Arráncame la vida; Ángeles Mastreta

Literatura hispanoaméricana contemporanea. Siglo XX. Género narrativo. Novela. Argumento. Personajes. Temática: amor

  • Enviado por: Kano
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

Es una historia de amor, ambición y de el poder de un cacique regional en los años treintas y cuarentas en el México posrevolucionario que se casa con una provinciana joven e inocente quien sin imaginarlo se convierte en cómplice de su esposo y victima del mismo. La protagonista encarna la vida de las mujeres poblanas apasionadas quienes regidas por una educación sentimental viven frustradas en el sentimiento tradicional de sus limitaciones sociales y familiares que sin embargo dan paso al retrato de una rebeldía natural y una liberación sin arrepentimiento.

En esta historia la protagonista pasa por diferentes etapas que son el inicio de una vida a corta edad, un matrimonio lleno de amor y de desamor, el adulterio de ambos esposos, el sacrificio de la libertad y la venganza que está entrelazado con las infidelidades llevando a ésta a una vida llena de complejidades, mismas que no están en sus apariencias sino en sus razonamientos internos, en sus cualidades de simpatía, en su poder de la cocina, del corazón de la política y del corazón.

.

RESUMEN

Capítulo I.-

 En el café de los portales en Puebla se conocieron Catalina Guzmán y el general Andrés Ascencio, ella de catorce años y el de más de treinta, ella se enamoró de él desde que lo vio y él empezó a ganarse el cariño y la confianza de su familia con las coqueterías que lo caracterizaban, Andrés les contaba historias en las que siempre resultaba ser el héroe, la familia lo tomó como parte de ellos hasta que les llegaron rumores de que Andrés tenía mujeres en diferentes lugares del país, que era un criminal y que estaba loco, la gente les advertía que se arrepentirían de darle tanta confianza. Un día Andrés le propone a Catalina acompañarlo a Tecolutla, ella aceptó con la ilusión de conocer el mar así que solo dejando una nota a sus padres y se fue con él, ella hizo el amor por primera vez sin que sintiera nada sólo el cuerpo de Andrés encima de ella sintiendo y disfrutando tanto que ella se quedó con las ganas y se propuso que algún día ella sentiría como él en ese momento, una semana después Andrés regresó a Catalina a su casa y se desapareció por un mes, durante ese tiempo solo escucharon las peores recomendaciones sobre él las que la familia de Catalina ignoró.

 Una tarde Catalina fue a ver a una gitana para que la enseñara a sentir, cuando Catalina hizo su petición a la gitana ésta se desnudo, se puso la mano en la vagina y le dijo que para sentir sólo tenía que concentrar todo su ser en ese punto y olvidarse del mundo entero y entonces sentiría, por la noche Catalina puso a prueba lo que la gitana le había dicho y se dio cuenta de que no le había mentido y por primera vez Catalina sintió. Andrés llega a la casa de Catalina y sin preguntarle nada a ella se encerró con el padre de Catalina y lo convenció de que lo dejara casar con ella, en ese momento salieron directamente al registro para la boda, ya en el registro lo esperaban Rodolfo y Sofía quienes eran los compadres y amigos entrañables de Andrés y Catalina iba acompañada por toda su familia, por fin se realizó la boda y después se fueron a desayunar a los portales.

 

Capítulo II.- 

 Ellos nunca fueron una pareja como las demás, en su relación al principio era mucha fiesta, su vida era muy alegre, montaban a caballo todas las mañanas, ella entró a clase de cocina las que perfecciono con el tiempo, él dedicado a su política y a pesar de que Andrés trataba a Catalina como si fuera un soldado ella se sentía muy feliz. Un día Catalina se reunió con Mónica y Pepa, sus amigas, en los portales en donde Mónica echa a llorar porque su novio Adrián le había dado un beso en la boca y Pepa le había dicho que después de eso ella quedaría embarazada, Catalina se rió y las llevó con la gitana, allí ésta les dijo que las dos iban a tener unas vidas maravillosas y cuando Catalina le pidió que le leyera la mano la gitana se puso muy nerviosa y dijo que estaba cansada, pero ante la insistencia de las muchachas le dijo que ella tendría muchos hombres en su vida y las sacó de su casa diciéndoles que estaba muy cansada y que probablemente se había equivocado. Una semana después cuando estaban Catalina y Andrés en su casa con unos amigos tomando café y comiendo muéganos llegaron por Andrés con una orden de aprensión firmada por el gobernador Pallares donde se le acusaba de asesinato, éste le dijo a Catalina que no se preocupara que regresaría en un rato, Catalina estaba desesperada y lo único que pudo hacer fue ir a una iglesia nueva dedicada a la virgen del Sagrado Corazón de Jesús en donde se hacían milagros difíciles según la gente de alrededor, esa noche fue muy difícil para Catalina se la pasó rezando y llorando toda la noche. Al día siguiente tenía que ir a su clase de cocina y cuando vio en los periódicos la foto de Andrés tras las rejas no quería salir de su casa, pero después de un rato decidió enfrentar las murmuraciones y se dispuso a ir a su clase, allí la mayoría de sus compañeras la veían desde lejos y murmuraban entre ellas, sin embargo ella siguió y termino su clase con la ilusión de que cuando llegara a su casa encontrará a Andrés, pero cuando llego él no estaba, ella se hecho a llorar desesperada preguntándose que haría ella cuando de pronto escucho la puerta y Andrés entró, la abrazo e hicieron el amor.

  

Capítulo III.-

 La vida de Catalina se lleno de soledad durante los siguientes cuatro años en donde ella no encontraba una razón para seguir adelante hasta que un día su amiga Pepa anuncia su boda en la cual ella concentró su atención en ayudar a su amiga con los preparativos de la fiesta, el día de la boda Catalina despertó con muchos malestares y llorando sin ninguna razón, Andrés la miro a los ojos y le dijo que estaba embarazada, ella se asustó en un principio, pero al ver que Andrés disfrutaba la noticia ella empezó a hacer lo mismo.

 

Capítulo IV.-

Para entonces ella tenía diecisiete años y le dolía mucho la indiferencia de su esposo y el miedo a parir cada vez era más grande que no podía dormir. Un día cuando iba a la casa de sus papás a comer se encontró en el camino a Pablo Aventura del que recibió halagos y atenciones y por primera vez alguien le dijo que se veía muy bonita embarazada, la invitó a subir a su carreta en la que él repartía leche, ella lo acompaño a hacer su trabajo olvidándose de la cita con sus papás, cuando terminó el trabajo la llevó al campo donde los tres últimos mece de embarazo le quitó las ansias y ella le quitó la virginidad que todavía no dejaba en ningún burdel mientras Andrés estaba de viaje. Andrés regresó de su viaje cuando Verania tenía un mes de nacida acompañado de dos hijos de los que Catalina no sabía su existencia, Virginia y Octavio se quedaron a vivir con ellos desde ese momento. Por la noche Andrés le contó a su esposa la historia de la madre de sus hijos la cual había muerto de Tifo.

