    Procedimientos físicos para esterilización

    1. Flameado, durante unos minutos o mediante el rojo vivo de la llama de un mechero tipo. No se debe utilizar el flameado de tijeras, bisturíes o pinzas que se destemplarían y perderían su filo.

    2. Incineración. Se consigue mediante hornos incineradores.

    3. Hornos Pasteur o Poupinel. Procedimiento más empleado que los anteriores, se utiliza con frecuencia en hospitales, clínicas y laboratorios. Se ha de mantener el material cierto tiempo y sin restos de materia orgánica que protegen al virus de la hepatitis. El Poupinel esteriliza principalmente el material de vidrio y porcelana. Siempre se tendrá en cuenta que cuanto más volumen tengan los esterilizadores por aire caliente, más desigual es la repartición de la temperatura en su interior, y para evitar este inconveniente, en los grandes hospitales se instalan estufas especiales en que los objetos para esterilizar pasan sobre una cinta transportadora a través de una zona de aire de 180-190 ºC o debajo de radiadores de infrarrojos, que a gran vacío alcanzan temperaturas máximas de 280 ºC, útiles en clínicas de estomatología. También para esterilizar jeringas se ha ideado el sistema de tubos de aluminio calentable con perforaciones de diferentes diámetros, que se introducen en el Poupinel.

    4. Autoclave o estufa de vapor. Procedimiento universalmente utilizado, empleando el vapor de agua saturado calentado en recipiente cerrado para producir una elevación en la temperatura y en la presión con la siguiente correspondencia y tiempo preciso para conseguir la esterilización en cada caso. Los autoclaves modernos de acero inoxidable están totalmente automatizados, realizando la aspiración del aire por vacío, y programados electrónicamente, de forma que cada fase de la operación queda bloqueada mientras no estén cumplidos los requisitos correspondientes de presión, tiempo y temperatura. Con el calor húmedo pueden esterilizarse - siempre que no sea termosensible - material textil (gasas, vendas, etc.), materiales duros (instrumental, palanganas, jeringas y agujas, vidrio, etc.) y líquidos hidrosolubles. Se emplean también los autoclaves en los servicios generales de los hospitales para ropas de enfermos infectados o con supuraciones muy peligrosas de manejar; por ejemplo, de heridas carbuncosas, tetanígenas o de gangrenas gaseosas (para gérmenes patógenos no esporulados bastan las lavadoras que utilizan agua caliente a 65-70 ºC suficientes para destruirlos), o bien para esterilizar animales muertos inoculados o medios de cultivo con gérmenes microbianos diversos.

    La tindalización es el empleo de la autoclave cuya llave de purga no se cierra, es decir, el material no pasa de los 100 ºC durante una media hora, pero la operación se repite 3 días sucesivos, empleándose para esterilizar medios de cultivo o material que no puede sufrir más de aquella temperatura.

    El material debe ser tratado previamente a la esterilización. Se deben cepillar y limpiar con una solución jabonosa fría o detergente, los enjuaga con agua tibia y los pone a hervir en el hervidor.

    5. Radiaciones ionizantes. Otro procedimiento físico de esterilización muy empleado en la actualidad es el que utiliza las radiaciones gamma, con las cuales se logra la denominada esterilización en frío o radioesterilización. Tiene su indicación cuando se trata de material que puede estropearse por el calor, siendo el prototipo las jeringas de uso único, de plástico o de caucho desechables, o los catéteres para uso intravenoso, cada vez más utilizado por su bajo precio, por la comodidad de su uso, ya que las agujas que portan no sufren daño alguno a su filo y bisel (siendo prácticamente indoloras) y porque evitan toda posibilidad de infección hospitalaria y de hepatitis infecciosa. Se trata de instalaciones de gran rendimiento, a base de cobalto 60. Por su poder penetrante esterilizan todo el material envuelto en envases de plástico e introducido en cajones de cartón o madera

    Risk analysis of the thermal sterilization process. Analysis of factors affecting the thermal resistance of microorganisms.
    Akterian SG, Fernandez PS, Hendrickx ME, Tobback PP, Periago PM, Martinez A
    Int J Food Microbiol 1999 Mar 1;47(1-2):51-7

    Los autores del artículo han realizado un análisis de riesgo de los datos de resistencia de calor experimentales de ciertos microorganismos. Este análisis es un acercamiento a la variabilidad de los datos termobiológicos experimentales, incidiendo el estudio en la variabilidad de los valores D y z de los microorganismos diana que dependen del rango de desviaciones de los factores medioambientales, determinando los factores críticos y especificando su tolerancia crítica. Este análisis se basa en la variabilidad de datos experimentales relacionado con la termorresistencia de los esporogenes del Clostridium y las esporas del Bacillus stearothermophilus. Se analizaron los efectos de los factores siguientes: el tipo de microorganismo designado; la naturaleza del substrato calorífico; el pH, temperatura; el tipo de ácido empleado y la concentración de NaCl. El tipo de microorganismo designado para ser inactivado, la naturaleza del substrato y la temperatura calorífica se identificaron como factores críticos y determinaron, aproximadamente, el 90% de la alteración del riesgo microbiológico. Puede asumirse que el efecto del tipo de ácido usado para la acidificación de productos y la concentración de NaCl son factores despreciables. La no uniformidad crítica en la temperatura durante los estudios termobacteriológicos era de 0.5 por ciento y las tolerancias críticas del valor del pH y la concentración de NaCl eran del 5 por ciento. Estos resultados se relacionan con un estudio específico, por esa razón su generalización no es correcta.

    Procedimientos químicos para esterilización

    Los más empleados actualmente son:

    1) Oxido de etileno en forma de gas, mezclado con freón o CO2. Tiene un tiempo de actuación de 3-8 horas y una presión de 1-2 atm. Mata los gérmenes por alquilación, o sea, sustituyendo un átomo de Hidrógeno por un radical hidroxil. La cámara es de acero inoxidable; la marcha de la esterilización es automática y posee dispositivos de seguridad que no permiten abrir las puertas, mientras haya presión en el interior de la cámara. Las estufas, cámaras o autoclaves que emplean el óxido de etileno se usan cada vez más, por su utilidad específica de actuar a bajas temperaturas, lo que permite tener material estéril que puede quedar estropeado por temperaturas altas, con ciclos de esterilización relativamente cortos, permitiendo unas tres cargas al día. Las máscaras de anestesia, tubos de intubación endotraqueales, guantes, catéretes de goma o plástico, equipos de perfusión y transfusión, sondas uretrales, catéteres y goteros diversos, jeringas de plástico con sus agujas, etc. pueden ser esterilizados muy eficazmente en estas cámaras. Como el material ha de conservarse estéril, debe estar incluido en una bolsa de material plástico, de polietileno o polipropileno, que se cierra por un procedimiento termoeléctrico, permitiendo así su manejo y traslado hasta tanto que no se abra: es necesario que el material que se lleva a esterilizar esté totalmente limpio y seco, así como su aireación posterior antes de su empleo, pues su contacto con la piel, mucosas o heridas puede resultar irritante, por conservar restos de glicoles.

    2. Glutaraldehído activado, generalmente potenciado con una sal de estaño y medio alcalino, para inmersión en él del instrumental y objetos que se desee. Es un procedimiento químico que puede destruir tanto las esporas del C. tetani, C. welchi, etc., como los virus de poliomielitis, hepatitis, Coxsackie, etc., y por tanto conseguir una esterilización. Este desinfectante es bactericida y viricida es efectivo sobre los virus HIV, hepatitis B, polio I, influenza A, y herpes simple I y II y entre las bacterias, sobre el bacilo de Koch, neumococos, estafilococos, etc.

    3. Formol. La solución de formaldehído en alcohol de 70º es también esterilizante de formas vegetativas aunque no es utilizada en la práctica.

    Nitrous acid pretreatment of tendon xenografts cross-linked with glutaraldehyde and sterilized with gamma irradiation.
    Johnson KA, Rogers GJ, Roe SC, Howlett CR, Clayton MK, Milthorpe BK, Schindhelm K
    Biomaterials 1999 Jun;20(11):1003-15

    Los xenotrasplantes de colágeno del tendón de la cola de canguro pretratado con glutaraldehido tiene una aplicación potencial en la reconstrucción de las pérdidas masivas de los tendones digitales. Sin embargo, una limitación al uso clínico de estos xenotrasplantes ha sido la optimización del tratamiento con colágeno pretratado, y la bioincorporación subsecuente, con retención del implante de propiedades mecánicas. El propósito de este estudio era evaluar el efecto del ácido nitroso en la modulación de las propiedades biológicas y mecánicas de los xenotrasplantes del tendón pretratado con glutaraldehido. Los xenotrasplantes de tendón eran pretratados con solución ácida nitrosa 0.1 a 0.01M, previo al tratamiento con un glutaraldehido (2 por ciento) y la esterilización a través de irradiación gamma. Se implantaron los xenotrasplantes de forma intramuscular en conejos para examinar su biocompatibilidad, y también se examinaron en ovejas con déficit de tendones extensores digitales para evaluar la incorporación funcional. Histológicamente, los implantes intramusculares pretratados con ácido nitroso en conejos tenían un grado mayor de infiltración celular difusa intersticial en el injerto que los controles después de 12 semanas. Los xenotrasplantes implantados en ovejas con déficit de tendones extensores digitales se evaluaron después de 26 a 52 semanas. La proporción de fracaso de las tenorrafias en el tendón del huésped en los xenotrasplantes era significativamente mayor (P<0.05) que para el autotrasplante (1/21), sugiriendo una mayor fortaleza de las suturas en el autotrasplante. Los xenotrasplantes pretratados con ácido nitroso soportaban tensiones similares en el momento del implante que los controles. A las 52 semanas, los autotrasplantes tratados con ácido nitroso soportaban un mayor estrés en las tensiones que los controles (47.4+3.1 MPa frente a 63.7+5.4 MPa, P<0.05) tendiendo a tener unas secciones más gruesas (7.6+0.5 contra 5.7+0.6 mm2, respectivamente). Histológicamente, los autotrasplantes mantuvieron su arquitectura tisular normal, evocando una respuesta celular más limitada en los tejidos circundantes que el xenotrasplante (P<0.05). Ambos tipos de xenotrasplantes fueron rodeados por una densa capa de células. Sin embargo, los xenotrasplante pretratados con ácido nitroso tenían grandes haces de colágeno, e infiltración celular y vascular intersticial más acusada que los controles y estas alteraciones estaban contribuyendo a los mejores resultados de estos xenotrasplantes. Se necesitan estudios extensos para elucidar el mecanismo de estos efectos, y para determinar si el protocolo para la preparación de xenotrasplante de tendón pudiera perfeccionarse.

    Controles de esterilización

    Los controles de esterilización pueden ser: físicos, químicos y biológicos.

    Controles físicos. Se trata de controlar el funcionamiento mecánico mediante termoelementos, manómetros, higrómetros, termómetros, de que están dotados la mayoría de los distintos sistemas de esterilización, así como las gráficas.

    Indicadores químicos. Llamados termocromos e indicadores colorimétricos, se trata de compuestos principalmente a base de sales de diferentes metales.

    Indicadores biológicos. Los controles microbiológicos confirman si el proceso es capaz de alcanzar la pequeñísima probabilidad de supervivencia microbiana (10-6), considerada en toda la legislación internacional como garantía de esterilidad. Existen muy diversos tipos de controles biológicos con esporas bacterianas, como: a) tiras de papel impregnadas de esporas en envases individuales: b) ampollas con tiras o discos de papel inoculados de esporas y provistas de un medio de cultivo incorporado; c) suspensiones de esporas dosificadas para inocular los productos a esterilizar, y d) suspensiones de esporas en el propio caldo de cultivo. Las esporas utilizadas provienen de Bacillus subtilis como control biológico de la esterilización por calor seco y óxido de etileno y de Bacillus stearothermophilus para la esterilización por vapor de agua.

    Prueba Bowie y Dick. No es una prueba de control de esterilidad, pero sí demuestra que ha habido una rápida y eficaz penetración del vapor de agua en el paquete de prueba. La frecuencia con que se debe realizar esta prueba en las autoclaves de vapor se recomienda que sea diaria y los organismos internacionales recomiendan y exigen dicha frecuencia.

    Para los rayos gamma, el control físico se hace en cada operación de esterilización por dosimetría; el control químico se realiza cada día mediante tinturas radiosensibles, y el control bacteriológico debe llevarse a cabo todos los meses mediante cepas de Streptococcus faecalis.

    Nurses and hospital infection control: knowledge, attitudes and behaviour of Italian operating theatre staff.
    Angelillo IF, Mazziotta A, Nicotera G
    J Hosp Infect 1999 Jun;42(2):105-12

    En este estudio se examinan las técnicas de esterilización y desinfección en un área quirúrgica de un gran hospital, evaluando los conocimientos, actitudes y conductas del personal de enfermería con respecto al control de las infecciones. Unas 216 enfermeras respondieron a los cuestionarios. Un diez por ciento opinaba que no era útil enjuagar el instrumental después del contacto con glutaraldehido y más de 25% opinaban que en 10 minutos se produce esterilización del material. Casi todas eran conscientes que las prácticas inadecuadas aumentaban el riesgo de infecciones nosocomiales en los pacientes. Las enfermeras de cirugía ortopédica tenían un nivel significativamente más bajo de conocimientos del control de las infecciones comparado con las enfermeras de otros servicios. La gran mayoría de enfermeras estaba de acuerdo que deben de mantenerse pautas para la desinfección y la esterilización y que deben aplicarse. Con respecto al uso de instrumentos quirúrgicos, la mayoría utilizó vapor o los esterilizadores de calor secos con la temperatura y el tiempo apropiados. El glutaraldehido se utilizaba en el 95% de las esterilizaciones de los endoscopios, pero con temperaturas y tiempos distintos. Se utilizaron procedimientos similares para los laringocopios, aunque un porcentaje más alto usó esterilización con calor. Sólo en el 38% se usaron todas las técnicas de barrera rutinariamente (guantes, máscaras, y protección ocular). Los autores del artículo recomiendan cursos de aprendizaje y reciclaje del personal de enfermería en las técnicas adecuadas de esterilización y de desinfección.

    ANTISEPSIA

    Es una técnica de prevención que intenta evitar la transmisión de microorganismos actuando sobre personas o heridas infectadas mediante productos bacteriostáticos o germicidas (antisépticos). Estos productos forman parte de la técnicas de desinfección, que pueden ser métodos mecánicos, físicos y químicos. Los métodos químicos son los antisépticos habituales, los cuales revisaremos brevemente.

