Anorexia nerviosa

Trastornos de la alimentación. Pacientes anoréxicos. Bulimia. Hambruna. Mecanismo psicológicos de la anorexia. Indicios. Detección precoz. Tipologías anoréxicas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 20 páginas
publicidad
publicidad

"...La hambruna llena el vacio interno, aprobación proviniente de ti, es lo que pido. El deseo por la comida se ha ido y allí te encuentras de nuevo gritando... siempre negativo... tiempos como estos son copados con un martilleo en mi cabeza, y es urgente salir corriendo y desaparecer...

...Perdida en la oscuridad de mis propias circunstancias, ecos que me atacan y critican, me despiertan en la noche.. las barreras y el bloqueo me mantienen a salvo y me devuelven el control, mientras pretendo estar bien...

...Las emociones me controlan... me obligan a esconderme en un lugar seguro... "el silencio". Mi mente esta distante de lo que mi corazón siente. Si yo lo digo es real, y las únicas palabras que conozco son las de destrucción, por eso prefiero permanecer callada. No puedo acercarme a ellos, si lo hiciera me enredaría en mi misma y me derrumbaría. Tal vez parezca estar hecha de un corazón de piedra pero realmente sólo es tiza, y me produce un profundo miedo, encarar la posibilidad de convertirme en polvo fácilmente...

...Esta necesidad de querer ser algo imposible, sin claridad y sin razón aparente, muero por ser lo que no puedo, lo que nadie puede...

...El reflejo me observa desde a trás, no es el mismo que tu ves, mi culpa acelera el ansia de destruir mi constancia...

...La única culpa que puedo imputar, es hacia mi misma; por añorar la felicidad que jamás podré tener... y aun.. hoy.. no creo merecerla...

Cathy, a ti te dedico este trabajo... con todo mi cariño, donde quiera que estés...

Índice

Contenidos Página

  • Dedicatoria............................................................................ 2

  • Introducción.......................................................................... 4

  • ¿Qué son los motivos y la motivación?............................ 5

  • ¿Qué son los trastornos alimenticios?............................ 6

  • ¿Qué es la Anorexia Nerviosa?......................................... 7

  • Subtipos de Anorexia Nerviosa......................................... 7

  • Indicios para detectar la Anorexia.................................. 9

  • La Anorexia y sus síntomas................................................ 9

  • Síntomas Psicológicos................................ 9

  • Síntomas Físiológicos................................. 10

  • Personalidad Diferente.................................................................... 10

  • Motivación de la Anorexia Nerviosa.............................................. 12

  • El riesgo de Contagio y el efecto Dominó..................................... 13

  • Consecuencias Físicas........................................................................ 14

  • Diagnóstico........................................................................................... 15

  • Tratamiento......................................................................................... 15

  • Preparación para el tratamiento.............. 15

  • Terapia Ambulatoria, Hospitalización..... 16

  • Uso de fármacos, Terapia Familiar.......... 17

  • Psicoterapia Individual............................... 17

  • Cuerpo sin Historia............................................................................. 18

  • Conclusiones.......................................................................................... 19

  • Bibliografía........................................................................................... 20

Introducción

Hoy en día, en medio de la agitación de nuestras vidas, de la constante lucha por surgir y hacerse notar entre las masas, pareciera ser que la única tarjeta de presentación válida, y más aún lo que nos asegura el éxito es la delgadez.

Día a día somos víctimas de un constante bombardeo publicitario, donde se muestran mujeres esbeltas y felices... día a día mantenemos una “guerra” contra esos kilos, que si no fuera por esta suerte de “cultura de delgadez”, a nadie le importarían. Todo esto se ve acentuado, por la implacable competencia por lograr el éxito, donde cualquier factor puede jugar en contra.... y por supuesto, el ser “rellenito”.

Es así como la presión social y esta cultura de la delgadez, han provocado que 4 de cada cien jóvenes, de entre 14 y 18 años, caigan en las garras de esta enfermedad psico-social que las consume hasta dejarlas literalmente en los huesos. Y más aún, que el 15% de las víctimas... muera.

Lo más alarmante de todo, es que no sabemos reconocer los síntomas para detectar esta enfermedad en sus faces incipientes, que es donde hay más factibilidad de llevar el tratamiento a cabo con éxito... y dejamos pasar ante nuestros ojos conductas aberrante como "normales”, y lo peor de todo es que muchas veces alentamos a estos enfermos haciéndoles sentir que se ven mejor cuando han comenzado a adelgazar...

