Argentina en los Juegos Olímpicos

Historia. Momentos históricos. Sudney 2000. Atletismo. Boxeo. Tenis. Hockey. Judo. Windsurf. Vela

  • Enviado por: Javier Castellanos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

LOS JUEGOS DE OLIMPIA

Durante mas de once siglos, desde el año 776 a.C. hasta el 394 de la Era cristiana, los juegos se disputaron periódicamente en Olimpia, al pie del monte Kronion, en la región del Peloponeso. Se construyó una pista de 192 m de longitud y graderíos con capacidad para albergar a millares de espectadores. En un principio, los juegos se limitaron a una sola prueba, la carrera, que consistía en recorrer un largo del estadio. Más tarde se añadieron el diaulos (carrera de dos largos), el dolichos (4.400 m), la lucha, el pentatlón, el pugilato y diversas pruebas hípicas.

Los juegos, reservados exclusivamente a los ciudadanos griegos, tenían un carácter sagrado que acentuaban su importancia: antes de iniciarse los encuentros, todos los atletas y los jueces rendían un juramento solemne en el que los primeros se comprometían a competir con nobleza y acendrado espíritu deportivo y los últimos en rendir fallos imparciales y justos.

Las alteraciones políticas que sufrieron las ciudades griegas en el siglo IV, la conquista griega por los macedonios y la posterior invasión romana fueron desplazando lentamente los Juegos Olímpicos hasta acabar con ellos. Habrá que esperar quince siglos para que, en 1896, la pasión y obstinación de un hombre, Pierre de Coubertin, los haga renacer.

PIERRE DE COUBERTIN Y LOS JUEGOS OLIMPICOS

Pierre de Coubertin, artífice de la renovación de los juegos y creador de su lema a modo de profesión de fe:citius, altius, fortius, que quiere decir:más lejos, más alto, más fuerte, vio en ellos un medio de garantizar la persistencia de un ideal deportivo y de defender el internacionalismo. Los primeros juegos de la ea contemporánea celebraron su apertura en Atenas el 25 de marzo de 1896, ante una multitud expectante y enfervorizada. Pero el éxito de dichos juegos no se confirmó inmediatamente. En 1900, un desacuerdo relacionado con la celebración de los juegos en París menoscabó su éxito. Asimismo, en 1904 fueron pocos los participantes que se desplazaron a la ciudad norteamericana de St. Louis, por encontrarse ésta demasiado distante. Los juegos de Londres de 1908 acabaron con las primeras vacilaciones y sirvieron al fin de consagración definitiva para el triunfo de la idea olímpica.

Cuando en 1948 las olimpíadas volvieron a celebrarse en Londres, el número de naciones participantes había ascendido de 23 a 59 y el de los concursantes había pasado de 2000 a 5000. Desde entonces las cifras no han dejado de aumentar, a pesar de las condiciones a veces difíciles derivadas de la distancia, la tensión nerviosa, la concentración de las pruebas en un lapso excesivamente corto y otros factores.

Además hubo otros deportes de exhibición, como el hockey sobre patines, el taekwondo o la pelota vasca. En los Juegos de Atlanta 96 se incorporó el beach voley y el softball femenino. Un tercer desarrollo significativo ha sido la mejora gradual de los resultados por las sucesivas generaciones de atletas olímpicos.

Las Olimpíadas se celebran cada cuatro años. El Comité Olímpico Internacional es el encargado de fijar, con seis años de antelación, las ciudades en que habrán de desarrolarse. El COI tiene un poder absoluto y esta autorizado a fijar las marcas, crear estatutos sobre los problemas del amateurismo o resolver la amenaza del doping, de la politización, del racismo...

Tradicionalmente una ceremonia muy elaborada abre los Juegos Olímpicos. Hay un desfile de los atletas entrando al estadio, precedidos por el equipo griego, en honor a los fundadores de los juegos Olímpicos, con la nación anfitriona marchando en último lugar. Se toca el himno olímpico y se iza la bandera olímpica (cinco aros entrelazados sobre un fondo blanco). Entra entonces un corredor portando la antorcha olímpica, encendida en su inicio por los rayos del sol en Olimpia (Grecia) y llevada a la sede por relevos de corredores. La ceremonia finaliza con una suelta de palomas, simbolizando el espíritu pacífico de los Juegos.

Durante su celebración se realizan ceremonias de imposición de medallas en honor a los ganadores de cada prueba. El primer, segundo y tercer clasificados suben al podio y reciben medallas de oro, plata y bronce, respectivamente. Se izan las banderas de los países de los tres atletas y suena el himno del país del ganador de la medalla dorada. Otra ceremonia muy elaborada cierra los Juegos.

