Antiguo Régimen

Historia. Edad Media. Feudalismo. Señores feudales. Burguesía. Campesinos. Monarquía absoluta. Epidemias. Demografía. Agricultura. Industria. Comercio. Comunicaciones. Sociedad rural, urbana. Poder político

  • Enviado por: Cesar Gómez Garcia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

EL ANTIGUO RÉGIMEN

  • DEMOGRAFÍA Y AGRICULTURA.

  • 1.1 ELEVADA NATALIDAD Y FUERTE MORTALIDAD.

    El periodo del antiguo régimen abarca los siglos XVI y XVII. En este periodo, la primera característica que llama la atención es el bajísimo crecimiento demográfico de los países europeos. Este tipo de crecimiento es el resultado de la unión de unas tasas altas de natalidad con índices de mortalidad altísimos.

    La mortalidad más elevada se registraba especialmente en los niños y las niñas, durante los diez primeros años de vida.

    1.2 LAS GRANDES EPIDEMIAS.

    Las epidemias producían grandes tasas de mortalidad que eran de tipo infeccioso: tifus, dicteria, escarlatina, viruela y, sobre todo, la famosa peste bubónica(s. XVII) que asolaron la península ibérica.

    1.3 UNA AGRICULTURA MUY POCO PRODUCTIVA.

    La mayor parte de la población europea de los siglos XVI y XVII trabajaba en la agricultura.

    Pero el trabajo de tanta gente apenas si bastaba para alimentar a los habitantes de cada país. Esto se debía, al poco rendimiento del trabajo del agricultor. Dotados de un utillaje anticuado y utilizando métodos de cultivo muy primitivos(sistema de año y vez), la mayoría de las familias campesinas raramente lograban acumular excedentes considerables.

    Pero cuando, por causas meteorológicas principalmente, las cosechas se reducían drásticamente, aparecían la carestía y el hambre. Los ciclos de grandes mortalidades solían ir precedidos de las típicas crisis agrarias: mala cosecha de cereales, carestía y hambre.

    2. INDUSTRIA, COMERCIO Y COMUNICACIONES.

    2.1 EMPRESAS PEQUEÑAS, TÉCNICAS ARCAICAS Y POCA PRODUCTIVIDAD.

    La producción procedía, en su mayor parte, de pequeños talleres situados en zonas urbanas o, en algunos casos, rurales.

    Los artesanos de las ciudades, agrupados en gremios, seguían trabajando en talleres, parecidos a los de la edad medía. En el campo, algunos hombres y mujeres completaban sus ingresos hilando o tejiendo en sus hogares(industria doméstica).

    La producción de estos trabajadores era comercializada por mercaderes que solían proporcionar al artesano la materia prima y le pagaban un tanto por pieza terminada.

    A finales del s. XVII surgen las primeras manufacturas. Se trataba de empresas que concentraban, en unas instalaciones de tamaño considerable, un importante número de trabajadores. Estos practicaban una cierta división del trabajo: cada grupo se ocupaba de la fabricación de un producto.

    Los artesanos urbanos solían ser excelentes y la calidad de sus productos nos asombra hoy en día. Pero, dado que disponían de útiles muy sencillos, la productividad de su trabajo era muy baja. Los productos resultaban caros y tenían que cobrar poco por su tarea.

    2.2 TRANSPORTES TERRESTES Y MARÍTIMOS.

    El transporte terrestre resultaba lento y dificultoso.

    Los caminos eran senderos irregulares y estrechos por los que circulaban penosamente peatones o animales de carga(caballos, mulos). Existían caminos algo más anchos, de unos seis metros, que normalmente eran restos de las antiguas vías romanas.

    Por vía interior, el sistema más viable era el que utilizaba ríos o canales. En el s. XVII, una barcaza fluvial podía llevar una carga de hasta 50 toneladas.

    Siempre que era posible se utilizaban los marítimos. Estos permitían trasladar mayor cantidad de mercancías, a más larga distancia y con costos mucho menores.

    Las rutas marítimas más transitadas eran las que comunicaban los países europeos. También eran habituales las rutas que unían Europa con América y con el Extremo Oriente(China, India, Indonesia), bordeando el continente africano.

  • LA SOCIEDAD RURAL.

  • 3.1 LAS ALDEAS Y LOS CAMPESINOS.

    Los campesinos, que constituían aproximadamente la mayoría de la población de un país, vivían agrupados en pequeños grupos, llamados aldeas, que, en buena parte, han subsistido hasta nuestros días.

