Amor y donación de órganos

Principios éticos. Valores. Renato Huerta. Esencia. Metafísica. Diálogo. Sexualidad. Comunicación. Pareja. Trasplantes

  • Enviado por: Héctor Escudero
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 31 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Introduccion:

Que esta pasando con los valores?

Estamos inmersos en la post. Modernidad. Ello implica que los grandes relatos, las utopias de la modernidad han cedido terreno deslizandose hacia una moral ambigua, una “etica indolora”.

A nadie se le ocurriria hoy en dia exaltar los valores del sacrificio extremo, la honestidad a rajatablas, la sinceridad absoluta; sin embargo estamos siendo bombardeados, desde los distintos medios -en particular la T.V.- por un discurso etico, moral donde se hace referencia a los derechos humanos, como un logro de una sociedad madura.

Es que los valores que representaba la modernidad, han sido archivados luego del rotundo fracaso que constituyeron las guerras mundiales, el hambre y la actual fragmentacion Norte/ Sur, nombrados como ejemplos escandalosos, de un capitalismo global padre de la exclusion social que hoy en dia vivimos.

En este marco situacional, que gracias a la aldea global esta representado (con mayor o menor vigor) en cada sector de la sociedad, se ha puesto en vigencia un concepto de moral ambiguo, por un lado, todo parece justificar la presencia de una moral autonoma, individual, que se legitima en el propio placer o al menos en la ausencia de conflictos y por otro, el discurso social carga sus tintas en ideales como la defensa de los derechos humanos, la no-discriminacion, la justicia.

La moral y la ciudadania aparecen atravesadas por la crisis actual, crisis en lo economico, politico que conlleva a una crisis de valores. Se pueden nombrar cuatro momentos claves en la citada crisis que son, segun Cullen:

Dispersion - Confusion - Sustitucion - Retirada.

El concepto de dispersion de valores, esta enraizado con el doble mensaje, aquel que nos permite en el plano individual justificar una conducta moral porque nos produce placer (o al menos no-dolor) que nos liga al concepto de multiples morales. (microetica del valor - Foulcault). Al mismo tiempo que los derechos humanos, defendidos en todas partes del mundo, hacen referencia a principios universales de valor - solidaridad - por ejemplo comunes a todos los hombres.

Confusion de sujetos:

La dispersion de valores refleja una moral fragmentada de la cual deviene un sujeto moral fragmentado. En esta confusion la “busqueda del farmaco adecuado” que propicie la propia felicidad se vera enfrentada a la personalidad moral que busca no solo la propia realizacion sino la de todos en un marco de justicia. Aparece en el discurso teorico y la busqueda de la felicidad como una inclusion en la busqueda del bien comun.

En un tercer momento la sustitucion de leyes morales por leyes de mercado hace referencia a la competencia, feroz, a la ley de la selva, donde triunfan los mejores quedando en un segundo plano de desvalorizacion y perdida de autoestima de quienes no lograron posiciones como “los primeros del mundo”.

La logica del deber aparece sustituida por el exito, es la razon mercantil la que diseña el proyecto de realizacion personal surge la pregunta ¿como ser eficaz, competitivo, exitoso, en el mercado y a su vez legitimar una forma de vida que respete al otro?

La cuarta problematica es la retirada de la palabra. Tiene relacion con la perdida de confianza en el discurso unico, en la idea de confiar en los discursos multiples para asegurar una participacion total con identidad personal y social.

En este momento de retirada de la palabra como elemento de comunicacion, se exalta la comunicacion visual, musical o virtual que permiten creer en una interaccion de individuos sin que esa interaccion sea real, verdadera.

Luego de descubrir, sinteticamente, algunos aspectos de la situacion de la moral en la actualidad surge la pregunta ¿es posible enseñar etica en la escuela? Es la sociedad la que le exige a la escuela que realice el esfuerzo de enseñarla, en un marco de convivencia social.

Democracia y valores:

Segun la definicion clasica, democracia, es una forma de gobierno y un estilo de vida basado en la igualdad de oportunidades, la libertad y la participacion de los ciudadanos.

Sin embargo, hoy son moneda corriente el clientelismo politico, la economia ha atravesado los estamentos sociales y a producido la erosion del concepto de Estado, al menos del concepto clasico de Estado, ese que habla de soberania dentro de sus propios limites, para cambiarlo por un concepto de gobernabilidad, en donde importe mas legitimar las alianzas pragmaticas, dentro del cual la manipulacion de la opinion publica ofrezca informacion vaciada de contenidos que conforme tanto a la mayoria como a las minorias.

La demanda social, a la escuela, es la incorporacion de competencias necesarias para vivir en un mundo globalizado, que por su caracter neoliberal presenta fragmentaciones y exclusion social. Existe un macro contexto que define las ideologias en educativas y un microcontexto que refiere a la transformacion de la institucion escolar.            


Última obra del Prof. Renato Alejandro Huerta, Editada por RiL Editores, Santiago de Chile,1999.

Planteamiento y temática del libro:

El horizonte de comprensión desde el cual este libro contempla el amor es el de la evolución espiritual. Sabiduría del Amor nos entrega una comprensión de los principios esenciales del amor. Sin embargo, este aspecto metafísico no agota el contenido del libro. Hay en él, también, un aspecto práctico que incluye ocho disciplinas concretas para conectarnos con el verdadero amor y sus expresiones múltiples. En este horizonte de comprensión, además, está implícita la mirada histórica. Es por ello que Sabiduría del Amor estudia la idea del amor en Platón, el Cristianismo, Hegel, Freud y Fromm. No obstante, para descubrir el secreto de los secretos que es el amor no es suficiente con apelar a la perspectiva histórica. Lo sería, en verdad, si el amor fuera un fenómeno puramente humano. Pero, tal como lo demuestra el autor aquí, es una realidad divina. Así, la tesis fundamental de Sabiduría del Amor, sostiene que la búsqueda del amor humano es, en el fondo, una búsqueda del amor divino. A partir de esta visión, Sabiduría del Amor nos entrega un camino de evolución y superación afectivas, orientándonos hacia la idea y la realización plenas del verdadero amor.

Acerca del autor:

Renato Alejandro Huerta. Es titulado en Filosofía y en Letras en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ha realizado estudios de posgrado en Filosofía y Psicología y posee el grado de Magíster y el título de Psicoterapeuta. Ha cultivado la poesía y, sobre todo, el ensayo, obteniendo distinciones en ambos géneros. Desde 1996 es miembro de la Sociedad de Escritores de Chile. Entre sus obras, cabe destacar, Amor de Navegante ( Poesía), Fenomenología del Espíritu (Ensayo)Metafísica de la Evolución Espiritual (Ensayo) e Idea de la Filosofía en Ortega y Gasset(Ensayo). Actualmente es director del Centro de Evolución Espiritual Mente De Luz.

Comentario sobre el libro "Sabiduría del Amor" del Profesor y Escritor, Don Luis Agoni Molina, jurado permanente del Concurso Nacional de Literatura Óscar Castro, Chile.

En este libro Renato Huerta emprende un largo y hermoso camino reflexivo que él acertadamente sintetiza mediante la frase que sirve de subtítulo a su obra: "Del amor erótico al amor divino". Desde la partida, entonces, ya sabemos el recorrido que vamos a hacer a lo largo de sus páginas; sabemos también adónde vamos a llegar, pero en cada una de sus etapas o capítulos nos va entregando de modo sencillo los principales conceptos de amor que se han manejado a lo largo de la historia occidental, partiendo por el filósofo griego Platón allá por el siglo cuarto antes de nuestra era; siguiendo luego con el amor cristiano, examinando después el amor moderno a través de Hegel y Sigmund Freud, deteniéndose a continuación de modo exhaustivo en Erich Fromm, ascendiendo enseguida a la metafísica del amor y aterrizando, por último, en la sabiduría del amor propiamente tal donde se enlaza todo con el amor divino.

Sin embargo, luego de este esbozo orientador respecto de su contenido, quisiéramos destacar otros aspectos muy importantes de este ensayo:

1)Entrega una síntesis histórica y filosófica sobre el amor enfatizando lo esencial de cada pensador, de tal modo que en pocas páginas tenemos una visión de más de 2000 años de reflexión sobre este tema tan bello como inagotable.

2)Con la solvencia que le otorga su amplísima cultura y su profundo conocimiento del tema, no vacila en mostrar sus coincidencias con cada filósofo - sobre todo con Erich Fromm -, pero a la vez no duda en criticar sus errores e insuficiencias.

3)Pero Renato Huerta no se queda sólo en la crítica, sino que entrega su propio concepto del amor y más aun, nos explica un camino práctico para ascender al amor divino o al menos para tratar de alcanzarlo a lo largo de nuestra existencia.

4)Dicho camino supone una revisión minuciosa de nuestras creencias y prácticas del amor y - lo que él más valora- supone también ser poseedor de una fe profunda e inquebrantable que nos sostenga en nuestro avance a lo largo del camino propuesto.

5)Conjuga con mucho acierto el rigor de la reflexión con la sencillez del lenguaje, denotando con ello su indudable veta literario- filosófica.

6)Todo lo anterior constituye un verdadero y significativo aporte a la reflexión sobre el amor. De ahora en adelante, quien se introduzca en este tema no podrá prescindir de "Sabiduría del Amor" de Renato Huerta, so pena de acusar un serio vacío en su investigación.

Finalmente, sólo nos cabe felicitar al autor por este libro, fruto precioso de su talento, y asegurarles que, después de leerlo y meditarlo, nos sentiremos enriquecidos con su saber, conmovidos por su estilo, tan sencillo como ameno, y optimistas, porque él nos abre una nueva y luminosa puerta que puede conducirnos a la felicidad eterna del amor divino, que es el único amor que en realidad existe y que se manifiesta, en mayor o menor medida y bajo diferentes formas, en cada uno de nosotros.

ALGUNAS DEFINICIONES SOBRE EL AMOR

Amor y donación de órganos

"El Amor es una de las más grandes fuerzas universales, existe por sí mismo, independientemente de los objetos en los cuales, a través de los cuales y por los cuales se manifiesta, siendo su fluir siempre libre. Se manifiesta en todos los sitios en los que encuentra una posibilidad de manifestación, en todos los lugares donde hay una receptividad, en todo lo que se abre él. Lo que nosotros llamamos amor, pensando que es algo personal o individual, no es más que la capacidad de recibir y de manifestar esta fuerza universal. Pero el hecho de que esta fuerza sea universal, no presupone que sea inconsciente; por el contrario, es un poder soberanamente consciente. Conscientemente busca su manifestación y su realización sobre la Tierra; conscientemente escoge sus instrumentos, despierta a sus vibraciones a los que son capaces de una respuesta, intenta realizar en ellos su fin eterno, y cuando el instrumento se muestra incapaz, lo abandona y se dirige hacia otro. Los hombres creen que se enamoran súbitamente; ven su amor nacer, crecer y desaparecer, o bien durar un poco más en los que son más especialmente adaptados a la prolongación de su movimiento. Pero en todo caso, la sensación que tienen de una experiencia personal, que les pertenece como cosa propia, es una ilusión: no es más que una ola del océano sin fin del amor universal. Siempre que, en una historia de amor humano, ha existido aunque sólo sea un átomo de amor puro y se le ha permitido manifestarse sin demasiadas deformaciones, nos encontramos ante algo bello y verdadero. Y si el movimiento no dura, es debido a que no es consciente de su verdadero fin; ignora que no es la unión de un ser con otro lo que quiere obtener, sino la unión de todos los seres con el Divino."

