Antologías literarias

Literatura medieval española. Cantar del Mío Cid. Cantar de la Afrenta de Corpes. Tema. Personajes

  • Enviado por: Irase
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Título: ANTOLOGÍAS LITERARIAS

+

w

EL Mío Cid

El Mío Cid es una obra española perteneciente a la Edad Media de la cual no se tiene el escrito original sino una copia manuscrita hecha por Per Abad en 1307 a esta le falta una hoja del principio y dos del resto del texto se dice que el Cantar del Mío Cid es del año de 1140. El autor de este poema es anónimo.

Menéndez Pidal señala en sus investigaciones la presencia de los juglares (personajes que llevan las noticias de pueblo en pueblo) en la creación.

Esta literatura pertenece al género literario cantar de gesta. En este poema hay romance, heroísmo, historia y mucha poesía.

El Cantar del Mío Cid está dividido en tres cantares: Cantar del Destierro, Cantar de las Bodas de las hijas del Cid, Cantar de la afrenta de Corpes.

En el Cantar del Destierro:

El rey Alfonso VI destierra al Cid de Castilla injustamente, por intrigas de algunos cortesanos.

El Cid sale del pueblo de Vivar con su familia y cortesanos; a su paso por Burgos nadie le puede dar albergue o hablarle puesto que el rey Alfonso VI lo a ordenado así, si alguien se atreviera a ofrecerle ayuda, el rey les tenía preparadas severas penas .

Al dirigirse al monasterio de San Pedro Cardeña con gran dolor el Cid deja a su esposa doña Jimena y a sus dos hija doña Elvira y doña Sol.

Fuera de Castilla el Cid emprende una serie de campañas militares contra los árabes y cristianos.

En el segundo cantar (cantar de las Bodas de las hijas del Cid):

El Cid se dirige a Valencia, para combatir a los moros que habían tomado la ciudad y los derrota. El Cid le envía presentes al rey y le ruega que permita a su familia reunirse con el en ese lugar. El rey accede y levanta el castigo al Cid y a sus hombres.

Al llegar la esposa e hijas del Cid se efectúan grandes festejos para darles la bienvenida.

Mientras tanto el rey de Marruecos manda una expedición para recuperar la ciudad y el Cid nuevamente derrota a los moros.

Dos cabaleros castellanos los infantes de Carrión piden en matrimonio a las hijas del Cid, pero el Cid no estaba muy de acuerdo, por que no les tenía mucha confianza, pero únicamente lo permite por voluntad real.

La bodas se celebran solemnemente y el monarca le concede el perdón real al Cid por su lealtad.

Cantar de la Afrenta de Corpes:

Los infantes de Carrión muestran su falta de valor al no enfrentarse con un león que había escapado del palacio del Cid y después en una lucha en contra de los árabes.

Al sentirse humillados los infantes deciden vengarse, y emprenden un viaje hacia Carrión con sus esposas, al llegar al Robledal de Corpes, donde les quitan sus ropas, toman unas cinchas y las golpean y azotan brutalmente hasta dejarlas casi muertas.

Al saber esto el Cid pide justicia al rey, se realiza un duelo entre los guerreros del Cid y los infantes.

Los infantes son derrotados por los hombres del Cid, son declarados traidores, quedan deshonrados y sus bodas deshechas.

El rey Alfonso VI casa a las hijas del Cid con los infantes de Navarra y Argón que eran parientes de los reyes de España.