Ansiedad

Psicopatologías. Enfermedad. Alteración nerviosa. Nervios. Síntomas. Sociedad. Afrontamiento. Amenaza. Fernández Castro. Reacción en cadena

  • Enviado por: Alexandra
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 3 páginas
publicidad

La ansiedad es un fenómeno que se da en todas las personas y que, bajo condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación al medio social, laboral, o académico. Tiene la importante función de movilizarnos frente a situaciones amenazantes o preocupantes, de forma que hagamos lo necesario para evitar el riesgo, neutralizarlo, asumirlo o afrontarlo adecuadamente. Por ejemplo, nos ayuda a estudiar si estamos frente a un examen, estar alerta ante una cita o una entrevista de trabajo, huir ante un incendio, etc.

Sin embargo, cuando sobrepasa determinados límites, la ansiedad se convierte en un problema de salud, impide el bienestar, e interfiere notablemente en las actividades sociales, laborales, o intelectuales. Puede limitar la libertad de movimientos y opciones personales. En estos casos no estamos ante un simple problemas de "nervios", sino ante una alteración. Existen varios tipos de trastornos por ansiedad cada uno con sus características propias.

Se calcula que entre un 15% y un 20% de la población padece, o padecerá a lo largo de su vida, problemas relacionadas con la ansiedad con una importancia suficiente como para requerir tratamiento. La mejora espontánea (es decir sin consulta ni tratamiento) de los problemas por ansiedad es improbable. Sólo se produce en muy pocos casos. En la mayoría de los casos la ansiedad tiende a mantenerse, e incluso a extenderse y generalizarse. Tratar de sobreponerse a base de fuerza de voluntad, como piensan algunas personas, no es efectivo. Querer que los síntomas desaparezcan no da resultado, no es suficiente. Lo más conveniente es tratarse lo antes posible. La gran mayoría de los casos mejoran siguiendo el tratamiento adecuado.

Más allá de los llamados trastornos por ansiedad (pánico, agorafobia, fobia social, obsesiones, ansiedad generalizada, etc), la ansiedad es, además, un componente importante de otros problemas: problemas de alimentación, problemas sexuales, problemas de relación personal, dificultades de rendimiento intelectual, molestias físicas de origen psicosomático, etc.

Las manifestaciones sintomatológicas de la ansiedad son muy variadas y pueden clasificarse en diferentes grupos:

-Físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, "nudo" en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mereo e inestabilidad. Si la activación neurofisiológica es muy alta pueden aperecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

-Psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. En casos más extremos, temor la muerte, la locura, o el suicidio.

-De conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mádíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, etc.

-Intelectuales o cognitivos: Difucultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.

Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

No todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica y/ o psicológica, se muestra mal vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas. Algunos de ellos sólo se manifiestan de manera significativa en alteraciones o trastornos de la ansiedad. En casos de ansiedad normal se experimentan pocos síntomas, normalmente de poca intensidad, poca duración, y son poco incapacitan tez. La ansiedad normal y proporcionada, así como sus manifestaciones, no puede ni deben eliminarse, dado que se trata de un mecanismo funcional y adaptativo. Se trata de saber convivir con la ansiedad, sin perder la operatividad. Sim embargo, algunas personas que han sufrido trastornos por ansiedad, sobre todo si han sido muy severos o incapacitantes, están tan sensibilizadas que tienen después dificultades para tolerar la ansiedad normal, e incluso distinguirla de la patológica.

La relación con la realidad es conflictiva porque estamos activamente en ella, o, mejor, formamos parte de ella, y en ella el ser humano desea respecto de los objetos y por tanto ha de modificarla, a lo que la realidad se resiste. El ser humano quiere lo que no tiene, y lo que tiene teme perderlo

Lazarus (1976), tratando de superar las definiciones de ansiedad en términos de estímulo o respuesta, predominantes hasta esa fecha, la define como una relación particular entre el individuo y el entorno que es evaluado por éste como amenazante o desbordante de sus recursos y que pone en peligro su bienestar. En estos términos, los procesos críticos de la relación medio-individuo son la evaluación cognitiva y el afrontamiento.

La evaluación cognitiva sería un proceso evaluativo que determina por qué y hasta qué punto una relación determinada o una serie de relaciones entre el individuo y el entorno es estresante o amenazante.

Afrontamiento sería el proceso a través del cual el individuo maneja las demandas de la relación individuo-ambiente que evalúa como estresante y las emociones que ello genera.

