Análisis del Discurso

Ciencias sociales. Mills. Vocabularios. Motivos. Excusas y justificaciones. Actividades restauradoras. Lenguaje. Causalidad. Paradigmas

  • Enviado por: Ernesto Portalo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad

1.INTRODUCCIÓN

Un día por la tarde estaba paseando tranquilamente por un bonito parque de Madrid en compañía de una bonita muchacha. Los dos juntos intentábamos disfrutar de la cálida luz del atardecer cuando, de repente, ella se giró, me miró directamente a los ojos, y me dijo con su tierna voz: "te quiero". Aunque esas dos simples palabras suenen muy típicas (por no decir horteras) significaban mucho más que el afecto que transmitían. Lo que quiero decir, es que esas palabras llevaban con sigo toda una serie de sentimientos, ideas románticas, convencionalismos, etc... y lo más importante, significaban toda una serie de actos y relaciones que se enmarcaban en un contexto interactivo entre ella y yo.

Este relato sirve para introducir el último paso que hemos dado en nuestra incursión sobre la psicología social del conocimiento. El último giro de focalización se basa en entender el lenguaje como acción, de la forma que lo plantea G. H. Mead. Al contrario que la teoría de la atribución nos fijaba la vista sobre el individuo que generaba una causa desde sí mismo hacia fuera, la teoría interaccionista de Mead nos permite abrir el ángulo de visión a través del lenguaje. Esta variable se introduce como imprescindible para poder entender el conocimiento desde el ámbito psicosocial de la interrelación e interacción entre sujeto y objeto. Así pues, el lenguaje no es posterior al conocimiento sino antecedente, el conocimiento estará generado desde el lenguaje, el nombrar a las cosas hace que emerjan como realidad conocida por todos, pero esa emergencia es comunicativa.

Mead nos propone ver el lenguaje como una herramienta de construcción de la realidad y como una forma de acción que conoce, desde el individuo y fuera del individuo. Por lo tanto el lenguaje ya no será tratado desde una posición secundaria, sino que el papel que realiza es principal.

Se trata de conocimiento comunicativo y comunicación, ya no pasiva sino activa, en términos de creación de una realidad que nos rodea. Así estamos andando en la frontera de lo social y lo psicológico, pero ya no se trata de dirigirse desde una posición genuinamente social (como fueron las representaciones sociales) o puramente psicológica (como parten las teorías de la atribución causal) hacia un ámbito psicosocial, sino que el análisis del discurso parte desde una posición directamente psicosocial, donde el lenguaje nos permite concebir la parte más externa de la persona (el lenguaje es aprendido y dado) y también nos genera una visión psicológica (el lenguaje permite crear la realidad nombrándola). El concepto de individuo en este caso es dialéctico, puesto que muestra a la persona como creada (la acción de dar un nombre al recién nacido) pero también como creador y manipulador de la realidad a través del lenguaje.

En este informe vamos ha ver una serie de autores del análisis del discurso que tienen como punto de conexión esta forma de entender el conocimiento. El objetivo para todos ellos es, en mi opinión, buscar la forma de conocer desde el discurso y no como resultado de este.

2.PISTAS PARA ENTENDER EL DISCURSO.

Este epígrafe tiene como objetivo señalar como diferentes autores ven el discurso y los elementos de que se compone. Se trata de una gradación desde el intento de explicación del más interno reflejo del discurso y de su situación, como hace Mills, hasta las formas discursivas más categorizadas e impíricamente probadas de Windisch. Pero son solamente una serie de notas o preliminares para poder entender toda la dinámica del discurso. En el siguiente epígrafe trataré más profusamente una forma de analizar el discurso, el modelo de los repertorios interpretativos de Wetherell y Potter.

2.1. Vocabulario de motivos.

La noción de vocabulario de motivos se debe a C. Wright Mills en un intento, nada fallido, de esbozar un modelo analítico para la explicación de los motivos desde una perspectiva nueva, como he señalado en la introducción, donde se rompe la visión de Wundt de que el lenguaje es simplemente "expresión", a partir de la noción de Mead de lenguaje como acción.

