Arte prehistórico

Arte mobiliar. Pinturas rupestres. Cerámica. Arquitectura. Talayots. Dólmenes

  • Enviado por: Quetofitn Molt
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

La prehistoria

Las primeras manifestaciones artísticas conocidas ofrecen tal perfección técnica y corresponden a un periodo tan avanzado de la historia que debemos suponer que las creaciones primordiales se han perdido.

Los etnólogos han llegado al convencimiento de que la música rítmica (conseguida por golpes con piedras, maderas o conchas), y la pintura de carácter corporal constituyen los primeros intentos artísticos de la especie humana.

Arte mobiliar (dícese del arte ejecutado en objetos que pueden desplazarse, que no pertenecen a un conjunto inmóvil: plaquetas, estatuilla, cofrecitos, muebles, etc.)

Algunas estatuillas de marfil que reproducen cabezas o cuerpos de mujer han sido fechadas entre los 40.000 y los 20.000 años a.C. Pero se cree que hubo (por que no es verosímil que el que los hombre hayan dejado transcurrir 1 millón de años desde su aparición en la especie sin manifestaciones artísticas anteriores de reproducción de las imágenes). Y por otra parte la talla de la madera o el modelado del barro debió de preceder al trabajo más delicado y difícil sobre el marfil.

En diferentes lugares del continente europeo se han encontrado estatuillas femeninas, las venus de Savignano,Willendorf, Lespugue, Laussel, caracterizadas por el abultamiento e senos, vientre y caderas. En este conjunto de “Venus” prehistóricas se refleja el culto a la mujer fecunda que en la religiosidad prehistórica es paralelo al de la tierra fértil. Es probable que ocupe un mismo lugar social el culto agrario y la ritualización de la mujer que posee el misterioso poder de la renovación del vida.

Hacia finales del auriñaciense al lado de la escultura de volumen se cultiva el bajorrelieve, mediante incisiones lineales en la piedra para resaltar una figura. Las escenas de caza y la mujer que empuña y ostenta símbolos de fecundidad son los temas únicos.

Arte rupestre (pintura sobre roca)

El descubrimiento de Altamira (1879) supuso una conmoción, y sólo se aceptó universalmente cuando se descubrieron las grutas pintadas de Francia. En 1940 un grupo de niños encuentra casualmente las pinturas de Lascaux, a las que se ha atribuido una fecha de 25.000 a.C. Entre uno y otro hallazgo, a lo largo de 70 años sucesivos, las cuevas iban ofreciendo a los descubridores un fascinantes espectáculo de escenas de caza, de animales con flechas clavadas.

Esta representación no constituyó para el artista del Paleolítico superior un simple esparcimiento lúdico, sino que tenía la función precisa de propiciar la caza. Se trata de una concepción mágica de apropiación por la imagen que implica acercamiento.

Estas pinturas ofrecen un alto interés histórico; por ellas sabemos el género de vida de los hombres del paleolítico superior, las formas de caza, las armas utilizadas, la variedad de la fauna.

Las técnicas para obtener los colores (mezclas de grasas animales, jugos vegetales, tierras de variado cromatismo, madera quemada para las siluetas en negro), la sensibilidad por la vida y el movimiento, y el aprovechamiento de las rugosidades de la roca para dar volumen a los cuerpos y movimiento a los miembros configuran conjuntos estéticos que asombran por su calidad.

Dos zonas geográficas han proporcionado dos conceptos diferentes del arte rupestre-

Escuela francocantábrica; Como son las cuevas de Altamira y del Castillo en Santander, Pindal y Candamo en Asturias, Lascaux y Font-de-Gaume en Francia) ha conservado sus pinturas en cuevas de techo impermeable, la amparo de la humedad y de la luz ; prescinde de la representación de la figura humana y se entrega a la de animales aislados que no forman escenas (bisontes sobre todo, caballos, ciervos, jabalíes), y se distingue por su naturalismo, su afán policromía (negro, blanco, rojo, amarillo, ocre)

Escuela levantina española: El Cogul, Alpera, Minateda, las pinturas están simplementes en abrigo, rocas escasamente protegidas, y han podido conservarse por las sequedad del clima; se introduce al hombre en escenas de caza, de danza o de recolección, se somete a todas las figuras a un proceso de estilización y se prefiere la monocromía. Las más importantes muestras de la escuela levantina corresponden ya a otra etapa de la civilización, el Neolítico.

