Aparato circulatorio

Corazón. Venas. Arterias. Presión sanguínea. Sangre. Tensión arterial

  • Enviado por: Barbie
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Ayudante de Laboratorio
Gesforem
El Ayudante de Laboratorio, también llamado Ayudante Químico, es un profesional especializado que desarrolla, en la...
Solicita InformaciÓn

Cómo Comprar, Vender e Invertir en Arte Contemporáneo.
Instituto Superior De Arte - I/art
El Mercado del Arte se desarrolla en la actualidad a través de diversos agentes, lo que sin duda constituye también...
Solicita InformaciÓn

publicidad


*¿ Qué funciones tiene el sistema circulatorio?

*Realiza un esquema del corazón. ¿Qué función tiene?

*Compara las principales características de venas y arterias.

*Realiza un esquema explicando brevemente circuito mayor y menor.

*¿ Qué funciones tienen los glóbulos blancos, rojos y plaquetas?. ¿ En qué proceso interviene?

*¿ En qué consiste la presión sanguínea? ¿ La presión alta es buena? ¿Cómo se controla?


1_ Funciones del sistema circulatorio

El sistema circulatorio esta compuesto por el músculo del corazón y los vasos sanguíneos, que mantienen un flujo constante de sangre a todo el organismo. A través de una red de arterias, el corazón bombea sangre rica en oxígeno desde los pulmones a todo el cuerpo. La misma, cargada con dióxido de carbono, retorna al corazón por medio de las venas, y es impulsada nuevamente hacia los pulmones, donde volverá a cargarse de oxígeno.

Corazón
La sangre del organismo, sangre venosa, retorna a la aurícula derecha a través de dos grandes venas, la vena cava inferior y la cava superior. Además, la sangre que irriga el músculo cardiaco drena directamente en la aurícula derecha a través de los senos coronarios. El regreso de la sangre venosa a la aurícula derecha tiene lugar durante todo el ciclo cardiaco de contracción (sístole) y relajación (diástole), mientras que el paso desde la aurícula derecha al ventrículo derecho ocurre sólo durante el periodo de diástole, cuando las dos cavidades derechas forman una cámara común. Al final de la diástole la contracción de la aurícula derecha completa el llenado del ventrículo derecho con sangre. Las contracciones rítmicas del ventrículo derecho impulsan la sangre a través de las arterias pulmonares hacia los capilares pulmonares, donde la sangre se oxigena. Posteriormente los capilares pulmonares se vacían en las venas pulmonares, que a su vez desembocan en la aurícula izquierda. El retorno de sangre por las venas pulmonares a la aurícula izquierda y su paso hacia el ventrículo izquierdo se produce de forma simultánea, de la misma manera que el retorno venoso a las cavidades derechas. La contracción del ventrículo izquierdo impulsa de forma rítmica la sangre hacia la aorta y desde ésta a todas las arterias del organismo, incluyendo las arterias coronarias que irrigan el músculo cardiaco (miocardio).

Vena es vaso sanguíneo que transporta sangre desoxigenada desde los capilares hasta el corazón. Pero hay tres excepciones. Las venas pulmonares devuelven la sangre desde los pulmones, donde ha sido oxigenada, hasta el corazón. Las venas portales reciben sangre procedente de las venas esplénica, mesentérica superior, cística, gástrica y pilórica, entran en el hígado y se ramifican en pequeños capilares que atraviesan todo este órgano. Las venas umbilicales transportan sangre desde el feto hacia la placenta de la madre.

Las venas aumentan su diámetro a medida que recogen la sangre de los vasos que confluyen en ellas. Por último, vierten la sangre a la aurícula derecha del corazón, a través de las venas cavas inferior y superior. El recubrimiento de las venas es similar al de las arterias, pero más fino, y con frecuencia transparente. En el interior de las venas aparecen pliegues membranosos; son las válvulas semilunares, cuya función es evitar el retroceso de la sangre, en especial en las extremidades inferiores.

