Anorexia y bulimia

Psicología. Trastornos alimenticios. Sociedad. Enfermedad. Prevención y ayuda. Órden nutricional. Tipos. Síntomas. Factores. Datos estadísticos

  • Enviado por: Quiki
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

CONCLUSIÓN

El deseo por lograr la delgadez extrema de muchas jóvenes representa un problema físico-mental que por su aumento impresionantes en los últimos tiempos, se ha convertido en una situación que preocupa tanto a especialistas como a personas que conocen acerca del tema. Invocando a ser más responsables, analíticos y críticos con respecto a las modas pasajeras, productos de caprichos de diseñadores o de supuestos referentes de un estilo de vida, que en la mayoría de las veces se han deshumanizado por culpa de las presiones sociales, que les impone el medio.

Mantener una figura atractiva no justifica caer en extremos, donde se atente con la salud, y la vida. La Anorexia y la Bulimia tienden a ser un verdadero drama social si no se les implanta un límite, que nos permita ser lo que somos, y no parecer lo que muchas veces no se puede llegar a ser; este alto debe ser establecido por nosotros mismos para no seguir siendo partícipes de la “MODA”.

Después de haber realizado este trabajo de investigación hemos llegado a la conclusión que la anorexia y la bulimia son una forma para expresar cierta presión interna que arrastran muchos y que la sociedad ejerce sobre el individuo. En la actualidad, la moda exige a la juventud que el cuerpo sea esbelto y delgado para ser participes del “mundo” que indica que para ser bello ahí que asemejarse a los modelos que los medios de comunicación nos presentan. Es importante decir que una persona rellena no debe sentirse menospreciada, mas bien debe valorarse tal y como es, pues su belleza en su  interior y lo otro es superficial aún sabiendo esto no debemos olvidar que el ejercicio y la buena alimentación son factores fundamentales para mantenerse saludable. También debemos mencionar los extremos como el sobre peso y la desnutrición que llegan por lo general a convertirse en una enfermedad, son de mas cuidado ya que son malos por esta razón se debe buscar un equilibrio nutricional para no caer en un trastorno alimentario.
Como conclusión pensamos que debemos tener cuidado con la influencia de los medios y  la moda para así tener una vida feliz siendo conformes tal y como somos, sin olvidar en prestar más atención con las personas que nos rodean ya que muchas pueden ser enfermos de este tipo y no nos damos cuenta.

TRANSTORNOS ALIMENTICIOS Y SOCIEDAD

Desde el nacimiento de la humanidad, la belleza se ha manejado según lo dictan ciertos patrones, que han evolucionado con el tiempo, sin perder su impacto discriminatorio. Por ejemplo, en la época del Renacimiento las mujeres obesas eran consideradas como las más bellas, porque era sinónimo de salud, menospreciando de este modo la delgadez como ahora se menosprecia la gordura. Esto puede verse en algunas manifestaciones artísticas: pintura, escultura, etc. En el Siglo XVIII las mujeres se apretaban la cintura con diferentes tipos de elásticos y corsés, que en muchas casos provocaban deformidades en la columna, solo por llegar a medir alrededor de 38cm de cintura. Sin olvidar, que entre más pálidos estuvieran, más bonitas eran. En el Siglo XIX, debido a la revolución industrial, la mujer más hermosa era la más fuerte, la que más podía trabajar, despreciando así a toda aquella que luciera débil. A principios del Siglo XX la moda era que los glúteos y la cintura no se notaran, mientras que los pechos se preferían hacia delante en vez de hacia arriba, y se proyectó como “mejor apariencia” si esta mujer, además tenía piernas gruesas.

En la actualidad, las sociedades en general son el principal factor causante de trastornos del comer, en especial Anorexia y Bulimia. La delgadez extrema hoy en día es el símbolo de la belleza, éxito social y autocontrol. Motivando a pensar que el mundo es de los flacos, y desvalorizando hasta hacer ver como perdedores a aquellas que exceden los standard que la sociedad impone. La actual presión social es tan grande que no hay reunión, ni medio de comunicación masiva donde no se toque el tema del peso, la dieta o la “moda”; el culto a la figura es una ideología prioritaria, tanto que ha obligado a cantidad de mujeres a luchar contra su propia figura, deseos y peso.

