Aristóteles

Influencias. Naturaleza. Física. Movimiento. Causa. Primer motor. Antripología. Teorías. Moral. Política. Conocimiento. Aristotelismo

  • Enviado por: Black Mamba 13
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

I. INFLUENCIAS RECIBIDAS

Los años en la Academia de Platón dejaron una huella en el pensamiento de Aristóteles, con sus temas y la orientación del maestro.

Tras la marcha de Atenas, se inició en Aristóteles una evolución y un progresivo alejamiento de algunas de las teorías platónicas. Su filosofía derivó a una más empírica y, con ello, crítica con ciertos aspectos de la Teoría de las Ideas. Especialmente rechazó que las Ideas eran realidades separadas de las cosas.

Aristóteles siguió fiel al pensamiento de que el objetivo de la ciencia (episteme) es la búsqueda de lo universal. Pero no hacía falta duplicar el mundo, el mundo inteligible se puede descubrir investigando en el sensible.

II. EXPLICACIÓN DE LA NATURALEZA

La Física es la ciencia que estudia las sustancias móviles de la naturaleza o fisis.

Bajo el nombre de categorías, se recogen distintas maneras de presentarse la realidad y de poder pensarla y decirla en los juicios. De la lista de categorías destaca la de sustancia; las otras nueve, llamadas accidentes, sólo pueden darse en relación a aquella. Sustancia es aquello que existe en sí y no en otro, mientras que las demás categorías son propiedades que se dan en una sustancia.

Aristóteles concibió las sustancias compuestas de materia y forma. La materia designa los elementos físicos que sirven de soporte o sustrato a la forma, que es la que otorga organización y los actualiza. Además, son dos principios inseparables en los seres físicos y sólo mentalmente pueden concebirse como separados.

La forma determina la naturaleza de los seres, mientras que la materia recibe una forma. A su vez, la forma puede ser forma sustancial o forma accidental. La sustancial determina la especie a la que pertenece el ser, mientras que las accidentales son los rasgos que individualizan al ser dentro de la especie.

Lo propio de los seres naturales es que están sometidos a movimientos diversos. Pero estos seres tienen en ellos mismos el origen o causa de sus movimientos, por eso los llama Aristóteles seres naturales. El significado más propio de la naturaleza es el principio intrínseco del movimiento o actividad de los seres. Hay otros seres que también cambian, pero los cambios los reciben de fuera (cambio extrínseco). Por carecer de movimiento intrínseco, son seres artificiales.

Podemos añadir que los seres naturales son dinámicos, están sometidos a cambios o movimientos.

1. Justificación del movimiento

Para Aristóteles, la física tiene que explicar qué cambia y cómo es posible que haya cambios.

El Estagirita diferencia dos maneras de ser, ser en acto y ser en potencia, sin aceptar la distinción entre ser y no ser de Parménides. Toda sustancia natural es algo en acto, pero tiene también posibilidades de adquirir otras maneras de ser que aún no posee (ser en potencia). Una semilla tiene la posibilidad de ser árbol, y cuando alcance ese desarrollo, lo que era árbol en potencia será árbol en acto.

Así, ser en potencia significa la capacidad de llegar a ser algo que aún no se es. Y cuando se ha llegado a ser eso de lo que se carecía, se está en acto.

La potencia y el acto pueden darse en todas las categorías. Tanto la sustancia como los restantes modos de ser, pueden hallarse en potencia o en acto.

Moverse o cambiar equivale a ir actualizando potencias. Hay cosas -defiende Aristóteles- que ni son algo ni podrán llegar a serlo. Una semilla, por ejemplo, no es hombre no podrá llegar a serlo; en cambio un niño no es adulto pero podrá llegar a serlo. Son dos maneras de ser, y el movimiento o cambio es posible en cuanto paso de ser en potencia a ser en acto.

2. Clases de movimiento

Aristóteles se impuso la tarea de clasificar las diversas modalidades del movimiento. Primero, distingue entre cambio sustancial y accidental. Hay cambio sustancial cuando una cosa pasa a ser otra de distinta especie. En este tipo de cambios hay algo que permanece, la llamada materia primera, pero la forma sustancial es sustituida por otra. El cambio accidental supone una transformación de alguna cualidad de la sustancia. En este cambio, cambian las formas accidentales pero permanece la sustancia.

