Antecedentes y desarrollo de la Primera Revolución Industrial

Historia universal. Crecimiento económico. Revoluciones burguesas. Fábricas textiles. Algodón

  • Enviado por: Nika
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


'Antecedentes y desarrollo de la Primera Revolución Industrial'

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

EL CAMBIO ECONOMICO MÁS IMPORTANTE DE LA HISTORIA

La revolución industrial ha constituido el cambio económico más importante en la historia.

A principios del siglo XVIII, Gran Bretaña o Francia eran países con poca población. La esperanza de vida no superaba los 30 años. La mayoría de los habitantes trabajaban en el campo produciendo poco alimentos. Las ciudades eran pequeñas y también producían poco. El comercio era de poco volumen y los transportes eran rudimentarios.

La baja productividad del trabajo hacia que la producción y el consumo por habitante fueran escasas. Existía un estancamiento económico ya que la riqueza era inferior a la población.

A finales del siglo XIX Gran Bretaña y Francia habían aumentado su población gracias a la bajada de mortalidad. Una minoría trabajaba en el campo pero su producción era alta. La gente había emigrado a la ciudad para trabajar en la industria produciendo así bienes a gran escala. El comercio era voluminoso y las mercancías se transportaban en ferrocarriles o buques a vapor.

Aumentó la producción y el consumo por habitante, creciendo así la riqueza por encima de sus poblaciones.

CÓMO SE MIDE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

El crecimiento económico se define como el aumento de la producción de bienes y servicios por habitante a lo largo del tiempo. Un país experimenta crecimiento económico cuando, año tras año, aumenta su producción de bienes y servicios. Este crecimiento se mide median la Renta Nacional, que es la suma de los bienes y servicios finales producidos en un país durante un año. La Renta Nacional se expresa en moneda y puede utilizarse como medida del crecimiento de un país, pero lo más indicado para esta medida es la Renta per cápita (Renta Nacional entre número de habitantes)

La Revolución Industrial logró que algunos países experimentaran en el siglo XIX un crecimiento económico sin precedentes. Se inició en Inglaterra a fines del siglo XVIII; luego se extendió a Francia, Alemania, Bélgica, Estados Unidos, y Japón.

LAS ECONOMÍAS PREINDUSTRIALES: UN CRECIMIENTO DÉBIL O NULO.

Antes de la Revolución Industrial, Inglaterra, Francia o Alemania tenían una renta per cápita pequeña, indicando así que tenían una baja productividad. Además de ser pequeña, la renta per cápita no aumentaba de forma sustancial. Sólo lo hacía cuando aumentaba la población, pero la producción se interrumpía cada vez que el hambre o las epidemias diezmaba la población.

La hegemonía de la mortalidad.

El rasgo más sobresaliente de las poblaciones anteriores a la Revolución Industrial era su elevada mortalidad, grande entre los niños y alta entre jóvenes y adultos alcanzando el 200 ó 300 por mil. Las razones eran las malas cosechas o las epidemias, falta de higiene, hacinamiento, falta de conocimientos médicos, etc.

La natalidad era también alta, permitiendo el crecimiento de la población pese a la alta mortalidad. Si la población hubiese mantenido el ritmo de crecimiento constante, se habría multiplicado mucho más de lo que lo hizo, pero las hambrunas y las epidemias elevaban la mortalidad a cifras catastróficas.

En las sociedades preindustriales, más del 75 % de la población activa trabajaba en el campo, porque la producción de alimentos requería mucha mano de obra.

La agricultura, incapaz de alimentar a toda la población.

La producción obtenida por un campesino depende de lo que rinda la tierra que ha cultivado y de la extensión de esa tierra, que a su vez dependerá de la fertilidad y la cantidad de abono empleado. La superficie cultivada por un campesino obedece también al tipo de maquinaria y al barbecho.

La unidad de producción más numerosa en los siglos XVI, XVII y XVIII era la pequeña o mediana explotación familiar y ocupaban poca superficie. Las herramientas no le permitían trabajar más tierra y tampoco abundaba el abono. Los suelos se abonaban con excrementos del ganado que se alimentaban en zona de pasto, en los barbechos... Para obtener más abono había que criar más ganado y ampliar las zonas de pasto quitando terreno para la plantación. Si se extendían los cultivos se eliminaban las zonas de pasto, por consiguiente el ganado y el abono. Esto explica por qué el abono era tan escaso.

Los campesinos se veían obligados a dejar en barbecho la mitad del terreno para que se recuperase. Esta rotación bienal o trienal de cultivos, limitaba la productividad.

La producción de alimentos era baja no sólo por la baja productividad de los campesinos sino por la llamada “Ley de los rendimientos decrecientes de la tierra”. Las agriculturas preindustriales padecían esta ley por su atraso tecnológico. Para alimentar a más hombres era preciso cultivar más tierras pero no se lograba obtener más alimentos con la misma cantidad de tierra. Esta es la razón por la que las agriculturas preindustriales no alcanzaban una producción por hombre constante a largo plazo.