Mirra Alfassa

"Este es el síntoma del verdadero amor: estar al lado de lo amado, en un contacto y proximidad más profundos que los espaciales. Es un estar vitalmente con el otro. La palabra más exacta sería: un estar ontológicamente con el amado, fiel al destino de éste,sea el que sea."

"En el vocabulario platónico, 'belleza' es el nombre concreto de lo que más genéricamente nosotros solemos llamar 'perfección'. Formulada con alguna cautela, pero ateniéndonos rigorosamente al pensamiento de Platón , su idea es ésta: en todo amor reside un afán de unirse el que ama a otro ser que aparece dotado de alguna perfección. Es, pues, un movimiento de nuestra alma hacia algo en algún sentido excelente, mejor, superior. Que esta excelencia sea real o imaginaria no hace variar en lo más mínimo el hecho de que el amor sexual no se produce en nosotros sino en vista de algo que juzgamos perfección...Enamorarse es por lo pronto, sentirse encantado por algo, y algo sólo puede encantar si es o parece perfección."

"...la delicia del amor consiste en sentirse metafísicamente poroso para otra individualidad, de suerte que sólo en la fusión de ambas, sólo en una 'individualidad de dos' halla satisfacción'.

"El amor, hablando estrictamente, es pura actividad sentimental hacia un objeto que puede ser cualquiera, persona o cosa...El amor es de suyo, constitutivamente, un acto transitivo en que nos afanamos hacia lo que amamos. Quietos, a cien leguas del objeto, y aun sin que pensemos en él, si lo amamos, estaremos emanando hacia él una fluencia indefinible, de carácter afirmativo y cálido.

José Ortega y Gasset


"Lo que se hace por amor se hace también más allá del bien y del mal."

"Cuando amamos queremos que nuestros defectos permanezcan ocultos, no por vanidad, sino para que el objeto amado no sufra. Sí, el que ama querría aparecer como un dios, y esto tampoco por vanidad."

"La mujer querría creer que el amor lo puede todo; ésta es su propia superstición."

"Siempre hay un poco de locura en el amor. Pero siempre hay algo de razón en la locura."

"Un alma que se sabe amada y no ama hace traición."

" 'Amor' es el sentimiento de la propiedad o de aquello que nosotros queremos convertir en propiedad nuestra".

"El amor desea, el temor evita. En esto consiste que no se pueda ser al mismo tiempo amado y respetado por una misma persona, por lo menos al mismo tiempo. Pues el que respeta reconoce el poder, es decir, teme; su estado es un temor respetuoso. Pero el amor no reconoce ningún poder, nada que separe, que distinga, que establezca superioridad e inferioridad de rango.

Federico Nietzsche

"El amor no tiene límites. Es la tendencia que trata de conducir cada cosa hacia la perfección de valor que le es peculiar y la lleva a efecto mientras no se interponga nada que le impida. Es esencial al amor una acción edificante y edificadora sobre el mundo. Dice Goethe que 'quien mira en silencio en torno suyo, ve como edifica el amor'. El amor del hombre es tan sólo una variedad especial de esa fuerza universal que actúa en todo.
El amor es algo dinámico, un devenir, un crecer, un brotar de las cosas en dirección de su prototipo que se halla en Dios. Por tanto, las fases de este incremento interno de valor en las cosas que el amor produce son también una estación, un estadio, por remoto que sea, en el camino del mundo hacia Dios.
Todo amor es un amor hacia Dios, un amor todavía incompleto, frecuentemente latente o encaprichado, que al mismo tiempo precipita por sus caminos las cosas hacia Dios. Que el hombre ame una cosa, un valor, que ame a la naturaleza, a un hombre, a un amigo: esto quiere decir que sale de sí mismo, de su centro personal como unidad corpórea, y que coopera por medio de esta acción a afirmar y a impulsar esta tendencia hacia su peculiar perfección, que existe en los objetos que le rodean."

Max Scheler

SOBRE EL AMOR

Pensamientos de Osho, maestro de Tantra :

1.-El corazón del hombre es un instrumento musical, contiene una música grandiosa. Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada. Y es a través del amor que el momento llega.

Un hombre sin amor nunca conocerá qué música ha estado llevando dentro de su corazón. Es sólo a través del amor que la música comienza a tomar vida, se despierta y deja de ser un potencial para convertirse en realidad.

2.-Preguntas: "¿Qué es amor?" Es una profunda necesidad de ser uno con el todo, una profunda necesidad de disolver en una unidad el tú y el yo. El amor es así porque estamos separados de nuestra propia fuente. De esa separación surge el deseo de volver al Todo y de unificarse con El."

3.-Tu ego se ha convertido en una barrera entre tú y tu tierra: el Todo. El hombre se asfixia, no puede respirar, ha perdido sus raíces. Ya no es alimentado. El amor es un deseo de nutrición; el amor es enraizarse en la existencia .

4.-El amor en uno mismo es valioso: no tiene ningún propósito, no tiene ningún fin. Tiene una inmensa significación; una gran alegría; un éxtasis en sí mismo, pero estos no son fines. El amor no es un negocio donde importan los propósitos, las metas. Siempre hay una cierta locura en el amor.... El amor no tiene razón alguna. Simplemente puedes decir : "No sé . Todo lo que sé es que amar es experimentar el espacio más hermosos dentro de uno mismo." Pero eso no es un propósito. Ese espacio no es mental. Ese espacio no puede ser convertido en una comodidad. Este espacie es como un capullo de rosa con una gota de rocío sobre sí brillando como una perla. Y con la primera brisa de la mañana y al sol, el capullo está bailando. El amor es la danza de tu vida.

5.- Amor es el encuentro, el encuentro orgásmico de la vida y la muerte .... Para alcanzarlo, hay cuatro pasos que deben recordarse. El primero: estar aquí y ahora, porque el amor sólo es posible en el "aquí-ahora". No puedes amar en el pasado. El segundo paso hacia el amor es: aprende a transformar tus venenos en miel... El tercer paso hacia el amor es compartir tus cosas positivas, compartir tu vida, compartir todo lo que tengas. Todo lo bello que tengas, no lo escondas. Y la cuarta: sé la nada. Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas. Entonces el amor no fluye. El amor sólo fluye de alguien que no es nadie. El amor mora sólo en la nada. Cuando estás vacío, hay amor. Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece. El amor y el ego no pueden converger.

6.-Es muy fácil amar a la gente en lo abstracto, el verdadero problema surge en lo concreto. Y recuérdalo, si no amas a los seres humanos concretos, reales, seres humanos, todo tu amor por los árboles y los pájaros es falso, pura habladuría.

7.-El amor es una flor muy frágil. Tiene que ser protegido, tiene que ser reforzado, tiene que ser regado; sólo entonces se fortalece.

8.-Ama como algo natural, tal y como respiras. Y cuando ames a alguien, no empieces a exigir; si no desde el principio mismo estarás cerrando las puertas. No tengas ninguna expectativa. Si algo aparece en tu camino, siente gratitud. Si nada viene, no es necesario que venga, no lo necesitas, no puedes mantener esa expectativa.

9.- El amor no es un negocio, así que deja de tratarlo como tal. Sino, malograrás tu vida, el amor y todo lo que hay de hermoso en ello, porque todo lo que es bello no es en absoluto negociable. El negocio es la cosa más fea del mundo, un mal necesario. Pero la existencia no sabe acerca de negocios. Los árboles florecen, no es un negocio; las estrellas brillan, no es un negocio y no tienes que pagar por ello y nadie te exige nada. Un pájaro viene y se posa en tu puerta, te canta una canción y no te pide un certificado o algo así. Ha cantado su canción y luego, muy contento se va volando, sin dejar huellas. Así es como el amor crece. Da y no esperes a ver cuánto puedes conseguir.

10.-Conviértete en un individuo, eso es lo primero. Lo segundo: no esperes perfección, no pidas y no exijas. Ama a la gente común. No hay nada de malo en la gente común. La gente común es extraordinaria ¡Cada ser humano es tan único! Ten respeto por ese ser único. Tercero: da y da sin ninguna condición, y sabrás qué es el amor. No lo puedo definir. Puedo enseñarte la forma en que crece. Te puedo enseñar cómo plantar un rosal, cómo regarlo, cómo fertilizarlo, cómo protegerlo. Luego un día, inesperadamente, aparece la rosa, y tu casa se llena de fragancia. Así es como ocurre el amor.

11.-La palabra "amor" puede tener dos significados absolutamente diferentes; no sólo diferentes, sino diametralmente opuestos. Un significado, es el amor como relación de pareja; el otro es el amor como un estado del ser. En el momento en que el amor se vuelve una relación de pareja, se convierte en esclavitud, porque hay expectativas, hay exigencias y hay frustraciones, y un esfuerzo de ambos lados para dominar. Se convierte en una lucha por el poder.... .... el amor como un estado del ser es una palabra totalmente diferente. Significa que tú simplemente amas; no estás estableciendo una relación de pareja. Tu amor es como la fragancia de una flor. No crea una relación; no te pide que seas de una forma determinada, que te comportes de cierta manera, que actúes de cierta forma. No exige nada. Simplemente comparte. Y en este compartir, tampoco existe el deseo de recibir una recompensa. El mismo compartir es la recompensa. Cuando el amor se convierte para ti en una fragancia, tiene una tremenda belleza y posee algo que está muy por encima de la mal llamada humanidad. Tiene algo de divino.

12.- Quiero que sepas que el amor llega de improviso. No como una consecuencia de algún esfuerzo de tu parte, sino como un regalo de la naturaleza. En ese momento no lo hubieras aceptado si hubieses estado preocupado porque algún día, de pronto, pudiera terminar. Así como viene se va. Pero no hay necesidad de preocuparse, porque si una flor se ha desvanecido, otras flores llegarán. Las flores siempre seguirán naciendo, pero no te aferres a una flor, de lo contrario, pronto te encontrarás aferrado a una flor muerta. Y esa es la realidad: la gente se aferra a un amor muerto, que alguna vez estuvo vivo.

13.- Si tienes algo, algo que te proporciona alegría, paz, éxtasis, compártelo. Y recuerda que cuando compartes hay un motivo. No te estoy diciendo que por compartir llegarás al cielo. No te estoy dando meta alguna. Te estoy diciendo, que con sólo compartir estarás tremendamente satisfecho. En el compartir mismo está la satisfacción, no hay ninguna meta; no está orientado hacia ningún fin. Es un fin en sí mismo.

14.-Cuando no tienes amor, le pides al otro que te lo dé. Eres un mendigo. Y el otro te está pidiendo que se lo des a él o a ella. Ahora bien, dos mendigos extendiendo sus manos uno al otro y ambos con la esperanza de que el otro lo tenga... Naturalmente ambos se sienten derrotados y ambos se sienten engañados. Esta es la paradoja: aquellos que se enamoran no tienen amor, por eso se enamoran. Y porque no tienen amor, no pueden darlo. Y algo más : una persona inmadura sólo se enamora de otra persona inmadura, porque sólo ellas pueden comprender el lenguaje de la otra. Una persona madura ama a una persona madura. Una persona inmadura ama a una persona inmadura. El problema básico del amor es madurar primero, entonces encontrarás una pareja madura; entonces la gente inmadura no te atraerá para nada. Es sencillamente así.