 

Capítulo V.-

Catalina creyó la historia que Andrés le había contado de la madre de sus hijos hasta que obtuvo la gobernatura de Puebla, para ese tiempo ya habían pasado cinco años y ya había nacido Sergio.  Andrés se dedica tanto a su carrera política que cuando su hija Virginia desapareció él dio por hecho que había sido una muerte inevitable sin que demostrara dolor ni remordimiento, tiempo después Andrés llegó a su casa con cuatro muchachas Marta, Marcela que eran hermanas y Lilia y Adriana que eran gemelas hijas de una monja, en un momento la casa de Catalina se había llenado de gente, hijos, nanas, sirvientas, meseros, cocineros, etc., su hermana Bárbara se fue a vivir con ella y se convirtió en su secretaria particular, en ese año la legislatura le dio el Voto a las mujeres y Andrés entró en campaña yéndose con toda la familia de pueblo en pueblo hasta que llegó a Zacatlán considerada por Andrés como su patria chica, de ahí él salió como un pobretón y despreciado por los Del Puente y los Fernández quienes eran dueños del pueblo antes de la revolución y padecían verlo regresar como gobernador. Cuando por fin llegaron las votaciones Andrés y Catalina fueron juntos  y los fotografiaron los periodistas tomados de la mano en la urna, el general pronto entro legalmente al palacio de gobierno los primeros tiempos del gobierno fueron divertidos toda la familia lo disfrutaba hasta que Andrés los llevó a la inauguración del manicómio de San Roque, al día siguiente fueron a la casa Hogar en condiciones deplorables, entonces Catalina se da cuenta de lo miserable que era su esposo ya que no le importaba en lo más mínimo el dolor de la gente y ella se dedicó a hacer fiestas, rifas y bailes para recaudar dinero y satisfacer verdaderamente las necesidades de la gente, todos la querían e iban con ella cuando el general no los recibía o los ignoraba, ella trataba de interceder por cada persona con su esposo Aunque éste la ignoraba, pero dejo de intervenir en los asuntos de él cuando supo que el archivo de la ciudad se pretendía vender a una fábrica de cartón y su esposo obligaría al dueño a que se la vendiera a un precio muy bajo para así él sacar alguna ventaja, al día siguiente el dinero que se obtuvo de la venta fue donado por el general a la Asociación de Charros quedando él como un héroe cuando lo único que hizo fue abusar de su poder, ella fue a ver a Octavio para contarle lo que pasaba y éste no hizo nada más que decirle que así era su padre y que además no le importaba matar con tal de conseguir lo que quería y se puso a jugar con Marcela que iba entrando.

 

Capítulo VI.-

 Andrés se enfurecía contra Don Juan Soriano director del semanario Avante cada vez que publicaba notas sobre él, cuando Aguirre nacionalizó el petróleo Andrés mandó a Catalina a la ciudad a cooperar para pagar la deuda petrolera con dinero y alhajas de las que ella no sabia su procedencia por lo que  ella se conmovió tanto con esa obra que en el momento de entregarlas se quitó el collar que llevaba en ese momento y lo donó cuando Andrés vio las fotografías que le sacaron para el periódico la regaño y entonces ella se dio cuenta de que el dinero y las alhajas no eran de su esposo si no que quizá las había obtenido de manera ilícita.

 Cuando fue a ver a sus hermanas éstas junto con una amiga le dijeron que su esposo llevaba 800 crímenes y tenía 50 amantes por lo que decidió irse lejos y tomó un camión para Oaxaca pero a medio camino se regresó su amor de madre no la dejo seguir su aventura, y regresó para seguir con su vida de ajetreo e ignorar lo que todo el mundo decía y que aunque ella sabía que era verdad prefirió ignorarlo, un día escuchó cuando un amigo de Andrés quería inmiscuir a su papá en algún negocio así que ella le suplico que dejara a su papá en paz él le dijo que lo haría con la condición de que le permitiera regalar su caballo a Heiss ya que le gustaba mucho y a él no le convenía contrariarlo, ella aceptó aunque estaba enojadísima pero tranquila por su padre. Unos días después Catalina fue a dar un paseo con Sergio y éste le contó que había escuchado una conversación de su padre en donde mandaba matar a un hombre, ella trato de disuadir a su hijo de tal idea, pero al ver que él estaba tan seguro de lo que decía ella sintió un gran dolor, una gran vergüenza y comenzó a vomitarse, Sergio se asustó y rápido le ayudo a su mamá a llegar a su casa, al llegar ella dispuso que sus hijos vivieran en el piso de arriba de la casa y ella en el piso de abajo con su esposo esto para que los niños estuvieran lo menos posible en contacto con las conversaciones de su padre y así no volviera a pasar lo que pasó con Sergio, a Lucina y a las otras nanas les tocó cargar con la responsabilidad de los niños ya que Catalina poco los veía. 

 

Capítulo VII.-

 A partir de ese momento Catalina se propuso conocer a fondo todos los negocios de su esposo principalmente los de Atenacingo que era de donde se oían más rumores, se enteró de que lo que Sergio le había dicho era verdad, se hizo amiga de las hijas de IESS descubriendo que a una de ellas la habían mandado a espiar al señor Gómez que era el administrador de Andrés, ella acostumbraba visitar a Helen, la espía, ya que con ella se enteraba de cosas que su esposo no le platicaba, un día cuando estaba conversando con ella se oyeron disparos, Catalina salió para ver que era lo que pasaba y encontró a un hombre tirado muerto y a una mujer llamada Carmela que le suplicaba que le ayudara, Catalina ordenó al administrador que recogieran al hombre junto con el chofer y lo llevaran adentro, ya adentro arreglaron el funeral del hombre que se llamaba Fidel Velásquez y mientras Catalina interroga a la mujer quien le contó todo lo que había pasado en Atencingo, ella al regresar a su casa, espero a que su esposo y le pidió explicaciones, lo amenazó con contarle al dueño del Avante todo si no le devolvía el caballo que le había regalado a Heiss, éste por supuesto se rió y no le contestó nada, ella se sentía frustrada, engañada y a partir de ese momento la relación entre los dos fue cada vez más difícil para ella. Al día siguiente cuando Catalina bajo de su recámara encontró el caballo que le había exigido a su esposo lo abrazó y lo besó, mas tarde se fueron a una comida en donde los reporteros insistían en el problema de Atencingo, Andrés por supuesto evadía las preguntas y cuando el ambiente se puso muy pesado sacaron a Catalina y a su esposo casi encima de la gente, ella tenía ganas de gritar todo lo que sabía sin embargo la presencia de su esposo la hizo desistir de esa locura y solo puso cara de ignorante en el asunto. Catalina siguió investigando dándose cuenta de que su esposo era efectivamente lo que la gente decía, cuando mataron al padre de Magdalena Maynes, que se dedicaba al negocio de los cines, Catalina supo inmediatamente que había sido su esposo el responsable porque cuando estaba en el funeral vio llegar una corona tan grande que no cabía en la puerta y eso acostumbraba a hacer él cuando la muerte de la persona había sido obra suya o la muerte de esa persona le convenía, ella salió de la funeraria y fue a su casa allí se encerró en el estudio, detrás de ella llegó su esposo el que le exigió que abriera la puerta, ella cedió para evitar que sus hijos escucharan la discusión, cuando él entró la tomó con fuerza y quiso hacer el amor con ella sin embargo fue la primera vez que ella se negó sin que él la pudiera convencer de lo contrario.

