Alumnos precoces, con talento y superdotados

Pedagogía terapéutica. Educación especial. Respuesta educativa. Identificación. Necesidades. Marco legal

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas
publicidad

TEMA 25: Pedagogía Terapéutica

Los alumnos y las alumnas precoces, con talento y superdotados. Identificación de las necesidades educativas de estos alumnos. Organización de la respuesta educativa.

1. Objetivos

La lectura de este capítulo debería posibilitar al profesional en formación:

1. Conocer las principales características y las necesidades educativas especiales de la superdotación.

2. Delimitar dichas necesidades en relación al entorno educativo.

3. Analizar la relación que existe entre la organización del entorno educativo y la respuesta a las necesidades educativas especiales que presentan dichos sujetos.

4. Aplicar las especificidades de este grupo a una correcta intervención educativa.

5. Sensibilizar hacia la aceptación de la diversidad del otro como aspecto de interés que puede atraer y enriquecer personalmente.

6. Concienciar al futuro profesional sobre la importancia de su papel como facilitador y catalizador de las inquietudes y necesidades de estos sujetos.

2. Introducción

Podríamos preguntarnos el porqué los niños superdotados o bien dotados han de ser tratados en una obra dedicada a sujetos con necesidades educativas. especiales, puesto que ellos no presentan ninguna deficiencia o carencia sino todo lo contrario. En la realidad ocurre, con gran frecuencia, que sus excepcionales capacidades pasan inadvertidas y sus talentos se malgastan. Y no debemos olvidar que todos tenemos derecho a una educación adecuada y que además la humanidad debe luchar por la conservación del talento.

A lo largo de los capítulos precedentes hemos podido observar la intervención educativa que se da en los diversos ámbitos de la educación especial concretándose en las diferentes necesidades educativas especiales que presentan los sujetos, ya sean éstas de carácter temporal o permanente. Cabe decir que el enfoque que venimos realizando no pretende centrarsc sólo y exclusivamente en el propio sujeto, sino que la intervención educativa que se realice ha de ir en función y en la relación que éste establezca con el

entorno. Concretamente y en nuestro capítulo sc atenderá al sujeto superdotado o a aquel con habilidades educativás especiales. En este campo, cl de los niños diferentcs;cxistc una tradición histórica dc considerar más a aquellos individuos que presentan unas necesidades educativas especiales como consecuencia de tener sus capacidades por «debajo» dc lo que se considera la norma que aquellos cuyas necesidades sc derivan dcl hecho de situarsc por «encima» dc ella.

En la delimitación de lo que representa estar por «debajo» o por «encima» han tenido un gran protagonismo los denominados tests dc intcli2encia que tienen sus oriecncs en Galton y Binet al inicio del siglo xx. Tanto es así que la dcfinicián tradicional de superdotado se ha realizado en función de las pumuacioncs obtenidas en dicho tcst, heelio muy cuestionado desde cl punto de vista do la intervención psicopedagógica ya que no podcmos olvidar el peso cultural que representan dichos instrumentos, que, corno talcs han dc servir más corno orientación que como mcros y estrictos parametros que delimiten la condición de superdotación. Este posible peligro queda ilustrado en el siguiente comentario:

Como no es inteligente total, no llega al número, no se le puede hacer tratamiento especial. (Comentario realizado por una psicóloga a la familia de un ¡liño que presenta muestra de superdotado.)

Ante ello, apostamos por un planteamiento que aunque tenga en cuenta ciertas cspecifidades del grupo de incidencia no olvida —sino más bien contcrnpla— los aspectos que permitirán dar respuesta a las necesidades dc cada uno de los sujetos dentro del marco educativo.

3. Aproximación a la evolución histórica y legislativa de los bien dotados

Resulta relativamente sencillo hacer una relación histórica de cómo ha ido evolucionando la conccptualización de los sujetos denominados «deficientcs>> hasta cosidcrarlos a todos ellos bajo el epígrafe de niños con necesidades educativas especiales. No es tan sencillo hacerlo con aquellos que representan por unas u otras razones el poio opuesto a los anteriores, aunque bien lleguen a ser considerados en la actualidad bajo esta misma terminología. Los bien dotados o superdotados son sujetos que tienen más dc todo aquello que la sociedad califica como suficiente y es frecuente que pasen desapercibidos y en la mayoría de los casos su talento, habilidades, etc., se malgastan y la sociedad en general pierde o desaprovecha su enorme potencial.

La historia del niño bien dotado es relativamente corta, si bien es verdad que a lo largo dc los tiempos sc pueden señalar momentos puntuales en los que estos sujetos han interesado y han sido buscados por determinadas personas que creían que el mundo debía ser gobernado por ellos. Así podernos citar a Platón (siglo iv a.C.), Soleiman cl Magnítico (siglo xvi) y más recientemente en el siglo xx a Hitler, aunque sus objetivos no fueran tan altruistas como los anteriores. El gran público, en determinadas épocas, se ha

interesado por el caso los llamados «niños precoces» que estuvo de moda desdo mediados dcl siglo xviii hasta principios dci sigio xx y que sigue excitando la imaginación de mucha gente. Podríamos citar entre otros muchos cl caso dc Hcinekcn, Mozart, Galton, Pierino Gamba o el caso de Arturito Pomar en España.

Los primeros estudios importantes sobre los niños con inteligencia y habilidades excepcionales superiores sc deben a Lewis Terman~ que inició sus trabajos en 1905. A partir de sus trabajos, sc iniciaron numerosos equipos de investigación que en su~ mayoría sc dedicaron a la revisión y crítica de las obras de Terrnan. Habrá que esperar a los años setenta para ver cómo aumenta cl interés por este campo de investigación. Interesantes son los trabajos dc Gallagher (1975), Taminenbaum (1983), etc.

Si la atención o preocupación por el bien dotado fue tardía en el ámbito anglosajón, más tardía lo fue en España. Aunque bien es verdad que se dieron respuestas aisladas al terna y momentos de preocupación aue propiciaron la creación dc grupos preocupados por la llamada formación dc clitcs entre los años 1930 y 1935. Podríamos citar entre otros a Vega y Relca (1932) o G. Manrique (1933). A raíz de los citados trabajos, se iniciaron experiencias dc institucionalización diferenciada de mucha categoría, y así se creó el Instituto de Selección Escolar Obrera de Madrid, que incluso logró decretos ministeriales en los que se determinaba cómo se debía seleccionar y proteger a estos sujetos excepcionales. Este instituto pasó a denorninarse en años posteriores Instituto de Selección Escolar dc Madrid, y desde 1940 hasta 1970 continuó llevando a cabo una serie de experiencias muy interesantes y representativas en este campo.

