Aprendizaje social

Psicología. Educación. Pedagogía. Conductismo. Modelamiento. Bandura. Modelo. Medios de comunicación. Docente. Discente. Rotter. Cognitivismo. Modelamiento racional emotivo. Mischel. Ellis. Mineka

  • Enviado por: Rosmary Garzon Gonzalez
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 31 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

APRENDIZAJE SOCIAL

UNIVERSIDAD SURCOLOMBIANA. NEIVA

FACULTAD DE SALUD

PROGRAMA DE PSICOLOGIA

APRENDIZAJE SOCIAL

RESUMEN.

El aprendizaje social, se enfoca a determinar en que medida aprenden los individuos no solo de la experiencia directa sino también de observar lo que les ocurre a otros, tiene como máximo exponente a Albert Bandura, quien postula una teoría general del aprendizaje por observación que se ha extendido gradualmente hasta cubrir la adquisición y la ejecución de diversas habilidades, estrategias y comportamientos; Precedido por Julian Rotter, quien trabaja en las expectativas, valor de reforzamiento, grado del objetivo mínimo y situación psicológica entre otros. También existen otros autores como Albert Ellis, con su modelo racional emotivo, subrayando las variables cognoscitivas y el manejo correcto de pensamiento para conducir el control emocional. Aparece Walter Mischel con su estudio de las variables que determinan las conductas de los organismos y cuyo enfoque es interaccionista.

Por ultimo encontramos a Mineka, quien demuestra a través de un experimento con monos el efecto del aprendizaje observacional.

Estos autores, han demostrado a través por medio de sus teorías y experimentos que gran parte del aprendizaje de los organismos se adquiere en el medio social. Observando a los otros, los sujetos aprenden conocimientos, reglas, habilidades, estrategias entre otras. Con base en ello, se comporta deacuerdo los pro y los contra que puede traer comportarse de esa manera.

INTRODUCCION

Este trabajo describe las teorías del aprendizaje social de Albert Bandura , Julian Rotter, Albert Ellis, Walter Mischel y Mineka. Sus enfoques reflejan un movimiento cognitivo conductual, donde el aprendizaje social se da gracias a que los organismos aprenden por la experiencia indirecta que se percibe de los modelos, dentro de un contexto social mediante procesos cognoscitivos, fijándose en las consecuencias vicarias de su actuar para la ejecución de su comportamiento.

TEORIA DEL APRENDIZAJE SOCIAL

Enfoque de aprendizaje que subraya la capacidad para aprender por medio de la observación de un modelo o de instrucciones, sin que el aprendiz cuente con experiencia de primera mano (Morris, 1997); Donde el mayor exponente de esta teoría es Albert Bandura, pero hay quienes han contribuido a esta como Julian Rotter, Albert Ellis, Walter Mischel y Mineka.

ALBERT BANDURA

Albert Bandura nació en Alberta, Canadá, en 1925.Recibió su grado de bachiller en la University of British, Columbia y su maestría y doctorado en la University of Iowa en 1952.

Sus puntos de vista sobre el aprendizaje social y el modelamiento fuero representados en su libro escrito en colaboración con R. Walters, titulado Social Learning and Personality Development (1963). En su libro de 1969, Principles of Behavior Modification, Bandura presenta las aplicaciones terapéuticas de los procedimientos de modelamiento. Entre otros encontramos Agresión (1973), Social Learning Theory (1977).

TEORIA COGNOSCITIVA SOCIAL DE ALBERT BANDURA

Dentro de un amplio marco social, cada individuo va formándose un modelo teórico que permite explicar y prever su comportamiento, en el cual adquiere aptitudes, conocimientos, reglas y actitudes, distinguiendo su conveniencia y utilidad; observando éste, diversos modelos (ya sean personas o símbolos cognoscitivos) con los cuales aprende de las consecuencias de su provenir, dependiendo su ejecución, de que el modelo haya sido reforzado o castigado requiriendo el observador de atención, retención, producción y motivación para llevar a cabo lo que se ha aprendido.

Los modelos pueden enseñar a los observadores como comportarse ante una variedad de situaciones por medio de autoinstrucción, imaginación guiada, autorreforzamiento por lograr ciertos objetivos y otras habilidades de autorrelación.

Muchas veces el éxito o el fracaso en aspectos de la vida en una cultura, depende del aprendizaje por observación debido que éste puede darse en un modelo desviado (causando deficiencia en el aprendizaje) o en uno prosocial.

Es así como el aprendizaje por observación influye en los integrantes de una sociedad, y éstos a su vez en la misma, en el momento en que entran a trabajar las funciones de su autorregulación.