 

Capítulo VII.-

 Catalina conoció a Fernando Armendáriz, era el secretario particular del presidente, estaban en una reunión de la que Andrés la sacó ya que era demasiado obvia con sus coqueterías y la llevó a su casa, ella se encerró en su cuarto durante una semana en donde se metió a su cama y recordó lo que la gitana le había dicho practicándolo todos los días y a cada rato hasta que un día llegó Andrés y le dijo que Fernando iría a cenar a su casa, ella salió de su cuarto y preparó lo mejor de su repertorio astronómico, cuando llegó la cena Andrés se hizo el desentendido de las coqueterías de Catalina concentrándose en la preparación de la recepción que le prepararían al presidente en su próxima llegada a Puebla la cual resultó espectacular, en toda la preparación Catalina no se despego de Fernando y Andrés no tuvo objeción ya que sabía que Fernando era homosexual y su esposa estaba segura, cuando Catalina se enteró se sintió decepcionada, pero le tomo gran cariño y por un tiempo fueron buenos amigos aunque eso no evitaba que ella se sintiera infeliz y siguiera haciendo lo que la gitana le había aconsejado. Cuando fue a visitar a su amiga Pepa que acababa de abortar y su esposo la tenía encerrada en su casa por sus excesivos celos, Pepa le confeso que el doctor que la había atendido del aborto era su amante, Catalina disfruto tanto esa noticia como si fuera ella la amante del doctor, Mónica que acompañaba a Catalina a casi todas partes soltó una carcajada y disfrutó también la noticia.

 

Capítulo IX.-     

 Catalina después de una visita que le hizo a Sofía, la esposa de Rodolfo Campos era el candidato de Andrés para que asumiera la presidencia en las próximas elecciones, se fue a un restaurante con su amiga Mónica quien se dedicó a coquetear con todos los hombres que se le atravesaban mientras Catalina refunfuñaba por la prepotencia de Sofía y de que porque Andrés la obligaba a hacer esa clase de visitas, en ese momento llegó a su mesa una botella de champagne la que provenía de la mesa en la que se encontraban Mateo Podán y Francisco Balderas quienes se acercaron a platicar con ellas claro que Mónica se fue con uno de ellos y Catalina se fue a su casa, ellos eran enemigos de Andrés, cuando Mónica llegó a su casa su esposo ya se había enterado con quien había estado y por poco le da una paliza olvidándose de la parálisis que lo tenía casi inmóvil y Andrés recibió a Catalina muy agresivo y pidiéndole toda clase de explicaciones, pero Catalina solo respondía irónicamente y tranquilamente se acostó a dormir. Andrés y Rodolfo se concentraron en la candidatura a la presidencia de Rodolfo pasaron por encima de quien se les puso enfrente para lograr su objetivo incluyendo al director del Avante quien murió sin que su muerte fuera clara, Andrés nombró a Catalina su representante en la campaña de Rodolfo así que ella tenía que acompañar a Rodolfo a todas partes para que Andrés pudiera tener el control total de lo que Rodolfo hacia, como permanecían largas temporadas en la ciudad de México Andrés le compró a Catalina una casa en las Lomas en donde sus fieles compañeros eran Octavio y Marcela los que más que acompañarla escapaban a ese lugar para ver que el amor que sentía floreciera aunque eso era imposible ya que eran hermanos.

 Cuando por fin Rodolfo fue candidato oficial a la presidencia al estar en la celebración del 1° de Mayo en el desfile los dos fueron agredidos a naranjazos, pero ninguno de los dos se movió de su lugar hasta que el desfile terminó, Rodolfo llevó a Catalina a su casa y al poco rato Andrés la llamó para felicitarla por lo que había aguantado y le dijo que se fuera a Puebla para que recibieran al presidente Aguirre y a su esposa en su última visita en el cargo y Catalina a pesar de la vergüenza que sentía de ella misma por sentirse cómplice de su marido al siguiente día ya estaba en Puebla al lado de su esposo.

 

Capítulo X.-

 En su estancia en Puebla Catalina fue al funeral de un doctor que varias veces la había sacado de apuros con sus hijos ella se acercó a Bibi, la viuda, con quien llevaba una buena amistad, trató de consolarla y le dio un sobre con dinero ya que su esposo la había dejado con un hijo y en la calle, tiempo después la volvió a encontrar en el aniversario del periódico ya que se había convertido en la amante del dueño y cuando el enviudo en su esposa, en esa fiesta Bibi recibió la humillación más horrible que una mujer puede recibir cuando Odilón, su esposo, perdió el control por el exceso de alcohol empezó a golpearla y la tomó del cuello queriéndola matar, lo más triste es que nadie intervenía y la única que trataba de ayudarla era Catalina, por fin Andrés intervino y lo separó de Bibi, Odilón hizo como si nada pasara abrazando a su esposa y ésta tomo la misma actitud, Catalina no entendía porque las mujeres que ella conocía tenían que ser humilladas y maltratadas sin que ellas mismas hicieran nada incluyéndose en la lista.

 

Capítulo XI.-

 Al día siguiente eran las votaciones para elegir al presidente entre Rodolfo y Bravo, Catalina voto por Bravo ya que en Puebla las mujeres podían votar gracias a Carmen Serdán, y aunque ella ya sabía que ganaría Rodolfo gracias a la corrupción de su marido no quiso entregar su voto a los caprichos de su esposo ya que era de las pocas cosas que podía hacer libremente. Después de su derrota Bravo se fue a Venezuela para protegerse de Andrés ya que todos sabían que si se quedaba en México lo matarían. Al día siguiente Catalina tuvo que acompañar a Sofía a la recepción que se le había preparado al secretario Bryan en la embajada norteamericana en donde se armó una trifulca y el Mayor Luna murió al aprender a un grupo de terroristas que pretendía matar a Rodolfo y a Aguirre. Catalina al día siguiente se reunió con Mónica y Pepa en donde las tres disfrutaban criticando a Rodolfo sin que recordara que al día siguiente era la toma de protesta del nuevo presidente y cuando lo recordó salió rápidamente ya que no había comprado la ropa que llevaría, en el camino decidió pasar a ver a su padre sabiendo que él le diría que sería lo ideal y efectivamente su padre le dijo que se vistiera de negro porque sería un día muy especial, conversó con su padre por horas si que se imaginara que efectivamente sería un día muy especial para ella ya que su padre murió al día siguiente, siendo para ella un golpe muy fuerte tanto que no supo de ella durante meses y cuando se dio cuenta ya vivan en la ciudad de México.

