Áreas naturales protegidas en Colombia

Medio ambiente. Espacios protegidos. Parques naturales. Ecosistemas. Hábitats. Conservación ecológica

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Monografía: Áreas protegidas

INTRODUCCIÓN

Cada vez con más fuerza, la creación de áreas naturales protegidas se ha convertido en el objetivo por excelencia de toda política conservacionista a nivel mundial. Estos manejos estarían dirigidos a proteger áreas con el mayor nú­mero de especies en la menor superficie. Conservation International, es una organización conservacionista que ha logrado acumular da­tos y evidencias sobre tres principales patrones de biodiversidad a escala global: (a) la identificación de países megadiversos; (b) el reconocimiento de ecore-giones terrestres claves (hotspots}; y (c) la definición de regiones silvestres o vírgenes. Toledo (2005)

Colombia es uno de los países más ricos en diversidad biológica y cultural en el mundo. La riqueza silvestre de fauna en el país está repartida en 51 áreas naturales pertenecientes al Sistema de Parques Nacionales. Una de las acciones que más se ha impulsado desde finales del siglo pasado, para preservar zonas naturales ha sido la creación de áreas protegidas. A pesar de que es una opción valiosa como estrategia de conservación, en muchos casos algunas han sido declaradas parques naturales o reservas, sin considerarse la presencia de los pobladores locales y mucho menos de sus particularidades socio-culturales (Rubio e tal, 2000). Simultáneamente se ha generado una base de conocimiento científico cada vez más sólida sobre la importancia de los bienes y servicios ecológicos que genera la biodiversidad y las áreas naturales, que las convierten en activos estratégicos

Las áreas naturales protegidas (ANP) constituyen el instrumento fundamental en la conservación de la biodiversidad, de los bienes y servicios naturales, igualmente representan la posibilidad de reconciliar la integridad de los ecosistemas, con instituciones y mecanismos de manejo fundamentados en nuestra legislación. A raíz de esto, Colombia aborda desde hace varios años numerosos intentos por trabajar en pro de la conservación de los recursos, en este sentido, tanto la declaración como el manejo de áreas protegidas por parte de las instituciones del estado, como los sistemas regulatorios generados desde los procesos de ocupación social del territorio, han contribuido para este propósito. (BIOCOLOMBIA 2000)

Dentro de los procesos de manejo del territorio dirigidos a la conservación, existen algunos que cuentan con una declaración formal como áreas protegidas: a escala nacional (Sistema de Parques Nacionales Naturales), a escala regional (Áreas Protegidas a cargo de las Corporaciones Autónomas Regionales), y a escala local (áreas Protegidas declaradas por municipios y las reservas naturales de la sociedad civil), además de otras figuras de ordenamiento territorial, que no necesariamente concluyen en la declaración de áreas protegidas, pero que constituyen un aporte efectivo a la conservación. (BIOCOLOMBIA 2000)

Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP)

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), se presenta como la integración de Áreas Protegidas, que en una gama de categorías permita asumir metas de conservación, ya que se puede reconocer la diversidad de modelos con los que se asume el territorio, también contribuye a la solución de las problemáticas de diferente escala y garantiza la viabilidad de la vida en las regiones. Lo anterior se da con el fin de aportar al cumplimiento de los objetivos de conservación, qué son, garantizar la sobrevivencia de todas las especies de plantas y animales, la oferta de bienes y servicios ambientales en el contexto de los desarrollos y dinámicas regionales y locales.

El Sistema de Parques Nacionales Naturales

El Sistema de Parques Nacionales Naturales es el conjunto de áreas con valores excepcionales que han sido declarados como tal, para conservación del patrimonio nacional, en beneficio de los habitantes de la nación. (Dec 2811 1974)

El Sistema de Parques Nacionales está enmarcado dentro de los diferentes momentos de la gestión ambiental y dentro de la cambiante situación política y social del país, es así, que desde la promulgación de la Ley 2 de 1.959, en la cual se dan los primeros pasos para la declaración de Parques Nacionales, desde la promulgación del Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente. (Decreto-Ley 2811/74), su reglamentación es en materia del Sistema de Parques Nacionales (Decreto 622/77), la reestructuración del sector ambiental y creación del Sistema Nacional Ambiental (Ley 99/93), hasta nuestros días, se han dado profundos cambios, en la conceptuación del manejo y gestión de las áreas que conforman el Sistema de Parques Nacionales.