“El aprendizaje es con mucho una actividad de procesamiento de información en la que los datos acerca de la estructura de la conducta y de los acontecimientos del entorno se transforman en representaciones simbólicas que sirven como lineamientos para la acción”. (Bandura, 1986, p 51).

Bandura (ver en Schunk,1997,p108) analiza la conducta humana dentro del marco teórico de la reciprocidad triádica, las interacciones recíprocas de

Conductas variables ambientales y factores personales como las cogniciones.

PERSONA CONDUCTA

AMBIENTE.

Fig1.

Modelo de reciprocidad triádica.

Fuente: Bandura, A., Social Foundations of

Thought and Action, Englewood Cliffs, N.

Prentice Hall, 1986, p.24.

El modelamiento es un componente crucial de la teoría cognoscitiva social. Se trata de un término general que se refiere a los cambios conductuales, cognoscitivas y afectivo que derivan de observar a uno o más modelos (Schunk, 1997,p.110).

Funciones del modelamiento (Bandura, 1986):

  • Facilitación de la respuesta: los impulsos sociales crean alicientes para que los observadores reproduzcan las acciones.

  • Inhibición y desinhibición: las conductas modeladas crean en los observadores expectativas de que ocurrirán las mismas consecuencias si imitan las acciones.

  • Aprendizaje por observación: este se divide en:

  • Atención: la presta el observador a los acontecimientos relevantes del medio.

    Retención: requiere codificar y transformar la información modelada para almacenarla en la memoria.

    Producción: consiste en traducir las concepciones visuales y simbólicas de los sucesos modelados en conductas abiertas.

    Motivación: influye puesto que la gente es más proclive a atender, retener y producir las acciones modeladas que creen que son importantes.

    Según la corriente cognoscitiva social, observar modelos no garantiza el aprendizaje ni la capacidad para exhibir más tarde las conductas, sino que cumple funciones de información y motivación: comunica la probabilidad de las consecuencias los actos y modifica el grado de motivación de los observadores para actuar del mismo modo. Los factores que influyen en el aprendizaje y el desempeño son el estadio de desarrollo del aprendiz, el prestigio y la competencia de los modelos, así como las consecuencias vicarias, las metas, las expectativas y la autoeficacia (Schunk, 1997.p. 141).

    Una aplicación reciente del modelamiento incluye la enseñanza de técnicas de autorregulación y automanejo. Un aspecto importante de los sistemas de autorregulación es nuestra serie de normas. Diversos estudios han demostrado que el establecimiento de normas está influido definitivamente por la observación de su modelo, recompensando o castigando su propia conducta. El que las normas para dar recompensan o castigos sean elevados o indulgentes influyen en el observador (Dicaprio, 1994, p.492).

    Bandura (1967) se dio cuenta que el reforzamiento autorregulado determina la ejecución principalmente por el aumento en la motivación. Evaluando la eficacia de nuestra propia conducta al utilizar normas de ejecución previa o comparando nuestra ejecución con los demás.

    La teoría cognoscitiva social de Bandura ofrece estimulantes posibilidades de aplicación en las áreas de aprendizaje, la motivación y la autorregulación, y ha sido probada en diversos contextos y aplicada a las habilidades cognoscitivas, sociales, motoras, para la salud, educativa, y autorreguladoras, puesto que la gente aprende mediante la observación de modelos.

    JULIAN B. ROTTER

    Nació en octubre de 1916, Brooklyn, Nueva York.

    . Después de obtener su maestría, Rotter asiste a un internado en psicología clínica, en el hospital estatal de Worcester en Massachusetts. En 1939 comienza a tomar su doctorado en psicología clínica, en la universidad de indiana.

    En 1963, Rotter se convierte en el director del programa de entrenamiento sobre psicología clínica en la universidad de Connecticut.

    En 1967 escribe Cognition, Personality and Clinical Psychology (Dicrapio, 1997);

    Rotter fue presidente de la división de psicología social y de la personalidad, al igual que de la psicología clínica, de la Asociación Americana de Psicólogos.

    Otras obras importantes escritas por él son: Learning Approached to Therapeutic Behavior Change (1970); Applications of a Social Learning Theory of Personality (1972).

    TEORIA DEL APRENDIZAJE COGNOSCITIVO DE ROTTER

    Expectativa de reforzamiento

    Según Rotter, la expectativa se construye con base en experiencias pasadas que pueden generar una consecuencia satisfactoria o insatisfactoria; es decir que, cuando una persona, se le presenta una situación similar a la que ha vivido en el pasado, espera que le suceda lo mismo que ocurrió en esa ocasión; por consiguiente su libertad de movimiento (Rotter, 1954) se ve restringida y la expectativa se refuerza cada vez que el sujeto obtiene la misma consecuencia.