Así pues los motivos ya no se verán fijos en el individuo sino expuestos a una serie de vocabularios utilizados en diferentes situaciones. Por lo tanto los motivos hay que contextualizarlos y delimitarlos a "acciones situadas". Mills señalará una vinculación inseparable entre los motivos y la situación en los que se da. Se podría dar una similitud de ambos conceptos a la realidad (contexto empírico en el que se dan los motivos: acción situada) y lo simbólico (vocabulario de motivos que se utiliza).

A partir de esta dualidad Mills nos propone un modelo de análisis para el estudio de los motivos, como términos por los cuales se anticipan las consecuencias o significado de la acción (como ya señaló G. H. Mead). Este modelo se basa en tres fases, en primer lugar se trata de caracterizar las condiciones generales bajo las cuales se realizan los motivos.

En esta primera fase se observa que los motivos se realizan con la conciencia de que los demás interactuantes son seres con lenguaje y que la acción será orientada según los discursos de los demás. El surgimiento de los motivos se da a partir de una crisis en la situación, de la pregunta o de los imprevistos. Así pues estos apelarán a otra acción verbal y se creará una conversación.

Por lo tanto los motivos son palabras que emergen del interior de la persona pero que verdaderamente se originan de una situación concreta. Por lo que los vocabularios de motivos son externos al individuo, este esta influenciado por la situación y los otros interactuantes. Aquí entra en juego la noción de control social, puesto que el acuerdo en una acción situada se debe a la utilización de un vocabulario de motivos acorde con cada situación. Además los motivos son inculcados en el individuo que originalmente ha realizado la acción mucho antes de que éste los verbalice, aquí se da el control que tiene mucho más que ver con la coordinación pública de la ación (fundamentación consensual) que con un verdadero control individual en la atribución de motivos. Pero esto se puede observar mejor en las propias palabras de Mills:

“El “control” de los demás no es normalmente directo, sino conseguido a través de manipulaciones de un campo de objetos. Podemos influir sobre alguien al nombrar sus acciones o al atribuir motivos a sus actos, o a él. (...) Genéticamente, los motivos se atribuyen por los demás antes de ser reconocidos por el propio actor.”

En segundo lugar Mills propone el generar una serie de vocabularios de motivos que serán realizados desde la localización de los motivos que más se han nombrado. Pero esta fase comienza con una sospecha de que en la apariencia del discurso se esconde el verdadero motivo y que por lo tanto se debe de caracterizar esos términos ya no indagando sobre el interior del individuo sino de forma externa, señalando que motivos existen en diferentes situaciones. Por lo tanto se construyen un vocabulario de motivos para cada acción situada.

Por último el análisis concluye con una búsqueda de las funciones que realizan esos discursos en acciones socialmente situadas. El vocabulario de motivos no se puede desvincular de la acción sino que se debe de explicar desde la acción. Así pues la localización de estas terminologías motivacionales permite observar la estructura inherente de la situación y como ésta es social, se podrá observar y analizar las redes normativas que subyacen en toda situación, sociedad y época histórica específica.

En mi opinión el modelo de Mills nos muestra con gran elocuencia como la subjetividad del individuo puede estar controlada por la situación social en la que se enmarca. Por este lado la captación de los vocabularios de motivos nos puede mostrar toda una serie de complejidades implícitas que se dan en el discurso. Esta puede ser la línea general de los analistas del discurso, el que el lenguaje expresa algo más que simples palabras.

2.2. Excusas y justificaciones.

Los motivos que señala C. W. Mills se pueden ver también como justificaciones de la acción impuestas desde una incuestionabilidad (fundado en consenso) de los interactuantes y por lo tanto de una acción de control externo. Scoott y Lyman creo que se basan en ese control y negociación de los actores sociales, por lo que sitúan al individuo dentro del discurso defendiendo su posición. Por lo tanto el hablante utilizará una serie de estrategias discursivas para poder restaurar la dignidad y asentar su posición en esa estructura situacional concreta.

Así pues crean una tipología de excusas y justificaciones de la manera en que las define John Austin:

- Excusas como actos verbales donde admitimos la incorrección y negamos la responsabilidad

- Justificaciones como artificio verbal donde admitimos la responsabilidad y negamos el carácter incorrecto de la acción.

Tipos de Excusas:

- apelación de accidentes (casualidad).

- petición de anulación.

