Arte contemporáneo del siglo XIX

Arquitectura civil. Plaza de toros de Logroño. Neomudéjar

  • Enviado por: César
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA:

Las corridas de toros han ido cambiando a lo largo d la historia, y como consecuencia, también han cambiado las plazas. Así pues, en Logroño podemos ver la evolución de las plazas de toros, desde su comienzo, acondicionando terrenos o solares con tablas a modo de una placita en la que lidiar las reses, hasta 1849, año en que el corregidor de Logroño decretó construir una plaza que acabara con la provisionalidad de las improvisadas tabladas que hasta entonces habían hecho las funciones de plaza, pero este decreto no fue aprobado por todo el mundo, más bien al contrario, la gente se oponía a su construcción, y fue el hundimiento de una plaza provisional con capacidad para más de diez mil personas, lo que provocó su construcción en el año 1861.

Una sociedad de vecinos fue la que se encargó de llevar a cabo la empresa, y el arquitecto encargado de levantar la plaza fue Jacinto de Aregui.

Pero esta plaza se incendió en 1914, incendio que provocó la construcción de la actual plaza de toros, inaugurada en 1915.

PLAZA ACTUAL:

El encargado de la obra fue Fermín Álamo, y la ubicación ahora será la Manzanera, lugar que ahora da nombre a una calle que allí hay, calle que cruza a Doce Ligero de artillería.

La novedad que aportó Álamo a la obra fue el uso del hormigón armado, de gran importancia en la misma, cosa que vemos en el historial de la construcción, donde hay un apartado que se titula “Cálculo del hormigón armado”

El uso de nuevas técnicas como ésta última no quita que el diseño sea tradicional, de estilo neomudéjar.

El anillo de la plaza consta de dos plantas, además sobresale de la fachada un bloque central, la entrada, compuesta por dos torres, en el centro de los cuales se ubica la entrada principal. La disposición de los elementos de la entrada nos recuerdan la Puerta del Sol de Toledo, de porte y estilo tradicionalmente mudéjar.

La sensación de movimiento en la fachada se consiguió usando en puertas y ventanas sistemas de vano como los arcos de herradura, apuntados, entrecruzados... pero la fachada no posee ningún otro elemento decorativo.

La parte más superior está decorada con pequeñas almenas, a modo de torreón de castillo, e inmediatamente debajo de ella encontramos una decoración de modillone3s de rollo (que son unas cornisas que parece que están revueltas) , que a su vez valen de enlace con el tejado del anillo.

El ritmo del anillo es constante durante toda su fachada, destacando en ella una sucesión de arcos de herradura, que brotan de un muro que también presenta almenas. En la parte de arriba se abren dos arcos sobre cada ventana .

DATOS:

-Ruedo de cincuenta metros de diámetro.

-Barrera formada por postes de diez y ocho centímetros de lado, con postes de cinco centímetros de grueso.

-Callejón de dos con cuarenta metros de ancho.

-Contrabarrera con una tarima de veinticuatro centímetros de grueso, y con barrotes.

-Capacidad de la contrabarrera de trescientos cuatro asientos.

-Asientos de treinta y cinco centímetros de ancho, separados entre sí por un paso de setenta centímetros.

-Otra fila después de trescientos treinta y tres asientos, separados ahora por paso más estrecho (cuarenta centímetros)

-Más atrás, hay dieciséis filas de asientos de treinta y cinco por treinta y cinco, así como de treinta y cinco era la distancia entre las filas, pero la última, para mayor comodidad de acceso al tabloncillo, era de cuarenta centímetros.

-En el tendido había 6839 asientos.

-En el tabloncillo cabían 532 personas.

-La capacidad total de la plaza era de 10.468 espectadores.

-El presupuesto fue de 199.869´12 pesetas.

-Hubo otros proyecos para la plaza, rechazados, de Amos Salvador (hijo), y Cayo Redón.

-Fue inaugurada en 1915.

OTROS DATOS:

El día uno de Abril se acordó aceptar el proyecto de Fermín Álamo, y la construcción de la plaza quedaba otorgada a un concurso anunciado en periódicos de Zaragoza, Bilbao, San Sebastián, Vitoria.....

La reunión general de accionistas fue en el frontón de pelota “Beti Jai”, en la que se acordaron los estatutos por los que había de regirse una nueva sociedad llamada “Sociedad Constructora de la Nueva Plaza de Toros”

Se aprobó por unanimidad, nombrándose después un consejo de administración formado por cinco hombres, encargado a su vez de organizar las corridas.

El día tres de Mayo comenzaron los trabajos preeliminares, llegando siete vagones con cemento y material de construcción el día ocho del mismo mes, la obra duró ciento cuatro días.

El cinco de Septiembre de 1915 se inauguró.

En el mes de Agosto se encargaron a una empresa valenciana los carteles.

El 16 de Septiembre entraba la primera res en a plaza, recaudando en este desencajonamiento unas ochocientas pesetas.

El 19 de Septiembre comenzaban a funcionar los servicios médicos (enfermería) al mando de Orio, Infante y González del Castillo.

El 20 del mismo mes fue subastada la carne de diez y ocho toros lidiados en la plaza.

La entrada oscilaba entre cuatro y cinco pesetas (según si era de sombra o de sol)

Vídeos relacionados