Por eso que mi intención con este trabajo, es dar a conocer los síntomas de la anorexia y entender por qué actúan así... que no se obtiene nada obligándolos a comer... ése no es su problema... ellos tienen un problema aún mayor... no se quieren, no les importa su cuerpo, sólo quieren ser reconocidos... necesitan que los otros les hagan saber cuánto valen, porque ellos... no lo saben...

Creo que es un deber de todos parar este monstruo que nosotros mismos hemos creado... no podemos permitir que jóvenes llenas de vitalidad y energía, con toda una vida por delante... mueran por no sentirse queridas, por no sentirse acorde con los cánones de esta sociedad.

¿Qué son los motivos, y la motivación?

“Los psicólogos han utilizado el término motivo para describir el estado que activa y dirige la conducta de los organismos. Los motivos incluyen los objetivos hacia los que se dirigen nuestras conductas” (Worchel & Shebilske, 1998, 372).

Como motivación entonces, vamos a entender “el estado interno que puede ser el resultado de una necesidad, y se le caracteriza como algo que activa o excita conducta que por lo común se dirige a la satisfacción del requerimiento instigador” (Davidoff, 1998, 331).

Las motivaciones, o teorías motivacionales están abocadas a explicar por qué un organismo actúa de cierta manera en un determinado momento.

Los motivos podemos dividirlos en dos grupos:

1º- Motivos Primarios: como el hambre, la sed, la necesidad de aire y de descanso, y el

deseo sexual. Todos ellos están relacionados con necesidades biológicas, por lo tanto, normalmente no son aprendidos, son comunes a todos los animales y son esenciales para la supervivencia del organismo o la especie.

2º- Motivos Sociales: como las necesidades de afiliación, agresión y logro, por lo tanto,

surgen del aprendizaje y la interacción social.

  • Teoría de la Jerarquía de Abraham Maslow:

Este psicólogo humanista sugiere que los humanos tienen una motivación natural para ser creativoa y alcanzar su mayor potencial, per plantea que no se puede alcanzar este potencial hasta que sus necesidades más básicas no hayan sido satisfechas.

Maslow sugiere que todas las necesidades del hombre se encuentran ordenadas, jerarquizadas. Maslow afirma que los seres humanos nacemos con cinco sistemas de necesidades, organizados jerárquicamente, donde más abajo se encuentran las necesidades básicas o de bajo orden, y más arriba las necesidades de creciemiento como la autorrealización, donde el individuo se esfuerza en aprender, crear y trabajar para alcanzar su mayor potencialidad. Por lo tanto, para ir subiendo en estos sistemas de necesidades, es imprescindible haber satisfecho el sistema anterior; aunque se piensa que uno puede transitar de un nivel a otro, sin necesariamente haber satisfecho uno por completo.

Esta teoría será fundamental para comprender la motivación de los pacientes que sufren de un grave trastorno alimenticio, como es la Anorexia Nerviosa.

¿Qué son los trastornos alimenticios?

Los trastornos alimenticios son enfermedades conductuales devastadoras producidas por una compleja interacción de factores, que pueden incluir trastornos emocionales y de la personalidad, presiones familiares, una posible sensibilidad genética o biológica y el vivir en una cultura en la cual hay una sobreabundancia de comida y una obsesión con la delgadez.

Los trastornos alimenticios generalmente se categorizan como bulimia nerviosa y anorexia nerviosa. Bulimia nerviosa, que es más común, describe un ciclo de atascamiento y de purgación. Anorexia nerviosa es un estado de inanición (hambre) y emaciación, que puede ser realizado con seguir una dieta severa o con purgar.

Bulimia y anorexia comparten características comunes -la depresión, la ocultación y una obsesión con la pérdida de peso -, pero difieren en gravedad, rasgos de personalidad y en otros factores. Estos no son trastornos nuevos. Las descripciones de autoinanición se han encontrado en redacciones medievales y anorexia nerviosa fue definida por primera vez como un problema médico en 1689. Las primeras descripciones detalladas de anorexia nerviosa fueron formuladas por Sir Richard Morton en 1689, lo que el llamaba atrofia nerviosa: "No recuerdo haber visto a ningún ser vivo tan degradado y con tal grado de consunción, pero no tenía fiebre, sino, por el contrario, un considerable frío en el cuerpo; no tenía tos, problemas para respirar ni aspecto de otra fracción de los pulmones u otra entraña; no tenía pérdidas ni otros signos de malignidad o anormal desgaste de los humores nutrientes. Sólo mostraba falta de apetito, y mala digestión, con frecuentes desmayos". El elemento común existente en toda tipo de desórdenes alimenticios, es la presencia inherente y constante de baja auto-estima. A pesar de que estos trastornos son patologías graves, su detección precoz aumenta considerablemente las probabilidades de recuperación de los pacientes.

