Aparto digestivo

Anatomía y fisiología humanas. Alimentación. Boca. Faringe. Estómago. Esófago. Intestino. Glándulas. Dientes. Hígado. Páncreas. Funcionamiento. Enfermedades

  • Enviado por: Merlinx
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad

INDICE

Anatomía _______________________________ 1

  • Introducción: ----------------------------1

  • La boca:----------------------------------2

  • La faringe y el esófago:----------------5

  • El estómago:-----------------------------6

  • Intestino:--------------------------------- 7

  • Glándulas: -------------------------------8

Funcionamiento ___________________________ 9

Enfermedades ____________________________13Introducción

El aparato digestivo comienza en la boca y acaba en el ano tras recorrer diferentes órganos fundamentales de éste. En total mide once metros en un adulto de mediana altura. Su función consiste en convertir los alimentos orgánicos, mediante la fragmentación mecánica y a través de unas glándulas que segregan unos jugos que los atacan para mejorar la digestión, (jugos gástricos, jugos intestinales, pancreáticos, saliva, etc.) en elementos que puedan ser asimilados por las células a través de la sangre. Este aparato es de gran importancia para nuestro organismo ya que, tras haber ingerido todo el alimento necesario y haber realizado todos los procesos de digestión, es expulsado al exterior a través del ano en forma de excrementos después de haber cedido todo sus nutrientes a la sangre y ésta a las células.

Este aparato está dividido en diferentes partes:

1

La boca

La boca es el primer órgano del aparato digestivo y, por lo tanto, también el de la digestión. En él se realizan dos procesos: la función mecánica o masticación, y la función química o insalivación en el que se ocupan consecutivamente los dientes y la lengua. La boca de los vertebrados se caracteriza principalmente por la presencia de los labios que bordean la entrada, los dientes y la lengua. En los seres humanos, la boca está formada por dos cavidades: la cavidad bucal, entre los labios y mejillas y el frontal de los dientes, y la cavidad oral, entre la parte interior de los dientes y la faringe. Las glándulas salivares vierten en la cavidad bucal y las demás glándulas salivares en la cavidad oral. El paladar l es de hueso, es duro en la parte frontal y fibroso y más blando en la parte posterior.

2

  • La lengua:

La lengua está formada principalmente por músculos que permiten moverla con facilidad, y se extiende desde la parte posterior de la boca hacia los labios. La cara superior, los lados y la parte anterior de la cara inferior son libres y el resto está unido a la cavidad bucal. Contiene unas glándulas salivales que segregan saliva que ataca al alimento haciendo de él un bolo alimenticio que será transportado a través del esófago al estómago. La lengua empuja los alimentos contra los dientes y lleva los alimentos hacia la faringe y más tarde hacia el esófago. También contribuye, junto con los labios, los dientes y el paladar, a la articulación de palabras y sonidos. En el sentido del gusto, la lengua está recubierta por unas 10.000 papilas gustativas, que se agrupan en áreas sensibles a los sabores dulces, agrios, salados y amargos. los dientes:

Los dientes están formados por una sustancia todavía más dura que la de los huesos y sirve para masticar el alimento. Se encuentran encajadas en la mandíbula, tanto la superior como la inferior, de manera que no se pueden ver enteros. El conjunto de todos los dientes es la dentadura. A lo largo de nuestra vida nos salen dos: la de leche y la definitiva. La de leche tiene 20 piezas y la definitiva de 32. Como parte del aparato digestivo, se encarga de cortar, desgarrar, y triturar el alimento que el hombre introduce en la boca para ser después atacado por la saliva que segregan las glándulas salivales. En el ser humano, además de en la masticación, los dientes se encargan de la articulación del lenguaje, actuando como punto de apoyo contra el que la lengua hace presión para emitir ciertos sonidos. Los dientes afectan también a las dimensiones y a la expresión de la cara. Dentro de los dientes se pueden ver tres tipos de dientes:

-Incisivos: Estos dientes son grandes, planos, y con un lado afilado que se usa para cortar el alimento. En total hay 8 incisivos, 4 en la mandíbula superior y 4 en la inferior.

