Antropología: física y social

Origen humano. Evolución del hombre. Sociedad. Cultura. Costumbres. Personalidad. Interioridad. Kipling. Platón. Descartes. Engels

  • Enviado por: Lali
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Antropología, Que es el hombre?

Primero debemos empezar por saber de donde proviene la palabra antropología y que significa, etimológicamente la palabra "antropología" se deriva de la raíz griega anthropo, que significa "hombre" y de la terminación logía, cuyo significado es "ciencia". Por lo tanto la antropología estudia al hombre así como sus obras. Así mismo la antropología según Valls esta definida como:

"El estudio del origen, naturaleza y evolución de la variabilidad biológica de los grupos humanos en su doble dimensión histórica y espacial, a los diferentes niveles que permite el análisis biológico y teniendo en cuenta la interacción que los factores genéticos, ambientales y biosociales ejercen tanto sobre el común de los individuos de nuestra especie como sobre los diferentes grupos raciales y poblaciones de Homo sapiens".

En pocas palabras la antropología es el estudio de los seres humanos desde una perspectiva biológica, social y humanista, ciencia que se divide en dos grandes ramas, la de la antropología física que trata de la evolución biológica y la adaptación fisiológica de los seres humanos y la antropología social o cultural la cual se ocupa de de las formas en que las personas viven en sociedad, es decir, las formas de evolución de su lengua, cultura y costumbres.

Como ya sabemos “El fenómeno humano es de gran complejidad y para su correcta comprensión debe ser abordado a diversos niveles. El hombre es en todo momento una entidad biológica, pero la historia natural de esta entidad biológica es absolutamente incomprensible si no se da cuenta del fenómeno cultural. El hombre es un ser cultural, pero este ente cultural es incomprensible sin un cierto conocimiento de su historia. Ahora tenemos un ser cultural, biológico e histórico, que por tal complejidad requiere de un manejo especializado en cada nivel.”

Y por tanto la antropología esta integrada de cuatro formas, primeramente en su historia en donde las disciplinas se desarrollan juntas y tienen continuos intercambios entre sí. Las crisis y desarrollos de una afectan a las otras. En la teoría en donde las diversas disciplinas antropológicas generan o retoman elementos teóricos que luego comparten entre sí; las disciplinas antropológicas no pueden escapar a esta dinámica precisamente por el carácter tan cerrado de sus círculos académicos. En su metodología en donde todas las disciplinas antropológicas comparten ciertos elementos metodológicos comunes, y es de particular relevancia el método comparativo por el cual se obtienen conocimientos a través de la comparación de múltiples casos y el análisis de sus diferencias y semejanzas. El desarrollo de este método también integra las disciplinas antropológicas bajo una pretensión: la de buscar leyes universales del comportamiento del hombre en tanto ser cultural. Y finalmente en sus técnicas, y es en este nivel en donde la integración es menos reconocible puesto que los diversos aspectos generados por la investigación antropológica, necesitan de un tratamiento especializado, que requiere, a su vez, de un prolongado estudio.

“Aunque la antropología ha recibido críticas por carecer de una unicidad metodológica y técnica, dando la impresión de ser una especie de desordenado rompecabezas formado por piezas de todas la ciencias sociales y naturales, lo cierto es que los antropólogos pueden afirmar que tienen una disciplina compleja y, tal vez, ecléctica, en la que, como en el mismo fenómeno que estudian, y al igual que en su profunda diversidad, es posible reconocer su unidad.”

Por esto y los varios pensamientos que existen acerca del hombre, existen varias visiones las cuales se podrían dividir en:

  • Visión determinista: El hombre no es dueño de sí mismo, sino víctima de fuerzas ocultas del destino. Bajo esta visión, el hombre es un simple títere que no puede cambiar nada de si, ni de su vida, por lo tanto para qué el hace algo si ya todo esta hecho?

  • Visión sicologista: La persona humana se reduce a un psiquismo. De esta forma, la parte religiosa del hombre es negada y no alcanza a desarrollarse

  • Visión consumista: Instrumento de producción y objeto de consumo.

  • Visión dualista: El hombre consiste en la eficacia económica y en la libertad individual.

  • Visión colectiva (Marx): El hombre existe en y para la sociedad. Según esto, el hombre debe consagrase a lo material, la parte espiritual ni siquiera alcanza a insinuarse

  • Visión estatista: El hombre tiene su base en la teoría de la seguridad del estado. El hombre se vuelve una parte del estado, trabajo para el y por el.

  • Visión cientista: Sólo se reconoce como verdad lo que la ciencia puede demostrar. Así el hombre intenta eliminar todo aquello que no es demostrable por sus medios, incluyendo a Dios

Cuando los griegos escribieron a grandes letras en el frontón de sus templos más famosos aquel perentorio “Conócete a ti mismo”, indudablemente pensaron también en el conocimiento del cuerpo, del que ellos como muy pocos supieron exaltar la fuerza y la belleza. Pero sobre todo debieron referirse al misterio de nuestro universo interior, que iluminado por la razón y perennemente unificado por el juego multiforme de las pasiones y de los sentimientos, constituyen junto con el cuerpo la personalidad irrepetible de cada ser humano.

