Antimicóticos dermatológicos

Fármacos. Griseofulvina. Micosis dérmicas

  • Enviado por: Francisco J. Molina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad

D01A2A.

ANTIMICOTICOS DERMATOLOGICOS, VIA GENERAL

L

a administración por ví oral permite llegar a zonas de la piel que no son fácilmente accesibles por la vía tópica. La griseofulvina es un antibiótico producido por una especie de Penicilum. Es un fungistático que inhibe la división celular en la metafase. Para ser efectivo precisa de división celular activa. La terbinafina actúa por inhibición de la síntesis del ergosterol a partir del escualeno, en la membrana celular. Tiene acción fungicida que se debe, al parecer, a la acumulación intracelular de escualeno.

Además de los medicamentos anteriores, se usan derivados imidazólicos que no son específicos para micosis dérmicas, en particular el itraconazol y el fluconazol (ver grupo J02).

La griseofulvina ha sido durante muchos años el tratamiento clásico (y prácticamente único) de las dermatofitosis que necesitan de la vía sistématica. Los medicamentos más recientes tienen varias ventajas sobre ella, como son mayor actividad, mejor penetración en zonas queratinizadas, menor incidencia de reacciones adversas (que en todo caso son leves) y disponibilidad de preparados tópicos para complementar los sistémicos. Como norma general se obtienen tópicos para complementar los sistémicos. Como norma general se obtienen respuestas más rápidas y porcentajes de curación superiores.

La terbinafina, como la griseofulvina, es eficaz casi exclusivamente en infecciones por dermatofitos. Los imidazoles son activos también en infecciones por Candida. Otra característica de interés de los derivados imidazólicos es que permiten a veces, por sus características farmacocinéticas, la administración discontinua (una vez a la semana, o una semana al mes).

Las aplicaciones principales de los antimicóticos dermatológicos por vía sistématica son la tiña de cuero cabelludo, las onicomicosis y los casos de tiena pedis de afectación plantar. El cuadro I contiene recomendaciones más detalladas para el tratamiento de micosis dérmicas.

CUADRO I.

RECOMENDACIONES PARA EL TRATAMIENTO DE MICOSIS DERMICAS

Onicomicosis

Distal y localizada.- Aplicación tópica de tioconazol al 28% 2 veces al día, o de la de amolorfina una vez a la semana. Durante 6 meses o más.

Proximal o extensa: Por demartofitos: Tres meses de tratamiento oral con terbinafina 250 mg/día continuo o 400 mg/día una semana cada mes. Puede combinarse con el régimen tópico descrito antes, sobre todo para las uñas de los pies. Por cándida y otros hongos no dermatofitos: Usar itraconazol para el régimen oral.

Micosis de pies

Interdigital: Un imidazol tópico o terbinafina tópica, una o dos aplicaciones diarias hasta curación clínica y microscópica (2-3 semanas).

Plantar: Griseofulvina 500 mg/día durante 4-6 semanas, o tratamientos orales de cuatro semanas con terbinafina (250 mg/día), itraconazol (100 mg/día) o fluconazol (150 mg a la semana).

Tiña corporal y

crural

No papular: Un imidazol tópico durante 3-4 semanas o terbinafina tópica durante 1-2 semanas.

Papular o folicular: Tratamientos orales de dos semanas con itraconazol (100 mg/día), de cuatro semanas con terbinafina (250 mg/día) o fluconazol (150 mg a la semana), o bien de 6 semanas con griseofulvina 500 mg/día. Pueden combinarse con los tratamientos tópicos descritos antes.

Tiña de cabeza

4-6 semanas de tratamiento oral con griseofulvina (500 mg/día) terbinafina (250 mg/día) o itraconazol (100 mg/día).

Tiña versicolor

Tratamiento oral sólo en los casos que no corresponden al tópico. usar itraconazol (200 mg al día durante 5-7 días) o fluconazol (dosis única de 400 mg, o bien 150 mg/semana durante 4 semanas). La terbinafina oral no es eficaz, pero lo es por vía tópica.