Las pintura rupestres más tardías, las correspondientes a los periodos cerámicos, se distinguen por el movimiento de las figuras (así las del Tassili sahariano) y por una tendencia muy fuerte hacia la abstracción, hasta convertir a la figura humana en un tejido de rayas y ángulos.

La cerámica

El Neolítico es uno de los periodos más revolucionarios de la historia humana. Con la invención de la agricultura el hombre se vuelve sedentario, se fija el terreno. Para las artes plásticas es transcendental el invento de la cerámica y es precisamente el barro cocido lo que define el nivel neolítico en un yacimiento prehistórico.

Los tipos cerámicos se propagan con rapidez por el continente europeo, lo que traduce intensas migraciones de pueblos.

  • La cerámica de bandas, de origen danubiano, se remonta por el valle del Rin, llega a Holanda y más tarde a Polonia y Rusia.

  • Cerámica Lisa, con pezones en relieve, se difunde por Francia e Italia.

  • Cerámica cordada, con incisiones de cuerda en arcilla fresca, es más tardía

  • Vaso campaniforme: ya de un periodo posterior, en el que se trabaja el bronce , es una aportación hispana al arte prehistórico europeo, pues se ha encontrado también en Italia, Francia, Inglaterra, Holanda y Alemania

  • Nacimiento de la arquitectura

    Durante centenares de miles de años el hombre fue nómada, carecía de morada fija y recorría vastos espacios en búsqueda de alimentos. La invención de la agricultura le obliga a estabilizarse, a esperar en un lugar determinado la recogida de la cosecha.

    El sedentarismo se refuerza con los cambios climáticos que están en los orígenes del Neolítico. La caza deja de ser una persecución frenética y una nueva forma de actividad, el pastoreo, desplaza definitivamente el nomadismo puro. En esta era de cambios decisivos surgen las primeras viviendas construidas y los primeros poblados.

    Los estudios prehistóricos han desvelado la importancia de los cultos neolíticos, entre los que destaca el que tributa cada poblado a sus muertos. Este culto ha dejado su huella en los más antiguos monumentos conservados, los megalitos (construcciones de grandes piedras)).

    Así en el Neolítico, además de la agricultura, pastoreo, tejidos, carpintería y cerámica, nace también la arquitectura. En su mayoría los megalitos son monumentos funerarios, tumbas construidas con enormes bloques de piedra desbastada, a los que se intenta dar una forma más o menos geométrica (alargada o cúbica). Su existencia implica unas vivencias religiosas avanzadas, pero además una estructura social de alguna complejidad, ya que exigen trabajo coordinado y una autoridad reguladora del vida colectiva.

    El más sencillo de los megalitos es el menhir (simple pieza pétrea hincada verticalmente): el Locmariaquer (Francia) alcanza los 20 metros. Es frecuente disponerlos de manera ordenada: en los alineamientos se colocan en hilera, en los cromlechs en círculo, como el de Stonehenge (Inglaterra).

    El más complejo megalito es el dolmen, sepultura colectiva que en bastantes casos consta de un corredor y una cámara cubierta por falsa cúpula (es decir, su estructura se monta sobre hiladas de piedras que se van aproximando hacia el centro). De esta forma son en el Sur de España los de las llamadas cuevas de Mengay del Romeral en Antequera (Málaga).

    En las islas baleares encontramos construcciones megalíticas de época posterior, en su mayoría correspondientes a la edad de Bronce y que responden a las necesidades de una sociedad más compleja.

    Los talayots son torretas defensivas utilizadas como sistema de vigilancia, similares por su forma a las nuragas de Cerdeña (habitaciones fortaleza de los jefes de tribus que se situaban en lugares estratégicos y protegidas por un muro), esta similitud sugiere un tráfico étnico y comercial en el Mediterráneo.

    La taula, megalito en forma de T, se utilizó probablemente para el descarnamiento de los cadáveres.

    La naveta, así denominada por su forma de nave invertida, es otra construcción funeraria.

    Los megalitos piden un estudio más detenido que el le han dedicado los arqueólogos. Aparte del interés de los ajuares funerarios y de las posibilidades de indagar en la concepciones religiosas del Neolítico y de Bronce esta construcción desprovista de adornos, que se impone por su masa, y que con frecuencia se desea resaltar al situarla en llanuras o lugares llanos, exigió a los constructores el desbastamiento de la piedra, el levantamiento de los primeros muros, la invención de los primeros sistemas de techumbre, el nacimiento en fin de la estructura arquitectónica que en esencia no es más que esto: unos muros y una cubierta.