Por eso debemos conceptualizar que cuando hablamos de un núcleo de conciencia, para expresar plásticamente la percepción de nuestro propio ser, estamos aludiendo a la interioridad y poniéndonos de acuerdo el tema de la personalidad y sus implicaciones es la clave misma del problema sobre el hombre pues, si logramos clarificar qué es la intimidad o presencia del hombre en sí mismo y sus características esenciales hemos concretado el meollo de la respuesta de quién es el hombre.

Esta interioridad será explicada en cinco aspectos:

  • La interioridad como unidad sustancial:

Como sustancia soy un ser que existe en sí y por sí, no soy accidente como si existiera en otro y no tuviera consistencia en sí y por sí y, soy sustancia porque permanece el mismo a través de l tiempo y del espacio, de los cambios. La reflexividad propia de mi yo como sujeto me constituye en mismidad, no sólo como unidad estructural de su ser en sí, que me hace indivisible, sino también que me diversifica o distingue ontológicamente de los demás.

  • La interioridad como yo autoconsciente :

Esa interioridad, que es lo más profundo de nuestro ser mismo, consiste en que el yo se capta o experimenta como la fuente de sus actividades. Experimentarse como YO, al reflexionar sobre sí mismo, es captarse como algo singular distinto de los demás, no sólo de las cosas que están como objetos, sino también de los otros sujetos como yo, pero que no son YO. Esta autoconciencia, este darme cuenta de mis actividades y de que yo soy su fuente, se consigue al observarme a mí mismo y, justifica los principios metafísicos porque es autoidentidad activa de mi interioridad, es decir, cuando yo me vuelvo sobre mí mismo, capto mi ser como algo que es pensable o inteligible porque es real, no porque lo imagino así, sino porque es así. Principio de identidad -Yo soy yo-.

  • La interioridad como centro y totalidad del propio ser:

La autoconciencia experimenta que todos los elementos que la constituyen y todos sus actos se orientan al yo, el cual se vuelve centro de todos ellos, pero no como egocentrismo, sino como punto focal desde donde todo adquiere sentido. Significa, además, que el yo se capta como centro de todos los actos y capta, a su vez, las consecuencias de esos actos; capta la totalidad de su propio ser no como sola producción intelectiva, sino también como producción corporal.

  • La interioridad como yo libre o autodeterminante:

Autodeterminación es el poder de mi yo para realizarse, hacerse a sí mismo, decidir su manera de ser. La autodeterminación del hombre es una capacidad que se le confiere por el hecho de ser un ser en construcción, no que está hecho, no un ser perfecto desde que nace y sin posibilidad de autoconstruirse, de proyectarse hacia.

  • La interioridad como unicidad del ser:

En el presente apartado no se trata de mostrar que somos una sola, sino única sustancia, lo que significa que no hay otro igual - y por más clonación que de nosotros hagan, el ser clonado no podrá ser "nosotros mismos” por el principio de identidad y porque el “otro” se las verá con sus circunstancias y decisiones propias ante tales circunstancias; entiéndase aquí que desde el punto filosófico el intento de clonación es imposible, pues no se duplica la interioridad, no se duplican los mismos coprincipios: materia y espíritu al mismo tiempo .

Para finalizar he decidido agregar las definiciones del Hombre según diversos autores.

  • Kipling…

Si puedes ver destrozada la obra de tu vida, y sin decir una palabra de un sólo golpe, lo que ganaste en cien batallas, sin hacer un gesto ni lanzar un suspiro; si eres capaz de amar sin enloquecer de amor, si puedes ser fuerte sin perder la ternura, y al sentirse odiado, luchar y defenderte, sin devolver el odio; si consigues meditar, observar y conocer, sin hacerte un escéptico o un amargado, soñar sin que los sueños te dominen, pensar sin más que eso, un pensador; entonces los reyes, los dioses la suerte y la victoria serán siempre esclavos a tu servicio, y lo que es mejor que los reyes y la gloria, serás, hijo mío, un hombre”

Tú serás un hombre.

 

  • Platón…

“... en esta vida lo que constituye nuestro YO no es otra cosa que el alma y sólo el alma, y que el cuerpo no es sino una sombra o imagen que nos acompaña, y que bien se dice con razón ser los cuerpos de las muertes simulacros de los finados, mientras que el verdadero y propio ser de cada uno de nosotros, la llamada alma, se encamina hacia los otros dioses para dar cuenta de sí”

Leyes, 959. s. IV a. C.

  • Descartes…

“De ahí deduje que yo era una sustancia, cuya esencia o naturaleza toda no consiste más que en pensar, y que para existir no tiene necesidad de lugar alguno, ni depende de ninguna cosa material, de suerte que esta cosa material, de suerte que este YO, es decir, el alma, por la que soy lo que soy, es enteramente distinta del cuerpo, y que ella es aún más fácil de conocer que el cuerpo, y que aunque éste no existiera, ella no dejaría de ser todo lo que es”

Discurso del Método, IV s. XVII

  • Engels…

“El mundo material es la única realidad; nuestra conciencia y pensamiento, por trascendentes que nos parezcan, no son más que los productos de un órgano material: El cerebro. La materia no es un producto del espíritu, sino que, por el contrario, es el espíritu es el producto superior de la materia”

(Feuerbach y el fin de la filosofía alemana) s. XIX

  • Bibliografía.

  • Enciclopedia Encarta, Antropología.

Antropología, que es el hombre?

Materia: Filosofía

Area: Sociales

10B

Colegio Nuevo Cambridge

Floridablanca - Santander

Abril 22 del 2002