    Los métodos químicos se utilizan ampliamente a base de los productos denominados desinfectantes, que son aquellas sustancias capaces de producir la muerte de microorganismos patógenos sobre superficies inanimadas o vivas (antisépticos), por lo que se denominan «germicidas de superficie», debiendo reunir las condiciones siguientes: alto poder germicida, gran poder de penetración, facilidad de aplicación, escaso costo, estabilidad, solubilidad en el agua o alcohol, no ser tóxicos para el hombre y los animales domésticos, no tener propiedades organolépticos desagradables, no estropear muebles, objetos o suelos, no irritar o lesionar piel o mucosas, etc. Según la FDA, desinfectantes son «aquellas sustancias químicas capaces de destruir, en 10 a 15 minutos, los gérmenes depositados sobre un material inerte o vivo, alterando lo menos posible el sustrato donde residen y abarcando, en aquella destrucción, todas las formas vegetativas de las bacterias, hongos y virus (excepto el de la hepatitis)». Quedan, pues, exentos: virus de la hepatitis, VIH, esporas bacterianas y esporas de hongos o levaduras.

    Con respecto a su mecanismo de acción los desinfectantes más utilizados son: a) coagulantes, por ejemplo, el ácido fénico, el alcohol y los fenoles sintéticos; b) oxidantes, caracterizándose por este modo de actuar los clorógenos; c) alquilantes, siendo ejemplo de ellos el óxido de etileno; d) agentes tensioactivos o de superficie activos, siendo ejemplo los detergentes, en general (y en especial los derivados del amonio cuaternario o los anfolitos, que son aminoácidos que actúan por sus cationes, aniones e iones hermafroditas cargados positiva y negativamente).

    Como no hay ninguno que sea el desinfectante o antiséptico ideal, una tendencia actual es la asociación de dos o más de ellos para obtener así productos que sumen ventajas sin por ello acumular inconvenientes. La tendencia actual es la asociación de los desinfectantes clásicos con agentes activos de superficie, que, por su acción limpiante y al disminuir la tensión superficial, favorecen la penetración de sus asociados a través de la membrana celular, o bien cabe la asociación intermolecular de diversos desinfectantes para obtener otros más enérgicos y rápidos de actuación. Otras asociaciones pueden realizarse con los clorobifenoles y el formol o bien con fenólicos asociados a la clorhexidina y hexilresorcinol. Las técnicas generales de utilización son inmersión, loción, pulverización, vaporización y fumigación, aerosoles, brumas o micronieblas, botellas autoeyectoras o autoproyectoras.

    Los desinfectantes químicos más empleados son los siguientes:

    1. El alcohol etílico de 70º, que se emplea para la desinfección de manos, instrumentos de filo y zonas de piel, requiriendo una actuación de unos 5 min; si se parte de alcohol de 90º, a éste se le añade agua destilada estéril o clorhexidina.

    2. Compuestos clorados o clorógenos muy utilizados en la desinfección de piscinas, en la industria de la leche, suelos, ropa blanca...

    3. El formol, que, además de la vaporización obtenida en formógenos, se emplea en inmersiones

    4. Unos compuestos muy extendidos actualmente son los detergentes catiónicos derivados del amonio cuaternario, solubles en el agua a la que le dan el aspecto y las cualidades de solución jabonosa, pues son emulsionantes, detersivos y espumantes, desengrasando y limpiando las superficies. Detergentes aniónicos son el jabón o el sintético laurilsulfato de sodio. Los detergentes catiónicos o agentes tensioactivos tienen ventajas como su poder de penetración. Estos detergentes pueden asociarse a clorógenos, a yodóforos, al aldehído glutárico o a la clorhexidina. Se emplean a concentraciones del 1 por ciento cuando se trata de una rigurosa desinfección de manos o instrumental quirúrgico y en otras concentraciones para inmersión de ropas, tubos de polímeros de etileno o de cloruro de vinilo, sondas, lavados de mucosas, etc. Cuando se trata de infecciones de origen hospitalario por gérmenes resistentes a los antibióticos, resultan de extrema utilidad asociándolos a la clorhexidina y a las medidas generales de asepsia e impregnando o sumergiendo en ellos los objetos y superficies que se trata de desinfectar. Son muy recomendables para la limpieza y desinfección en las mordeduras de animales.

    5. También son desinfectantes, pero más bien bacteriostáticos, los mercuriales orgánicos, que en disoluciones impiden la germinación de bacterias y esporas.

    6. El ácido fénico y sus derivados han sido y son de los compuestos orgánicos desinfectantes y antisépticos más útiles; basta recordar que las soluciones antes utilizadas al 5 % destruían rápidamente la mayor parte de las formas vegetativas bacterianas y que se tomó como tipo de comparación de los demás desinfectantes al establecer el «índice fenólico», o sea, cuantas veces el desinfectante en estudio era más activo que él. El cresol es un producto de destilación del fenol y con él se preparan jabones resinosos o creolinas y jabones comunes o saprocresoles.

    7. Clorofenoles. Han sido los difenoles los reconocidos como más útiles, por su alto valor bacteriostático, fungistático y escasa toxicidad. Los que tienen más predicamento actualmente son los clorados y entre ellos destaca el hexaclorofeno, que tiene la gran ventaja de conservar sus propiedades antibacterianas incorporándolo al jabón y ser soluble en disoluciones acuosas alcalinas y solventes orgánicos. Cuando nos lavamos con ellos las manos, continúa el poder antiséptico un cierto tiempo, por lo que se han llamado «guantes invisibles». Tiene acción desodorante, por impedir las putrefacciones y un gran poder tuberculicida; resulta de elección en la desinfección de mantas. Otro clorofenol muy utilizado en la actualidad es el gluconato de clorohexidina, aconsejándose su uso después del lavado de las manos en las salas de enfermos infecciosos o en servicios quirúrgicos. Inhibe el crecimiento del estafilococo. El lavado de manos con hexaclorofeno, seguido de la aplicación de la crema de clorohexidina, reduce la flora en 99 por ciento. Para las quemaduras y desinfección de las manos y fosas nasales, se recomiendan cremas y lociones con gluconato de clorhexidina y neomicina. Se emplea ampliamente para micronieblas, lavado de cavidades mucosas, limpieza de instrumental y lavado de manos en zonas críticas. La clorhexidina puede emplearse en solución acuosa o en solución alcohólica etílica de 70º, que es más activa, o asociada a un detergente aniónico o catiónico, que también puede diluirse en agua o alcohol.

    8. Yodóforos. Son nuevas formas de presentación del yodo en combinación con agentes activos de superficie, tales como detergentes no iónicos, amonio cuaternario y macromoléculas, que liberan lentamente el yodo y que son fácilmente arrastrados por el lavado con agua. Los yodóforos resultan de toxicidad baja y de alto poder germicida, dándole estabilidad al iodo y perdiendo su acción irritante, por lo que se les ha denominado "yodo domado". Unen a dichas ventajas: su acción germicida, más prolongada que la de las tinturas clásicas; su polivalencia de acción frente a bacterias, hongos (monilias), virus y protozoos (tricomonas); el que su mancha se quite fácilmente lavándola con agua, y el que mantienen, en parte, su acción antiséptico en presencia de sangre, suero, pus, secreciones diversas y, en general, albúminas. Se emplea la povidona yodada al 10 %, aplicándola directamente sobre la zona en la que ha de actuar, sea preoperatoria, traumatizada, antes de inyecciones, faringoamigdalitis, estomatitis, muguet, infecciones bacterianas y micóticas de la piel, etc.

    Effect of phenolic and chlorine disinfectants on hepatitis C virus binding and infectivity.
    Agolini G, Russo A, Clementi M
    Am J Infect Control 1999 Jun;27(3):236-9

    El propósito de este estudio era evaluar la actividad inhibitoria de dos desinfectantes polifenólicos y de un compuesto del cloro (NaDCC) contra el virus de la hepatitis C (VHC) observando como actuaban en su infectividad. Los autores del artículo utilizaron células de VERO (una línea de células derivadas de las células de riñón del cynomolgus) que son óptimas para analizar la replicación y la unión a las células del VHC, y la técnica de la transcripción inversa competitiva (cRT-PCR), técnica que sirve para la evaluación cuantitativa de las moléculas de RNA del VHC y que actúa como aproximación metodológica de la actividad antiviral. En sus diluciones del uso recomendadas, los desinfectantes polifenólicos inhibieron la unión celular y la replicación del VHC. El compuesto del cloro era ineficaz, probablemente como resultado de su concentración baja y su escasa actividad proteica dentro de los cultivos celulares VERO. Los autores concluyen afirmando que la inhibición de la replicación y de la unión celular el VHC de las células VERO por los compuestos polifenólicos confirma su valor clínico como desinfectante del instrumental clínico y la desinfección medioambiental contra este importante virus lipídico.

    Sterilization of contaminated bone-tendon autografts using 10% povidone-iodine solution.
    Stanford R, Solomon M, Levick M, Kohan L, Bell S
    Orthopedics 1999 Jun;22(6):601-4

    Los autoinjertos de hueso y tendón que se contaminan tiene una esterilización complicada. Los autores del artículo han pretendido evaluar la eficacia que la solución al 10 por ciento de povidona iodada tiene en la esterilización de los autoinjertos de hueso y tendón que se contaminan. Para ello, utilizaron injertos estériles de cadáveres humanos, sumergiéndolos posteriormente en una suspensión de Staphylococcus aureus o Pseudomona aeruginosa. Se establecieron tres tipos de suspensión con povidona iodada al 10 por ciento durante treinta minutos: uno con cada microorganismo y un tercero con Staphylococcus aureus, lavando el injerto en serie y agitándolo. En todos los injertos inoculados con Staphylococcus aureus creció el organismo de la prueba a temperatura ambiente (en cinco de seis, después de empaparlos a 36ºC y, también, en ocho de nueve, después de lavarlos con agitación). De los injertos inoculados con Pseudomona aeruginosa, en cinco de seis crecieron a temperatura ambiente y en seis de seis después de empaparlos a 36ºC. Treinta minutos de exposición a una solución del 10 por ciento de povidona-iodada no esteriliza un injerto inoculado, según los autores.

    Endoscopic disinfection: a worldwide problem.
    Rey JF
    J Clin Gastroenterol 1999 Jun;28(4):291-7

    La seguridad de los procedimientos endoscópicos ha aumentado en los últimos diez años. La aparición de nuevas patologías infecciosas como la hepatitis C, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, hace necesario un cambio en los protocolos de desinfección de ciertas técnicas invasivas, como las endoscópicas. Los pacientes que son sometidos a estas pruebas deben conocer que los aparatos que van a ser utilizados tienen unos altos niveles de desinfección, pasando unos controles estrictos, siendo los accesorios estériles y de un único uso. Las mejorías en los materiales de construcción de los endoscopios y la aparición de nuevos materiales de desinfección acuosos son grandes pasos en la consecución de la desinfección total. El personal que maneja los endoscopios debe de estar convenientemente familiarizado con todos los mecanismos y procesos de limpieza necesarios para conseguir los estándares más altos de calidad en las endoscopias digestivas.

    Clasificación de los germicidas. Descontaminación de interés actual. Normas actuales

    Los germicidas (desinfectantes y antisépticos) se pueden clasificar en tres niveles de actividad:

    Alto nivel. Los germicidas de alto nivel, activos frente a los microorganismos, son principalmente: el glutaraldehído al 20 por ciento y el formaldehído (formol al 8 por ciento en alcohol de 70º o en solución acuosa al 3-8 por ciento). El que más se utiliza es el primero.

    Nivel intermedio. Estos germicidas son activos frente a ciertos microorganismos estando representados por: alcohol yodado, alcoholes, compuestos clorados, compuestos fenólicos y yodóforos; algunos de estos germicidas pueden no ser activos frente a algunos virus.

    Bajo nivel. Los germicidas de bajo nivel están representados por compuestos de amonio cuaternario en solución acuosa, clorhexidina, hexaclorofeno y compuestos mercuriales.

    Existen, hoy en día, tres supuestos de actuación en clínica humana:

    1. Cuando se trata de actuar sobre gérmenes que se eliminan por excreciones intestinales o urinarias - como las disenterías, fiebre tifoidea, cólera, poliomielitis, diarreas por colibacilos, etc. - tanto las heces como las orinas deben recogerse en recipientes que contengan soluciones desinfectantes (pero sin olvidar que las ropas y manos están contaminadas y que las moscas, por ponerse en contacto con las defecciones o con las ropas, requieren desinsectación), como la lejía o fenólicos que son recomendables para recipientes e inmersiones, y para las manos se emplearán yodóforos con frecuencia.

    2. Si se trata de actuar sobre gérmenes que se eliminan por exudados rinofaringobronquiales, aparte la lucha contra los insectos, desinfección de manos y uso de máscara protectora, será necesario recoger y desinfectar esputos y exudados y desinfectar ropa de cama, pañuelos, etc

    3. En aquellas afecciones cuyos gérmenes se eliminan por la piel y mucosas o existen en pústulas, conjuntivitis, otitis, tiñas, etc., es recomendable la asociación de detergentes catiónicos, que humedezcan la piel y arrastren suciedad y microorganismos, con productos que eviten la desecación y dispersión de los exudados, seguida de los yodóforos, crema de clorohexidina y colirios con antibióticos y antisépticos; la desinfección de ropas es fundamental, por hervido, inmersión o autoclave.

    En el caso de la piel desnuda es recomendable el alcohol etílico de 70º, y si fueran las mucosas las que se deseen desinfectar, hay que emplear la povidona yodada

    Existen también en el comercio sanitario jabones líquidos, que pueden ser de utilidad para reducir la población bacteriana de la piel e inactivar virus, empleándolos tanto en estado puro como diluidos, bastando un contacto en el lavado de manos de 150 segundos para prevenir las infecciones en la población con riesgo.

    En el hospital, los desinfectantes como tales o como antisépticos deben estar normalizados y controlados. Periódicamente y, muy fundamentalmente, en casos de brotes de infecciones hospitalarias por bacterias clásicas u oportunistas (generalmente gram negativas), el laboratorio de epidemiología hospitalaria debe establecer mapas microbiológicos y epidemiológicos nosocomiales, basándose en la concentración mínima inhibitorio (CMI) y la concentración mínima bactericida (CMB), los métodos de dilución o de difusión que se emplearán y cuáles deben ser los desinfectantes y antisépticos utilizados con preferencia. El Comité de Infecciones, debe establecer una política y desinfectantes, procediendo en la lucha contra la infección hospitalaria, aspiración que debe ser inculcada a todos los departamentos y servicios, así como a todo el personal técnico, auxiliar sanitario y de asistencia, mediante charlas o conferencias de educación sanitaria.