15.- ...cuando dos personas maduras están enamoradas, ocurre una de las más grandes paradojas de la vida, uno de los fenómenos más bellos: están juntos y sin embargo tremendamente solos; están tan unidos que casi son uno. Pero su unión no destruye su individualidad, de hecho, la realza: se vuelven más individuos. Dos personas maduras enamoradas se ayudan mutuamente a ser más libres.

16.- Yo te amo. No puedo evitarlo. No es cuestión de que pueda amarte o no, simplemente te amo. Si no estuvieses aquí, este auditorio estaría lleno de mi amor, no habría ninguna diferencia. Estos árboles todavía recibirían mi amor, estos pájaros lo seguirían recibiendo. E incluso si todos los árboles y los pájaros desaparecieran, eso no haría ninguna diferencia: el amor seguiría fluyendo. El amor es, así que el amor fluye.

17.- Así como la luz rodea a la llama, el amor te rodea. Tú eres amoroso, eres amor. Entonces tiene eternidad. No está dirigido a nadie. Cualquiera que se acerque beberá de él. Cualquiera que se acerque a ti estará encantado con él, enriquecido por él. Un árbol, una roca, una persona, un animal, no importa. Incluso si estás sentado, solo... Buda, solo, sentado bajo su árbol está irradiando amor. El amor está constantemente lloviendo a su alrededor. Eso es eterno y ése es el verdadero anhelo del corazón.

METAFÍSICA DEL AMOR

ORIGEN DEL AMOR.

Metafísicamente el Amor es una manifestación de la bienaventuranza en la cual el universo se funda y a partir de la cual ha sido creado. Tal es la perspectiva de la Metafísica de la Evolución Espiritual cuyo máxima expresión universal es , a nuestro juicio, el pensamiento de Sri Aurobindo. Dicha bienaventuranza es el aspecto último del espíritu. Recordemos que éste tiene dos aspectos más que son: la eternidad y la conciencia. En sentido estricto la conciencia es la creadora del universo. Ahora bien, el amor aparece aquí como la fuerza salvadora de este universo.

El amor es una fuerza que el autor del universo hizo descender hasta la realidad material inerte y oscura con el fin de que los habitantes de nuestro mundo retornasen a Él. El descenso del amor a las tinieblas provocó que los oídos sellados se abriesen a un despertar que tenía el signo del verdadero gozo, pues el amor es deleite. Y con este despertar al amor, en el mundo ingresó la posibilidad de volver a la realidad divina. Dicho mundo antes de este despertar no era más que materia muerta, la cual a partir del advenimiento del amor despertó a la vida. Y es desde entonces que el mundo ha ido hacia la fuente divina del amor, sin embargo, ha seguido caminos errados, transitando derroteros equivocados o quiméricos. Porque la mayor parte ha buscado el amor careciendo de un concepto claro de lo que éste es, confundiéndolo con multitud de fuerzas muy lejanas al verdadero amor. Todo ser humano ha buscado este principio de unidad , porque el espíritu humano ha estado siempre reclamando por la realización y el éxtasis que sólo el poder del amor otorga. Pero la mayor parte ha fracasado en alcanzarlo. Sin embargo, cuando un mundo ha llegado a tornarse consciente , abierto al amor real, divino, el Creador mismo ha respondido derramando sin límites su amor sobre ese mundo. Así, el círculo del movimiento completo se cierra, dos extremos se encuentran en un éxtasis cabal y permamente.

Al comienzo de la creación, el poder del amor estaba constituido por dos movimientos, dos polos complementarios del impulso hacia la unión. Por una parte, estaba el poder de atracción supremo y, por otra, la necesidad irresistible de una entrega absoluta de sí. Ningún movimiento, excepto el del amor, podía cubrir el abismo que se abrió cuando en el ser individual la conciencia se separó de su punto de procedencia originario y se tornó inconciencia.

El amor descendió sobre la sombra y la inconciencia, dispersándose, diluyéndose en el seno de la noche insondable ; y entonces comenzó el despertar y el ascenso de la conciencia, la formación de la materia y la evolución cósmica.

El amor tiene múltiples formas de manifestación. De hecho sus expresiones son infinitas. Quienes han desarrollado su conciencia lo suficiente pueden percibirlo incluso en la tierra y en la piedras. Más fácil aún es sentirlo en las plantas y animales. En el hombre se descubre en múltiples modos que van configurando su destino luminoso. El amor es el más tangible signo de la Gracia del Absoluto por la tierra y cada ser refleja su pujanza, según su capacidad y receptividad espirituales.

El amor es el ímpetu que está presente, aunque al principio de la evolución de un modo oscurecido y debilitado, en todos los movimientos de la naturaleza física y vital, como aquello que empuja hacia la agrupación, hacia la unión. Y dicho ímpetu se traduce en el ámbito de los árboles y las plantas como la necesidad de procurarse más luz, más aire en orden a crecer. En los animales, está presente detrás del hambre, de la sed, de la necesidad de apropiación, de la procreación; y en las especies superiores en el esfuerzo abnegado de la hembra por la sobrevivencia de sus descendientes. El amor está asociado en todos los movimientos perfectivos del cosmos material sin identificarse con éste.

En el hombre, cuya significación esencial es el advenimiento del principio mental en la evolución, el amor alcanza una manifestación consciente y voluntaria. En este punto de la evolución es cuando aparece en forma diáfana en las obras de la naturaleza, una voluntad de recrear, por etapas y gradaciones, la unidad primordial, por medio de agrupaciones cada vez más numerosas y complejas. Así, la naturaleza, usando la fuerza del amor para acercar a los seres humanos rompe el egoísmo personal para cambiarlo en un egoísmo dual y con la venida de los hijos configura esa unidad más rica que es la familia. Con el transcurrir del tiempo se van formando agrupaciones más complejas aún: clanes, tribus e incluso naciones. Pero esto no concluye aquí, pues esta labor de agrupación se va efectuando en los diferentes puntos del mundo, concretándose en las diversas razas y ,ulteriormente, en la fusión de éstas entre sí.

El amor se expresa en el hombre medio como un deseo de entregarse a los demás y recibir a los demás en armonioso intercambio. Su esencia en el nivel evolutivo de lo humano consiste en una acción recíproca en la que la dicha de dar se iguala con la dicha de recibir.

Más allá de lo anterior, el amor es en su esencia una de las mayores fuerzas del universo. Una fuerza que existe por sí misma, independiendentemente de los objetos a través de los cuales se manifiesta. Dicha fuerza se expresa en todos los sitios en los que encuentra una clara posibilidad de recepción, en todos los lugares en donde encuentra una apertura hacia su movimiento.

Lo que habitualmente comprendemos como `nuestro amor', considerando que es algo personal o individual no es más que la aptitud para recibir y manifestar esta fuerza universal y consciente. Pues el amor es una fuerza-consciente que lúcidamente busca su manifestación y su realización en el mundo a través de quienes escoge como sus instrumentos. Y éstos no son otros que quienes son capaces de una respuesta. En ellos el amor intenta realizar su propósito eterno.

Puesto que el amor es universal quienes creen tener una experiencia propia, personal del amor verdadero se equivocan, pues su vivencia no es más que una ola del infinito océano del amor universal.

El amor es una expresión divina: las deformaciones que vemos de él en el mundo son producto de la inconciencia de sus instrumentos.

El amor no puede ser confundido con el deseo, con la sed de posesión, con el apego personal. En su expresión más pura es la búsqueda de la unión con el Creador. Por ello quien no está abierto al amor en su esencia y en su verdad no puede unirse al Ser Absoluto.

El amor es aquella fuerza divina que intenta conducir cada cosa hacia la perfección de su ser específico. El amor despliega una acción evolutiva y edificadora en el cosmos. Es la fuerza que orienta las cosas hacia su arquetipo que se halla en el Creador.

El amor en sí mismo es el bien supremo más allá de lo cual no hay nada de mayor bondad.

ESENCIA DEL AMOR

El amor no es mera unión vital, simpatía, filantropía, cariño o afecto, aunque pueda tener alguna relación con éstos. El amor es en esencia una unión con el amado despojada de toda sombra de egocentrismo. Pues sólo superando el ego podemos ingresar al ámbito del amor. Esto significa contemplar lo amado como un ser distinto de nosotros, como un ser autónomo y diferente. La experiencia del amor es la de la fusión de un yo y un tú distintos. El amor es la fuerza orientadora que conduce al otro al cumplimiento de su vocación.

En el ámbito humano el amor se manifiesta como un sentimiento espiritual permanente que unifica a dos almas que son una en esencia, pero dual en la manifestación terrestre actual. El verdadero amor dota a los hombres y a las mujeres de un poder que puede elevarlos hasta las más altas cimas y hacia inimaginables hazañas de sacrificio por el ser amado. Y tales hazañas de sacrificio no son producto de una compulsión, sino un gozoso acto de ofrenda. Y sin este fuego del sacrificio ningún amor humano puede alcanzar su verdadera pureza original. Porque el amor no es un mero intercambio de emociones y sentimientos, sino una ofrenda absoluta de lo que somos o de lo que podemos ser, es decir, la entrega de todos nuestros actos volitivos, pensamientos, de todos nuestros impulsos y sentimientos.

En el ser humano el amor es un eslabón entre el alma del hombre y el ser absoluto. Recordemos que el alma humana emanó de dicho ser absoluto y ha sido colocada en este mundo terrestre con la definida misión de avanzar en el proceso evolutivo. El amor pleno consiste, pues, en la relación entre el hombre y el ser absoluto y no entre hombre y mujer. El amor entre estos últimos a menudo toma la forma de un mero intercambio que carga con el peso de elementos distorsionantes como celos, posesividad, exigencias vitales y lujuria. En el verdadero amor, en cambio, toda exigencia a lo divino representa una fractura en la espontánea pureza de la relación. El amor es en esencia una consagración total. no un mero intercambio ni menos una transacción.

El amor humano intermedio vive básicamente del cambio y del intercambio. Y esto conduce a las continuas disputas y desarmonías , porque en él rigen las exigencias clamorosas de la posesión y de la satisfacción de los más bajos apetitos y pasiones. Y esto no concluye sino con la frustración. El verdadero amor implica vivir en una estado de autolvido y contento interior. No se identifica con el altruismo común, pues detrás de éste hay el deseo de gloria y fama , un deseo de satisfacer un sentimiento de superioridad. Porque en su origen el altruismo es una mera virtud mental, mientras el verdadero amor es un poder del alma que se expresa a sí mismo en nuestro ser emocional superior que se ha solido, en todos los tiempos, llamar corazón. Éste no es el alma , pero es el centro más cercano a ella. El corazón puede ser un poderoso instrumento de manifestación del alma. Otros centros o bien están demasiado lejos para sentir las olas radiantes del alma o bien no están lo suficientemente refinados para sentir sus vibraciones . Por ejemplo, el cerebro está demasiado preocupado con los movimientos del pensamiento que son demasiado abstractos y fríos para sentir el aliento luminoso y tenue del alma. La vida común del ser humano está centrada en torno al mundo de las informaciones externas y del clamor de las falsas necesidades y poco habituada a escuchar la voz sutil del alma. El dominio de ésta está lejos de los bullicios de los caprichos y tiene el sello de la calma , de la paz, pues siempre está orientada hacia su divino origen. Sólo el centro del corazón ubicado entre las abstraccciones de centro mental y el centro de las pasiones comunes puede albergar el delicado y milagroso poder del alma. Pero no es fácil tomar contacto con el alma, pues el corazón habitualmente está cubierto por múltiples capas de bajas pasiones y de deseos insaciables que se elevan desde el centro vital o bien está oscurecido por las sombras de la inercia y la rutina de los hábitos físicos. Es muy común que nuestras emociones estén mezcladas y no permitan que el alma se convierta en el ser regente de nuestra conciencia.