Desde esta perspectiva, las Áreas Protegidas se constituyen en áreas fundamentales para el desarrollo nacional por los bienes y servicios ambientales, que estas unidades de conservación prestan en forma directa e indirecta a las poblaciones locales y a los asentamientos regionales.

Funciones de las Áreas Naturales Protegidas

· Conservación de la biodiversidad

· Conservación de los procesos naturales

· Conservación del suelo

· Conservación de cuencas hídricas

· Conservación de pautas culturales

· Creación de sitios para el desarrollo turístico

· Creación de sitios para la educación ambiental

· Provisión de elementos y de procesos para el desarrollo de investigaciones científicas

A través de su Comisión de Áreas Protegidas (WCPA, por sus siglas en inglés), la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) ha liderado la categorización internacional de áreas protegidas desde 1969 (Glowka et al., 1996). Aunque los objetivos de manejo de las áreas protegidas varían enormemente, la UICN ha identificado 6 categorías con base en los objetivos principales por los que se administran.

Categorías de manejo de la UICN

*Protección estricta; áreas protegidas administradas principalmente para la ciencia o para la protección de la vida silvestre.

*Conservación de ecosistemas y turismo: áreas protegidas que se administran principalmente para la conservación de ecosistemas y para la recreación.

*Conservación de características naturales: áreas protegidas administradas para la conservación de características naturales específicas.

*Conservación a través del manejo activo: áreas protegidas administradas para la conservación mediante la intervención y manejo.

*Conservación de paisajes terrestres y marinos y recreación: áreas protegidas administradas principalmente para la conservación de zonas terrestres y marinas y para la recreación.

*Utilización sostenible de ecosistemas naturales: áreas protegidas administradas principalmente para la utilización sostenible de los ecosistemas naturales.

Es importante aclarar que el establecimiento de áreas, se ha desarrollado con criterios versátiles a la época y a las investigaciones realizadas, que no han sido enfocadas hacia la verdadera problemática, por lo tanto no han dado las soluciones pertinentes. A raíz de esto el SINAP ha establecido en sus diagnósticos, las principales amenazas de las áreas protegidas en Centroamérica, las cuales son:

• La indefinición de los límites de ellas mismas.

• Los conflictos de tenencia de la tierra que existen fuera y muchas veces dentro de las mismas áreas protegidas.

• La débil coordinación interinstitucional alrededor del manejo apropiado de las áreas.

• La falta de experiencia en la planificación.

• El bajo nivel de participación de los distintos sectores sociales.

Áreas protegidas como estrategia de conservación

A nivel nacional o regional, la diversidad biológica se protege más eficientemente cuando los tipos de ecosistemas más importantes están incluidos en un sistema de áreas protegidas. (Castaño 2006), Sin embargo, designar hábitats como áreas protegidas no es suficiente para detener la destrucción de los bosques y la extinción de las especies. En el contexto del crecimiento poblacional humano y de la presión del cada vez más creciente desarrollo, las áreas protegidas no están conservando poblaciones de vida silvestre a largo plazo, dentro de sus límites (Redford & Robinson 1991) El primer aspecto a considerar se refiere a la dificultad de garantizar una representatividad suficiente de la biodiversidad del planeta, mediante el estableci­miento de una red global de anp. No sólo el elevado número de especies, sino, sus innumerables patrones de distribución hacen prácticamente imposible salva­guardar conjuntos representativos de organismos. Toledo (2005)

Esta situación es perceptible cuando el criterio para escoger las áreas a proteger, es su valor económico, es decir, aquellas remotas para la agricultura, tala de bosques, desarrollo humano u otras actividades humanas. (Primack, 2001) Esto sin tener en cuenta las condiciones necesarias para elegir estas áreas, por esta razón, se ha creado la necesidad de establecer nuevos criterios para la selección de áreas, que tengan en cuenta la ecología de estas y su importancia para la conservación.

De esta manera, las áreas protegidas deben ser manejadas para conservar su diversidad biológica. La mayor parte de los ecosistemas de América y del resto del mundo, han tenido una larga historia de interacciones con poblaciones humanas, que constituyen un componente ecosistémico clave. (Primack, 2001) Sin embargo, en la actualidad esta interrelación tradicional, frecuentemente se ha interrumpido. El manejo efectivo comienza con el establecimiento de prioridades claras, que deben monitorearse para determinar si las prácti­cas de manejo son efectivas o deben ajustarse. En algunos casos el mejor manejo involucra no hacer nada. (Primack, 2001)

