Antecedentes históricos de la Educación Social

Socialización. Pedagogía marxista. Educación cívica. Trabajo social. Historia

  • Enviado por: Armando
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

CAPÍTULO 3

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA EDUCACIÓN SOCIAL

Hoy día, en España el tema de la educación social se ha puesto de moda. Existe la preocupación de cuál es el concepto que encierra esta expresión, pero es menos frecuente el preguntarse por otros conceptos a que también puede referirse. Pues ocurre, en efecto, que en pedagogía por «educación social» cabe entender no una sola cosa, sino varias, con lo cual convendrá aclarar la idea que se está pensando o indicando en cada caso.

Son tres esos conceptos de educación social. De ellos, uno es ya prácticamente histórico, sin interés actual. Pero los otros dos poseen plena vigencia hoy día, de modo que conviene tenerlos bien presentes y definidos. Debemos hacer notar que el que está «de moda» es sólo uno de los dos, mientras que el otro parece como olvidado o inadvertido; pero tiene una importancia pedagógica capital y, por consiguiente, es necesario recuperarlo y contar con él.

Esta última forma de educación social es la que se contempla en la actual diplomatura de educación social que se cursa hoy día en España; es la que muchos conocen y los está estimulando a dedicarse vocacionalmente a una labor pedagógica de acción social. Bien está esto, pero no deben perder de vista la capital importancia que tiene la educación social también en su segundo sentido, relacionado no con la solución de problemas sociales, sino con la educación general que debe darse a todas las personas. En cuanto al primer concepto de educación social, tiene sólo un interés teórico, y basta con conocerlo. Vamos ahora a describir las tres concepciones.

Pero antes hagamos notar que el esquema conceptual que acabamos de esbozar nos sirve también para esclarecer y delimitar otro concepto: el de pedagogía social. En efecto, siendo la pedagogía la ciencia de la educación, la pedagogía social será la ciencia de la educación social. Ahora bien, si hay tres modos diversos de entender la educación social, habrá también, en correspondencia, tres concepciones distintas y paralelas de pedagogía social: 1) para el punto de vista sociologista la pedagogía social es la ciencia de la educación, como fenómeno esencial y exclusivamente social (la pedagogía social es toda la pedagogía); 2) para la concepción pedagógica tradicional, la pedagogía social es la parte de la pedagogía que se ocupa de la educación social (o socialización general) de individuos y grupos; 3) para quienes se interesan por el trabajo social en su vertiente educativa, y la llaman educación social, la pedagogía social es la teoría de ese enfoque pedagógico del trabajo social.

1. La educación social como concepción sociologista de la educación

El sociologismo es una cosmovisión opuesta al individualismo. Se trata de definir, en el fenómeno humano, cuál es la parte y el papel que corresponden al individuo y al grupo, y mientras el individualismo afirma la primacía exclusiva del individuo, el sociologismo asegura -contrariamente- que el grupo lo es todo (fuente de los valores, finalidad de la existencia, principio de toda norma, el bien supremo), de modo que el individuo vale sólo en tanto que miembro de la colectividad, y su misión es favorecerla. Según esta concepción, la educación está para adaptar al individuo a su grupo y disponerlo a servirlo: la educación es social en su origen, en su objeto, en sus medios, en sus funciones. La educación es educación social; éste es el modo como el «sociologismo pedagógico» concibe la educación, toda educación.

Esta concepción tiene sus representantes, y algunos muy antiguos, como Platón; recordemos cómo en su República establece la educación en función de la ordenación política, disponiendo para cada clase de ciudadanos la educación que les prepare para la misión que tienen en la ciudad. En Grecia es una constante el carácter social de la educación: se trata, siempre, de formar al ciudadano.

Los sociologistas son extremistas, unos, y moderados otros. Los extremistas son principalmente dos: Durkheim y Natorp; ambos coinciden -literalmente- en decir que el hombre es tal sólo por su pertenencia a la sociedad, de modo que, aparte de ésta, constituye una simple abstracción, y ven en la educación una función única: la de la socialización.