 

Capítulo XII.-

 Catalina recorría la casa como sonámbula, se sentía sola, triste, desprotegida y enferma, celaba a su esposo como nunca y cuando éste regresaba de sus constantes viajes ella lo recibía mal encarada y disgustada por eso se la pasaban peleando cada vez que estaban juntos, un día cuando él regresó de un viaje y empezó el pleito él le dijo que la llevaría a la Unión Nacional de Padres de Familia para que se ocupara en algo y dejara de pensar en tonterías, él siguió con sus asuntos en los que Catalina se dio cuenta de que el nuevo dolor de cabeza de Andrés era Cordera el líder de la CTM entonces ella para enfadar a su esposo se puso a alagar el trabajo de Cordera y lo guapo que era logrando su objetivo que su esposo se enojará y se fuera. Al día siguiente Andrés llevó a Catalina al lugar que le había dicho allí la presentó con el licenciado Villareal y su esposa Mari Paz y ésta la llevó donde había un grupo de señoras que hacían bolsas de alimentos para llevarlos a los presos de Lecunberry que al verla entrar solo cuchichiaban de ella y de su esposo, a Catalina se le hizo larga la estancia en ese lugar contaba los minutos que faltaban para que Juan llegare a recogerla, cuando por fin ese momento llegó salió apresuradamente y dijo a Juan que la llevará a la Alameda en donde le pidió que le enseñara a manejar, Juan en un principio se negó argumentando que Andrés lo mataría si se enteraba, pero ella lo convenció y comenzaron las clases de manejo, terminando hasta muy tarde. Más tarde cuando ella ya estaba en su casa llegó Andrés, ella le contó la tarde tan terrible que había pasado, él solo soltó una carcajada y le dijo que en recompensa la invitaba a cenar Catalina se puso muy contenta ya que hacía mucho tiempo que él no tenía una atención con ella, así que salió corriendo al carro, ya en la cena Andrés le propuso a Catalina que a partir de ese momento ella lo acompañaría a todas partes a donde el fuera y ella sin pensarlo acepto.

  

Capítulo XII.-

 Al día siguiente cuando llegaron al Palacio Nacional Andrés le dio dinero a Catalina y le dijo que se fuera de compras mientras él arreglaba unos asuntos que tenía pendientes con Rodolfo y que en tres horas regresara y se irían nuevamente a cenar, ella acepto y se fue, en el camino se dio cuenta de que no tenía ganas de nada mas que de comer un helado y dar un paseo así que se fue a Bellas Artes, allí escucho una música que provenía de la sala de teatro su curiosidad la llevó allá y al entrar vio a un hombre dirigiendo a una orquesta quedando impresionada, sin querer hizo ruido y el director se enojo y le preguntó quien la había dejado entrar ella inventó que era una periodista y que quería hacerla una entrevista sin embargo cuando el director termino su trabajo y fue a buscarla ella ya no estaba había salido sin que éste se diera cuenta para encontrarse con Andrés, ella le contó lo que había escuchado y él contestó que era Carlos Vives quien había convencido a Rodolfo que el país necesitaba una orquesta, ya en la cena de pronto llegó Carlos Vives a sentarse con ellos Catalina no sabía donde meterce cuando él le contó a Andrés la mentira que le había dicho, los dos soltaron una carcajada y Catalina pidió un coñac el que bebió de un solo trago, Andrés y Carlos eran amigos desde muchos años atrás, Calos le coqueteaba a Catalina, pero esta aunque le agradaba trataba de disimular.

 

Capítulo XIV.-

 Unos días después Andrés instaló su oficina en su casa, llevaba a Catalina a todas partes a donde él iba, hacían el amor todas las mañanas, le daba las mejores atenciones, se fijaba detalladamente en cuerpo, su cabello, sus pies y la halagaba a cada momento ella se sentía muy incomoda solo con que él la abrazara y aunque por mucho tiempo deseo que él hiciera todo eso en ese momento ya era demasiado tarde porque ella se había enamorado de Carlos. En la primera oportunidad que Andrés la dejó sola ella no dudo y fue a buscar a Carlos a Bellas Artes, al terminar sus ensayos salieron a caminar, pero Juan la esperaba para llevarla con Andrés, Carlos ordenó a Juan que se fuera que ellos llegarían caminando, pero Juan sabía que si no llegaba con Catalina Andrés se enojaría así que se fue caminando cerca de ellos, entonces llegaron al edificio que era un restaurante Samborn's ella dijo que ese edificio le gustaba mucho la Talavera que ahí había y que le recordaba su casa de Puebla, él dijo que le dijera a su esposo que se lo comprara, pero en una forma muy irónica, ella se ofendió mucho y lo mandó al diablo, Juan que iba cerca de ellos sacó la pistola que llevaba se la puso en un costado a Catalina y la llevó a donde estaba Andrés, ella iba en el camino diciendo toda clase de ofensas en contra de Carlos sin embargo tuvo que controlarse cuando vio a Andrés.

 

Capítulo XV.-

 Cuando Catalina llegó con Andrés la estaba esperando con Sofía y Rodolfo para irse al concierto que iba a dar Carlos, en el que Catalina se estremecía como una adolescentes, la música le recordaba a su padre quien fue la persona más importante de su vida, sus sentimientos estaban confundidos, sentía un gran amor por Carlos, pero también sentía un gran coraje por la forma que ésta la trato, le dolía lo de su padre, pero también se sentía feliz de recordarlo, lloró hasta que se canso mientras Andrés hacia un gran esfuerzo para no dormirse, cuando el concierto termino todo la gente que allí se encontraba no podía parar de aplaudir, tanto que Carlos tuvo que regresar varias veces para agradecer los aplausos que no paraban de oírse. Después del concierto se fueron todos a la cena que Rodolfo ofreció en nombre de Carlos en Los Pinos, allí Andrés se fue a sentar con Pancho Peña a platicar y al quedarse Catalina sola Carlos y Cordera se acercaron a ella y la invitó a salir al jardín, ella acepto y salió con ellos, después de un rato Cordera se despidió de ellos y se fue, cuando Carlos y Catalina se quedaron solos el la invitó a dar un paseo y terminaron en la cama de él disfrutando de la pasión que ella ya no sentía por su esposo, cuando despertaron eran las tres de la mañana, ella le dijo que no quería irse que se fueran juntos a cualquier lugar del mundo, pensando que él también querría lo mismo, sin embargo él le dijo que le había costado mucho trabajo llegar a donde había llegado y que no podía darse el lujo de perder todo por ella, se defendió y decepcionó tanto que salió rápidamente con él detrás de ella, en ese momento Juan iba a buscarla para advertirle que su esposo la estaba buscando, al llegar nuevamente a la fiesta Andrés estaba en el mismo lugar con la misma persona solo que estaba muy borracho como nunca antes lo había visto Catalina, ella le pidió Juan que lo metiera al carro y que se fueran.

