Altruismo: Ayuda a los demás

Responsabilidad social. Psicología. Teoría de la reciprocidad. Ayudar. Motivación

  • Enviado por: Fergus
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad

ALTRUISMO

AYUDA A LOS DEMAS

P

ara tener una idea acerca de ¿qué es altruismo?,

empezaremos por darle un simple significado, aunque no sea tan simple como lo parece.

Altruismo es el amor desinteresado al prójimo.

Pero mi pregunta es ¿ tan solo se le debe dar amor al prójimo?, ¿cómo podemos darle amor?, ¿quién es mi prójimo?.

Yo creo que dar amor tiene muchos significados.

Dar amor no es tan solo decirle a mi prójimo, que es todo tipo de persona que habita en la tierra. oye, yo te estimo”, mientras el pobre esta cayéndose en la desgracia del alcohol.

Dar amor no es solo decirle a tu pareja, “te amo, mientras no trabajas para mantenerla económicamente a ella y a sus hijos.

Dar amor no es gritarle a mis hijos todo y todos los días para llevarlos al camino correcto, dar amor es darles buenos consejos, prestarles un momento de atención para que se sientan queridos, dar amor no solo es comprarle un coche de lujo a mi hijo, mientras lo que el necesita es un poquito de cariño y atención.

El dar amor significa y puede llegar a significar tantas cosas.

Con tan solo una visita, yo podría ayudar a mi vecina a que no se sienta sola, esa persona en la etapa adulta que la han dejado sola sus hijos por formar una nueva familia.

Amor, no es poner barreras entre una raza y otra, una nación en contra de la otra, una hija o hijo en contra de sus padres. Dar amor es quererse fraternalmente entre culturas, entre naciones o países, y entre padres e hijos.

Dar amor no es pasar desapercibido cuando una persona te pide a gritos tu ayuda desde el fondo de su alma, sin que tu corazón la escuche.

El querer dar amor es brindar mi ayuda de mil formas y ser hospitalarios con toda la raza humana, puesto que yo soy humano, soy el prójimo de los demás, soy una persona que siempre esta necesitando ayuda, auque yo pague servicios, siempre estoy necesitando de los demás para satisfacer mis necesidades, y entonces porque no se me mueve el corazón para acudir al auxilio de alguien cuando me lo esta pidiendo.

Porque cuando veo a alguien que esta pidiendo auxilio en un robo que le están haciendo, yo me quedo estático, ¿Acaso no tengo sentimientos o sensibilidad?.

Para ser una persona altruista verdaderamente se requiere de un valor profundo en el corazón, porque no siempre estamos dispuestos a prestar ayuda a cambio de nada. Siempre esperamos que la persona a la que se le hace el favor no lo pague y si vemos que alguien pide ayuda pero que no podrá pagárnoslos, nos alejamos.

Pero que se siente cuado no acudimos al auxilio de alguien.

No se nos remorderá la conciencia, la culpabilidad, o será que esto nos impulsa a que si ayudemos para sentirnos mejor o sentir algún placer.

Según algunos estudios de científicos y psicólogos como BERKOWITZ Y SCHWARTZ han descubierto que la NORMA DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL es la que se manifiesta en las personas un deseo de ayudar solo por sentirse responsables u obligados a ayudar a las demás personas, así estar bien con ellos mismos, esta norma de responsabilidad social puede obligar a ayudar a una persona solo porque es tu familiar o a veces hay que poner en riesgo la vida de uno.

Y entonces me pregunto ¿cuantos estaremos realmente dispuestos a arriesgar la vida por un familiar o peor a un, por un desconocido?

¿Existe alguna diferencia entre prestar ayuda a un familiar y a una persona totalmente desconocida?

Sinceramente son pocas las personas las que realmente estamos dispuestas ayudar sin esperar recompensa y muy pocos son los que arriesgan la vida por alguien. Y si existe alguna diferencia entre ayudar a un familiar y a un extraño, porque según el psicólogo DANIEL CAMPBELL pronuncia que los genes que predisponen a los individuos a favorecer desinteresadamente a los demás no habrán de sobrevivir en la competencia evolutiva,

En mi opinión esto es muy cierto ya que varios estudios confirmados declaran que los padres dan una herencia genética a sus hijos o sus nietos, esto es traer predispuesta alguna enfermedad o tener rasgos físicos similares a los de nuestros padres y por lo tanto se podría decir que también podríamos heredar una actitud humanística para ayudar a los demás.

También podríamos citar la TEORÍA DE LA RECIPROCIDAD.

Esta teoría habla acerca de prestar ayuda a quien sabemos que nos puede devolver el favor. El que da puede esperar a recibir mas adelante.

Entonces yo digo, El pobre, el humilde, el que no te puede devolver el favor, ¿ a caso no tiene derecho de ser ayudado?, no seria alreves, digo, ayudar al que mas lo necesita. Un pobre generalmente carece de todo, pero no de humildad y sencillez, humildad en el corazón, de la cual posiblemente una personas acomodadas carecen.