“ La neurosis alimentaria paralela a la melancolía es la anorexia. La tan conocida anorexia nerviosa de las adolescentes me parece representar, tras detenida observación, una melancolía en presencia de una sexualidad rudimentaria. La paciente asevera no haber comido simplemente porque no tenía apetito, y nada más. Pérdida de apetito equivale, en términos sexuales, a pérdida de la libido.
Todo está en orden en el nivel inferior, pero la voluptuosidad no halla acceso al grupo sexual psíquico debido a sus ligazones en otro sentido (con repugnancia-defensa); he aquí la anestesia histérica, enteramente análoga a la anorexia histérica (repugnancia)"

Sigmund Freud

¿Qué es la Anorexia Nerviosa?

El término anorexia significa falta de apetito. Se pueden distinguir dos tipos de anorexia: la debida a problemas físicos, que suele acompañar a un cortejo de síntomas y signos específicos o inespecíficos, y la anorexia llamada "nerviosa", de origen psicológico.

Por su importancia como entidad clínica independiente, habitualmente suele ser objeto de estudio y se describe con más detalle la anorexia mental o nerviosa.

La anorexia nerviosa es una enfermedad de naturaleza psíquica caracterizada por una pérdida de peso autoprovocada, por lo tanto, es un trastorno caracterizado por una preocupación constante por el peso corporal y la comida, así como por una conducta dirigida a perder peso, con pautas particulares de manipulación de los alimentos, intenso temor a aumentar de peso, alteración de la imagen corporal y amenorrea.

El DSM-IV define la Anorexia Nerviosa como: “el rechazo a mantener un peso corporal mínimo nomal, un miedo intenso a ganar peso y una alteración significativa de la percepción de la forma o tamaño del cuerpo”.

Tres de los criterios aceptados por la mayoría de los clínicos e investigadores especializados en trastornos de la alimentación son:

  • intenso temor a engordar

  • alteración de la imagen corporal

  • negativa a mantener el peso corporal por encima de un peso mínimo normal para la edad y altura. Siendo éste último el único criterio necesario relativo al peso en la anorexia nerviosa.

Un cuarto criterio, propuesto en el DSM-IV, que es aplicable sólo a las mujeres que ya hayan tenido la primera regla, y que padezcan de este trastorno alimenticio es:

  • amenorrea, que generalmente es la consecuencia de la pérdida de peso.

Subtipos de Anorexia Nerviosa

  • Tipo Restrictivo: la pérdida de peso se consigue haciendo dieta, ayunando o realizando ejercicio intenso; estos individuos no recurren a atracones ni a purgas.

  • Tipo compulsivo-purgativo: el individuo recorre regularmente a atracones o purgas, o ambos incluso para lograr una pérdida de peso; aún después de ingerir pequeñas cantidades de comida.

La anorexia nerviosa es ocasionada generalmente por una situación familiar irregular, que el niño o el adolescente organizan de modo inconsciente para oponerse a algún conflicto no resuelto con su entorno.

Otras causas de la aparición de este trastorno suelen ser: ambiente paterno de carácter muy dominante o represivo, sobreprotección en el ambiente familiar, situación de competencia con otros adolescentes y en ocasiones, aparece como secuela de un régimen de adelgazamiento inadecuado.

El cuerpo propio se convierte en un cuerpo máquina para vaciar o llenar, en lo que se denomina "cuerpo tubo", que va tomando el lugar de toda relación viva y diversificada. Como si la explicación de dejar de comer fuera el simple hecho de querer dejar de existir.

Investigaciones recientes están estudiando la hipótesis de que la anorexia nerviosa es una forme fustre, una forma atípica, de trastorno afectivo mayor. La mayoría de las descepciones de estos pacientes está dada por la presión a ser: hijos modélicos, excesivamente limpios, correctos, educados, y de buena conducta.

La protagonista principal en esta historia es la mujer, no podemos dudar que en nuestra sociedad la forma deseable, y que se asocia con un estilo de vida perfecta y exitosa para una mujer es ser delgada, aunque más recientemente los hombres también están siendo víctimas de esta patología. El porcentaje de varones en una población anorexia varía entre 4% y 6%.

