Aparato circulatorio

Física de los Procesos Biológicos. Corazón. Sangre. Vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares. Plasma. Circulación. Lesiones circulatorias

  • Enviado por: N3nuka
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

Podemos considerar el aparato circulatorio como un sistema de bombeo continuo, en circuito cerrado, formado por:

Aparato circulatorio

  • Motor:

  • Corazón.

  • Conductos o vasos sanguíneos:

  • Arterias.

  • Venas.

  • Capilares.

  • Fluido:

  • Sangre.

  • El corazón es un músculo hueco, situado en el interior del tórax entre ambos pulmones; está dividido por un tabique en dos partes totalmente independientes, izquierda y derecha. Ambas partes presentan dos cavidades superiores llamadas aurículas y otras dos inferiores, los ventrículos.

  • El torrente sanguíneo proporciona la completa circulación de la sangre cada 22 segundos, lo que supone un caudal aproximado de 800 litros a la hora (en una persona de 80 años, el caudal que ha circulado es de 560.640.000 litros ó 560.640 m3).

  • Aparato circulatorio

  • La circulación que parte del lado derecho asegura la oxigenación de la sangre; se llama Circulación Pulmonar o Circulación Menor.

  • La circulación que parte del lado izquierdo, asegura la circulación por todos los órganos y vísceras del cuerpo humano; se llama Circulación Mayor.

  • Para movilizar la sangre, y que realice estos recorridos, es preciso que el corazón tenga unos movimientos o latidos, estos son:

    • Contracción o sístole.

    • Dilatación o diástole.

    • El corazón actúa como una bomba aspirante-impelente, con un número de latidos por minuto de 60-80 en el adulto y un poco más rápido en el niño (80-100) y más aún en los bebés (100-120).

    • Los latidos cardíacos se transmiten a las paredes de las arterias produciéndose, por la presión, una distensión en su pared elástica; esta distensión se puede apreciar al palpar: es el pulso.

    • Aparato circulatorio

    • La sangre está contenida en el cuerpo en cantidad de unos 4,5 a 5,5 litros y está compuesta por:

      • Una parte líquida: el plasma.

      • Una parte sólida: las células sanguíneas.

      • Estas células son:

        • Hematíes o glóbulos rojos. Su número es de 4 a 5 millones por milímetro cúbico de sangre. Transportan el oxígeno.

        • Leucocitos o glóbulos blancos, de 6.500 a 7.000 por milímetro cúbico de sangre. Función defensiva.

        • Plaquetas o trombocitos, de 200.000 a 300.000 por milímetro cúbico de sangre. Intervienen en la coagulación de la sangre.

        • El sistema de canalizaciones está constituido por los vasos sanguíneos:

          • Arterias: Llevan sangre rica en oxígeno (O2). Se alejan del corazón.

          • Venas: Llevan sangre con CO2. Regresan al corazón.

          • Capilares: En ellos se realiza el intercambio entre la sangre y las células.

          • Aparato circulatorio

          • La sangre no siempre se encuentra concentrada en iguales cantidades en el cuerpo. Ello depende de algunas funciones que se estén realizando. Así, durante la digestión, las vísceras del aparato digestivo reciben mayor aporte sanguíneo, que al disminuir en el cerebro, provocan un ligero sopor que induce al sueño. Los músculos reciben mayor aporte sanguíneo al hacer ejercicio mediante el aumento del ritmo cardíaco.

          • La sangre, cuenta con otra función importante: mantener al cuerpo caliente. La temperatura corporal suele estar situada entorno a los 36,5 ó 37 grados centígrados, por lo que debemos procurar que, en los lesionados, la sangre no se "distraiga" manteniendo la temperatura de la víctima y realice su función primordial de aporte de oxígeno al encéfalo. Para ello evitaremos la pérdida o variación de la temperatura del lesionado, arropándole o protegiéndole convenientemente.

          • El ritmo cardíaco puede verse afectado por causas tan simples como el nerviosismo o por causas tan graves como la falta de oxigenación de las células, imprimiendo el sistema autónomo de defensa un ritmo más rápido al corazón para tratar de paliar la deficiencia. El ritmo rápido se denomina taquicardia (>100); el ritmo más lento se denomina bradicardia (<60). Si el ritmo es desigual se denomina arritmia.

          • <pauxmenu.htm>Aparato circulatorio
            <pauxmenu.htm> <aparcirc.htm>Aparato circulatorio
            <aparcirc.htm>

          • Aparato circulatorio
            Lesiones circulatorias

          • El funcionamiento cardíaco es perceptible mediante la auscultación o el pulso en algunas arterias superficiales, como en la carótida y femoral (pulso central), o en las arterias radiales, humeral, pedia, etc.(pulso distal)

          • Parada cardíaca

          • Si el corazón se para, no se detectará sonido en la auscultación, la circulación de la sangre se habrá detenido y no se percibirá pulso. La vida de la persona se extinguirá en breves minutos, por lo que debemos realizar la reanimación cardíaca o masaje cardíaco externo. Su tratamiento se desarrolla en la Reanimación Cardiopulmonar (RCP <evalyrcp.htm>).

          • Son causas que pueden producir una parada cardíaca: lesiones, enfermedades, intoxicaciones, etc.

          • Algunas lesiones pueden afectar directa o indirectamente la funcionalidad cardíaca:

            • Fuertes traumatismos en la zona precordial.

            • Aplastamiento de la caja torácica.

            • La acción de la electricidad.

            • Entre las enfermedades, la más frecuente es el infarto de miocardio, que se produce al interrumpirse la circulación en el sistema coronario que irriga al propio músculo cardíaco.

            • Los tóxicos que pueden inhibir la función cardíaca de forma directa o indirecta son muy variados: barbitúricos, alcohol, nicotina, picaduras de insectos o mordeduras de animales venenosos, reacciones alérgicas por medicamentos, etc.

            • La parada cardíaca cursa con una serie de síntomas:

              • Pérdida de conocimiento.

              • Hipotonía muscular.

              • Respiración jadeante que pasa en breves minutos a apnea.

              • No se escuchan sonidos cardíacos ni existen pulsos periféricos.

              • Palidez.

              • Midriasis o pupilas dilatadas permanentemente.