- apelación a impulsos biológicos.

Tipos de Justificaciones:

- negación del daño.

- negación de la víctima (parte de un pensamiento maniqueista).

- condenación de los condenadores

- apelación a la lealtad o al bien de una institución o persona.

- reconstrucción biográfica.

A parte de estas dos técnicas discursivas existen otras:

- Petición de disculpas: que parte de la culpa o el admitir la norma pidiendo una atenuación del castigo. Se compone también de un mecanismo de remordimiento que supone una preocupación por la víctima intentando marcar la atipicidad de la acción en el actor y acolchando la reacción negativa. Y por último se da también una reacción emocional autopunitiva que es la vergüenza, que señala que la disculpa es una forma de separar identidades, como si el actor de la acción no fuera el mismo que el que pide disculpas.

- Actividades restauradoras: son explicaciones anticipadas, que se dan antes de iniciar para intentar definir la acción como no relevante para la identidad del sujeto. Son acciones como cercar la acción, la autodefinición o presentación de credenciales, el pedir permiso o la apelación a la suspensión de juicio.

Estos autores lo que nos quieren hacer notar es como en el discurso se trata algo más que la presentación de un vocabulario de motivos dado y como el actor lo utiliza correctamente, como señala Mills. En este caso nos dan una visión de la conversación o del discurso en sí como una negociación de identidades en términos de roles de los diferentes interactuantes. Esto se puede reconocer perfectamente a través de las estrategias anteriormente nombradas, pero además se puede observar cuando el individuo no tiene ningún reconocimiento o legitimidad de la acción realizada, puesto que se ha tratado de una acción que excede la norma o que es irracional. Para escapar de esa ilegitimidad se dan estrategias para evitar tener que dar explicaciones como son las consideraciones de invulnerabilidad o las meta explicaciones.

Así pues el discurso se ve como un reto, una oferta o rechazo de identidades que se pueden estudiar con un análisis de las desviaciones de la explicación. Con esto se trataría de observar cual es la estructura de poder de la sociedad, convenciones y prácticas sociales. Pero hay que tener en cuenta que se trataría de un terreno puramente sociológico.

2.3. Las formas cotidianas de explicación lógica.

Antes hemos podido observar como se busca algo más que simple lenguaje en el discurso, buscamos motivos, excusas, justificaciones... que nos den pistas sobre la situación en la que se da el discurso, ya no sobre las interioridades del hablante. En este punto hablaremos de una incursión mucho más empírica pero que nos puede servir como ejemplo de lo que son los análisis del discurso. Se trata del trabajo de Windisch que tiene como objeto el presentar una tipología o taxonomía instrumental para el análisis discursivo.

La importancia de lo que plantea este autor estriba en que el concepto de causa es problemático. Propone que en el discurso cotidiano no se da una única causa lógica y formal, sino que el hablante tiene múltiples lógicas que funcionan a la vez. Por lo tanto se puede diferenciar unas formas lógicas del contenido del discurso. Así crea unos tipos de explicación lógico-discursivas, que serían la estructura del discurso de forma más abstracta, y unos paradigmas que serían el resultado de la unión de estas lógicas con los contenidos (acciones situadas del discurso), pero vistos más como unos estilos explicativos.

Estaremos entonces en el terreno de la retórica, del persuadir y de la justificación, este es el fin de las formas de explicación lógico-discursivas. Aquí los discursos intentan ser aceptables, crear verosimilitud de un actor, pero que no puede ser separable del auditorio donde se da. Así pues, las formas lógico-discursivas serían explicaciones causales de las cosas a través de las cuales el individuo intenta ser lo más coherente (o no) en su explicación. A continuación me dispongo a definir dichas formas de explicación que se pueden dar a la vez en el discurso:

- Causalidad segmentada o pensamiento asociativo: se basa en la libre asociación de ideas que construyen una serie de pares de causas y consecuencias que ligados entre sí una idea con la siguiente, etc. terminando por desentenderse de la pregunta inicial. Se trata de la unión de ideas sin ningún hilo argumental. El hablante no intenta defender ninguna postura particular puesto que pretende resaltar sus problemas cotidianos del día a día. No hay una gradación de importancia, jerarquía, clasificación o distribución de las ideas enlazadas.

