Aplicación de la Educación Física dentro y fuera de la escuela primaria

Educacion Fisica. Actividades tiempo libre. Ocio. Educación recreativa extraescolar

  • Enviado por: Eddie
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

LA APLICACIÓN DE LA EDUCACION

FISICA DENTRO Y FUERA DE LA

ESCUELA PRIMARIA

¿Por qué educar pare el tiempo libre?

La educación recreativa, así como todas las corrientes pedagógicas llamadas “activas”, transfiere al alumno la responsabilidad por su aprendizaje. Por ello no existe un “programa pre-fabricado”, sino que las actividades son planeadas, elaboradas y realizadas por los participantes, niños o jóvenes, conjuntamente.

La educación recreativa “educa para el tiempo libre. Constituye una búsqueda para ligar la escuela a la vida de los niños, para que éstos sean autores y actores de sus propia educación. Es clara la tarea educativa: promocionar las condiciones para que en esa elección, en plena libertad, puedan florecer la aptitudes reales, se manifieste la vocación, venzan los hábitos a los vicios y se propicie la realización de valores que den sentido a la vida e integren su personalidad.

La acción formativa de los niños y jóvenes en sus ratos de ocio no sólo es fundamental para su propio desarrollo, sino para la sociedad entera.

Un niño que no juega por falta de espacio o de oportunidad es un niño lastimado que podrá ser un individuo desequilibrado y neurótico; o algo peor: un ser en busca de satisfacción de sus necesidades de aventura, de reconocimiento, de libertad, de realización y que para ello comenzará -con su pandilla, su medio ambiente natural- a robar pequeños objetos, primero; luego, automóviles o bancos. Y eso cuando no cae en el alcoholismo, en las drogas o en actos delictivos de cualquier especie.

A menudo, el tiempo libre sin ninguna orientación educativa sólo es consumido en diversiones, pasatiempos o un deambular sin sentido ni objetivo. Esto crea y conforma el “hombre masa” miembro de la “muchedumbre solitaria”: el ser anónimo, impersonal, apático, indiferente, típico de las grandes ciudades de nuestra época.

Para el niño campesino la problemática del tiempo libre es muy diferente. Casi se invierte en la mayoría de niños que tienen que “ocupar” su tiempo en ayudar a los padres a obtener el sustento diario, ya sea cuidando el ganado o barbechando la tierra o haciendo mil y un tareas de sobre vivencia, pasando entonces -cuando puede- el tiempo en la escuela como verdadero “tiempo libre” en el que la compulsión es menos imperiosa.

Antes de que nuestra civilización lo encarcelara en la cuidad, solía convivir con peces, mariposas o cabras, o ejercitar sus músculos en montañas y árboles. Hoy está apartado de la naturaleza y vive artificialmente. La curiosidad que le inducía a explorar valles o bosques ahora se manifiesta en ir al cine, ver TV y conocer las marcas de los automóviles.

Eduquemos para vivir, no para “ganarse la vida”

La mejor preparación para el futuro es tener una personalidad integrada, desarrollada y madura. Y esto se obtiene con la satisfacción de las necesidades, con la conjunción de “ser” con el “hacer”, con la salud mental y emocional.

La correcta educación para el tiempo libre requiere de mucha colaboración -y éxito- entre la escuela y el hogar. De hecho, la familia debería ser “educada” para usar bien su tiempo libre, antes de que pueda enseñar a sus vástagos.

La escuela debe aprovechar los conocimientos sobre recreación usándolos en el tiempo total del niño: como en programas no formales en cuya planeación deberían participar, con los maestros, los propios niños y jóvenes así como sus padres.

La educación formal, la no formal y la informal

La educación para el tiempo libre se inserta, por su propia definición, en las categorías, de la educación incidental, informal y no formal, que se realizan fuera de la escuela.

Sin embargo, nuestro juicio, no tienen por que oponerse a la educación sistemática escolar. Al contrario y como ya lo mencionamos, al complementar la labor escolar, la pedagogía recreativa permite encontrar el equilibrio adecuado entre la escuela y la comunidad, así como entre la escuela y el hogar.