 

Capítulo XVI.-

 A la casa llegaron Carlos, Andrés, Pancho y Juan, Andrés quería seguir la fiesta así que mandó a Juan por Toña y Agustín Lara, en un instante llegó Juan solo con Toña la cual cantaba maravilloso y al ser acompañada por Carlos en el piano la velada fue maravillosa Catalina cantó como nunca y lo disfrutaba tanto que parecía que se dedicaba a eso, Andrés y Pancho se quedaron dirimidos en los sillones, Catalina, Carlos y Toña salieron  al jardín y disfrutaban el amanecer cuando llegó Sergio, el hijo de Catalina, y le pidió que lo llevara a montar, Carlos y Toña se retiraron y Catalina fue con su hijo a montar disfrutándolo como nunca y jugo con él como si fueran dos niños. Cuando despertó Andrés llamó a Catalina y solo le preguntó que habían hablado Carlos y Cordera, quería que le repitiera su conversación palabra por palabra ella le dijo que no habían dicho nada importante y salió de la recámara diciéndole que se volviera a dormir.

 

Capítulo XVII.-

 Mientras Andrés dormía Catalina se fue dar unos masajes, allí conoció a Andrea con quien conversaba tranquilamente cuando la masajista hizo el comentario de que Andrés había matado a una muchacha porque ya no quería seguir siendo su amante, Catalina se enojó tanto que se levanto y comenzó a gritar que eran mentiras que la gente inventaba, defendía a su esposo aunque en el fondo ella sabía que eso era posible, Andrea la calmo y le dijo que la única forma de salir de dudas era investigarlo, pero Catalina le dio tanto miedo y en lo único que quería pensar era en el romance que había comenzado con Carlos y le contó a su amiga lo que había vivido con él y no quería que su esposo lo supiera porque estaba segura de que si se enteraba los mataría a los dos. Al llegar Catalina a su casa Andrés la sorprende dándole las escrituras de Samborn's el restaurante que tanto le había gustado y por el que tuvo su primer pleito con Carlos y lejos de hacerla feliz se sintió humillada.

 

Capítulo XVII.-

Andrés le anuncia a Catalina que irían a la casa de Puebla con unos amigos, ella estaba furiosa por que no vería a Carlos durante una semana, pero en cuanto lo vio se fueron a un cuarto que tenía frente a la catedral donde hicieron el amor. El día de partir Lilia le preguntó a Catalina si estaba enojada por que dejaría de ver a Carlos tanto tiempo ella lo negó tratando de ser discreta con sus sentimientos aunque era imposible por que Lilia se había dado cuenta y para cambiar de tema le preguntó si le agradaba el novio que su papá le había conseguido Lilia por supuesto que estaba en desacuerdo pero le daba miedo enfrentar a su padre, después llamó a Puebla con la cocinera para ordenarle el menú para la fiesta, la cocinera difiere en las decisiones de Catalina ya que siempre le cayó mal por que ésta estaba enamorada de Andrés pero finalmente tuvo que acatar las ordenes de Catalina. Cuando ya estaban listos para salir y fue a avisarle al general se dieron cuenta que les faltaba un chofer y Carlos se ofreció a manejar el otro carro. Mientras estaban en camino Lilia le dijo a su mamá que no se quería casar con Emilio Alatriste, Catalina le contestó que lo mandará a volar y ella se encargaba de apaciguar al general, pero ella no hizo caso. Todos los días que estuvieron en Puebla Catalina durmió con Carlos poniendo de pretexto el resfriado de Sergio, al día siguiente fueron al zócalo donde se encontraron a Medina amigo de Carlos y líder de la CTM el cual le contó a Catalina que cuando Andrés era gobernador durante una huelga mató a varios trabajadores siendo él testigo Catalina cada vez se enteraba de mas cosas de su marido, pero en ese momento no escuchaba nada de lo que le decían ya que lo único que le importaba era su romance con Carlos, al otro día Catalina y Carlos se fueron a unos sembradíos de cempasúchil donde hicieron el amor, al regresar comieron, posteriormente Catalina había planeado ir al Zócalo pero Andrés la llevo a su cuarto donde también hicieron el amor con él. Poco tiempo después salió del cuarto buscando a Carlos y a los niños pero ya se habían ido salió a buscarlos por todo cuando los encontró estaban afuera de la iglesia y le dijeron que a Carlos se lo había llevado unos hombres armados.

 

Capítulo XIX.-             

Al llegar a su casa tratando de aparentar frialdad le contó lo que había pasado a Andrés, éste no le dio importancia y la mandó a que durmiera a los niños, ella subió y comenzó a llorar, al poco rato subió Lucina y le dijo que bajara por que el gobernador acababa de llegar, reprimió sus sentimientos y bajó a la fiesta en la que además del gobernador estaba el director de la policía a los que les contó   de la desaparición de Carlos, estos se preocuparon y prometieron buscarlo y encontrarlo mientras tanto ella trataba de disimular frente a Andrés. Más tarde se acerco discretamente Lucina a Catalina y le dijo al oído que Juan sabía que estaba en la casa de la novena la cual era una cárcel clandestina para los enemigos políticos, fue a decírselo al gobernador y al director de la policía ellos fueron a corroborar la información la cual era acertada, de pronto entró el chofer del gobernador y dijo que habían encontrado a Carlos y lo traían en el carro, Catalina salió a verlo encontrándolo lleno de sangre y con un agujero en la nuca, lo abrazó y ordenó que prepararan todo para su funeral al cual asistió muchísima gente, cuando esto terminó Catalina se encerró en su cuarto durante días y se dedicó a mirar y a acariciar una foto que tenía de Carlos cuando éste dirigía la orquesta.

