Antiguo Egipto

Historia de la Antigüedad. Civilización egipcia. Faraón. Sociedad. Dioses, templos, culto a los muertos

  • Enviado por: Mavel1989
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


Egipto

Las grandes civilizaciones surgieron en torno a los grandes ríos como el Tigris y el Éufrates en Mesopotamia, el Nilo en Egipto, el Indo en el Oeste de la península

Indostánica, y el río Amarillo en la China.

La escritura se inventó en Sumeria (Mesopotamia) en el IV milenio a.C. Esta se llamaba cuneiforme.

Herodoto, historiador griego, en el siglo V a.C. visitó Egipto, lo definió como un don del Nilo. Esa afirmación es cierta ya que Egipto es una tierra árida donde solo es posible la vida en la zona cercana al Nilo.

La escritura egipcia es la jeroglífica, se uso en Egipto hasta el siglo IV a.C. A partir de esa fecha se perdió totalmente su significado y no fue hasta principios del siglo XIX cuando J. F. Champollion (1790-1832) consiguió descifrarla gracias al hallazgo de la piedra Rosetta que contenía el mismo texto en escritura jeroglífica y en escritura griega.

Cada primavera , en las tierras donde nace el río Nilo, se producen lluvias torrenciales que alimentan el caudal del río. En Octubre se inicia la retirada de las aguas y la tierra queda cubierta por un limo negro y finísimo que fertiliza los campos de cultivo.

Para poder desarrollar la agricultura, fue necesario controlar las crecidas. Los egipcios construyeron diques y canales para contener las aguas, almacenarlas y distribuirlas por las tierras circundantes.

El Nilo se convirtió en la gran vía de comunicación del país. En sus orillas surgieron las grandes ciudades como Menfis y Tebas, aunque Egipto fuese sobre todo un país de campesinos.

  • El faraón

Las Aldeas que existían alo largo del río se agruparon en dos reinos: el Alto y el Bajo Egipto.

La organización del estado egipcio estaba dominada por un rey o faraón, que tenía el poder absoluto. Era el dueño de todas las tierras, el símbolo de la unidad del país y un dios para sus súbditos. Su autoridad era incontestable.

El faraón garantizaba el orden y la justicia en el interior del reino y la defensa contra los ejércitos enemigos. Su poder se basaba en el control y dirección de las obras de canalización y en el monopolio del comercio exterior.

El faraón era casi siempre un hombre. Vivía en un palacio fastuoso, rodeado de lujos, celebraba banquetes, fiestas, cacerías y presidía las grandes ceremonias religiosas. Podía tener cuantas mujeres quisiera pero sólo se casaba con una.

El reino, dividido en provincias, estaba controlado por gobernadores. Éstos, a su vez, controlaban a innumerables funcionarios (escribas) que administraban el territorio y hacían cumplir las órdenes del faraón.

Al frente de esta burocracia, estaba el primer ministro (visir), la mano derecha del faraón. También existía una casta de sacerdotes que dirigía los ritos religiosos y administraban las tierras que eran propiedad del templo.

El otro gran pilar del poder del faraón era el ejército, del que era jefe supremo y al que dirigía en caso de guerra. La disciplina del ejército era durísima, pero los soldados obedecían fielmente porque recibían una parte del botín en caso de victoria.

Los atributos de poder del faraón eran:

  • La Corona del alto Egipto

  • La Corona del bajo Egipto

  • La cobra (representa la diosa Áspid)

  • Cetro (autoridad)

  • Látigo (mando)

  • Cruz de la vida (eternidad)

  • La sociedad egipcia

La nobleza. Los altos funcionarios constituían la clase social más alta del antiguo Egipto. Poseían grandes territorios y riquezas.

Los sacerdotes. No tenían sólo competencias religiosas, sino que además eran consejeros del faraón, administraban justicia, practicaban la ciencia y dominaban la complicada escritura jeroglífica.

El año fue dividido en 365 días y los días en 24 períodos.

Tenían conocimientos matemáticos y gracias a la momificación también tenían conocimientos médicos.

Los escribas. Gozaban de una vida privilegiada. Conocían los secretos del cálculo y de la compleja escritura egipcia.

Los mercaderes y artesanos. Los oficios más difundidos eran el tejido de lino, la orfebrería, la cerámica y el trabajo de los metales, la piedra, la madera y el cuero.