Restauración de hábitats

Constantemente se necesita preservar, restaurar o incluso construir algunos microhábitats claves en las áreas protegidas, tales como sitios de nidificación y pozas de agua, para poder mantener poblaciones de algunas especies. La ecología de la restauración provee e investiga la metodología para el restablecimiento de poblaciones y comunidades completas en hábitats degradados, dañados o incluso destruidos. (Primack, 2001)

Los proyectos de restauración comienzan eliminando o neutralizando los factores que impiden la recuperación del sistema. Luego la combi­nación de la preparación del sitio, el manejo del hábitat y la introduc­ción de especies originales, permiten que gradualmente la comunidad gane especies y características ecosistémicas de los sitios de referencia. Los esfuerzos de restauración están generalmente referidos al suelo, las plan­tas e hidrología del sitio, pero es necesario que los planes incluyan a las especies de animales, hongos simbióticos y bacterias. (Primack, 2001)

Tamaño de áreas

Un aspecto más difícil para asegurar poblaciones viables en las reser­vas, se presenta al tratar con las necesidades de las especies que requieren áreas extensas, además que no pueden tolerar la perturbación humana. Ideal­mente, una reserva natural debiera ser lo suficientemente grande como para incluir una población viable de la mayoría de esas especies. La pro­tección del hábitat de tales especies, a menudo grandes o conspicuas y también llamadas especies indicadoras o paraguas, proveerá protección adecuada para las otras especies de la comunidad. Muchas veces es nece­sario introducir medidas de manejo y crear hábitats específicos para algu­nas especies como sitios de nidificación o alimentación. (Primack, 2001)

Quienes apoyan las reservas grandes, argumentan que éstas mini­mizan los efectos de borde, tienen más especies y mayor diversidad de habitáis que las reservas pequeñas. Cuando el interés radica en los grandes mamíferos, sólo una reserva extensa tiene el número suficiente de especies grandes, en baja densidad y de distribución amplia (como carnívoros grandes) para mantener las poblaciones en el largo plazo. En general, se acepta que las reservas grandes son más apropiadas para mantener muchas especies debido al mayor tamaño de las poblaciones y mayor variedad de hábitas. Sin embargo, las reservas naturales pequeñas bien manejadas son valiosas, particularmente para la protección de muchas especies de plantas, invertebrados y pequeños vertebrados (Primack, 2001)

Actualmente existen menos oportunidades para adquirir terrenos con fines de conservación, esto a causa de las presiones económicas sobre la explotación de recursos y uso de las áreas naturales que continúan aumentando. Hay que aceptar, entonces, el manejo de especies en reservas pequeñas, cuando los terrenos circundantes no están disponibles para propósitos de conservación.( Primack, 2001)

En esta perspectiva Colombia necesita de la construcción de un sistema de reservas, que cumpla con los criterios de representación y complementariedad de su biodiversidad. Para esto seguramente será necesario el establecimiento de nuevas áreas que cubran los vacíos del actual Sistema de Parques Nacional Naturales. Para su consecución se deberán establecer claramente los mecanismos y metodologías a utilizar, con el fin de priorizar las áreas a seleccionar. (Castaño, 2006)

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

GLOWKA, L. et al. Guía del Convenio sobre la Diversidad Biológica. UICN Gland y Cambridge. xii + 1996

PRIMACK, R., R. ROZZI Y P. FEINSINGER. 2001. Establecimiento de Áreas

Protegidas: 449-476 (en) Primack et al. (ed). Fundamentos de Conservación Biológica.

Fondo de Cultura Económica. México D. F.

REDFORD, K.H. & J.G. ROBINSON. 1991. Park size and the conservation of forest mammals in Latin America. Pp. 227-234 en: M.A. Mares & D.J. Schmidly (eds.). Latin American Mammalogy: history, biodiversity, and conservation. University of Oklahoma Press. Norman. 468 pp.

RUBIO, H. ULLOA, A y CAMPOS, C. Manejo de la fauna de caza, una construcción a partir de lo local. Métodos y Herramientas. 1ed Bogotá, Colombia: Editorial La Silueta, 2000.

SABATINI M.C, VERDIELL A.L, RODRÍGUEZ R.M, VIDAL M.C; Zonificación de áreas naturales protegidas: una propuesta cuantitativa. Universidad Nacional de Mar del Plata. Argentina 2003

TOLEDO Victor M. Repensar la Conservación: ¿Áreas naturales Protegidas o estrategia bioregional?. Instituto Nacional de Ecología. México 2005

Colombia UICN http://www.iucn.org/places/orma/ctro_doc_buscador.shtm/áreasprotegidas