Aristóteles diferenció tres clases de cambios accidentales: cuantitativos (aquellos en los que se altera la cantidad sin cambiar la sustancia), cualitativos (aquellos en los que la sustancia sufre la modificación de alguna cualidad) y locales (desplazamiento en el espacio de la sustancia). Hay dos tipos de movimiento local: natural (de su propia naturaleza) o violento (provocado).

3. Las causas

Si se quiere una explicación de por qué ocurre un cambio hay que conocer las causas que intervienen en su producción. Aristóteles consideró que hay cuatro tipos de causas. Por ejemplo: una ciudad encarga una estatua de bronce que represente a Zeus. En el proceso han intervenido cuatro causas: el bronce (causa material), un escultor (causa eficiente), la forma de Zeus (causa formal) y para expresar al dios la devoción de la ciudad (causa final).

La materia y la forma son causas intrínsecas porque intervienen en la generación de un ser desde el propio ser. La causa material es la materia de que algo está constituido. Materia es, posibilidad de llegar a constituir una sustancia. La causa formal, hace que el ser formado sea un ser determinado: la forma es la esencia y naturaleza de las sustancias.

Las causas extrínsecas afectan a las sustancias desde fuera: son la causa agente (productora del cambio) y la final (la meta a que va orientado ese cambio).

La meta última de los procesos naturales, es lograr la forma propia de cada ser natural. La visión de Aristóteles resulta ser finalista o teleológica, pero es un finalismo inmanente (está en la propia naturaleza).

4. El Primer Motor

El Primer Motor, (denominado a veces Dios), es Acto Puro, forma sin materia estudiada por la ciencia llamada Teología. Esa sustancia no es espacial, ni mantiene relación con el mundo después de haber impulsado su movimiento. La demostración de su existencia está basada en dos principios de la metafísica aristotélica: 1, todo efecto tiene una causa y 2, el regreso al infinito en el orden de las causas conduce al absurdo, por lo que ha de existir una causa primera. Consiste en remontarse en el orden de las causas hasta llegar a la Causa primera de la que todo procede.

II. ANTROPOLOGÍA, CONOCIMIENTO Y TEORÍA MORAL

1. El compuesto humano

Cada ser humano es una sustancia natural, compuesto de materia (cuerpo) y de forma (alma). El alma, es inseparable del cuerpo. El alma es el principio intrínseco que actualiza la forma humana.

Aristóteles vio en el alma humana una síntesis de las tres funciones que se dan en las tres clases de almas de los seres vivos: nutritivas (propias de los vegetales), sensitivas (propias de los animales irracionales) y pensantes (exclusivas del alma racional humana).

2. El conocimiento y sus clases

En el alma del ser humano radica la fuente de sus curiosidad. De las tres tendencias nos interesan las sensitivas y las racionales.

Como animales disponemos de los sentidos, a través de los cuales se captan las formas sensibles de los objetos. Los sentidos están en potencia, pero esa potencia no se actualiza hasta que entran en contacto con los objetos sensibles. Al ocurrir, se pasa a acto de conocimiento que se denomina conocimiento sensible.

Pero el alma humana aspira a otro tipo de conocimiento superior al sensible, la ciencia, que llega a ser conocimiento de lo universal y de lo necesario. Al conocimiento inteligible sólo puede llegarse a través del conocimiento sensible. El problema consiste en que el entendimiento debe captar lo universal desde lo particular sensible. El entendimiento tiene en potencia la capacidad de recibir las formas o esencias. A esa capacidad pasiva se la denomina entendimiento posible. Las formas o esencias existen también en potencia en las sensaciones. La actividad que descubre la forma y que la conoce es el entendimiento agente. Este proceso es conocido como abstracción.

3. Teoría moral

Además de la tendencia a conocer, hay en el alma del hombre otra aspiración: ser felices. Satisfacer esta tendencia requiere un tipo de saber práctico. Este saber es la ética o teoría moral, que tendrá que ser complementado con la política.

