Arte Colonial

Historia. Arquitectura americana. La ciudad. Urbanismo. Poste sobre añojal. Whipple House

  • Enviado por: Vanessa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


ARTE COLONIAL EN NORTEAMERICA

Los primeros colonizadores trajeron consigo su estilo de vida, su visión personal del arte, indudablemente influida por los siglos de evolución artística en Europa y las ganas de crear un nuevo mundo, por lo que los estilos, indudablemente, se basaban en modelos transoceánicos en los primeros momentos.

Para apreciar este periodo debemos basarnos, sobre todo, en el conocimiento de la arquitectura, el campo en que los primeros colonizadores sí apostaron por una visión artística, aún inconscientemente y del urbanismo, a menudo olvidado o menospreciado cuando va unido, indisolublemente, a la arquitectura.

LA ARQUITECTURA COLONIAL

Sin duda, lo que más evidencia el desarrollo del arte en las colonias es la arquitectura, aunque siempre hay que entender que no se desarrolla, en un principio, como medio de expresión artística, sino como una necesidad básica. Pero la evolución, la mejora de las construcciones, que aún hoy se conservan, es el mejor dato, el más fiable para comprender la evolución del arte en Norteamérica.

Entendemos que las condiciones de vida que tuvieron que soportar los primeros colonos fueron extremadamente duras y afectaron, obviamente, a la organización del espacio y a la práctica constructiva.

Exceptuando la zona sudoeste, la arquitectura indígena fue arrasada y, por tanto, su influencia fue nula. En la actual Arizona y el actual Nuevo México, los españoles que penetraron en el siglo XVI, encontraron unos indígenas a los que bautizaron pueblo. Eran comunidades de agricultores y ganaderos que construían pueblos de arcilla secada al sol en medio de sus campos regados. La técnica india consistía en disponer capas sucesivas de arcilla para formar las paredes, y dejar secar al sol antes de proseguir el trabajo; el techo de ramajes revestido por una gruesa capa de esa misma arcilla, estaba sostenido por gruesas vigas transversales que sobresalían en cada extremo. Ese estilo, algo modificado por los españoles, ha subsistido hasta plena mitad del siglo XX.

Es Europa, con su diversidad, la que aporta los modelos a seguir. Hay que subrayar que no hay una influencia única, sino que cada oleada de emigrantes llevara consigo las tradiciones constructivas de sus respectivos países. Estas, además, intentando responder a las exigencias de su nuevo entorno, tuvieron que adaptarse a las diferentes zonas de asentamiento. No se puede hablar, por tanto, en la época colonial, de una arquitectura colonial en singular.

Así, tenemos la célebre log cabin sueca, la cabaña de troncos de madera en Nueva Inglaterra (que luego explicaremos en más detalle).

Los franceses aportaron en Canadá y en el valle del Mississippi la técnica de construcción de “poste sobre añojal” tomada del oeste de Francia: montantes de madera verticales sobre ajustados maderos horizontales que, a su vez, descansaban en un lecho de piedrecitas. Los intersticios eran rellenados de adobe y, con frecuencia, eran revestidas de un revoque blanco. La casa de Juan Bautista Saucier, más conocida como la Courthouse, en Cahokia, Illinois, es uno de los escasos ejemplos que ha sobrevivido.

Los holandeses que se instalaron en el valle del Hudson introdujeron la fachada de aguilón y difundieron el uso del ladrillo desde los primeros momentos de la colonización.

En cuanto a los españoles, aún se pueden ver restos de su dominación en ciertas regiones del sur y del oeste: fachadas adornadas con cancelas trabajadas a lo Nueva Orleans, patios frescos y al abrigo de miradas en las residencias coloniales de Nuevo México y, sobre todo, esas notables Misiones implantadas en la California del siglo XVIII, con sus iglesias barrocas de decoración exuberante.

El espíritu innovador y libre, la utilización de otros materiales, la modificación de proporciones, la adaptación funcional, etc., son rasgos indicativos de la voluntad de crear algo nuevo a partir de elementos antiguo.

A pesar de todas estas diferencias, tradicionalmente, se han encontrado en el periodo colonial dos momentos bien diferenciados: el siglo XVII y el siglo XVIII, hasta 1776. Hay que entender que son fechas muy flexibles, que se han tomado como indicadores orientativos de dos momentos arquitectónicos muy diferentes.