    Las expectativas no deben confundirse con la esperanza, puesto que las esperanzas son aspiraciones basadas en la necesidad y el deseo.

    La expectativa se puede convertir en generalizada cuando la situación es muy repetitiva y puede producir distorsión perceptual e incapacidad para discriminar.

    Valor de reforzamiento

    Este hace referencia al grado de mérito que se pone en un objetivo.

    Según Rotter (1954), para entender el aprendizaje y la conducta se tiene que tener en cuenta la formación de expectativas, tasa de aciertos y errores, la calidad del reforzamiento y el valor de reforzamiento. Si el valor de reforzamiento del objetivo es alto, se genera una expectativa satisfactoria y conduce al individuo a conseguirlo sin importar si es alcanzable o no.

    El admirar a alguien exitoso, lleva a imitar su conducta creando una formación de valores de objetivos falsos, debido a que la persona no se fija en su capacidad sino que exterioriza. Por esto, es importante armonizar las expectativas de éxito y los valores de objetivos. Se puede notar que la expectativa y el valor del objetivo están apareados. A menudo, las personas tienden a desarmonizar su expectativa con el objetivo que eligió, por ende, la probabilidad de lograrlo es mínima, experimentando una situación de frustración o tormento.

    Grado del objetivo mínimo

    Este concepto es propiamente de Rotter (1954). Él lo empleo para llamar al grado mínimo de aceptación frente a un objetivo que se ha fijado. Es decir, que por debajo de éste limite no se acepta nada y si llega a traspasarlo se experimenta una sensación de desagrado.

    Suele ocurrir, que los objetivos se valoran según su atractivo, en vez de su viabilidad.

    Convertimos los objetivos en concepciones idealistas y atractivas: el amor perfecto, total sinceridad, nunca fracasar. El grado de objetivo mínimo a veces es tan alto, que se puede caer en la creencia de la perfección, por ejemplo: si no se es el mejor, se siente frustrado. Los objetivos y los grados de objetivo mínimo deben revisarse frecuentemente y mantenerse según la probabilidad de satisfacción.

    Se puede experimentar fracasos repetidos (castigo) debido a que el objetivo es irreal trayendo como consecuencia la disminución del grado de objetivo mínimo; o en otros casos, los objetivos no se alteran y pueden intensificar su valor (Mischel y Master, 1966).

    La frustración persistente del objetivo puede producir irritabilidad generalizada, hostilidad desplazada, regresión, odio a si mismo, apatía, depresión, evitación neurótica, y conductas obsesivas y compulsivas.

    Situación psicológica

    Rotter dice que la percepción precede a la respuesta, es decir que, el individuo responde al mundo de acuerdo a como él lo percibe e interpreta.

    La conducta depende de la percepción, expectativa, el valor de reforzamiento y directamente de la conducta del individuo. Si se produce un cambio de conducta, se puede ver afectado: la percepción de hechos particulares, las expectativas, valor de reforzamiento de los objetivos o directamente la conducta.

    Necesidades y potenciales de necesidad

    Para Rotter la conducta es direccional, porque un individuo puede perseguir de manera repetitiva los mismos objetivos. Rotter hace referencia a la relación entre conducta -objetivo como necesidades.

    El potencial de necesidad es la intensidad de la conducta enfocada hacia un objetivo, donde se tiene en cuenta el valor de reforzamiento que es netamente subjetivo. Es decir, que un potencial de necesidad es un conjunto de conductas que tienen una cualidad direccional común.

    Rotter y Hochreich (1975, Págs. 101 -102) identificaron seis necesidades generales, teniendo en cuenta que estas necesidades esta involucrado el medio (reforzador) y no es propiamente del organismo, por eso se define operacionalmente:

  • Reconocimiento: necesidad de ser admirado por los logros conseguidos.

  • Dominación: necesidad de ser atendidos y de tener influencia sobre los demás.

  • Independencia: necesidad de estar seguro de si mismo y de tener control sobre las propias decisiones.

  • Protección y dependencia: necesidad de ser amparados del daño y de tener apoyo por parte de los demás.

  • Amor y afecto: necesidad de ser cuidados y vistos positivamente por los demás.

  • Comodidad física: necesidad de placer físico y liberación de la incomodidad o el dolor.

  • Criterio de Rotter acerca del inconsciente

    Para Rotter, el inconsciente puede considerarse como las expectativas que inciden en la conducta sin darse cuenta.

    Por otra parte, el grado de objetivo mínimo también puede ser inconsciente y puede traer consecuencias desfavorables (Rotter, 1964).

    Temas de investigación de Rotter

    • Reforzamiento inmediato y reforzamiento propuesto.