    A method for assessment of standards of care of anesthesia services in departments with different levels of resources.
    Montasser AM
    J Clin Monit Comput 1998 Dec;14(7-8):465-70

    A pesar de las carencias en las técnicas de prevención, en los países desarrollados se suelen mantener una serie de estándares de calidad del manejo anestésico y de la antisepsia y desinfección. No debemos olvidarnos del largo camino que ha supuesto llegar a estos estándares. En los países en vías de desarrollo, los estándares del manejo anestésico varían sustancialmente entre los hospitales. Para identificar las necesidades de hospitales afectados, el autor del artículo comparó tres hospitales en el área de El Cairo, uno de los cuales tiene grandes recursos (categoría I), intermedios (categoría II) y uno con recursos restringidos (categoría III). Los estándares publicados por la Sociedad Americana de Anestesiólogos (ASA) fueron usados para desarrollar una hoja comparativa entre los diversos centros para la valoración del manejo anestésico preoperatorio, intraoperatorio y postoperatorio en pacientes tonsilectomizados, un procedimiento normalmente realizado en los niños de los tres hospitales. La hoja comparativa permitió a los autores documentar todo el equipo, suministros y personal comprometidos en la evaluación pre-anestésico. El análisis de los datos reveló que el servicio proporcionado por el hospital de categoría I se acercaba a las normas de ASA. El hospital de categoría II los pacientes no pasaron por una evaluación pre-anestésica; ellos fueron valorados por primera vez en la sala de operaciones. No se administró premedicación. Se establecieron accesos intravenosos con la ayuda de una aguja (en lugar de un catéter). La supervisión intraoperatoria consistió en la palpación digital del pulso intermitentemente. La esterilización se basaba en hervir los productos. El acondicionamiento del aire no estaba disponible. Ningún archivo fue guardado y ningún cuarto de reanimación postoperatoria estaba disponible. Las mismas deficiencias existieron en el hospital de categoría III, incluyendo deficiencias del acceso aéreo orofaríngeo, falta de antiarrítmicos o inotrópicos, ignorándose la esterilización. A pesar de estas diferencias severas en el cuidado, los pacientes o sus padres en los tres hospitales parecían satisfechos con el nivel de cuidado que recibieron. Hay que trabajar en la mejoría de las condiciones sanitarias en los países en vías de desarrollo. La ayuda no significa la necesidad de equipo sofisticado, sino el establecimiento de normas prácticas. Aplicando el principio de gestión moderna, es necesario evaluar la estructura, procesos y resultado de la práctica anestésica en países en vías de desarrollo.

    Semi-quantitative characterization of electroporation-assisted disinfection processes for inactivation of Giardia and Cryptosporidium.
    Haas CN, Aturaliye D J
    Appl Microbiol 1999 Jun;86(6):899-905

    Las aguas sin tratamiento óptimo pueden llevar microorganismos patógenos para el hombre. Incluso a pesar del tratamiento adecuado, existe la posibilidad, sobre todo en determinados países, de detectar microorganismos patógenos. El caso de las formas quísticas de la Giardia y de los ooquistes de Cryptosporidium son los ejemplos más frecuentes. La eliminación no siempre es sencilla y los métodos pueden llegar a ser costosos. Los autores del artículo han investigado varias técnicas para inactivar estos microorganismos. El efecto de la electroporacion (emisión de pulsos eléctricos de alto voltaje y de duración corta) en la viabilidad de quistes de Giardia y ooquistes de Cryptosporidium, junto a la viabilidad de estos organismos en la presencia de cloro libre, cloro combinado, peróxido de hidrógeno y permanganato potásico, fue valorado por los autores del artículo. Mientras que la electroporacion tenía sólo un efecto menor en la supervivencia observada, la combinación del tratamiento eléctrico y químico produjo una inactivación superior, particularmente con la combinación con cloro, peróxido de hidrógeno y permanganato potásico. Este perfeccionamiento puede proporcionar una manera relativamente práctica de lograr la inactivacion reforzada de protozoos resistentes a los procesos de desinfección de agua. El estudio extenso de la cinética y las combinaciones del tratamiento óptimas es necesario.

    Aging of Cryptosporidium parvum oocysts in river water and their susceptibility to disinfection by chlorine and monochloramine.
    Chauret C, Nolan K, Chen P, Springthorpe S, Sattar S
    Can J Microbiol 1998 Dec;44(12):1154-60

    Los autores del artículo llevan a cabo un estudio de la edad de los ooquistes del Cryptosporidium en las aguas varios ríos y su susceptibilidad a la desinfección con cloro y monocloramina. Los experimentos de supervivencia de situ se llevaron a cabo incubando los ooquistes en cassettes de diálisis o en microtubos que flotaban en un tanque inundado. Una porción significativa de los ooquistes sobrevivió en las aguas de la prueba durante varias semanas. La supervivencia de los ooquistes era mejor en filtros de membrana (0.2 ðm de diámetro del poro) que en los tanques, sugiriendo que el antagonismo biológico puede jugar un papel en el destino medioambiental del parásito. Los ooquistes controles se guardaron en recipientes refrigerados con agua y CaCO3 (100 ppm) a un pH de 7.0, siguiendo el mismo protocolo de desinfección. Los ooquistes de mayor edad eran por lo menos tan resistentes, si no más, que los ooquistes controles a la desinfección. Esto indica que los ooquistes de mayor edad que sobreviven en el ambiente acuoso son difíciles de inactivar por desinfección. Por consiguiente, el tratamiento de desinfección del agua no debe basarse en la asunción de que los ooquistes medioambientales pueden ser más fácilmente inactivados que los ooquistes más frescos. Las cinética de mortalidad de los ooquistes variaba según los ríos y de un experimento a otro con agua del mismo río tomada en diferentes momentos. Los autores recomiendan que, para que las aguas potables estén erradicadas totalmente de ooquistes de estos microorganismos, se debe llevar un seguimiento y un tratamiento de inactivacion a largo plazo.

    La infección en cirugía

    Generalidades

    La infección resulta del desarrollo y actividad metabólica de los gérmenes patógenos introducidos en los tejidos.

    La infección quirúrgica, a menudo polimicrobiana, se distingue de ordinario porque el foco infectivo no cura de modo espontáneo, ya que puede complicarse con supuración, necrosis o gangrena. La incisión, con o sin drenaje, constituye la base del tratamiento. La infección médica, en cambio, se acompaña de fenómenos generales y sistémicos acentuados que, por lo demás, se encuentran a veces en las infecciones quirúrgicas.

    Los progresos de la bacteriología han puesto en manos de los cirujanos métodos de diagnóstico más precisos y medios eficaces para prevenir y tratar numerosas infecciones. De hecho, el desarrollo de la cirugía moderna se ha fundamentado, en gran parte, en la aplicación en clínica de métodos especiales para yugular las infecciones peroperatorias y postoperatorias.

    Antes de la adopción de las aportaciones recientes de la bacteriología, la mayor parte de las heridas se complicaban con infección. Estas infecciones se clasificaban en "benignas", acompañadas de pus loable, y en "graves", acompañadas de gangrena y una tasa elevada de mortalidad. En los últimos años se tenía la esperanza, por desgracia no confirmada, que la proliferación incesante de nuevos antibióticos, podría vencer los problemas de la prevención y supresión de las infecciones quirúrgicas.

    Clasificación de los microorganismos más importantes de las infecciones quirúrgicas

    Las heridas pueden ser contaminadas por multitud de gérmenes patógenos. Por suerte, los responsables de las infecciones quirúrgicas son menos numerosos. Los agentes contaminantes no siempre son bacterianos; así, pueden tratarse de espiroquetas, hongos, parásitos y virus. La Tabla 1 representa una clasificación de los agentes más importantes encontrados en cirugía. No entra en este capitulo exponer una por una las infecciones producidas por cada germen en particular. No obstante, cabe reconocer que ciertos microorganismos determinan lesiones locales típicas, microscópicas o histológicas, mientras que otros provocan lesiones muy parecidas entre sí, es decir inespecíficas. Esta reacción local se denomina inflamación. Por otra parte, la infección de un territorio cualquiera del organismo induce una reacción general cuya intensidad varía de acuerdo con la virulencia intrínseca del agente, al número de gérmenes invasores y la resistencia natural o adquirida del organismo. Los signos clásicos de la inflamación descritos por Celso son bien conocidos de todos: calor, rubor, dolor y tumor. Más tarde, Hunter añadió la impotencia funcional. El resultado de la lucha entre huésped y parásito determina la evolución clínica de una infección, así como la anatomía patológica de las lesiones.

    1. BACTERIAS AEROBIAS
       A. Cocos grampositivos
          1. Estafilococo
             - dorado
             - blanco
          2. Estreptococo
             - hemolítico
             - no hemolítico
             - viridans
          3. Neumococo
       B. Cocos gramnegativos: gonococo
       C. Bacilos grampositivos
          1. Bacilo del carbunco (Bacterium anthracis)
          2. Bacilo diftérico
          3. Bacilos difteroides
          4. Bacilo de Koch
       D. Bacilos gramnegativos
          1. Colibacilo
          2. Aerobacter aerogenes
          3. Proteus
          4. Piociánico
          5. Alcaligenes foecalis
          6. Neumobacilo de Friedländer
          7. Bacilo tifódico
          8. Bacilo de Pfeiffer
    2. BACTERIAS ANAEROBIAS
       A. Cocos grampositivos: estreptococos
       B. Bacilos grampositivos
          1. Bacilo tetánico
          2. Bacilos de la gangrena gaseosa (Perfringens)
          3. Clostridios: vibrión séptico, aedematiens, histolyticum, sordelia, sporogenes
       C. Bacilos gramnegativos
          1. Bacilos fusiformes
          2. Bacilos spherophorus
    3. ESPIROQUETAS
    4. HONGOS
       1. Actinomicetos
       2. Blastomicetos
       3. Coccidios
       4. Esporotrico
       5. Candida albicans
       6. Aspergillus niger
    5. PARÁSITOS
       1. Amebas: Entamoeba histolytica
       2. Ascárides: Ascaris lumbricoides
       3. Oxiuros: Oxyurus vermicularis

    Tabla 1: Clasificación de los microorganismos de mayor importancia quirúrgica

    Resulta indispensable definir en primer lugar los términos habitualmente utilizados con referencia a las infecciones quirúrgicas:

    • absceso: necrosis localizada acompañada de colección de pus, limitada por tejido de granulación.

    • celulitis: inflamación difusa del tejido celular subcutáneo sin limitación precisa ni formación de pus.

    • bacteriemia: se trata de la presencia transitoria de bacterias en el torrente sanguíneo.

    • séptico-pionemia: indica septicemia con formación de abscesos a distancia por émbolos infectados.

    • toxemia: significa que signos y síntomas son debidos a toxinas secretadas por las bacterias, Más que a las propias bacterias.

    Como puede pensarse, la naturaleza, extensión y duración de la infección y la resistencia local, vinculada a la capacidad de resistencia de todo el organismo, influencian la respuesta general a la noxa infectiva. Así, un absceso madurado, con todas las características enunciadas, en unos casos no comporta manifestaciones generales; en cambio, a otros sujetos les produce temperatura elevada, malestar general, inapetencia, escalofríos y astenia, es decir, un síndrome general concomitante con el local.

    Mecanismos de lucha contra los agentes patógenos

    Partiendo del conocimiento de las causas de la infección se ha logrado elaborar medios de lucha preventiva y activa contra los agentes infecciosos. De los trabajos de Lister y de Pasteur nacieron la antisepsia y la asepsia. La aplicación de alcohol o de cualquier otra sustancia mercurial antiséptica de las disponibles en el mercado, constituye una aplicación válida y habitual del concepto de antisepsia.

    La asepsia apunta a objetivos más ambiciosos. En lugar de luchar contra los gérmenes ya existentes en la herida, intenta destruirlos. Todo el material necesario para las intervenciones quirúrgicas debe ser esterilizado por diversos medios: ebullición simple, ebullición prolongada, calor seco o húmedo, bajo presión o esterilización por vapores o gases.

    Otros investigadores, como Roux, en 1.984, apuntando en otra dirección, estudiaron métodos de reforzar las resistencias orgánicas e incluso de hacer al organismo absolutamente refractario a la multiplicación de gérmenes introducidos en él. Nació así el gran capítulo de la inmunidad, con las antitoxinas, sueros y vacunas.

    Más tarde, los trabajos de Ehrlich (1904-1915) dieron origen a la quimioterapia, con el descubrimiento del compuesto "606", el Salvarsán, la mejor arma contra la sífilis. En el período entre las dos guerras mundiales se descubrieron las sulfamidas.

    El tercer período o era de la antibioterapia, comenzó con el descubrimiento de la penicilina por Fleming, en 1.929. La actual progresión geométrica de la investigación científica da lugar al aumento continuo de la lista de antibióticos. Sin embargo sería equivocado pensar que la lucha contra la infección ha sido ya ganada. En realidad, los agentes microbianos ofrecen una resistencia a veces sorprendente contra uno o varios antibióticos que, algún tiempo antes, habían demostrado plena eficacia contra estos mismos gérmenes. Esto afirma el valor siempre actual de la aplicación rigurosa de los métodos antisépticos y asépticos en la lucha contra la infección.

    Una vez que el enfermo ha sido ya infectado, desde el principio o secundariamente, el primer acto médico debe consistir en la extracción de una muestra de pus a fin de identificar el germen, proceder a su cultivo y elegir, mediante el antibiograma, el antibiótico más idóneo para luchar eficazmente contra el agente microbiano casual.

    Es un hecho comprobado que, en ocasiones, la máxima eficacia in vitro se acompaña de absoluta ineficacia in vivo.

    La administración indiscriminada ante una infección desconocida, de uno o varios antibióticos, es un método reprobable, salvo en casos de extrema urgencia.

    Antibióticos en cirugía

    Elección de antibióticos

    1. La elección debe basarse esencialmente en la sensibilidad del germen a los antibióticos. Su demostración presupone el aislamiento del germen responsable, hecho que subraya la importancia de la toma repetida de muestras múltiples, en particular la práctica de hemocultivos, antes de emprender el tratamiento. Los antibióticos disponibles alcanzan un número elevado.

  • Además de buscar una acción bacteriostática debe intentarse sobre todo lograr un efecto bactericida.