En la escuela, la educación tiende a ser formal por tener un programa por cumplir y una metodología preestablecida.

Recreación dentro de la escuela

Muestran en forma definitiva que las materias mas complejas y difíciles se facilitan extraordinariamente cuando se utilizan las técnicas grupales, de juegos vivénciales, método de proyectos, etcétera, o sean técnicas recreativas.

La utilización de juegos, de competencias, el cambio de lugares y de roles; los socio gramas, los métodos audiovisuales, la enseñanza al aire libre, los trabajos en equipo, la investigación y exposición individual son algunas de las técnicas recreativas que la escuela utiliza cada vez más.

El recreo y otros lapsos libres en la escuela

Los periodos libres en la escuela son aquellos que normalmente se denominan recreo y aquellos antes y después de las clases. La hora del recreo debería ser planeada por los profesores junto con los niños. Los juegos deberían ser organizados, aunque con opciones para que los chicos escojan, no solamente entre diversos juegos, sino entre actividades diversas: unas activas, otras tranquilas; unas en masa, otras en grupo, y aun la posibilidad de que los niños que deseen permanecer solo lo puedan hacer.

La observación de niños y jóvenes en ese periodo enseñará mas a los maestros sobre sus alumnos que muchas horas sentados en clase en condicione artificiales.

Educación recreativa extraescolar

Utilizando la propia escuela cuando está oficialmente cerrada, en especial los sábados y domingos y los días de fiesta. Muchas actividades podrían organizarse no solamente para los niños de la escuela sino para sus familias, inclusive los ancianos. Utilizada así, la escuela podría ser un “centro social comunal”, su acción educativa penetra profundamente en las familias y en toda la juventud vecina, que encontraría ahí la orientación, la motivación y la oportunidad especifica de encauzar su quehacer.

Las actividades no solamente pueden ser físicas y deportivas, sino sociales y culturales también, ya que pueden utilizarse las salas de clase para reuniones de grupo o “clubes de intereses”, el aire libres, excursiones y campamentos dentro y fuera de la ciudad.

EDUCACIÓN PARA EL OCIO

Las actividades de tiempo libre

Cuando nos planeamos por primera vez crear una serie de actividades de tiempo libre, estábamos pensado en estimular a los chicos que empezaran a trabajar con un sistema de programación personal.

Al principio, las actividades de tiempo libre eran aquellas que se permitía realizar a los chicos al final de cada día, una vez concluido el trabajo que los profesores fijaban como “suficiente” para la jornada. En ese momento, los chicos salían de su aula y marchaban a otro lugar, fijado previamente, donde les esperaba otro profesor que les ofrecía una tareas a realizar, tales como : pintura, manualidades, lectura, fichas complementarias o de investigación, etcétera.

La experiencia era buena, pero pronto empezaron a surgir inconvenientes en las horas de los profesores. Todo ello nos llevó a partir de unos presupuestos distintos. Decimos que estas actividades tuviesen un funcionamiento semanal, semejante a lo que se hacía con la programación.

A partir de entonces, y hasta el día de hoy, las actividades de tiempo libre se consideraron parte integrante del fin de unidad, de la misma forma que los grandes grupos lo eran de comienzo de la unidad. Se les asignó un tiempo semanal (la tarde de los viernes) y se experimentaron distintos métodos hasta conseguir el funcionamiento autónomo que ahora tienen.

Pronto nos dimos cuanta de que, al distanciar el tiempo de funcionamiento, las actividades semanales debían tener mayor interés que las diarias. De lo contrario, los chicos se olvidaban y el efecto no era el mismo. Ello hizo que el equipo de profesores se afanase en encontrar actividades sugerentes, que se anunciaban debidamente a lo largo de la semana. Se organizaron representaciones teatrales, se contaban chistes, se preparaban libros atrayentes al tiempo que se procuraba ampliar la exigua biblioteca infantil del principio, se coloreaba o se pintaba, según las edades, etcétera. Rincón Sorpresa, unas veces era un juego educativo, otras un animal al que había de estudiar, unos discos para oír, unos globos, algún pequeño regalo... Esta es la actividad que mayor emoción ha despertado entre todas las que posteriormente he visto; pero la emoción era momentánea y difícil de mantener a lo largo de todo el tiempo libre y, mas aún, a lo largo de todo el curso.