Otro factor que dañaba con frecuencia la producción de alimentos eran las malas cosechas.

El aumento o descenso de la población guardaba una mutua dependencia con el de la producción de alimentos.

Existían ciclos en los que la población y la producción aumentaban y se originaban de la siguiente manera: al no ser la población numerosa existía abundante tierra fértil. La gente las ocupaba y se casaba muy jóvenes y al poder mantener a sus familias aumentaba el número de hijos. Al incrementar la natalidad y disminuir la mortalidad por las buenas cosechas, aumentaba la población.

Existían también otros ciclos en los que la población había crecido tanto que la tierra escaseaba. La edad para contraer matrimonio se retrasaba, descendiendo el número de matrimonios y la natalidad. La mortalidad aumentaba en estos ciclos ya que la producción agraria era insuficiente para alimentar a toda la población.

Las economías europeas atravesaron varios de estos ciclos, sin embargo, durante la Edad Media ya se habían desarrollado métodos de cultivo capaces de incrementar los rendimientos de la tierra en algunas zonas de los Países Bajos y de Inglaterra, pero no se generalizaron antes del siglo XIX.

Antes de este momento, la mayoría de las tierras pertenecían al clero, nobleza y a los municipios. Éstos las alquilaban a los campesinos por unas pequeñas sumas, pero no las podían dividir, comprar o vender. Cuando las revoluciones burguesas destruyeron la propiedad feudal y comunal en el siglo XIX, se convierte la tierra en una mercancía comprable y vendible.

Escasa producción industrial.

En las economías preindustriales, la demanda de bienes industriales era escasa ya que la baja renta de los campesinos impedían la compra de estos productos. Los nobles y el clero sí demandaban gran cantidad de productos pero estas clases sociales eran lo suficientemente pequeñas como para que la demanda no fuera considerable.

El resto de la demanda provenía de la propia industria, del transporte y del ejército pero sumadas estas demandas, no se alcanzaba una demanda total importante. El comercio no era voluminoso, luego no se necesitaban muchos barcos o carros.

La industria producía poco no sólo por la escasa demanda, sino porque entonces era imposible producir en grandes cantidades con las herramientas que poseían. La mayoría de las máquinas requerían la fuerza humana para su movimiento; solo en algunos casos se empleaba la fuerza del agua o del viento.

Además de ser pequeña, la producción industrial no crecía de modo permanente. Aumentaba al incrementarse la población pero disminuía al descender.

Algunas industrias estaban organizadas mediante un sistema de trabajo a domicilio y funcionaba del siguiente modo: los comerciantes compraban la materia prima que debía manufacturarse y la distribuían junto con las herramientas entre familias campesinas. Una vez realizado el trabajo, el comerciante los recogía pagando un tanto por pieza. Los paños eran coloreados y abatanados por artesanos urbanos a los que el comerciante también pagaba. Terminado el producto, el comerciante los transportaba y vendía. Este sistema se llamaba domestic system (proto-industrialización) y originó condiciones favorables para la futura industrialización en algunas zonas de Europa. Sin embargo, no todas las regiones que se industrializaron en el siglo XIX conocieron previamente este método.

Comercio poco voluminoso y crecimiento débil o nulo.

El comercio de las economías preindustriales no era voluminoso porque la agricultura y la industria producían poco y porque los medios de transporte resultaban inadecuados para un tráfico abultado, rápido y barato.

Las rutas comerciales del siglo XVIII abarcaban casi todo el planeta. Existían regiones que se habían semiespecializado en la producción de determinados bienes que cambiaban por otros. No obstante, la cantidad de mercancías intercambiadas era pequeña.

Como la población y las producciones agrarias e industrial, el comercio no crecía de forma sostenida. Durante los ciclos de mayor población, mayor producción de alimentos y mayor producción industrial, se incrementaba la cantidad de bienes intercambiados. Durante los ciclos de mayor mortalidad, menores producciones agrarias e industriales se reducía el volumen de mercancías comercializadas.

¿QUÉ FUE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL?

La Revolución Industrial aumentó la productividad del trabajo humano, produciendo muchos bienes y servicios y elevando su renta nacional y per cápita.

Un proceso de crecimiento económico.

¿A que llamamos Revolución Industrial? La palabra “revolución” indica un cambio profundo y rápido, pero si situamos la Revolución Industrial inglesa entre 1780 y 1850, abarcamos casi un siglo. No es un periodo precisamente corto pero sí existe una transformación profunda y cambios económicos muy grandes.

El adjetivo “industrial” no se refiere solo a la aparición de fábricas donde se producían grandes cantidades de producto, sino a un cambio en toda su economía.