Arteria, uno de los vasos tubulares que conducen la sangre desde el corazón hacia los tejidos del organismo. Hay dos arterias con comunicación directa con el corazón: (1) la aorta, que lleva la sangre oxigenada desde el ventrículo izquierdo a todo el organismo, y (2) la arteria pulmonar, que conduce la sangre desde el ventrículo derecho a los pulmones, donde esta última se oxigena y regresa a la aurícula izquierda del corazón. Las ramas arteriales más pequeñas se comunican con las venas a través de los capilares. Las arterias suelen recibir el nombre de la zona del cuerpo donde se localizan. Las arterias se dilatan y después se contraen con cada latido del corazón, un movimiento rítmico perceptible, el pulso.

5_  En los capilares superficiales avanzan los glóbulos rojos en la zona media de la corriente sanguínea , mientras que los glóbulos blancos se desplazan encuentran próximos a las paredes de los capilares. La superficie que entra en contacto con la sangre es mucho mayor en los capilares que en el resto de los vasos sanguíneos, y por lo tanto ofrece una mayor resistencia al movimiento de la sangre, por lo que ejercen una gran influencia sobre la circulación. Los capilares se dilatan cuando la temperatura se eleva, enfriando de esta forma la sangre, y se contraen con el frío, con lo que preservan el calor del organismo. Funciones de los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos.

La hemoglobina, una proteína de las células rojas de la sangre, es el pigmento sanguíneo especial más importante y su función es el transporte de oxígeno desde los pulmones a las células del organismo, donde capta dióxido de carbono que conduce a los pulmones para ser eliminado hacia el exterior.


Los glóbulos blancos de la sangre son de dos tipos principales: los granulosos, con núcleo multilobulado, y los no granulosos, que tienen un núcleo redondeado. Los leucocitos granulosos incluyen los neutrófilos, que fagocitan y destruyen bacterias; los eosinófilos, que aumentan su número y se activan en presencia de ciertas infecciones y alergias, y los basófilos, que segregan sustancias como la heparina, de propiedades anticoagulantes, y la histamina que estimula el proceso de la inflamación. Los leucocitos no granulosos están formados por linfocitos y un número más reducido de monocitos, asociados con el sistema inmunológico. Los linfocitos desempeñan un papel importante en la producción de anticuerpos y en la inmunidad celular. Los monocitos digieren sustancias extrañas no bacterianas, por lo general durante el transcurso de infecciones crónicas.

Plaqueta, también denominada trombocito, fragmento citoplasmático de un megacariocito (la célula de mayor tamaño presente en la médula ósea), intervienen en el proceso de coagulación de la sangre, , y se encuentra en la sangre periférica.

6- Tensión arterial, presión ejercida por la sangre sobre las paredes de las arterias. La tensión arterial es un índice de diagnóstico importante, en especial de la función circulatoria. Debido a que el corazón puede impulsar hacia las grandes arterias un volumen de sangre mayor que el que las pequeñas arteriolas y capilares pueden absorber, la presión retrógrada resultante se ejerce contra las arterias. Cualquier trastorno que dilate o contraiga los vasos sanguíneos, o afecte a su elasticidad, afecta a la presión sanguínea. En las personas sanas la tensión arterial normal se suele mantener dentro de un margen determinado. El complejo mecanismo nervioso que equilibra y coordina la actividad del corazón y de las fibras musculares de las arterias, controlado por los centros nerviosos cerebroespinal y simpático, permite una amplia variación local de la tasa de flujo sanguíneo sin alterar la tensión arterial sistémica.

El aumento de presión se produce cuando las arterias pierden su elasticidad que, en las personas jóvenes, absorbe el impulso de las contracciones cardiacas. La tensión arterial varía entre las personas, y en un mismo individuo, en momentos diferentes. Suele ser más elevada en los hombres que en las mujeres y los niños; es menor durante el sueño y está influida por una gran variedad de factores.

La presión alta es mala, ya que es un signo de que las arterias están perdiendo su elasticidad. Se puede controlar con un régimen de comidas, evitando las grasas, sal y azúcar en exceso.

5