He aquí unos textos de Durkheim (1975, pp. 96 y 115): «Considero como el postulado mismo de toda especulación pedagógica que la educación es un ente eminentemente social, tanto por sus orígenes como por sus funciones, y que, por ende, la Pedagogía depende de la Sociología más estrechamente que de cualquier otra ciencia». «Lo mejor de nosotros mismos es de origen social. Por tanto, es siempre al estudio de la sociedad que debemos referirnos: es únicamente ahí donde el pedagogo puede hallar los principios de su especulación», y dice en otra obra (1976, pp. 97 ss.. 101 y 104): «La educación no es para la sociedad más que el medio por el cual logrará crear en el corazón de las jóvenes generaciones las condiciones esenciales para la existencia de sí misma [...] La educación consiste en una socialización metódica de la generación joven [...] El hombre es hombre solamente y en cuanto vive en sociedad [...] El individuo, al querer la sociedad, se quiere a sí mismo. La acción que la sociedad ejerce sobre él, sobre todo por medio de la educación [...] lo que quiere es engrandecerlo y hacer de él un ser verdaderamente humano».

También es un sociologista moderado el norteamericano J. Dewey, por cuanto pone en la socialización del individuo el fin principal de la educación, y en adaptar a los individuos a su sociedad la tarea primordial de la escuela, hasta el punto de que esta última, para infundir eficazmente en los alumnos una actitud social, debe ella misma tener una estructura y un funcionamiento sociales, en el sentido de un modelo democrático. Tal es el mensaje fundamental de su obra Educación y democracia y de otros escritos suyos, donde deja bien claro que, a su entender, «la educación es una regulación del proceso de llegar a participar en la conciencia social». (Dewey, 1967 p. 65), y misión suya es desenvolver en los individuos un espíritu de cooperación social y de comunidad de vida. En consecuencia, «la escuela no tiene otra finalidad que servir ala vida social», pues «los principios de la vida social y de la escuela son los mismos» (1922. pp. 137 y 129); «y la mejor y más profunda preparación moral es precisamente la que se adquiere entrando en las debidas relaciones con los demás, formando una unidad de trabajo y pensamiento» (Dewey, 1967. p. 57).

Por supuesto, el comunismo es una forma de sociologismo, y así no es extraño que su pedagogía exprese el sociologismo pedagógico. He aquí, por ejemplo, un elocuente texto de Suchodolski (1974. p. 97): «Si, tal como hoy en día lo creemos, la moralidad humana tiene un origen social, entonces nada impide que sea objeto de un análisis científico al igual que todos los fenómenos de la naturaleza y de la vida social. Desde este ángulo, la pedagogía se halla en una situación que no se diferencia de la de muchas otras ciencias sociales que se ocupan al igual que ella de los valores, las normas y las finalidades».

2. La educación social como formación para la socialización

2.1. El concepto clásico de educación social

Hay otra concepción de la educación social que podríamos calificar como tradicional dentro de la ciencia pedagógica: se trata de la educación de la personalidad en sus aspectos sociales, es decir, en su capacidad de adaptarse a la vida social en los grupos a que pertenece, poseyendo los deseables sentimientos sociales, actitudes sociales y un comportamiento que respete las normas convivenciales.

Hay que señalar que esta concepción de una educación social es relativamente reciente. En la historia de la cultura, y, por consiguiente, de la educación, lo típico ha sido un individualismo bastante acentuado. La sensibilidad social cuenta con apenas un siglo y medio de existencia. De educación social no se habla hasta Pestalozzi, pero desde entonces ha ido ganando terreno, hasta llegar a los extremos que veíamos en el apartado anterior. Huyendo de los mismos, se ha ido situando la educación social en lugar que le corresponde, constituyendo una preocupación educativa primordial.

Pestalozzi buscó cuidar el sentimiento patrio de sus alumnos, lo cual no le fue difícil, contando con los recursos folklóricos bellos y entrañables de su país; de un modo general, opina que «mediante la educación el hombre debe convertirse en un miembro provechoso de la sociedad» (Pestalozzi, 1924, p. 126).

2.2. La educación social en la pedagogía marxista

La pedagogía moderna ha descuidado mucho la educación social, pero he aquí que, en cambio, la pedagogía socialista la ha cultivado con especial interés (y no era para menos, dada la índole del socialismo). Precisamente -hay que confesarlo-, la sensibilidad por lo social y la preocupación por los problemas sociales comenzó realmente con el marxismo (el anterior socialismo «utópico» lo había hecho sólo en teoría).

La pedagogía comunista, pues, insiste en la educación social y asegura su práctica. Esto en todas las formulaciones que ha habido de pedagogía marxista (todas las cuales, por lo demás, coinciden enteramente y son una y la misma).

