Antiinflamatorios no esteroides

Fármacos. inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa. Salicilatos. Pirazolonas. Derivados indolacéticos

  • Enviado por: Francisco J. Molina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Lógica y Demostraciones para la Universidad
Lógica y Demostraciones para la Universidad
El curso de "Lógica y demostraciones"  es un curso básico que debe conocer cualquier...
Ver más información

Física Clásica
Física Clásica
En este curso de Física Clásica se trataran los temas de unidades de medida y conversiones,...
Ver más información

publicidad

M01A1A. antiinflamatorios no esteroides

(Ver también grupo N02: analgesicos no narcoticos).

E

l grupo de los antiinflamatorios no esteroídicos (AINE) ofrece una gama muy extensa de productos equiparables en eficacia y en incidencia de efectos adversos*, y con grandes diferencias en la respuesta individual incluso entre miembros de una misma familia química. Se han hecho varios intentos infructuosos de correlacionar ensayos clínicos con vistas a ordenar los AINE según su eficacia terapéutica. Tampoco son satisfactorias las clasificaciones orientadas a ordenarlos según la incidencia de efectos adversos: las diferencias existentes pueden fácilmente deberse a la metodología empleada en la detección, y en cualquier caso no hay valores fiables para medicamentos muy antiguos, muy modernos o poco usados.

En la actualidad se está prestando atención a los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa tipo 2 (COX-2), en la hipótesis de que los efectos secundarios gástricos se correlacionan sobre todo con la inhibición de la ciclooxigenasa de tipo 1 (la ciclooxigenasa es un enzima clave en la síntesis de prostaglandinas). No hay aún datos clínicos suficientes para establecer si la diferencia farmacológica supone una mejora real en seguridad.

La aceptación del hecho de que las diferencias de eficacia o de seguridad no son significativas en la práctica clínica ha originado una situación en la que el criterio principal para seleccionar un antiinflamatorio es la duración de acción, atendiendo a dar el mínimo número posible de tomas diarias para comodidad del paciente y para asegurar el cumplimiento de la prescripción.

Esto explica la popularidad actual de piroxicam (cuya semivida de 40 horas permite una sola toma diaria) y de las formas retardadas de diclofenac y también que las alternativas citadas más frecuentemente sean naxopreno, sulindac o diflunisal, que tienen reputación de ser relativamente bien tolerados y se administran dos veces al día.

En cualquier caso, la selección de un antiinflamatorio depende fundamentalmente de la familiaridad del prescriptor con un determinado fármaco y sobre todo de la respuesta del paciente. Se estima que un 60% de los pacientes responderán al primer tratamiento con casi cualquier AINE. El resto puede requerir uno o varios cambios de medicación hasta encontrar el adecuado. En general se recomienda un período de prueba de una semana si se pretende efecto analgésico y de tres si se busca acción antiinflamatoria. Muchos autores recomiendan seleccionar el siguiente fármaco de distinta familia química, pero probablemente no sea necesario.

principales antiinflamatorios

GRUPO QUIMICO

COMENTARIOS

SALICILATOS

Acido acetilsalicílico
(Ver grupo N02B1A)
Acetilsalicilato de lisina
Benorilato
Diflunisal
(Ver grupo N02B1A)
Etersalato
Salsalato

El ácido acetilsalicílico sigue teniendo acción antiinflamatoria equiparable a los medicamentos más potentes del grupo y, por tanto, es el medicamento de elección bajo un criterio estricto de coste/eficacia. Debe tenerse presente, sin embargo, que a las dosis utilizadas en enfermedades reumáticas (más de 3,5 g/día), un porcentaje alto de los pacientes no pueden tolerar los efectos secundarios gastrointestinales y neurológicos. El gran número de comprimidos de la toma diaria constituye también un obstáculo al cumplimiento de la prescripción.

Los preparados micronizados solubles o tamponados de AAS, como el acetilsalicilato de lisina, pueden mejorar la tolerancia gástrica. Benorilato y etersalato son ésteres de AAS con paracetamol y tienen también menos efectos gastrointestinales que el AAS, con la ventaja de poder administrarse cada 8-12 horas. Se transforman lentamente en el hígado en ácido acetilsalicílico y paracetamol. Parecidas ventajas tiene salsalato, que se absorben en el intestino delgado y se hidroliza lentamente a ácido salicílico. Diflunisal puede administrarse cada 12 horas y parece más eficaz y mejor tolerado que el AAS.

PIRAZOLONAS Y ANÁLOGOS

Fenilbutazona
Feprazona

Los derivados pirazolónicos tienen acción antiinflamatoria muy potente pero han sido sometidos a restricción legal por producir efectos secundarios graves, sobre todo discrasias sanguíneas. La incidencia es muy baja pero significativamente superior a la de otros grupos de antiinflamatorios. Por lo tanto, dentro de los AINE, las pirazolonas deben considerarse medicamentos de último recurso, aunque muchos siguen estimando que la fenilbutazona es uno de los fármacos más eficaces en espondilitis anquilosante.