    Los individuos están en la capacidad de elegir las gratificaciones inmediatas o futuras, las futuras son potencialmente mayores, con certeza son importantes para suplir las necesidades. La capacidad de tolerar los fracasos en los intentos por conseguir el objetivo, hace que exista la posibilidad de alcanzarlo. Las expectativas también pueden influir para que el individuo tenga la capacidad de esperar la gratificación futura

    Según estudios realizados demuestran que los individuos prefieren optar por la gratificación inmediata a la pospuesta en relación con muchas variables de situación y de la personalidad (por ejemplo, Albert Bandura y Mischel, 1965; Klineberg, 1968; Malner, 1956).

    • Locus de control del reforzamiento.

    Rotter en su trabajo de investigación ha incluido otra variable adaptativa y de comportamiento: el hecho de que las personas esperan tener el control o no sobre sus reforzamientos. A esto el le llamó locus de control interno o externo (Rotter, 1966). Esto hace referencia al grado de libertad que posee el sujeto.

    • Confianza y desconfianza.

    Rotter (1967) ha realizado muchos trabajos, uno de ellos es una prueba que llamó Escala de Confianza Interpersonal. Dicha prueba consiste en medir las expectativas de los sujetos frente a la confianza depositada en otros. Esta prueba consta de 40 frases, en las cuales el individuo muestra su grado de acuerdo o desacuerdo.

    En esta prueba Rotter mide la confiabilidad que una persona entrega a los demás. En esta medición se demuestra la credibilidad en la bondad, la buena fe de los demás y esta prueba esta relacionada con otros aspectos de la personalidad.

    Según los resultados que han arrojado las pruebas aplicadas, muestran que mas que una simple creencia, es la disposición que tiene la persona para confiar en otros. Esto llevo a Rotter (1980) a concluir: los grandes creyentes confían sin pruebas, son más simpáticos mejor adaptados y tienen mayor probabilidad de respetar los derechos de los demás; mientras que los poco creyentes requieren de pruebas previas, tienden a mentir, a robar y engañar con facilidad que los creyentes.

    ALBERT ELLIS

    Nació en Pittsburgh, Pennsylvania, en 1913. Recibió su doctorado en psicología clínica de la universidad de Columbia en 1947. Es conocido entre los psicólogos principalmente por su teoría y terapia racional emotiva.

    También es conocido como consejero matrimonial y familiar; se considera así mismo como sexólogo y ha fundado dos institutos no lucrativos.

    Algunos de sus libros más difundidos incluyen: How to live with a neurotic (1957), Reason and emotion in psychotherapy (1962), Sex and the single man (1963), The intelligent women's guide to dating and mating (1979).

    MODELO RACIONAL EMOTIVO DE ELLIS

    La especie humana se ha denominado con el nombre de Homo Sapiens, que en latín significa “hombre sabio”. Esto subraya las capacidades cognoscitivas humanas y el papel tan importante que tienen en el desarrollo y funcionamiento de la personalidad.

    Ellis (1958) ha resaltado el papel de la teorización cognoscitiva y sus aplicaciones terapéuticas; es uno de los pioneros y busca obtener control de los estados afectivos, de esta manera su reestructuración cognoscitiva se ha vuelto un enfoque terapéutico muy popular.

    Control de las emociones por medio del razonamiento correcto

    Pensando correctamente adquirimos control emocional. Para controlar nuestros estados afectivos debemos saber interpretar claramente lo que percibimos lo que nos conduce a tener emociones sanas, de lo contrario la estupidez, la ignorancia y los trastornos producirían grados graves de sobreemocionalismo o subemocionalismo (Ellis, 1975, pag 38).

    Conducta emocional y control cognoscitivo

    Cuando la conducta es emocional; el funcionamiento cognoscitivo esta muy deteriorado y aunque se hagan muchos intentos de suprimir esta conducta irreal, mal adaptada, e impulsiva, solamente se podrá controlar las emociones cuando la razón prevalezca, es decir cuando las emociones no estén excitadas.

    Para tener control cognoscitivo el aprender y probar son términos claves; pues a través de estrategias muchas veces elaboradas por nosotros mismos podemos beneficiarnos: De los errores pasados, anticipando los errores y previniéndolos, con experiencia directa o vicariamente.

    Lo que nos decimos a nosotros mismos

    “La autoverbalización o autoinstrucciones”. Continuamente vigilamos nuestra conducta y su eficacia, nos autoevaluamos y provocamos cambios en nuestros estados emocionales, haciendo que muchas experiencias emocionales sean autocriticadas, hasta llegar al punto de auto condenación y auto desprecio por una reacción emocional extremadamente desagradable por su forma de interpretación y elaboración de los hechos (Meichenbaut, 1978).