Durante el siglo XVII, con algunas excepciones, no se levantaron grandes mansiones, ni siquiera se construían casas de piedra. El motivo es evidente: la gente que se instalaba no tenía grandes cantidades de dinero para sus construcciones, sino que se veían obligados a trabajar duramente si querían sobrevivir, y no podían importar la cal para el mortero. Por este motivo, las construcciones que se conservan son de madera, de reducidas dimensiones. Todas ellas según técnicas y gustos del Viejo Mundo. La tradición carpintera del Este de Norteamérica proviene de estos primeros momentos, por lo que es lógico que profundicemos en las construcciones en madera:

Encontramos una gran variedad de técnicas en las construcciones americanas. El más sencillo consistía en utilizar los troncos de árboles enteros para formar los muros de una casa. Se practicó en los bosques de coníferas, ya que la madera de pino es relativamente ligera y los árboles muy rectos. Es la famosa cabaña de troncos, convertida en el siglo XIX en el símbolo de la vida frugal y heroica del pionero americano.

Esta técnica no era empleada por los colonos británicos de Nueva Inglaterra o de Virginia, ya que fueron los suecos del Delaware los que edificaron las primeras log cabin, cuyo origen debe remontarse a las construcciones vikingas de Escandinavia: troncos de pino, aplanados en una cara y que se entrecruzan en los cuatro extremos, relleno de hierba o de musgo, y chimenea de ángulo.

Los alemanes personalizaron la construcción espaciando los troncos y rellenando los huecos con un cascote de piedrecillas.

Los irlandeses y escoceses alargaron la construcción y desplazaron la chimenea a un extremo, …

Un ejemplo típico de esta época es la Whipple House, en Ipswich, Massachusetts. Esta casa presenta dos plantas y un ático, con grandes vanos en todas las fachadas, excepto las del ático, de reducidas dimensiones. El acceso está centrado en uno de los lados longitudinales de la casa, enmarcado por gruesos tablones que hacen las veces de jambas reforzadas y decoradas por molduras. Las ventanas también solían estar decoradas con maderas molduradas, y se hacían traer los cristales de Inglaterra. A menudo, estos cristales eran reforzados con barras de hierro.

Como vemos, es un claro ejemplo de vivienda familiar de estilo inglés de las primeras décadas de colonización.

Actualmente, se habla del estilo barroco americano del siglo XVIII, denominación totalmente errónea, ya que aunque hubo numerosas influencias europeas de estilo barroco, no fueron menores las influencias neopaladianas que se gestaban en Inglaterra. De hecho, las construcciones que han perdurado han sido estas últimas, ya que una adaptación al continente las convirtió en el llamado estilo federal.

Las primeras construcciones de gusto inglés que se adaptaron fueron los cottages ingleses. Estas construcciones, muy en boga en el XVIII, eran pequeños edificios con aspecto un tanto rústico en el exterior pero con todas las comodidades del momento en el interior. Estaban construidas para la burguesía adinerada que quería un alojamiento en el campo. El modelo del que fueron sacados estos edificios era el falso pueblecito que se edificó en Versalles para María Antonieta.

La adaptación norteamericana pasó por una transformación en vivienda para todas las clases sociales al abaratar los materiales (madera, por supuesto como material principal), y al simplificar al máximo el esquema rectangular de los cottages ingleses. Se edificaron, por tanto, edificios de una solo planta en la mayoría de las veces, o de planta y media, como llaman los americanos a la entreplanta y piso abuhardillado. Suelen constar de una entrada central y dos salas laterales, el hall y el parlor. Las dos características más comunes van a ser la gran chimenea de ladrillos central y la planta en saledizo por otra parte, como se puede apreciar en la casa del pastor Capen, en Topsfield, Massachusetts.

Junto a esta influencia inglesa iba a penetrar un elemento francés que se ha constituido en todo un símbolo de la arquitectura norteamericana del sudeste de los Estados Unidos: el porche. Desde los primeros tiempos de la colonización de la Luisiana, las casa se rodearon por una galería sobrealzada, protegida del sol y de la lluvia por un amplio tejado de cuatro vertientes, y a la que se abrían todas las piezas de la casa por puertaventanas (llamadas french door).

Todas estas influencias iban a mezclarse, a fundirse, poco a poco, hasta que la República crease un estilo nuevo, para un estado nuevo: el llamado estilo federal.

URBANISMO

Para un país nuevo la organización del espacio, urbano y rural, se planteaba como una necesidad prioritaria. En Estados Unidos la cuestión urbanística no está prejuzgada por la historia antigua ni por el carácter monumental de las ciudades. De hecho, éstas, hasta la Declaración de Independencia (1776), no son más que asentamientos de colonos, generalmente con la forma reticular uniforme de manzanas cuadradas y calles ortogonales.