La definición de Lazarus es un paso más en una dirección cada vez más aceptada: considerar la ansiedad no como una variable, sino referida a un cierto número de variables que la integran, y a un tipo particular de relaciones entre ellas. La ansiedad constituiría así un campo, un conjunto de variables, algunas de ellas presentes en otros fenómenos psicológicos, dónde lo que interesa es su delimitación operativa, y la clase de relación que se produce entre sí. La ansiedad, en cualquier caso no sería identificable con ninguna de las variables, o relación particular entre ella, sino con el conjunto del sistema

Otra consecuencia de los modelos relacionales es que obliga a evolucionar desde concepciones causales mecanicistas y circulares (de retroalimentación), hacia modelos causales sistémicos, en línea con los postulados básicos de la Teoría General de Sistemas.

La ansiedad es un fenómeno humano universal, es decir, que se da en todas las personas cuyo rango, en palabras de Ayuso (1988), oscila desde una respuesta adaptativa a un trastorno incapacitante.

En la mayoría de casos no requiere tratamiento alguno, sólo cuando se hace suficientemente intensa como para constituir un problema de salud, desbordar la capacidad adaptativa del sujeto o interferir en la vida diaria debe considerarse el tratamiento.

Normalmente, la función de la ansiedad sería movilizar, activar, al individuo frente a situaciones consideradas amenazantes de forma que pueda neutralizarlas, abordarlas o asumirlas satisfactoriamente. En algunos casos, en función de la estrategia defensiva, puede actuar no como promotor de la acción sino como inhibidor.

Diversos autores (Yerkes-Dodson,1908; Nixon, 1982; Ursin, 1982) han tratado de establecer una función que exprese el paso de la activación saludable, favorecedora del rendimiento y la adaptación, a la patógena, generadora de inadecuación y enfermedades, estableciendo dicha curva a partir de covariaciones de diversas variables tales como grado de activación biológica, demanda/rendimiento biológico-conductual, capacidad de adaptación (coping), tiempo, etc

Si en algo están de acuerdo la práctica totalidad de autores y escuelas psicológicas es en vincular la ansiedad al concepto de amenaza, hasta el punto de que ésta se considera su elemento crítico definitorio más significativo.

Para entender el concepto de amenaza (dos veces expresado en la concisa definición de ansiedad de Lazarus y Folkman: amenaza y peligro , lo que indica su peso específico) en términos relacionales individuo-medio hay que preguntarse qué, por qué, cómo, algo es considerado así, es decir, por qué la amenaza es tal, qué amenaza la amenaza.

A nuestro entender, para comprender en todas sus dimensiones el concepto de amenaza, es imprescindible referirse a los planes de acción del individuo, a los logros y criterios de logro, al Status Quo y a su manteniemiento. Es decir, hay que considerar la acción humana con un sentido y un significado, dirigida a un fin y guiada por intenciones.

Al introducir, deliberadamente, el concepto de intencionalidad nos ponemos, en la línea de Tolman (1959) y su teoría de la conducta propositiva; Miller, Galanter y Priban (1960) con su modelo unidad TOTE; Searle (1969) y Bruner (1975) y sus respectivas concepciones de la intencionalidad. Autores, que desde diversas perspectivas han resaltado el papel central de la intención en la acción humana. La intencionalidad no siempre es consciente, como tampoco los procesos de evaluacción, como ponen de manifiesto Beck y Clark (1997)en su modelo de la ansiedad y el pánico donde describen un modelo de procesamiento de la información basado en procesos cognitivos automáticos, por un lado, y controlados por otro.

Básicamente, existe intención cuando un individuo actúa de forma persistente para lograr un objetivo, eligiendo diferentes medios y procedimientos, corrigiéndolos según su evolución y resultados, hasta dar por terminada la actividad. El ciclo consta, pues, de objetivos, opción de medios, persistencia, corrección y orden de parada.

Los actos intencionales se producen por las consecuencias que prevee el actor, aún cuando, al final, se produzcan otras. La anticipación pues juega un importante papel en la solución de problemas, o en su mantenimiento, y es decisiva en la ansiedad, donde la anticipación juega, también, un papel crucial.

Es pues, necesario, en el estudio de la ansiedad, apelar a la evaluación cognitiva para la evaluación, retroacción y corrección del proceso. También a la representación como un conjunto de reglas, mediante las cuales se puede conservar aquello experimentado (aprendido) en diferentes acontecimientos: Podemos representar algunos sucesos por las acciones que requieren, mediante una imagen, mediante palabras o con otros símbolos. La representación provee de señales con valor predictivo, sobre cuya información el individuo dirige sus actos de acuerdo con los juicios anticipados que ha realizado sobre las consecuencias probables(Bandura 1986).