 

Capítulo XX.-

 Catalina se quedó a vivir en Puebla con sus recuerdos y decepcionada de la vida concentro su tiempo en consolar a Lilia quien tenía que obedecer a su padre y casarse con Emilio Alatriste a pesar de que estaba enamorada de Javier Uriarte con el que se iba a escondidas con la ayuda de Catalina a montar en su moto. Un día hubo un pleito entre Emilio y Javier en el que por supuesto Andrés estuvo de parte de Emilio y Lilia la obligo a estar de lado de él también, ella sufría por Javier por que sabía que su padre era capaz de matarlo como lo hizo con Carlos, Javier insistió en buscar a Lilia y seis meses después se cayó de un barranco con su moto de una manera muy sospechosa sin que nadie digiera o hiciera nada. Poco tiempo después Emilio fue a hablar con Andrés, estos se encerraron en la biblioteca y al final de la conversación Andrés llamo a Catalina para que preparara porque Lilia se casaría con Emilio en dos meses.

 

Capítulo XXI.-

 A pesar de la premura de la boda se casaron hasta el año siguiente en Atlixco, a la boda asistieron las grandes personalidades de la política de ese tiempo y aunque Lilia fingía felicidad Catalina podía ver en sus ojos el dolor que había en su corazón, los papás de Emilio se acercaron a felicitar a Catalina por la boda tan espectacular que había organizado lo que los hacía felices, pero Catalina se sintió incomoda cuando la madre de Emilio preguntó por la verdadera madre de Lilia y solo dijo que hasta donde ella sabía ella era la única madre, Bibi al ver a Catalina tan incomoda con la conversación que tenía con su consuegra fue por ella y la llevó a su mesa donde le presentó a Clark Gabe quien en realidad era Alfonso Quijano un director de cine el cual impresionó a Catalina, bailaron y se divirtieron, Andrés por su parte conversando de política y ni siquiera veía a Catalina la cual estaba encantada con su nuevo acompañante. Después de un rato Catalina acompaño a Lilia a su cuarto para cambiarse, allí ellas se rieron, se abrazaron, lloraron y Catalina le dio consejos, cuando bajaron con las maletas todos los invitados aplaudían, Lilia parecía una estrella de cine despidiéndose de todos, se subió a su Ferrari y su esposo le decía que se fueran en el coche de él, ella no quiso arranco su carro y se fue, al novio no le quedo más que seguirla, Andrés se enorgullecía del carácter de su hija que era tan parecido al de él. Catalina fue a la cocina para ver si el desayuno de los invitados ya estaba listo ahí encontró a la mujer que le había contado lo de Atencingo y la que había perdido a su esposo, Catalina platica un rato con ella y le dice que si necesita algo que la busque, ésta le dijo que vendía higos para ayudarse, Catalina le contestó que le llevara el día que quisiera y ella le compraría todos y se fue, Catalina estaba exhausta así que se quedo dormida en un sillón después entró Andrés y le dijo que se fueran a dormir ella aceptó y esta fue la primera vez que dormía con él después de la muerte de Carlos.

 

Capítulo XXII.-

 Días después Catalina jugaba con Verania y Checo en el jardín cuando llegó la mujer de los higos la que también le llevó hojas de limón negro para sus dolores de cabeza advirtiéndole que si las consumía en exceso se podía morir y antes de irse le dijo que lo único que recordaba de su esposo era que siempre le decía que la venganza era despacio. Catalina no se llevaba bien con Martha y Adriana las hijas de Andrés así que poco tiempo después Martha se caso, se fue a vivir a Orizaba y no la vieron por mucho tiempo, Adriana se fue a un convento y Catalina al ver que sus hijos estaban mejor con Lucina que con ella se regresó a México a su casa de las Lomas donde  vivían Andrés, Octavio y Marcela éstos dos últimos siempre anhelando una boda que nunca llegaría. Un día ya en México Catalina estaba con Trina pedicurista cuando llegó Bibi su amiga y le pidió un consejo ya que se había enamorado torero Madrileño y no sabía como deshacerle con su esposo, Trina les cuenta que Sofía engaño a Rodolfo con el chofer Bibi y Catalina se sorprendieron mucho ya que era una mujer muy santurrona y las tres divertían pensando en la cara de Rodolfo cuando se entero. Cuando Trina termina su trabajo y se fue Catalina y Bibi entraron al estudio a escribir una carta para el esposo de Bibi en donde le contara todo para evitar enfrentarse a él, antes de empezar Bibi le contó a Catalina que había seguido a su esposo hasta un burdel en donde había podido entrar gracias a la amistad que tenía con una amiga de la dueña, allí se disfrazo de prostituta a la que vendaron de pies a cabeza diciendo que se había quemado todo el cuerpo, le contó con lujo de detalles lo que su esposo hacia con las prostitutas y le dijo que talvez eso le serviría ella para no sentirse tan mal por su esposo y pasaron toda la mañana redactando la carta la cual metieron en un sobre que Bibi había traído de Europa para que de alguna manera el esposo de Bibi supiera que había utilizado lo mejor para él y no se sintiera tan mal según ella Catalina decía que era lo mismo de cualquier modo su esposo sufriría, Bibi se fue con su carta y Catalina no la vio durante tres días y al cuarto llegó como la señora de Gómez Soto  nuevamente, le contó a Catalina que al día siguiente de que le había entregado la carta a su esposo ella había visto a su amante al que le propuso que se fueran juntos y éste con el mas grande descaro le dijo que no podían hacer eso porque si ella dejaba a su esposo la carrera de él estaría acabada y que además de donde sacarían dinero para sus diversiones y lujos, en ese momento ella se dio cuenta de que se había equivocado y se arrepintió de haberle dado la carta a su esposo, cuando llegó a su casa se la pasó llorando temiendo por la reacción de su esposo cuando llegara, sin embargo cuando el marido llega no dijo nada a Bibi la trato como si nada hubiera pasado y al día siguiente cuando ella despertó encontró la carta en su tocador como si nadie la hubiera abierto, a ella le intrigo eso y fue a buscar al secretario particular de su esposo para ver si a él le había comentado algo y cuando le vio tan mala cara le pregunto que le pasaba y éste le dijo que su jefe lo había mandado a Europa a comprar unos sobres de emergencia y que estaba muy cansado, ella ya no tuvo que preguntarle nada había entendido lo que su esposo había hecho, eso la hizo sentirse mejor, regreso con su esposo y se olvido del torero, cuando termino de narrar su historia le dijo a Catalina que Quijano le había mandado una invitación para el estreno de su nueva película ésta acepto de inmediato y apartir de ese día se hizo la amante de Quijano.