En este breve recorrido histórico no podernos olvidar mencionar la labor realizada en favor de los bien dotados por los centros municipales de Barcelona, Valencia y Vizcaya, así como ¡os toques de atención sobre cl tema dados, entre otros, por Pozo Pardo (1969), Orivc (1976), etc.

A pesar de todos estos esfuerzos puntuales, el terna de los bien dotados seguía en la sombra y su problemática sólo era conocida por unos pocos especialistas en la materia. Los poderes públicos no han tomado cartas en el asunto y así podemos constatar que en ninguna de las leyes de educación sc hace referencia a ellos de manera explícita. Se tendrá que esperar a la ley de 1970 para que esto suceda, pero como no hubo después ningún real decreto, o real orden, que explicara o desplegara lo explicitado en los artículos 49.2 y 53 muchos autores la califican como una ley que despacha el problema «con palabras vacías» (García Yagüe, 1986).

Queremos hacer mención especial al trabajo de investigación sobre niños bien dotados efectuado por García Yagüe y su equipo, realizado en .el primer ciclo de EGB no publicado hasta 1986, y que dio lugar a la celebración en 1981 del Seminario Internacional de Superdotados. En dicho seminario se pudo constatar que la mayoría de los profesores españoles jamás habían pensado que los niños bien dotados pudieran ser sujetos de estudio y que necesitaran atención especial en su educación.

A raíz de estas fechas podemos encontrar en nuestro país numerosos investigadores que centran sus trabajos en este campo de la superdotación. Pero por mucho que se vea la necesidad de estudiar este campo, si no existe una ley de educación que en cierta manera legalice estos esfuerzos no serán más que simples puntas de lanza, pero no la consolidación de una realidad.

Con la promulgación dc la LOGSE (1990) sc puede obsevar que no hace tampoco mención explícita de esta cuestión, pero no `debemos olvidar que paralelamente a la preocupación dc la superdotación, ha transcurrido también la preocupación por todos aquellos sujetos inmersosos en la llamada educación especial y que las corrientes actuales son de integración y no de segregación, y cl concepto de cducacion especial ha sido ampliado y ha evolucionado hasta la denominación actual de niños con necesidades educativas especiales y en ella se deberán contemplar todos aquciios sujetos que por una u otra razón necesiten atención especial en su educación (Warnock, ¡ 978). Por todas estas razones en la nueva ley de educación no hace falta hacer mención especial a ningún tipo de sujetos en particular, puesto que en el apartado dedicado a la cducacion especial quedan incluidos en su totalidad todos aquellos que ya sea con carácter temporal o permanente presentan unas necesidades educativas espec jales.

Si consultarnos cl Libro Blanco de la Reforma (1989). en el que el Gobierno explicita la filosofía adoptada para llevar a cabo la reforma educativa que nuestro país necesitaba, vemos que en el capítulo X, dedicado a las necesidades educativas especiales, y en su punto 20 dice: «Otra manifestación de necesidades educativas especiales es la de los alumnos llamados superdotados...».

Quisiéramos acabar este apartado afirmando que ya tenemos una ley que reconoce que este tipo de niños bien dotados tienen también necesidades educativas especiales y que muchos maestros deberán hacer una reconceptualización de la que derive el considerar en su práctica cotidiana al niño bien dotado corno sujeto de necesidades educativas especiales a fin de que la escuela en general y el aula en particular puedan dar respuesta a la problemática de estos sujetos.

4. Conceptualización del bien dotado

Al superdotado hay que evaluarlo no por su capacidad para cl aprendizaje sino por las posibilidades que tiene de realizar una obra auténtica y plenamente creadora.

Múltiples son las definiciones que del talento y del genio han formulado los estudiosos del tema. Al superdotado se le ha calificado con una gran variedad de atributos que se extienden desde la inspiración divina y la chispa sobrehumana a los defectos psíquicos y a la locura.

Existen diversas teorías que se han dedicado a este tema; entre ellas se pueden referenciar las siguientes:

1: Teorías patológicas, que han asociado al superdotado o genio con la locura; entre sus representantes se puede citar a Aristóteles, Séneca, Lombroso, Kretschner, etcétera.

2. Teorías psicoanalistas, que destacan las características rnotivacionales sobre las intelectuales.

3. Teorías dc la superioridad cualitativa, que sostienen que cl superdotado es un tipo que difiere del resto por la clase dc aptitud que posee: Schopenhauer, Emerson, etcétera.

4. Teorías de la superioridad cuantitativa, que consideran al superdotado como cl extremo de una distribución continua dc aptitud.

A continuación exponernos algunas definiciones sobre el tema:

— Para Ramón y Cajal el superdotado es aquel que posee parcial o totalmente un cerebro más sutilmente desarrollado.

— Para J. J. Galiagher (1958) es aquel individuo que puede hacer o realizar sin esfuerzo lo que para otros es imposible. El mismo autor en 1975 afirma que «superdotado sería un concepto aplicado a una variedad de individuos que poseen una capacidad superior para tratar con hechos, ideas y relaciones».

— Para Anastasi (1982) será aquel individuo que excede señaladamente cl promedio de ejecución en cualquier campo.

Dada la gran variedad de definiciones al uso, querernos hacer mención especial a la definición dada por Castelló (1986), que considera que la superdotación es «la disposición de la mayoría de las capacidades básicas implicadas en el aprendizaje y en la actividad intelectual en general, mostrando el individuo un nivel alto en todas ellas». Esta será la definición que a partir de ahora haremos nuestra.

5. Características y aspectos diferenciales de la superdotación

Entre muchas de las características que se atribuyen al superdotado, señalamos como más significativas las siguientes: capacidad intelectual elevada, destrezas intelectuales y creatividad, de la cual trataremos más adelante; de manera especial queremos señalar aquellas que Rice (1970) atribuye al niño bien dotado, así como los problemas concomitantes que de ellas se derivan, ya que queremos poner especial énfasis más que en las propias características en las necesidades y aspectos que hay que tener en cuenta en el momento de la intervención educativa.