    Oraciones compuestas

    “La interpretación de los hechos” incluye elementos irrelevantes, no verdaderos, que permitieron que su estado de animo suscitara a interpretaciones falsas que provocaron dolor; que forman un circulo vicioso en el cual la interpretación falsa produce un estado aversivo, que conduce a mayores auto afirmaciones irracionales compuestas que agravan la reacción afectiva (Horney, 1950).

    Establecimiento de conclusiones invalidas

    Es un tipo de razonamiento disfuncional; donde la persona distorsiona, va demasiado lejos y saca conclusiones que simplemente no surgen de las pruebas o que a partir de premisas deducen irracionalmente. Lógicamente el resultado del estado emocional es deficiente, altamente trastornado y disfuncional.

    Errores comunes del pensamiento

    (Ellis 1962;1971) Las emociones siguen al conocimiento, y si la percepción e interpretación que hace una persona es inapropiadas, erróneas, las emociones que ocurran serán disfuncionales y conducirán a conductas irracionales. Solamente conocer algunos errores del pensamiento nos ayudara a capacitarnos para protegernos de ellos.

    Sobregeneralización

    La sobregeneralización es un error del pensamiento, a partir de cosas sencillas podemos concluir que somos un fracaso. Razonamos de forma incorrecta y concluimos injustificadamente. Un error puede ser el resultado de la falta de atención, o de capacidad inadecuada pero no la falta de auto eficiencia o seguridad en sí mismo (Bandura, 1977).

    Una de nuestras funciones cognoscitivas mas útil, es el uso de símbolos lingüísticos, (Dollard y Miller, 1950) de esta manera si nombramos un acontecimiento incorrectamente reaccionaremos a la situación conforme al dictado de la denominación verbal, experimentaremos sentimientos negativos y esta forma la han denominado generalización mediada. Por ser los símbolos lingüísticos mediadores cognoscitivos, los mediadores lingüísticos permiten hacer discriminaciones con gran detalle asignándole un valor a un acontecimiento, de acuerdo a una dimensión de penalidad, mérito o responsabilidad personal, estos nos protegerá contra la tendencia a sobregeneralizar.

    Pensamiento todo o nada

    Otro error es separar los acontecimientos en clases Todo o Nada, y nos hace difícil discriminar finamente. Sin tener en cuenta los grados de verdad, deseabilidad y de justicia.

    En nuestros procesos de evaluación de nuevo vemos reflejado los símbolos verbales que utilizándolos apropiadamente ayudan a evitar el pensamiento todo o nada.

    Interpretación en vez de descripción

    “Interpretar y manifestar” la percepción incluye la interpretación debido a la asociación de los estímulos, estas interpretaciones se generan según nuestros valores, experiencias y expectativas, aunque muchas veces no buscamos una interpretación, sino una descripción de sí mismo, sin embargo algunos elementos cognoscitivos pueden distorsionar tanto la percepción como la interpretación.

    La correlación confundida con la causalidad

    Otro error común del pensamiento es relacionar dos cosas que ocurran juntas o una después de la otra como Causa y Efecto, las llamadas “supersticiones” que son accidentales y no están relacionadas con el acontecimiento, en donde habitualmente se le otorga culpa a algo o a nosotros mismos por no tener suficiente control de nuestras circunstancias para prevenir o evitar problemas (Bettelheim, 1967).

    El pensamiento supersticioso es un error común de deducción lógica, es falsa y tiene consecuencias emocionales y motivacionales graves, (Ellis, 1962) y las diversas formas de pensamiento y razonamiento ilógicos, llevan al mal funcionamiento de la personalidad y la conducta (Ellis y Harper, 1975).

    Oraciones no expresadas

    Las suposiciones u oraciones no expresadas, no están en la conciencia inmediata de la persona, pues experimentan una emoción sin conocer la causa (Ellis y Harper, 1975).

    • Para Freud eran determinantes inconscientes de la conducta.

    • Para Ellis falta de la conciencia en suposiciones ocultas.

    • Para T.V. Moore, 1939 es un tipo de razonamiento como premisas no declaradas.

    • Para Harper 1975son oraciones no expresadas.

    Las verbalizaciones internas de la persona no están completas, nuestras secuencias de pensamiento y razonamiento a menudo están abreviadas e incompletas, impidiendo el manejo de sí mismas (Ellis, 1973)

    Un hábito intenso de no ser crítico puede bloquear la conciencia de la persona acerca de esas suposiciones no reconocidas y no expresadas.