 

Capítulo XXIII.-

 A partir de entonces Catalina y Andrés se distanciaron mucho, cada cual hacía lo que quería sin que el otro lo cuestionara, él compró una casa en Acapulco de la cual se adueño Catalina y ahí vivían largas temporadas con Quijano, sus hijos, las hijas de Andrés incluyendo a Lilia cuando quería descansar de Emilio. Un día Andrés fue con Catalina a poner la primera piedra del monumento a la madre en la cuidad de México, su sorpresa fue que Rodolfo ya lo había hecho a un lado de la política y había escogido a otras personas para que fueran de su confianza, Andrés siempre pensó que sería indispensable para Rodolfo y se asombró cuando éste tomo decisiones sin consultarlo. Catalina y sus hijos, las hijas de Andrés y sus amigos, Octavio y Marcela, sus amigos, Lilia y su esposo, su hermano Marcos y por su puesto Alfonso con el que eran más de cincuenta personas que pasarían el Año Nuevo juntos ellos no imaginaban que Andrés estaría con ellos, Catalina fue la más sorprendida ya que Andrés estaba con diez kilos de menos y diez años más viejo, Catalina fue muy cariñosa  cuando él dijo:

“ A Armillita lo cogió un toro en S.L.P, a Briones en el toreo ¿Dónde me agarrará a mí?” una hechicera le había dicho que cuando en  la misma quincena de un mismo año murieran dos toreros su muerte no estaría lejos Catalina sonriendo le dijo que ya había pasado el año y seguía vivo él le contesto que ella era su rayito de luz, ella lo abrazó y le dio un beso.

 

Capítulo XXIV.-

 Alfonso se fue de la casa de Acapulco solamente dejando una nota ya que se había sentido incomodo por dicha celebración la cual fue inolvidable para todos, Catalina se entristeció pero ella y Andrés regresaron a la ciudad de México y sus hijos a Puebla. Catalina volvió a ser la mujer de Andrés en Febrero fueron a Puebla a la toma de posesión del nuevo gobernador, Andrés se sentía todavía una autoridad ya que su candidato había ganado, continuó con su vida política y aunque a Catalina no le agradaba mucho la idea como veía a Andrés tan desmejorado decidió quedarse con él.

 

Capítulo XXV.-

 Un día cuando Andrés regresaba de Tehuacan donde le había hecho un homenaje, nombrándolo hijo predilecto de la población, el presidente municipal entró corriendo diciendo que Andrés estaba muy enfermo Catalina lo fue a ver inmediatamente lo encontró muy mal y mando llamar a Téllez y Esparza sus doctores de cabecera los cuales lo revisaron y lo único que tenía era cansancio le dieron unas pastillas y se fueron, la sirvienta le llevó su té de limón negro y le dijo que el exceso con el que había bebido ese té era muy malo y probablemente eso lo tenía muy mal pero él no hizo caso y le dijo que se fuera. Después de mucho hablar y repelar Andrés se quedó dormido Catalina se acostó junto a él y se durmieron, más tarde él despertó y le dijo que llamara a Cabañas su abogado cuando éste llega solo le dijo que sacara el documento dos, lo firmó y después de un rato se murió.

 

Capítulo XXVI.-

 Catalina llamó a los hijos de Andrés y a Rodolfo al cual le dijo que prepararía todo para enterrarlo en Zacatlán ya que esa era su última petición, llegó mucha gente, todos buscaban a Catalina en lugar de sentir dolor se sentía contenta e importante, como a las seis de la mañana cuando ya no había mucha gente ella se acercó a ver por última vez a Andrés, le dijo todo lo que durante años se había callado, lo veía feo, recordó los momentos más felices que pasaron juntos, le advertía que no se moriría de tristeza, le reprochaba haberla dejado con todo el borlote del funeral y entierro, después se subió a su recámara, se cambió y dudaba si ir al funeral o no, si vestirse de negro o no, le avisó a Rodolfo que a las demás viudas no se les quitaría nada de lo que ya tenían y que a los demás hijos se les daría lo mismo que a los que habían vivido con ella.

Como a las 9 de la mañana salió la caravana como de cuarenta carros después de la carroza, Catalina se subió a su carro con sus hijos ordenándole a Juan que Rodolfo no se fuera con ellos sin embargo Rodolfo y su secretario terminaron subiéndose al carro de Catalina. Cuando llegaron a Zacatlán  pasaron por la mamá de Andrés a la que la pena la hacía no decir ni una palabra  ni derramar una sola lágrima, mucha gente las veía pasar y los miraban con compasión, pero en el fondo de su mirada se les veía la alegría de que aquel hombre corrupto, asesino y abusador estuviera muerto.

Ya en el momento del entierro hubo como veinte discursos, todos los hijos lloraban, Catalina también pero de pensar en las cosas que podría hacer, en lo que podía decir ya sola, cuando empezó a llover lloraba a carcajadas jugando con la tierra mojada que rodeaba la tumba de Andrés. Divertida con su futuro casi feliz.

 

PERSONAJES 

Catalina Guzmán: Personaje Principal, era una mujer tímida e inocente la cual se caso muy enamorada con un hombre que le doblaba la edad pensando que la vida sería maravillosa sin embargo al lado de él aprendió que la justicia de este país se basa en la corrupción y aunque vive a todo lujo pero con una total falta de atención de parte de él ella tiene varios amantes.

 Andrés Ascencio: Personaje Principal, fue un hombre que en su infancia vivió en extrema pobreza y aguanto las humillaciones de la gente adinerada del pueblo donde vivía, pero al salir de su pueblo hizo todo lo que pudo para volver como alguien poderoso y lo logro aunque para eso tuvo que volverse corrupto, asesino y ratero, tuvo muchas mujeres y por consecuencia muchos hijos, se casó con Catalina a la que verdaderamente amaba pero a la que involucro gravemente en todos sus asuntos haciéndola su cómplice.

 Bárbara: Personaje Secundario, hermana de Catalina de la cual durante mucho tiempo fue la secretaria particular.

 Daniel, Marcos, Teresa y Pía: Personajes Secundarios, de los que lo único se sabe en la obra es que en un principio odiaban a Andrés, pero con el tiempo le tomaron cariño, respeto y hasta miedo.

Don Marcos: Personaje Secundario, padre de Catalina que era un hombre bueno, sensible, cariñoso, y muy honrado, pero temeroso del gobierno y por eso acepta que su hija se case con Andrés y aunque nunca estuvieron de acuerdo las amenazas de Andrés lo hacían no hacer nada en contra de él.

Odilón Gómez Soto: Personaje Secundario, dueño de los periódicos más importantes de ese tiempo, era un hombre acomplejado, ridículo, obsesivo con el dinero y el poder, borracho y abusador con las mujeres.

 Bibi: Personaje Secundario, amiga de Catalina, era una mujer muy bonita, que después de quedar viuda, en la miseria y con un hijo se hizo amante de Gómez Soto con  el que después se caso y tuvo una hija, le aguanto humillaciones y desprecios que él le daba hasta que ella tuvo un amante y se lo hizo saber y de esa forma él cambio su forma de tratarla.