En vista de todo lo anterior, el termino Revolución Industrial debe aplicarse al crecimiento de la renta por habitante que algunos países experimentaron desde finales del siglo XVIII hasta las últimas décadas del siglo XIX.

Características fundamentales de la Revolución Industrial.

1ª.- Hubo un cambio tecnológico donde se produjo mucho más mediante la utilización de máquinas movidas con energía inanimada y se emplearon nuevas materias primas más abundantes y eficaces que las anteriores.

2ª.- Fue desapareciendo el mundo de los pequeños productores agrícolas y artesanales, sustituido por otro en el que la tierra, las fábricas y la nueva maquinaria pertenecían a capitalistas que contrataban mano de obra asalariada. Se elevó la productividad del trabajo humano.

3ª.- Se originó una especialización económica de regiones enteras, naciendo así grandes mercados nacionales e internacionales.

4ª.- Este crecimiento económico supuso que el valor de la producción industrial y de los servicios llegara a superar el valor de la producción agraria.

5ª.- El crecimiento económico se convirtió en sostenido. Cada año se produjo y se consumió más.

Cronología de la Revolución Industrial

Los historiadores pueden medir hechos económicos del pasado a través de la documentación conservada en archivos y bibliotecas.

La Revolución Industrial se habrá iniciado cuando empiece a aumentar la parte de la renta nacional correspondiente a la producción industrial y a los servicios. O cuando la renta por habitante experimente un alza sustancial y sostenida. O cuando se eleve el número de trabajadores empleados en la industria y en los servicios. La Revolución Industrial habrá concluido cuando el valor de la producción industrial y de los servicios sea dominante en el conjunto de la renta nacional. O cuando el aumento de la renta per cápita se haya convertido en una norma. O cuando la mayoría de la población trabaje en la industria y en los servicios.

En Inglaterra, las fechas más aceptadas son 1770-1780 a 1830-1850. En Francia, 1790-1800 a 1860-1870. En Alemania de 183-1840 a 1870-1880. Los Estados Unidos de 1830-1840 a 1870-1880. Japón entre1875-1880 y 1914.

CONDICIONES PREVIAS PARA LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Durante este proceso histórico se produce un espectacular aumento de la producción de todo tipo de bienes industriales. Para ello se dan un conjunto de condiciones: una demanda de grandes cantidades de productos industriales; una mano de obra disponible para trabajar en la industria; un capital para crear las fábricas donde producir esa gran cantidad de productos industriales. Fueron precisas una revolución agraria, una revolución demográfica, unos mercados más amplios una previa acumulación de capital y unos cambios políticos.

La revolución agraria

Se inicia en Inglaterra al final del siglo XVIII. En su primera fase, se aplicaron nuevos métodos de cultivo. Se eliminan los barbechos, se aumenta la superficie cultivada y se obtienen mayores rendimientos de cada hectárea. Los barbechos se suprimen mediante un sistema de rotación cuatrienal de cultivos. El número de cabezas aumentó, y también lo hizo la cantidad de abono de origen animal. Un segundo grupo de innovaciones posteriores a 1830 introdujo el uso de máquinas de vapor y de fertilizantes químicos.

Todos estos cambios tecnológicos no hubieran sido posibles sin modificar la propiedad feudal y comunal de la tierra.

El Parlamento inglés dictó desde el siglo XVII y a lo largo del siglo XVIII unas leyes conocidas como actas de cercamiento de tierras. Los campesinos fueron expropiados y sus pequeñas parcelas se unificaron en forma de grandes explotaciones agrícolas.

La Revolución Francesa destruyó el sistema feudal y comunal de propiedad de la tierra en varias fases. Se suprimieron los derechos feudales, la nobleza perdió el privilegio de vincular su tierra y las propiedades de la Iglesia fueron vendidas.

Durante la etapa revolucionaria más radical, las tierras comunales y las de la nobleza exiliada se repartieron entre los campesinos.

Los efectos de la revolución agraria fueron los siguientes: en primer lugar fue una mayor producción de alimentos, permitiendo una progresiva desaparición de las hambrunas así como el abastecimiento de las ciudades cada vez más pobladas. En segundo lugar un éxodo rural que crea una mano de obra disponible para trabajar en la industria.

El tercer efecto fue el aumento de la renta de los propietarios de la tierra y de los jornaleros. Este aumento de la renta en el campo permitió consumir más productos industriales. La revolución agraria, por tanto, impulsó un primer arranque de la industria del hierro, proveedora de bienes de capital y un primer tirón de la industria textil de bienes de consumo. No solo se creó una primera gran demanda de bienes industriales: sostuvo luego esa demanda.

El cuarto efecto fue el suministro de capital y de empresarios a la industria.

Tres condiciones previas para la producción industrial a gran escala fueron: demanda, mano de obra y capital. La revolución agraria contribuyó a materializar parte de esas condiciones y constituyó una condición necesaria para el crecimiento económico.