  • La acción bacteriostática estriba en la inhibición del desarrollo microbiano mediante el bloqueo de diferentes factores de reproducción. A resultas de ello se produce un enlentecimiento de la multiplicación de los gérmenes patógenos, con lo que se tornan más vulnerables ante los procesos defensivos humorales y celulares del organismo. La actividad bacteriostática se explora mediante el método de difusión sobre gelosa (método de los discos).

    La acción bactericida es la propiedad que poseen los antibióticos de destruir las bacterias en mayor o menos proporción. De hecho constituye la cualidad que debe investigarse en primera instancia. Se explora mediante el recuento de los gérmenes supervivientes, después de su contacto con diluciones crecientes de antibióticos.

    Ningún antibiótico posee propiedades bacteriostáticas o bactericidas de modo exclusivo. De hecho, desarrollan simultáneamente ambas actividades, aunque en proporción diferente. En realidad, entre ellos sólo existen diferencias en la rapidez de la acción y en las dosis a las que se obtiene el efecto bactericida.

  • Los antibióticos de elección deben poseer acciones sinérgicas sobre el germen patógeno, y nunca han de ser antagonistas.

  • Se dice que hay antagonismo entre dos antibióticos utilizados al mismo tiempo cuando la actividad bactericida conjunta es inferior a la de cada uno de ellos empleados por separado. Al contrario, dos antibióticos son sinérgicos cuando su actividad bactericida combinada es muy superior a la que tendrían aisladamente.

     

    2. Estos principios teóricos elementales subrayan la importancia que reviste el aislamiento del germen y el estudio en el laboratorio de su sensibilidad a los diferentes antibióticos y a sus asociaciones.

    Sin embargo, en los casos graves a menudo es imprescindible iniciar la antibioterapia antes de obtener los resultados del laboratorio. En esta situación es aconsejable, por comodidad y seguridad, basarse en el esquema propuesto por Jawetz, que casi siempre permite evitar errores groseros (Tabla 2).

    Grupo I:
        Antibióticos habitualmente bactericidas a las dosis habituales:
            - Betalactaminas
            - Oligosacáridos
            - Polimixinas
    Grupo II:
        Antibióticos habitualmente bacteriostáticos a las dosis usuales:
            - Cloramfenicol
            - Tetraciclinas
            - Eritromicina
            - Oleoandomicina
            - Novobiocina

    Tabla 2: Acción bactericida o bacteriostática de los antibióticos (según Jawetz)

    Se distinguen dos grupos de antibióticos: los de acción bactericida a dosis corrientes (grupo I) y aquellos cuya actividad bactericida sólo se alcanza a dosis muy superiores a las ordinarias (grupo II). La experiencia de muestra que:

    • la asociación de dos antibióticos del grupo I a menudo desarrolla un efecto sinérgico, pero nunca antagonista;

    • la combinación de los antibióticos de los grupos I y II puede ser antagonista o sinérgica, en igual proporción de casos, y

    • que la asociación de dos antibióticos del grupo II suele ser indiferente.

    De ello se desprende el interés en utilizar desde el principio un sólo antibiótico del grupo I con amplio espectro de actividad (p. ej.: ampicilina, cefalosporina o gentamicina) o dos antibióticos del grupo I cuya asociación cubra un espectro de amplitud suficiente (p. ej.: una betalactamina combinada con un oligosacárido o con la colistina).

    3. Una vez indentificado el agente etiológico, puede modificarse el tratamiento antibiótico en función de los datos conocidos respecto a la sensibilidad actual de un germen determinado fente a los antibióticos disponibles. En este problema, un factor muy importante lo representa el origen de los gérmenes, es decir, si son hospitalarios o no, y la evolución de su comportamiento, toda vez que se vuelven resistentes con rapidez a los antibióticos con que se han enfrentado. Este concepto impone la no utilización preferencial de antibióticos recién descubiertos, sino reservar su empleo para las infecciones provocadas por microorganismos resistentes a los antibióticos de uso más antiguo.

    4. Cuando se dispone de informes bacteriológicos concernientes a la sensibilidad in vitro de los gérmenes se puede reajustar de modo definitivo la antibioterapia. Sin embargo, la primacía debe reservarse a la clínica. Si la apirexia se ha obtenido gracias a un tratamiento que, a juzgar por los datos de laboratorio, no parece el más apropiado, no hay motivo suficiente para modificar una terapéutica que ha mostrado su eficacia.

    Conducción de la antibioterapia

    Conviene evitar los cambios demasiado rápidos e inconsiderados de medicamentos, las dosis insuficientes y las administraciones excesivamente breves.

    En principio conviene adoptar estas reglas:

  • No deben utilizarse al mismo tiempo más de dos antibióticos. Incluso, cuando, bajo pretexto de ineficacia, se pretende añadir un tercero. Con ello se aumentan los riesgos de antagonismo.

  • A partir del momento en que se establece la indicación del tratamiento antibiótico, se emplear  a dosis elevadas. Esta conducta constituye el mejor modo de disminuir el número de cepas que escapan a la acción bactericidad de los antibióticos, en cuyo caso aquellas experimentan un incremento de resistencia, trasmisible por herencia.

  • El tratamiento deber  proseguir más allá de la apirexia franca.

  • Hay que evitar la disminución progresiva de las dosis. La conducta contraria es la recomendable, es decir, la interrupción brusca y simultánea de los antibióticos.

  • La persistencia o reaparición de la fiebre a pesar del tratamiento antibiótico bactericida y sinérgico plantea un problema difícil, ante el cual hay que sopesar varias posibilidades:

  • modificación de la sensibilidad del germen, por haber adquirido resistencia frente a los antibióticos empleados.

  • localización secundaria difícilmente accesible por el antibiótico, cuya inoperancia puede imponer su sustitución por el tratamiento quirúrgico.

  • sobreinfección por otro microorganismo, en particular una levadura.

  • alergia febril a los antibióticos. Procede, ante esta situación, interrumpir el tratamiento en curso y practicar nuevos exámenes bacteriológicos.

  • Inconvenientes de los antibióticos

    Selección de gérmenes

    Todo tratamiento antibiótico selecciona los gérmenes insensibles a su acción, proceso que crea un doble peligro, es decir, para el sujeto en cuyo organismo ocurre la selección y para los individuos a los cuales son transportados.

    Además, los antibióticos suscitan un desequilibrio en la flora saprófita del individuo tratado, o sea, en la pulmonar y digestiva, a favor de los gérmenes resistentes, los cuales proliferan y con el tiempo pueden transformarse en patógenos.

    Este hecho fundamental explica la nocividad de la antibioterapia preventiva, o de cobertura, cuya indicación nunca deber  ser sistemática, sino reservada a casos rigurosamente seleccionados.

    Toxicidad de los antibióticos

    Todos los antibióticos comportan cierta toxicidad. Esta varía según la dosis empleada, duración del tratamiento y estado funcional del riñón. De acuerdo con la naturaleza del antibiótico, puede producirse neurotoxicidad (penicilinas, oligosacáridos, colistina), mielotoxicidad (cloramfenicol) o nefrotoxicidad (kanamicina, colistina).

    La instilación en la serosa peritoneal o pleural de antibióticos del tipo de la neomicina, estreptomicina, bacitracina, colistina y polimixina B es susceptible de inducir accidentes miasteniformes, que pueden conducir a depresión respiratoria grave o apnea.

    Cuando existe insuficiencia renal hay que reducir la proporción del antibiótico que se elimina por vía urinaria, a fin de prevenir el riesgo de que su concentración plasmática alcance valores peligrosos. El riesgo alcanza su máxima expresión en los antibióticos nefrotóxicos (kanamicina, colistina), que tienden a aumentar las lesiones renales. Si su empleo se juzga indispensable, deben reducirse las dosis de modo drástico, aumentando el intervalo entre las inyecciones a dos o tres días.

    Asepsia quirúrgica y hospitalismo

    La historia de la Medicina nos permite comprobar dos hechos. Por una parte despliega ante nuestros ojos la serie de maravillosos descubrimientos que han hecho la vida más llevadera a la humanidad doliente, y, por otra parte, nos deja sorprendidos cuando nos enseña que la asepsia no fue descubierta hasta al final del siglo XIX. Pasteur hubo de luchar con denuedo para imponer sus criterios, pues sólo hasta 1.874, once años después de sus primeras publicaciones sobre la fermentación, pudo aportar la primera definición de la asepsia al afirmar "la necesidad absoluta para la cirugía de lograr la limpieza microbiana más completa, mediante la esterilización de los instrumentos y material de cura para destruir los gérmenes microbianos". De un solo golpe había nacido una ciencia nueva, la bacteriología, y un número cada vez mayor de investigadores descubrió en algunos años los gérmenes de las enfermedades infecciosas, y el modo de combatirlos. De este modo, en el plazo de 75 años asistimos a la desaparición de la podredumbre de hospital, a la disminución de las infecciones, a la posibilidad de realizar operaciones antes consideradas impracticables, y todo ello gracias a la protección conferida por medicamentos milagrosos: las sulfamidas y los antibióticos.

    El mundo médico y quirúrgico, vivió, ciertamente, un período histórico excepcional, y la euforia reinó por todo lo alto entre 1.940 y 1.950. Llegó un día, sin embargo, en que fue necesario despertar a la realidad, al comprobarse con estupefacción que aún existía la infección en medio hospitalario y que, a mayor abundamiento, una nueva furia se había apoderado del mundo microbiano. Esta nueva fuerza se había alzado con armas in ditas, llamadas actualmente resistencia a los antibióticos, mutaciones microbianas y superinfección.

    Desde 1.950, las investigaciones de equipos de trabajo franceses, anglosajones y norteamericanos han alertado a los médicos sobre la aparición de un problema que, a pesar de onerosos trabajos científicos, no cesa de agrandar su dimensión. El lugar ocupado por la infección hospitalaria en las preocupaciones médicas ha llevado a la creación de un nuevo término, "hospitalismo", para definir esta situación. Para Kuntz, el "hospitalismo" puede definirse como "los riesgos e inconvenientes que pueden acontecer al paciente como resultado de una estancia, o tratamiento, en el hospital". Mollaret, por su parte, afirma que "el hospitalismo, como dice Fleming, comporta el riesgo más maléfico, porque del modo más solapado abona una progresión implacable en las trasmisiones intrahospitalarias de numerosos gérmenes patógenos, sobre todo en la estela de la máxima contaminación intrahospitalaria, la del estafilococo".

    El sentido de la comparación nos impone a preguntarnos ¿por qué y cómo después de haber sido erradicada la podredumbre y la gangrena de hospital todavía somos víctimas de organismos que creíamos vencidos para siempre? La respuesta no parece sencilla, pero estamos en condiciones de afirmar que en los años siguientes al 1.940 se permitió el desarrollo de una fisiopatología microbiana, casi desconocida con anterioridad.

    Si partimos del hecho de que en los centros quirúrgicos de indiscutible nivel internacional se registran en la actualidad 4% de infecciones de heridas que "a priori" no parecían tener motivo alguno para infectarse y, además, de 35% a 40% de complicaciones infecciosas generales, hay motivo fundado para plantearse preguntas sobre la inseguridad de nuestros medios hospitalarios. Vic-Dupont y Mansallier no albergan dudas sobre el particular y señalan que "los antibióticos pueden ser considerados como la causa principal del hospitalismo".

    Microorganismos responsables

    Los gérmenes del "hospitalismo" son: el estafilococo, algunos gramnegativos (pseudomona aeruginosa, proteus, enterobacter, etc.) y Candida albicans.

    Fisiopatología microbiana

    Nos enfrentamos a un problema de gran importancia creado por la existencia de "razas microbianas resistentes" a los antibióticos usuales, la "virulencia adquirida" por gérmenes anteriormente anodinos, la "infección cruzada" y la "superinfección".

    Resistencia microbiana

    Se calcula que el 90% de los estafilococos hospitalarios son penicilin-resistentes y "además, se han vuelto refractarios, o testarudos ante la tetraciclina y eritromicina". Ello hizo decir a Williams en 1.960 que en la pr ctica pueden aislarse estafilococos de cualquier objeto de una sala hospitalaria, tomado al azar.

    La resistencia de los microbios se ha incrementado desde el advenimiento de los antibióticos, sobre todo en el período eufórico del que hemos dado noticia, en virtud de "enormes bombardeos de antibióticos que con frecuencia caen a los lados del objetivo y galvanizan las resistencias". Ya en 1.947, Mary Barber señaló la frecuencia creciente de infecciones estafilocócicas resistentes a la penicilina. Esta autora había comprobado el incremento de un año al siguiente, del porcentaje de gérmenes penicilino-resistentes. La resistencia frente a otros antibióticos no había de tardar. Así, Artz lleva razón cuando afirma que cuanto Más nos esforzamos en descubrir nuevos agentes terapéuticos mayor es el aumento de bacterias resistentes.

    La resistencia a un antibiótico particular, de ordinario es aplicable a todos los antibióticos de acción similar.

    Virulencia adquirida

    El conflicto de la resistencia bacteriana a los antibióticos ha provocado la aparición de nuevas infecciones alternativas debidas a microorganismos cuya acción patógena era hasta entonces insignificante.

    Actualmente ha quedado claramente establecida la mutación de gérmenes saprófitos en patógenos. Los mutantes resistentes en unos casos aparecen de modo gradual, como ha ocurrido con la penicilina, pero en otros lo hacen bruscamente, después de la única exposición a un antibiótico, como la estreptomicina, por ejemplo.

    Se han observado gérmenes de mínima importancia como el proteus, pseudomnas y otros, multiplicarse a ritmo exagerado a consecuencia de la supresión de la escherichia coli en la luz intestinal por ciertos antibióticos.

    Infección cruzada

    La infección cruzada, o trasmisión de microorganismos de un enfermo a otro, en los medios hospitalarios, posee realidad indiscutible, e incidencia elevada. En la génesis de esta infección concurren diversos factores: foco de infección primitivo donde anidan bacterias purulentas y vías de extensión o trasmisión a los enfermos cercanos, sensibilizados a los microorganismos del foco primario.

    Superinfección

    Aparece como nueva entidad patológica, en forma de infección inédita sobreañadida al primer foco infeccioso, o desarroll ndose en otro lugar del organismo, a modo de complicación de la antibioterapia, de la infección cruzada, o de las dos a la vez (Figura 1). Los microbios suelen ser mutantes ya presentes antes del comienzo del tratamiento y su resistencia varía con los diferentes antibióticos utilizados.

    Asepsia

    Figura 1: Sobreinfección

    El propio paciente representa un factor importante de la superinfección, ya sea por un estado general menoscabado por la enfermedad primaria, que ha disminuido sus defensas y la inmunidad natural, o por la existencia de heridas y lesiones superficiales muy vulnerables a la infección.