La imagen física de la mujer “light” proyectada por anuncios publicitarios sobre programas para la reducción de peso, muestran un cuerpo adelgazado, esculpido y congelado en la eterna juventud, por medio de dietas, programas de ejercicios, cirugías, siliconas, lipoaspiración y los inventos de la cosmética. La ropa está diseñada y modelada para este tipo de “mujer” u “hombre”; que en ocasiones son tan delgados que parecen enfermos, no tienen las curvas que toda mujer posee, y en las pasarelas se ven cada vez más delgados, mostrando ropas hiperpequeñas que los diseñadores y modistas han decidido hacer ver como “moda”. Este factor hace a las personas desear ser como las modelos. Aunque, ellas atenten contra su vida, como Pamela Zara, la más conocida modelo de Paraguay quien estuvo internado durante un mes, por un grave cuadro de Anorexia. Ella misma declara: “Lo mío fue por exigencia del mercado, tuve que bajar de peso y dejé de comer, es un problema muy grave”. Sin embargo, cabe destacar modelos como Claudia Schiffer que estuvo a punto de salir del mercado porque decían que estaba gorda. O Cindy Crawford, o Valeria Mazza, a quien Jean Franco Ferré no la hizo desfilar porque decía que estaba gorda; y ella se negó a someterse a sus caprichos.

En la búsqueda por la perfección, las personas ven la belleza como un sinónimo de ser amado por todos, y para ello debe liberarse y poder controlarse (hasta su peso); el encontrar este tipo de aprobación universal equivale a no ser criticada, por más difícil que esto sea:

“Al compás de la música, 6 jóvenes enfundadas en ceñidos uniformes anaranjados inician su rutina de ejercicios. En sus cuerpos atléticos no sobra el más mínimo de grasa. Pero, aún así, un grupo de espectadores elige a una víctima: “Gorda, cerda, no parece que estuvieras haciendo aeróbicos” vociferan. El comentario del público parece inofensivo, era un

chiste, pero en realidad es capaz de matar. Todavía se ignora por que algunas personas -más mujeres que hombres- son sensibles a esta clase de “bromas” y en vez de olvidarlas, toman la drástica decisión de hacer dieta y ejercicios hasta convertirse en calaveras vivientes.”(Reportaje:”Esclavas del hambre”, revista dominical; 14-04-01.)

El incremento por estas patologías, subió de 77 pacientes adolescentes en el año de 1984, a 10 pacientes por semana en hospitales de nuestro continente. A finales del Siglo pasado se reconoce el peso que ejercían las presiones sociales y culturales sobre la psiquis,

Permitiendo la comprensión y el tratamiento de la histeria. Se trata de enfermedades de la “comunicación” , del mirar y ser mirada, en una cultura audiovisual donde los medios (especialmente la TV) presionan constantemente con imágenes de cuerpos hiperdelgados, la meta “única” para muchas mujeres es tener el cuerpo de las modelos, los cuales son una minoría dentro de la población mundial.