<B< de cálculo del indisoluble sea y previsión, prevención alerta, mecanismos a ligada íntimamente esté ansiedad la que ahí De acción. secuencia o programa un en corrección correspondiente mediante integrarlo superarlo prevenirlo, para eventual riesgo frente anticipada también acción una propiciar consiste Esta ansiedad. hay no anticipación>.

El afrontamiento efectivo de los riesgos que pudieran amenazar la consecución de los logros pretendidos por un programa de acción o el mantenimiento de los ya alcanzados o dados (Status Quo) que desean conservarse reduce la ansiedad o la desactiva.

Fernández Castro (1990), utiliza el término de Criterios Personales de Ajuste para referirse a las características que ha de tener el entorno, físico o social, para mantener la probabilidad de realizar la conducta actual en el futuro ; son condiciones continuas que se cumplen o no se cumplen (se está dentro o fuera del criterio) pero que siempre están presentes en el campo interconductual. Algunas personas quizás lo pueden verbalizar, pero muy posiblemente otras muchas personas no sean capaces de concretar cuáles sean sus propios criterios, aunque actúen según ellos.

La ansiedad tiene que ver con el estar, o mejor sentirse en riesgo. Cuando un daño, amenaza o pérdida se consuma afecta más bien al estado de ánimo. La ansiedad que pueda persistir se relaciona con otras áreas en peligro, algunas de ellas como consecuencia de la consumación de la primera.

En la figura siguiente presentamos un esquema de interrelación de variables operativas para el estudio de la Ansiedad, cuya definición sería la siguiente:

Amenaza : Se refiere a aquellos daños o pérdidas que todavía no han aparecido pero que se prevén y evalúan como excedentes o desbordantes de los recursos del individuo.

Representación Anticipatoria: Se refiere a un proceso cognitivo de evaluación sobre un acontecimiento que todavía no ha ocurrido, respecto del cual, el individuo calcula posibles riesgos, cómo se producirán o no, y cómo podrían prevenirse o afrontarse.

Activación biológica: Sobre-activación y sobre-estimulación interna del organismo frente a una situación considerada amenazante.

Afrontamiento : Aquellos esfuerzos cognitivos y conductuales que se desarrollan para manejar las demandas específicas internas o externas que son evaluadas como amenazantes, excedentes o desbordantes de los recursos del sujeto.

Resultados : Son las consecuencias adaptativas o no del afrontamiento, frente a la situación amenazante y que tiene repercusiones en estado-proceso afectivo, efectivo y fisiológico del organismo.

Factores como vulnerabilidad (Lazarus, 1984), autoeficacia (Bandura, 1986), susceptibilidad (Fernández Castro, 1991) y otros, pueden actuar como variables modales o disposicionales respecto de la ocurrencia y modo de relación entre las variables representadas en el modelo-esquema propuesto. Otras variables, serían de tipo situacional: predictibilidad, factores temporales, etc. (ver Lazarus, 1984). Su identificación, estudio y discusión son de gran interés para el conocimiento de la ansiedad, pero excede los límites de este trabajo.

La ansiedad, ya lo hemos dicho, no es asimilable ninguna de las variables, o relación particular entre ellas, sino con el conjunto del esquema.

El modelo que hemos presentado incluye una concepción de la ansiedad, como emoción, en línea con la idea de interrupción, es decir, aquella que entiende la emoción como consecuente a la interrupción (obstaculización o degradación en el esquema) de un programa de acción, y relativa a los reajustes que provoca.

Fernández Castro (1991) hace un pequeño repaso sobre estas teorías refiriéndose a Simon (1967) que argumentó que las emociones podrían ser representadas en simulaciones del comportamiento por ordenador por sistemas de interrupción que indicarían subrutinas de corrección si el programa principal se encuentra con dificultades. Priban (1980, 1984) que relaciona la emoción con los sistemas neurofisiológicos de parada; Kantor (1967) que definió el campo específico de la emoción diciendo que los eventos emotivos son respuestas truncadas o incompletas al objeto estímulo y que la conducta emocional consiste en ajustes que puedan facilitar o impedir otra interconducta; Mandler (1979) y Ryle (1949).

El afrontamiento no efectivo intensifica la ansiedad. En la medida en que un proyecto o logro se degrada, y la activación fisiológica y psicológica alcanzan límites de trastorno,la ansiedad compromete, obstaculiza o degrada (amenazan en una palabra) la continuidad de otros planes o imbricados con ellos y en principio no problematizados, dando lugar, así, a un proceso de generalización, o reacciones en cadena, que retroalimentan la ansiedad negativamente, en tanto en cuanto el individuo ve sus recursos progresivamente más desbordados y su bienestar reducido o truncado en malestar.