DERIVADOS

INDOLACÉTICOS

Acemetacina
Indometacina
Proglumetacina
Sulindac
Tolmetin

Indometacina sigue siendo uno de los antiinflamatorios más eficaces, pero tiene una incidencia elevada de efectos gastrointestinales y sobre el SNC (cefaleas, vértigo, etc). Los demás son análogos estructurales que buscan la misma acción con menos efectos secundarios, pero no hay que contar con que lo hayan conseguido. Si se busca un compuesto del grupo con menos efectos adversos que indometacina, tolmetin es posiblemente una buena elección ya que es el mejor documentado y el que estructuralmente se parece menos a indometacina, pero las diferencias de toxicidad no son muy grandes en cualquier caso.

DERIVADOS

ARILACÉTICOS

Aceclofenac
Diclofenac
Fentiazac
Nabumetona

Los fármacos de este grupo son parecidos a los del anterior. De hecho desde una perspectiva puramente química los derivados indolacéticos son un subconjunto de este grupo de los aril-acéticos. Se han clasificado en grupo aparte por la importancia que tiene la indometacina en la terapia antiinflamatoria. De todas formas diclofenac, en sus formas normal y retardada, es el AINE más prescrito en España, y, en la medida en que sean fiables las tablas comparativas de incidencia de efectos adversos, no puede decirse que sea mala elección.

Nabumetona es un profármaco que tras la absorción intestinal se transforma en un metabolito activo muy parecido al naproxeno (el radical ácido es acético, no propiónico, por ello se clasifica en este grupo y no en el siguiente). La administración es en dosis única diaria. En teoría es menos lesivo para la mucosa gástrica por ser un profármaco. Hasta que no haya más experiencia no puede decirse si esto se traduce en menor potencial ulcerógeno, pero la tolerancia gastrointestinal parece bastante buena.

DERIVADOS

ARILPROPIONICOS

Acido tiaprofénico
Butibufeno
Dexketoprofeno
Fenbufeno
Flurbiprofeno
Ibuprofeno
Ibuproxam
Ketoprofeno
Naproxeno

Los derivados arilpropiónicos son generalmente menos potentes que los antiinflamatorios clásicos (AAS, fenilbutazona, indometacina), pero son mejor tolerados. Dentro de los AINE, ibuprofeno tiene un excelente historial de seguridad, pero tal vez sea demasiado débil para ser útil en cuadros donde la inflamación sea muy predominante. Suele recomendarse de elección, como los analgésicos, en cuadros iniciales o predominantemente dolorosos.

Naproxeno es más potente, está en un lugar intermedio en las clasificaciones de tolerancia y tiene la ventaja de la toma cada 12 horas. Lo mismo ocurre con ketoprofeno. Por su parte, dexketoprofeno es el enantiómero activo del anterior y cabe esperar que tenga las mismas propiedades, aunque se administre a la mitad de dosis. El ácido tiaprofénico ha sido asociado a cuadros de cistitis y fenbufeno tiene una incidencia relativamente alta de reacciones dermatológicas.

OXICAMAS Y

ANALOGOS

Lornoxicam

Meloxicam
Nimesulida
Piroxicam
Tenoxicam

Piroxicam tiene una semivida muy larga, que permite la administración una vez al día. Esta comodidad le ha convertido en uno de los antiinflamatorios más utilizados, aunque no es de los mejor tolerados. Meloxicam tiene selectividad alta hacia la ciclooxigenasa tipo 2 (inducible), pero no está claro que ello represente mayor seguridad en uso clínico. parece equivalente en eficacia e incidencia de efectos adversos. Tenoxicam tiene una semivida aún más larga que el piroxicam (lo que significa que es el AINE de semivida más larga) pero es dudoso que esto suponga ya alguna ventaja frente al inconveniente teórico de que los efectos secundarios duran más tiempo. Nimesulida no es propiamente una oxicama, pero tiene una estructura química bastante parecida. También presenta una relativa selectividad hacia la COX-2. Lornoxicam es el más potente del grupo (entre 10 y 100 veces más que tenoxicam, 10 y 50 veces más que piroxicam y 20 veces más que diclofenac), y no presenta selectividad hacia la COX-2.

FENAMATOS

Acico meclofenámico
Acido mefenámico
(Ver grupo N02B1D)
Acido niflúmico

Tienen acción analgésica significativa pero efecto antiinflamatorio relativamente débil. El ácido meclofenámico es el antiinflamatorio más potente del grupo. Un inconveniente general es una incidencia relativamente alta de diarrea como efecto secundario.

OTROS

Isonixina
Tetridamina

Se caracterizan por una acción antiinflamatoria poco potente. Su uso ha decaído notablemente, en beneficio de otros grupos.

