Arquitectura grecorromana

Grecia. Roma. Culto a los dioses. Religión. Templos. Teatro. Hipódromo. Acrópolis. Partenón. Teatros. Anfiteatros. Viviendas

  • Enviado por: Mary Isabel Osorio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Durante la realización del presente informe, - cuyo tema principal es el desarrollo de la arquitectura griega y romana, que para aquellos tiempos se veía limitada, debido a los materiales que utilizaban, se las arreglaban para que sus obras arquitectónicas cumplieran en parte, sus funciones principales - me vi limitado, debido a que la biblioteca de la facultad de arquitectura sólo presentaba un libro de la bibliografía recomendada, más no por ello, me privé de buscar en otros libros. Otro pequeño inconveniente para este trabajo fue el de buscar de una manera coherente combinar estas bibliografías, ya que para mi opinión, estos autores presentaban estilos muy diferentes de expresar dichas ideas y a su vez, combinar dichas ideas con mi conocimiento sobre el tema.

1. Grecia:

Del siglo VII a.C. datan los primeros grandes templos, que adquirieron entonces su estructura característica. En estos momentos quedaron definidos también los ordenes arquitectónicos dórico, jónico y por último corintio; se generalizó el uso de los materiales nobles, destacando el mármol; y la sustitución de la madera por la piedra (siglo VI a.C.)

Gracias a la religión se favoreció el desarrollo de la arquitectura, debido a que gran parte de ella se dedicaba al culto de los dioses. El templo servía como alojamiento de la divinidad más no de las celebraciones religiosas. Este constaba de una sala rectangular que servía de alojamiento para la escultura del dios, precedida por un pórtico de columnas (de forma par); estos estaban rodeados por una hilera de columnas y se asentaba sobre un basamento con escalinatas; su techo alto, era al exterior de dos aguas. Los Templos eran los edificios principales de los Santuarios; estos tenían, además de un templo mayor y varios menores, una serie de edificios civiles, como palestra, gimnasio, tesoro y teatro.

'Arquitectura grecorromana'
A mediados del siglo V a.C. la arquitectura llegó a su máximo esplendor. Siguió proliferando la arquitectura religiosa, pero también las construcciones civiles, como el teatro o el hipódromo. La Acrópolis de Atenas - grupo de edificios, la mayoría templos, que en conjunto encarnaban los aspectos más exaltados de la dedicación ateniense a la búsqueda y disfrute del poder imperial - alcanzó entonces su mayor apogeo, presidida por la magnifica armonía formal del Partenón. Durante el siglo IV, coincidente con la hegemonía macedónica, se construyeron nuevas tipologías con notas claramente orientales, como el Mausoleo de Halicarnaso o la Linterna de Lisícrates y se empezó a utilizar la combinación de los órdenes.

2. Roma:

La arquitectura romana, a diferencia de la griega, poseía un mayor sentido ornamental. Proliferaron las molduras y los motivos decorativos y se enriquecieron los órdenes arquitectónicos con la adición del compuesto y el toscano, variaciones del corintio y dórico, respectivamente. Tomaron los romanos de griegos y etruscos el arco y la bóveda, que, dotados de inmensas dimensiones, sirvieron para solucionar espacios interiores de gran magnitud (bóveda del Panteón en Roma) e introdujeron nuevos elementos de apoyo, tales como recios muros y gruesas pilastras, que relegaron la columna a una función meramente ornamental.

Los romanos desarrollaron sus técnicas y materiales de construcción hasta alcanzar altos niveles de resistencia, economía y solidez. Los materiales empleados eran la piedra, la argamasa y el ladrillo; estos dos últimos, al ser toscos y poco vistosos, precisaban revestimientos ricos, generalmente de mármol.

Las ciudades solían adoptar el trazado de las etruscas, en torno a dos ejes perpendiculares, el cardo y el decumano, que eran las vías principales. En el cruce de ambas se erigía el foro - dispuestas casi sin orden (destacan el Foro Romano y el Foro Imperial) - , centro de la vida urbana, con los edificios públicos, templos y basílicas - edifico utilizado por los romanos para le celebración de diversas actividades públicas, de planta rectangular generalmente terminada en ábside, su interior está dividido en tres naves por columnas - , cuyo ejemplo más resaltante es el foro de Trajano en Roma. En la arquitectura religiosa utilizaron los romanos el modelo del templo griego, pero con un basamento con gradas solamente en la parte frontal. Entre los más representativos caben destacar el de Fortuna Viril (Roma) y la Maison Carrée (Nimes); de planta circular eran el templo de Vesta y el Panteón de Agripa (Roma).

Los romanos introdujeron innovaciones al desarrollar la basílica, que es una sala rectangular destinada a reuniones, comercio y como tribunal de justicia. Su forma fue el precedente de las iglesias cristianas posteriores, con planta longitudinal, tres naves y ábside en la cabecera. Además de estos edificios, las ciudades romanas incluían las termas, establecimientos de baños con salas, biblioteca y alojamiento para los atletas, como las de Caracalla, en Roma. Los teatros y anfiteatros, derivados de los griegos pero de forma semicircular, las rampas eran cuñas convergentes de mampostería, con pasajes abovedados entre ellas que se agrupaban de tres a tres, el pasaje central estaba inclinado hacia abajo y flanqueado por dos inclinados hacia arriba; éstos se abrían a corredores de circulación, donde se conectaban más rampas y escaleras.

La vivienda romana estaba constituida por el atrio, o patio porticado donde se encontraba el santuario de la casa. Las dependencias se disponían en torno a una sala con un estanque central en el que se recogía el agua de la lluvia. También había viviendas de varios pisos, cuyo primer nivel se dedicaba a local comercial.

El sentido utilitario de los romanos y la necesidad de establecer comunicaciones entre las partes del imperio, además de la pericia técnica de ingeniería, propició la creación de redes de calzadas, en cuyo recorrido había puentes y acueductos concebidos con una solidez tal que se han venido utilizando hasta los tiempos modernos. Dentro de las poblaciones, también desarrollaron los romanos sistemas de alcantarillado y cloacas que arrastraban las agua residuales lejos de las urbes.