La revolución demográfica

Los demógrafos admiten que el factor más importante del crecimiento vegetativo fue el retroceso de la mortalidad. Las hipótesis que manejan son estas: avance de la medicina, mayor higiene y mejor alimentación.

En 1796 Jenner descubre la vacuna contra la viruela reduciendo la mortalidad infantil. También se consigue diagnosticar algunas enfermedades y se utiliza la quinina para combatir la fiebre. Desaparece la peste gracias al establecimiento de cordones sanitarios y progresos en la higiene.

La mejor alimentación debe considerarse una causa crucial en el desplome de la mortalidad. Mejor alimentada, la población se hizo más resistente a las enfermedades.

El comportamiento de la natalidad entre 1750 y 1850 añadió más fuerzas al crecimiento de la población. Un alto número de matrimonios y de hijos por cada matrimonio no permitió que la natalidad descendiera.

La revolución demográfica, ¿fue causa o consecuencia de la Revolución Industrial?. La revolución demográfica fue primero consecuencia de las transformaciones económicas y luego causa de las mismas.

Mercados más amplios

A mediados del siglo XVIII, existía un comercio campo-ciudad y ciudad-campo. Se conocían técnicas comerciales como la letra de cambio y las acciones. Unos cauces previos por donde pudo ir fluyendo el gran aumento de la producción agraria e industrial.

En Gran Bretaña, los viejos caminos y los ríos resultaron incapaces de asegurar rapidez y baratura a unos intercambios cada vez más voluminosos. Hubo que construir mejores caminos e Inglaterra se llenó de canales que crearon un comercio interior más rápido y barato.

El comercio inglés experimenta un crecimiento a lo largo del siglo XVIII que proviene de importar algodón de la India y de los Estados Unidos para exportarlo luego, en tejido, a Estados Unidos, Europa, América latina y la India.

Hubo que lograr más rapidez y baratura en el transporte marítimo, lo que se consiguió sustituyendo los pesados veleros por otros barcos con mayor capacidad de carga y más veloces. Algunos países europeos suprimen sus aduanas interiores.

Además de crear mercados el comercio suministró también capital y empresarios. Algunos de los comerciantes enriquecidos invirtieron sus beneficios en la industria.

Capital para invertir en la industria.

Otra condición necesaria para la Revolución Industrial fue la previa existencia de un capital para invertir en la industria. El primer capital industrial provino tanto de la riqueza acumulada como de las pequeñas fortunas.

En algunas zonas de Inglaterra se había creado una clase social de comerciantes ricos que se convirtieron en empresarios al descubrir que sus beneficios podían ser mucho mayores instalando fábricas que sustituyeran el trabajo domestico por otro concentrado en un solo edificio. Existían otros condados británicos donde las primeras fábricas fueron financiadas mediante asociaciones de capitales de terratenientes, campesinos acomodados y pequeñas fortunas familiares.

Las revoluciones burguesas.

La última condición previa a la Revolución Industrial fue la naturaleza política. Las monarquías absolutas aseguraban los privilegios de las clases feudales. Otra barrera era los gremios, asociaciones de artesanos que se protegían de la competencia a través de normas municipales que coartaban la libertad de industria e muchas ciudades.

Las revoluciones burguesas se encargaron de crear parlamentos desde los que la burguesía y las clases medias construyeron el marco legal necesario para la industrialización. Fueron suprimidos los privilegios y derechos feudales; se vendieron las tierras de la Iglesia y las comunales; desaparecieron las aduanas interiores y se permitió la libertad de industria y de comercio.

CRECIMIENTO DE LA INDUSTRIA Y DE LOS SERVICIOS.

Las dos industrias que más crecieron fueron la del algodón y la del hierro. Otras industrias aumentaron también sus producciones, acompañadas del crecimiento de los servicios, aparición de ferrocarriles y buques, Bancos y sociedades anónimas. Hubo una expansión de otros servicios: transporte urbano, tiendas, servicio domestico, educación, sanidad, servicios administrativos del Estado...

La industria del algodón.

Cuando la población posee una renta muy baja, casi toda se gasta en alimentos y queda poco poder adquisitivo para consumir vestidos. Las mayores rentas originadas por la revolución agraria beneficiaron la demanda de tejidos explicando por qué la revolución demográfica disparó la demanda de textiles. También se fomenta el mercado exterior. La población de las zonas más atrasadas de Europa, América y la India que consumían telas autóctonas demandaron telas inglesas o francesas que eran más baratas. En algunos casos, estos mercados fueron coloniales y Gran Bretaña prohibió la entrada en la India de telas que no fueran de su industria.