En Occidente los factores de influencia se vuelven cada vez más persistentes con respecto a la delgadez: 1)la creciente disponibilidad de alimentos (a partir de la Segunda Guerra Mundial) y II) el advenimiento de los antibióticos, que permitió el control eficaz de las enfermedades infecciosas, especialmente la tuberculosis. Ambos hechos han provocado un aumento del peso promedio de las poblaciones económicamente sanas.
Paradójicamente, en el mundo occidental, el ideal de belleza femenino a partir de los años '60 se modifica radicalmente: comienza el imperio de la delgadez, que con algunas variaciones (como el cuerpo delgado pero firme y musculoso de los '80) continua actualmente.
Mientras algunas tribus nigerianas, conservando la relación simbólica entre gordura y fertilidad, instalan a las púberes en "chozas de engorde" hasta adquirir un peso excesivo que las haga atractivas a los jóvenes varones, el mundo occidental "se puso a dieta".
Un estudio comparativo realizado por Nasser (2) muestra que las estudiantes universitarias en El Cairo que no presentan patología alimenticia, al trasladarse a universidades londinenses, tienen un 12% de incidencia en Bulimia Nerviosa. Los cambios de los últimos 30 años en el aumento de la frecuencia de presentación de los Trastornos de Alimentación, se relacionan con la conducta de dieta que se ha popularizado.
Para combatir la influencia perniciosa de libros, revistas, industria de la moda, cine y TV a comienzos de 1995 en Inglaterra se implantó una disposición que prohíbe cualquier tipo de propaganda que pueda influenciar a personas jóvenes a realizar dietas de adelgazamiento.
Ya en 1969, un estudio estadístico realizado por Dwyer (3), informó que el 80% de las mujeres (frente sólo al 20% de varones) del último año del colegio secundario deseaban bajar de peso.
Un estudio sueco posterior (5) agregó más datos: la insatisfacción con el peso se incrementaba con la edad: si a los 14 años el 50% de las jóvenes se sentía gorda, a los 18 la cifra subía al 70%.
Un periodista ilustró en un trabajo la insatisfacción de la mujer con su cuerpo: al recolectar datos de la revista "Playboy" y de las concursantes de Miss América, comprobó que son cada vez más delgadas y con medida de busto, cintura y cadera, cada vez más pequeñas.
La propaganda a impulsado a la mujer a desear y buscar un cuerpo imposible, agregando una nueva presión al reciente cambio en rol social femenino; que le exige, además del rol maternal y doméstico una actividad laboral y profesional a la par del varón.
No parece quedar dudas de que ciertos factores socioculturales, específicos disparan los Trastornos de la Alimentación.
Esta realidad nos permite afirmar que lo proveniente de la sociedad y la cultura con características patogénas, debe inevitablemente apoyarse en factores psicológicos, familiares, biológicos y, aún, genéticos para poder constituirse en factor precipitante.

¿Cómo evitar que esta enfermedad continúe su expansión?

Algunos expertos (como la nutricionista costarricense Gabriela Arce); opinan que los trastornos alimenticios, se tratan de una dolencia multifactorial en que figuran como principales responsables factores como la baja autoestima de la persona, su entorno familiar disfuncional, la desinformación en materia de nutrición y los mensajes de los medios de comunicación.

Justamente por ello, el mal debe ser abordado en forma multidisciplinaria, con la participación de profesionales en nutrición, psicología y medicina."Cuanto más se insista en la comida, menos van a comer", explica Arce. Por eso, nutricionistas y psicólogos debemos estar en contacto, para no contraindicarnos y atacar el problema integralmente".

A los problemas propios del entorno familiar deben agregarse las presiones sociales y los mensajes de los medios. "La sociedad y los medios de prensa equiparan el éxito con la figura esbelta. No se trata de un prejuicio, nuestra sociedad se comporta así: la mujer delgada consigue trabajo y tiene novios en cantidad. No obstante, ese mensaje coexiste con una contradicción: hay una sobreoferta de comidas y establecimientos para el consumo de alimentos grasosos", explica Arce.

"Es otra forma de agresión contra las mujeres. Se nos exige una figura casi inalcanzable para satisfacer las percepciones de los hombres".

PREVENCION Y AYUDA EN ESTE TIPO DE TRASTORNOS

(ANOREXIA Y BULIMIA)

  • Enseñar desde la infancia a llevar hábitos de alimentación saludable.

  • Ayudarles a conocer la realidad infundiéndoles seguridad en sus propios valores e identidad.

  • Evitar excesivas mensajes sobre imágenes corporal falsamente perfecta.

  • Buscar una comunicación y contacto familiar.

  • Evitar disminución de autoestima, ofrecer apoyo afectivo.

  • Si es necesario perder peso por razones de salud, hacerlo siempre con estricto control médico.

  • Reconocer la seriedad de las enfermedades, no creer que se pueden resolver sin ayuda de profesionales.

El principal objetivo del mismo es restablecer la función fisiológica normal. El tratamiento debe incluir:

  • Restablecimiento del orden nutricional.

  • Ayuda psicológica al paciente tanto individual como grupalmente.