 Rodolfo Campos (Fito): Personaje Secundario, era un hombre de origen árabe, gordo y de aspecto desagradable que se crió con Andrés al ser recogido por su madre, llego  a la presidencia siempre manipulado por Andrés, nunca tuvo decisión propia, haciéndose también corrupto y cómplice de todo lo que hacia Andrés.

Sofía (Chofí): Personaje Secundario, de origen árabe, esposa de Rodolfo, era una mujer fea que aparentaba ser muy decente e inocente, pero que finalmente termina engañando a su esposo y se hace su cómplice en todas sus fechorías.

 Cañadas: Personaje Secundario, abogado de Andrés y por consecuencia es tan corrupto como él, un hombre chaparro, calvo y gordo.

Juan: Personaje secundario, chofer de Catalina que se hizo su cómplice en sus numerosas infidelidades, era un hombre joven, ingenuo y bueno al que Catalina siempre protegió.

 Heiss: Personaje Secundario, amigo de Andrés, comerciante gringo y cónsul de México e igualmente corrupto y ladrón.

 Pablo Aventura: Personaje Secundario, muchacho de origen italiano que fue compañero de Catalina en la escuela, se dedicaba a la repartición de leche y cuando vuelve a ver a Catalina se convierte en su amante en los últimos tres meses de embarazo de su hija Verania.

 Verania: Personaje Secundario, hija de Catalina y Andrés quien fue criada por Lucina y a sus padres los ve como extraños.

 Virginia: Personaje Secundario, hija de Andrés  quien es unos meses más chica que Catalina y va a vivir con ellos pero un día desaparece sin que nadie sepa de ella.

 Octavio: Personaje secundario, hermano de Virginia quien también va a vivir con su papá y su esposa a la que le toma gran cariño cuando su madre muere de Tifo, se enamora de otra de sus medias hermanas.

Eulalia: Personaje Secundario, madre de Virginia y de Octavio, quien muere de Tifo siendo la primera esposa de Andrés y lo acompaño en su lucha revolucionaria.

 Marta: Personaje Secundario, hija de Andrés fue una muchacha solitaria, alejada de toda la familia y después de casarse dejaron de verla hasta el funeral de su padre, ella nunca quiso a Catalina.

 Marcela: Personaje Secundario, hermana de Marta la que se identifico con Octavio tratando de vivir un amor que era imposible, ella se llevaba bien con Catalina  y con sus demás hermanos.

 Lilia y Adriana: Personajes Secundarios, hijas de Andrés, gemelas hijas de una monja que fueron a vivir con su padre y su esposa, Lilia desde el primer momento acepto a Catalina como su madre y se encariño con ella, fue la hija que heredo el carácter de su padre al que fue el único que no pudo revelársele, Adriana era una niña para la cual fue muy difícil vivir en esa casa ya que ella estaba muy apegada a la religión y todo lo que veía era pecado, un día decidió irse a un convento por lo que todos pensaron que sería monja sin embargo con el tiempo se casó.

 Doña Herminia: Personaje Secundario, madre de Andrés, era una mujer acostumbrada a la pobreza, pero cuando su hijo obtiene el poder rápidamente te acostumbra a la  buena vida.

 Sergio (Checo): Personaje Secundario, hijo de Catalina que es criado por su nana Lucina y a su corta edad se da cuenta de la vida de corrupción que lleva su padre, cuando se lo comunica a su madre ella lo ignora y hasta se separa mas de él y de su hermana.  

 Lucina: Personaje Principal, es nana de los hijos de Catalina y Andrés, llega a su casa de ellos después de que la corren de su anterior trabajo porque sale embarazada y su patrona después de enterarse la humilla y desprecia, Catalina la recibe en su casa y aunque pierde a su bebe todo el amor que llevaba dentro lo desborda en la casa y apartir de ese momento se vuelve alguien muy importante en la familia.

Marilu Amed: Personaje Secundario, mujer de origen español que lo único que sabe hacer es humillar a las personas incluyendo a su esposo.

 Julián Amed: Personaje Secundario, comerciante de origen árabe que todo mundo abusa De su nobleza y de su amabilidad.

 Fernando Armendáriz: Personaje Secundario, secretario particular del presidente del que Catalina se enamora, pero debido a sus preferencias sexuales solo se convierte en uno de sus mejores amigos. 

 Pepa: Personaje Secundario, es una de las mejores amigas de Catalina la cual se casa con un hombre extremadamente celoso que la tiene encerrada llena de lujos, pero sola hasta que se hace amante del doctor que la atiende de sus numerosos abortos.  

 Mónica: Personaje Secundario, es una delas mejores amigas de Catalina, siendo ésta una mujer muy coqueta, acompaña a Catalina casi todo el tiempo a pesar de estar casada con un hombre que tiene una parálisis.

 Juan Soriano: Personaje Secundario, director del periódico Avante, siempre publicó todo lo que Andrés hacia, aunque nadie le creía, ni hacia nada por investigar los hechos que él mostraba, un día lo encontraron muerto y aunque todo mundo sabía que Andrés lo había matado nadie hizo nada.

 Carlos Vives: Personaje Secundario, director de la Orquesta Sinfónica de México, que conoce a Andrés desde que era niño y con el que no esta de acuerdo con la forma en que éste abusa de su poder, se hace amante de Catalina por lo cual Andrés lo manda matar.

Agustín Lara: Personaje secundario, famoso cantante y pianista que ameniza a las fiestas de Andrés.

 Toña: Personaje Secundario: cantante famosa que ameniza las fiestas de Andrés.

 Jorge Vargas: Personaje Secundario, cantante famoso que ameniza las fiestas de Andrés.

 Emilio Alatriste: Personaje Secundario, esposo de Lilia, matrimonio que él arregla con Andrés a pesar  de que ella no lo quería, pero con la que tiene que someterse a lo que ella dice porque ella no hace lo contrario.

 Javier Uriarte: Personaje Secundario, novio de Lilia que es asesinado por Andrés al insistir en buscar a Lilia.

 Alfonso Quijano: Personaje Secundario, director de cine que se enamora de Catalina desde que la ve y más tarde se hace amante.

 Carmela Velásquez: Personaje Secundario, mujer viuda gracias a las fechorías de Andrés que lleva el té de limón verde a la casa de Andrés con el que más tarde se intoxica y muere.

 

·        Ángeles Mastretta nació en la ciudad de Puebla estudió Ciencias de la Comunicación en la UNAM.  Dé 1975 a 1977 fue directora de la Difusión Cultural en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales de Acatlán, de 1970 a 1982 dirigió el Museo de Chopo; fue becaria del Centro Mexicano de Escritores y colabora habitualmente en diversos periódicos y revistas, principalmente en la revista Nexos. Con Arráncame la vida ganó el premio Mazatlán de Literatura en 1985 obra que se tradujo a once idiomas.