    Para solucionar la tarea principal de la psicoterapeuta es traer a la conciencia las creencias y suposiciones ocultas, refutarlas o desafiarlas y de esta manera fomentar un cambio, este proceso de cambio requiere reestructuración cognoscitiva, (Ellis y Harper, 1975) logrando que la persona aprecie sus expectativas y trabaje para modificarlas, (Ellis, 1962) aunque en algunas personas que presentan sobreacción emocional (Ellis, 1974) y se encuentren bajo tensión puede llegar a ser muy difícil revelar los problemas y sentimientos verdaderos que esté experimentando, y en este caso se debe fomentar más perspicacia.

    Las suposiciones y creencias no expresadas

    Dan origen a tener actividades cognoscitivas disfuncionales y a tener reacciones emocionales desadaptativas, consiguiendo solamente una conducta fallida.

    (Ellis y Harper, 1975, cap 20) se preguntaron ¿cómo controlar su propio destino y vida de manera eficaz? Y descubrieron que todo se consigue a través del control de su pensamiento y de las cosas que se dicen a si mismo.

    Y ¿qué hace que falle nuestro pensamiento? Se considera que son las creencias y las suposiciones falsas.

    Un enfoque racional de la vida requiere que estemos consientes de esos constructos cognoscitivos ocultos y que los contrarrestemos.

    Ellis presenta su sistema en un formato simplificado(A-B-C-D), en el cual:

    A: Es la condición activadora, el hecho, como una defensa abollada o el rechazo de una cita.

    B: Es el sistema de creencias de la persona que entra en la interpretación de la importancia del hecho.

    C: Son las consecuencias que resultan del proceso interpretativo, la conducta disfuncional.

    D: Es el proceso terapéutico de refutar el sistema de creencias.

    WALTER MISCHEL

    Nació en Viena, Austria, en 1930. Recibió su título de bachiller en la New York, su maestría en psicología en la College of New York y su doctorado en psicología en la Ohio State University. Ha escrito varios libros muy importantes y también muchos artículos para revistas en los que trata sus investigaciones sobre variables cognoscitivas, algunos de sus y libros: Personality and Assessment (1968); Essentials of psychology (1980); Introduction to personality, 3ª. Ed (1981).

    CRITERIOS DEL APRENDIZAJE SOCIAL COGNOSCITIVO DE MISCHEL

    En la conducta se observa tanto consistencias como inconsistencias. Además, hay amplios diferencias entre las personas en la relación a la consistencia de la conducta. Sin embargo existen tres elecciones para quienes desean entender y predecir la conducta:

  • Subrayar el papel de las situaciones en la elección de la conducta.

  • Asignar prioridad a las variables de la personalidad en la elección de la conducta.

  • Buscar interacciones complejas entre las dos series de determinantes.

  • Para Mischel (1968; 1981), quien apoya el enfoque interaccionista ambas series de determinantes son:

  • Potencialmente muy variadas.

  • Extremadamente amplias.

  • Únicas para cada persona.

  • Mischel sostiene que las personas son capaces de hacer discriminaciones sumamente finas entre los estímulos en el medio, y que también pueden generar múltiples conductas adaptativas y de ajuste para enfrentar las diversas situaciones de estímulo.

    Mischel cuestiona la validez del enfoque ambientalista extremo, representado por los conductistas radicales y los E-R extremos, y también del enfoque personalístico, representado por la teoría psicoanalítica, por eso propone un enfoque interaccionista.

    En su libro de 1968, Mischel aprecia la naturaleza tan compleja y variable de la conducta humana y la influencia penetrante de los estímulos, pero a la vez propone diversas variables de la persona que tienen un papel perdurable para determinar las conductas, las cuales son:

    1. Las capacidades cognoscitivas y de conducta.

    2. Las categorías y constructos cognoscitivos.

    3. Las expectativas y consecuencias del estímulo y consecuencias de la conducta.

    4. Preferencias y aversiones del estímulo

    5. las estrategias y planes autorreguladores significativos de la persona.

    Estas variables interactúan con determinantes situacionales en forma única para cada persona, determinan las conductas de manera compleja.

    Mischel afirma: “los seres humanos son capaces de una gran diferenciación extraordinaria cuando enfrentan a un medio continuamente cambiante” (1977, Pág.335), y cree que incluso un ligero cambio en una situación puede producir cambios notables en la conducta. Se refiere a esos pequeños cambios en las condiciones de estímulo como Variables moderadoras, porque alteran la naturaleza de la conducta que normalmente recurre en la situación.

    Respecto a cada una de las variables de la persona que propone Mischel, en forma resumida encontramos:

    Construcción cognoscitiva y conductual de la suficiencia

    Por construcción de la suficiencia, Mischel (1973) se refiere al uso creativo de las capacidades de conocimiento y potenciales de conducta.

