Anorexia y Bulimia

Medicina. Pacientes. Salud. Transtornos. Desórdenes alimenticios. Enfermedades nerviosas. Anorexia nerviosa. Adolescentes. Jóvenes. Problemas de salud. Culto al cuerpo

  • Enviado por: Micaela Rivarola
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Recursos Sociales y Gestión Económica y Administrativa de Personas Dependientes
Cavida Formación
Curso con los que el alumnado podrá adquirir las nociones básicas que le permitan desarrollarse profesionalmente en...
Solicita InformaciÓn

Curso Superior en Dirección de Proyectos - Metodología PMI (Málaga)
EOI
La correcta gestión de las organizaciones, independientemente de su tamaño y área de actividad económica, pasa por...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Bulimia

Y

Anorexia

Nerviosa

Espacio curricular: Salud y adolescencia

Alimentos

La alimentación es la forma de proporcionar al hombre la energía y los nutrientes son indispensables para su subsistencia.

Una alimentación variada, equilibrada y adecuada para cada etapa contribuye a mantener un buen estado de salud general mediante el correcto crecimiento, desarrollo y funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo.

Los nutrientes que requiere el organismo incluyen los hidratos de carbono, las proteínas, los lípidos, los minerales, las vitaminas, y el elemento indispensable para la vida: el agua.

Los hidratos de carbono, también determinados glúcidos o azucares, constituyen la fuente de energía básica del organismo, son el único combustible que el cerebro puede asimilar y aprovechar.

La función de las proteínas es básicamente estructural, es decir, formar, mantener y reparar todos los tejidos del cuerpo.

Los lípidos conocidos como grasas, son fundamentalmente fuentes de reserva energética. Tienen como función principal aportar calorías y amortiguar y proteger órganos.

El agua es un componente indispensable para la vida y el más abundante en todos los alimentos. Algunas de las principales funciones del agua son el transporte de nutrientes y productos de desecho, la regulación de la temperatura corporal, la disolución de sustancias, la composición del citoplasma celular. Representa el 70% de nuestro peso corporal

Las vitaminas son esenciales para asegurar un sinnúmero de funciones celulares y además, para llevar a cabo muchos procesos metabólicos.

Los minerales son compuestos inorgánicos reguladores de muchos procesos que tienen lugar en el organismo, como la contracción muscular, por ejemplo

Nuestro organismo requiere una cantidad adecuada de los nutrientes proporcionados por los alimentos. Por esta razón es frecuente que se produzcan enfermedades por déficit o por exceso de nutrientes.

Las pautas culturales han determinado que ser delgada es sinónimo de éxito social. Adolescentes y personas jóvenes están sometidas a intensas y profundas presiones para cambiar su figura corporal, o motivados por modelos y artistas o por la publicidad comercial. La bulimia y la anorexia se consideran como un síndrome por falla en la adaptación al medio social, que intenta ser compensada mediante una serie de comportamientos patológicos vinculados a la alimentación y una preocupación excesiva por el cuerpo que se ligan a esos factores de presión sociocultural.

Se pueden padecer en ambos sexos entre los 12 y los 30 años, pero predomina un 90% en el sexo femenino.

Anorexia nerviosa

Es una enfermedad que se caracteriza por el miedo intenso a ganar peso y por una imagen distorsionada del propio cuerpo. Conduce a un grave adelgazamiento debido a una dieta exagerada y a un exceso de ejercicio. No se asocia con ninguna otra enfermedad orgánica previa. Se presenta habitualmente en adolescentes, especialmente en las mujeres.

Aunque técnicamente la palabra “anorexia” significa “perdida de apetito”, las pacientes con anorexia realmente tiene un apetito normal, a pesar de que controles de forma drástica lo que comen.

Es oportuno señalar que quienes padecen anorexia nerviosa no reconocen estar enfermos, tiene miedo intenso a aumentar de peso y “se ven gordas”.

Estas tres razones básicas se potencian y dan como resultado una obsesión por adelgazar que no tiene límites.

La perdida de peso es autoinducida por medio de la evitación de alimentos que engordan, vómitos autoinducidos, laxantes, exceso de ejercicio físico, uso de inhibidores del apetito y/o diuréticos.

No olvidemos que conocer la anorexia nerviosa y el sufrimiento de quienes la padecen es el primer paso para combatirla.