El verdadero amor por una persona no es el mero movimiento hacia sus cualidades positivas, hacia su bondad, hacia su inteligencia o hacia su belleza. Incluso podríamos admirar a una persona con dichas cualidades pero sin amarla.
En verdad, el amor genuino es algo que no se satisface con las cualidades que la persona amada pueda tener en su presente, sino que es el movimiento que intenta llevar a tal persona hacia sus posibilidades más plenas, más nobles. Ahora bien, el amor no se fija en la viabilidad de tales posibilidades sino que sigue adelante siempre en su labor perfectiva. A la luz del amor, además, todo adquiere una dignidad mayor, todo se transforma en más valioso. En tal sentido, el amor es una perspectiva que muestra lo valioso de las cosas incluso más aparentemente insignificantes, más adversas en nuestra vida.

Para la visión del amor nada es desechable, nada está maldito. Aunque ve los errores como tales, las oscuridades como lo que son, nunca los condena como irremediables. Por ello la visión del amor no puede ser considerada como condescendiente a ultranza.

En suma, a nuestro juicio, el Amor es una fuerza trascendente que existe por sí mismo y que en su movimiento evolutivo se derrama sobre todas las cosas, las engloba para unirlas, abrazarlas y ayudarlas, por tanto, a ser lo que son tras las apariencias. Tal es el Amor cósmico divino, el cual cuando se fija en un ser determinado se convierte en el Amor divino individual. Y esta última sabiduría del Amor nos enseña que cuanto más se dé uno mismo, más crecerá en la capacidad de recibir la energía trascendente del amor. Porque la entrega absoluta de sí, sin pedir ni acaparar, es el sólo secreto de toda realización en el Amor.

Estimado Lector, si tienes interés en profundizar este tema y alcanzar una visión luminosa, te recomendamos el excelente libro del Profesor Renato Alejandro Huerta, "Sabiduría del Amor", el cual puedes obtener escribiendo a: menteluz@entelchile.net

EL AMOR EN EL DIÁLOGO LISIS

El primer intento de definición del amor en las obras platónicas se encuentra en el Lisis. En este texto, en términos generales el amor es "desear que la persona amada sea lo más feliz posible", nos dice el personaje Sócrates, dirigiéndose al joven Lisis, a quien estimula a reflexionar en su situación social en el marco de los límites de su casa. Y Sócrates prosigue su explicación señalando que los padres del joven le aman, por consiguiente desean su felicidad, sin embargo, no le entregan una libertad absoluta -ya que debe obedecer al esclavo de la casa y al maestro en la escuela- pues no posee aún un conocimiento suficiente de las cosas. Esto significa que se le permite hacer todo aquello de lo cual tiene un conocimiento adecuado. Y así se desprende que es el conocimiento y no la edad lo importante. Otra consecuencia es que todos confiarán en nosotros si es que se dan cuenta que poseemos el conocimiento para saber hacer. La gente nos estimará en la medida en que seamos útiles. Sócrates señala, al final, que si queremos ser amados, tenemos que adquirir la sabiduría, la que no debe entenderse como un conocimiento teórico, sino práctico. El punto de vista utilitarista de Sócrates es innegable aquí. El diálogo prosigue con la búsqueda -al estilo de Sócrates- de la definición del término "amigo". Pero el vocablo es equívoco, pues puede ser utilizado tanto para designar a la persona que quiere como para designar a la persona querida. Para clarificar esto, Sócrates pregunta: ¿quién es el amigo, el que ama o el que es amado? El interlocutor de Sócrates responde que aquí no hay diferencia, sin embargo, es claro que la hay, pues el amor no siempre es correspondido y puede suceder que alguien ame a quien le odia. En todo caso, no hay claridad al respecto y, por tanto, Sócrates plantea las cosas de otra manera. Se analiza, a continuación, el adagio que dice que "lo semejante es amigo de lo semejante". Según esto los buenos serán amigos de los buenos, y los malos, de los malos. Sin embargo, si aceptamos el concepto platónico de que la maldad significa ignorancia y discordia, los malos no pueden ser amigos de nadie, pues nunca mantienen una semejanza con nada, ni siquiera consigo mismos. Es decir, el adagio sólo es válido para los buenos o armoniosos. Pero a partir de esto llegamos a una conclusión inesperada: alguien completamente bueno y autosuficiente no necesita de nadie que le ayude a serlo. Asimismo, si la amistad se fundamenta en la necesidad, una persona absolutamente buena no la podría sentir. Tampoco, tendría sentido la amistad entre dos personas completamente buenas, pues no necesitan de nadie.

Desde otra perspectiva, si se acepta que la amistad o el amor tienen su origen en la necesidad, es natural que los débiles sean amigos y amantes de los fuertes, los pobres de los ricos, los ignorantes de los sabios, etc. Así, vemos que el amor se da aquí entre contrarios, pero este punto de vista, si lo vemos bien, nos conduce a algunos absurdos: porque en este caso serán amigos buenos y malos, valientes y cobardes, justos e injustos, castos y lujuriosos.

Así, llegamos a una tercera perspectiva en que lo que no es ni bueno ni malo será el amigo o amante de lo bueno o de lo bello que en este contexto son idénticos. Más explícitamente, aquello que no es ni bueno ni malo ama lo bueno, porque el mal está latente en él. Por ejemplo, el cuerpo ama la salud en razón de la presencia de la enfermedad. Asimismo, el amante de la sabiduría ama a ésta, porque no es absolutamente sabio ni tampoco tan ignorante como para no darse cuenta de su propia ignorancia. Con esto concluye en el Lisis la búsqueda, en sentido estricto, de un concepto del amor que, evidentemente, en este diálogo no se logra.

EL AMOR EN EL DIÁLOGO EL BANQUETE

El Banquete es el diálogo más importante de Platón en torno al concepto del amor. Sus escenas se desenvuelven justamente en un banquete que se desarrolla en casa de Agatón para celebrar el éxito de una de sus tragedias. Los comensales han acordado dedicar su reunión, en parte, a realizar discursos sobre el dios Eros, el cual no habría recibido jamás un elogio consistente por parte de poetas y sofistas. El texto se transforma así en una serie de discursos sobre el amor que van desde lo más superficial a lo más profundo, destacándose el discurso final de Sócrates que nos entrega el pensamiento de Platón al respecto.

El primer discurso es el de Fedro quien señala que Eros, el dios del amor, es la divinidad más antigua. Eros, según él, hace que los hombres sientan vergüenza y ambición, además, que el influjo de éste en los hombres es mayor que cualquier otro sentimiento, ya que su poder impulsa a grandes acciones, como cuando el amante muere por su amado. En su presencia los amantes se abstienen necesariamente de toda vileza y cobardía. En suma, Eros es una fuerza inspiradora de acciones elevadas.

El segundo discurso corresponde a Pausanias, quien distingue entre dos tipos de Eros, cada uno de los cuales sigue a una Afrodita distinta: Afrodita Pandemos y Afrodita Celestial. El Eros de Afrodita Pandemos, es el de aquellos hombres que aman lo corporal y que buscan lograr sus fines sin interesarse en el proceso. El Eros de Afrodita Celestial es propio de hombres que buscan la perfección moral. Quien está bajo el influjo de este Eros, busca una relación permanente para la educación física y la filosofía así como educar a su amado en la sabiduría y el valor.

Esta distinción entre los dos Eros demuestra que este discurso está pronunciado con un discernimiento más profundo y con una conciencia más elevada que la del primer discurso.

El tercer discurso es del médico Erixímaco quien -aceptando la distinción de Pausanias- sostiene que no sólo los hombres poseen un doble Eros, sino todas las cosas. Basándose en la medicina, Erixímaco señala que los cuerpos poseen este doble Eros o deseo y que es justo consentir a los buenos deseos que se identifican con el amor denominado celeste. Según Erixímaco es labor del profesional médico saber cuáles son dichos buenos deseos. Asimismo, para otorgar un mejor orden a las cosas -desde lo humano y lo divino hasta las estaciones y los climas- debemos estimular los deseos que nos conducen a la piedad y a la justicia. Doquiera que hay armonía y ritmo cabe hablar de la presencia del amor. Tal es -grosso modo- la interpretación que Erixímaco hace de Eros. En ella el significado de Eros resulta ampliado al identificárselo con una fuerza universal de la naturaleza. Ciertamente el discurso de Erixímaco es más profundo que los anteriores, aunque peque de algún grado de arrogancia profesional.

El discurso siguiente desarrolla una fantástica concepción antropológica y le pertenece a Aristófanes. Éste nos dice que, primitivamente, existían tres tipos de seres humanos, los cuales tenían sus órganos duplicados. Unos eran machos; otros, hembras y, finalmente estaban los andróginos. Estos seres primitivos habrían conspirado contra los dioses , y puesto que Zeus no podía destruir la raza humana, dado que ésta era la que adoraba a los dioses, partió en dos a los seres primitivos en castigo por su conspiración. Desde entonces los seres humanos buscan su otra mitad. Cada mitad de un hombre y mujer primitivos se entregan a la homosexualidad en busca de su otra mitad, en tanto que, la mitad del andrógino se entrega a la heterosexualidad en busca de su otra mitad.

Aristófanes en su discurso describe al Eros como un deseo apasionado por algo que es afín a nuestra naturaleza y la complementa. Ciertamente aquí Aristófanes confunde amor con instinto sexual. Sitúa en un mismo nivel el amor homosexual y el amor heterosexual, lo cual, desde la perspectiva de la evolución espiritual es un error.

El próximo discurso es de Agatón, quien critica a los demás por no haber descrito, según él, la verdadera naturaleza del Eros. Su discurso utiliza bellas palabras, pero sin mucho control del significado de ellas. Para él Eros posee un sinfín de virtudes tales como la belleza, la ternura, la juventud, el valor, la moderación, la sabiduría y la justicia. Agrega, además, que Eros es el más grande de los poetas, porque es quien inspira la poesía. El Amor habitaría en las almas de los hombres, siendo ajeno a toda violencia y derramando todas las bendiciones.

En síntesis, podemos decir que Agatón piensa que el Eros está siempre ocupado de la belleza y vive en las almas de los hombres, lo cual, no es poco decir. Sócrates, además, intentará fundamentar lo dicho por Agatón en el discurso que sigue.