A tenor de lo expuesto en él, podemos deducir que el niño bien dotado será una persona crítica, individualista, persistente en el trabajo, creativa, lógica e interesada por temas que la mayoría consideran inusuales e incluso exotéricos.

Tal como expresa un niño bien dotado:

«Memorizar.., no... me gusta entender.»

De esto se desprende que la inteligencia y algunos rasgos de personalidad concomitantes exponen a los bien dotados a una multitud de problemas y tensiones específicas que pueden dar la clave de su personalidad y de las conductas inadaptadas o llamativ'as que aparecen en algunos de ellos.

Si estas características no son tenidas en cuenta en el entorno educativo, social y familiar, es decir, si a estos niños no se les diseña una intcrverción adecuada pueden caer en estados depresivos y de hostilidad, de alienación, dc aislamiento, soledad, intolerancia a los demás, intransigencia.., en una palabra; pasará de ser una persona bien dotada a un inadaptado social. Esto queda reflejado en parte en los siguientes comentarios hechos por un niño bien dotado:

«Lo que hago... la publicación de la revista, cl diccionario... no ¡o sabe casi nadie....»

«Yo tengo que ayudar a los otros y a mi no mc ayuda nadie »

Sc puede afirmar que un niño bien dotado pucdc presentar. a pesar dc su gran capacidad, dificultades dc aprcndizaje (Frccdrnan, 1988). Esto es debido en parte a la incomprensión hacia estos niños así como a la poca adecuacion dcl entorno para ofrecerle propuestas que den repuesta a sus necesidades.

6. Intervención educativa y el centro escolar: modelos y programas

Toda intervención educativa ha de ir dirigida a dar respuesta a las necesidades cducativas de estos sujetos. El objetivo basico dcbc consistir en que todo los alunmos de la clase trabajen hasta cl nivel máximo de su capacidad. Por ello en varios países se han desarrollado diferentes estrategias educativas adecuadas a este grupo de sujetos. Entre ellas las más reconocidas son (Alonso, Benito, 1992):

A) Aceleración. Esta estrategia educativa consiste en adelantar al estudiante uno o varios cursos escolares para ofrecer el contexto curricular más apropiado a sus capacidades, es decir, una acomodación del currículo al niño, logrando una mayor motivación puesto que se ajusta más a su nivel y ritmo dc aprendizaje.

Según las tesis de Terman (1954) no se ha podido demostrar científicamente que la aceleración sea el mejor método para dar respuesta a las necesidades educativas del bien dotado.(Es posible que los tipos más nefastos de aceleración sean el salto de algún curso y la ampliación del curso escolar ~ Pressey, 1954). Por cl contrario es positivo cl ingreso precoz en la escuela, así corno u ti temprano contacto con las materias de enseñanza.

Esta estrategia en el contexto educativo dc nuestro país queda en parte limitada por la propia legislación al respecto: en 1979 la orden ministerial dc 1 de junio aclara la «improcedencia> de la escolarización de niños sin tener la edad reglamentaria. Asimismo, la orden ministerial de 17 de enero de 1981 establece que «cuando los alumnos de preescolar se incorporen a una unidad de EGB no se matricularán en primer curso hasta que tengan la edad reglamentaria de acuerdo con la legislación vigente». El real decreto de 12 de febrero de 1982 atirma que «los alumnos que debido a su capacidad superen las enseñanzas del ciclo medio antes de la edad correspondiente seguirán programas de desarrollo para el cultivo y aprovechamiento máximo de sus capacidades sin que esto irnplique la imposibilidad de superar este ciclo antes de lo previsto en la legislación vigente».

En el Libro Blanco de la Reforma, capítulo X, punto 20, se afirma que «deben proponerse tanto las medidas téénicas dc enriquecimiento dcl currículo como las administrativas para que cl sistema educativo rcsponda clicazrnentc a las necesidades de los alumnos superdotados. En este sentido, la oíerta diversificada y la optatividad que se contemplan en la secundaria obligatoria pueden rcsprese•ntar una contribución decisiva a la mejora de la respucsta educativa a los alumnos superdotados».

La legislación española sc Inclina por; procedimientos de enriquecimiento del curriCulo en vez de por procedimientos de aceleracion. Será necesario, por tanto, que se abogue para que en la formación profesional sc exp!icite todo lo necesario y relacionado con la diversificación curricular.

B) Agrupamiento en clases especiales. Esta estrategia educativa consiste en agrupar a los estudiantes atendiendo a sus capacidades y ofreciéndoles programas-.~educativos adecuados a su nivel, logrando una mayor motivación.

Esta estrategia sc defiende aludiendo a la importancia del factor afectivo en el desarrollo general del sujeto. Las buenas relaciones de amistad no sólo proporcionan placer sitio que además ayudan a la socialización y al mantenimiento de la salud mental de todo individuo; por tanto es urgente ofrecerles una.s.condiciones que permitan contactos sociales positivos (O'Shea en Coriat, !990). Aunque estemos hablando de un niño bien dotado, no podemos olvidar que es un niño y que para un desarrollo óptimo del mismo es necesario el componente afectivo-emocional.

Aunque existen multiples críticas sobre los efectos posiblemente negativos de un agrupamiento indiscriminado y se eclivo, esto no es óbice para que si el agrupamiento se realiza core amente (sólo para algunas materias y en determinados momentos) y deforma dirigida (es innegable que ciertos estudiantes aprenden ciertos temas más rápidamente que otros) la instrucción será más efectiva, existirán menos problemas de comportamiento en el aula resultará incluso más fácil estimular la cooperación (Genovard, 1991).

Estas tesis sostienen que la agrupación homogénea intenta reconocer a cada niño el derecho democrático a una educación adecuada y apropiada a sus peculiaridades, a una educación que le sirva para la obtención de su autorrealizacíón, felicidad y desarrollo pleno en todas las áreas. La agrupación homogénea no implica que los niños sean idénticos, sino que sean semejantes.

C) Adaptaciones curriculares. Podemos definir una adaptación curricular como aquellas estrategias de adecuación del currículo general a las necesidades de los alumnos (Ortega, 1989). Una adaptación curricular puede ser definida como la acomodación o ajuste de la oferta educativa común a las necesidades del contexto y posibilidades de los alumnos en un centro escolar (Martín, 1988).