Claro que un rico también necesita ayuda, pero no necesariamente ayuda económica, si no de sabios consejos de la persona mas humilde o ayudarle moralmente.

Una de las preguntas de las que podemos plantearnos es

¿POR QUÉ AYUDAMOS?

Los psicólogos sociales han elaborado algunos estudios para examinar a las personas que realizan actos altruistas.

Una de las posibles explicaciones a esta conducta es la de INTERCAMBIO SOCIAL que dice que las interacciones humanas están guiadas por una economía social, donde no solo se intercambian bienes materiales y dinero si no también bienes sociales como amor, servicios, información y posición social y que al hacerlo estamos utilizando la estrategia llamada “mínimax” o sea minimizamos los costos y maximizamos las recompensas.

Un ejemplo claro de esto es que una empresa podría donar algunos millones a una institución de caridad a cambio de que esta fuese anunciada por un medio de comunicación o para volverse popular y así adquirir algún reconocimiento entre las demás compañías.

También existe EL INTERES POR UNO MISMO DISFRAZADO DE AYUDA. Esto es los actos altruistas aumentan nuestra valía, ¿por qué?.

Según JANE PILIAVIN en las investigaciones que hicieron acerca de la donación de sangre, los donantes respondieron haberse sentido bien consigo mismo y con una sensación de autosatisfacción.

Yo digo que esto es muy cierto, porque en las pocas veces que he ayudado a alguien me he sentido satisfecha y tranquila. Sin ningún remordimiento, porque es lo que me causa al no ayudar a alguien cuando me necesita.

Bueno, por el momento hemos dado algunas respuestas sobre, porque ayudamos y ahora propondremos otras pregunta:

¿EN QUE CIRCUNSTANCIAS AYUDAMOS?

¿POR QUÉ EL ESTAR SOLOS O ENCONTRANOS EN GRUPO INFLUYE MUCHO EN EL PRESTAR AYUDA EN UNA EMRGENCIA?

Para poder contestar estas dudas se propone revisar el siguiente caso.

El 13 de marzo de 1964, Kitty Genovese, una administradora de un bar es atacada al regresar a su apartamento de Queens, New york a las 3:00 a.m por un violador que blande un cuchillo. Ella pide a gritos que alguien la ayude, pues ha sido apuñalada y esta gritando demasiado fuerte para ser escuchada, en estos se despiertan 38 vecinos del edificio que solo observan por la ventana durante 35 minutos, mientras la mujer trata de zafarse, pero es imposible, pues después de unos minutos ella muere.

Una de mis preguntas es:

¿por qué nadie hace nada para ayudar en una emergencia como esta?, ¿qué esta pasando con estas personas, por que permanecen paralizadas ante esta situación?

Los psicólogos Bibb Latane y John Darley realizaron experimentos para identificar cuales son las circunstancias que nos llevan a actuar de esa manera. Y entonces llegaron a la conclusión de que la presencia de otros observadores es un factor importante, ya que inhibe a las demás personas a ayudar, esto es cierto, ya que me ha pasado muchas veces, porque al sentirme acompañada como que me da pena ayudar a alguien o temo a que me juzgue de manera negativa. Y entonces al estar sola, sin que supuestamente nadie me mire tiendo a ayudar.

De lo anterior puedo decir que son muchas las influencias las que intervienen en la inhibición o el estimulo del altruismo.

A medida que el numero de observadores en una emergencia aumenta:

  • cualquiera de los observadores tiene menos posibilidades de darse cuenta del incidente.

  • Hay menos tendencia a interpretar el incidente como una emergencia.

  • Menos tendencia a asumir alguna responsabilidad.

Otras de cosas que nos impulsa a ayudar es cuando:

  • Después de haber visto a una persona ayudando, es como si nos incitara a hacer lo mismo.

  • No estamos contrariados, es decir no tenemos mucha prisa por hacer alguna labor.

  • Estamos alegres, esto es porque al ayudar es como si la persona compartiera nuestra alegría.

  • Cuando estamos tristes, posiblemente al ayudar a una persona alivie un poco nuestra tristeza.

  • El creer en un dios que recompensa con el cielo, es decir, ser bondadoso y caritativo con el prójimo.

una de las cosas que quiero mencionar es que todos debemos asumir una responsabilidad, sentir un compromiso con los demás, ayudar para sentirme bien, exceptuando ayudar alguien esperando ser recompensado, sea cual fuere la forma de nuestra ayuda no debemos de arrepentirnos, porque entonces no valdría la pena.

Sin temor a equivocarme puedo decir que si todos en este mundo nos ayudáramos uno al otro, nadie perecería.

BIBLIOGRAFÍA:

Antología de salud mental (Altruismo: ayuda a los demás)