  • El trabajo con la familia.

Restablecimiento del orden nutricional: el tratamiento dietético debe ser progresivo, y según el estado nutricional del paciente.

Es importante que el paciente realice pequeños y frecuentes comidas para mejorar la tolerancia. Cuando se hace difícil la realimentación por rechazo del paciente, pueden utilizarse preparados nutritivos líquidos e incluso por sonda.

Ayuda psicológica del paciente: Aquí es importante que el paciente tenga conciencia de la importancia de sus enfermedad porque suele minimizarla o intenta negarla.

Trabajo con la familia: Se trabaja desde el primer momento con la familia, sobre todo con los padres. Hay que educar a las familias para que comprendan que no es suficiente con modificar los síntomas y conseguir que el paciente coma.

Las reuniones y asambleas con otros padres afectados son también una forma de ayuda para hacer frente a diferentes situaciones que se pueden ir presentando.

El paciente solo ingresa a un centro hospitalario si su estado físico es lo suficientemente grave. El objetivo consiste en restablecer los hábitos alimentarios y conseguir independencia y autonomía, rompiendo con el papel controlador y obsesivo que se establece en torno a la comida.

La ley equipara legalmente estos trastornos alimentarios con enfermedad mental que se afecta la integridad física y pone en riesgo la vida de estas personas.

BULIMIA

La bulimia es una enfermedad que da reiterados  “atracones de alimentos”. Un atracón consiste en una gran ingesta de alimentos en un corto período de tiempo.
Después del atracón estas personas se sientes culpables y como método  para evitar ganar  peso recurren al vómito o a otras conductas inapropiadas como el uso y abuso de laxantes, diuréticos, enema, hacer ejercicios intensos o ayuno. La bulimia significa hambre  desmesurada  (de mucha ansiedad), consisten en un período de voracidad en las que se  pierde el control de los impulsos y se consume grandes cantidades de alimentos en poco  tiempo. Estas personas se caracterizan por tener miedo a subir de peso, acompañado  de una alteración de su imagen corporal (se ven más gordas), tienen una baja autoestima  y un desequilibrio en su estado de ánimo. Esta enfermedad ataca más entre los 20 y  32 años a aquellas que  tienen baja su autoestima,  una sensación de fracaso e inutilidad,  gran inseguridad, tendencias a adicciones, hábitos y horarios caóticos. Por lo general  todo esto va acompañado de molestia y angustia que obliga a comer de prisa. Es una  dependencia física y psíquica por la comida.
Dentro de otras cosas importantes de mencionar están que los enfermos al vomitar  hacen un esfuerzo que puede causar en los vasos sanguíneos rupturas en los
ojos y glándulas salivales hinchadas que aparecen áreas infladas debajo  de la boca, tienen dientes densos a caries encías afectadas y salpullidos, etc. No podemos  dejar de explicar que existe una bulimia de tipo nerviosa en donde el enfermo  se ve envuelto en comportamientos anormales como el pensamiento negativo de sí mismo  preocupación exagerada por la figura y cambios de humor pronunciados. Estas personas no
mantienen su peso dentro de los límites normales por temor de subir de peso por lo que se deshace de los excesos de comida de alguna manera.


TIPO  DE  BULIMIA 

· Purgativa :  son atracones seguidos de vómitos, uso de laxantes, pastillas u otro método  para provocar la expulsión de la comida.

· No purgativa: son atracones seguidos de fuertes dietas, exceso de ejercicio o ayuno.

· Recreativo : en este tipo las personas suelen provocarse el vómito los fines de semana de manera más violenta, para poder consumir bebidas alcohólicas y así mitigar  sus efectos y continuar con la “fiesta”.

A quién afecta?
 

Es sufrido entre el 1% y 3% de las mujeres jóvenes y es menos frecuente en los hombres sin embargo no se tiene un porcentaje de los afectados.
Es sufrido aproximadamente  entre los 18 y 25 años la mayoría  y ellas dicen   ( 50% de enfermas) que prefieren  estar  muertas que ser gordas, convencidas que siendo delgadas podrían ser felices, gustar a los
demás  y gustarse a si mismos.
Se da el riesgo de muerte cuando el enfermo tiene un peso  de menos del 60%  del  normal o en casos por suicidio. Algunos casos se da la muerte en personas enfermas  por mas de seis años, quienes estaban obesas antes de volverse bulímico-anoréxica las que tenían trastornos de la personalidad y matrimonios disfuncionales.