La mayoría de los casos de este tipo de anorexia se suelen presentar en adolescentes que se caracterizan por presentar una baja autoestima, por conceder una importancia exagerada a su aspecto externo y a la impresión que causan en los demás, y por sentir horror a engordar. Así, el rango de edades en que se presenta este trastorno es de 14 a 18 años, definida como la época más riesgosa (es aquí donde el 85% de los pacientes anoréxicos desarrollan la enfermedad), aunque los diferentes estudios sitúan el rango entre los 12 y los 25 años de edad. También se ha definido a la clase social media-alta, como en la que se presenta mayor cantidad de individuos con este trastorno alimenticio.

Hoy, la anorexia, se ha universalizado; ahora, es una patología que afecta a todas las clases sociales y, empiezan a presentarse casos de personas que sobrepasan por varios años el rango de edad definido anteriormente (12-25), y que sufren este trastorno.

Hay pruebas indirectas de que la incidencia de anorexia nerviosa ha aumentado un 300% en los últimos 30 años.

Indicios para detectar la anorexia:

  • Empieza a restringir su alimentación, evitando cierto tipo de alimentos considerados calóricos.

  • Evita las comidas familiares, argumentando que tiene que estudiar, que le duele la cabeza o el estómago o que ya ha comido fuera.

  • Las cantidades de alimentos son cada vez más pequeñas.

  • Aumenta su actividad física, deporte y está siempre activa. La perdida de peso empieza a ser aparente y no existe una causa concreta que lo justifique.

  • Empieza a poseer un elevado conocimiento de los alimentos, su valor nutricional, sus calorías, etc.

  • Su humor empieza a cambiar. Se irrita con facilidad. Alterna cambios de ánimo que van de la depresión a la euforia.

  • Desea preparar la comida y cocina para toda la familia.

  • Juega con el plato y desmenuza los alimentos.

  • Nunca reconoce que está adelgazando, y asegura que está gorda/o.

  • Duerme poco y su capacidad de concentración disminuye.

  • Se aisla cada vez más de la familia y de los amigos.

  • Niega incesantemente que tenga un problema con la alimentación.

La anorexia y sus síntomas

* Síntomas Psicológicos:

  • Alteración en la percepción de la imagen corporal.

  • Hiperactividad.

  • Dieta excesivamente rigurosa.

  • Masticar una y otra vez antes de tragar.

  • Uso de laxantes y diuréticos.

  • Búsqueda del sentido de identidad.

  • Temor a perder el control no sólo en la comida.

  • Interpretación rígida de las relaciones humanas.

  • Capacidad deficiente para el pensamiento abstracto.

  • ánimo triste.

  • Negación de la enfermedad.

* Síntomas Físiológicos:

  • Pérdida de peso que puede superar el 25%.

  • Ojos hundidos, huesos salientes y aspecto envejecido.

  • Desaparición de la menstruación (amenorrea).

  • Bradicardia (ritmo cardiaco lento en exceso).

  • Extreñimiento.

  • Dolor abdominal.

  • Intolerancia al frío.

  • Estado de extrema desnutrición.

  • Piel descamada y sucia.

  • Hipotensión.

  • Trastornos del sueño (insomnio y despertar precoz).

  • Vitalidad excesiva.

como enfermedades asociadas, se pueden presentar: anemia normocítica normocroma, función renal alterada y trastornos cardiovasculares.

Personalidad Diferente

Las víctimas de la anorexia poseen un carácter obsesivo que acaba traduciéndose en una preocupación constante por el peso y la dieta. Así, la anoréxica suele estar considerada como una "niña modelo": perfeccionista, buena estudiante, con un nivel intelectual alto y con tendencia a evitar conflictos.

La preocupación por la opinión que los demás tienen de ella es excesiva, presenta una marcada tendencia a la depresión y a la ansiedad; además, suelen fracasar en sus relaciones sentimentales, tienen en la mayoria de los casos baja auto estima y un tremendo afán de controlar su entorno y sus propias emociones.

El nivel de autoestima de las personas que sufren este trastorno depende en gran medida de la forma y el peso del cuerpo. Consideran un logro perder peso y un signo de extraordinaria autodisciplina; por el contrario, ven el aumento de peso como un fracaso inaceptable de su autocontrol.

La persona que sufre anorexia puede ser extremadamente sensible sobre su peso, creer estar gorda o sentir pánico de llegar a serlo. El temor de perder control sobre la cantidad de comida que se consume es permanente, lo cual va de la mano con el ansia de controlar igualmente las emociones y reacciones.

Los anoréxicos tienen una alteración de la imagen corporal, al no reconocer que su grado de delgadez es extremo; afirman sentirse gordos y consideran que tienen un peso normal o incluso excesivo. Una mayor negación de la enfermedad va asociada a una mayor distorsión de la imagen corporal.

