Arte Románico

Arquitectura. Europa. Escultura

  • Enviado por: Lady Evil
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Arte Románico:

El románico surgió a partir del siglo XI como arte de la cristiandad europea, unida en torno al papado de Roma y a la orden monacal de Cluny; se desarrollaron manifestaciones artísticas. Esta fue la época de los vínculos feudales, que llevó a los señores a levantar castillos por toda Europa.

Basado en construcciones que usan la bóveda de cañón, el arco de medio punto y los edificios de sillares bien tallados y de grandes dimensiones, el románico definió una época, expresó la más alta espiritualidad cristiana y sentó las bases para el gótico.

Según las regiones incorporó elementos tradicionales locales. Anclado, pues, en la tradición, pero también innovador, es la primera manifestación a gran escala del arte cristiano de Occidente.

  • La arquitectura Románica:

  • 1.1 Elementos constructivos:

    Reemplazar las ruinas ocasionadas por las invasiones normandas y magiares, y ofrecer nuevos edificios a una población en plena expansión demográfica. Construcciones de piedra que fuesen dignas y duraderas. Con el empleo de este material se reducía el riesgo de incendios, otra de las preocupaciones del momento; en las crónicas medievales abundan los relatos acerca de fuegos que destruyeron o dañaron gravemente las iglesias, que tradicionalmente tenían techos de madera o artesonados.

    Levantar una bóveda sobre una altura de más de diez metros exigía una técnica avanzada, muros más espesos y soportes más recios.

    Los elementos más característicos son:

    • El arco de medio punto: con forma de media circunferencia. En las portadas se acompaña de varios arcos concéntricos llamados arquivoltas.

    • La bóveda de cañón: que se origina prolongando un arco de medio punto. Como el peso de las bóvedas de piedra es considerable y tiende a desparramarse hacia los lados, se refuerza por dentro mediante arcos de fajones, que en el exterior corresponden a contrafuertes. El muro adquiere considerable espesor (en ocasiones de dos metros) y hay pocos vanos. La arquitectura románica es más bien sombría.

    • La bóveda de arista: formada por la penetración de dos bóvedas de cañón en ángulo recto. Se suele reservar para las naves laterales.

    • Las cúpulas semiesféricas: que suelen apoyarse sobre trompas o pechinas.

    • Los pilares cilíndricos o cruciformes.

  • Las iglesias románicas:

  • La innovación principal fue la iglesia de peregrinación, de dimensiones majestuosas, destinada a acoger grandes muchedumbres de peregrinos, con un deambulatorio y un gran desarrollo de capillas y ábsides.

    Fueron características las fachadas flanqueadas por torres, esquema que ya se había utilizado en el arte carolingio. También predominaron las portadas tripartitas, imponentes, que constituían un acceso monumental al templo.

    Las plantas de las iglesias presentan gran variedad; se emplean la centralizada, la cruz latina, la basilical, etc. En ocasiones se ha interpretado la de cruz latina, la más habitual del templo románico como un esquema de un hombre con los brazos en cruz (Cristo) y el alzado como un símbolo de la tierra presidida por el cielo (la cúpula); en definitiva, un símbolo de la vocación espiritual del hombre.

    La iglesia de Peregrinación:

    Las iglesias de este tipo están pensadas para que los peregrinos puedan deambular sin obstáculos por el interior del templo. La planta prototipo es de cruz latina, con transepto, girola, capillas absidiales, y triforio o tribuna alta que da a la nave principal.

  • El Románico en Europa: Francia, Italia y Alemania:

  • La cuatro vías del Camino Francés:

  • Vía tolosana allí predomina la herencia clásica. La vía podensis, donde se levantaron grandes iglesias de peregrinación. La vía limusina, de influencia bizantina. Y la vía turonensis, con esculturas en la fachada y torres flaqueando la entrada, cuyos tejadillos tienen una decoración de escamas.

  • Italia, una arquitectura variada:

  • Reproduce la imagen de su paisaje político, fragmentado en regiones de acusada personalidad:

    -En el norte, la Lombardía y regiones vecinas, muestran su vitalidad construyendo grandes iglesias con bóvedas de cañón, gruesos soportes, criptas y una decoración a base de arcos lombardos: unos arquillos ciegos que a intervalos regulares se prolongan hasta el suelo en bandas verticales. Difundieron su estilo por Alemania y Cataluña.

    -En la Toscana, en Italia central, pervivió la herencia clásica, con arquerías decorativas, frontones y proporciones equilibradas. Usaron el mármol.

    -En la Italia meridional, las influencias son bizantinas, normandas y árabes. Hay efectos de policromía, juegos de arcos entrecruzados y decoración de motivos geométricos y mosaicos.