Los campesinos. Constituían la mayoría de la población, aunque eran libres estaban ligados a la tierra del faraón, a los nobles o a los templos. Debían prestar obligatoriamente trabajo para la construcción de edificios públicos.

Los esclavos. En peores condiciones que los campesinos estaban los esclavos cuyo número era muy reducido. La esclavitud se difundió durante el Imperio Nuevo cuando los faraones realizaron guerras de conquista y trajeron a Egipto esclavos asiáticos o nubios.

  • La Vida cotidiana.

La mayoría de la población egipcia era campesina y vivía en pequeñas aldeas cerca de los márgenes del Nilo. Las viviendas eran muy sencillas y se construían primero con cañas y barro y más adelante con adobe secado al sol. Las casas tenían un solo piso y el techo era plano. El mobiliario era escaso.

La dieta estaba constituida por pan y cerveza. Consumían pescado seco, lentejas y guisantes y como fruta higos y uvas.

El vestido de los egipcios era muy sencillo.

Las grandes ciudades eran escasas y su función principal era ser lugar de residencia del faraón y de los nobles.

El palacio del faraón destacaba entre todos los edificios y a su alrededor se distribuían las residencias de los poderosos.

En las casas de los ricos las fiestas eran habituales.

La vida familiar tenía gran importancia. Era frecuente tener un elevado número de hijos en todas las familias.

Las mujeres se ocupaban de la comida, los hijos y el cuidado de la casa.

Parece ser que la Herencia se transmitía por vía femenina.

  • Dioses y Templos

La religión egipcia era politeísta.

En los tiempos más antiguos, los egipcios adoraban divinidades zoomorfas.

Cada una de las ciudades o provincias tenían sus dioses locales y había algunos que eran adorados en todo Egipto.

Los dioses habitaban en los templos que los faraones habían construido para ellos. Los sacerdotes se encargaban de su cuidado y sólo los faraones tenían acceso a ellos.

El pueblo jugaba un papel muy secundario en el culto. No podían ver directamente a las estatuas de los dioses y solamente podían disfrutar de su presencia en procesiones y fiestas.

El acceso al templo se realizaba a través de una Avenida de las Esfinges, que conducía desde el Nilo hasta la entrada del templo que se hallaba precedida por dos obeliscos.

En el interior se accedía a un patio porticado y seguidamente a una sala hipóstila.

Finalmente se llegaba al santuario, donde, en una atmósfera de penumbra, se guardaba la estatua del dios.

El pueblo sólo podía acceder al patio, los funcionarios y nobles hasta la sala hipóstila y sólo el faraón y los sacerdotes, al santuario.

  • Principales dioses egipcios.

  • Ra, Dios del Sol.

  • Amón, Dios de la ciudad de Tebas

  • Osiris, Dios de los muertos.

  • Isis, Diosa de la fertilidad.

  • Anubis, Dios del infierno.

  • Thot, Dios de la escritura.

  • Horus, Dios de la Guerra.

  • Hator, Diosa de la música y el arte.

    • Culto a los muertos.

    Para los egipcios la muerte era el inicio de una nueva forma de vida.

    La religión egipcia decía que los seres humanos estaban formados por un cuerpo y un alma (el ka). Cuando el cuerpo moría, el ka pasaba a la vida de ultratumba, pero para que esto fuese posible, el cuerpo debía permanecer incorrupto y con este fin la familia lo embalsamaba.

    El difunto, guiado por Anubis, se presentaba ante el Tribunal de Osiris, que debía juzgar su vida terrenal. Para ayudarlo a superar el juicio, se colocaba en su tumba un ejemplar del Libro de los Muertos, recopilación de reglas sobre como debían comportarse ante el Tribunal de los Muertos.

    Si superaba el juicio, podría entrar en el más allá, donde volvía a sus actividades cotidianas.

    En los tiempos más antiguos, tan sólo los faraones y los altos personajes eran considerados importantes.

    Las primeras tumbas fueron unas sencillas construcciones rectangulares y de escasa altitud llamadas mastabas. De la superposición de mastabas nacieron las pirámides.

    A lo largo del Imperio Medio, la creencia en la inmortalidad del alma se extendió a todas las capas sociales. La practica de la momificación fue más corriente.

    El miedo a saqueos y robos en las tumbas, hizo que en el imperio nuevo, los faraones prefirieran enterrarse en hipogeos, grandes cámaras funerarias, lujosamente decoradas y enterradas bajo tierra.

    Vídeos relacionados