PUNTUACIÓN

Los Juegos Olímpicos son una competición de atletas individuales, no de países y el COI no da los resultados por naciones. Sin embargo, los medios de comunicación informan los resultados obtenidos por sus representantes de acuerdo con uno o dos sistemas de puntuación.

En el sistema por puntos, se conceden diez puntos por cada medalla de oro en una prueba, cinco por cada medalla de plata, cuatro por la de bronce, tres puntos por un cuarto lugar, dos por un quinto y uno por un sexto.

El otro sistema de puntuación elabora una lista con el número de medallas ganadas por cada nación.

MOMENTOS CUMBRE DE LAS OLIMPIADAS

En 1924, en París, el finlandés Paavo Nurmi venció en la prueba de los 1500 m, en la de los 5000 m, en la de campo a través y en la de 3000 m por equipos. En Berlín, en 1936, el americano Cornelius Johnson fue el primer saltador en alto de raza negra en la historia del atletismo. En Los Angeles, en 1932, el finlandés Matti Jaervinen fue campeón olímpico del lanzamiento de jabalina, tras haber batido el récord mundial en diez lanzamientos, logrando, del mismo modo, hacer que progresara en 6 m el récord a lo largo de siete años. En Londres, en 1948, el checoslovaco Emil Zátopek ganó los 10000 m; en Helsinki, en 1952, acaparó el título de los 5000 m, el de los 10000 m y el maratón. En las Olimpíadas de México de 1968, el americano Bob Beamon alcanzó los 8,90 m en el salto de longitud. Pero los acontecimientos por excelencia siguen siendo todavía las siete medallas de oro de Mark Spitz en natación en Munich en 1972 y los máximos en gimnasta Nadia Comaneci en Montreal, en 1976.

SYDNEY 2000

Hace 48 años que la Argentina no gana una medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Lejos de las potencias, los nuestros apuntan a llegar al podio.

Ganas no faltan, pero la realidad del deporte argentino no se puede disfrazar: estamos lejos del primer nivel. Los remeros Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero fueron los últimos afortunados en recibir una medalla de oro, en 1952, cuando ganaron en doble sin timonel sobre las aguas del fiordo Meihati, en Finlandia. Desde entonces, cada cuatro años, los sueños y los nombres se renuevan. Nadie baja los brazos porque “lo importante es competir” y, a nivel olímpico, esa frase cobra importancia. Es que en los Juegos Olímpicos se puede cantar victoria con sólo participar. Después de todos, es un privilegio que en Sydney sólo disfrutaran 141altletas argentinos, 39 menos que en Atlanta 96, donde se cosecharon 2 medallas de plata (Espínola y el Sub 23), una de bronce (Chacón) y 10 diplomas.

En Australia también habrá que considerar otros factores: no estará el fútbol ni el basquet.

A continuación están los atletas que tienen chances de figurar, al menos, entre los primeros ocho de su especialidad.

ATLETISMO

Alejandra García

Por primera vez se incluirá el salto con garrocha femenino en el programa de los Juegos Olímpicos. Por eso, Alejandra García, la mejor atleta argentina está llena de ilusiones. Tiene 27 años, mide 1,75, pesa 62 kilos y empezó a practicar atletismo a los 12 en la pista de River. Luego pasó a GEBA y ahora volvió a River. Antes competía en salto en alto pero en el 96 decidió cambiar su rubro: se animó al salto con garrocha. Y le fue bien: tiene el récord sudamericano (4,42 m) y está cuarta en el ranking mundial.

BOXEO

Omar Narváez

En los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 cayó en la segunda rueda. Cuatro años después, sus puños están listos para la revancha y hasta se mezclan con lágrimas cuando se le menciona la posibilidad de lograr una medalla de Sydney. Chubutense, con su metro sesenta de estatura y 24 años, Narváez compite en la categoría de 51 kg. y dice que no le pesa para nada la presión de ser uno de los favoritos entre sus pares. A los 17 años pisó por primera vez un ring y escribió su exitosa historia boxística a puro golpe. Ahora quiere subir al podio olímpico.

TENIS

Zabaleta, Chela, Gaudio y Squillari

Conocidos en el mundo como “La escuadra argentina”, tienen entre 21 y 24 años y están entre los mejores del mundo cuando juegan en polvo de ladrillo. Si bien esta competencia será en canchas de cemento (más rápidas), no hay que descartarlos por lo que han hecho este año. Franco Squillari fue semifinalista de Roland Garros, uno de los torneos más importantes del mundo y gano dos títulos; Gastón Gaudio asombró con su desparpajo para torear a los grandes en Montecarlo y llegó a la final de Stuttgart; Mario Zabaleta, el mejor del 99, quiere meter un gol olímpico en el 2000 y Juan Ignacio Chela, ganador del torneo de México.