-Caninos: Tienen forma de cono acabado en una punta afilada que sirve para desgarrar un alimento que es demasiado duro como la carne.

-Molares: Tienen cuatro extremos afilados que sirven para triturar el alimento que han cortado las incisivas o han desgarrado los caninos.

4

La faringe

La faringe es un tubo musculoso situado en el cuello y cubierto de membrana mucosa que conecta la nariz y la boca con la tráquea y el esófago y por el que pasan tanto el aire como los alimentos. En el hombre adulto mide unos 13 cm y queda delante de la columna vertebral. Contiene las amígdalas y, en los niños, los ganglios adenoides. Como comienza de la parte posterior de la cavidad nasal, su extremo más alto se llama nasofaringe. La inferior u oro faringe ocupa la zona posterior de la boca.

El esófago

El esófago es un conducto muscular que forma parte del tubo digestivo, situado entre el extremo inferior de la faringe y el superior del estómago.

En el ser humano tiene una longitud que oscila entre los 23 y los 25 cm, y su función principal es el transporte del alimento hacia el estómago. Está formado por varias capas. El alimento avanza por el esófago hacia el estómago mediante movimientos musculares involuntarios (denominados movimientos peristálticos). Estos se originan debido a la capa muscular y están controlados por el bulbo raquídeo.

5

El estómago

El estómago es un órgano del aparato digestivo. La superficie externa del estómago es lisa, mientras que la interna presenta numerosos pliegues que favorecen la mezcla de los alimentos con los jugos digestivos y transporta este material a través del estómago hacia el intestino.
El estómago está situado en la zona superior de la cavidad abdominal. El esófago penetra por la zona superior. La parte superior del estómago, que recibe el nombre de porción cardiaca, incluye el fundus y el cuerpo. La porción inferior, se incurva hacia abajo, hacia adelante y hacia la derecha, y está formada por el antro y el conducto pilórico.

La penetración en el estómago de alimento estimula la secreción de jugo gástrico. Cuando la gastrina se absorbe, estimula las glándulas secretoras. La secreción gástrica se puede estimular también por la simple visión u olor de la comida.

Al orificio de la parte superior del estómago que lo separa del esófago se le llama cardias y el que comunica con el intestino píloro.

6

Intestino

Está situado entre el estómago y el ano. El intestino se divide en dos partes: el intestino delgado, que tiene unos 6 m de longitud, donde se produce la parte más importante de la digestión y se absorben la mayoría de los nutrientes, y el intestino grueso, que tiene un diámetro mayor, una longitud aproximada de 1,5 m y es donde se absorbe el agua y se comunica con el ano.

  • El intestino delgado:

El intestino delgado es el lugar donde se lleva a cabo la mayor parte de la digestión. El revestimiento interno, está cubierto de pequeñas proyecciones llamadas vellosidades. Las contracciones rítmicas de las paredes musculares mueven el alimento en el intestino y al mismo tiempo, es atacado por la bilis, las enzimas y otras secreciones. Los nutrientes absorbidos por los vasos sanguíneos del intestino, pasan al hígado para ser distribuidos por el resto del organismo.

  • El intestino grueso:

El intestino grueso está sujeto en el abdomen por unas membranas y es la parte final del aparato digestivo. El material no digerido pasa desde el intestino delgado en forma líquida. En el intestino grueso, los segmentos musculares mueven este material adelante y atrás, mezclándolo por completo. Las células de las paredes lisas absorben vitaminas, minerales y agua. Los residuos son expulsados al exterior a través del ano.

7

Glándulas

Las glándulas segregan diferentes jugos que facilitan la digestión. Se dividen en:

Salivales, estomacales, intestinales, hígado y páncreas.

  • Salivales:

Son las glándulas que producen saliva y se dividen en:

-Parótidas:

Es una glándula salival. Junto con otra, está situada bajo la oreja.

-Submaxilares:

Son las glándulas salivales situadas debajo de la mandíbula inferior.

-Sublinguales:

Son las glándulas salivales que están situadas bajo la lengua.

