Ana y la Sibila; Antonio Sánchez-Escalonilla

Literatura infantil contemporánea. Autores españoles. Narrativa de aventuras. Amistad. Roma Imperial. Personajes. Opinión

  • Enviado por: Irene
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

A/ Realiza un resumen del argumento cuya extensión no sea inferior a 150 palabras.

Ana es una chica que se va de viaje de fin de curso a Roma. Allí visita la Capilla Sixtina, donde ve una obra de Miguel Ángel, en que sale la Sibila de Cumas, llamada Amaltes. Allí conoce a un guía llamado Virgilio Marone. Él le explica la curiosa historia de la Sibila y Ana se queda traspuesta y pensativa. De repente un fuerte vendaval remueve el lugar. Ana ve un papel en el suelo... ¡Era un oráculo en latín de la Sibila! Lo coge sin pensárselo y se va corriendo con sus compañeros.

Cuando están en el hotel, recibe la llamada del Virgilio que le dice que vaya al arco de Jano a medianoche.

Ella coge su mochila y se va. Allí se encuentra a Virgilio, pero al llegar al arco, una fuerza misteriosa intenta detenerla. Pero ella corre hacia al arco para atravesarlo, mientras Virgilio le dice que debe seguir las indicaciones de la Sibila.

Al traspasar el arco se encuentra en Sagunto en plena guerra. Allí be que su compañero Mario le ha seguido y que han viajado los dos en el tiempo.

Allí salvan a una chica llamada Lida, y se hacen amigos. Gracias a ella y a su amigo guerrero, Dibus, que se ocupaba de ella, pudieron escapar de los ejércitos de Cartago y huir de la ciudad.

Van buscando un refugio lejos de allí, cuando se encuentran con otra guerra y Dibus y Mario deben luchar en ella. Pero Dibus muere en ella salvando a Mario. Al terminar, los demás siguen la aventura sin Dibus. Se van por mar con un barco, pero se vuelca, y viajan en el tiempo. Pero un animal que parece ser una ballena o un delfín les salva y les lleva al río Tíber. Allí conocen el hijo de un general y almirante de Roma que les ayuda en la aventura del oráculo.

Bajan a las cloacas de la ciudad, siguiendo el oráculo.

En la cena en que, Marco les invita a cenar, descubre que Publio Virgilio Marone es el autor de la Envidia e intenta hablar con él, pero no lo consigue y se va a dormir.

Al día siguiente asisten al desfile o ceremonia que hay en la ciudad, allí consigue hablar con Virgilio que le dice que debe cruzar a puerta, pero sus amigos están atrapados. Y como no tiene otra alternativa cruza el umbral para resolver todo este misterio.

La chica va a parar a la cueva de la Sibila de Cumas, donde se encuentra con el dios Saturno, que le dice que si se queda en la cueva, él salvaría a sus amigos.

Mientras Ana está en el lugar, de repente empieza a caerse al vacío. Al momento aparece en la Capilla Sixtina. Se encuentra con Miguel Ángel pintando el cuadro. Él ve a Ana muy parecida a la Sibila y le pregunta si lo es. Ella lo niega.

Mario estaba de ser lanzado por un acantilado, pero Ana llegó a tiempo y lo salvó y volvieron los dos a su siglo, el XXI, pero sin su amiga, Lida.

Por mucho que habían viajado en el tiempo, el tiempo no había transcurrido en su siglo. El último día del viaje volvieron a la Capilla Sixtina y vieron en el fresco de Miguel Ángel, en la cara de la Sibila, la imagen de ana reflejada. Ana entonces pensó que todo lo que había vivido en los siglos pasados, viajando en el tiempo, no había sido ningún sueño ni ninguna imaginación.

Regresaron a Cartagena todos, y les llegó de forma increíble una carta de Lida, en la que decía que acudieran al puerto. Al llegar vieron a Ana y a Virgilio, que llegaban en un ferry. Ella les dijo que aun no estaba acostumbrada a esas épocas y que solo les visitaría en verano, y los dos se dieron la vuelta y subieron la pasarela del ferry.

B/ Escoge un personaje de la novela que te haya llamado la atención y realiza una descripción detallada de él. Justifica, después, el porqué de tu elección.

Mario es el típico chico guapetón y “chulito” de clase, que no presta mucha atención en las clases, y que aparenta una cosa que no es.

En realidad, Mario es un chico tímido, agradable, muy listo y fuerte.

Es muy sociable y se puede confiar en él.

Es una gran persona y en la historia se ve muy útil y servicial, y también hecha mucho de menos a su familia.

Su gran pasión es el submarinismo, pero durante el viaje, Ana también descubre, que detrás de ese gran submarinista y guapetón chico, hay un gran astrónomo y romántico. Sabe muchísimo de las estrellas y en que lugar esta cada una de ellas.

He querido describirle a él, porque, en el principio del libro creía que era el típico chico que se burla de los empollones, y de todos los que no son somo él, pero ahora he visto que es una gran persona, y que respeta a todo el mundo, y honora aquellos que dan la vida por él, (Dibus).

C/ Realiza un listado de léxico (mínimo 20 palabras) que aparezcan en la novela que te sea poco habitual, procurando que haya variedades morfológicas (sustantivos, adjetivos, verbos...), consulta su significado en un diccionario, cópialo y después redacta una frase con cada uno de los términos.

Palidecido: (de pálido) Que presenta o manifiesta palidez. decoloración de la piel humana y, por ext., de otros objetos cuando su color natural o más característico es o parece desvaído.