Los clubes

Cada actividad o grupo de actividades se aglutina en torno a un club, formado por el número indeterminado de chicos que la practican durante un tiempo, de un modo voluntario, informal y no académico.

El equipo de profesores selecciona las actividades, se tienen en cuanta los recursos que se poseen (medios, lugares y monitores), los intereses de los alumnos y la viabilidad de cada actividad se elaboran unas normas de funcionamiento indispensables para cada club.

Actividades

La realización de las distintas actividades durante el tiempo libre esta siempre ligaba a la aparición de un club. Los distintos clubes surgen de las posibilidades que tenga cada centro y de la creatividad propia de sus profesores y alumnos.

De una u otra forma, interesa distinguir entre los clubes de funcionamiento simple, como puede ser el de deportes o biblioteca, y los clubes que requieren atención especial del profesor o un monitor responsable.

Un club de múltiples opciones

El club del premier nivel de E.G.B., que también podría ser de preescolar y del nivel de E.G.B., presenta unas características especiales: que es un solo club con diversas actividades, alicientes distintos tales como entregarle un número para la rifa del final, darle un caramelo, una palabra, un cromo, etcétera.

Las actividades normales de este club suelen ser pintura (individual y por equipos), “collages”, biblioteca de su nivel, colorear dibujos, modelado con el barro y plastilinas, jugar con juguetes.

Club de juegos

El juego es uno de los fenómenos mas típicos de la vida de un niño. A través de él cada persona va aprendiendo a conocerse a sí misma, a los demás, y al mundo que le rodea. Podría decirse que es una actividad que tienen el fin de sí misma, al terminar su finalidad deja de tener interés. Ello quiere decir que el juego pertenece a la esfera de lo inútil y lo superfluo. Sin embargo, visto objetivamente, nadie duda del valor del juego de cara al desarrollo del hombre. El juego va acompañado siempre de un cierto placer y goce, que nace precisamente de no ser una obligación ni un deber, sino de elección libre.

El juego infantil se caracteriza por su espontaneidad, inutilidad, libertad y alegría. Los juegos en grupo ayudan al desarrollo de aspectos sociales, el respeto a las reglas, la integración en el grupo, etcétera.

Se suele hablar también del valor equilibrador, terapéutico y de salud corporal producidos por el juego. En la mayoría de los casos, son mas importantes la imaginación y el lugar que el tipo de juguete. Los juguetes deben ser apropiados a la edad y, ante todo, usables, es decir, que el niño pueda manejarlos libremente, porque esté capacitado para ello, sin temor a estropearlos.

Juegos de mesa es otro de los clubes simples, parchís, oca, damas, palé, lotería, etcétera. Hacerse con este tipo de juegos no suele ser difícil. Aquí es muy recomendable la mesa, especialmente, para chicos con problemas de integración o para iniciación del trabajo en equipo.

Un club así ofrece al niño la oportunidad de jugar con “sus amigos” del centro, y eso, al menos en las ciudades, es algo cada vez mas difícil de realizar.

Club de biblioteca

El club de biblioteca trata de ofrecer a los niños un lugar tranquilo donde puedan acceder libremente al libro que deseen, invitándolos a reflexionar sobre el, una vez leído, complementando una sencilla ficha a asistiendo a distintos actos relacionados con el mundo del libro y su contenido.

El club de biblioteca es uno de los clubes de funcionamiento simple y de mayor arraigo y continuidad a los largo de estos cursos. Cada curso tratará de formar o ampliar su biblioteca infantil, organizándola de modo que sus socios puedan encontrar en ella el libro de sus preferencias.