    Continuamente las personas interactúan con las situaciones. Estas producen actividad cognoscitiva y conducta, pero las acciones también alteran las situaciones. Si no se tienen las cogniciones y habilidades apropiadas, no se puede enfrentar el problema. Sin embargo, el conocimiento y las habilidades pueden adquirirse a través del aprendizaje por observación, por medio de experiencias vicarias con modelos reales o simbólicos, o a través de las propias experiencias directas. Aquellos procesos pueden incrementar la capacidad que genera cogniciones y habilidades.

    Codificación de estrategias y constructos personales

    Según Mischel (1977,pág 340-341) las personas seleccionan ciertos aspectos de una situación y rechazan las demás, recuerdan algunas cosas mejor que otras. El efecto que tiene un estímulo en la conducta depende de la atención selectiva, interpretación y clasificación de la información.

    Las personas usan categorías amplias para agrupar estímulos y para describir lo que observan. Los constructos personales son aquellos conceptos, imágenes, suposiciones y actitudes p4opias que tienen cada individuo.

    Mischel afirma que las personas actúan según sus constructos en vez de basarsen en los estímulos instigadores. Las categorías para intentar la información pueden ser tan amplias y estar tan bien organizadas que constituyen un estilo cognoscitivo (Mischel,1981).

    Expectativas de las consecuencias de la conducta y de las consecuencias del estímulo

    Las expectativas son las hipótesis acerca de las posibles conductas y sus consecuencias.

    En cualquier situación, una persona tiene suficiente conductas posibles; la que se selecciona depende de sus expectativas de éxito o de fracaso.

    Se suelen entender las expectativas como relaciones condicionales entre la conducta y la consecuencia; se forman las expectativas no solo en relación con las consecuencias probables de la conducta, sino también con el significado de los estímulos y las situaciones.

    Mischel también considera las expectativas de las consecuencias del estímulo, pues las personas aprenden que los estímulos predicen consecuencias, es decir los estímulos sirven como signos que informan acerca de las posibilidades (expectativas) que se tiene en situaciones particulares. Los significados del estímulo son variables significativas de la persona.

    Valores del estímulo subjetivos

    Mischel (1973) también introduce el termino del valor de estimulo subjetivo que Rotter y Hochreich (1975) encontraron necesario para explicar los determinantes de la conducta de un individuo. El valor percibido de los hechos debe considerarse junto con las hipótesis acerca del éxito o el fracaso. Aquí se refiere a las preferencias y aversiones que sirven como motivación para activar las conductas.

    De esta manera Mischel proporciona un lugar para los reforzadores en su serie de variables de la persona. Los reforzadores sirven como incentivos para la ejecución de ciertas conductas en una situación, en vez de otras conductas posibles. Para Mischel los reforzadores no son fortalecedores sino inductores; también afirma que el valor del estimulo es un asunto altamente personal y que las respuestas emocionales condicionadas pueden jugar una parte importante (Mischel, 1968,1973).

    Sistemas y planes de autorregulación

    Las personas establecen sus propios criterios de ejecución y se recompensan o castigan ellas mismas, se formulas sus propias reglas de conducta y las estrategias para aplicarlas.

    Mischel subraya que trabajar hacia un objetivo a largo plazo incluye el elogio auto administrativo para alcanzar objetivos secundarios.

    Mischel (1973) resume los mecanismos de autorregulación como: 1) Establecer reglas que especifiquen objetivos y normas de ejecución, 2) Implantar las consecuencias de lograr o fallar en lograr esos criterios, 3) Inventar auto instrucciones y transformaciones de estímulo cognoscitivos para lograr el auto control necesario para alcanzar el objetivo, 4) Organizar reglas y planes para la consecución y terminación de la conducta compleja.

    MINEKA

    Efectos de activación y aprendizaje emocional

    El efecto del aprendizaje observacional, estudiado por Mineka y su grupo en monos (1992) reside en la posibilidad de provocar activación emocional en los observadores ante determinados estímulos, mediante la simple observación de las reacciones emocionales de los modelos ante esos estímulos.

    En este caso se entiende que las interacciones sociales habitualmente implican la expresión emocional de un modelo tiene como resultado no solo un incremento de la emoción en ese momento concreto, sino además y sobre todo que en el futuro estímulos similares tienden a generar el mismo tipo de emoción en el observador, lo cual podría explicar el aprendizaje y la transmisión de comportamientos emocionales en el ambiente familiar y social en el que se desarrolla el individuo.