- Causalidad circular: en este caso se consigue una coherencia máxima en el discurso mediante la generación de una causalidad y su opuesto creando una retroalimentación que afirma la primera y cierra un sistema de explicación estabilizador y conservador. Con ello se consigue la creación de una representación social al margen de los hechos sociales que no son tema del conocimiento de primera mano.

- Causalidad contingente: en este caso se trata de convertir en relación causal la correlación de dos fenómenos que aparecen a la vez en el tiempo. El pensamiento busca satisfacciones explicativas sin que las vinculaciones causales sean verificadas.

- Supersaturación causal: es la explicación causal que se basa sobre un número muy reducido de causas para explicar una serie completa de fenómenos sociales. Las causas principales se ven como las únicas mientras que todas las demás posibles se intentan oscurecer de forma sistemática. El esquema sería que de una causa profunda se dieran unas causas intermedias y de estas toda una serie de consecuencias.

- Causalidad múltiple: se trata de la forma de explicación transversalmente opuesta a la anterior. En este caso un fenómeno aislado es explicado por múltiples causas sin ninguna jerarquía organizacional. Tiene la finalidad de generar el abanico más grande de posibilidades explicativas pero sin ninguna estructuración de las causas.

Por otro lado están los paradigmas que se diferencian, ya no tanto por que se da un contenido en ellas, como he dicho con anterioridad, sino en que los paradigmas nos sitúan la implicación del hablante en el discurso. Esto se puede observar en los diferentes tipos de paradigmas:

- Paradigma de la desviación: en este caso la causa de la situación se debe a los comportamientos que se salen de la norma social establecida. Se trata de un discurso donde el individuo se sitúa dentro del sistema de la normalidad, mientras que la acción que se intenta explicar es caracterizada como desviada. Es un paradigma estabilizador de la posición del hablante puesto que es mucho mejor seguir la norma que salirse de ella. Así pues el hablante podrá apoyar su visión sistema de normas sobre la base de la valoración negativa de los que están fuera de ella.

- Paradigma de la indeterminación: aquí se trata de poner en términos impersonales, el sujeto permanece pasivo a la causalidad. En este caso no existe una categorización clara de la sociedad como se realiza en el paradigma de la desviación donde existen un “nosotros” y un “ellos”, sino que el otro es confundido en un “se” o un “todo el mundo” que no se refiere a nadie concreto. Se crea una separación total entre la explicación y el actor hablante del discurso.

- Paradigma materialista: se trata de la explicación de hechos sociales (tanto materiales como comportamentales o ideales) por medio de factores materiales. Así los actores serán vistos como componentes más de todo un sistema regulado por una serie de condiciones materiales que afectan a sus situaciones prácticas. Es un modo de explicación complejo, no se puede reducir a una relación binaria.

A final del texto se puede percibir que la distinción entre paradigma y formas lógico discursivas no debe ser tan importante sino que la importancia estriba en que todas las explicaciones son explicaciones para algo: “se invoca la causalidad sólo con relación a los fines e intereses propios del hablante, como una modalidad posible de estrategia discursiva.”

3. UN MODELO PURO DE ANÁLISIS DEL DISCURSO: LOS REPERTORIOS INTERPRETATIVOS DE WETHERELL Y POTTER.

Tal vez no sea el mejor ejemplo para la concreción teórica de la teoría del análisis del discurso, pero estos dos autores nos ofrecen toda una serie de pasos a seguir en lo que se refiere a la realización de un análisis del discurso.

En primer lugar es menester señalar que Wetherell y Potter rechazan la visión del lenguaje como un medio neutro y transparente en la relación sujeto-objeto, y se sitúan en una orientación psicosocial “nueva” donde el lenguaje es acción, como hemos venido postulando desde el principio de este informe.

