Antiinfecciosos tópicos

Fármacos. Antibióticos. Sulfamidas tópicas. Antivirales

  • Enviado por: Francisco J. Molina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

D06. ANTIINFECCIOSOS TOPICOS

ANTIBIÓTICOS TÓPICOS

En infecciones dermatológicas la primera consideración suele ser decidir si el tratamiento debe ser tópico o por vía general, y en el primer caso hay que elegir entre antiséptico y antibióticos tópicos. La elección final depende de la extensión y profundidad de la infección. Como norma muy general las foliculitis suelen responder a lavados con antisépticos, el impétigo requiere antibioterapia tópica o sistématica según gravedad, y las celulitis o la erisipela se tratan usualmente por vía oral o parenteral.

En teoría, los antibióticos activos frente a gram (+) son eficaces por vía tópica en la mayoría de las infecciones dermatológicas superficiales. En la práctica la antibioterapia tópica tiene dos inconvenientes generales: la rápida aparición de resistencias y la sensibilización del paciente al antibiótico. Por consiguiente la selección del antiinfeccioso adecuado es más bien una cuestión de eliminación. Se han descartando antiinfecciosos de uso tópico por siguiente:

  • Por resistencia generalizada: Las penicilinas no resistentes a penicilinasas apenas se usan ya en infecciones dermatológicas, ni por vía tópica (no hay preparados) ni por vía sistémica. Las tetraciclinas tópicas fracasan muchas veces por el mismo motivo. El ácido fusídico también induce resistencis con cierta rapidez.

  • Por producir sensibilizaciones: Las sulfamidas tópicas no se recomiendan. Excluidas éstas, el principal productor de sensibilizaciones por cantacto es la neomicina. El cloramfenicol es menos sensibilizante pero puede producirlas en tratamientos prolongados. La clortetraciclina y la mupirocina apenas las inducen.

  • Por interferir en las aplicaciones por vía sistémica. Hay medicamentos donde la sensibilización y las resistencias en uso tópico no son especialmente notables, pero su efecto acumulativo disminuye la eficacia general del antibiótico. Muchos autores desaprueban, por esta razón el uso tópico de la gentamicina, y en menor medida (porque es mucho menos usado) del ácido fusídico.

Teniendo en cuenta estas premisas, la mejor elección en antibióticos tópicos en estos momentos es la mupirocina; no tiene resistencia cruzada con otros antibióticos, induce pocas resistencias propias, es poco sensibilizante y no tiene aplicación por vía general. La segunda alternativa es posiblemente la asociación neomicina+bacitracina, pero evitando tratamientos de más de una semana de duración para minimizar las sensibilizaciones.

SULFAMIDAS TOPICAS

Las sulfamidas de uso tópico no tienen demasiada aplicación por las razones explicadas. La posible sensibilización puede afectar no sólo a las sulfamidas sistémicas (ejemplo: trimetoprim/sulfametoxazol) sino a muchos medicamentos relacionados estructuralmente con ellas.

La única sulfamida tópica que se emplea extensamente hoy es la sulfadiazina argéntica. La presencia del ión plata la hace bastante diferente de las sulfamidas tradicionales. El mecanismo de acción es distinto; es bactericida (no bacteriostática) y es activa frente a Ps. aeruginosa. Se usa exclusivamente en quemaduras.

ANTIVIRALES TOPICOS

Los principios activos comercializados son: aciclovir, penciclovir, idoxuridina y tromantadina. Están indicados en lesiones dérmicas por virus de herpes. Los tres primeros son nucleóticos, la tromantadina es un derivado de la amantadina.

El medicamento de elección es el aciclovir. Por su parte, penciclovir está estrechamente emparentado con el aciclovir, del que sólo se diferencia por la presencia de un grupo hidroxilo (OH) adicional. El penciclovir actúa previa conversión en la forma trifosfatada, la cual es un inhibidor competitivo de varias ADN polimerasas, impidiendo la replicación viral a través de la síntesis de ADN viral. Tiene actividad frente a los virus del Herpes simplex, tanto de tipo 1 como 2. Está indicado en el tratamiento del herpes labial, una condición muy frecuente (afecta a más del 20% de los adultos, en algún momento de su vida). Sus datos clínicos no parecen ofrecer resultados terapéuticos cualitativamente superiores a los conseguidos con aciclovir.

La tromantadina tiene mecanismo de acción distinto de los nucleótidos y tal vez sea eficaz en infecciones resistentes a éstos, pero la eficacia general es limitada y desde luego menor que la del aciclovir. Ver más detalles sobre ANTIVIRALES en la introducción del grupo J05.