Al igual que en arquitectura, podemos rastrear influencias de un urbanismo español, francés, etc., pero el modelo prioritario es el británico.

En Nueva Inglaterra, las pequeñas comunidades de pescadores, agricultores, artesanos, se organizaron de acuerdo a un esquema muy específico, que refleja el doble carácter de la sociedad puritana, a la vez individualista y comunitaria. La preocupación esencial de los fundadores era atribuir a cada uno la cantidad de tierras que le correspondía, por lo que disponían las casas a lo largo de la calle. Cada familia disponía, además, de otra parcela cultivable fuera del recinto. El burgo, llamado town o township, se estiraba en longitud en lugar de presentarse como una aglomeración medieval.

El segundo carácter de las ciudades coloniales de Nueva Inglaterra era la existencia de un elemento que refleja la estructura comunitaria. Es el prado comunal o village green, espacio herboso, generalmente plantado de árboles, situado en medio del pueblo. Suele estar dominado por un lado por la meeting house, casa comunal que sirve a la vez de lugar de culto y de centro cívico. Concebido al principio como un lugar de pasto común, el green o common pronto perdió ese papel para ser tan sólo un espacio verde público.

El único lugar donde fue diseñado de manera realmente rigurosa fue New Haven, la ciudad fundada en 1638 en Connecticut por disidentes de Massachusetts. La ciudad se componía teóricamente de nueve cuadrados de iguales dimensiones, siendo el del centro el green.

Vamos a hacer un pequeño inciso para hablar de la meeting house: ya hemos comentado que en un principio hacía las veces de lugar de culto y de centro político. En él, los puritanos rechazaban toda ornamentación y la claridad y la austeridad han seguido siendo caracteres permanentes de la arquitectura religiosa posterior. Pues bien, de la casa de reunión puritana derivan dos tipos de edificio que se diferencian claramente a partir de principios de siglo XVIII, en el momento en que la vida política se laiciza y se separa de las actividades religiosas. En adelante, las comunidades de Nueva Inglaterra tienen por una parte sus iglesias, y por otra, su Ayuntamiento o su casa comunal.

Así, en Boston, la Antigua Casa del Estado, sede del gobierno colonial, es contemporánea de la vieja casa de reunión del sur y de la vieja iglesia del norte: las tres fueron construidas entre 1713 y 1729. Las casa comunales se parecían a las iglesias inglesas de la misma época, con su columnata frontal, su campanario blanco de varios pisos, construidas en ladrillo, etc. Ejemplos básicos de estos edificios son la King´s Chapel, en Boston, inspirada en las iglesias de Gibbs; o, Saint Michael´s Church, en Charleston. Ambas son las mejores realizaciones del que a veces es llamado “el primer arquitecto americano”: Peter Harrison. En cualquier caso, son excelentes ejemplos de la adaptación del estilo georgiano a la arquitectura pública religiosa y los que ayudaran a la evolución que se dará hacia el neopaladianismo, en busca de un estilo nacional

También hay que destacar que muchos proyectos arquitectónicos se diseñaron en esta época, como el de Filadelfia. Fundada en 1682 por el cuáquero William Penn, la ciudad, diseñada a partir del plano elaborado por el capitán Thomas Holme, reflejaba los grandes proyectos de Penn y los modelos británicos en los que se inspiraba. Era un vasto cuadrilátero alargado de oeste a este entre los dos ríos, Delaware y Schuylkill. Dos ejes perpendiculares lo dividían en cuatro partes, subdivididas a su vez en islotes por la red de calles ortogonales. En el cruce de los dos ejes se hallaba el centro cívico y comercial y en cada uno de los cuatro barrios, una plaza plantada de árboles ofrecía a los habitantes un espacio para distenderse.

Hay que comprender que Penn era un hombre muy culto, que mantenía relaciones amistosas con arquitectos londinenses, como el genial Christopher Wren. Además, había asistido al gran incendio de Londres en 1666, y seguido de cerca los numerosos proyectos de reconstrucción elaborados los años siguientes.

Debemos dejar aquí el arte colonial, pues si bien podemos hablar de muchos edificios construidos antes del 1776, ya se deben a un estilo que no es colonial, aunque tenga una influencia inglesa mayor que la de este periodo, incluso. Así, el estilo neoclásico, también llamado georgiano en el Viejo Mundo, aquí recibirá el nombre de estilo federal, aún cuando sus edificios sean realizaciones de planos realizados por arquitectos ingleses… eso sí, adaptados a las magnitudes más grandes del continente para generar un estilo propio…

Vídeos relacionados