Aunque dicha adecuación esté enmarcada en un discurso general sobre currículo, éste lo estructuraremos a partir de las estrategias metodológicas en didácticas entendidas como aquellos elementos, medios y/o métodos de que dispone el profesional en orden a alcanzar unos determinados objetivos, ya que cualquier cuestión curricular concreta no puede resolverse nunca en la desconsideración de otros componentes curriculares o al margen de otros procesos (Escudero, 1983).

Dichas estrategias están compuestas por los contenidos, la metodología, las actividades y recursos y la evaluación.

A continuación se presentan cada uno de estos elementos relacionándolos con el modelo curricular planteado en la reforma educativa, es decir, intentando responder a las preguntas qué. cuándo y cómo enseñar y qué, cuándo y cómo evaluar.

6.1. Los contenidos

Uno dc los aspectos principales que suscitan debate en el momento cii que nos planteamos «qué enseñar» es cl que hace referencia al tema de los contenidos. El concepto mismo dc contenidos del currículo es ya de por sí polisémico y lo es sobre todo porque responder a la pregunta ¿.qué contenido debe ocupar cl tiempo de la enseñanza? supone clarificar qué función queremos que cumpla ésta en relación con los individuos, con la cultura heredada, con la sociedad en la que estamos y con la que aspiramos lograr (Gimeno Sacristán, 1992).

Por tanto, la reflexión sobre la justificación de los contenidos es para los profesores una referencia necesaria para entender cl papel que la escolaridad en general cumple en un momento determinado y más específicamente la función del nivel o especialidad escolar en la que re sugiere o se obliga a aprender. en definitiva, se expresan los valores y funciones que la escuela difunde en un contexto social e histórico concreto (Gimenó Sacristán, 1992).

Los contenidos, al igual que otras estrategias metodológicas, suponen un medio para conseguir una amplia gama de objetivos (Gimeno Sacristán, 1981) y comprenden todos los aprendizajes que los alumnos deben alcanzar para progresar en las direcciones que marcan los fines de la educación en una etapa de escolarización en cualquier área o fuera de ellas, para lo que es preciso estimular comportamientos, adquirir valores, actitudes y habilidades de pensamiento, además de conocimientos (Gimeno Sacristán, 1992). Partiendo de estos planteamientos podremos adaptar la situación curnicular a las necesidades de los sujetos y complementariamente a matizar la necesidad de trabajar diferentes tipos de contenidos. Aunque los contenidos, al igual que los objetivos, respondan al «qué enseñar», queremos matizar los aspectos diferenciales entre ambos conceptos (Ferrández, 1979):

Función subordinante. El contenido debe estar subordinado a la actividad que indica cl verbo del objetivo. Aunque la evaluación se haga sobre la actividad indicada, no puede prescindirse del contenido si se quiere un cierto nivel de objetividad.

Aspecto dinámico. Los contenidos tienen un carácter estático frente al dinamismo dc los objetivos.

Diferencia formal. Se encuentra en la redacción de objetivos y contenidos. Los objetivos necesitan un verbo, a diferencia de los contenidos que sólo indican el contexto dc un valor cultural.

Esta diferenciación adquiere una vital importancia en el momento de la adaptación o diversificación curricular. Así, en este sentido, será por medio de los objetivos como realizaremos dicha diversificación. Quizá no se trate tanto de tener contenidos diferentes para cada individuo, sino que por la própia estaticidad que caracteriza a los contenidos la diversificación se realizará en función de los objetivos que el profesor proponga. Así, y ante un contenido determinado de la programación, el profesor puede proponer varios objetivos que responden a diversos niveles de complejidad.cognitiva. Este aspecto queda matizado en el apartado los óbjetivos.

Llegados a este punto y antes dc plantearnos los criterios dc estructuración y secuenciación de contenidos es imprescindible reflexionar sobre la construcción social de los curriculo, es decir cómo decidir cuando un contenido es valioso y apropiado.

«...Cualquier materia puede scr enseñada efectivamente en alguna forma honradamente intelectual a cualquier niño en cualquier fase de su dcsarrollo. Es una hipótesis atrcvida y además esencial, no hay pruebas que lo contradigan, y se han acumulado considerables pruebas cn su apoyo.» (Bruncr, 1972). Por tanto, esta atirmación nos permite romper con la rigidez que frecuentemente caracteriza la programación de los cursos y los ciclos y nos da pie a plantearnos ¡a posibilidad dc incorporar nuevos contenidos.

Después de esta exposición podemos afirmar que además de se~eccionar los contenidos existe la necesidad dc sccuenciarlos y es en este momento cuando podernos interrelacionar cl «qué» con el «cuándo enseñar».

Para la secuenciación de contenidos existe tina amplia gama de clasificaciones referidas por una parte a los criterios dc seleccióii y por otra a las formas de secucnciación. Por las características del grupo de incidencia y aunque somos conscientes de las distintas formas de secuenciar los contenidos (Zabalza, 1987), querernos señalar especialmente las formas de secuenciación complejas entre las que queremos destacar la secuenciación convergente, en la cual un mismo contenido se trabaja desde distintos puntos de vista o planos de análisis. Cada puñto de vista requiéré introducir nuevos conceptos y por ello se convierte a su vez en un tema. Estos planteamientos permiten la diversificación curricular y romper con la rigidez que pueda caracterizar muchas de las programaciones, por lo que niños con diferentes niveles de competencia y distintas necesidades..pueden participar de lo que se ha relizado en el aülá por tanto deja de apoyar la necesidad de que estos

niños vayan a clases especiales durante toda la jornada escolar. _

6.2. Metodología

En cl apartado de metodología queremos dar especial relevancia a todo lo que se refiere a actividades dc aprendizaje, ya que cualquier método o recurso didáctico tiene su razón de ser y su concreción en las actividades que se proponen.

Las distintas actividades de aprendizaje pueden darse en tres contextos diferentes:

cooperativo, en el cual los objetivos propuestos para todos los alumnos están estrechamente ligados de manera que no pueden alcanzarse unos si no se alcanzan otros; competitivo, en el que los objetivos de los participantes están relacionados pero de forma cxcluyente; e individualista, en el que no existe relación alguna entre los objetivos que sc proponen alcanzar los participantes. En este sentido y en referencia al agente principal que las desarrolla podemos matizar que muchas de las actividades que se proponen están caracterizadas por ser magistrales, es decir, «sólo por el hecho de que el profesor explique, el alumno aprende». Esta opción está estrechamente relacionada con la creencia de la homogeneidad dcl grupo clase, así como de un modelo principalmente unidireccional del proceso de enseñanza-aprendizaje.