Por lo tanto el discurso se ve como una práctica social en sí misma y a través de la cual se pueden señalar todos los entramados de una estructuración de la sociedad, y lo que es más importante como el discurso es una forma de legitimar todo este entramado. Así pues, estos dos autores crean un modelo para poder ver que función cumple el discurso en situaciones concretas. Para ello se fundamentan ya no en la visión del discurso como algo estable, sino todo lo contrario, reflejando que el discurso es variable (se dan diferentes estilos discursivos, con diferentes contenidos en el mismo hablante) en sí mismo. Además introducen el concepto de construcción del discurso por parte del individuo reflejando que los discursos construyen nuestra realidad vivida y son construidos por los actores dentro de sus situaciones. Pero para ver cual es la articulación de todos estos conceptos es mejor leer las propias palabras de Wetherell y Potter:

“…para el análisis del discurso el lenguaje se conecta y se construye con unos propósitos y para obtener unas consecuencias determinadas. Así, la variabilidad es tanto un índice de la función como un índice de las distintas maneras en que se puede fabricar la explicación.”

Después de haber enmarcado el discurso como una construcción del individuo hacia unos fines y funciones determinadas, y partiendo de la variabilidad como clave para el estudio se buscan una serie de estructuras de vocabulario, gramáticas y narrativas, es lo que denominan los repertorios interpretativos.

Los repertorios interpretativos son las regularidades que se generan en los discursos partiendo de que hay unas unidades lingüísticas relativamente vinculadas e internamente consistentes. La elaboración de estos repertorios no queda muy clara, pero se trataría de llegar a estas regularidades a través de una cuidadosa lectura de las transcripciones por la cual se generan grupos de pequeños discursos que se vinculan entre sí por tener una estructura lingüística parecida, utilizar una serie de términos similar o conllevar unas ideas semejantes.

Este modelo se basa en la elaboración de estos repertorios partiendo de una simple interpretación de los investigadores. En el texto utilizado para la elaboración de este informe no se genera una visión transparente a la hora de concluir los diferentes repertorios interpretativos, puesto que se sustentan sobre “suposiciones” subjetivas donde se abandona al individuo “como nuestra principal unidad de análisis”.

4. CONCLUSIONES AL ANÁLISIS DEL DISCURSO.

La perspectiva interpersonal del análisis del discurso se basa en separar el discurso del actor. La filosofía de esta disciplina se basa en un individuo que no es incompatible con lo social, sino todo lo contrario: lo social se genera en el individuo. No estoy en desacuerdo con esta perspectiva, sino todo lo contrario, creo que el individuo es reflejo de lo social y que éste se sitúa en todo un entramado de significados interpersonales. Todo esto se enmarca, como ya he dicho en la introducción, desde una perspectiva psicosocial pura. Pero mi reticencia estriba en reivindicar al individuo como actor del discurso y no simplemente en realizar un análisis de una expresión discursiva, que por otro lado es interpersonal.

Por otro lado hay que marcar una diferenciación epistemológica clara entre los autores mencionados. Todos se enmarcan en una forma o modo de entender el conocimiento, pero no todos llegan a posiciones o a encuadres parecidos, habría una graduación relativistas de las posturas epistemológicas entre los autores. Por ejemplo Wright Mills llega a un relativismo medio cuando genera nos propone una concreción situacional de los discursos en términos de acción situada. Mientras Windisch nos adelanta una concreción, debida a su postura puramente empírica, de las tipologías de las formas lógico-discursivas. Por último tenemos el modelo de Wetherell y Potter que nos señalan un modelo de análisis basado en las interpretaciones del investigador, generando por ende una postura relativista sobre la base de la subjetividad del estudioso.

Por último me gustaría concluir este informe con una pequeñísima descripción de la evolución que han seguido estos tres informes. En primer lugar las representaciones sociales nos enmarcaban el lado más social y abstracto del conocimiento. Por otro lado las teorías de la atribución causal partían de una posición mucho más psicológica e interna del individuo para adentrarnos a las explicaciones cotidianas de la acción. Y por último el análisis del discurso que como hemos podido observar se sitúa en el marco puramente psicosocial de la interrelación personal. En mi opinión los tres enfoques explicativos deben retomarse conjuntamente y, aunque parezca lo contrario, se deberían de complementar, uniéndolos siempre teniendo cuidado de crear una articulación lógica e instrumental. Esta labor debería surgir desde una interdisciplinariedad académica, profesional y colegial.

    Es merecedor señalar que en este punto se enlazan otras perspectivas como es la fenomenología que, como pudimos observar en el anterior informe, parte de que la conciencia de la complejidad de la situación cotidiana se realiza a partir de la ruptura de la normalidad de esa situación.