El discurso del personaje Sócrates puede ser considerado como el verdadero pensamiento de Platón acerca de la naturaleza del amor. ¿Cuál es su afirmación fundamental? La afirmación fundamental es que el amor es una forma de necesidad que tiene una meta y su relación con esta meta es de deseo, de exigencia. El amor anhela siempre lo bello y lo bueno y, por tanto, no es ninguno de éstos sino algo intermedio entre lo bello y lo bueno. Tampoco el amor puede ser considerado un dios, porque si fuera un dios no amaría, puesto que en un ser perfecto es imposible que haya anhelo, deseo o pasión. Por lo mismo, el Amor es un ser entre mortal e inmortal, es decir, un espíritu o daimon. Y al ser un ser intermedio él es quien completa y mantiene conectado a todas las cosas. Platón aclara: "Un dios no puede mezclarse con el hombre, pero a través de Eros se lleva a cabo toda relación y diálogo de los dioses con los hombres, despiertos o en ensueño." (202e)

Más precisamente Eros tiene por padre a Poros (Riqueza) y por madre a Penía (Pobreza). Del primero heredó su tendencia a acaparar lo bueno y lo bello, su valentía, su atractivo y poder, su astucia, su anhelo de sabiduría. De la segunda, su falta de bienes, su rudeza, su indigencia. Así, resulta que Eros es filósofo, porque no es ignorante ni tampoco sabio. Pero no sólo esto sino también la belleza, porque la meta real del amor es la belleza, la cual , según Platón no es diferente del bien. Esto significa que el amor busca la felicidad, es decir, la posesión del bien, al cual tiende todo el género humano. Asimismo, Eros busca la creación en la belleza, tanto en el cuerpo como en el alma. Platón nos lo aclara: ¿Por qué amor de creación? Dar nacimiento a algo es ser tan duradero e inmortal como un mortal puede serlo. Estamos de acuerdo, pues, en que Eros ha de desear la inmortalidad juntamente con lo bueno, si es que desea poseer el bien para siempre. La inmortalidad es, pues, el objeto de Eros (206e).

Para Platón cualquier tendencia a la creación es la búsqueda de la inmortalidad de lo creado. Así, aquellos hombres que son fecundos en el cuerpo son amantes de las mujeres y buscan su inmortalidad en sus hijos. Pero aquellos hombres que son fecundos en el alma, anhelan dar a luz sabiduría y otras formas más elevadas. Ellos son los poetas y los inventores. Un tipo de hombre aún superior en sabiduría manifestará ésta en la administración del estado. Es el legislador. Él se prenda de la belleza del alma masculina, pues es este tipo de belleza la que se asocia con lo masculino. Además, busca y se esfuerza por conducirla a su máxima perfección. Aquí hay más filía o amistad que Eros, siendo una relación mucho más estable en la medida que esta unión tiene su razón de ser en un fruto más bello e inmortal.

Según el filósofo griego existe una vía ascendente para conocer el verdadero amor, para llegar a la contemplación de lo bello en sí. Se trata de un ascenso erótico que contempla los siguientes grados:

1. El amor a la belleza corporal que posee dos momentos: el amor a un cuerpo bello determinado y el amor a la belleza corpórea en general.
2. El amor a la belleza de las almas, es decir, a la belleza moral que se manifiesta en los quehaceres y en las reglas de conducta de los hombres.
3. El amor a los conocimientos, el cual trasciende la servidumbre de los seres concretos.
4. El amor a lo bello en sí, el cual es el nivel supremo de amor y que se nos revela de súbito, cuando hemos recorrido correctamente los senderos anteriores en todas sus etapas. Esta meta del amor es la Idea misma de lo bello en todo su esplendor. Ella es eterna, increada, imperecedera, estable, porque es eternamente idéntica a sí misma. De esta Belleza en sí ,además, participan todas las cosas bellas.

El AMOR EN EL DIÁLOGO EL FEDRO

La otra exposición importante acerca del amor, Platón la realiza en el diálogo el Fedro. Si bien se trata de una exposición de otro carácter sobre el amor, los planteamientos fundamentales de ambos diálogos coinciden, aunque sus líneas de desenvolvimiento varían bastante. Todo comienza con una discusión basada en un discurso de Lisias sobre el tema de si es mejor para un joven otorgar sus favores a una persona que no le ama antes que a una persona que sí le ame. Lisias señala que los amantes actúan bajo impulsos que están encadenados por la pasión que les produce remordimientos y que se presenta en ellos como enfermedad. Además, éstos se jactan de sus conquistas y luego las abandonan, son celosos de cualquier compañía y sólo orientan su amor a la flor fugaz de la juventud. En cambio, los que no están impulsados por el amor, entregan una amistad duradera e independiente de lo sexual, porque buscan la compañía sin poner la mirada en el placer inmediato y efímero. Su afecto no surge de una pasión, sino de la búsqueda de un propósito común.

Este discurso si bien tiene el mérito del equilibrio, de la prudencia es desorientador en la medida en que confunde realidades muy distintas al no haber definido su autor los términos que emplea. El amor (eros), sin duda, no es la amistad (filía),pero el uno no niega el otro, puesto que son dos manifestaciones válidas de la naturaleza.

El discurso siguiente de Sócrates intentará justamente aportar precisión conceptual al debate. Sócrates comienza haciendo una diligente definición del amor que nos dice que éste es deseo, pero incluso aquellos que no tienen Eros -según el sentido atribuido antes por Lisias- anhelan lo bello. ¿Sobre la base de qué podremos diferenciarlos? Sobre la base de dos principios rectores que Platón afirma que existen en nosotros. El primero es un deseo innato de placer y el segundo una capacidad de juicio desarrollada tendiente a lo óptimo. Sucede que a veces tales principios coinciden y otras veces discrepan, en una lucha permanente por la supremacía. Cuando prevalece el juicio, hay en nosotros autodominio, moderación; cuando, prevalece el deseo éste nos arrastra al exceso (hybris) y actuamos en contra de nuestro juicio. Ahora bien, en relación con el placer que proporcionan los cuerpos bellos, para Sócrates el exceso es el Eros. Tal Eros es, según el filósofo, una pasión física desenfrenada, algo brutal y contrario a la razón. Esta forma de amor es mala para el alma del amado, porque el amante fijándose sólo en su placer propio perjudica el alma del amado al mantener a éste en un estado de dependencia, de inferioridad y al impedirle, además, salir de la ignorancia.

Se trata de un Eros que tiene por objetivo el placer antes que el bien, el cual no sólo es malo para el alma del amado sino también para su cuerpo en la medida en que el amante, poseído por el Eros egoísta, hace de su amado una persona físicamente débil al obligarlo a vivir encerrado en casa, privándolo con ello de dar salud a su cuerpo. Todo esto hace que sea inmensamente más sensato que el amado favorezca al no poseído por el Eros, de lo contrario se expone a un afecto que es como el del lobo por la oveja. Tal es la acusación de Sócrates contra el Eros.

Sin embargo, tal Eros no es el verdadero. Más aún, Sócrates considera que él ha blasfemado contra el dios del amor y debe pagar con una retractación -denominada palinodia en el mundo griego-, porque no debía haber dado el nombre de Eros a una locura erótica, totalmente corporal, absurdamente posesiva y egoísta. ¿En qué consiste esta palinodia? Se trata del mito platónico del viaje del alma que arrojará luz no sólo sobre la verdadera naturaleza del Eros, sino también sobre el alma y las ideas eternas, principios indispensables para comprender la naturaleza del Amor. Según enseña Sócrates el amor es primordialmente una especie de locura -manía- que proviene de los dioses, vale decir, divina. Es una manía porque es una emoción irracional, aunque alcanza su más alta expresión sólo cuando se une a las claridades de la razón, por ejemplo, en el amor filosófico de la verdad y de la belleza. Más aún, el Eros es el origen psicológico de la búsqueda del filósofo, puesto que el punto de partida del movimiento y la fuente principal de la acción residen en el alma.

Platón representa aquí míticamente el alma como un auriga que dirige un carro alado, formado por dos caballos, uno dócil y el otro obstinado. Cuando acaece la muerte, el alma se eleva hasta el borde del firmamento y contempla las Ideas eternas que están por encima. Sin embargo, el hacinamiento de las almas le hace perder sus alas precipitándose otra vez a la tierra. Esta alma que ha visto las Ideas con máxima claridad se convierte en filósofa o en amante de la belleza, en un ser inspirado, pero no con la inspiración del artista -que está en un nivel más bajo-, sino con la inspiración del hombre culto, del sapiente en el arte de la vida.

Desde la perspectiva platónica, cuando en la vida captamos visualmente el brillante esplendor de la belleza, rememoramos la Idea de la Belleza que vimos con los ojos de alma en el mundo celeste; sin embargo, no podemos hacer la misma percepción de la sabiduría ni de otras realidades dignas de nuestro amor. Sólo la belleza se muestra refulgente en la medida en que es captada por la vista que, según Platón, es el más agudo de nuestros sentidos y por esto mismo es la más amada por todos.

Ahora bien, aquel que no está recién iniciado o bien ha sido corrompido no puede dirigirse desde la belleza sensible a la inteligible. Su mirada queda atrapada por aquella forma imperfecta de belleza, entregándose al placer. Pero el recién iniciado que ha contemplado ampliamente las cosas del mundo superior, al ver un rostro divino, una bella imitación de la Belleza o un cuerpo de hermoso aspecto trata de venerarlo como un dios. Luego de esto vuelven a salirle alas en todo el territorio de su alma, retornando a ese estado anterior en que poseía alas en su totalidad. Entonces, el alma halla descanso en la contemplación del amado, recogiendo el dulce placer de ese momento de unión. El iniciado ya no querrá separarse de su amado porque para él éste es su tesoro más precioso, una maravilla que le hace olvidar todo hasta el punto de estar dispuesto a convertirse en esclavo con tal que se le deje junto a su amado. Y este es el estado que los hombres llaman amor, nos dice Platón .

Seguidamente, Sócrates nos describe el efecto de Eros sobre el alma en otro aspecto, haciendo uso nuevamente de la parábola del alma como cochero y de los dos caballos. Ocurre ahora que el caballo negro brinca hacia el amado obstinadamente y no obedece a las órdenes del cochero, saltando hacia el amado. Sin embargo, al final es amansado. Entonces, el alma del amante, puede acercarse con seguridad al amado y éste puede dejarse venerar por un amante sincero, al cual, finalmente acepta entregándole su amistad. Transcurrido el tiempo las cosas cambian, Platón nos precisa: " Y una vez que lo ha recibido en su trato , la benevolencia del amante , que ahora ve de cerca, llena de admiración al amado que comprende que, ni aun todos los demás juntos, amigos y parientes, le ofrecen una pequeña parte de la amistad que encuentra en este amigo poseído de un dios. Y cuando pasa el tiempo en este trato e intimidad, a más de los contactos en los gimnasios y en otros lugares de reunión, el manantial de aquella corriente que Zeus cuando amaba a Ganímedes llamó 'ola de deseo', corriendo a raudales hacia el enamorado, en parte desciende a él y, en parte, cuando éste está completamente lleno, desborda hacia fuera, y como el aliento o el eco que de los objetos lisos y resistentes saltan de nuevo al punto de donde partieron, así la corriente de la hermosura, pasando a través de los ojos, vuelve de nuevo al hermoso; y cuando, por ese camino, que es el que naturalmente la conduce al alma, ha llegado a ella y la ha llenado, reanima los orificios de las plumas, da impulso al nacimiento de éstas y llena de amor a su vez el alma del amado".