En el momento en que un profesor realiza exclusivamente estas prácticas existe más probabilidad de que así como hay niños que no «siguen», haya niños que se desmotiven por tratarse dc actividades que no se corresponden ni a su nivel.de competencias ni a sus intereses. Este hecho sc puede explicar en parte a partir del paradigma sociocultural.

Según Vigotsky y seguidores, cualquier situación dc aprendizaje puede darse para cada niño en tres momentos distintos según el propio nivel dc competencias. Una actividad puede estar situada en la zona donde cl ¡uño es capaz dc resolverla por sí mismo; otra actividad la podrá realizar cl niño aunque sea con la ayuda dc un mediador social o instrumental; y por último, habrá otras que aunque se realicen con ayuda no podrán ser resueltas. Para Vigotsky, sólo en la zona dc desarrollo próximo, que es la diferencia entre lo que el niño sabe realizar porsí mismo y lo que realiza con ayuda,.. es donde realmente se da el aprcndizaje.

Podemos alirmar que la zona de desarrollo próximo es diferente para cada niño,, hecho que nos lleva a hacer una reflexión enmarcada en la escuela de la diversidad en general y en nuestro grupo dc indicencia en particular. Muchas de las actividades de aprendizaje que se proponen en la clase estarán situadas para la mayoría de los niños en la zona de desarrollo próximo, mientras que para el niño bien dotado están situadas en la zona donde es capaz de hacerlo por sí mismo, hecho que lleva a la repetición ~y1irutinización. Así como este hecho, aunque no justiticado se realiza sin ningún tipo de consecuencia para niños Deficientes Mentales- porque por sus características diversas investigaciones confirman la preferencia de que estos sujetos demuestren ante este hecho- no es así para los niños bien dotados, ya que su actitud de búsqueda y de ansia de hacer cosas nuevas es contraproducente a este tipo prácticas. Por lo tanto, es necesario que se propongan actividades diversificadas que puedan dar respuesta a las necesidades educativas de estos alumnos.

Será válido todo método que cultive la originalidad, fomente el autodescubrimiento y las actitudes creadores e intente su plena integración social, por lo que a continuación presentamos una serie de reflexiones y técnicas que favorecen en parte ¡a creatividad.

7. La creatividad y las técnicas que la desarrollan o favorecen

Si la educación ha de adaptarse a los cambios sociales; vemos que el mundo está cambiando a un ritmo trepidante y exige que ante situaciones nuevas se busquen soluciones nuevas y originales. La sociedad demanda la existencia de hombres creadores que den luz a sus problemas. La actividad creadora, el desarrollo de la creatividad, va adquiriendo cada día mayor importancia. El diagnóstico y cultivo de la creatividad será el objetivo fundamental de la educación actual y futura (Gervilla, 1992).

La educación tiene el poder de cultivar o ahogar esta capacidad. La reforma educativa en la que estamos inmersos apuesta por que en las escuelas se tienda a potenciar el desarrollo de esta capacidad creadora en todos los alumnos. Ahora más que nunca es necesario prestar atención a unos niños que ya la poseen, por ser una de las características con la que nacen.

Según Guilford (1967), E. P. Torrance (1969) y V. Lówenfeld (1961), los factores de la creatividad son los siguientes: tluidez o productividad, originalidad, elaboración, sensibilidad para detectar problemas y capacidad para redefinir un objeto, encontrando para él usos múltiples diferentes del habitual.

Para ti-ahajar la creatividad en clase disponemos dc una serie dc tccnicas que estimulan el pcnsamicnto creador. Ahora bien, debemos ser conscientes dc que no sirve de nada la utilización de las referidas técnicas, puesto que no existen técnicas en sí para que loS alumnos scan creadores y otras para que no lo sean. Es neccsario que, además de utilizar técnicas lhvoreccdoi-as, se den cambios cualitativos en la atmósfera de la clase, en las conductas de ¡os profesores y alumnos, en la valoración de respuestas y en la presentación dc la información, ya que uno de los aspectos que favorece la creatividad es ver las cosas desde diferentes perspectivas.

Las técnicas más utilizadas son:

a) Brciinstorining o torbellino dc ideas. Que consiste en formular todas las respuestas que se ocurran sin ¡imitación alguna; sólo al terminar esta fase productiva se efectúa la selección de las mejores, frente a la cóstumhre generalizada de simultanear la fáse productiva y la críticá.

b) Problem solving o solución dc problemas. Cuyos pasos fundamentales son: definición del problema y división en subproblemas, recogida de información, iluminación o hallazgo de la respuesta y llevarla a la realidad.

c) Sinéctica. Término ideado por Gordon (1963) que consiste en romper el bloqueo de cada idea y salir de sus conexiones habituales en busca de nuevas perspecti vas.

Puede presentar dos variantes: convertir lo extraño en familiar y hacer lo familiar extraño.

Convertir lo extraño en familiar supone que el niño compare lo extraño que se le presenta con los datos que él ya conoce y trate de convertir lo raro en `conocido. Este proceso cornporta o incluye tres vías: análisis, generalización y búsqueda de modelos.

Convertir o hacer lo familiar extraño cornporta distorsionar, invertir o transfoririar la manera cotidiana de ver la realidad. Para tal fin se emplea la metáfora, que sc utiliza de varias maneras diferentes: la analogía directa aprovecha la solución dc otro campo donde sc ha resuelto un problema similar; la analogía personal consiste en identificarse con el objeto como si uno mismo se transformara en él, y en la analogía fantástica se buscan las soluciones más atrevidas, como si no hubiese dificultades de orden técnico o económico.

Podríamos enumerar muchas más, pero simplemente las enunciaremos: síntesis creativa, técnica Delfos, el arte de hacer preguntas, métodos combinatorios, arte de relacionar, la técnica hiónica, etc.