    En ocasiones se encuentra, como factor de interés patogénico, una mala elección del antibiótico, ineficaz frente al agente causal, o surge una selección nueva de mutantes resistentes a consecuencia de la eliminación de gérmenes sensibles.

    Así, en ciertos casos la antibioterapia hace desaparecer una variedad microbiana no patógena que servía de escudo al enfermo, debido a su naturaleza competitiva o antagonista de microorganismos patógenos, con lo que entran en escena nuevos microbios agresivos hasta entonces inocuos.

    Hay también una acción bioquímica antagonista, por ejemplo, la penicilina.

    Agentes de transmisión

    El enfermo

    Los gérmenes no virulentos hu spedes habituales del tracto nasofaríngeo, intestino y otros lugares, cuando resisten la antibioterapia se tornan cada vez más peligrosos a medida que decae el estado general del paciente. Buissière y Larribaud afirman, que todo el problema de la enfermedad estafilocócica parece depender del debilitamiento de las defensas orgánicas.

    Portadores de gérmenes

    La mayoría del tiempo pasan desapercibidos, sembrando en su contorno gérmenes patógenos resistentes que constituyen un peligro constante para el enfermo hospitalizado, dado que la trasmisión se realiza de modo subrepticio, bajo el manto de una salud aparente, a veces deslumbradora. Se trata en suma de portadores sanos de gérmenes resistentes.

    Personal médico

    Entre las personas que rodean al paciente los médicos son las más peligrosos. ¿Qué porcentaje de médicos se atienen de modo absoluto a las reglas de la asepsia y antisepsia junto al lecho del enfermo o en la sala de operaciones? A todos los niveles facultativos, médicos externos, médicos residentes, médicos ayudantes, jefes de servicio, numerosas personas rodean en sentido estricto al paciente y le comunican en ocasiones una gripe, una coriza, un forúnculo y otras afecciones contagiantes. Esto sin contar la trasmisión por el sector docente y universitario que permanecen al lado del enfermo, lo someten a exploración física y discuten sobre su estado.

    Dentro del quirófano el trabajo de la anestesia, maniobras quirúrgicas, exámenes radiológicos, peroperatorios, fotografías, televisión, etc., introducen una serie de inconvenientes y riesgos, al aportar un personal numeroso a tomar contacto directo o indirecto con el paciente.

    Personal sanitario subalterno

    Por sus numerosos contactos con pacientes infectados y heridas supuradas, los auxiliares sanitarios comportan los riesgos más elevados, por lo que son considerados con razón como el principal vector de infecciones cruzadas. Las tomas sistemáticas de material de fosas nasales entre las enfermeras, auxiliares o alumnas, antes de su entrada en los turnos hospitalarios, han revelado un 27% de positividades al estafilococo patógeno, proporción que a los tres meses de permanencia ha ascendido a 75%.

    Personal de limpieza

    Por su manipulación de los vestidos, ropas de cama y objetos necesarios al uso doméstico cotidiano, constituyen a menudo "un importante vehículo de trasmisión de los microorganismos".

    Medio ambiente del enfermo

    Actúa de modo inmediato y constante. Los enfermos vecinos de habitación o de cama a veces aquejan infecciones que trasmiten fácilmente por contacto directo o indirecto.

    Agentes inertes

    Son notables agentes de trasmisión la ropa del lecho, las cubiertas no lavadas y esterilizadas con la regularidad debida, las mesitas de las habitaciones de los enfermos, lámparas, veladores, Máscaras de inhalación anestésica, tubos de oxígeno y otros gases de la sala de operaciones, sin contar los vestidos del personal médico y sanitario, los tapabocas, polainas, etc.

    Aire ambiental

    De todo el contorno del paciente, el aire ambiental representa el vehículo conductor más tenaz de la infección, y el más eficaz. El papel nocivo del aire ambiental, más o menos polucionado por el número de personas que lo aspiran y exhalan, que se mueven y trabajan alrededor del paciente, tiende a ser olvidado en su nocividad. Nadie ignora que las salas de enfermos con abundante circulación de personas se carga de polvo que sirve para depositar gérmenes patógenos en las vías respiratorias, sobre la piel, las heridas, etc. Pero el lugar donde desarrolla su efecto más nocivo es en la sala de operaciones, donde la concurrencia de médicos, enfermeras y técnicos ofrecen un campo permanente al aire cargado de polvo y microbios. Los movimientos de todo el personal presente sumados a larga duración de ciertas intervenciones quirúrgicas, al funcionamiento de varios monitores, a la circulación de aire climatizado y otros factores determinan que el quirófano sea un medio de fácil contaminación (Figura 2).

    Asepsia

    Figura 2: Aumento de colonias microbianas en el aire del quirófano.

    La densidad bacteriana del aire se incrementa en proporción con el movimiento. A medida que se alarga la intervención, aumenta progresivamente el riesgo de infección.

    Tratamiento del hospitalismo

    Prevención

    Identificación de portadores de gérmenes resistentes

    Es una verdad demostrada que los centros hospitalarios han descuidado bastante en este aspecto la prevención.

    Debe examinarse sistemáticamente a todo el personal, recogiendo los datos en un fichero o libreta, puestos al día. Los cirujanos y ayudantes de las salas de operaciones deben someterse a frecuentes pruebas de identificación. Las tomas de material en las máscaras llevadas más de treinta minutos llenan perfectamente las condiciones de la exploración, obviando la toma directa de las secreciones nasofaríngeas, siempre desagradable. De un modo regular, hay que tomar muestras de la piel de los cirujanos, ayudantes e instrumentistas.

    Restricciones al empleo de antibióticos

    Los excesos eufóricos de la década 1.940-1.950 son responsables de la necesidad de mentalizarse, en la hora actual, respecto a los riesgos inherentes a los antibióticos. Se encuentra todavía una ignorancia sorprendente de las modificaciones biológicas condicionadas por el uso de los antibióticos. La seguridad del paciente nos obliga ahora a prohibir el empleo preventivo de los antibióticos. Existen, no obstante, algunas indicaciones definidas de su empleo en ciertas intervenciones quirúrgicas prolongadas sobre órganos como el estómago, intestino, vejiga, etc.

    Vigilancia extrema de la higiene hospitalaria

    La lucha contra el hospitalismo debe basarse en la renovación de la estructura hospitalaria. Se empezará aceptando las nuevas concepciones arquitecturales establecidas en relación con la asepsia. Por ejemplo, las bocas de toma de aire deben estar situadas fuera de toda contaminación; los sistemas actuales de aire climatizado deben reformarse, para suprimir las corrientes aéreas cargadas de gérmenes en sus juntas, lo mismo que los ladrillos, suelos desiguales y hendiduras, deben ser sustituidos por superficies lisas, fáciles de limpiar. Hay que insistir en atenerse con escrupulosidad a las técnicas de asepsia acreditadas, pensando que el cuidado debido del enfermo no puede reemplazarse por el uso de antibióticos.

    Como primera medida hay que aislar a los pacientes infectados en una habitación independiente, donde puedan llevarse a cabo con el máximo rigor las técnicas de esterilización y asepsia. Se aplicará el método "no tocar" en los cambios de curas, evitando las manipulaciones de los apósitos con las manos; el empleo de material desechable, utilizable una sola vez, como guantes, jeringas y sondas, puede cambiar en forma considerable las condiciones de los centros hospitalarios. La recuperación de basuras, apósitos sucios y sobras de comida correrá a cargo de personal adiestrado en métodos higiénicos.

    Igualmente el mantenimiento de las condiciones sanitarias de los servicios debe confiarse a un equipo preparado en los métodos de limpieza de locales, con personal adiestrado en los métodos higiénicos.

    Con respecto a la sala de operaciones no se concibe ya el concepto de tener un quirófano reservado para operaciones sépticas, sino que debe realizarse un lavado sistemático con adición de lejía, de suelos y paredes, dentro de la desinfección cotidiana, junto con el uso de abundantes germicidas, en lavados o pulverizaciones sobre paredes y suelos, de donde se recogerán por aspiración.

    El aire del quirófano conviene que esté a presión algo superior a la atmosférica, a fin de que al abrir la puerta de acceso al aire se expanda hacia el exterior. Se ha llegado a proponer la cámara operatoria estanca y aséptica. Por último, como bien dice d'Allaines, la profilaxis de las infecciones se basa fundamentalmente en la asepsia.

    Tratamiento

    Pulaski19 ha ideado un modo elegante de hacernos comprender el mecanismo de interacción entre huésped, parásito y medicamento. Lo compara a un péndulo; el movimiento de uno de ellos provoca cambios compensadores en la posición de los dos restantes. De ahí la necesidad de poseer una mente quirúrgica sana y recordar que el éxito del tratamiento se apoya en principios bien establecidos:

  • la identificación de los gérmenes causales debe efectuarse tan pronto como sea posible.

  • el empleo de antibióticos solo es un auxiliar de las técnicas quirúrgicas acreditadas, pero no puede sustituirlas.

  • los antibióticos sólo tienen eficacia cuando se emplean en el momento oportuno, es decir, al principio de una infección, sobre todo, en la fase de celulitis, a dosis activa.

  • son imprescindibles los antibiogramas precoces para determinar la especificidad del antibiótico.

  • ciertas infecciones solo responden a métodos terapéuticos especiales, como la gangrena gaseosa, la cual solo es influenciada por la oxigenoterapia en cámara hiperbara.

  • Profilaxis antibiótica en cirugía colorrectal

    Apendicitis aguda

    Recientemente, diversos estudios prospectivos, randomizados y en ocasiones, doble ciego, han puesto de relieve que cuando se realiza apendicectomía por apendicitis aguda sin profilaxis antibiótica, el índice de infecciones postoperatorias es elevado, alcanzando el 30% en el estudio de Morris y cols.1, el 56% en el de Tanphiphat y cols.2 y el 70% en el de Bourke y cols.3. Paralelamente, varios autores han demostrado la eficacia de una profilaxis antibiótica adecuada; así Morris y cols.1 sólo tienen un 3% de infecciones de la herida operatoria cuando utilizan una asociación de metronidazol y cefazolina. Busuttil y cols.4 con una asociación de cefamandol y carbenicilina no tienen ninguna infección, Berne y cols.5 sólo un 2'5% con la asociación de gentamicina y clindamicina, y en el estudio multicéntrico Danis (D.M.S.G.)6 se consiguió un 9'7% con cefoxitina y un 9'4% con la asociación de metronidazol y ampicilina por vía parenteral.

    Por lo tanto, parece carente de interés en el momento actual la discusión de si utilizar o no antibióticos profilácticos en este tipo de cirugía. Lo que sí es un tema de interés hoy, es saber cual es la pauta mejor de profilaxis en estos enfermos. Los mejores resultados obtenidos hasta ahora se han conseguido en general en base a la utilización de una asociación de antibióticos, que generalmente consiste en un aminoglucósido o cefalosporina para los gérmenes aerobios y otro antibiótico específico para los microorganismos anaerobios.

    Recientemente ha hecho su aparición en el mercado, mezlocilina, una penicilina semisintética de amplio espectro, de acción bactericida y de escasa toxicidad. En 1979, Thadepally y cols.7, pusieron de relieve que la acción de esta acilureidopenicilina abarca prácticamente a todos los gérmenes y especies de enterobacterias, estreptococos -incluyendo enterococos- y todas las especies de bacterias anaerobias. En un nuevo estudio publicado por estos autores en 19828, se llegó a la conclusión de que el 80% de las cepas de Bacteroides fragilis eran inhibidas a niveles de 8 mg/l, y que el 80% de las restantes bacterias anaerobias eran inhibidas a concentraciones de sólo 4 mg/l. Por otra parte, Deucadaveine9 ha comprobado que la resistencia de mezlocilina a las betalactamasas es superior al resto de los betalactámicos, y que los niveles séricos de este antibiótico se mantienen bactericidas varias horas después de una inyección IV.

    Estas características microbiológicas y farmacológicas hacen que teóricamente mezlocilina sea un antibiótico idóneo para la profilaxis en la cirugía de la apendicitis aguda.

    Los resultados obtenidos en un estudio realizado por Caínzos y cols.10 verifican esta idea. En su estudio de 125 pacientes, de los cuales un 47% tenían apendicitis complicada, es decir, gangrenosa o perforada, la administración de mezlocilina como único antibiótico profilactico, consiguió el desarrollo de sólo un 3% de infecciones de la herida operatoria, sin que en ningún caso se hayan desarrollado complicaciones sépticas mayores. Todas las infecciones fueron monomicrobianas y no se observaron efectos secundarios derivados del empleo de este antibiótico.

    En una experiencia previa de estos mismos autores11 en 184 pacientes que recibieron una asociación de gentamicina y clindamicina, fue de 12'5% de infecciones de la herida operatoria, y de un 12% cuando utilizaron la asociación de gentamicina y metronidazol12.

    Cirugía colorectal

    La cirugía colorrectal se acompaña de un riesgo significativo de infección bacteriana postoperatoria. La fuente de esta infección es la flora bacteriana intestinal endógena, aerobia y anaerobia. Actualmente se considera obligatorio practicar la profilaxis antibiótica en la resección quirúrgica colorrectal electiva. La preparación mecánica del intestino, aunque no afecta a las infecciones postoperatorias, es también esencial en pacientes sometidos a cirugía de colon13. De acuerdo con los datos suministrados por la literatura, la cirugía colorrectal sin profilaxis antibiótica perioperatoria se complica por infección de la herida en 30 a 50% de los pacientes, abscesos abdominales en 4 a 11% de los enfermos, y septicemia en un 4 a 30% de los intervenidos quirúrgicamente15.

    Además de emplear una técnica quirúrgica adecuada y satisfacer todas las reglas de asepsia y antisepsia, debido al gran número de bacterias presentes en el colon, tanto aerobias como anaerobias, el mejor procedimiento para reducir esta elevada frecuencia de infección postquirúrgica es practicar un tratamiento perioperatorio con antibióticos de amplio espectro para combatir la contaminación bacteriana y reducir las complicaciones sépticas. La administración preoperatoria y el empleo perioperatorio a corto plazo, constituye una profilaxis sistémica apropiada en la resección de colon. Incluso no es necesario continuar la profilaxis durante 24 horas, y mucho menos durante varios días. Una prolongación en el empleo de agentes sistémicos profilácticos durante períodos de tiempo innecesariamente largos determina riesgos de desarrollo de cepas resistentes15,16.