Síntomas:
        
Estos pueden ser muy sutiles ya que las mujeres lo practican en secreto. Algunos son: 
·        Uno o dos atracones por semana durante algunos meses.
·        Preocupación obsesiva por el peso y la comida.
·        Conductas inapropiadas con el fin de no ganar peso: uso de fármacos, laxantes,  diurético,  vómitos.
·        Diarreas y vómitos provocados con sentimientos de vergüenza y culpabilidad.
·        Erosión del esmalte dental, puede perder piezas.
·        Cambios en el carácter: depresión, tristeza, odio a si mismo.
·        Preocupación externa por su figura y el peso.
·        El peso puede ser normal o elevado.
·        Depresión. 

Síntomas clínicos:
·        Come en un periodo de tiempo una cantidad de alimento excesivo para otras personas.
·        Pierde la sensación o percepción de la cantidad que come.
·        Conductas inapropiadas.
·        Frecuentes atracones.

  Causas: 
·        Sobrepeso previo ( tendencias a engordar).
·        Ansiedad.
·        Problemas emocionales.
·        Dietas. 
·        Sentirse marginado por los amigos.


Consecuencias:
·        Esta autolesión dificulta el desarrollo personal, impide disfrutar de una vida placentera.
·        Problemas serios de salud psicológica.
·        Ingerir el doble aproximadamente el doble de las calorías que se necesita diariamente.
·        Existencia de un desequilibrio Homeostático generado en el organismo que puede  producir perdida de potasio, infecciones urinarias y en casos extremos crisis epilépticas,  daños renales y anomalías menstruales.
·        Estreñimiento continuo.
·        Daños en el dorso de la mano al ser introducida en la boca para provocar el vómito.
·        Daños dentales y en la garganta.
·        En algunos casos provoca enfermedades como esofaguitis, auto lesiones cutáneas.

 Otro tipo de consecuencia son los trastornos como:

1.        Trastorno somático: dilatación gástrica, dilatación de las glándulas salivales, dolor de  estómago, irregularidades menstruales, trastornos renales, problemas hematológicos como  anemia, aumento del colesterol, ulceras en la boca encías y labios.
2.        Trastorno emocional: su animo y su carácter cambian, ya que tienen un alto sentimiento  de culpabilidad. Experimentan inestabilidad emocional, de alegres pasan fácilmente a la tristeza. También prueban apatía general y depresión.
3.        Trastorno cognitivo: estas personas no perciben las sensaciones de hambre y  saciedad,  y si las sienten las reprimen. Tienen autoestima negativa la mayoría de ellos.
4.        Trastorno de conducta: los enfermos en sus relaciones de familia están mal ya que su carácter es irritable y agresivo, son impulsivos actúan sin medir consecuencias. Algunos llegan  a la mentira y el robo, por negar lo ingerido y para conseguir fármacos.

        Otra consecuencia es que los enfermos se encuentran en peligro de  comportamientos impulsivos como la cleptomanía y la promiscuidad sexual.  





FUENTES DE INVESTIGACIÓN

  • Internet

  • Libros-Biblioteca

  • Artículos de Periódicos

  • Artículos de Revistas

  • ANEXOS

    Testimonios:

     