Síntomas

  • Cortan los alimentos en trozos pequeños, mastican largo rato y comen lentamente

  • En las mujeres la ausencia de por lo menos tres ciclos menstruales consecutivos, cuando de lo contrario deberían haberse presentado (amenorrea). Se considera que una mujer tiene amenorrea si sus periodos ocurren solo por inducción hormonal, por ejemplo administración de estrógeno.

  • Fatiga

  • Hipotensión

  • Intolerancia al frío

  • Lanugo

  • Caída del cabello

  • Hipotermia

  • Índice de masa corporal por debajo de lo normal

  • Cansancio

  • Constipación

  • Alteraciones cardiacas

  • Piel seca

  • Uñas frágiles

  • Edemas u osteoporosis

Bulimia

Es un desorden alimenticio causado por la ansiedad y por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico.

A diferencia de las anoréxicas, las bulímicas generalmente se las arreglan para mantener su peso dentro de los límites normales. Esto es debido a que a pesar de que intentar perder peso provocándose vómitos o tomando laxantes, también se dan atracones. Estos atracones implican el ingerir, en un periodo corto de tiempo, grandes cantidades de alimentos que engordan y que habitualmente no se permiten. Con posterioridad se sienten enfermas, muy culpables y deprimidas. Los atracones o los vómitos pueden hacer que su peso suba o baje por encima de los 3 kilos en un periodo de tiempo muy corto.

Las bulímicas cortan los alimentos en trozos grandes, comen rápidamente, apenas mastican o tragan sin masticar.

En los bulímicos la ingesta no tiene como consecuencia una disminución del apetito como ocurre en las personas normales, sino que es seguida por una mayor ansia de comer. Esto sucede porque la colecistoquinina es una hormona intestinal, normalmente segregada después de la ingesta, que produce saciedad, o sea es un “aviso” de que se ha comido. Al interrumpir la digestión con el vomito, esta hormona no actúa y se ha encontrado disminuida en los pacientes con bulimia.

El odontólogo es a veces quien puede diagnosticar la enfermedad aunque se le oculte en el interrogatorio la existencia de los vómitos, ya que las consecuencias sobre el esmalte dental son inocultables.

Síntomas

  • Insomnio

  • Dificultad para concentrarse o pensar en forma clara

  • Depresión

  • Sentimiento de frío

  • Huesos frágiles, los músculos se debilitan y llega a resultar un gran esfuerzo hacer cualquier cosa

  • El ácido del estomago disuelve el esmalte de los dientes

  • Cara hinchada por el agrandamiento de las glándulas salivales

  • Latidos cardiacos irregulares

  • Daño renal

  • Convulsiones epilépticas

  • Dolores intestinales persistentes

  • Dedos hinchados

  • Lesiones en los músculos intestinales por el uso de laxantes que pueden conducir a estreñimiento crónico

Tratamiento

Todo tratamiento exitoso debe ser capaz de manejar los aspectos médicos, nutricionales y psicológicos a nivel individual y familiar.

Al comienzo se prohíbe el ejercicio físico, a medida que mejora el ejercicio controlado es bueno.

PARTICIPACION DE LA FAMILIA

La familia debe lograr el desarrollo individual del paciente, el incremento de su armonía, de su autoestima para mejorar las relaciones interpersonales. Los familiares deben estar motivados para el cambio. Es muy importante su papel para la recuperación. La familia junto al enfermo y al terapeuta se pondrán de acuerdo para implementar técnicas que remitan los síntomas.

El empleo de fármacos para el tratamiento de la anorexia nerviosa tiene pocos efectos beneficiosos, por lo que se ha limitado su uso.

El primer paso para poder tratar un trastorno es hacer que la paciente reconozca su enfermedad. Una vez que el problema ha sido reconocido, la paciente debe ser visitada por un psiquiatra o psicólogo que tenga experiencia en esta clase de trastornos.

El psiquiatra deberá tener una larga charla con la paciente para intentar clarificar cuando surgió el trastorno y como se ha desarrollado.

La terapia familiar es un modelo de tratamiento poderosamente eficaz para las pacientes en las que la enfermedad debuta a los 18 años o antes y tiene menos de tres años de evolución.

Obviamente se deberá asignar una dieta a la paciente para que recupere su peso corporal normal, en el caso de la anorexia.

En el caso de la bulimia la meta es mantener un peso constante, invariable, con tres comidas al día en sus horas fijas, sin vomitar ni privarse de nada.

Es fundamental suministrarle a la paciente la información dietética de los alimentos, ya que en muchos casos suelen tener conceptos erróneos.