Se introdujeron innovaciones tecnológicas que elevaron la productividad de la industria textil. Para fabricar tejidos son necesarias, entre otras, estas operaciones: hilar, tejer, lavar, blanquear y colorear. Todas estas operaciones se realizaban de forma dispersa en centenares de hogares campesinos y de talleres artesanales.

Cuando el consumo de tejidos comenzó a elevarse, surgieron innovaciones que hicieron frente a una mayor demanda. La primera fue la lanzadera volante, que aumentó la productividad de los tejedores y rompió el equilibrio entre las operaciones de hilar y tejer. Para ello, James Hargreaves en 1768 inventó la spinning jenny, con la que un solo trabajador hilaba varios husos a la vez mediante un sistema mecánico movido todavía por los brazos del hilador. En 1769 Richard Arkwight patenta la water-frame y en 1779 Samuel Cromptom inventa la mule-jenny. Estas dos máquinas permitían la elaboración simultanea de decenas de husos mediante un complicado mecanismo movido con energía hidráulica.

En 1787 nace el telar mecánico de Cartwright y el más perfeccionado de Roberts en 1882. Estos telares se accionaron primero movidos por caballos, y luego, con energía hidráulica. A finales del siglo XVIII comenzó a aplicarse la energía de vapor tanto en las máquinas de hilar como a las de tejer. La máquina de vapor la ingenió James Watt en 1782 que proporcionó una energía más barata, potente y regular y multiplicó la producción por cien.

Se introdujo innovaciones químicas en las operaciones de lavado, blanqueo y coloreado sustituyendo las viejas sustancias orgánicas por otras inorgánicas, mucho más abundantes y baratas. Estas innovaciones se aplicaron primero a la industria del algodón y entrado el siglo XIX en la lana. Se utilizaba algodón y no lana porque la fibra de algodón es dura y las primeras máquinas eran rudimentarias y de movimientos bruscos. Para aumentar la cantidad de lana era preciso disponer de más pastos con los que alimentar a las ovejas pero se había reducido las zonas de pastoreo en beneficio de los cultivos y la importación habría resultado cara.

Las primeras fábricas textiles.

Las innovaciones tecnológicas exigieron pasar de la industria doméstica y dispersa a la fábrica, donde se concentraron maquinaria y trabajadores formando una cadena de producción. La nueva organización aumentó la productividad del trabajo e hizo descender los costes y los precios de las telas de algodón. Esta caída de los precios incrementó la demanda de tejidos de algodón baratos producidos en fábricas, provocando la ruina de los pequeños productores domésticos. Como consecuencia se produjo un movimiento social (luddismo) contrario a las máquinas y cuya práctica se centró en la destrucción de la moderna maquinaria textil.

La mayor producción de tejidos de algodón tuvo efectos positivos para el crecimiento económico. La industria textil arrastró a las industrias metalúrgicas y químicas. Al aumentar el número de obreros en las fábricas se fomentó la construcción de viviendas, la demanda de alimentos y el desarrollo del sector servicio La mayor producción de telas contribuyó a la creación de transportes más eficaces para su comercialización.

La industria del hierro.

Los productos de hierro resultaban imprescindibles para fabricar bienes de capital como aperos de labranza y maquinaria textil. A fines del siglo XVIII comenzó a utilizarse el hierro como materia de construcción de viviendas, fábricas y puentes. Desde 1840-1850, la construcción de ferrocarriles, la mecanización de un mayor número de industrias, el rápido proceso de urbanización y los mayores gastos militares dispararon el consumo de raíles, de locomotoras, de maquinaria, de vigas, de tuberías o de cañones.

El proceso más utilizado en la Europa de principios del siglo XVIII era el llamado sistema indirecto. La primera fase consistía en mezclar mineral de hierro y carbón vegetal en un alto horno, convirtiéndolo en hierro colado, muy duro, pero quebradizo. Una parte pasaba a moldes con los que se fabricaban cañones u otras armas. El resto debía ser refinado volviéndolo a calentar con carbón vegetal en hornos bajos. Otras veces se hacía pasar por rodillos para obtener planchas y laminados.

La industria siderúrgica tenía caracteres más modernos que la textil a principios del siglo XVIII. Estaba concentrada en instalaciones que solía reunir la etapa de obtención de mineral y de carbón vegetal, la etapa de producción de hierro colado, la de afino y la de fabricación de barras y planchas. También era una industria más mecanizada donde trabajaban obreros asalariados.

El antiguo sistema de fabricación no hubiera bastado para producirlo en cantidades tan grandes como las que exigió su demanda. Un primer inconveniente procedía de la utilización de carbón de madera ya que era imposible incrementar la producción sin destruir el bosque. Se resolvió con el empleo de coque en los altos hornos que posee un mayor poder calorífico si se inyecta en el alto horno un potente chorro de aire. Un segundo inconveniente procedía de la utilización de energía hidráulica. Las máquinas se movían con poca velocidad y dejaban de funcionar durante los periodos de estiaje de los ríos por lo que se sustituyeron por máquinas de vapor. El tercer inconveniente lo originaba la escasa productividad del trabajo manual por lo que los talleres fueron desapareciendo y sustituidos por fábricas capaces de producir a gran escala.