La persona con anorexia nerviosa tiene una necesidad aguda de ser aceptada, se convierte así, en un individuo que recurre constantemente a dietas obsesivas y ayunos como formas no solo de controlar el peso sino también, (como habíamos dicho antes) sus sentimientos y reacciones.

Algunas víctimas creen no merecer el ser felices, asumen no ser dignos de disfrutar la vida y se privan de aquellas situaciones que proveen placer (como es el comer, compartir con la familia y mantener una vida sexual).

El ejercicio obsesivo, el conteo de calorías y gramos, la discución constante sobre temas de salud y dietas, es una preocupación constante en una persona que sufre de anorexia nerviosa.

La prueba de que los anoréxicos piensan constantemente en la comida está en su pasión por coleccionar recetas y pensar elaborados platos para los demás. Este particular comportamiento que presentan en relación al alimento, nos ayuda a entender algunas conductas:

  • Esconden comida por la casa, sobre todo la que contiene carbohidratos, como los caramelos y pasteles.

  • Suele negarse a comer con su familia o en lugares públicos.

  • Si se les obliga a comer en público, suelen intentar expulsar subrepticiamente la comida para evitar comer.

  • La víctima se niega el sentimiento de hambre, crean excusas para evitar las comidas tales como "ya he comido" o "no me siento bien"; o esconden la comida que dicen haber comido.

  • Pasan un largo rato cortando la comida en trocitos pequeños y ordenando la comida en el plato.

Debido a la conducta obsesivo-compulsiva, que se desarrolla en las víctimas de la anorexia nerviosa, no es raro evidenciar una obsesión por la limpieza: lavados frecuentes de manos, un aumento de las actividades de limpieza doméstica; así como tampoco es raro observar una actitud más compulsiva hacia el estudio (algunos pacientes mejoran sus calificaciones después de desarrollar la enfermedad), y el desarrollo de otros rituales no asociados con la comida.

La anorexia nerviosa conlleva sentimientos depresivos, crisis de llanto, alteraciones del sueño, rumiaciones obsesivas e ideas suicidas ocasionales.

Motivación en la Anorexia Nerviosa

Luego de haber expuesto la particular personalidad de los pacientes anoréxicos, podemos comenzar a ubicarlos en una de las teorías motivacionales, como lo es la Teoría de la Jerarquía de Abraham Maslow, que fue explicada anteriormente.

Según Maslow, entonces, habrían cinco niveles de necesidades que motivarían a los humanos a comportarse de un modo particular con el fin de satisfacer dichas necesidades. Eso sí, para Maslow, es fundamental que se haya satisfecho un nivel para pasar al otro, así mientras no tengamos satisfecha una necesidad no podremos avocarnos a otra. Pero, suele suceder que transitemos de un nivel a otro, aún sin haber satisfecho todas las necesidades del anterior.

Con esta pirámide de necesidades, podemos ubicar la motivación de los anoréxicos desde el 2º nivel hacia delante. Así entonces, necesitan sentirse seguros y autocontrolados, necesitan por sobre todo sentirse aceptados, queridos y reconocidos.

Podemos ver, que las víctimas de la anorexia, presentan una gran falencia, ya que sólo han satisfecho las necesidades fisiológicas, exceptuando la del hambre, que a ellos no les interesa, ya que su inanición es sólo la manifestación de conflictos internos que desean reclamar atención, reconocimiento y afecto.

La anorexia, en consecuencia, tiene una profunda motivación social, y dentro de ésta, específicamente tiene una motivación de logro.

Este tipo de motivación, surge de la necesidad de alcanzar la excelencia, llegar a metas altas o tener éxitos en áreas difíciles. La motivación de logro, implica la competencia con otros o contra algún criterio externo o interno.

Podemos entonces, identificar inevitablemente a los anoréxicos en este grupo de personas, que necesitan ser “perfectos”, demostrar que tienen control sobre algunos aspectos de su vida, que a través del manejo de la comida, expresa el control de las emociones y reacciones; pero por sobre todo el tener éxito en áreas difíciles les hace sentirse reconocidos y aceptados socialmente.

El riesgo de contagio y el efecto Dominó

En muchas ocasiones, el deseo de perder unos kilos se convierte en una competición entre amigas. Cada una, siempre se verá más gorda que la otra, e intentará seguir adelgazando cada vez más, hasta conseguir el tipo perfecto, el cual no es más que producto de su obsesión. Además, entre ellas se apoyan y respaldan para seguir ayunando y perdiendo peso.