    Un antibiótico efectivo contra bacterias aerobias y anaerobias puede prevenir la infección postoperatoria si las concentraciones tisulares y sericas son elevadas en el momento en que el riesgo de infección es mayor, es decir, durante la intervención quirúrgica e inmediatamente después de la misma, siendo superior que un antibiótico que posea sólo un estrecho espectro de actividad restringido a anaerobios15.

    Este tratamiento perioperatorio con antibióticos es incapaz de prevenir la neumonía postoperatoria y las infecciones del tracto urinario, de modo que es necesario practicar un control cuidadoso del paciente en estos aspectos.

    De todos modos, existe otro argumento para el empleo sistémico de antibióticos preoperatorios de amplio espectro. Los agentes orales sólo reducen el número de bacterias del colon. Estos agentes no suministran ninguna protección contra la inevitable contaminación bacteriana peritoneal que se produce en el momento de la resección colónica. En otros estudios se ha demostrado que los cultivos bacteriológicos intraperitoneales rutinarios son positivos en el 80 a 90% de los casos, a pesar de una excelente preparación mecánica y de una cuidadosa técnica quirúrgica para evitar la contaminación. La administración sistémica de antibióticos suministra protección contra tal contaminación. Esta protección no es posible en cambio con agentes orales, no absorbibles.

    Continua actualmente la búsqueda del antibiótico o combinación antibiótica ideal. El examen de los gérmenes hallados en la cirugía colorrectal muestra claramente que por su frecuencia de aparición existen tres grupos de gérmenes descollantes: colis, anaerobios y enterococos. Estos tres grupos de gérmenes representan hasta el 65% de todos los gérmenes hallados. Una profilaxis antibiótica eficaz debe orientarse, pues, esencialmente contra estos gérmenes18.

    En el estudio de Jalgelman13 la mezlocilina fue tan efectiva como la cefoxitina en la prevención de infecciones postoperatorias en 98 pacientes sometidos a cirugía colorrectal electiva. Ambos antibióticos fueron seguros. No se informaron reacciones adversas. Las dosis de antibióticos utilizados fueron 4 grs. de mezlocilina i.v., que se administraron dentro de la primera hora de intervención quirúrgica; cuatro horas Más tarde se administró una nueva dosis de 4 grs. de mezlocilina i.v., y 4 horas después los pacientes recibieron otra dosis endovenosa de 4 grs. de este antibiótico. La dosis de cefoxitina fue 2 grs. iv. dentro de la primera hora de la operación, una nueva dosis de 2 grs. i.v. 4 horas Más tarde, y una tercera dosis de 2 grs. i.v. 4 horas despuŠs de la segunda administración. No se emplearon agentes orales. Todos los pacientes fueron sometidos a una preparación mecánica intestinal simple, de un día, consistente en la ingestión de una dieta líquida y de un litro de una solución de manitol al 10% en el plazo de dos horas, en el día previo a la intervención quirúrgica. No se practicó intubación nasog strica. No se administraron enemas ni otros laxantes. Todos los pacientes recibieron suplementación endovenosa en la noche previa a la operación para evitar deshidratación.

    En el estudio de Dellamonica y cols.14 se comparó la eficacia de la mezlocilina frente al metronidazol en cirugía colorrectal electiva. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente al tratamiento con mezlocilina o metronidazol. Los pacientes fueron preparados para la intervención quirúrgica empleando la técnica de lavado con manitol. No se empleó la terapia antimicrobiana de contacto. Tras preparación para la intervención quirúrgica, cuatro horas antes de iniciar la misma, los pacientes recibieron 2 grs. de mezlocilina o 500 mgrs. de metronidazol por vía endovenosa, a lo largo de un período de 30 minutos. El tratamiento se repitió durante la inducción de la anestesia, y a continuación cada 8 horas postoperatoriamente, hasta las 48 horas. La tolerancia de ambas preparaciones fue satisfactoria. La mezlocilina fue significativamente mejor que el metronidazol en la prevención de las infecciones tras cirugía colorrectal. Se aislaron menos microorganismos en pacientes tratados perioperatoriamente con mezlocilina que en los tratados con metronidazol; no obstante, la resistencia de los aislados en el primero de los grupos fue significativamente mayor que en el segundo. Aunque los espectros de actividad de las ureidopenicilinas y ciertas cefalosporinas de segunda y tercera generación recomendadas para la profilaxis de infección en la cirugía colorrectal son similares, las ureidopenicilinas son mucho más activas contra los estreptococos del grupo D. La administración profiláctica de un antibiótico de amplio espectro debe ser acompañada por el control de la población microbiana en el departamento hospitalario en cuestión. Si aparecen patógenos resistentes debe revalorarse la utilización del agente antimicrobiano concerniente.

    En el estudio realizado por Marciniak y cols.17 la administración de dosis de 5 grs. de mezlocilina i.v. al iniciar la anestesia, así como también al abrir y cerrar el peritoneo, redujo sustancialmente la incidencia de infecciones postoperatorias. La tolerancia a la mezlocilina fue buena y no se observaron efectos colaterales.

    Wenzel y cols.18 reportan resultados superiores de la mezlocilina frente a la gentamicina, la ampicilina, las tetraciclinas y las cefalosporinas. Wenzel y cols. utilizaron 2 grs. de mezlocilina i.v. preoperatoriamente la noche antes de la intervención así como dos horas antes de la operación, seguido de 2 grs. de mezlocilina iv. cada 8 horas hasta el 5º día del postoperatorio inclusive.

    Cefonicid: 1 gr. i.v. una hora antes de la intervención y 1 gr. i.v./24 horas durante las siguientes 48 horas.

    Cefoxitina: 2-3 grs./6horas. i.v.

    Cefotetan: 30 mg/kg/12 horas, i.v.

    Cefmetazol: 1-2grs./12 horas i.v.

    El lugar de las cefalosporinas de tercera generación en la prevención antibiótica preoperatoria no está bien establecido:

    • los argumentos favorables son: su amplia difusión en los tejidos, el amplio espectro de actividad y la ausencia de toxicidad;

    • los argumentos desfavorables son: su alto coste y riesgo, debido al uso intensivo en un servicio hospitalario que desarrollan cepas microbianas multirresistentes.

    Frente a las infecciones por anaerobios la actividad de las cefalosporinas de tercera generación es, en conjunto, inferior a las de la penicilina G y el metronidazol.

    -------------------

    NORMAS DE BIOSEGURIDAD PARA BIOQUIMICOS O PERSONAL QUE MANIPULA LIQUIDOS BIOLOGICOS

    PRECAUCIONES

    Para extraer sangre de cualquier paciente se deberán emplear guantes de látex, ya que todo especimen debe ser considerado como potencialmente peligroso.

    Las precauciones deben comenzar con la extracción de la muestra por parte de personal capacitado, que deberá tener sus manos protegidas con guantes de látex, ya que todo especímen debe ser considerado como potencialmente peligroso. Debieran usarse sistemas cerrados para recolección de especímenes de sangre, tales como tubos y dispositivos vacíos. Lo ideal sería el empleo de tubos de recolección compatibles con el autoanalizador, para evitar la transferencia de material a procesar a tubos específicos para dicha tarea. Deben diseñarse envases para contener orina , materia fecal , líquido cefalorraquídeo , líquido amniótico, para su transporte y manipuleo seguros.

    Los biopeligros son menores si se disminuye el manipuleo de la muestra.

    Las etiquetas deben tener un sistema de identificación fácilmente legible. Si es posible debería adosarse a la muestra en el momento de la recolección una etiqueta especial legible por el aparato de lectura por medio de un código. Una nueva tendencia dentro de algunos hospitales es mecanizar el transporte hacia el laboratorio, usando envases cerrados que puedan ser controlados térmicamente de ser necesario.

    En cuanto al tratamiento preanalítico de las muestras de sangre, para separar el plasma o suero, la técnica más comúnmente empleada es la de centrifugación, cuyo principal riesgo es la formación de aerosoles desde tubos abiertos y/o rotos. Cuando se debe mezclar sangre entera una innovación atractiva es el de emplear un procesamiento, en las que están automatizados la centrifugación , la transferencia del especimen , así como el proceso completo de manipulación .

    En el recuento de los glóbulos rojos, el contenido del tubo requiere mezclado antes de diluir para el conteo por el aparato. .Para ello el operador toma los dos extremos del tubo entre los dedos pulgar e índice. Para hematología son aconsejables sistemas analíticos con dispositivos automáticos de mezclado, porque se evitan así los peligros biológicos. Los extendidos de sangre deben ser realizados robóticamente por la misma razón.

    Para evitar transferencias de sangre, plasma o suero las muestras deben ser procesadas desde tubos primarios.

    Deben evitarse los materiales de control de calidad y los reactivos provistos en viales sellados, que requieren instrumentos puntiagudos (tijeras) para abrirlos, o aquellos cerrados al vacío con un aro de aluminio.

    Para el almacenamiento y manipuleo de especímenes y reactivos se deben emplear cámaras frías, refrigeradores o congeladores equipados con compartimientos separados para los mismos.

    Cuando se usan copillas destapadas en el carrusel de los autoanalizadores, es

    difícil eliminarlos sin salpicar el suero o plasma. Este peligro podría limitarse con barreras antievaporación.

    BIOSEGURIDAD EN EL MANIPULEO DE SANGRE ENTERA

    CENTRIFUGACION DE SANGRE :

     Usar tubos de plástico que calcen exactamente

    en los soportes, para disminuir la ruptura y facilitar descarte.

     

    • Usar tapones con cubetas transparentes para facilitar la inspección de los contenidos.

    CENTRIFUGACION DE MICROHEMATOCRITOS

     

    • Sellar los tubos para evitar la formación de aerosoles.

     

    • Usar un rotor sellado.

     

    MEZCLADO DE MUESTRAS PARA ANÁLISIS DE GASES SANGUÍNEOS -

    • Usar capilares de plástico en lugar de los de vidrio.

    • Emplear un mezclador robótico.

    • Utilizar un equipo colector de sangre arterial

    (Radiometer,BecKton Dickinson,Terumo y Ciba-Corning)

    ELIMINACION de RESIDUOS

    Actualmente los especímenes o las muestras de reacción de los analizadores van al desagüe, como si fuera agua eliminada. Para evitarlo, se deben sellar las cubetas descartables luego de su uso, para que la eliminación de residuos líquidos sea similar a la de los residuos sólidos.

    Los líquidos pueden ser tratados con desinfectantes antes de su eliminación: solución de hipoclorito de sodio, entre otros, o colectados en recipientes que sean eliminados en forma segura. Deben utilizarse sensores para evitar que los envases rebalsen, siendo colocados en lugares con riesgo limitado de contaminación , ya sea del analizador o del operador.

    El residuo sólido es producido por sistemas analíticos que usan reactivos sobre soportes sólidos (tiras, placas de microtitulación recubiertas) o envases con reactivos descartables .Los residuos sólidos pueden bloquear mecánicamente un analizador, contaminando así el resto .Lo ideal sería que el residuo sólido cayera dentro de recipientes con un sensor para detectar hasta qué nivel están llenos.

    Se deben desarrollar técnicas para la recuperación de materiales de residuos, para promover respuestas tecnológicas con bioseguridad. Los fabricantes deben proveer información precisa sobre cómo descontaminar, y sobre cómo tratar el residuo para la recuperación de materiales crudos. Este tipo de conservación balancearía el alto costo de mejorar la bioseguridad.

     

    Dra Der Parsehian, Susana

    parsegh@dynamo.com.ar

    Buenos Aires, Argentina.

    Extraído de monografía premiada por Asaper con mención año 1996 -1997

    (RECURSOS HUMANOS EN UN LABORATORIO DE PERINATOLOGIA)

     

     

    Personal de enfermería

    Una de las responsabilidades más importantes que tiene el personal de enfermería es el de controlar y prevenir las infecciones hospitalarias, ya sea en los pacientes internados o a sí mismos. Es necesario actuar con conciencia en el manipuleo de materiales y equipos que se utilizan en los distintos procedimientos ya que pueden ser potenciales portadores de agentes infecciosos y además tomar todas las precauciones de barrera en el tratamiento de los pacientes y el manejo de los materiales con ellos utilizados, como asi también el material orgánico que provenga de los pacientes( sangre, orina etc )

    1) Uso de elementos de barrera:

    Deben utilizarse cada vez que se prevea contacto con sangre, fluidos corporales o materiales contaminados.

    a): Guantes: -Cuando se realicen curaciones de heridas frescas o infectadas.

    -Cuando se realizan procedimientos invasivos

    (colocación de sondas, punción lumbar o pleural,

    intubación endotraqueal, etc).

    - Intervenciones quirúrgicas.

    -Suturas.

    -Siempre que sean necesarios para mantener

    medidas de asepsia.

    b): Manoplas: - Cuando se manipulan sondas o drenajes.

    - Cuando se extraen muestras para laboratorio de sangre venosa o arterial, secreciones, orina,

    - Cuando se higieniza a los pacientes.

    - Cuando se vacían o limpian chatas, orinales,

    frascos, etc.

    - Cuando se aspiran secreciones.

    - Cuando se manipula ropa sucia.

     

    c): Camisolines impermeables:

    - Intervenciones quirúrgicas.

    - Curación de heridas con gran cantidad de

    de materiales purulentos.

    - Atención de pacientes con hemorragias.

    - Ante toda posibilidad de salpicaduras de

    sangre o fluidos.

    d): Camisolines de tela:

    - Cuando las medidas de asepsia lo exijan.

    ):Antiparras: - Durante intervenciones quirúrgicas( cirujanos

    y anestesistas).

    - En la atención de pacientes que presenten

    hemorragias o sangrado importante por

    procedimientos odontológicos, otorrinolaringo-

    lógicos, curaciones de grandes heridas,

    intubación endotraqueal, etc.

    f :) Barbijos: - En intervenciones quirúrgicas, todo el

    personal que intervenga en el equipo.

    - Durante la curación de heridas.

    - Cuando exista riesgo de salpicaduras.

    - Para atender a pacientes con infecciones que

    se transmitan por vía respiratoria.

    - Como protección al paciente inmuno

    deprimido.

    2):Decontaminación de materiales:

    Todos los materiales utilizados con los pacientes, deberán ser descontaminados. Para este procedimiento se utilizará Glutaraldehido al 2% o Lavandina en la concentración que se indique de acuerdo al material de que se trate y al grado de contaminación. Para ello se procederá siguiendo los pasos que se detallan.

     

    a):Tratamiento del material descartable:

    Comprende materiales tales como guantes, manoplas,

    sondas vesicales, nasogástricas o de aspiración,catéteres,

    jeringas, agujas, hojas de bisturí, otros equipos de

    venopunción, etc. Los primeros se descartarán como basura

    contaminada , pero las jeringas, agujas, equipos de

    venopunción , hojas de bisturí y/o cualquier otro elemento

    punzante debe ser descontaminado antes de desecharse.