La mayor producción de hierro colado rompió el equilibrio de la industria siderúrgica. En 1786, Henry Cort inventó el sistema de “pudelado”. El hierro dulce se obtenía ahora en un horno mayor, utilizando coque como combustible y produciendo quince toneladas en 12 horas. Dejó de fabricarse en las últimas décadas del siglo XIX cuando apareció el acero.

La mayor producción de hierro dulce chocó con la baja productividad de los artesanos que lo transformaban en productos acabados.

Un primer cambio consistió en reunir en grandes talleres a muchos artesanos bajo el control de un capitalista, dueño del edificio y de la maquinaria. La productividad de estos talleres aumentó porque cada obrero se especializaba en una fase de la operación del producto.

El segundo cambio lo provocó el descubrimiento de nuevas máquinas movidas ahora con energía de vapor. Estas máquinas cortaban, estiraban y moldeaban el hierro a gran velocidad y permitían fabricar en grandes cantidades.

Durante las primeras décadas del siglo XIX, al trabajo artesanal coexistió con las fábricas y su sustitución fue lenta. Sobrevivieron únicamente grupos de artesanos especializados en obtener artículos cuya fabricación seguía exigiendo mucha habilidad manual.

Todas estas innovaciones revolucionaron la productividad en la industria siderúrgica. Los precios del hierro y sus derivados bajaron a un ritmo sin precedentes y aumentó la demanda de productos siderúrgicos, haciendo que el hierro desbancara a los antiguos materiales. La producción de hierro tuvo efectos de arrastre sobre otros sectores haciendo que éstos también crecieran. Arrastró, por tanto a la minería, a los transportes y a la construcción de máquinas. Aumentó el número de trabajadores en las minas y en las fábricas, impulsó la aparición de nuevas fábricas metalúrgicas, canales, ferrocarriles, puertos y astilleros.

El crecimiento de otras industrias

Primero: el crecimiento de la industria británica entre 1771 y 1831 fue enorme.

Segundo: hubo una mayor producción de una amplia gama de bienes. Se incrementó la demanda de todo tipo de bienes industriales y la oferta o producción de esos bienes aumentó al ritmo que exigía su mayor consumo a causa de: mayor población, mayor renta por habitante y mercados externos. El espectacular crecimiento demográfico elevó la demanda de alimentos, vestidos, casas, luz y calefacción.

Pero la población no solo crece, sino que, a la larga, elevó su renta per cápita. Las altas rentas de las clases sociales más ricas crearon una importante demanda de carnes, chocolate, pasteles, tejidos caros, viviendas y muebles de lujo, joyas, libros o juguetes. Hubo industrias que crecieron porque también abastecían demandas de mercados externos.

Aumentó la producción de bienes todavía elaborados en talleres por dos causas: en primer lugar, porque cada artesano elevó su productividad al especializar más su trabajo y utilizar nuevas herramientas. En segundo lugar, porque aumentó el número de artesanos en los ramos que no adoptaron el sistema fabril.

Comercio voluminoso: los ferrocarriles y la navegación a vapor

El aumento de los excedentes elevó la cantidad de mercancía intercambiadas entre regiones de un mismo país o entre distintos países. Esto exigía lograr un tráfico abultado, rápido y barato. El progreso tecnológico dio un gran salto adelante después de 1850, cuando se generalizó el empleo de la energía de vapor tanto en el transporte terrestre como en el marítimo.

En 1804 el inglés Richard Trevithick ingenió la primera locomotora. Entre 1814 y 1829 se construyeron varios modelos de locomotoras que lograron alcanzar una velocidad media de 24 kilómetros por hora. El éxito de estas máquinas hizo que se crearan las primeras líneas de ferrocarril para mercancías y pasajeros que necesitó de grandes inversiones de capital aportadas tanto por empresas como por el Estado.

Durante la primera mitad del siglo XIX aparecieron barcos con ruedas de palas movidas a vapor, se propulsaron buques mediante hélices y se construyeron barcos de hierro dulce. Sin embargo, los nuevos buques de hierro y a vapor, que se adaptaban bien a la navegación marítima, no lograron transportar más del tonelaje mundial hasta después de 1880. En la segunda mitad del siglo XIX los buques a vapor alcanzaron una capacidad de carga muy superior a los de vela y viajaban con mayor velocidad.

La renovación de los medios de transporte tuvo importantes consecuencias económicas:

1ª.- Logró que el aumento de los excedentes agrarios e industriales pudieran colocarse con facilidad en los mercados de un mismo país o en los mercados internacionales.

