Antártica chilena

Geografía de Chile. Antártida. Archipiélagos antárticos

  • Enviado por: Malú Ferrés
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

LA ANTÁRTICA CHILENA

La palabra Antártica se deriva del griego "anti", contra y "arkos", oso, lo que significa contraria a la tierra de los osos (polares), es decir, contraria al Polo Norte.

El Territorio Chileno Antártico se encuentra en la proyección del sector sudamericano hacia la Antártica, y pertenece administrativamente a la XII Región del país.

Su capital es Puerto Williams que se encuentra situada en la Isla Navarino, en la ribera sur del Canal Beagle, y está habitada por miembros de las Fuerzas Armadas de Chile.

De los aproximadamente 14.000.000 de kilómetros cuadrados que constituyen el continente antártico, 1.250.000 Km. corresponden al territorio chileno. La tierra y la roca de este continente aún no están determinadas con precisión, ya que se trata casi en su totalidad, de una gran acumulación de hielos muy antiguos cuyos espesores pueden superar los 3.000 metros de profundidad.

Los primeros chilenos en la Antártica sin duda, viajaron formando parte de las tripulaciones en expediciones loberas y balleneras al austral continente en la segunda mitad del siglo XIX

El Territorio Chileno Antártico se encuentra habitado por miembros de las bases de las Fuerzas Armadas que salvaguardan la soberanía chilena en ese sector, y por miembros de bases científicas y meteorológicas, así como por los habitantes del núcleo civil Villa Las Estrellas, en la Isla Rey Jorge.

Los Archipiélagos sub. Antárticos forman parte de una cadena volcánica, prolongación de la Cordillera Patagónica, que ha sido fuertemente erosionada por las imponentes masas de hielo. Está en gran parte sumergida bajo el mar y sólo sobresalen sus cumbres más elevadas en forma de islas, como las Shetland del Sur, que contienen uno de los volcanes más activos en la Isla Decepción.

Los Archipiélagos Antárticos separados de las Shetland del Sur por el Estrecho de Bransfield, forman parte del continente antártico y se hallan muy erosionados por los hielos y los efectos del mar. Son territorios insulares montañosos con cumbres que llegan a los 3.000 metros de altitud.

La Tierra de O'Higgins es una prolongación montañosa del continente antártico, cubierta totalmente de hielo en sus partes bajas. Hacía el interior se encuentra una región montañosa en forma de meseta que va ganando en altitud conforme nos acercamos al Polo.

El clima de la Antártica es polar, lo que lógicamente impide toda forma superior de vegetación. Las precipitaciones y nieve alcanzan los 1250 milímetros. En la base Bernardo O'Higgins las temperaturas medias de verano pocas veces sobrepasan los 0 grados Celsius, aunque en el mismo Polo Sur se ha llegado a medir hasta -88 grados Celsius.

El Reino del Hielo en la Antártica acoge al reino animal y también al vegetal, pero toda la vida (a excepción de la humana) se sostiene, reproduce y desarrolla en el Océano Circunantártico, en el borde continental y en las numerosas islas menores que lo ciñen. Nuestra Península Antártica y las numerosas islas próximas a ella son el principal hábitat de las relativamente pocas especies antárticas.

El Pingüino: El Pingüino es el ave más íntegramente marina que se conoce. Su altura oscila entre 38 y 119 centímetros aproximadamente, dependiendo de la especie. Se caracterizan por vivir en colonias. Se alimentan de pescados, calamares y crustáceos, pero pueden vivir largo tiempo sin alimento.

Las Focas: De las 5 especies de focas chilenas, tres viven en el continente helado; la Foca cangrejera que es la más numerosa; la Foca de Weddell y la Foca de Ross, de todas esta última es la más difícil de encontrar. También es posible encontrar al Lobo Marino, Leopardo Marino y el Elefante Marino.

El Petrel: A los petreles se les encuentra volando en altamar o nidificando en roqueríos. Esta ave también conocida como Pájaro Carnero, llega en verano a este territorio para nidificar en esta región en que prácticamente no tiene enemigos. En invierno migra hacia el norte recorriendo los océanos, pudiendo visitar la costa de Chile austral y central.

'Antártica chilena'