Hay que tener presente también que los AINE no son la única alternativa en el tratamiento de las enfermedades reumáticas. Los analgésicos puros como el paracetamol tienen mejor tolerancia gastrointestinal y puede ser de utilidad en casos donde la sintomatología predominante es el dolor y no la inflamación, como es muchas veces el caso en osteoartritis.

En artritis reumatoide hay que considerar también la utilización de antirreumaticos no antiinflamatorios (ver grupo M01A1B).

prevencion de ulceras gastroduodenales

Los tratamientos con AINE resultan en elevación de la incidencia de úlcera gastroduodenal y otros efectos adversos derivados de la lesión de la mucosa. El riesgo aumenta con la edad, y con la dosis y duración del tratamiento.

Estos efectos se producen en dos fases: inmediata, por el contacto del AINE con la mucosa, y prolongada, derivada de la administración crónica.

No existe gran correlación entre las dos fases, de tal forma que no puede deducirse mayor seguridad en uso crónico del hecho de que un determinado medicamento produzca menos lesiones inmediatas, o que un tratamiento preventivo sea eficaz a corto plazo.

Se han ensayado varios medicamentos en la prevención de úlceras derivadas del uso crónico de AINE. Dos de ellos han mostrado ser eficaces en ensayos clínicos controlados: el misoprostol (ver grupo A02B4A) a dosis de 100 ó 200 mcg cuatro veces al día disminuye significativamente la incidencia de úlcera gástrica y duodenal. La ranitidina (grupo A02B1A) muestra acción protectora en úlceras de localización duodenal, pero no gástrica, con dosis de 150 mg 2 veces al día. Puesto que la probabilidad de úlcera gástrica por AINE es de cuatro a seis veces mayor que la de úlcera duodenal*, el misoprostol ha sido objeto de mayor atención que la ranitidina. Estudios extensos indican que un tratamiento concomitante con misoprostol puede prevenir un caso de lesión gastrointestinal con sintomatología clínica por cada 260 pacientes tratados, y un cuadro grave por cada 490 pacientes tratados. Estas cifras pueden justificar el tratamiento preventivo de poblaciones de alto riesgo (mayores de 70 años, antecedentes de úlcera, antecedentes de reacción gastrointestinal a AINE) pero seguramente no en la población general.

La contrapartida es la complicación del tratamiento y el aumento de los efectos adversos. El principal es diarrea que suele remitir espontáneamente a la semana. La incidencia (10-20%) es un 5-8% superior a las que cabe esperar del AINE sólo.

ANTIINFLAMATORIOS Y PRESIÓN ARTERIAL

El empleo de antiinflamatorios no esteroideos y medicamentos antihipertensivos se incrementa notablemente con la edad (en un 26 y un 50%, respectivamente, entre los ancianos). Más del 10% de los ancianos toman al menos un antiinflamatorio no esteroideo y un antihipertensivo conjutamente.

Hay estudios de tipo caso-control que han demostrado que los usuarios recientes de antiinflamatorios no esteroideos tienen un riesgo un 70% mayor de iniciar un tratamiento antihipertensivo que los individuos que no los utilizan. Estudios epidemiológicos han revelado que el uso de antiinflamatorios no esteroideos predice de forma significativa la presencia de hipertensión en el anciano. Además, entre los pacientes sometidos a tratamiento antihipertensivo, aquellos que toman a la vez AINE, presentaban una presión arterial sistólica media superior a la de los que no los toman.

El efecto hipertensivo de los AINE varía dependiendo del fármaco concreto y del tipo de agente antihipertensivo (si se toman conjuntamente). Aunque los resultados de diversos ensayos clínicos controlados han sido contradictorios, algún metaanálisis realizado sobre estudioscon individuos más jóvenes revela que el uso de AINE produce un incremento clínicamente significativo de la media de presión arterial, que es más marcado en pacientes con hipertensión controlada. La clasificación en función de este efecto muestra que piroxicam e indometazina son los que más alteran los valores de presión y sulindac el que presenta un menor efecto presor.

El mecanismo de este efecto presor sigue siendo especulativo, la retención de agua y sales provocada por varios factores que actúan en paralelo, acoplados al incremento de la resistencia vascular periférica total al aumentar la síntesis de endotelina-1 renal son potencialmente importantes. Un incremento de la presión sanguínea de 5-6 mm de Hg mantenido a lo largo de unos años puede estar asociado a un incremento del 67% en el riesgo de padecer un tromboembolismo y de un 15% en la aparición de fenómenos asociados a enfermedades coronarias.

* Dado el gran número de antiinflamatorios comercializados y el alto ritmo de introducción de novedades, se ha convertido en habitual retirar o restringir el uso de los que destaquen por un perfil iatrogénico peor que el general del grupo. Los AINE tienen un índice de retiradas del mercado muy superior al de cualquier otro grupo terapéutico.

* Debido a la mayor prevalencia de úlcera duodenal en el grupo de edad que toma antirreumáticos, la prevalencia de los dos tipos de úlcera viene a ser del mismo orden (11-13%).