En el alma humana radican muchas tendencias. Satisfacerlas significa alcanzar fines, que siempre suponen lograr algo bueno. Pero no todos los fines tienen la misma importancia: hay fines que sólo son medios para alcanzar otro fin superior, y hay fines últimos, que se buscan por sí mismos. De estos fines, hay uno supremo al que todos tiende: la felicidad.

Satisfacer de modo excelente las tendencias del alma significa ser virtuoso. Las virtudes son instrumentos para la felicidad. Hay dos clases de virtudes: éticas e intelectuales.

Las virtudes son hábitos. Los hábitos éticos consisten en realizar adecuadamente las tendencias irracionales del alma. Se llaman “éticas” porque perfeccionan el carácter, el modo de ser y de comportarse. La virtud está en el medio, equidistante de dos extremos que serían ambos vicios. Son virtudes éticas la templanza, la generosidad, la justicia, la amistad, etc.

Estas virtudes no aportan toda la felicidad porque no agotan sus tendencias. La máxima felicidad se logra con las virtudes intelectuales, porque éstas perfeccionan lo racional del alma humana, que es lo propio del hombre. El hombre más sabio resulta el más feliz. La cumbre de estas virtudes está ocupada por la ciencia.

Otras virtudes, aunque de inferior rango son el arte y la prudencia. Nadie que no tenga prudencia podrá distinguir el término medio en que consisten esas virtudes. Ser prudente exige experiencia. Por eso, los jóvenes podrán tener otras virtudes, pero no pueden ser prudentes.

El máximo grado de felicidad lo daría la sabiduría. Sin embargo, esa meta no está al alcance de todos. La posesión de esas virtudes se ve dificultada por otras necesidades que se llevan gran parte del tiempo: el trabajo, la familia, etc. La mayoría tiene que conformarse con una felicidad relativa. El camino hacia la felicidad pasa por vivir en una determinada comunidad humana (polis).

4. Teoría política

La política busca el bien del hombre. La reflexión política de Aristóteles estuvo encaminada a lograr una sociedad que orientara sus esfuerzos al bien de todos los ciudadanos. Los seres humanos son naturalmente sociables.

La tendencia natural a convivir la han plasmado los hombres en comunidades que satisfacen sus necesidades. La primera comunidad humana es la familia. Aristóteles entendía la familia en sentido amplio: acoge a padres, hijos, nietos, esclavos e, incluso, animales. Para el bien de las familias surge la aldea.

El hombre no sólo se agrupa para vivir, sino para vivir bien, para vivir en plenitud. Y la felicidad, sólo puede lograrse con la forma de comunidad más perfecta: la polis. La polis proporciona bienestar material y el perfeccionamiento moral de los ciudadanos. La familia y la aldea se subordinan a la polis, como las partes se subordinan al todo. Son fases de convivencia que conducen de manera natural al Estado.

La polis en que pensaba Aristóteles es autárquica: independiente y autosuficiente.

La polis tiene como tarea esencial la educación de los ciudadanos. La educación (a cargo del Estado, es una y la misma para todos) debe cuidar al perfeccionamiento de las virtudes fomentando sus capacidades intelectuales.

Cualquier sistema político, podía resultar bueno si se daban en él dos condiciones fundamentales: que tuviera como objetivo el bien común y que gobernara con leyes justas.

A Aristóteles le parecía realmente importante que, al margen del régimen político -monarquía, aristocracia o democracia- el Estado contara con los mejores.

5. Repercusión del aristotelismo

La primera clasificación de las ciencias fue obra suya, y el primer estudio sistemático de la metafísica.

La Lógica se considera una creación aristotélica. La concibió como un análisis de las formas correctas de pensar y decir la realidad.

Su visión de la naturaleza teleológica fue la explicación física que dominó toda la antigüedad y el medievo, hasta que fue desplaza por la ciencia moderna.

El pensamiento de Santo Tomás de Aquino es incomprensible sin su sustrato aristotélico, así como toda la filosofía escolástica.