- Vio alguna cosa que le izo quedar palidecido

Capacete: Pieza de la armadura, que cubría y defendía la cabeza.

- Le dieron tal golpe en la cabeza, que se le rompió el capacete.

Cinchas: Faja de cáñamo, lana, cerda, cuero o esparto, con que se asegura la silla o la albarda sobre la cabalgadura, ciñéndola ya por detrás de los codillos o ya por debajo de la barriga y apretándola con una o más hebillas.

-Prepara las cinchas para el caballo que mañana nos vamos de viaje.

Afanaba: Entregarse al trabajo con solicitud congojosa.

-Ponía tan afán en lo que hacía, que no sabía que pasaba a su alrededor.

Macilento: Flaco y descolorido.

-Era una persona macilenta, no daba muy buen aspecto.

Horda: Grupo de gente que obra sin disciplina y con violencia.

-¡Esta empresa es una horda! No hace nadie caso de nada.

Crepúsculo: Claridad que hay desde que raya el día hasta que sale el Sol, y desde que se pone hasta que es de noche.

-Durante el crepúsculo de la tarde, la pareja estaba siempre junto al olivo.

Nauseabundo: Que causa o produce náuseas.

-Ese hombre era un nauseabundo. No se duchaba ni queriendo.

Lecho: Madre de un río, o terreno por donde corren sus aguas.

-El lecho del río era muy hondo.

Asedio: Acción y efecto de asediar. (asediar):Cerca un punto fortificado, para impedir que salgan quienes están en él o que reciban socorro de fuera.

-Hicieron asedio para que no pudieran salir.

Odre: Cuero, generalmente de cabra, que, cosido y empegado por todas partes menos por la correspondiente al cuello del animal, sirve para contener líquidos, como vino o aceite.

- He olvidado el odre, no tengo nada para beber.

Bóveda: Obra de fábrica curvada, que sirve para cubrir el espacio comprendido entre dos muros o varios pilares.

-La bóveda del templo era muy grande.

Mástil: Palo vertical de una embarcación que, normalmente sirve para sujetar las velas.

-Cayó un relámpago que partió el mástil de la embarcación en dos trozos.

Marjal: Terreno bajo y pantanoso.

-No vio el marjal y cayó en él.

Almena: Cada uno de los prismas que coronan los muros de las antiguas fortalezas para resguardarse en ellas los defensores.

-Al tirar esa bomba, se rompieron la mayoría de almenas de la torre.

Hálito: Soplo suave y apacible del aire.

-Me llegó un hálito por el cuello que me hizo temblar.

Audaz: Osado, atrevido.

-Me lo dijo audazmente, y me quede muy sorprendida.

Dintel: Parte superior de las puertas, ventanas y otros huecos que carga sobre las jambas.

-Se rompió el dintel, aunque era resistente.

Atalaya: Torre echa comúnmente en un lugar alto, para registrar desde ella el campo o el mar y dar aviso de lo que se descubre.

-Desde el atalaya se veía la batalla en el mar.

Espolón: Apófisis ósea en forma de cornezuelo, que tiene en el tarso varias aves gallináceas.

Pira: Hoguera en que antiguamente se quemaban los cuerpos de los difuntos y las víctimas de los sacrificios.

-Echaron a la pira a un pobre huérfano vagabundo.

Esquife: Barco pequeño que se lleva en los navíos para saltar a tierra y para otros usos.

D/ Redacta un nuevo final a la novela.

Cuando llegaron a Cartagena recibieron una carta de Lida que les dijo que acudieran al puerto, lo más deprisa posible.

Cuando llegaron la vieron a ella con tres o cuatro maletas. Ana dijo:

-¿Qué haces aquí y con y tantas maletas?

-He venido a vivir aquí, si me dejáis claro...

-¡Por supuesto que sí!- dijeron Ana y Mario a la vez.- pero, ¿con quien vas a vivir?

-¡Ah!, se me había olvidado de deciros-lo.

De repente mira para atrás, y se ve aparecer por detrás de un muelle a Dibus! Él se acerca, pero antes de que pudiera decir nada, Mario se le tiró encima, dándole un abrazo muy emotivo.

-Nos compraremos un piso en la ciudad. Fue decisión de Lida, pero a mí no me pareció mala idea.

-Pues, mis vecinos están vendiendo el piso, podéis vivir en mi bloque de pisos, si queréis.

-Mejor será, porqué no conocemos la ciudad, y lo poco que conocíamos seguro que ahora ha cambiado.

Cogieron los cuatro las maletas y se fueron hacia el centro de la ciudad.

Ana estaba muy contenta, porque había recuperado sus amigos, pero había algo que no le cuadraba: si lo que habían vivido viajando en el tiempo era cierto, ¿porque Dibus estaba vivo? Ella misma había visto como lo enterraban... Algo no le cuadraba, pero no quiso preguntar, prefería guardar sus dudas para ella y disfrutar con sus amigos, y claro está, disfrutar de su noviazgo con Mario...

E/ Opinión Personal.

Este libro me ha gustado mucho, ya que la mitad de mi familia es de Cartagena y me ha gustado saber una de las muchas historias que hay de mi “segunda ciudad”.

También, los personajes son muy agradables, y es una historia que te lleva a la curiosidad a saber que va a pasar ahora, a la intriga.

Es uno de los libro en castellano que he leído que me ha gustado más.