2ª.- Los precios del transporte terrestre y marítimo cayeron durante el siglo XIX porque aumentó mucho el rendimiento de los sistemas de acarreo.

3ª.- La posibilidad de colocar los excedentes en los mercados lejanos a precios bajos originó una especialización de regiones enteras y un incremento de la producción total.

Las naciones que se industrializaron durante el siglo XIX carecieron de aduanas interiores, lo que fomentó su especialización económica regional. Gran Bretaña estableció desde 1846 una política de libre cambio o supresión de derechos aduaneros para la importación de productos extranjeros. El ejemplo fue seguido por Francia y Alemania, pero después ambos países recurrieron al proteccionismo defendiendo sus mercados internos de la competencia de otros países. Los que recurrieron al proteccionismo no dejaron de crecer pese a ello demostrando que no resulta incompatible con el crecimiento económico.

Bancos y sociedades anónimas

La Revolución Industrial necesitó de grandes inversiones de capital. Durante las primeras etapas de la industrialización, muchas empresas pudieron autofinanciarse sin necesidad de recurrir al crédito. Esta posibilidad de autofinanciación desapareció conforme aumentó el dinero necesario para crear las empresas o ampliar sus instalaciones.

Los bancos existían antes de la Revolución Industrial. Nacieron en la Edad Media cumpliendo dos funciones: custodia de dinero y prestamos con interés. Antes del siglo XIX se ocupaban sobre todo de prestar dinero para el comercio, o bien de prestar dinero al Estado. Durante el siglo XIX pasó a financiar la industria mediante prestamos a largo plazo. Otras veces, la propia banca compraba acciones de las empresas, convirtiéndose así en copropietaria de ellas.

Las sociedades anónimas se generalizaron durante la Revolución Industrial. El capital de la sociedad se reunía en acciones y se lograba de este modo reunir todo el capital necesario para fundar la empresa. Los beneficios eran luego repartidos en forma de dividendos entre los accionistas.

El Estado como inversor de capital

El Estado fue en algunos países promotor de las inversiones de capital.

El Estado alemán construyó a sus expensas buena parte de la red ferroviaria, pero fue el Estado japonés quién, empeñado en un proceso de modernización del país construyó fábricas textiles, siderúrgicas y astilleros que, después de 1882, vendieron a bajo precio a empresas privadas.

Otros servicios

La ley de Colin Clark responde a los incrementos de la productividad que conlleva al desarrollo económico. Las mejoras agrícolas significan que un número cada vez menor de campesinos es suficiente para alimentar a toda la población. Una parte cada vez mayor pasa a trabajar en el sector industrial. La industria también incrementa su productividad, de manera que un número cada vez menor de obreros es capaz de producir todos los bienes industriales. Ello hace que parte de la población deba buscar empleo en actividades que no son industriales ni agrarias conocidas como servicios.

Las causas que motivaron la expansión de los servicios fueron el aumento de su demanda gracias a la revolución demográfica y a la mayor renta per cápita. Se demanda algunos servicios tales como educación, sanidad o recreo. Los ingresos permitían a las familias obreras que sus hijos pudieran asistir a escuelas públicas, contratar los servicios de un médico o disfrutar de espectáculos de recreo. El consumo por obrero de educación, sanidad o diversiones era muy pequeño.

La burguesía y las clases medias sí que demandaban muchos servicios y muy caros. Sus altas rentas les permitían tener criados, chóferes o jardineros, educar a sus hijos en colegios religiosos, enviarlos a la Universidad o disfrutar de servicios tan lujosos como restaurantes, hoteles...

La mayor demanda de servicios incrementó su oferta y fue posible por dos razones: una mano de obra disponible para trabajar en los servicios y la existencia de capital para invertir en ellos.

El Estado participó en la financiación de servicios públicos. No obstante, la atención que el Estado prestó durante el siglo XIX a la educación y a la sanidad fue pequeña.

El crecimiento económico sostenido

El logro más importante de la Revolución Industrial fue que originó por primera vez en la historia un crecimiento económico sostenido. Este crecimiento es el resultado de la acción conjunta de cuatro factores.

Primero: el crecimiento económico requiere una mano de obra abundante y con alto grado de formación y especialización en el trabajo.

Segundo: el crecimiento económico necesita de una constante reinversión de capital. Una parte de la renta nacional debe, pues, ahorrarse y reinvertirse para asegurar una mayor capacidad de producción.

Tercero: la incorporación de nuevas tecnologías contribuye de modo decisivo al crecimiento económico porque eleva la productividad del trabajo. Nuevas máquinas, movidas primero con energía hidráulica y luego con vapor, revolucionaron la productividad de los obreros textiles desde el siglo XVIII.

Cuarto: el crecimiento económico requiere de instituciones que lo favorezcan. El Estado fomentó el crecimiento económico mediante inversiones de capital o promulgando leyes favorecedoras de las empresas capitalistas.