    ·          Soy Fernanda y tengo anorexia me estoy volviendo loca desde un mes me dieron de alta después de estar seis meses en un tratamiento en Cuba con Alejandra Cortes mi doctora ella es una de las personas que se encargan de la asociación Cubana de trastornos de alimentación, ahí me ayudaron pero la verdad es que, todos creen que estoy curada pero no es así yo sigo teniendo anorexia, necesito hablar con alguien tengo 18 años y ya no se que hacer, esto ha empeorado ,porque siempre he querido ser modelo y fui a un casting y me escogieron para ir a una convención en la cual voy a pasar delante de todas las agencias de modelos mas fuertes del mundo y eso me esta empeorando porque se que tengo que estar súper bien. He bajado peso de (43 kilos) y mido 1.70 y así me he conservado, como bien pero hago ejercicio pero quiero estar mas flaca para ir a la convención de modelos no se me estoy volviendo loca y no se si este va a se mi forma de vida siempre, siempre preocupada por lo que tengo que comer yo no se que hago aquí porque yo misma se la cura de esto pero yo no quiero o no se si quiera me gusta estar flaca y así quiero s ser siempre. Bueno si alguien me puede decir que hacer estoy muy confundida y necesito ayuda por favor. (24-8-99)

     

    ·          Me llamo Violeta Tengo 19 años y hace dos tuve anorexia. Podríamos decir que era un principio de anorexia, mido 1,63 CMS y pesaba 45 kilos, claro que a veces subía, sobre todo en los veranos, para que mis padres no se dieran cuenta, además de usar más ropa de lo normal en invierno. He tenido dos recaídas y el año pasado tuve una excelente mejora, llegue a pesar 56 kilogramos, lo cual no me preocupo mucho, pero este año empecé con el mismo problema y me asuste mucho. Me gustaría bastante contactarme con chicas que necesiten una esperanza. Yo comía muy poco durante unos dos años (16 y 17 años), soy muy perfeccionista y no sé como se inicio todo, pero actualmente he visto fotografías mías de ese entonces y las encuentro horribles. No me gustaría hablar públicamente lo que hacía, porque no quiero dar ideas, para seguir con esto. Es una enfermedad terrible y no quiero volver a tenerla, fueron tiempos malos, en donde el espejo se convirtió en mi peor enemigo. Suerte y animo. (3-7-00)

     

    ·          Mi nombre es Abril Gonzáles, soy de Almagro, Bs. As. Hoy por primera vez en mi vida me he preocupado por mi salud. Me duele todo el cuerpo. Tengo 22 años, mido 1.70 m y peso como 48 kilos. Siempre he sido delgada, desde que nací, mi madre todo el tiempo se ha empeñado en verme con más peso. Desde que tengo uso de razón he detestado la obesidad. Un día cuando pesaba alrededor de 53 kilos alguien me dijo "oye, como que estás embarneciendo" fue como un balde de agua helada, el subtexto era "estás engordando". Siempre le he temido a la anorexia, de hecho no creo estar enferma, lo que sucede es que ahora tengo mi horario escolar repleto y hay días que no me queda tiempo de comer y otros solo como una vez. hago mucho ejercicio porque estudio artes escénicas y debemos estar en "forma". Hoy me siento un tanto confundida, porque hay ocasiones en que siento un hambre terrible, y empiezo a comer y en menos de tres bocados ya quedé satisfecha. Todos me preguntan ya comiste? qué comiste? en dónde? comer! comer! comer! Yo no me privo de las cosas que me gustan como los helados, pero nunca puedo terminarme lo que me sirvo. Si alguien puede orientarme se los agradecería, ya que en los últimos meses he bajado más de peso y me he enfermado más frecuente, pero el caso es que como y no puedo, no puedo terminar.

    (19-8-00)

    FACTORES QUE PREDISPONEN A LA BULIMIA Y LA ANOREXIA

    Según los especialistas en el tema, basados en estudios realizados a pacientes enfermos, han determinado factores generales que producen una cierta tendencia al padecimiento de bulimia y/o anorexia.

    A continuación señalamos varios factores determinantes:

    - La vida en países desarrollados; principalmente los habitantes de la ciudad, han planteado un riesgo para dichos trastornos alimenticios.

    - Autoexigencia y perfeccionismo son las únicas formas de lograr amor y llevar a cabo una imagen ideal de delgadez.

    - Personalidad evasiva, inestable y narcisista. Carencia de personalidad propia, aún más allá de una autoestima baja.

    - Inhibición emocional y sexual.

    - Por lo general no se revelan y se les percibe como personas que siempre son buenas.