"Está, pues, enamorado, pero no comprende de qué; y ni sabe lo que le ocurre ni puede explicarlo, sino que, como el que coge de otro una oftalmía, no puede alegar ninguna razón, y no se da cuenta de que, como en un espejo, se ve a sí mismo en su amante; siempre que aquel está presente, deja, como él, de sufrir, y cuando está ausente, del mismo modo también, lo echa de menos y es echado de menos, teniendo así un contra-amor que es la imagen del amor. Él lo llama y lo cree, no amor, sino amistad, y desea, de un modo semejante que aquel, pero más débilmente, ver, tocar, besar al otro y acostarse con él. Y ,ciertamente, es muy probable que en estas condiciones, se siga pronto lo demás; porque, cuando están acostados juntos, el caballo indisciplinado del amante tiene algo que decir al auriga y considera que, a cambio de sus muchas fatigas, ha sacado poco provecho; y por su parte, el del amado no tiene nada que decir, pero hinchado de deseo y no entendiendo su situación, abraza al amante y lo besa, como quien demuestra su afecto a uno que lo quiere bien, y siempre que están acostados es capaz de no rehusar, por la parte que le toca, sus favores al amante, si éste le pidiera obtenerlos; su compañero de yugo y el auriga se resisten a esto con su razón y pudor."

"Así, pues, si es una vida ordenada y a la filosofía a lo que los conduce la victoria de lo mejor que hay en el alma, pasan esta vida en la dicha y en la armonía, puesto que, gracias a su dominio de sí mismos y su moderación, han sometido a lo que producía su virtud. Y así, cuando han llegado al fin de sus vidas, sostenidos ya por alas y ligeros, de las tres luchas atléticas de esta justa verdaderamente olímpica, han vencido en la primera, y ni la sabiduría humana ni la locura divina pueden conceder al hombre mayor bien. Si por el contrario, llevan una vida más grosera, sin amor a la filosofía, sino a los honores de este mundo, es fácil que en la embriaguez o en cualquier otro momento de descuido los caballos indisciplinados de ambos, cogiendo a las almas desprevenidas y coaligándose para el mismo fin, opten por el partido que para el vulgo ofrece más felicidad y consumen la cosa. Una vez consumada, vuelven a lo mismo en lo sucesivo, pero rara vez, porque cuando obran así no lo hacen con la aprobación de toda su mente. Amigos, sin duda, también lo son éstos, pero menos que aquéllos; viven el uno para el otro, tanto mientras dura el amor como cuando han salido de él, considerando que se han dado mutuamente y recibido el uno del otro las mayores fianzas, a las que no es lícito faltar convirtiéndose una vez en enemigos. Y al fin, sin alas, pero no sin haberse esforzado por adquirirlas, abandonan sus cuerpos. En consecuencia, no es pequeño el premio que obtienen de su locura amorosa; porque no es a las tinieblas ni al viaje subterráneo adonde la ley ordena que vayan los que ya han comenzado el viaje infraceleste, sino que llevando una vida resplandeciente, viajen felices en mutua compañía, y llegado el momento, lleguen ellas a tener alas en virtud de su amor. Tan grandes son , niño, y tan divinos los dones que te ofrecerá la amistad de un enamorado. En cambio, el trato de uno que no ame, trato mezclado de prudencia mortal y que se entrega a una economía mortal, produciendo en el alma amiga una ruindad que las masas alaban como un mérito, la hará rodar nueve mil años alrededor de la tierra y debajo de la tierra, en un estado irracional." (255a)

Sócrates ha intentado aquí explicar la verdadera naturaleza de Eros que en este texto comienza y termina con la relación amorosa entre individuos. El Eros, en definitiva, se sostiene en la captación de la Ideas eternas y se despierta por la visión de la belleza masculina, teniendo como objetivo como meta conducir también al amado hasta la intelección de la belleza y la verdad.

En síntesis, tanto en el Fedro como en el Banquete -a pesar de sus desarrollos diferentes- hallamos los tres mismos tipos de amantes. El más bajo de ellos corresponde a quienes están poseídos por la pasión meramente física y egoísta. Un poco más arriba está el amante moderado que al no ser un filósofo verdadero termina complaciendo su impulso sexual, aún cuando racionalmente. Y ello debido a que su autocontrol es defectuoso. Se trata, en verdad, de un estado intermedio y que es positivo en la medida que prepara para la vida filosófica.

En la cima de esta escala de amantes se halla el auténtico filósofo, quien está más allá de toda servidumbre a lo sexual. Aquí los amantes pertenecen al mismo sexo y su meta no es otra que la inspiración recíproca en la investigación de la verdad y del bien. Y aunque este amor tiene un fundamento en el instinto sexual, los amantes han tenido la fuerza y la sabiduría para sublimarlo en una pasión por el estudio en común. Éste es, también, el verdadero significado del "amor platónico" del que tan imprecisamente se habla.

Desde la perspectiva de la evolución espiritual la sabiduría de Platón acerca del amor tiene méritos indiscutibles que es innecesario recalcar, porque están a la vista. Sin embargo, su sabiduría también adolece de errores demasiado importantes como para no considerarlos en esta síntesis. Por ejemplo, su concepto del amor está claramente fundado en una atracción de tipo homosexual, aunque esto tenga como atenuante que el amor platónico es en esencia una unión mental. Recordemos, además, que para este filósofo las más altas manifestaciones del amor y del afecto se dan sólo entre hombres. Con esto Platón simplemente expresaba el sentir normal de sus contemporáneos, para quienes la mujer era un mero ser físico, sin cualidades psíquicas que la hicieran dignas del amor del hombre. Por esto mismo en la Grecia de Platón, el matrimonio no podía ser más que una unión orientada a la satisfacción de las necesidades físicas y a la procreación de los hijos.

Platón, en verdad, no va más allá de la cultura de su tiempo al no darle ningún lugar al amor, a la amistad, al compañerismo entre hombres y mujeres.
En definitiva, Platón vio en el amor una fuerza irracional y en esa medida un valor que está por debajo de la esfera de la razón. No conoció, por tanto, este filósofo,el verdadero Amor que está más allá de lo irracional y de lo racional.

Pasión, Amor, Flechazo y Enamoramiento.

 

Por Renato Alejandro Huerta

Magíster en Filosofía y Psicoterapeuta

 

Autor de los libros Metafísica de la Evolución Espiritual, Sabiduría Del Amor y Amor de Navegante.

 

 Llega la primavera. Tiempo de armonía en que florece el amor de pareja y en el cual no dejamos de sorprendernos de que el ser humano, a pesar del dominio sin contrapeso de la cultura tecnológica y superficial en que vive inserto, no haya podido renunciar jamás a un ideal de amor, que busca siempre como si fuera una llamada inexorable de su alma profunda, pues necesita bañar de pureza su frenética codicia de placeres artificiales. Sin embargo, muchos que no han bebido de las fuentes profundas de la sabiduría o bien han carecido de una educación sentimental correcta, pueden incurrir en el error de confundir pasión ciega y amor. La pasión, al igual que el amor, atraviesa por distintas etapas y en el niño aparece como una pulsión, es decir, como un anhelo desordenado y confuso de dirigirse hacia cuanto le rodea, expresándose en beber, comer, jugar y correr. Esto significa que en el niño la pasión es un impulso torpe, ciego, que al llegar a la adolescencia se refina, convirtiéndose en deseo, es decir, en una pulsión concentrada y orientada hacia un objetivo. Y entre los múltiples deseos del adolescente, el deseo sexual es el que más gobierna su conciencia. Pero cuando el deseo evoluciona en la persona psicológicamente madura se convierte en aspiración. Y ésta es un poder interior, consciente, que nos abre a un vasto horizonte de posibilidades y nos permite conquistar, poseer y cumplir nuestros sueños. Pero si bien, todo amor es una pasión en el sentido de que es una aspiración que nos brinda la máxima plenitud posible, no toda pasión es una aspiración, pues la mayoría de las pasiones son ciegas. El amor, en cambio, el verdadero amor, es una fuerza divina, consciente, que intenta conducir a cada ser hacia la realización de todo su potencial. Es por ello que todo amor verdadero por una persona implica, como ha enseñado Erich Fromm, preocuparse, responder, respetar y conocer a tal persona. Por tanto, toda relación afectiva que no posea estos cuatro rasgos característicos no es amor o si carece de alguno de ellos es un amor defectuoso.

También existen comprensiones erróneas frente a lo que es el enamoramiento, pues se le confunde con el flechazo, pero este último episodio es una simple experiencia hipnótica en que nos sentimos enceguecidos por los atractivos de una persona, la cual suponemos, erróneamente, que puede entregársenos por completo y repentinamente ante nuestra primera mirada.. Es decir, el flechazo es una reducción e incluso una cierta suspensión de nuestra conciencia. Esto significa que en tal estado hay un retorno a la infantilidad, pues hay una contracción y empobrecimiento de la atención. Sin embargo, el enamoramiento verdadero es una ampliación permanente, una expansión de la conciencia a través de la unión con la persona amada. Porque el verdadero enamoramiento en su sentido más universal es el evento de despertar a la belleza del ser amado, un sentirse integralmente atraído e inspirado por él. El enamoramiento real es el punto de partida que nos conecta con el verdadero amor. Enamorarse significa ingresar en un tiempo de alegría prodigiosamente puro y armonioso. Es la apertura a un mundo de éxtasis y el comienzo de una transformación personal decisiva en la evolución del ser. Pienso, finalmente, que la verdadera actitud del enamorado puede reflejarse en los siguientes versos del poeta:

“Amarte sin invadirte,

multiplicarte sin perderte,

decirte sin traicionarme,

guardarte sin poseerte,

y, así, ser yo mismo en lo más

secreto de ti."

 

1 la sexualidad humana

1.1 Génesis de la sexualidad

La libido no es un instinto sino una pulsión que puede ser controlada hacia otros objetivos.

No surge en el momento de la adolescencia sino que su génesis comienza desde la niñez.

1.2 Configuración evolutiva de la sexualidad

La presencia de los cromosomas XX y XY constituyen el llamado sexo cromosómico.

Las gónadas producen hormonas que influyen en la configuración sexual del ser humano es el llamado sexo gonádico.

El sexo psicológico, acepta y se identifica con el cuerpo que a cada uno le ha tocado.

El sexo heterofilo busca su complementación con el encuentro del otro sexo.

El sexo genital se inclina a la ofrenda del cuerpo.

1.3 Características de la sexualidad femenina y masculina

Las diferencias entre ambos sexos no radican solo en nuestra anatomía. El espíritu se adapta al cuerpo que le ha tocado y adquiere una psicología especifica.

La imagen de la feminidad ha estado en todos los tiempos perjudicada pero ello no le quita la complementariedad.

La mujer tiene una sexualidad en la que predominan mas los elementos afectivos y el hombre no es tan sensible y pasa a la acción.

1.4 Cultivar la sexualidad

A lo largo del proceso evolutivo pueden darse desajustes sexuales tales como la homosexualidad.

Educar es hacer que el sexo pueda vivirse como un dialogo afectivo y respetuoso en cualquiera de sus niveles.

1.5 Sentido de la virginidad y el celibato

Las relaciones sexuales por ser una pulsión no es una exigencia inevitable.

El amor humano es capaz de cambiar la vida de una persona y sus, relaciones también. El amor de Dios puede hacer que se renuncie a otros valores humanos.


2 ¿Basta quererse para hacer el amor?

  • Llamaremos relación sexual a hacer el amor ya que el amor no es algo que se haga, podrá expresarse con diversos actos. Son manifestaciones del amor.

  • El amor es una actitud existencial positiva y libre y exclusiva del espíritu.

  • Una mutua entrega no puede darse cuando hay provisionalidad o incertidumbre.