7.1. Evaluación

Muchas son las definiciones y concepciones existentes en torno al tema de la evalua:ión, en retcrcncia a la actual propuesta cun-icular, una de las funciones que adquiere es ~uc ésta sea un instrumento que sirva al profesor para ajustar su actuación en el proceso le enseñanza y aprendizaje reforzando los contenidos insuficientemente adquiridos por los alumnos y realizando las adaptaciones curriculares necesarias.

Queremos señalar la nccesaria relación que ha de existir entre la programación y la evaluación, de manera que será en el momento én que nos planteemos una programación diversificada y adecuada a los alumnos cuando podamos hablar dc evaluación respecto al piopio alumno y no evaluación respecto a -una media establecida. En este sentido, las prácticas evaluativas nos ayudarán a la adecuación del proceso dc enseñanza! aprendizaje a las necesidades del niño.

7.2. Objetivos

Corno ya hemos comentado, entendemos el currículo corno un espacio deeisional en cl cual el maestro al igual que cualquier otro profesional debe planificar su trabajo. Uno de los aspectos que debe saber este píofesiønal es saber lo que debe hacer, por tanto será necesario que lo explicite. En la definición del «qué enseñar» nos adentramos en el problemático y polémico mundo de los objetivos. De definiciones de objetivos existen muchísimas pero todas llevan implícitas que un objetivo es un fin o intento a que se dirige o encanzina una acción u operaclon.

Aunque la mayoría de las veces se ha identificado su uso dentro de paradigmas tecnológicos o conductistas, consideramos que la utilización de objetivos en el diseño curricular es imprescindible, dado que utilizarlos supone un proceso de reflexión, de depuración y de explicitación de lo que se quiere hacer (Zabalza, 1987).

Partiendo de que la enseñanza es intención, esta intención tiene que estar pensada y reflexionada. Eñ este mismo sentido podemos afirmar que la educación siempre es influir en otro; el hecho de que no pensemos en que vamos a influir y lo que puede suponer esta influencia no evita de ninguna manera que ésta se dé. Simplemente indica o bien que no lo controlamos o bien que no somos conscientes de ello.

La utilidad de los obje'tivos en el diseño curricular viene dada porque son en sí la base del currículo ya que nos enuncian los resultados que esperamos alcanzar y nos ayudan en el proceso de preparación de materiales curriculares, es un vehículo de comunicación entre los profesores y todos los elementos personales de la comunidad educativa.

También los objetivos sirven a grandes rasgos.para saber ¡o que se pretende; son una guía para la acción (Benedito, 1987).

Por la terminología que hemos adoptado en este estudio concebimos los objetivos como elementos imprescindibles que hay que definir. Esta afirmación, que en principio puede parecer muy contundente, se justifica por el hecho de concebir las estrategias metodológicas como una serie de elementos que el profesor organiza para conseguir el objetivo propuesto. Si el objetivo no queda explícito, ¿cómo organizará el profesor las estrategias metodológicas?

Sin descuidar otros aspectos relacionados con los objetivos, como la jerarquización y diferentes tipos, queremos hacer referencia a las taxonomías como instrumento para la priorización de objetivos y por tanto de diversificación curricular.

Según Bloom, las taxonomías son un instrumento para clasificar objetivos y representan una posible ayuda a la praxis didáctica. Este mismo autor señala que toda taxonomía ha de reunir las condiciones siguientes:

1. Comprensión. es decir, debe aharçm ci mayor numero posible de Objetivos..

2. Comunicabilidad; ser clara e inequívoca.

3. Motivación: debe estimular para la solución dc problemas educativos: formulación de nuevos objetivos, elaboración dc pruebas dc evaluación, elección dc estrategias de enseñanza-aprendizaje, criterios dc priorización, etc.

En este sentido y siguiendo al mismo autor citamos la taxonomía dc Bloom como medio que nos permitirá la concreción, rcdefinición y priorización dc objetivos, ya que cada uno de ellos responde a un nivel de complejidad cognitiva mayor o menor en rdacion con los demás' objetivos. El orden que se establece es el siguiente: conocer, comprender, aplicar, anal izar, sintetizar, evaluár.

— Conocimiento: que incluye terminología, hechos, métodos, principios.

Comprensión: habilidad para'traslados verbales o sirnbóticos, consecuecias, efectos, etc.

— Aplicación: empleo de reglas generales, ideas, principios técnicos en situaciones concretas.

— Análisis: habilidad de fragmentar una comunicación en sus partes constituyentes de forma que el orden de las ideas quede claro y la relación entre las ideas expresadas explícitamente.

— Síntesis: creación de un todo desde sus partes o elementos, ya sea utilizando ideas, sentimientos o experiencias de otros o durante el desarrollo de un plan de trabajo.

— Evaluación: hacer juicios sobre el valor de materiales y métodos para determinados propósitos, por ejemplo, comparar un trabajo con otro similar.

A tenor de los comentarios hechos anteriormente, consideramos que si queremos que ci profesional explicite las intenciones que pretende es importante que sepa lo que 1iace y por qué lo hace, a la vez que adopte una actitud crítica reflexiva investigadora en la acción a fin de elegir en cada momento el proceso más adecuado, para saber reconducir diferentes situaciones y aspectos que no había previsto a priori. Para ello es imprescindible que el profesor tenga una buena formación en relación a qué hay que hacer, cómo hay que hacen? y por qué hacerlo (Marcelo, 1994).

En este aspecto, mientras un niño trabaja un contenido a un nivel de comprensión. otro puede trabajarlo a un nivel de síntesis, otro de evaluación, etc. Esto puede lacihitarse a partir de proponer situaciones cooperativás e individualizadas y utilizando materiales diversificados y adecuados para cada una de las actividades que responden a los distintos objetivos.

D) Ampliaciones extracurriculares. Tal corno su nombre indica, las ampliaciones curnieulares consistirán en diseñar una serie de programas educativos individualizados y en pequeños grupos que se aplicarán fuera dcl horario escolar y que favorecerán y ayudarán al desarrollo integral del estudiante. No sólo enriquecerán al niño sino que también ayudarán a mejorar el currículo regular al permitir que la escuela y los profesorcs puedan poner en marcha una serie de realidades y actividades imposibles dc realizar en el aula ordinaria.

4

Así pues. las ampliaciones cxtracurricularcs las podríamos conceptualizar como aquel conjunto de actividades concurrentes con las escolares en cuanto a la educación integral (le los alumnos, pero desde perspectivas que la escuela no puede atender en su actividad normal.