    - Sensibilidad al fracaso. Al fracasar inevitablemente con una imagen de delgadez propuesta, el proceso de no comer se convierte en venganza pasiva contra aquellos cuyo amor está siempre fuera del alcance.

    - Inestabilidad del estado de ánimo, patrones de pensamientos, comportamientos y auto imágenes.

    - Temor de la sociedad.

    - Exigencia de atención constante.

    - Dificultad para controlar el comportamiento impulsivo.

    - Las personas más propensas a padecer la bulimia y/o anorexia son las (os) atletas, bailarines, modelos de pasarelas, actores, actrices, vegetarianos, niñas que experimentan la pubertad temprana, entre otras.

    - Presiones culturales y familiares.

    - Cuadro familiar (sobreprotección, problemas familiares, etc).

    - Desajustes químicos y emocionales.

    - Temor a perder el control y a engordar.

    - Estados frecuentes de depresión, tensión, estrés, ansiedad e infelicidad.

    - Fobias sociales, ser ridiculizada (o) en público.

    - Trastornos obsesivos y compulsivos.

    - Factores genéticos (familiares




    Fines de la investigación

    Entre los propósitos de nuestra investigación podemos recalcar la importancia que

     tiene para la sociedad estar informado sobre temas de actualidad como lo son  los

     trastornos alimenticios. Deseamos incentivar a un análisis crítico de la situación que se vive

     hoy en  día con la anorexia y la bulimia, así como tratar de despertar la conciencia de los

    individuos sobre la necesidad de tener una buena alimentación para ser una persona 

    saludable. Además cuestionar la visión distorsionada y negativa de la sociedad hacia 

    aquellas personas “rellenas” y acabar con la obsesión por la delgadez.
            La gravedad de estos trastornos alimenticios es preocupante y alarmante, 
    por lo que se trata de despertar un interés general en la sociedad costarricense acerca de estas enfermedades.

    Objetivo General:


            Analizar la bulimia y la anorexia como trastornos  alimenticios,  sus implicaciones 

    psicológicas  y biológicas en el enfermo; y cómo estas enfermedades repercuten en la

    sociedad.

    Objetivos específicos:



    1.Exponer la anorexia y la bulimia como enfermedades del individuo 
    y como problema social.

    2.Determinar factores externos e internos que coinciden en los individuos que 
    padecen de bulimia y anorexia.

    3.Indagar posibles tratamientos y soluciones para los pacientes anoréxicos y 
    bulímicos.

    4.Dar a conocer la situación de ambas enfermedades en Costa Rica.


    Justificación General



    Considerando que las enfermedades provocadas por problemas alimenticios han 
    aumentado en las últimas décadas, se busca concientizar a la sociedad sobre
    consecuencias que causan los trastornos alimenticios. Cuyo factor principal deriva de
    los trastornos psicológicos a causa de la presión social en la que se vive 
    actualmente,  ocasionando además, problemas de autoestima en las personas especialmente mujeres jóvenes que desean ser partícipes de la moda y de los  estereotipos 
    transmitidos principalmente por los medios de comunicación y la publicidad. Sobretodo los 
    estereotipos actuales de belleza femenina, se basan en una persona delgada como alguien bello, capaz de autocontrolarse y controlar su entorno, despreciando a 

    aquellas personas que no se ajustan a estos patrones establecidos por la moda, que no es más que una estúpida idea, que al ser expuesta por personajes que el medio ha decidido renombrar como famosos; conllevan a una necesidad de ser aceptado en la sociedad, aunque sea a costa de la salud. Por lo cuál es importante conocer sobre estos tipos de 
    trastornos alimenticios de forma que nos impulse a realizar un análisis crítico que nos haga ver la necesidad de poseer una adecuada alimentación y no de tener un cuerpo perfecto, por que ha unos cuantos se les antoja.


    Hipótesis



    Los estereotipos sociales tienen un impacto psicológico en la mayoría de personas; por ello influirán  entre otras cosas en la búsqueda por alcanzar la belleza; produciendo en algunas ocasiones trastornos alimenticios.