  • Gástricas:

Son las glándulas del estómago que producen el jugo gástrico.

  • Intestinales:

Son las glándulas situadas en el intestino delgado que segregan el jugo intestinal.

  • Hígado:

El hígado es uno de los órganos más grandes del hombre. Tiene diversas funciones y entre ellas la de producir la bilis.

  • Páncreas:

Esta glándula segrega el llamado jugo pancreático.

8

Funcionamiento

1. COMIENZO DE LA DIGESTIÓN

La digestión consiste en reacciones catalíticas entre los alimentos ingeridos y enzimas secretadas en el tracto intestinal. Parece que la digestión de las sustancias grasas implica la unión de sales biliares, fosfolípidos, ácidos grasos y monoglicéridos permeables para las células intestinales. Otros nutrientes como el hierro y la vitamina B12 son absorbidos por proteínas transportadoras específicas que les permiten pasar a través de las células intestinales.
La digestión incluye procesos químicos y mecánicos. Los procesos mecánicos consisten en la masticación para reducir los alimentos a partículas pequeñas, la acción de mezcla del estómago y la actividad peristáltica del intestino. Estas fuerzas desplazan el alimento a lo largo del tubo digestivo y lo mezclan con varias secreciones. Los procesos químicos permiten la transformación de los diferentes alimentos ingeridos en elementos utilizables. Tienen lugar tres reacciones químicas: conversión de los hidratos de carbono en azúcares simples como glucosa, ruptura de las proteínas en aminoácidos como alanina, y conversión de grasas en ácidos grasos y glicerol. Estos procesos son realizados por enzimas específicas.
Cuando se ingieren los alimentos, las seis glándulas salivares producen secreciones que se mezclan con éstos. La saliva rompe el almidón en maltosa, glucosa y oligosacáridos; gracias a una de las enzimas que contiene, disuelve los alimentos sólidos para hacerlos susceptibles a la acción de secreciones intestinales posteriores, estimula la secreción de enzimas digestivas y lubrica la boca y el esófago para permitir el paso de sólidos.

9

  • ACCIÓN EN EL ESTÓMAGO Y EL INTESTINO  

  • El jugo gástrico del estómago contiene agentes como el ácido clorhídrico y algunas enzimas, entre las que se encuentran pepsina, renina y lipasa. La pepsina rompe las proteínas en péptidos pequeños. La renina separa la leche en fracciones líquidas y sólidas y la lipasa actúa sobre las grasas. Algunos componentes del jugo gástrico sólo se activan cuando se exponen a la alcalinidad del duodeno; la secreción es estimulada por el acto de masticar y deglutir e incluso por la visión o idea de cualquier comida. La presencia de alimento en el estómago estimula también la producción de secreciones gástricas, éstas a su vez estimulan la producción de sustancias digestivas en el intestino delgado donde se completa la digestión.
    La parte más importante de la digestión tiene lugar en el intestino delgado: aquí, la mayoría de los alimentos sufren otra hidrólisis y son absorbidos. El material predigerido que proporciona el estómago es objeto de la acción de tres líquidos: el líquido pancreático, el líquido intestinal y la bilis. Estos líquidos neutralizan el ácido gástrico con lo que finaliza la fase gástrica de la digestión.

    El líquido pancreático penetra en el intestino delgado a través de varios conductos. Contiene tripsina y quimiotripsina, enzimas que fraccionan las proteínas complejas en componentes más simples, que se pueden absorber y utilizar en las reconstrucción de proteínas del organismo. La esterasa pancreática rompe las grasas; la amilasa pancreática hidroliza el almidón en maltosa, que más tarde otras enzimas rompen en glucosa y fructosa. La secreción del jugo pancreático es estimulada por la ingestión de proteínas y grasas.


    El jugo intestinal es segregado por el intestino delgado. Éste contiene varias enzimas; su función es completar el proceso iniciado por el jugo pancreático. El flujo de líquido intestinal es estimulado por la presión mecánica del alimento digerido parcialmente en el intestino.