Consideremos, por ejemplo, el máximo formulador de la pedagogía socialista polaca, B. Suchodolski (1974, p. 123) en este pasaje que puede ser un verdadero manifiesto de la educación social comunista: «La principal función de la educación estriba en preparar a la joven generación para su participación social, la cual ha de expresarse a través de una actividad voluntariosa [...] La participación implica la capacidad de vivir y actuar en la colectividad, de comprender las necesidades del ambiente más cercano y la planificación de sus cambios, así como el desarrollo de los sentimientos patrióticos y de la conciencia de las obligaciones de la solidaridad internacional, tendente al progreso social universal [...] La educación patriótica y de los sentimientos de amor ala paz, la educación en el espíritu de la solidaridad internacional y la educación al servicio del propio país deben organizarse de tal manera que su contenido sea experimentado por todos los niños y adolescentes, sirviendo de criterio de sus actividades concretas». Mas para Suchodolski la educación social no se para en esos ideales humanistas, sino que pretende formar activos luchadores anticapitalistas: en la educación comunista «elemento fundamental es el principio de vincular la educación y enseñanza con la actividad revolucionaria de la clase obrera [...] La política concreta de la lucha revolucionaria que conduce ala abolición de las relaciones existentes es algo tan primordial que naturalmente debía afectar también a las cuestiones de la enseñanza» (p. 132).

La educación social comunista adopta unas formas típicas: el amor al trabajo, el ansia de contribuir a la prosperidad nacional, la disposición a defender el país (mediante actitudes y prácticas premilitares, bajo el rótulo de «amor a la paz»), el anhelo de promover el socialismo (actitud anticapitalista) y la pertenencia a organizaciones infantiles o juveniles establecidas por el partido. Digamos una palabra sobre la primera y la última.

El amor al trabajo es esencial al marxismo ya su sistema de educación. Se inicia en él ya a los niños pequeños; y se les enseña que el trabajo constituye, a la vez, un deber, un honor y una alegría. En la escuela, se recuerda a los alumnos Su obligación de dedicarse a trabajos domésticos cotidianos, al trabajo mental del estudio, al trabajo social (actividades de interés comunitario) y al trabajo productivo. Dice S. P. Baranow (1987, p. 199 ss.) que «las experiencias de algunos colectivos de niños han puesto en evidencia que los alumnos pequeños ya pueden ser introducidos en el trabajo productivo: pueden realizar tareas agrícolas propias de cada época del año (lucha contra la cizaña o contra insectos dañinos), recoger semillas, ayudar a poner vallas para la nieve, construir enseres para la escuela o la clase (trabajos auxiliares para la conservación y reparación del edificio escolar); también pueden ocuparse de la cría de ganado».

La educación comunista socializa a niños y adolescentes encuadrándolos en organizaciones para ellos, llamadas «colectivos»: el de Niños de Octubre, para los más pequeños; el de Pioneros, para chicos de edades oscilantes entre los 10 y los 16 años, y el komsomol, para jóvenes. Esas organizaciones quieren ser esencialmente educativas, formando el espíritu social de niños y jóvenes según una orientación política e infundiéndoles los principios comunistas.

2.3. La educación social como educación cívica

La educación social cuida de preparar a la juventud para su participación en la vida social y política. Esto lo hacía intencionalmente la paideia griega, que procuraba iniciar a los jóvenes en la vida pública de la ciudad haciendo que conocieran sus instituciones, tomaran parte en sus actos y vivieran sus acontecimientos. Aristóteles, en su Constitución de Atenas, dice que así ha de ser (nº 42). Modernamente se insiste en la formación del espíritu democrático en los alumnos: tal fue la gran intención de Dewey y es la de muchos contemporáneos autogestionarios (Neill, Lapassade, Hameline, Dardelin, Kohlberg, etc.). La Universidad de Murcia organizó recientemente un Seminario dedicado al tema de «educación y democracia» (cf. P. Ortega y J. Sáez, 1993), donde se tocaron temas como la moral dialógica el pluralismo de valores, el respeto a las minorías étnicas, la cultura popular y el interculturalismo.