También puede producirse una circunstancia particular, que se conoce con el nombre de efecto dominó: cuando una adolescente logra perder peso y estar más delgada, consigue así la admiración del resto del grupo y se produce una especie de contagio; esto provoca que las amigas de su entorno quieran parecerse a ella y acaben también enfermando. Esta circunstancia del llamado efecto dominó tiene su génesis, principalmente, en la imitación de modelos.

Otros factores precipitantes son: el divorcio o separación violenta de los padres, la sobreprotección de alguno de los hijos por parte de los progenitores, muerte de algún familiar, antecedentes familiares de anorexia o depresión o, incluso, ser el primero o el último de los hermanos, se han revelado como factores que pueden empujar a un adolescente con cierta predisposición a sufrir un trastorno de alimentación, como la anorexia nerviosa.

Consecuencias Físicas

Los estudios sobre las consecuencias físicas de la anorexia han revelado que a corto y medio plazo, los pacientes sufren: cardiopatías, desajustes de electrólitos, anormalidades reproductivas, osteoporosis, problemas gastrointestinales y cambios en la actividad de los neurotransmisores.

A continuación se detallan algunas de las zonas del cuerpo a las que afecta dicha patología, así como las consecuencias de la misma:

  • Corazón:

  • Disminuye el tamaño del corazón.

  • Prolapso de la válvula mitral.

  • Derrame pericárdico.

  • Bradicardia e hipertensión.

  • Arritmias.

  • Densidad Ósea:

  • Disminución de la masa ósea como consecuencia de la pérdida de la menstruación.

  • Tasas bajas de minerales en los huesos y mayores niveles de hormonas tiroideas.

  • Problemas Gastrointestinales:

  • Flatulencia.

  • Estreñimiento.

  • Dificultad en el vaciamiento gástrico.

  • Reducción del tamaño del estómago.

  • Cerebro:

  • Daños neurológicos.

  • Calambres, hormigueos.

  • Niveles bajos de leptina (regulador del apetito).

Cuando la pérdida de peso es profunda, aparecen signos físicos como edema derivado de la hipotermia, bradicardia, hipotensión y lanugo (aparición de pelo de tipo neonatal).

Muchas mujeres anoréxicas solicitan atención médica por amenorrea, que a menudo aparece antes de que haya tenido lugar una pérdida de peso evidente. Lo que sucede, es que las anoréxicas tienen una pauta de secreciones hipofisarias similar a la de las niñas prepuberales, que por los bajos niveles de estrógenos, de hormona folículoestimulante, y de hormona luteinizante, provocan esta disfunción fisiológica que se traduce en la ausencia de menstruación.

La vuelta de los ciclos menstruales está fuertemente relacionada con una notoria mejoría psicológica que con la recuperación de un peso normal.

Diagnóstico

El diagnóstico, tratamiento y posterior seguimiento de los trastornos de la alimentación debe ser multidisciplinario: aspectos nutricionales, psicoterapia, terapia familiar, farmacoterapia, son varias de las medidas que hay que adoptar frente a una persona con patología de anorexia.

Además, la detección precoz es un factor que siempre juega a favor del paciente; la curación siempre es más fácil cuando el problema se detecta en sus fases incipientes. Casper y Davis, identificaron tres fases de la anorexia:

  • Es aquí donde las personas desarrollan una baja autoestima y un aumento de la preocupación por su aspecto físico.

  • En esta fase hay un miedo intenso a engordar, por lo que se adopta una dieta restrictiva para comenzar a perder peso. Cuando aparece el dolor por el hambre, los anoréxicos se extenúan mediante ejercicios abrumantes. La pérdida de peso se acompaña de estreñimiento, pérdida de la menstruación y disminución de las frecuencias de pulso y respiración. No importa lo delgados que estén, los anoréxicos se siguen viendo gordos.

  • Aquí, las víctimas admiten que tienen un problema y vuelven a incrementar la ingesta; sin embargo, al primer signo de ganancia de peso, empiezan a temer que se pondrán gordas y el lento proceso de inanición empieza de nuevo.

  • Tratamiento

    * Preparación para el tratamiento:

    El tratamiento de la anorexia nerviosa requiere de control médico, terapia personal, conductual y familiar; por ello, el tratamiento de este trastorno debe ser una empresa multidisciplinaria.

    Una de las mejores formas de empezar la recuperación es hablando sobre las ansiedades y frustraciones, haciendo énfasis en los sentimientos del individuo, y no sobre la comida que ha considerado como su enemigo. Deben de saber que son seres humanos exitosos que son capaces de cualquier cosa sin importar la imagen de su cuerpo.