  • El amor no aparece de forma concreta en un momento y en un instante.

  • El amor entre dos personas va surgiendo como cuando una semilla germina.

  • Muchos se aman pero rehúsan a un compromiso oficial por miedo a pelearse y separarse luego. Esta gente no ha llegado a saber lo que es el amor

  • La etapa de noviazgo se debería vivir como una relación interpersonal para que nazca el amor.

  • El germen del amor consiste en que el sexo es una realidad presente. Hay impulsos que se les puede denominar amor, pero son gratificantes.

  • Si una persona solo por el echo de que se quiere se tiene que hacer el amor ponemos en duda si no se sabe amar de otra forma.

  • El posponer las relaciones sexuales hasta que se casen no merma ni estanca cariño.

  • Se deja la puerta abierta a una serena reflexión sobre este tema debatido hoy.

    3 La comunicación sexual

    No es fácil acercarse a este tema con naturalidad y limpieza humana.

    Los miedos provocan un alejamiento con todo lo relacionado con el cuerpo y la sexualidad.

    3.1 La sexualidad como lenguaje

    El ser humano esta vinculado profundamente con el cuerpo y no se le puede desligar.

    El cuerpo no es un solo conglomerado de células, Es un medio por donde el espíritu se manifiesta y se comunica con los otros.

    El hombre y la mujer están complementados recíprocamente, pero pierde humanismo cuando se centra en la corporalidad.

    El encuentro genital es una forma sin igual para que los cónyuges expresen su amor.

    3,2 Sexualidad y amor

    El simple placer termina por aburrir las relaciones sexuales. La frustración repetida de esas relaciones provoca un vació.

    Solo el amor es capaz de cubrir el deseo de la felicidad.

    3.3 Factores que favorecen u obstaculizan las relaciones sexuales

    Los elementos afectivos o psicológicos tienen una enorme resonancia. Por eso cuando los corazones no están cerca es difícil un armonía entre los cuerpos.

    Cuando en la vida normal se producen sentimientos de agresividad, indiferencia, superioridad... repercuten negativamente en el gesto sexual.

    3.4 La sexualidad como enriquecimiento mutuo

    La vida sexual de los cónyuges da lugar a la salida de otras pulsiones arcaicas. El placer humano es el lenitivo de otros problemas que compensan la fatiga y el aburrimiento de la existencia.

    La soledad humana tiene aquí su remedio ya que la felicidad se comparte.

    4 Los roles sexuales en la pareja

    Todos tenemos condicionamientos sociales como los amigos, la clase social, la familia, los estudios... Y otro condicionamiento es el de los roles.

    Los roles o papeles sociales son las obligaciones que cada uno tiene en un determinado momento del día. Por ejemplo por el día realizamos el papel de novios, hijos, padres, amigos... Esto ayuda a comprender el machismo y el feminismo.

    El machismo consiste en creer que el hombre es superior a la mujer y que por naturaleza esta, tenga que comportarse de una determinada manera y el feminismo es una reacción en contra del machismo buscando la igualdad en todo,

    4.1 La cultura y diferencias sexuales

    Todos los papeles sociales son expresiones culturales. En cada época los roles de la mujer y del hombre han ido cambiando. Cada cultura ha determinado el papel del hombre y de la mujer de manera diferente. En nuestra cultura, por ejemplo no es de hombres llorar ni el de las mujeres hacer la guerra. Para que que se produzcan estos comportamientos la sociedad presiona. Los niños que lloran se les llama “mariquitas y a las niñas que juegan a fútbol se les llama “mari machos”, pues lo mismo se le puede decir a un hombre que friega los platos y a las mujeres que trabajan de albañiles. Por medio de estas criticas se realiza la presión social. En todas las sociedades se les enseña a los niños a comportarse como tal y la las niñas lo mismo según la propia cultura.

    4.2 Los cambios en los roles sexuales

    Hay varios factores que han influido en los cambios de los roles en el hombre y la mujer. Esto se ha dado sobre todo en la sociedad occidental, ya que en las poco desarrolladas el hombre esta por encima de la mujer.

    CREENCIAS SEXISTAS: Es creer en las diferencias sexuales innatas en cuanto a capacidades y limitaciones. Según los científicos no hay tales diferencias.

    CAMBIO DE ROLES LABORALES: Se esta acabando la tradicional asignación de trabajos propios de hombre y propios de mujer. El hombre y la mujer son capaces de realizar el mismo tipo de trabajos. Y además la incorporación de la mujer a trabajos fuera de casa hace que los trabajos domésticos estén mas repartidos.

    MOVIMIENTOS FEMINISTAS: Estos movimientos luchan para que no haya mas discriminación a nivel de leyes por ejemplo o que las mujeres tengan el mismo sueldo...

    5 Calidad de vida de la pareja

    Dificultades de la vida conyugal

    El noviazgo facilita una visión parcial de la realidad personal de cada miembro de la pareja, pero la vida conyugal pone al descubierto hábitos, comportamientos... Que antes el otro miembro desconocía y obligan a adaptarse para ser felices.

    Los factores externos como el trabajo, las influencias, los hijos...

    Esto produce tensiones que no son fáciles de superar y muchas parejas son incapaces de afrontar estos problemas.

    Síntomas del deterioro de la convivencia

    Los síntomas que se redactan a continuación pueden sacar a la luz el deterioro de la convivencia.

  • Falta de delicadeza ternura y atención a los pequeños detalles.

  • Frecuente mal humor, tensión... Agresividad e hacia el otro.

  • Vida individualista ,superficial

  • Falta de entusiasmo y fe en el amor

  • Insatisfacción sexual que se sufre en silencio.

  • (...)

  • En general la falta de un dialogo que podría ayudar a superar esas situaciones.

    De este modo el amor puede ir muriendo poco a poco. La pareja existe pero no convive.

    El aburrimiento y la rutina

    El aburrimiento y la rutina no tiene tanta importancia porque se da en un gran numero de matrimonios. Cuando esta aparece es momento de realizar un reajuste par cultivar el amor.

    Si se experimenta este síntoma de rutina uno no debe sentirse culpable y no es un de que no queremos a nuestra pareja pero si no se trata a tiempo la pareja puede naufragar.

    Factores que proporcionan calidad de vida y modo de cultivarlos

    No hay que sentir temor ante las pruebas a las que toda pareja se ha de enfrentar. El amor autentico madura a través del esfuerzo para superar las dificultades.

    Para lograrlo es indispensable conocer los factores que pueden mejorar nuestra calidad de vida de nuestra vida de pareja tales como:

  • Apetecer estar juntos lo máximo posible.

  • Ser el uno para el otro el mejor amigo; confidente y asesor.

  • Respetarse y tener confianza mutua: no recelar.

  • Procurar en fijarse en lo positivo.

  • Compartirlo todo

  • Ser realista, valorar lo que se tiene sin fantasías.

  • Cuidar loa pequeños detalles

  • Afrontar los problemas de inmediato

  • Eliminar prejuicios

  • Controlar el egoísmo y el orgullo

  • La creatividad

    Para contrarrestar la monotonía de la vida es necesario ser creativos, es decir intentar que cada día sea diferente, especial, singular y aporte algo positivo en el amor.

    Esta creatividad ha de desarrollarse en estos cinco campos:

  • INTIMIDAD: Profundizar en la calidad y cantidad de confidencias, modos de expresar la ternura, manifestación de nuestro yo...

  • COMUNICACIÓN: A trabes de formas de expresión como gestos, silencios, miradas, caricias, dialogo.... y la mas plena y profunda que es la relación sexual.

  • UNIDAD: Aceptar las diferencias del otro, buscar rasgos del otro para encontrar la complementariedad.

  • APERTURA: Rompiendo el peligroso “solo yo y tu” Apertura a los hijos, amigos, familiares...

  • ESPIRITUALIDAD: Evitando perder el sentido mismo de la vida. Sin esto el matrimonio se deshace.

  • 6 Fidelidad y estabilidad de la pareja

    Cuando se quiere de verdad se ama para siempre.

    Hay dificultades teóricas que dificultan la fidelidad como por ejemplo romper una promesa.

    La fidelidad exige una recreación constante para irse acomodando a las nuevas necesidades ya que el amor que no se renueva termina por endurecerse.

    Fidelidad y exclusividad total

    La entrega corporal encierra un simbolismo profundo. Es una fuerza procreadora de amor. Por eso las relaciones fuera de la pareja se ven como un atentado contra la comunión conyugal y una amenaza para el amor prometido.

    El divorcio

    La iglesia cree que no tiene poder para disolver un matrimonio sacramental que haya sido consumado, pero muchos buscan la formula para que siendo fieles a la doctrina de cristo pudieran buscar soluciones a los matrimonios fracasados.

    La aventura y los celos

    Aunque la infidelidad para la persona que la sufre puede ser dolorosa no siempre es una falta profunda de amor. El perdón comprensivo se hace difícil pero necesario, al igual que dios perdona y sigue amando.

    Los celos son también comprensibles, pues en el fondo expresan el miedo a perder la riqueza de un cariño y sentir que el otro no es una persona indiferente. Pero a veces brota el ansia de posesión como si el otro fuera un objeto.

    El riesgo de una perdida se no remedia ni con la cárcel ni el castigo. La relación amorosa deja de existir y el celoso termina por provocar aquello que teme. La fidelidad es una exigencia que solo debe plantearse el amante a si mismo, nunca a la persona amada.

    Trabajo Final: El valor amor, enfocado a la publicidad de DONACIÓN DE ORGANOS (como acto de amor)

    Donación de órganos:
    Yo vengo a ofrecer mi corazón

    Amor y donación de órganos

    Los trasplantes son cada vez más exitosos. El 70% de los trasplantados logra hacer una vida completamente normal.

    Por Alí Mustafá, corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Buenos Aires, Argentina.

    Como en cualquier otra parte del mundo, en este momento hay mucha gente que aguarda desesperadamente un llamado telefónico. 5.564 pacientes exactamente son los que requieren de un órgano que les permita seguir viviendo. Pero hablar de la donación de órganos, todavía significa un tema tabú, porque, esencialmente, encierra los temores de admitir la propia muerte o la de personas queridas.

    Cuando los noticieros hacen un llamado a la comunidad porque un niño necesita de un riñón o un hígado para sobrevivir, nos conmueve y nos pone frente a una realidad que día a día requiere de nuestra solidaridad. Sin embargo, la respuesta es escasa.

    Las campañas de prensa llevada a cabo por el Instituto Nacional Coordinador Único de Ablación e Implante (Incucai) intentan por todos los medios cambiar la tendencia.

    "Nuestras campañas apuntan a la educación, dice la doctora María del Carmen Baqué, presidenta del Incucai. Lo más importante para lograr la comprensión de algunos conceptos por parte de la sociedad que tienen directa relación con la donación y el trasplante son: primero, incorporar la idea de la muerte encefálica como un hecho médico, concreto, absolutamente técnico con un diagnóstico certero. Y segundo, que la comunidad debe tener en claro, es el funcionamiento de un organismo de procuración y todo el manejo desde que se detecta un potencial donante".

    Entre las alternativas se logró que en mayo último se firmara un proyecto conjunto entre el Ministerio de Salud y el de Educación de la Nación para generar un programa sobre donación y transplante. Este tiene por objetivo incorporar el tema en la curricula de todos los niveles de educación.