También las mentalidades y las costumbres deben de incluirse entre los factores del crecimiento, ya que pueden impedir o activar el crecimiento económico.

El modelo Harrod-Domar

Se destaca como motor del crecimiento la acumulación-reinversión de capital. El modelo Harrod-Domar es la teoría del crecimiento económico. Se opina que la causa fundamental del crecimiento es la reinversión de capital, aunque existan otras. Como toda simplificación de la realidad, este modelo presenta insuficiencias. No explica como se originan dos condiciones necesarias para el crecimiento: los cambios institucionales y los tecnológicos. No obstante, el modelo tiene dos virtudes. La primera es que centra la explicación del crecimiento en algo difícil de negar: o se ahorra una parte de lo producido para crear más capital o no hay crecimiento sostenido de la producción. La segunda virtud es que combinan los dos requisitos básicos del crecimiento: que la demanda crezca permanentemente y que la oferta también lo haga.

LOS NIVELES DE VIDA DURANTE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

La Revolución Industrial elevará a la larga los niveles de vida de los trabajadores. Sin embargo esa elevación del bienestar se debate si dio o no durante las primeras décadas de la Revolución Industrial. Dos tendencias han surgido en relación con este tema: la pesimista y la optimista. La escuela pesimista sostiene que el aumento de la renta nacional durante las primeras décadas de la industrialización benefició exclusivamente a los capitalistas y las clases medias. La mayor riqueza se había concentrado de este modo en manos de una minoría de la población.

La escuela optimista sostiene que el aumento de la renta nacional durante las primeras décadas de la industrialización benefició a los capitalistas y a clases medias más que a trabajadores, pero que estos también elevaron algo su nivel de vida.

Aumentara o disminuyera el nivel de vida, lo cierto es que los trabajadores que vivieron la primera fase de la Revolución Industrial participaron muy escasamente del aumento de la riqueza. Sobre ellos recayó la peor parte de la industrialización. Pero también lograron a la larga un nivel de vida muy superior al de las sociedades preindustriales. Este acceso a un mayor bienestar no fue sólo el resultado del aumento de la productividad y de la riqueza, sino de una mejor distribución de la renta gracias a las conquistas sociales de los trabajadores.

COMENTARIO PERSONAL

La Revolución Industrial se puede definir como una transformación profunda y un crecimiento de la renta por habitante que algunos países experimentaron desde finales del siglo XVIII hasta las últimas décadas del siglo XIX. La Revolución Industrial aumentó la productividad del trabajo humano, produciendo muchos bienes y servicios y elevando su renta nacional y per cápita.

Se inició en Inglaterra entre los años 1770-1780 y 1830-1850 y se extendió posteriormente a Francia, Bélgica, Estados Unidos y Japón. Tuvieron lugar unas ciertas condiciones que hicieron posible este cambio:

- Cambios tecnológicos que propiciaron una revolución agraria. Aparecieron nuevas máquina y materias que facilitaban la producción, la mejora en la alimentación y la reducción de la mortalidad. También se produce un crecimiento de la industria del algodón y del hierro. Las nuevas tecnologías y la aparición de nuevas máquinas aumentaron en gran medida la producción de telas y de materiales de hierro más puros y de una mayor dureza

- Aumento demográfico debido a la baja mortalidad y aparición de fábricas pertenecientes a capitalistas. Esto produjo un éxodo rural hacia las ciudades las cuales crecieron muy rápidamente. Se incrementó la aparición de servicios como viviendas, tiendas, transportes urbanos, hospitales, escuelas...

- La producción en grandes cantidades produjo excedentes, lo que facilitó el mercado exterior y la especialización económica. El traslado de los materiales exigió un mejora en los transportes, apareciendo entre otros, el ferrocarril y los grandes buques a vapor.

- Para que se produjera la Revolución Industrial hizo falta una gran cantidad de capital. Las primeras inversiones provenían de ahorros particulares, pero más adelante intervino el Estado con mayores aportaciones, se recurrió a préstamos bancarios, a la creación de sociedades anónimas y a la venta de acciones.

- Se produjo también unas revoluciones burguesas que crearon parlamentos desde los que se construyó un marco legal necesario para la industrialización. Se abolieron los privilegios y derechos feudales, se vendieron las propiedades de la Iglesia y las comunales, desaparecieron aduanas interiores y se permitió la libre industria y comercio.

- Comienza un crecimiento económico sostenido, es decir, que cada año se producía y se consumía más.

La Revolución Industrial benefició en gran medida a los capitalistas y a las clases medias que vieron incrementadas sus fortunas. Menos afortunados fueron los trabajadores que se llevaron la peor parte de la revolución, aunque también elevaron a largo plazo su nivel de vida si se compara con la etapa preindustrial.

Vídeos relacionados