    La mayoría de los pacientes no están interesados e incluso se resisten al tratamiento, por lo que una buena opción es asegurar al paciente que el tratamiento puede producir un alivio del insomnio y los síntomas depresivos, una disminución de las ideas obsesivas sobre la comida y el peso corporal que interfieren en su capacidad de concentrarse en otros asuntos y un restablecimiento de las relaciones con las amistades. Si el paciente anoréxico está extremadamente demacrado sentirá molestias por la falta de energía para estar activo. La seguridad en que con el tratamiento puede recuperar el nivel de actividad anterior también servirá para persuadirle para que participe en el programa de tratamiento.

    Hay que advertir a la familia del paciente que éste va a resistirse al tratamiento, y que durante las primeras semanas de éste, van a presenciar constantes quejas por parte del paciente.

    * Terapia Ambulatoria:

    El objetivo inmediato del tratamiento debería ser restablecer el estado nutritivo normal del paciente. Es extraordinariamente difícil conseguir un cambio conductual con la psicoterapia, en un paciente demacrado que padece los efectos psicológicos de esta condición.

    * Hospitalización:

    La hospitalización del paciente anoréxico tiene la ventaja de aislarle de un ambiente potencialmente nocivo.

    La mayoría de los programas terapéuticos han seguido un paradigma de condicionamiento operante, consistiendo el reforzamiento positivo en un aumento de la actividad física, privilegios de visita y actividades sociales contingentes con relación al aumento de peso. Otros programas han incluido reforzamientos negativos poderosos, como el reposo en cama, el aislamiento y la alimentación forzosa. Durante los primeros días de hospitalización hay que realizar un minucioso análisis conductual de cada paciente, a fin de seleccionar los reforzamientos positivos y negativos adecuados.

    La terapia conductual es, sobre todo, efectiva en el enfoque médico y la rehabilitación nutricional del paciente, aunque hay ocasiones en que pueden cambiarse otras conductos con esta terapia. Los reforzamientos deben depender del aumento de peso, más que de la comida, para evitar fomentar el vómito en el paciente. También es importante la temporización de los reforzamientos diarios; el paciente necesita al menos de un reforzamiento al día, así como otros reforzamientos menos frecuentes.

    * Uso de fármacos:

    Los fármacos pueden ser útiles como auxiliares en el tratamiento de la anorexia nerviosa: los antidepresivos, son efectivos para producir el aumento de peso y reducir los síntomas de depresión.

    * Terapia Familiar:

    Generalmente se utiliza la terapia familiar en conjunción con las problemáticas conductuales y la psicoterapia personal. La misma fórmula de terapia familiar utilizada en una familia no puede ser utilizada en todos los casos, hay que analizar detenidamente los problemas singulares de cada familia, y la terapia debe sintonizar con las necesidades concretas de cada caso.

    * Psicoterapia Individual:

    La terapia de orientación psicodinámica clásica en el tratamiento de la anorexia nerviosa suele ser considerada inefectiva por los psicoanalistas que tienen considerable experiencia en el tratamiento de trastornos de la comida. La psicoterapia individual debería intentar que estos pacientes cobrasen conciencia de su conducta y del efecto que tiene en el mantenimiento de su enfermedad. Hay que dirigir la atención hacia el temor al fracaso del paciente anoréxico, su temor a ser independiente de la familia, y su temor a aceptar las responsabilidades normales de un adulto.

    El paciente con anorexia nerviosa debe ser consciente de su necesidad de controlar su entorno dadas sus pautas de vida desadaptadas.
    La anorexia nerviosa es un trastorno con una considerable gama de psicopatologías, de leve a grave, y una considerable gama de resultados, desde la recuperación completa a la muerte.

    Cuerpo sin historia

    En la anorexia se despliega una sintomatología que escapa a la posibilidad de crear espacios separados entre lo psíquico y lo somático. Lo subjetivo ha pasado a ser lo objetivo: su cuerpo. Espacio y tiempo están en él detenidos. Sin recuerdos, sin sueños, sin fantasías. El cuerpo es marca del tiempo y es marcado por él. Las marcas del cuerpo se acompañan inexorablemente de inscripciones psíquicas y son, a su vez, producto de ellas.

    Esta angustia de no tener pasado, un tiempo vivido, mito y sostén de un tiempo presente, hace que tampoco exista un presente que se inscriba y marque huellas a un futuro. Este tiempo suspendido, esta anhistoricidad donde el a posteriori no tiene lugar, se encarna en ese cuerpo que parece flotar liviano en el espacio.