    Mineka a través de su experimento y otros similares, ha demostrado de manera inequívoca que no es necesario ni la experiencia directa, ni el uso del lenguaje para que se produzca el aprendizaje de respuestas emocionales. Por tanto este efecto amplia los límites de la teoría del aprendizaje observacional y su capacidad explicativa a fenómenos de adquisición, no solo de respuestas externas, sino también de respuestas internas, como es el caso de las respuestas emocionales. A demás permite entender la importancia del modelamiento en la adquisición de comportamiento fóbico.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    -Bandura (1967),Gruce J.E, Menlove F.L. Some Social Determinats of Self-Monitering Reinforcement Systems. Journal of Personality and Social Psychology.

    -Bandura (1977). Social Learning Theory. Englewood Cliffs: Prentice Hall.

    -Bettelheim, Bruno(1967). The Empty Fortess. New York: The Free Press.

    -Davis and Davis (1972) Internal - External Control Atribution of Responsability for Succes and Failure. Journal of Personality 40: 123 - 36.

    -Dicaprio (1994). Teorías de la personalidad. México: Mc Graw Hill.

    -Dollard, J, and N. E. Miller (1950). Personality and Psychotherapy. New York: Mc Graw Hill.

    -Ellis, A (1958). Rational Psychotherapy. Journal of General Psychology, 59,35-49.

    -Ellis, A (1962). Reason and Emotion in Psychotherapy. New York: Lyle Stuart,.

    -Ellis, A.(1971). Growth through Reason. Palo Alto, Calif.: Science and Behavior Books.

    -Ellis, A(1973). Humanist Psychotherapy. New York: Mc Graw Hill.

    -Ellis, A (1974). Rational Emotive Theory. In A. Burton (ed), Operational theories of Personality. New York: Brunner/Mazel,pp.308-344.

    -Ellis, A (1975), and Robert A. Harper. A New Guide to Racional Living. Hollywood,Calif.: Wilshire.

    -Horney, Karen(1959). Neurosis and Human Growth. New York: Basic Books.

    -Klineberg (1968). Future Time Perspective and The Preference for Delayed Reward. Journal of Personality and Social Psichology, 8 : 253 - 257.

    -Meichenbaum, D. H(1978). Cognitive Behavior Therapy. New York: B. M. A. Audio Cassette publications.

    -Mineka,S.(1992). Evolutionary memories, emotional processing and the emotional disorders. The Psychology of Learning and Motivation, 28,164-205.

    -Mischel, W.(1968). Personality and Assessment. New York: Wiley.

    -Mischel, W.(1973). Toward a Cognitive Social Learning Reconceptualization of Personality. Psychological Review, 80, 252-283.

    -Mischel, W. (1977). The Interaction of Person and Situation. In D. Magnusson and N. S. Endler, (eds.), Personality at the Crossroads: Current Issues in Interactional Psychology, (pág. 340-341). Hillsdale, N.J.: Erlbaum.

    -Mischel, W.(1981). Introduction to Personality. 3d ed. New York: Holt, Rinehart and Winston.

    -Moore, T.V.(1939). Cognitive Psychology. Philadelphia: Lippincott.

    -Morris (1997). Introducción a la Psicología. México : Prentice Hall.

    -Rotter (1954), Social Learning and Clinical Psychology. Englewood Cliffs, NJ Prentice - Hall.

    -Rotter (1966), Generalized Expectancies for Internal versus External Control of Reinforcement. Psychological Monographs, PO, whole No 609.

    -Rotter (1967) Beliefs, Social Attitudes an Behavior: A Social Learning Analysis. In R Jessor and S. Feshbach. (eds), Cognition, Personality, and Clinical Psychology, San Francisco: Jossey - Bass

    -Rotter (1975), J. And D. J. Hochreich. Personality. Glenview, Ill.: Scott, Foresman.

    Rotter (1980) Trust and Gullibility. Psychological today, (5): 35, 42, 102.

    -Schunk (1997). Teorías del Aprendizaje. México: Prentice Hall.

    CONCLUSION

    El aprendizaje social es la forma en que los individuos adquieren conocimientos a través de la socialización e interacción con el medio, donde el sujeto modifica su conducta por observación y modelamiento.

    El aprendizaje por observación influye en los integrantes de una sociedad, y estas a su vez intervienen en la misma, en el momento que empieza a trabajar su autorregulación, incidiendo en la selección de un modelo prosocial o modelo desviado.

    Las personas aprenden a partir de las diferentes situaciones que se le presentan a lo largo de su vida, creando así, una expectativa con las circunstancias similares que le ocurren. Para la realización de las acciones enfocadas a un objetivo, tienen en cuenta el premio que actúa como reforzador.

    El ser humano busca el correcto uso de los modelos cognoscitivos con el fin de obtener un control de los estados afectivos y reestructurar los conocimientos e interpretaciones.

    En la sociedad se observa amplias diferencias entre las conductas asumidas por las personas, debido a que cada individuo tiene diversas variables que influyen constantemente para determinar la conducta.