  • Alemania, pervivencia de las tradiciones:

  • Las iglesias tienen dos transeptos y a veces es frecuente el juego de dos ábsides enfrentados, uno a cada extremo de la iglesia. La arquitectura estaba muy anclada en viejas tradiciones y con frecuencia la techumbre era plana o de artesonado, en épocas posteriores se reemplazaron por cubiertas abovedadas.

    Las arquerías son lombardas. Las iglesias alemanas sorprenden también por su verticalidad y dimensiones monumentales.

  • El monasterio medieval:

  • La vida monástica:

  • El monasterio es un conjunto de edificios en los que vive, ora y trabaja una comunidad de monjes. No fueron sólo centros religiosos sino también culturales, artísticos, económicos y políticos, y pueden considerarse prácticamente pequeñas ciudades de economía autosuficiente y con una organización figurosa.

    Su origen está en los antiguos eremitorios que habían florecido en Tierra Santa entre los siglos IV y VI, eran lugares donde se recogía un ermitaño al que luego se unían otros hombres o mujeres que querían compartir su estilo de vida.

  • Organización del monasterio:

  • Las normas que regían la vida de los monjes condicionaban la existencia de una serie de dependencias y su organización espacial.

    La planta de un monasterio venía dictada por esa visión jerárquica y religiosa: dominando las demás construcciones se encontraba la iglesia, de grandes dimensiones: era la casa de Dios y por ello se construía con los materiales más ricos, mientras que los edificios adyacentes se seguía empleando con frecuencia la madera. Junto a la iglesia había un claustro, espacio abierto, ajardinado y rodeado por una galería cubierta, y que servía como lugar de procesiones y de esparcimiento para los monjes.

  • Las artes figurativas en el Románico:

  • La imagen, transmisora de las verdades de la fe:

  • Las imágenes románicas, pintadas o labradas sobre el muro, o bien exentas, se integran en el templo para completar y confirmar su carácter simbólico. Presentan anticipación de la gloria divina en la tierra y como un resumen de las verdades que los fieles debían respetar. Las imágenes eran auténticas lecciones que ilustraban las verdades de la fe y los episodios sobresalientes de la Escritura. Iconografías de raíz paleocristiana y bizantina.

    Durante el románico fue asentándose también la iconografía de Cristo crucificado, que aparece sereno, triunfando sobre la muerte.

    Junto a estos temas sagrados había otros, sobre todo aquellos en los que el artista expresaba sus inquietudes y los aspectos de su vida cotidiana. También había seres fabulosos con los que se representaba el pecado o el demonio, inspirado en los bestiarios de origen oriental.

  • La esquematización románica:

  • El artista no utiliza un lenguaje naturalista para plasmar el movimiento, las proporciones o las emociones. La pintura románica más bien está emparentada con el arte bizantino y paleocristiano. Se adaptan sus proporciones al espacio disponible. Se tiende a la geometrización: ojos almendrados, dedos tubulares, pliegues que parecen rayas trazadas a escuadra. En las grandes obras del románico se consigue una expresividad rica y llena de fuerza.

  • La escultura en función subordinada de la arquitectura:

  • A partir del siglo XI, cuando se reanuda la actividad constructiva y empieza a renacer cultural y artístico de la época feudal, vuelven a hacerse grandes proyectos escultóricos.

    La fachada de la iglesia románica es el lugar donde se encuentran los relieves principales, especialmente en la portada: el tímpano, parte semicircular que se encuentra sobre la puerta; el dintel; el parteluz o columna que divide la puerta en dos partes y las arquivoltas.

    Hay esculturas de bulto redondo, exentas, ricamente policromadas, que representan a Cristo, la Virgen o los santos a los que estaba dedicada la iglesia.

  • La escultura Románica en Francia:

  • El siglo XI. Los comienzos:

  • Una de las primeras esculturas románicas francesas es el dintel de Saint-Genis-les-Fonts (hacia 1130). tallado a bisel plano con proporciones liberales, recuerda a los relieves visigodos.

  • El siglo XII. La irradiación de Cluny:

  • Quedan pocos restos del programa iconográfico del monasterio de Cluny tras su destrucción, algunos escultores que trabajaron allí se dispersaron después por la Borgoña, dejando obras maestras.

    Las obras son de gran tamaño, y ambas tienen parteluz para soportar el peso del tímpano. Éste consta de varias losas yuxtapuestas, y en un marco tan amplio los escultores desarrollan escenas de gran efecto dramático. Las esculturas se caracterizan por su monumentalidad, agitación y dramatismo.