    Casi toda su vida infantil hasta la adolescencia temprana, se esfumaba sin recuerdos, así como se esfumaba ella en sus frágiles imágenes. Escasos, casi nulos recuerdos que no podían configurar ninguna historia personal, ni real, ni imaginaria, ni construida. La única verdad era lo inexistente.

    Un deseo de inexistencia psíquica alcanza el cuerpo en su realidad somática que, bajo el supuesto deseo de delgadez, se convierte en símbolo de esa inexistencia.

    Esto hace que ella viva el "llenar" (hacerla comer) como un "asesinato" que cometen con ella, apropiándose de su cuerpo que antes, aunque inexistentemente, era de ella.


    La anoréxica se encuentra arremolinada en el tiempo; ¿tiempo pasado y perdido en algún lugar de la memoria?, ¿tiempo definitivamente perdido?, ¿tiempo de ella?, ¿tiempo de otros?. Tiempo pasado no investido, cuerpo no investido o investido negativamente, imposibilidad de construir una versión de su pasado, de su tiempo y de su cuerpo, único testigo de la continuidad que debe romperse.

    Sin garantía de existencia (memoria de un pasado) queda sin sentido el presente y el devenir. Se deslizan por el tiempo y por el espacio y su lugar no está en ninguna parte. La convicción es de que el tiempo (como su cuerpo) no les pertenece porque en el nivel inconsciente pertenece a la madre. El tiempo es en ellas un presente sin pasado y sin proyección a un futuro.

    Recomponer la imagen de los años olvidados como dice Freud en “Construcciones en Psicoanálisis”, es sólo un fragmento de nuestra realidad psíquica, pero para reconstruir esta imagen se necesita una "realidad" de la que la anoréxica adolece, una realidad hecha de deseos, de sentimientos..., ya que se reconoce no recordándose, no sintiendo, no deseando.

    Conclusiones

    La anorexia nerviosa es un padecimiento psiquiátrico, enfermedad causada por una variado número de factores psicológicos, sociológicos, fisiológicos y hasta hereditarios, de difícil diagnóstico y terapia.

    La anorexia nerviosa ha emergido en los últimos años a partir de los actuales estereotipos que imponen una sociedad donde vamos encaminados hacia la búsqueda de la perfección, no solo mental sino también física, lo que desemboca en diversos trastornos como lo es la anorexia nerviosa.

    Es paradójico que este trastorno de la alimentación tenga una mayor presencia en las clases media y alta de los paises industrializados, quienes se supone han erradicado los problemas del hambre.

    Anorexia, entonces, no se trata de comer o no, sino de la voluntad y la confianza en cada uno. Es sobre saber que delgado no es mejor, y que la gordura no significa que se ha fallado en algo. Tendremos al final que confrontar, y atacar, los ridículos estándares de éxito a los que los hombres son objeto si no queremos seguir lamentando más jovenes muertos o “muertos en vida” que es lo mismo, cuando caen en las garras de esta terrible enfermedad.

    Creo que también es de suma urgencia encontrar un diagnóstico y un tratamiento más adecuado, ya que los pacientes que sufren de anorexia nerviosa, parecen poseer una habilidad extraordinaria para engañar a la gente que los rodea, haciéndoles creer incluso que se están recuperando.

    Si bien no se puede desconocer que más de la mitad de los enfermos se recupera, aún existe un porcentaje muy alto de mortalidad para una enigmática enfermedad que nosotros mismos hemos creado...

    Bibliografía

    • Título : “Psicología: fundamentos y aplicaciones”

    • Autor : Stephen Worchel & Wayne Shebilske.

    • Editorial : Prentice Hall Iberia.

    • Año : 1998.

    • Título : “Riesgo y Prevención de la Anorexia y la Bulimia” .

    • Autor : Monserrat Cervera.

    • Editorial : Martinez de Roca, Barcelona.

    • Año : 1996.

    • Título : “Introducción a la Psicología”.

    • Autor : Linda Davidoff.

    • Editorial : Mac Graw Hill.

    • Año : 1998.

    • Título : “Motivación y Emoción”.

    • Autor : Johnmarshall Reeve.

    • Editorial : Mac Graw Hill.

    • Año : 1996.

    • Título : “Psicología”.

    • Autor : James Whittaker & Sandra Whittaker.

    • Editorial : Mac Graw Hill.

    • Año : 1991.

    * Además se complementó con diversa información obtenida de Internet.