    La doctora Baqué sabe que los medios de difusión ayudan, pero lo cierto es que el cambio cultural y la necesidad de la donación como una obligación por existir en una comunidad se logra por la educación. Y como el problema no es solamente local, el Incucai envió una solicitud a la Unesco para ingresar en un proyecto piloto donde intervendrían Brasil, España y Francia.

    Procedimiento

    Se hace el diagnóstico, se distribuye y se adjudica el órgano. Es muy importante para establecer la cadena solidaria que estos organismos sean conocidos desde la transparencia donde no exista ningún factor condicionante que le quite equidad a los pacientes en lista de espera. Que una niña reciba cinco órganos donados y que un cuerpo muerto pueda abastecer hasta diez pacientes, es un ejemplo de generosidad y solidaridad de magnitud. Así, como en el film canadiense Jesús de Montreal, los órganos donados por el actor fallecido, se esparcen llevando vida, el Instituto Nacional Coordinador Único de Ablación e Implante (INCUCAI) crea conciencia para la donación.

    La unidad de trasplante y procuración, siempre se desarrolló bajo un marco legal, ya en la década del 70, en 1978, se funda el CUCAI y establece el marco legal. Con la actual ley, sancionada en 1993, se constituye el INCUCAI. Este organismo nacional tiene dependencias en las provincias que desarrollan fundamentalmente la actividad de hacer la procuración de los órganos.

    El Incucai hace la procuración, la distribución y la adjudicación de los órganos de acuerdo con criterios establecidos en forma consensuada en comisiones asesoras científicas con distintos médicos de los grupos de trasplante.

    El Incucai, a su vez, tiene el rol de fiscalizador y contralor de la actividad. Quiere decir que la habilitación de los médicos y los centros donde se hacen las prácticas está bajo nuestro control, y delegado a los organismos provinciales.

    También se llevan los registros de los pacientes trasplantados y de los pacientes en diálisis. Otra de las funciones es normatizar y hacer docencia, tanto a nivel de los profesionales como la difusión en la comunidad.

    El primer trasplante renal en argentina lo hizo el profesor Lanari, y fue simultáneo a los que se hicieron en Francia e Inglaterra y el resto del mundo. En esa época, los estudios de compatibilidad no eran tan complejos como los de ahora y tampoco habían las drogas que hay hoy en día, por lo tanto, los resultados no eran los mismos que se obtienen hoy.

    Se hizo en el ámbito de la UBA

    Los trasplantes más exitosos son los de riñón, corazón, hígado, tejidos, médula y córneas, los que todavía están en un desarrollo menor en el mundo son los de pulmón, páncreas e intestino.

    En la década de los 80 se incorpora el trasplante de corazón y de hígado.

    "La sobrevida de los pacientes es adecuada. Nuestros programas de trasplantes no tienen diferencias con los obtenidos en otros países. La sobrevida de los pacientes es del 90 % al año y del 80 % a los 5 años. En cuanto a los injertos ésta varía, pero podemos decir que el 60% es a los 5 años.

    Este programa se crea por un decreto presidencial corroborado por la firma de los dos ministros.

    Consideramos que estas estrategias modificarán en forma mediata la actitud hacia la donación.

    En forma inmediata, yo creo que las campañas de difusión deben ser masivas. Pero tienen efectos variables. Mientras están las campañas, existe el tema en la sociedad, cae la campaña y desaparece.

    Hicimos un convenio con la Facultad de Ciencias Sociales para hacer un estudio masivo a distintos grupos de la comunidad, a profesionales para rescatar y a través de la encuesta hacer un diagnóstico sobre la imagen de lncucai y cómo está insertado el tema de la donación en la sociedad. Ya se cumplió el primer paso, se hizo la encuesta cualitativa y resta hacer la cuantitativa.

    Luego del diagnóstico elaboraríamos estrategias de difusión con un planteamiento lineal y prospectivo de cuáles serían los mensajes y dónde colocarlos.

    Trataremos de llegar a través de las empresas de servicios generales o de las tarjetas de crédito con una folletería informativa.

    Hablaremos más de la formación e información que de colocar la imagen del Incucai.

    La resistencia mayor es el desconocimiento de la necesidad de la donación. Los pacientes que ingresan en una lista son enfermos que en una parte pueden estar sanos 15 ó 20 días antes que aparezcan enfermedades graves que en realidad hace una década no tenían ningún tipo de opción y ahora pueden sobrevivir gracias a un órgano. Hay que pensar en la enfermedad para cualquiera, nadie está exento de estar enfermo.

    Desde un principio ético y solidario me tengo que poner en la postura si yo donara un órgano.

    El segundo punto, es difícil transmitir en un flash el concepto de muerte. Pueden existir temores de que realmente esté muerto y que de la muerte no se vuelve y de que no haya posibilidad de resucitar. Esto es muy importante porque se requiere un conocimiento técnico, hay que transmitir conceptos médicos. Y segundo, hay que tratar que estos conceptos sean simples y entendibles para evitar cualquier fantasía, sensación o creencia de que uno lo coloca como una cuestión consciente y que en realidad responde a un mecanismo subconsciente que responde al temor y al rechazo de la propia muerte.

    El tercer aspecto, la comunidad tiene que saber que los órganos que se donan son para la comunidad. La equidad, la transparencia y la justicia son conceptos absolutamente respetados. Que en nuestro país no existe tráfico de órganos y que esto realmente cuando la comunidad entiende que la donación es actividad médica, ética y enmarcada dentro de una ley la comunidad, se torna mucho más solidaria".

    Traficar órganos implica lo siguiente:

    1- Asegurarse de que quien lo recibe no lo va a rechazar. Caso contrario no tiene ningún sentido. Esto implica que la organización requiere no sólo de muchas personas capacitadas e instituciones que quieran hacerlo. Donar órganos es hacer una cirugía mayor. No se puede hacer en cualquier lugar. Tiene que estar internado y tiene que tener un postoperatorio.

    Por un riñón, luego de la operación, hay que estar cuatro días en cama, con drenaje. A su vez, debe estar sometida a análisis que indiquen que esa persona puede ser donante.

    Y hacer estudios de ictocompatibilidad para conseguir el receptor. Lo que implica que haya dos organizaciones: una que busque donantes y otra que busque receptores. No cualquier donante le puede dar a cualquier receptor.

    En otros países se da que personas sanas ofrecen sus órganos para que otros que tiene capacidad económica los compren, pero con el conocimiento de ambos y con el conocimiento médico.

    La donación no debe ser obligatoria. Es un concepto ético. Nadie tiene por qué evaluar si una persona es mejor o peor por decidir sí o no a la donación.

    Lo que sí me parece obligatorio es que todos conozcamos el problema y pensemos para decidir por sí o por no.

    Lo que sucedió en San Pablo fue que se trató de incorporar rápidamente la ley del concepto de consentimiento presunto, esto quiere decir que cualquier persona está dispuesta a donar sus órganos hasta que exprese lo contrario.

    Entendemos que tiene que ver con el nivel cultural y de información que tenga la comunidad.

    Si la familia se opone a la donación, sabiendo que en vida el pariente quiso donar, las ablaciones no se hacen.

    Xenotrasplante

    Hace más de una década está en etapa experimental. Sobre todo porque hay dos temas esenciales: Las enfermedades infecciosas de los animales que en la especie animal en los individuos puede traer graves enfermedades.

    Dos. Si entre los seres humanos los órganos pueden ser rechazados es más probable que suceda entre distintas especies, porque las diferencias genéticas son mayores.

    Se están elaborando especies de cerdos transgénicos, lo más parecido a los seres humanos, pero todo se encuentra en una etapa experimental".

    A cuatro años del comienzo de la consulta obligatoria que se realiza cuando se hace algún trámite en el registro civil, sólo 610 mil personas dejaron asentada su decisión de donar. 262.300 se manifestaron a favor (43%).

    Hay 80 mil que se acercaron voluntariamente, haciendo un total de 342.300 personas que figuran en planillas de donantes del Incucai.

    Durante 1995 se donaron 695 órganos.

    "De acuerdo con la ley 24193, los médicos e instituciones de salud tienen la obligación de denunciar las muertes. Pero rara vez ocurre; los médicos no saben dónde llamar y con quién hablar -dice Daniel Neustadt, presidente del INCUCAI-.

    Aspectos que se tienen en cuenta para que una persona reciba un órgano:

    El estado de salud del paciente (cuanto más grave es el caso, la prioridad es mayor). Si los órganos donados son compatibles con el paciente que los recibirá, para evitar un futuro rechazo. El lugar que el paciente ocupa en la lista de espera (si se trata de un caso urgente, este punto no tiene validez). La falta de órganos es más grave en la Capital Federal.

    El 44% de las 280 mil personas consultadas, registros civiles del país aceptó donar los órganos después de la muerte. El 50 % de las personas acepta donar los órganos de un familiar que acaba de morir. "El problema no está en la gente sino en las instituciones y en los médicos que no actúan como deben".

    En el país hay 11 donantes por cada millón de habitantes (exactamente la mitad que en España) y el tiempo de espera para recibir un trasplante supera, en promedio, los cinco años. Para muchos es demasiado tarde: de cada diez pacientes que aguardan un corazón o un hígado, tres mueren en la espera. La evolución de los pacientes transplantados es en un 75% favorable.

    "Los trasplantes constituyen una revolución terapéutica y moral. Pocas áreas como ésta en la medicina de fines de siglo han atraído tanto la atención -Dice Oscar Imventarza, jefe de trasplante hepático del Hospital Garraham-. La decisión de la donación de órganos es un acto altruista, que es fruto de la toma de consciencia de un problema que nos compete a todos.

    El INCUCAI es la única autoridad nacional responsable y se encarga de la procuración y la distribución de órganos en todo el país, así como la habilitación de los centros de implante, además de corroborar la idoneidad y capacitación de los profesionales que intervienen.

    Aproximadamente hay 6.000 pacientes en la lista de espera y solamente uno de cada diez recibe el órgano, y tres de los que necesitan un hígado o un corazón mueren en la espera.

    Los trasplantes son cada vez más exitosos. El 70% de los trasplantados logra hacer una vida completamente normal.

    Pacientes y familiares que esperan un órgano formaron un grupo para crear conciencia y llamaron "urgencia solidaria"; el grupo se llama Amor y Vida. Los asesora un sacerdote, dos psicólogos y un grupo de estudiantes de Terapia Ocupacional.

    Cerca de mil personas mueren esperando un órgano

    La cantidad de familiares que autorizan la donación creció un 10%. En la provincia de Buenos Aires la donación creció en un 23 %. En San Pablo, por ejemplo, la tendencia fue a la inversa, bajó del 75% al 63%.

    En 1961 se realizó en Buenos Aires el primer trasplante renal. Los trabajos de ablación e implante de órganos sufrieron un estancamiento debido a la resistencia de la población a donar sus órganos o de los parientes próximos.

    Los expertos consideran que la negativa no responde a una decisión madura y reflexiva, sino al resultado de una actitud emocional o afectiva previa a todo análisis racional del problema. El eventual donante no entra siquiera a examinar la posibilidad de la donación: su postura es la de un instintivo negador de la realidad.

    El trasplante de órganos de animales (xenotrasplantes) podría en el futuro abastecer parte de la creciente demanda que hoy se encuentra insatisfecha. Sin embargo, los científicos temen por el riesgo de transmisión de enfermedades. OEI.

    Amor y donación de órganos