HOCKEY SOBRE CESPED

Equipo Femenino

A estas chicas sólo les gusta divertirse. Afortunadamente para el deporte argentino, lo hacen cosechando títulos. Ganaron medallas de oro en los Juegos Panamericanos de La Habana, Cuba (1991), Mar del Plata (1995) y Winnipeg, Canadá, el año pasado. Acostumbradas a los grandes desafíos, ahora vuelven a soñar con el podio olímpico.

JUDO

Carolina Mariani

Pasó 20 de sus 27 años entrelazando su cuerpo de 52 kilos con judocas avezadas en diferentes campeonatos. Por eso, sólida, experta, llena de títulos mundiales y de cábalas, es una de las mejores judocas del mundo y una de las esperanzas argentinas más firmes para ganar un diploma o una medalla.

Claudia tenía sólo 7 años cuando vio por primera vez, en televisión, un torneo de este deporte. A la semana, ya estaba probándose cinturones de colores y ensayando golpes.

WINDSURF

Carlos Espínola

Correntino, testarudo, en los Juegos Olímpicos de Atlanta, hace 4 años, Carlos ganó una medalla de plata y cerró el año con el Olimpia de oro. Después lo acusaron de “agrandado” porque, carilindo, entrador y tal vez un poco abrumado por las luces del éxito, incluyó en su agenda algunos compromisos “fashion”.

Hoy, a los 28 años, se mata en el gimnasio, corre 9 km. por día e intenta mantener 72 kg. Para seguir con la contextura ideal que le permita ganar otra medalla olímpica.

YACHTING

Serena Amato

Tiene alma de navegante: nació en Olivos, navega desde los 7 años, tiene 25 y es entrenadora del Yacht Club Argentino. Ganó una medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, el año pasado. Con la cabeza en Sydney, dice que la experiencia de aquellos días puede ser decisiva para hacer realidad el sueño del podio olímpico: “Tuve jornadas difíciles pero en la última etapa me favoreció el peso (58 kg.) porque, ante la ausencia del viento, ser más liviana es una ventaja”. En las carreras de agua, los gramos también cuentan.

CANOTAJE

Correa y Sztrum

Abelardo Sztrum y Javier Correa son grandes figuras del canotaje local y también animan a soñar con el podio. Sztrum empezó a practicar este deporte, cuando tenía 12 años, en la escuelita del Náutico Hacoaj. Tres años después ya tenía su primer título importante: campeón argentino de cadetes y subcampeón sudamericano.

Y ese fue sólo el comienzo. Correa, de Río Negro, también se subió a una canoa de chico, cuando apenas tenía 10 años, y es experto en distancias cortas. En Sydney unirán sus fuerzas, como en otros torneos e intentarán, como pareja, tener la gloria olímpica.

RESULTADOS

La mejor actuación argentina desde Helsinki 52- dos medallas de plata, dos de bronce y 12 diplomas- no disimula un presente con dificultades y muchos aspectos por mejorar.

  • En el agua es el mejor. El yachting aportó el 75% de las medallas argentinas con la plata de Carlos Espínola en windsurf y los bronces de Serena Amato (clase europa) y la dupla Conte-De la fuente (470).

  • En el hockey sobre césped Las Leonas se lucieron y subieron al podio a recibir su medalla de plata.

  • José Meolans estuvo a punto de meterse en la final de 100 metros libre.

  • Melina Sirolli, única gimnasta olímpica argentina, quedó lejos y con una producción desalentadora.

  • Javier Correa logró un hecho histórico para el canotaje al convertirse en el primer palista argentino en llegar a una final olímpica, Lo hizo en el K1-1000 metros y estuvo a 50 metros de ganar una medalla de bronce.

MEDALLERO

PTO.

PAÍS

ORO

PLATA

BRONCE

TOTAL

1

EE.UU

39

25

33

97

2

Rusia

32

28

28

88

3

China

28

16

15

59

4

Australia

16

25

17

58

5

Alemania

14

17

26

57

6

Francia

13

14

11

38

7

Italia

13

8

13

34

8

Holanda

12

9

4

25

9

Cuba

11

11

7

29

10

G.Bretaña

11

10

7

28

57

ARGENTINA

0

2

2

4