En el momento dc diseñar ampliaciones cxtracurriculares hay que tener en cuenta una serie de consideraciones, tales como que:

a) No se hallan vinculadas al proceso qúe conduce al objetivo sistemático de la escuela (programa).

h) Mantienen, no obstante, claras vinculaciones con la escuela, en cuanto intervienen en ella factores pertenecientes a la misma.

c) Se encaminan al perfeccionamiento del alumno.

Todas las acrividade~ que se deriven de las ampIiaciones cxtracurriculares deben apoyarse en los principios de actividad, individualización y socialización, creatividad y libertad, ofreciendo oportunidades para el descubrimiento vocacional y las discriminaciones de aptitudes y estableciendo contacto con el medio social y natural circundante.

Las ampliaciones extracuriculares admiten dos tipos de ámpliaciones: las generales y las específicas. Las ampliaciones generales incluirían todas aquellas actividades que suponen para los estudiantes una toma de contacto con temas y áreas que no son accesibles desde el currículo regular y por cuyo conocimiento muestran interés y motivación especial. Las específicas incluirían todo lo que supondría profundizar en un tema determinado por el que el estudiante muestra deseos de lograr niveles más avanzados; esto supone que se debe partir de unos conocimientos previos que el alumno tiene ya sobre el tema en cuestión.

La puesta en marcha de este tipo de estrategias permite a los niños superdotados no sólo no desperdiciar su potencial intelectual, sino también ayudar a su desarrollo emocional; estos niños necesitan aparte de estar con la población en general, reunirse con otras personas que sean iguales a ellos. Y lo necesitan para poder verificar su propia realidad, sin necesidad de sentirse diferentes a ¡a mayoría, en estos momentos no tendrá que reprimir sus capacidades excepcionales, puesto que está «compitiendo» con iguales. Y al experimentar apoyo emocional se sienten aceptados como individuos y aumentan su capacidad de aceptación mejorando su nivel de autoestima y autoimagen. Por lo general el niño bien dotado se encuentra muy solo en el conjunto dc lo que pudiéramos llamar el aula ordinaria, es consciente de que él es diferente y de que el resto de sus compañeros así lo consideran. No debemos olvidar que el niño bien dotado se va distanciando cada vez más de sus compañeros, a consecuencia de las características y habilidades excepcionales que posee.

E) Otras estrategias. La educación de los niños bien dotados debe ser contemplada siempre desde un prisma o modelo integrador en el contexto social. Tal como hemos apuntado en el párrafo anterior estos niños tienden a irse separando poco a poco del resto de compañeros de clase, las estategias que aquí planteamos estarán dirigidas y pensadas

4

derecho a la cducación de todo~ los niños y en el título preliminar, artículo 3.6, dice:

«Para garantizar cl derecho a la educación de todos aquellos que no puedan asistir rcuularmcntc al centro docente se dcsarrollarán ofertas adecuadas dc educación a distancia.» A través dc este articulado podría concebirsc este tipo dc estrategia en nuesto país. O también podría ser una manera dc combinar la asistencia a clase con esta modalidad dc trabajo en casa. No deja dc ser una posihlidad más que sc puede aplicar en la educación dc los niños bien dotados aunque es difícil aplicarla partiendo de la concepttialización que la ha guiado, en que medida podemos afirmar que la escuela es perjudicial para algún niño'?.

8. La escuela de la diversidad

iiLas escuelas normales con una orientación., inclusiva son los medios más efectivos dc combatir las actitudes discriminatorias, creando comunidades de bienvenida, construyendo una sociedad inclusiva y alcanzando la educación para todos; además, ofrecen una educación efectiva para la mayoría de los niños y mejoran la eficiencia y, en último término, la eficacia del coste de todo el sistema educativo.»

Ésta es la declaración realizada en Salamanca (1994) durante la Conferencia Mundial sobre Necesidades Especiales de la Educación.

Partiendo de esta premisa, tenemos que hablar de una escuela para todos (García Pastor, 1993) que ha de dar respuesta a cada uno de los niños y niñas escolarizados, respetando sus individualidades, necesidades... La escuela ha de educar partiendo y respetando la diferencia. Si éste es nuestro modelo de escuela, no tiene ningún sentido que la escolarización de todos los alumnos con necesidades educativas especiales se lleve a cabo en una escüela de educación especial paralela a la escuela ordinaria. Pero no hay que olvidar que este paralelismo en nuestra historia más reciente está presente y por tanto son muy nuevos estos planteamientos. Serán necesarios tiempo y cambios profundos en las escuelas rdinarias para que se pueda dar respuesta a la escolarización dc los niños y niñas con necesidades educativas especiales. Esta nueva tipología de escuela rompe con la dualidad histórica entre dos tipos de educación que ya no pu~de justificarse (Stainback y Stainback, 1984). Y será desde esta perspectiva que quienes tendrán que justificar su existencia sean las escuelas especiales y no las iniciativas de integración (Hegarty, 1988). Pero para ello las escuelas ordinarias tienen que «amplíarse» y hacerse más extensas. Una dc las transformaciones más importantes debe afectar al currículo: lo que se enseña a los alumnos y por qué, la forma en que se realiza y el modo en que se observa su progreso. Además de estas cuestiones preliminares, para impulsar estos cambios hay que considerar los siguientes aspectos:

— Elaboración de un proyecto educativo de centro, que es un elemento funcional de ¡os centros educativos donde se definen las diferentes opciones que toma la escuela. Es un proyecto común donde participa la comunidad educativa y donde sc establece la línea educativa dc la propia escuela. Es importante que en el proyecto educativo de centro se contemplen las propuestas y planteamientos que como es-

para intentar paliar este hecho; la primera intentará acercar al niño bien dotado al rcsio dc sus compañeros; la otra, mucho más drástica, surge ante la idea de concebir que la asistencia a las clases normales puede resultar perjudicial para cl niño bien dotado.

a) Tutoría

Denominada así por Dunn y Dunn (1978), consitiría~en responsabilizar al niño superdotado del rendimiento de un niño de capacidad inferior, de forma que se incentiva la adecuación al nivel de lenguaje y conocimiento de éste. Los recursos que obtiene el superdotado con este sistema le permiten una mayor comunicación con el resto de sus compañeros y una mayor aceptación de sí mismo por parte de los demás. También sc facilita cl trabajo en grupo permitiéndole, hasta cierto punto, la dirección y coordinación del mismo

Esta estrategia denominada tutoría no es más que una pequeña variante de la denominada enseñanza mutua difundida por los ingleses A. Bell (1753-1832) y J. Lancaster (1 `178-1838) y que a su vez la habían en cierta manera copiado del método empleado en la India, cuando estuvieron en ella como militares que eran. Esta enseñanza mutua consistía en que los alumnos de más edad y más aventajados enseñaban a sus compañeros, convirtiéndose así en monitores del maestro. Este tipo de enseñanza se ha venido aplicando en escuelas unitarias o en lugares en donde escaseaba el profesorado.