    Trabajaban en la agricultura y completaban su economía con el cuidado de unas cuantas cabezas de ganado. El trabajo agrícola lo realizaban todos los miembros de la familia. En las aldeas vivían, además, unos pocos artesanos que realizaban trabajos indispensables para la comunidad(especialmente los herreros).

    Los campesinos también realizaban, por encargo, algún trabajo marginal(industria doméstica) para complementar sus ingresos: las mujeres hilaban y los hombres tejían.

    El trabajo agrícola se repartía desigualmente a lo largo del año.

    3.2 GRADOS DE RIQUEZA Y DE POBREZA DE LOS CAMPESINOS.

    La mayoría de los campesinos eran pobres y necesitaban el 80% de sus ingresos para alimentarse.

    El grado de riqueza de un campesino dependía de la cantidad de tierra de que disponía y de le derecho que tuviera para apoderarse de los frutos que cultivaba. Los más afortunados eran los que tenían una extensión media de tierra(entre 10 y 20 hectáreas) de la que no podían ser desposeídos. Debían entregar al señor parte de los frutos que producían.

    En la escala inferior estaban los que tenían un contrato precario con el propietario al que debían pagar altos arrendamientos. Finalmente, quedaban los que no disponían de ninguna tierra y subsistían de los jornales que cobraban por los trabajos que realizaban de forma esporádica: eran los jornaleros.

    3.3 EL SISTEMA SEÑORIAL.

    A lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII subsiste el sistema de explotación agraria que se había iniciado en la Edad Media, conocido como señorío de origen feudal.

    Esto implicaba, en primer lugar, que tenían que entregar una parte de los frutos de la tierra que cultivaban al señor.

    ¿Quiénes eran los señores? Los titulares de los señoríos podían ser las familias nobles y las instituciones eclesiásticas(obispados y monasterios)tal como ya ocurría en la Edad Medía.

  • LA SOCIEDAD URBANA.

  • TAMAÑO, FORMA Y FUNCIONES DE LOS NÚCLEOS URBANOS.

  • Las ciudades europeas de los siglos XVI y XVII no presentaban grandes diferencias con las de la Edad Media. La mayoría eran pequeños núcleos de población que oscilaban entre los 5000 y los 20000 habitantes. Las grandes ciudades(París, Sevilla, Nápoles) raramente sobrepasaban los 100000 habitantes.

    Las funciones básicas de las ciudades seguían siendo la militar y la comercial.

  • LOS ARTESANOS: NÚCLEO BÁSICO DE LA POBLACIÓN URBANA.

  • El porcentaje más alto de la población urbana estaba formado por los artesanos. Estos desarrollaban su actividad según pautas elaboradas ya en la Edad Media: pequeños talleres, agrupación en gremios...

    El poder de los gremios empezó a decaer a partir del s. XVII, a medida que muchos artesanos empezaron a trabajar para los comerciantes que vendían la producción en lugares muy alejados del núcleo urbano productor.

    Era bastante corriente que los artesanos supieran leer, escribir y contar; existían escuelas en las ciudades a las que acudían niños y niñas hasta los once años. A esta edad, los niños entraban en el taller de un artesano donde, trabajando como aprendices, entraban en conocimiento de las técnicas de un oficio. El aprendizaje duraba unos cinco años y, después, ya estaba en condiciones de ejercer el trabajo como oficial.

    En algunas ciudades era habitual que, en los talleres textiles más importantes, trabajaran las mujeres.

  • LA BURGUESÍA: CAPA SUPERIOR DE LA POBLACIÓN URBANA.

  • En su origen, durante la Edad Media, la palabra burgués significaba persona que vive en la ciudad. Pero, a partir del s. XVII, este nombre se aplicaba a los habitantes más ricos y más influyentes de la sociedad.

    El grupo de los burgueses más ricos lo formaban los comerciantes más importantes, los banqueros, los grandes propietarios de tierras y los que se dedicaban a arrendar al estado o a los señores el cobro de los impuestos.

    Existía, a demás, otro grupo de burgueses que, aunque no eran tan ricos como los anteriores, disfrutaban de bastante consideración social: eran los médicos, abogados, notarios, profesores universitarios, altos funcionarios del estado, etc. Éstos habían accedido a su trabajo mediante la realización de estudios universitarios y ocupaban una escala superior a la de los artesanos.