Este club impone a sus miembros el cumplimiento de una reglas mínimas: guardar silencio, respetar los libros y llenar una ficha cada vez que se lee uno. La lectura debe ser adecuada a la edad y tiene que despertar el interés en el lector.

Club de deportes

El deporte es una de las formas mas importantes para ocupar el tiempo libre. Pero cuando hablo de deporte me estoy refiriendo , lógicamente , al deporte practicado, no al que asistimos como espectadores.

El deporte tiene raíz en el juego, compartiendo con él una serie de aspectos esenciales. El deporte se guía por la voluntad y ello posibilita la autosuperación ante las dificultades.

Los valores que se pueden atribuir al deporte son muchos. Desde el fortalecimiento del cuerpo, con el consiguiente aumento de fuerzas y prevención de enfermedades, hasta el fortalecimiento del carácter, pasando por el desarrollo de voluntad, constancia y una serie de virtudes sociales.

El club de deportes es otro de los clubes permanentes, por su interés, su fácil organización y sus características semejantes al de biblioteca.

Clubes de actividades artísticas

Se pretende que estas actividades tengan el valor de arte. Se trata simplemente de deleitarse con ellas, de cultivar el gusto y de experimentar distintos tipos de técnicas. Me parece de gran interés que los niños descubran que existen otros medios de expresión, además de la palabra. De ahí que, junto al hecho de pasar un rato agradable, se deba fomentar el desarrollo de una expresión espontánea, ya sea a través del color, de la poesía, de la música o del modelado.

Club de pintura

El dibujo y la pintura, en general, desarrollan la capacidad de observación, memoria, orden, claridad y gusto. Se respetará la espontaneidad y la frescura del dibujo infantil, de ahí que no sea aconsejable la crítica negativa, haciendo las correcciones pertinentes cara a obras futuras.

Este club adquiere mas interés si se organizan exposiciones, salidas para dibujar al aire libre, concursos para ilustrar escritos que van a ser publicados en la prensa escolar, etcétera.

Club de música

Un club de música “solo para escuchar” se puede utilizar como recurso para introducir a los niños en el mundo de la música clásica.

Club de creación literaria

Para todos aquellos niños que lo pasan bien escribiendo aventuras, componiendo poemas o canciones e inventando dramas, nada puede encauzar mejor su afición, potenciándola en una vertiente distinta de la de su propia clase, que buen club de creación literaria. Su primera finalidad es hacer que los niños disfruten escribiendo, e inmediatamente después facilitar que estos escritos adquieran la debida difusión entre sus compañeros, ya sea a través de publicaciones escolares, de libros manuscritos que circulan por la clase o de libros murales dedicados a distintas obras de creación.

El club de la literatura se organizó como una continuación a otras motivaciones de Lengua, organizadas aquellos días en clases y de gran aceptación popular.

Club de teatro

A los niños les gusta representar, hacer guiones, decorados y disfraces, pero, a estas edades, suelen cansarse si no tienen alguien que los guié y los estimule constantemente. Puede servir de gran ayuda si se consigue algún monitor aficionado de entre los alumnos mayores. También facilita la labor el tener previstos los guiones y decorados de la clase de expresión. Una dificultad es que los chicos que se asocian a este club deben acelerar su trabajo para estar puntualmente desde el comienzo, de lo contrario los ensayos y representaciones se hacen difíciles.

Entre las actividades que se pueden realizar están: lectura teatral de textos que gusten a los niños; representación de escenas o fragmentos de obras, supliendo la omisión del todo a través de un narrados; representación de obras sencillas compuestas por ellos y representación de otras obras teatrales.

Club de visitadores

La idea es muy sencilla y está basada en la curiosidad propia de estas edades.

Club de inventos y experimentos

El objetivo más importante, desde mi punto de vista, es la experiencia directa que vive el niño. Esta experiencia puede ser más rica si, como se ha dicho, va acompañada de un cuestionario de observación y un posterior coloquio sobre la misma.

El resultado de este club depende de gran parte del material con que se cuente desde el comienzo y de los logros y el orden de las primeras horas.