Evidentemente la utilización de esta estrategia con los superdotados puede ser una buena manera de intento de acercar a estos niños al resto de la clase, pero no debemos olvidar que su abuso puede llevar a pensar al niño bien dotado «que se le está haciendo responsable de tareas que a él no le competen», y por otro lado el pensar: «a mí nadie inc ayuda», de esta manera se expresaba uno de estos niños çuando nos explicaba que en lugar de hacer cosas que a él le interesaban estaba siempre ayudando a los compañeros. La sensación que él tenía era de que descargaba de trabajo al maestro y no de que ayudaba a un compañero.

b) Escuela en casa (homeschooling)

Estrategia destinada a todos aquellos niños superdotados para los que la escuela privada o pública no funcionó, ya que ésta no les podía ofrecer un programa educativo apropiado.

La escuela en casa es una modalidad de educación en la que el niño recibe la educación en su propia casa ayudado por sus familiares, tutores o mentores. Los padres de estos niños reciben ayuda de un equipo o grupo de apoyo que les orienta sobre los planes de estudio que habrá que seguir, identificación de recursos, etc. Los niños pueden ir a su ritmo y sin Iímitesde horarios, y pueden perfectamente ampliar sus conocimientos en cualquier materia si ése es su deseo y saben en todo momento que tienen a su disposición tutores o mentores que en un momento determinado pueden asesorarles.

Esta modalidad representa un reciente movimiento educativo puesto en marcha en Estados Unidos. Tal como está concebida la escuela en casa, es inviable ponerla en práctica en nuestro país, puesto que nuestra legislación declara obligatoria la asistencia a la escuela y no contempla otra modalidad distinta.

La interacion escolar no es un tema que deha abordar cada profesor individual sino que implica a todo cl centro y por tanto cxi~e cambios profundos en la escuela (Parrilla. 1992).

Estos cambios, entre otros, pasan por crear una cohesión y trabajo en equipo de los miembros del centro para establecer una línea de escuela y en una formación adecuada de los maestros que les permitirá disponer de una acti:ud abierta y de tener los instrumentos para atender a la diversidad de alumnos del aula.

Hace falta una reflexión sobre la situación del centro y valorar qué aspectos

—desde la organización general del centro hasta los cambios metodológicos que realizará el maestro en el aula— se tienen que modificar para poder dar respuesta a esta situación.

— Necesidad de profesionales competentes que puedan afrontar esta situación. Entre los profesionales de la escuela habrá quienes hayan recibido una formación inicial de especialista para dar respuesta a la escolarización de estos niños (maestro especialista en educación especial, logopeda, fisioterapeuta....), pero la mayoría son profesionales que han recibido una formación básica orientada a ser tutores de un grupo (maestro especialista en educación infantil, educación primaria) o maestro de una especialidad concreta (maestro con especialidad con educación en musical, educación física). Por las propias características de esta formación, muchos de estos profesionales tienen dificultades para poder atender adecuadamente la diversidad de alumnos que tiene en el aula. Por tanto y cada vez más, tanto la formación inicial como la permanente tendrá que tener como objetivo reflexionar con el maestro en formación para averiguar las estrategias que nos permitirán planificar nuestra tarea en cl aula. Se tienen que superar enfoques mccanicistas que conciben el centro corno un todo «homogéneo». Los profesionales tienen que tener los instrumentos que les permitan responder a las diferentes sttuacioncs que tendrán en cl aula. Una información adecuada favorece el adquirir actitudes favorables en torno a esta cuestión, hecho indispensable si realmente queremos realizar una eficaz escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales.

En la práctica cotidiana no entendemos la tarea del maestro tutor dc forma aislada, sino que en todo momento ha de tener la ayuda y la coordinación necesaria con los protesionales dc soporte; por tanto, la formación que reciban éstos profesionales les ha dc capacitar tanto en conocimientos como en habilidades, estrategias y sobre todo en el aspecto actitudinal, para que realmente podamos hablar dc profesionales que dan respuesta a las necesidades que cada uno de los alumnos tengan.

e

BiBLIOGRAFÍA

Benito, Y. (coord.) (1992): Desarrollo y educación de los niños superdotados, Salamanca: Amaru. Benito. Y. (coord.) (1994): Problemática del niño superdotado, Salamanca: Amaru.

Benito, Y. (coord.) (1 994): Intcrvención e investigación psicoeducativa en altumnos superdotados,

Salamanca: Amarú.

García Yagüc. J. (1986): El niño bien dotado y'sus problemas, Madrid: CEPE.

Genovard, C. (1991): «Educación especial dcl superdotado>~. en J. Major: Manual de educación especial, Madrid: Anaya.

Genovard, C., y Castclló, A. (1990): El límite superior. Aspectos psicopedagógicos de la excepcioiialídad intelectua1, Madrid: Pirámide.

MEC (1989): Libro blanco para la reforma del sistema educativo, Madrid.

Rice, J. (1970): TIie Gifted: Developing Total Talent, Springfield, III.: Charles Thomas.

Terman, L., y Ogden, G. (1925- 1959): Genetic Studies of genius, vols. 1 -5, Stanford, CA: Stanford University Prcss.

Torrance, E. P. (.1986): «Tcaching creativc and giffted learners>~, en M. C. Wittrock, Handbood of Researcli vn Teaching, págs. 630-647, Nueva York: Macmillan.

Wang, M. C. (1995): Atención a la diversidad del alumnado, Madrid: Narcea.

Warnock, M. (1987): «Encuentro sobre necesidades dc educación especial», Revista de Educación, numerO extra, págs. 45-73.

Zabalza, A. (1987): Diseño y desarrollo curricular, Madrid: Narcea.