    Para la descontaminación de este material se utilizara

    Lavandina /Hipoclorito de sodio al 10% . El recipiente a utilizarse, contará con una rejilla con asas para extraer el material sin necesidad de manipular el material.

    1): Se preparará la concentración de lavandina indicada en el momento en que será utilizada, teniendo en cuenta las medidas que figuran en el instructivo adjunto.

    2): Se colocará la solución en el recipiente plástico manteniendo la rejilla en su interior.

    3): Las agujas se descartarán junto con la jeringa en el recipiente sin desmontarlas, no se deben colocar los protectores, ni doblarse.

    4): Dentro del mismo recipiente se descontaminarán hojas de bisturí y otros elementos punzo-cortantes.

    5): El material se expondrá a la acción de la lavandina durante 30 minutos.

    6): Pasado el tiempo de exposición, se tomará la rejilla por las asas para que se escurra la solución descontaminante y se dejara caer el material, sin tocarlo, en una caja de cartón.

    7): Cerrar la caja y colocarla en una bolsa de residuos de color oscuro.

    8): Descartar la solución de lavandina en el chatero.

    b): Tratamiento del material reusable:

    Todos los materiales reusables deberán descontaminarse antes de su lavado y esterilización.

    Para la descontaminación de este material, se utilizará Glutaraldehido al 2%, por ser menos corrosivo para el instrumental, tubuladuras de respiradores y equipos con lentes, tales como endoscopios etc.

    Se proveerá a los servicios de dos recipientes para estos procedimientos, el que se realizará de la siguiente manera:

    a): Recipiente N° 1: Contendrá agua destilada

    El material se sumergirá en el mismo para retirar la mayor cantidad posible de las materias orgánicas que contengan.

    b): Recipiente N° 2: Contendrá el Glutaraldehido al 2%. Retirado el material del primer recipiente, se sumergirá en este, y se mantendrá en el durante 30 minutos. Pasado este período se retirará y se procederá a lavarlo y esterilizarlo.

    El material se colocará y retirará de ambos recipientes ...

    ..." CON GUANTES".

    NOTA: - La solución de Glutaraldehido tiene una duración promedio de aproximadamente 28 dias, pero su actividad esta relacionada con el uso y la carga microbiana de los elementos tratados,por lo que se controlará diariamente su PH con los testigos provistos, hasta establecer el promedio del servicio.

    Luego se podrán controlar mas esporádicamente.

    - El agua destilada se descartará cada vez que sea

    utilizada.

    - Ambas soluciones se descartarán en los chateros.

    - Pipetas nebulizadoras, jeringas de Boneau y máscaras

    de oxigeno, pueden descontaminarse en glutaldehído o

    lavandina, antes del lavado y esterilización.

     


    QUEMADURAS EN NIÑOS

     

    • Dr. Huniades Urbina*

    • Dra. Laurentina Carvallo V.**

    • Dr. José Rengel**

    • Dra. Marifeli Laguna**

    • Dr. Michelangelo Richiardelli**

    *Médico Pediatra Intensivista Adjunto a la Unidad de Terapia Intensiva Hospital de Niños J. M. de Los Ríos.
    **Médicos Pediatras Residentes del Postgrado de Medicina Crítica Pediátrica del Hospital J. M. de Los Ríos.

    Las quemaduras se encuentran entre las lesiones más graves que puede padecer el ser humano. El manejo y atención del paciente con traumatismos térmicos importantes, causa gran angustia al personal que lo recibe, gran parte de la cual se debe al desconocimiento que se tiene sobre la materia.

    Dado que las quemaduras cutáneas constituyen un hallazgo físico tan evidente y que a menudo el niño lucha y se muestra dolorido se obvia con frecuencia la exploración física habitual, error éste, que debe evitarse procediéndose además a la búsqueda de lesiones asociadas, las cuales deberían tratarse lo más pronto posible.

    Las quemaduras representan uno de los accidentes más frecuentes a cualquier edad. La primera causa de muerte entre 5 y 9 años son los accidentes producidos en el hogar (caídas, quemaduras e intoxicaciones) y los accidentes de tránsito; en los actuales momentos vemos con preocupación el número de heridos por arma de fuego. Los traumatismos térmicos constituyen la cuarta causa de muerte en menores de 1 año, tornándose en un problema de salud pública, no sólo por el riesgo de muerte que conllevan, sino por las consecuencias orgánicas, psíquicas y sociales que producen, lo que se traduce en una carga social onerosa, siendo accidentes prevenibles mediante medidas de información y educación adecuadas.

    La quemadura es una lesión provocada generalmente por un agente físico (fuego, vapor caliente, líquidos calientes, electricidad, productos químicos) que produce o conduce calor destruyendo la piel parcial o totalmente. El daño tisular comienza cuando la temperatura natural alcanza 44ºC y progresa logarítmicamente conforme la temperatura aumenta.

    ¿Cómo se queman nuestros niños?

    Menores de 5 años: Líquidos calientes (agua, ropa, café, teteros) accidente sufrido en el hogar y más específicamente en la cocina y en presencia de adultos.

    Mayores de 5 años: Líquidos calientes, pero al comenzar a salir de casa y tener otros juegos se exponen a otros riesgos. Se queman con fuego directo, objetos calientes, electricidad, explosiones y agentes químicos.

    Los niños con quemaduras graves deben afrontar multitud de problemas durante su hospitalización inicial tales como: 1) Compromiso de la vía aérea debido al edema, 2) Lesión de la vía aérea inferior por inhalación de humo, 3) Síndrome de distress respiratorio (SDRA), 4) Restricción de la movilidad de la pared torácica debido a constricción provocada por la escara rígida de las quemaduras y el edema subcutáneo, 5) Alteración de la perfusión de un miembro debido a la constricción y edema provocados por una escara 6) Manejo de líquidos y electrólitos, 7) Procedimientos quirúrgicos múltiples con problemas anestésicos en cuanto a control de líquidos, reposición de sangre y regulación de temperatura corporal, 8) Sepsis y uso de múltiples antibióticos en un huésped inmunocomprometido, 9) Crecimiento de gérmenes oportunistas como hongos y virus, 10) Problemas nutricionales debido al hipercatabolismo, 11) Control del dolor, 12) Problemas psicológicos que afectan al paciente y su entorno familiar, 13) Rehabilitación funcional y estética. El presente capítulo versará sobre la atención inmediata del niño quemado, poniendo énfasis en la restitución de la volemia, tocando brevemente muchos de los importantes problemas acabados de mencionar.

    Etiología de las Quemaduras

    La etiología de las quemaduras es múltiple: sol, llamas, químicas, contacto, electricidad (bajo voltaje: doméstica), eléctrica (alto voltaje), radiación, microondas, aunque la profundidad de la quemadura a menudo está determinada por su causa, esta relación no siempre es constante. Siempre debe pensarse en la posibilidad de maltrato infantil, siendo más frecuentes el descuido o la vigilancia inadecuada (maltrato por omisión) de los niños, que los verdaderos malos tratos intencionados.

    Fisiopatología

    Desde el punto de vista fisiopatológico las quemaduras térmicas tienen 3 características: daño microvascular, presencia de tejido muerto adherido sobre la quemadura y una gran área destruida ofreciendo una puerta abierta a la infección. La quemadura térmica se considera como una masa tridimensional, el centro coagulado (necrosis), seguida de zona de éstasis (daño microvascular) y por último la zona de hiperemia (vasodilatación).

    La zona de coagulación es el área más cercana y más afectada por la exposición térmica como resultado de la enorme temperatura en esta zona, el tejido es inmediatamente y permanentemente coagulada y el flujo sanguíneo cesa hasta cierta profundidad dependiendo de la extensión del contacto térmico.

    Rodeando el perímetro de la zona de coagulación está la zona de éstasis donde el calor inicial es insuficiente para causar necrosis tisular inmediata induciendo una disminución gradual de la viabilidad tisular. El perímetro tisular más periférico, la zona de hiperemia muestra vasodilatación en respuesta a estímulos desde las áreas dañadas vecinas, así como por el estímulo térmico.

    De particular interés en la lesión dérmica ocurrida secundaria a daño térmico, es la zona de éstasis. Debido a que la necrosis tisular en esta área ocurre gradualmente durante 24-48 horas post-quemadura, el reto del éxito es intervenir en el proceso oclusivo para rescatar el tejido de una muerte inevitable, tal intervención se basa en la premisa de que al tejido parcialmente lesionado es capaz de una recuperación potencial hasta 48 horas post-quemaduras. La respuesta inflamatoria involucrada en el proceso necrótico en la zona de éstasis es la formación de edema con aglutinación progresiva de eritrocitos y plaquetas, adherencia de leucocitos a las paredes de los vasos y los efectos de las sustancias vasoactivas y necrotizantes liberadas después de la quemadura. Inmediatamente posterior al contacto térmico suceden cambios microvasculares tales como vasoconstricción de arteriolas > de 12 micras en 30" con posterior vasodilatación. Dilatación venular 3-4 horas post-quemadura, agregación eritrocitaria inmediata y adherencia de leucocitos a las paredes endoteliales. A los 90 minutos se observan microtrombos plaquetarios y microembolos en 90 minutos a 48 horas, los cuales están ligados a los efectos de éstasis vascular e isquemia debido a los cambios transitorios en el diámetro de los vasos.

    El edema posterior a la quemadura térmica es causado por pérdida de líquido desde la sangre a los tejidos extravasculares. La pérdida de fluido ocurre primariamente como resultado de fuerzas osmóticas aumentadas creadas en el tejido dañado y de la permeabilidad aumentada de las proteínas del plasma, siendo implicados varios mediadores endógenos en la producción de la inflamación post-quemadura, produciendo varios eventos cronológicos tales como: liberación de histamina, activación del sistema de cinina-calicreína, y por último la activación del sistema de coagulación y fibrinólisis, todos ellos responsables del edema, aumento de permeabilidad vascular, dilatación capilar, estímulo al dolor y migración leucocitaria. Además del edema local se observa edema remoto por fuga vascular relacionado con la liberación de histamina, además de la adherencia de leucocitos al endotelio vascular después de quemadura mayor. La adherencia leucocitaria se estima que incrementa la resistencia post-capilar 300 veces, contribuyendo al incremento de la presión intraluminal y a la formación de edema. Ocurre asimismo activación de la vía alterna del complemento posterior a lesión térmica, lo cual se asocia a edema pulmonar por SDRA y colapso vascular debido a shock séptico.

    Otras sustancias vasoactivas que intervienen en los eventos post-quemaduras son las prostaglandinas: Prostaciclina (PgI2) y Tromboxanos (TxA2 ) que inducen vasodilatación local, edema y vasoconstricción e isquemia local respectivamente.

    La repercusión de la lesión térmica además de los tegumentos, se evidencia en todos los sistemas del paciente, caracterizados a continuación:

    Pulmonar: La disfunción pulmonar asociada a lesión térmica, puede ser secundaria a inhalación, aspiración, sepsis, ICC, shock o trauma, puede ser dividida en 3 fases:

    1.- Fase de resucitación (0-36 horas): resultante de hipoxia y reoxigenación, CO y toxicidad por cianuro, obstrucción de vía aérea superior por edema de mucosa, complaince torácica alterada por quemaduras circunferenciales, hipertensión pulmonar.

    2.- Fase postreanimación (2-6 días): daño pulmonar debido a obstrucción contínua de vía aérea, edema pulmonar y SDRA.

    3.- Fase tardía (7 días en adelante): hasta el cierre de las heridas, riesgo de contraer neumonía nosocomial.

    Cardiovascular: Inicialmente hay disminución del gasto cardíaco por depleción del volumen sanguíneo, PVC y presión de capilares pulmonares usualmente bajo la normal.

    Renal: El riego sanguíneo renal está disminuído inmediatamente después de la lesión térmica. Hay redistribución intrarrenal del flujo, mayor en la corteza interna con perfusión preferencial de nefronas yuxtaglomerulares con características retenedoras de sal.

    Hepática: Hay disminución del potencial celular transmembrana. Histológicamente se evidencia vacuolación citoplasmática de hepatocitos centrolobulares, congestión de sinusoides y venas centrales, colestasis canalicular e ictericia, hiperglicemia.

    Hematicas: a.- Plaquetas: trombocitopenia moderada en los primeros días, seguida de trombocitosis (2-4 veces de lo normal) al final de la primera semana.
    b.- Factores de coagulación: PT, PTT y TT muestran pocos cambios posterior a la quemadura. Hay incrementos significativos en el fibrinógeno, factor V y VII. Trombocitopenia persistente se asocia con pobre pronóstico y debe sospecharse sepsis.
    c.- Glóbulos Rojos: posterior a la quemadura hay disminución en la masa de glóbulos rojos asociados a células rojas fragmentadas. Bajos niveles de Hb. Son enmascarados den la fase temprana debido a la hemoconcentración por la pérdida de fluido desde el intravascular.

    SNC: Presentes hasta en 14% de los pacientes pediátricos quemados, asociándose la disfunción como una toxina no identificada, como la causa de encefalopatía postquemadura. Hipoxemia temprana y tardía asociada con edema pulmonar, hipovolemia, trombosis de venas corticales y gliosis con manifestaciones tales como: convulsiones, obnubilación, coma o alucinaciones.

    Gastrointestinales: Las úlceras de stress (Curling) en estomágo o duodeno son una complicación amenazadora pero prevenibles en los pacientes quemados. Quemaduras graves se asocian con alteraciones en la permeabilidad intestinal e incremento en la translocación de bacterias intestinales, así como también colecistitis acalculosa e ileo gástrico.

    Metabólico: En grandes quemados el estado metabólico está caracterizado por ruptura de músculo esquelético, consumo de O2 aumentado, lipólisis y gluconeogénesis hepática.

    Inmunidad: El compromiso inmunológico está asociado con la extensión de la quemadura. La lesión térmica causa ruptura de la barrera mecánica local contra las bacterias, otros defectos inmunológicos post-quemaduras incluyen: cambios en concentración y actividad del complemento (C5), disminución de fibronectina circulante, disminución de actividad opsónica sérica, disminución de la actividad de los macrófagos, linfocitos y neutrófilos y SER, así como disminución de los anticuerpos circulantes.