    10

    Las funciones de las sales biliares en la digestión es ayudar a la absorción de las grasas, que emulsionan y las hacen más accesibles a las lipasas que las hidrolizan. La bilis, secretada por el hígado y almacenada en la vesícula biliar, fluye en el estómago e intestino delgado tras la ingestión de grasas. La observación de una ictericia obstructiva pone de relieve la ineficacia de la digestión de grasas en ausencia de bilis.


    El transporte de los productos de la digestión a través de la pared del intestino delgado puede ser pasivo o activo. El sodio, la glucosa y muchos aminoácidos son transportados de forma activa. Por lo tanto, los productos de la digestión son asimilados por el organismo a través de la pared intestinal, que es capaz de absorber sustancias nutritivas de forma selectiva, rechazando otras sustancias similares. El estómago y el colon —en el intestino grueso— tienen también la capacidad de absorber agua, ciertas sales, alcohol y algunos fármacos. También se cree que ciertas proteínas enteras atraviesan la barrera intestinal. La absorción intestinal tiene otra propiedad única: muchos nutrientes se absorben con más eficacia cuando la necesidad del organismo es mayor. En el adulto, la superficie replegada de absorción del intestino supone 140 m2. La absorción está favorecida también por la longitud del intestino delgado que es de 6,7 a 7,6 m como valor medio.

    Las sustancias hidrosolubles, tales como minerales, aminoácidos e hidratos de carbono, pasan al sistema de capilares del intestino y a través de los vasos del sistema portal, directamente al hígado. Sin embargo, muchas de las grasas se vuelven a sintetizar en la pared del intestino y son recogidas por el sistema linfático que las conduce a la circulación sistémica a través del sistema de la vena cava. Con ello se evita el primer paso a través del hígado.

    11

  • EXCRECIÓN

  •  El material no digerido se transforma en el colon en una masa sólida por la reabsorción de agua hacia el organismo. Si las fibras musculares del colon impulsan demasiado rápido la masa fecal por él, ésta permanece semilíquida. El resultado es la diarrea. En el otro extremo, la actividad insuficiente de las fibras musculares del colon produce estreñimiento. Las heces permanecen en el recto hasta que se excretan a través del ano.

    12

    Enfermedades del aparato digestivo

    Apendicitis:inflamación del apéndice. Sus principales síntomas son: dolor en el lado derecho del vientre (bajo la línea que une el ombligo con la cadera), acompañado por vómitos, estreñimiento o, a veces, diarrea.

    Peritonitis: inflamación del peritoneo (membrana que recubre la cavidad abdominal), por acción de bacterias patógenas provenientes de la ruptura del apéndice (apendicitis mal cuidada) o por la perforación del estómago.

    Estreñimiento o estitiquez: retardo de la defecación. La causa de esta demora puede ser patológica, como tumores o inflamaciones de la pared intestinal. Sus orígenes más frecuentes, hoy en día, están en el estrés, las dietas incorrectas, la ingestión de medicamentos como antidepresivos, y la vida sedentaria.

    Diarrea: defecación frecuente de materias generalmente líquidas. Se debe al paso anormalmente rápido de las heces por el intestino grueso, sin tener el tiempo suficiente para la absorción del agua. Las causas pueden ser bacterias patógenas, sustancias químicas, trastornos nerviosos, irritación provocada en las paredes intestinales por los alimentos no digeridos. Una diarrea prolongada puede traer como consecuencia una deshidratación.

    Úlcera gastroduodenal: las úlceras son heridas que se producen en la mucosa del estómago, a raíz de un aumento de las secreciones gástricas, estimuladas por tensiones nerviosas, bebidas alcohólicas, ajetreo de la vida moderna, comidas abundantes o condimentadas.

    Vómito: consiste en la expulsión brusca, por la boca, del contenido gástrico y, a veces, también del intestino. Los músculos abdominales se contraen con fuerza, elevando la presión abdominal, que empuja el contenido estomacal, lo impulsa hacia el esófago, y luego, es expulsado por la boca. El vómito prolongado puede provocar deshidratación grave, y otros problemas que requieren de asistencia médica.

    13