Otro tema reiterado es la educación para la paz, que se propone superar los egoísmos y la agresividad que están comprometiendo la convivencia pacífica entre los hombres. En España contamos con una iniciativa pionera y creativa en este sentido: el «Día escolar de la no-violencia y la paz», establecido por L. Vidal (1971). Por supuesto, hay bastantes organizaciones internacionales que tienen ese mismo objetivo: Consejo Mundial de la Paz. Pax Christi, Asociaciones de Amigos de Gandhi y Justicia y Paz.

Todo el movimiento de la coeducación tiene también ese sentido de una mejor socialización de niños y niñas. La educación ecológica posee igualmente un gran aspecto de educación social. La «educación liberadora» es social en un sentido fuerte y político, proponiéndose la justicia social al suprimir la marginación de grandes colectivos humanos.

Vemos, pues, que el modelo de educación social que hemos expuesto tiene dos vertientes: procurar la adaptación del individuo a sus grupos convivenciales ya las exigencias de la vida social, y promover el buen funcionamiento de la sociedad (civismo, pacifismo, ecologismo, justicia social).

3. La educación social como forma educativa del trabajo social

La educación social como acción social es un modelo nuevo, casi contemporáneo. Es verdad que tuvo antiguos y claros precedentes, como fueron aquellas instituciones que congregaciones religiosas, unas veces, y, otras, instituciones benéficas, fundaron para la educación de niños pobres, abandonados o proclives a la delincuencia. Es bien conocido el caso de Pestalozzi y sus internados de Neuhof y Stanz: nos han quedado documentos de él que nos lo muestran muy comprometido en esa tarea pedagógica de cariz social (cf. en J. M. Quintana, 1994, pp. 15-27). De Diesterweg ya no es éste el caso, y aun cuando han sido muchos los pedagogos cristianos (Juan Hosco, Andrés Manjón, etc.) que se han dedicado a la instrucción de los pobres o marginados, solemos siempre calificar su obra más de pedagógica que de social.

3.1. Historia de la educación social en España como objetivo académico y profesional

El interés por la pedagogía social comenzó muy pronto en España, como lo evidencia el hecho de que se tradujo ya enseguida (a comienzos del siglo xx) la obra básica de P. Natorp; era un interesante momento en que la pedagogía española se hallaba muy pendiente de la alemana, altamente especulativa. Esta tradición se mantuvo viva, también a través del Seminario de pedagogía de la Universidad de Barcelona, en los años treinta; de modo que, al crearse la sección de pedagogía en la Universidad de Madrid, el año 1944, la pedagogía social fue incluida en los planes de estudio. Lo, mismo ocurrió en la Universidad de Barcelona en 1954. Cabe también reseñar que ese mismo año 1954 L. Luzuriaga publicaba en Buenos Aires su Pedagogía social y política, si bien debemos decir que, en realidad, no se trataba de un libro de pedagogía social sino, más bien, de sociología de la educación (cf. J. M. Quintana, 1989, p.51).

Este último hecho coincide con la confusión que en España se ha creado, en los últimos decenios, entre «pedagogía social» y «sociología de la educación», de modo que cuando se ponía una de ellas en los planes de estudio, no figuraba la otra. Es lo que pudimos ver en los planes de estudios pedagógicos de los años setenta, en que las «ciencias de la educación» desplazaron en ellos a la «pedagogía», de modo que la sociología de la educación barrió entonces a la pedagogía social. Por suerte, a comienzos de los años ochenta los pedagogos españoles se dieron cuenta del error y se fueron interesando por la «desconocida» pedagogía social. En 1984, J. M. Quintana publicó su obra Pedagogía social, que estableció el concepto de la «nueva» disciplina, en el doble sentido no sólo de su concepción tradicional (teoría de la socialización educativa humana), sino también de su concepción nueva (importada de Alemania), que entiende la educación social como una forma de trabajo social, con perfil profesional para el pedagogo dentro de ese sector y cualificándolo como «pedagogo social». Era una importante innovación que ha venido a modificar parte del actual currículo de estudios pedagógicos universitarios, ya que son muchos los pedagogos que quieren formarse y ejercer como pedagogos sociales o educadores sociales. El mencionado libro fue durante diez años el único tratado existente en España sobre pedagogía social.

En 1985 se habían celebrado las primeras Jornadas Nacionales de pedagogía social. En 1986 salió el primer número de la Revista de Pedagogía Social. En 1994 ha aparecido el libro de P. Fermoso, Pedagogía social, y actualmente todas las universidades se afanan, en sus facultades o secciones de ciencias de la educación, en implementar los estudios de educación social.