Club de la naturaleza

Su éxito esta asegurado si se cuenta con una persona amante de la naturaleza que conduzca esta actividad. Para la recolección de materiales, o para la observación practica de los conocimientos adquiridos en el club, de cuando se organizan excursiones al campo con el fin de conocer distintos tipos de flora y fauna, de visitar granjas, invernaderos, plantaciones, criaderos o bosques cercanos. Tanto viajes como excursiones han sido, desde hace tiempo, actividades muy valoradas por la pedagogía.

Club de pasatiempos

Todas estas actividades favorecen el desarrollo de la atención y la capacidad de relacionar detalles e informaciones, de ahí que se deban fomentar en los niños que presenten deficiencias en estos aspectos, siempre que tengan interés por este tipo de actividad.

Club de manualidades

Los trabajos manuales brindan múltiples oportunidades para entrar en contacto con estas materias e introducirse en el apasionante mundo de la artesanía. Desde un punto de vista educativo, los trabajos manuales ayudan a desarrollar destrezas, atención, constancia y sensibilidad.

A modo de síntesis final, podría decirse que las manualidades , vistas así, de una forma general y amplia, ofrecen ideas, posibilidades y gustos para cualquier niño de cualquier edad y cualquier situación.

Clubes de medios de comunicación

Club de emisora

Su finalidad es introducir a los niños en el mundo de la radio. Suele empezar por una serie de tertulias donde se comentan las distintas programaciones de la radio local y nacional de mayor audición en la zona.

En una segunda fase se hace una relación de programas, que normalmente suele coincidir con los infantiles o musicales emitidos en horas extraordinarias. Y finalmente, se procede a una profundización de los mismos, cuestionando su modo de elaboración, finalidad, partes, financiación, dificultad de realización, guión real y guión posible, efectos musicales y resultados en conjunto, etcétera.

Teleclub

El teleclub sigue unos pasos similares a los mencionados en el club de emisora, es decir, de una información general se pasa a una rápida selección de programas de acuerdo con cada edad, a fin de llegar a un conocimiento y crítica de los mismos.

Club de cine

El objetivo de un buen club de cine debiera ser, precisamente, arrancar al espectador de la pasividad ambiental y enseñarle a ver cine desde una postura más técnica y crítica. Un espectador capaz de diferenciar calidades, de criticar el determinado uso o abuso de ciertos valores y de valorar intencionalidades o hallazgos técnicos, se puede decir que es un espectador maduro. La diferencia entre guionistas y director y cuál es su función en la película, que todas las películas se hacen pensando en alguna finalidad.

Club de prensa

Este club debe colaborar en informar, orientar, formar, distraer y divertir a la comunidad escolar. Pero aunque las líneas generales un buen club de prensa deba cubrir esta importante misión dentro del ambiente escolar, los objetivos del tratamiento de la prensa en la escuela deben rebasar las fronteras de lo que puede ser un grupo de niños interesados.

El club de prensa debe ser, por su propia naturaleza, uno de los clubes más abiertos a la participación de todo el centro.

Club de coleccionismo

Al coleccionismo, una de las actividades del tiempo libre de cada vez más extendida, se le atribuye el fomento de un número considerable de virtudes: observación, paciencia, energía, crítica, clasificación, sistematización, agudeza mental, etcétera. El coleccionismo se presta, además de tener un cuidado, una limpieza y un orden especial con los objetos que se coleccionan.

Club de sorpresa

Sin decir nada mas, el club de sorpresa tienen como nota propia el que los socios no saben que harán ese día hasta llegar al control del club. Entre las actividades atractivas solemos poner la búsqueda del tesoro, el modelado con barro, el juego de los barcos.... Suelen gustar: pintura, permiso para visitar otro club, hacer alguna ficha “antigua”.

Temas

  • LA APLICACIÓN DE LA EDUCACION FISICA DENTRO Y FUERA DE LA ESCUELA PRIMARIA

  • EDUCACIÓN PARA EL OCIO