  • EL PODER POLÍTICO.

  • LOS PODERES DEL ESTADO EN EL ANTIGUO RÉGIMEN: EL CONCEPTO DE SOBERANÍA.

  • La soberanía es el poder que los que gobiernan tienen sobre los habitantes de un país. Quien tiene la soberanía no depende de otro poder superior.

    Quien tenía la soberanía era que el que poseía las atribuciones del estado: declarar la guerra y negociar la paz, administrar justicia, establecer los impuestos y recaudarlos, redactar e imponer nuevas leyes, nombrar funcionarios, acuñar moneda, etc.

  • LOS PODERES DEL REY. LA MONARQUÍA ABSOLUTA.

  • En el absolutismo monárquico todo el poder del estado debe pertenecer al rey, que es el único que puede ostentar la soberanía. Cualquiera que desempeñe una función de gobierno debe hacerlo en nombre del rey.

    Para ejercer plenamente la soberanía, los reyes se dotaron de un fuerte ejército permanente (mercenario)y de un cuerpo de funcionarios adictos.

  • LA DESIGUALDAD EN LA SOCIEDAD DEL ANTIGUO RÉGIMEN.

  • Desde el punto de vista legal, existían tres grupos sociales, llamados estamentos: la nobleza, el clero y el Estado Llano o Tercer estado.

    Los miembros de los dos primeros grupos poseían una serie de privilegios. El privilegio más valorado era el de la exención fiscal(no pagaban impuestos)y poseían sus propias leyes.

    Los nobles, además, tenían el monopolio de una serie de altos cargos en la corte del rey, en el ejército, en la administración del estado y en la iglesia. Siempre se trataba de cargos económicamente bien remunerados y de gran prestigio social.

  • NUEVAS IDEAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS QUE PRODUCEN LA CAIDA DEL ANTIGUO RÉGIMEN.

  • JOHN LOCKE: LOS ORÍGENES DEL LIBERALISMO POLÍTICO.

  • La base del liberalismo político esta constituida, sobre todo, por las teorías de un filósofo ingles, John Locke, que en 1690 escribió un libro titulado Ensayo sobre el gobierno civil. En este libro, Locke analiza las ideas en las que se basó la revolución inglesa de finales del s. XVII, que introdujo en la Gran Bretaña la monarquía parlamentaria. Algunas de estas ideas son:

  • Todos los habitantes de un país tienen unos derechos(vida, libertad y propiedad) que nadie les puede arrebatar.

  • El estado sirve, ante todo, para defender y garantizar estos derechos de los ciudadanos.

  • Los dos poderes básicos del estado son: hacer las leyes y obligar a cumplirlas todos. Estos dos poderes no los debe ostentar la misma persona u organismo para evitar que se caiga en un abuso de poder por parte de quien los tiene.

  • MONTESQUIEU: LA SEPARACIÓN DE PODERES.

  • Montesquieu fue un noble francés que conoció las teorías de Locke. Montesquieu publicó el espíritu de las leyes, donde defiende un sistema político basado en la separación de poderes. Los poderes básicos del estado son tres: el legislativo(hacer las leyes), el ejecutivo(hacerlas cumplir) y el judicial(juzgar de acuerdo con las leyes vigentes).

  • ROUSSEAU: LA DEMOCRACIA.

  • Jean Jacques Rousseau era un escritor suizo que a finales del s. XVIII planteó sus teorías políticas en un libro, El contrato social. En el se expone la teoría de que la soberanía reside en la nación. Esta teoría es la base ideológica de la democracia moderna.

    Para Rousseau tener la soberanía es ante todo tener la facultad de hacer las leyes. La ley debe ser el reflejo de la voluntad de la mayoría.

  • ADAM SMITH: LOS ORÍGENES DEL LIBERALISMO ECONÓMICO.

  • El escocés Adam Smith publicó La Riqueza de las naciones obra en la que se basaron las teorías del liberalismo económico.

    Este autor parte de la afirmación de que la riqueza de un país se basa en el trabajo de sus habitantes.

    Su otra idea central es la defensa de la libertad económica frente a la intervención del estado.

    Según esta idea, el gobierno de un país no debe intervenir nunca para regular y controlar el proceso de fabricación y venta de los distintos productos. La agricultura y la industria deben producir lo que quieran, como quieran y puedan. El gobierno tampoco debe regular el precio de los productos en el mercado.

    Vídeos relacionados