    Marco Teórico

    A lo largo de la historia la moda ha dictado diferentes concepciones de 
    belleza y fealdad, entendiendo belleza como el conjunto de cualidades cuya 
    contemplación produce  deleite, y fealdad, como aquello que causa desagrado.
    Estos conceptos han producido estereotipos(prejuicios aceptados por un grupo) que de una u otra forma nos han hecho partícipes a todos mediante los medios de comunicación , creando modelos o 
    patrones tan rígidos que discriminan a todo aquel que no llegue a adaptarse 
    a ellos.
    En la actualidad la belleza es un sinónimo de delgadez, en muchos 
    casos delgadez extrema y desnutrición, lograda a través de todas las formas posibles:  el ejercicio y la actividad física, dietas, y por supuesto también por trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia. 

    Un trastorno alimenticio es una enfermedad conductual devastadoras; si no se tratan a tiempo; producida por una compleja interacción de factores emocionales y sociales, que pueden incluir trastornos emocionales y de la personalidad, presiones familiares, una posible vulnerabilidad, genética o biológica, y el vivir en una cultura en la cual hay una obsesión por la delgadez.Definiéndose enfermedad como una alteración extrema que puede

    afectar total o parcialmente al organismo o a la psique; el estado de  enfermedad es siempre 
    reacción  o respuesta a una situación causal de orden microbiano, traumático, familiar, religioso o social.
    La anorexia es una enfermedad mental, caracterizada por falta de apetito, y el rechazo a  comer con el fin de perder peso y la bulimia es el deseo de 
    comer grandes cantidades de alimento de una sola vez, es una sensación de 
    hambre intensa y exagerada y una dependencia psíquica y física por la 
    comida, pero la presión sociocultural y la estética claman por un cuerpo delgado y lo 
    asocian  con la felicidad y el éxito de las personas.
    “La delgadez extrema hoy en día es el símbolo de la belleza, éxito social y 
    autocontrol, que también puede llevar a la muerte.”

    El Estado de la Cuestión

    Datos Estadísticos

    Según estudios realizados actualmente, la mujer esta muy expuesta a la presión socio-cultural y estética, a favor de un cuerpo delgado. Dicha presión no es la causa de los trastornos alimenticios, pero si justifica que haya una mayor preocupación por un cuerpo delgado en las mujeres y no en los hombres. Hay que tener en cuenta que además de la influencia de las modas, también otros factores inciden en el desarrollo de estos trastornos alimenticios.

    Los estudios determinaron que el problema existió en todas las culturas y épocas, las descripciones de autoiniciacion se han encontrado en redacciones medievales, y la anorexia nerviosa fue definida por primera vez como un problema médico en 1873,

    Este problema se ha vuelto actual y controversial en Costa Rica, aumentando en los últimos 30 años de 250 000 a 500 000 afectados aproximadamente, de los cuales de un 8% a un 20% fallecen a pesar de los tratamientos; datos suministrados por la Clínica del Adolescente del Hospital Nacional de Niños.

    Además en el país hay un aumento de anorexia y bulimia, que demuestra que la población mas riesgosa son los jóvenes, aunque esta enfermedad puede afectar a cualquier edad, y tanto a hombres como a mujeres; también se ha demostrado en Costa Rica que 4 de cada 10 menores de 30 años a padecido alguna vez de trastornos alimenticios, (datos suministrados por PANIAMOR). Y que en los últimos 6 años el problema ha aumentado significativamente, debido a la cantidad de casos que llegan a consultorios privados.

    DATOS RECIENTES:

    • 2 de cada 3 estudiantes de escuelas privadas estaban a dieta.

    • 20% sufrían de sobrepeso.

    • 90% eran mujeres.

    HOMBRES:

    • 2.5% padecen anorexia.

    • 6.8% bulimia,

    • 40% otros trastornos.

    ESTUDIO EN ESCUELAS PRIMARIAS:

    • 27% niñas con bulimia.

    • 14% niños con bulimia.

    “EL HOMBRE ES MÁS QUE UN CUERPO, UNA CARA BONITA, ES UN SER INTEGRAL

    CON DIGNIDAD, MERECEDOR DE RESPETO QUE VALE POR LO QUE TIENE EN SU MENTE Y CORAZÓN”.