    Hay factores que determinan la gravedad de una quemadura: extensión, profundidad, localización, agente etiológico, edad, lesiones o enfermedades asociadas. Se les clasifica arbitrariamente en leves, moderadas y graves lo cual permite orientar la conducta a seguir:

    1. Leves:
    Quemaduras superficiales < 15%SC.
    Profundas < 2%

    2. Moderadas:
    Quemaduras superficiales 15-30% SC
    Profundas 2-10%

    3. Graves:

    Quemaduras superficiales > 30% SC
    Profundas > 10%
    Lesiones vía aérea, cara, manos, pies, genitales.
    Lesiones viscerales o enfermedades asociadas
    Quemaduras circunsferenciales en los miembros o tórax.

    El tamaño de las quemaduras se expresa como porcentaje de la superficie corporal total pudiendo estimarse por la regla de los nueve en pacientes mayores de 15 años, en niños menores necesita una medida más exacta que tome en cuenta la edad del paciente dadas las diferencias anatómicas.

    Otra regla sencilla es tomar la mano del paciente como 1% de su superficie corporal y en base a esto hacer el cálculo.

    La profundidad de las quemaduras ha sido tradicionalmente clasificado en términos de grados (1º-4º grado), actualmente se clasifican en: superficial, espesor parcial superficial, espesor parcial profundo y espesor total.

    1.- Quemadura superficial: Caracterizada por eritema, edema moderado y dolor, ocasionalmente ampollas. La lesión está limitada al epitelio. No se requiere tratamiento excepto para el alivio del dolor. Producida por exposición al sol.

    2.- Quemadura de espesor parcial superficial: La lesión ocurre en la epidermis y porciones variables de la dermis (leve), es roja, suave, edema importante, húmedas, ampollas y dolor severo, en pocos días se tornan pálidas a medida que se forma la escara, pueden observarse papilas dérmicas como pequeños puntos rojos separados por intervalos no mayor de 1 mm. Curan en 10-12 días sin restricciones o muy pequeñas.

    3.- Quemaduras de espesor parcial profundo: Hay necrosis a través de casi toda la dermis, con preservación de la porción más profunda de las papilas dérmicas y de los apéndices cutáneos, curan en 6 semanas pudiendo acompañarse de retracción. Si se produce desnutrición o infección pueden convertirse en quemaduras de espesor total. Clínicamente es húmeda y suave, la escara es más blanca que la anterior y más gruesa. Las papilas dérmicas no son visibles a través de la escara o si son visibles están separados por una distancia de 2-3 mm.

    4..- Quemaduras de espesor total: el área necrótica se extiende a través de todas las capas de la piel hasta la grasa subcutánea. Curan con retracción. La apariencia es usualmente secas y grisáceas y no blanquean a la presión y no dolorosos al tacto, con escaso edema.

    El cálculo de la superficie corporal y el porcentaje lesionado constituyen una de las medidas más importantes en el tratamiento de las quemaduras. Los errores en este aspecto del tratamiento, se magnifican al estimar las cantidades de líquidos, electrólitos y proteínas que se deben administrar durante el primer día y repercuten en la evolución del paciente. Al calcular la extensión total de las quemaduras, se deben tomar en cuenta solo las lesiones de espesor parcial superficial, profundo y las de espesor total.

    Criterios de Hospitalización:

    Quemaduras de más de 10% SCT.
    Quemaduras en áreas críticas: cara, manos, pies, genitales, sitios de flexión.
    Quemaduras eléctricas.
    Atención inadecuada en el hogar.
    Enfermedades previas o lesiones concomitantes que amenacen la vida.
    Sospecha de quemaduras de las vías aéreas.
    Pacientes menores de 2 años.
    Quemaduras intencionales.

    ¿Qué pacientes deben ser atendidos en una Unidad para Quemados o Cuidados Intensivos Pediátricos?.

    Superficie quemada mayor del 25%, con quemaduras de espesor parcial profundo o espesor total.
    Quemaduras faciales.
    Dificultad respiratoria.
    Deshidratación grave.
    Quemaduras por fuego directo o eléctricas.

    Manejo inicial:

    El cuidado inicial de la víctima quemada recomendada por el Comité de Trauma del Colegio Americano de Cirugía está dirigido al manejo de la vía aérea comprometida, detener el proceso de quemadura e iniciar la resucitación hídrica. Toda la ropa debe ser retirada ya que el material sintético puede convertirse en residuo plástico caliente que continúe quemando al paciente. Los sitios quemados por químicos deben ser lavados con abundante agua.
    Pacientes cuya quemadura abarque más del 20% SC generalmente requieren reposición de volúmen IV.

    La atención del paciente quemado se ha de planear en forma ordenada, una lista detallada de prioridades evita pérdidas de tiempo y requiere cierto orden.
    En la sala de urgencias medidas que requieren acción inmediata: evitar confusión, usar gorra y mascarilla, recoger datos en historia clínica que incluyan circunstancias del accidente, salud previa, vacunas, alergias, enfermedades asociadas.

    1.- Fluidoterapia Inicial: La restauración del volumen intravascular con soluciones que contienen sal han mejorado la sobrevivencia de los pacientes quemados. Muchas fórmulas útiles han sido usadas para estimar los volúmenes requeridos para reponer las pérdidas y mantener la hidratación intravascular. Existen controversias en relación en cuanto al uso de soluciones isotónicas vs. Hipertónicas, coloides vs. Cristaloides, lo importante es no apegarse a esquemas rígidos y adecuarlos a cada paciente. El objetivo principal de la fluidoterapia inicial en pacientes quemados es mantener el volúmen intravascular, asegurar diuresis de 0,5 a 1cc/Kg/h y proveer adecuada perfusión tisular. La liberación masiva de catecolaminas después de la agresión térmica ayuda a mantener la presión arterial sistémica a pesar de la hipovolemia significativa.

    Los niños con quemaduras > 15% SC requieren resucitación intravenosa, si la quemadura es mayor de 30% SC se requiere colocar un catéter IV de preferencia central o 2 vías periféricas de buen calibre.

    La fórmula usada en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Niños "J. M. de los Ríos" para la restitución hídrica:

    Fórmula de Carvajal:

    Primeras 24 horas:
    Ringer Lactato:
    5000 cc/m2 SCQ + 2000 cc/m2 SC
    Administrando la mitad de lo calculado en las primeras 8 horas y la otra mitad en las siguientes 16 horas.
    Segundas 24 horas:
    4000 cc/m2 SCQ + 1500 cc/m2 SC
    Iniciando la administración de coloides (albúmina, plasma) a partir de las primeras 8 horas postquemaduras.

    Otras fórmulas usadas son:

    Fórmula Parkland:

    Primeras 24 horas:
    4 cc kg. x % SCQ, 50% en 8 horas y 50% en las restantes 16 horas con Ringer Lactato + 1500 cc/m2 SCT.

    Segundas 24 horas:
    Líquidos de mantenimiento 1500 cc/m2/día iniciando con glucosa hipotónica.

    Fórmula de Duke:

    Primeras 24 horas:
    3 cc x Kgr. % SCQ + 1500 cc/m2/día.

    Después de completado el 2do. día de postquemaduras, la alimentación enteral puede ser iniciada, pero si se necesita aún fluidoterapia IV, debe suplir y mantener los niveles normales de Na, P, Ca, Mg, K.

    En las primeras horas de postquemaduras las pérdidas insensibles en el paciente quemado son elevados y debemos calcularlos según la fórmula:
    PI: 20 cc + % SCQ x SCT = cc/hora, las cuales deben ser repuestas con ringer lactato o solución 0,9%.

    Una vez hechas las curas y cubiertas las quemaduras las pérdidas insensibles se reducen en un 50%, La pérdida insensible de agua total se relaciona de modo lineal con la extensión térmica. Si estas pérdidas no son compensadas puede aparecer deshidratación con hipernatremia grave y coma hiperosmolar.

    El uso de soluciones hipertónicas de sales de Na (250 mEq Na/ Lt) reducen el volúmen de líquido para la reanimación en un 40% sin incrementar la carga neta de Na.

    Debemos desnudar al paciente con el fin de evaluar de forma íntegra al mismo y evidenciar lesiones asociadas que pongan en peligro la vida (fracturas, heridas, etc). Evidenciar el estado de lucidez y de oxigenación y cubrirlo con sábanas estériles.

    Garantizar la permeabilidad de la vía aérea y la adecuada ventilación y oxigenación. Si es necesario intubar el paciente vía orotraqueal o nasotraqueal, sujetando el tubo con seguridad mediante cintas que rodeen la cabeza y el cuello, o incluso fijándolo con alambres o suturas a los dientes ya que el adhesivo no se adhiere con firmeza a la cara quemada. Algunas veces se recurre a la traqueotomía. La intubación está indicada en todas aquellos pacientes con quemaduras mayores del 25% SCT de espesor parcial profundo o espesor total debido al alto riesgo de presentar SDRA ya que de esta forma logramos controlar los parámetros ventilatorios de forma precoz. Así mismo está indicada la intubación endotraqueal en pacientes con sospecha de quemadura de vías aéreas superiores, como lo es en accidentes ocurridos por fuego directo y en sitios cerrados en los cuales el paciente presenta al exámen físico quemaduras de las fosas nasales, estridor y tos, y en los casos de gran edema facial.

    Si es necesario el uso de relajantes musculares para facilitar la intubación es imperativo la administración de la clase no despolarizantes en vez de succinilcolina por la hipercalemia inducida. El período de riesgo inducido por la succinilcolina va de 5-15 días posterior a la quemadura hasta 3-16 meses.

    La causa más frecuente de muerte en los pacientes quemados es la infección ya que a pesar de todas las medidas de asepsia y antisepsia administradas, todas las quemaduras son finalmente colonizadas, primero por las bacterias endógenas del paciente y posteriormente por las cepas hospitalarias. Dado que la zona coagulada de la quemadura es avascular, ni los propios mecanismos de defensa del organismo ni los antibióticos sistémicos pueden combatir eficazmente a las bacterias en la zona. Es por ello que en las quemaduras se aplican agentes antimicrobianos tópicos, los cuales logran reducir el número de bacterias en la escara, no mantienen estéril la herida. Estas son la Sulfadiazina Argéntica (Silvadene), Mafenida, Furacina.

    Los antibióticos sistémicos usados de rutina son la Penicilina cristalina más un aminoglicósido en aquellos pacientes quemados "vírgenes" ya que se supone que en las primeras 48 horas las quemaduras bién tratadas están estériles. De acuerdo a la evolución del paciente y los cultivos reportados se irá rotando el esquema de antibioticoterapia dependiendo de los gérmenes y sensibilidad de los mismos en el sitio de hospitalización. Es importante conocer el esquema de vacunación del paciente quemado para decidir la administración del toxoide tetánico o antitoxina tetánica según sea el caso. En niños sin inmunización activa iniciar la Terapia Antitetánica con la primera dosis de Toxoide Tetánico 0,5 cc IM y simultáneamente pero en otra área corporal inyectar 250 U.I. de Globulina Antitetánica Humana o la heteróloga 1500 Uds. En pacientes con inmunidad activa, si han pasado más de 5 años, pero menos de 10 años de la última dosis, inyectar 0,5 cc de Toxoide tetánico, si han pasado más de 10 años 0,5 cc de Toxoide Tetánico y 250 UI de Globulina Tetánica Humana.

    Se deben insertar sondas en el paciente quemado grave tales como sonda vesical para vigilar el gasto urinario el cual debe oscilar entre 0,5-1 cc/Kg/h. Sonda nasogástrica ya que en las primeras 48 horas se presenta Ileo Gástrico y Colónico, disminuyendo así el riesgo de aspiración y regurgitación gástrica. Colocar catéteres venosos (mínimo 1 acceso en gran vena) y en grandes quemados, línea arterial para monitorización de presión arterial invasiva, considerando algunos autores que en caso de grandes áreas de superficie corporal quemada la posibilidad de insertar los catéteres venosos en las áreas quemadas (que se suponen estériles) dejando las zonas no quemadas para posterior rotación de catéteres.

    Recordar siempre el manejo del dolor en todo paciente y en especial en los pacientes quemados así como el manejo del stress, por lo cual está indicado sedación con diacepam, midazolam, entre otros y la analgesia (meperidina: 1 a 1,5 mgrs/Kgr/dosis cada 4 horas, morfina a 0,1 a 0,2 mgrs/Kg/ dosis cada 4 horas, Nalbufina 0,1 a 0,2 mg/Kg/ dosis).

    Se deben realizar de rutina cultivos periódicos de la quemadura (1-2 veces por semana), los más exactos son los cultivos cuantitativos de biopsia. Además de la administración sistémica de antibióticos, puede ser de utilidad el debridamiento de la herida y ocasionalmente inyección de antibióticos bajo la escara. La escisión precoz agresiva de las zonas desvitalizadas junto con injertos de piel, considerada en la actualidad la mejor forma de evitar la sepsis de la quemadura.
    El soporte nutricional del niño quemado es extremadamente importante, debido al elevado metabolismo basal y al efecto deletéreo de la nutrición insuficiente y de la malnutrición sobre el sistema inmunitario y la curación de las heridas. Se pueden usar varias fórmulas para calcular los requerimientos nutricionales:

    Necesidades de mantenimiento más Kcalorías para el área quemada:

    1800 Kcal/m2 CST/día + 2000 Kcal/m2 SCQ/ día o
    60 Kcal/Kg + 35 Kcal x % CSQ

    Con una relación de calorías no proteícas/ N2 : 150:1 hasta 100:1.

    Suministrar protección gástrica con bloqueantes de receptotes H2 y/o antiácidos por sonda nasogástrica 10-15 cc c/4 hs. Para prevenir la producción de gastritis erosiva y úlceras de stress (Ulceras de Curling).

    De ser posible se debe iniciar la alimentación enteral por sonda tipo Dob-Hoff (transpilórica) ya que es más fisiológica contribuyendo a el mantenimiento de la integridad del epitelio digestivo y disminuyendo la posibilidad de translocación bacteriana. Debe monitorizarse la nutrición mediante el peso corporal y determinaciones de proteínas plasmáticas, en especial albúmina, globulina y transferrina. Los estudios de balance nitrogenado suelen ser inexactos ya que através de la quemadura se pierden numerosas proteínas.

    De todo lo expuesto, se desprende que el manejo de un paciente quemado es una experiencia estresante para el niño, la familia, así como para el personal de salud. El miedo, el dolor, el abandono y el quedar desfigurado contribuyen a los problemas emocionales del niño posterior a las quemaduras, ameritando tanto en la fase aguda como en la crónica de soporte psicológico jugando un rol importante el psicólogo clínico, como componente del equipo multidisciplinario que debe atender el paciente quemado desde su ingreso a hospitalización hasta su reinserción a las actividades cotidianas.