Alteraciones de la voz

Cuerdas vocales. Timbre. Tono. Vibraciones sonoras. Laringe. Sistema respiratorio. Etiología. Afonía. Disfonía. Laringitis. Nódulo. Pólipo. Ejercicios. Relajación. Inspiración. Respiración. Modulación

  • Enviado por: Ana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

TEMA 5: ALTERACIONES DE LA VOZ.

5.1 DEFINICIÓN

  • Desde el punto de vista teórico una alteración de la voz es una alteración en cualquiera de las cualidades que son:

  • Tono

  • Timbre

  • Intensidad

  • Duración

Con que uno esté afectado es suficiente para tener una alteración en la voz.

TONO

Hace referencia a la gravedad de la voz. Hace referencia a las frecuencias de las vibraciones sonoras. Si se produce una baja frecuencia será una voz grave, y alta frecuencia será una voz aguda.

Cuando se produce una baja frecuencia y hay una alteración de la voz se suelen producir nódulos.

Al proceso de cambio de la voz, se produce una inadaptación en el cambio de voz (muda vocal) tienden a darse momentos de alta frecuencia (gallitos al hablar) sobre todo se da en varones.

INTENSIDAD

Es la amplitud de las vibraciones sonoras. La voz puede ser por defecto o por exceso. Una voz muy fuerte es la que se produce por exceso y se produciría una gran amplitud de las vibraciones sonoras. Por defecto, sería una voz débil.

TIMBRE

Hace referencia a la forma de las vibraciones sonoras. Una persona sin timbre no hay inflexión en la voz, es monótona. El timbre es la personalidad de la voz, propio de cada persona, lo que hace que los demás reconozcan. El timbre de los componentes de la familia se parecen.

DURACIÓN

Tiempo de permanencia de las vibraciones sonoras durante la emisión de la voz. Cuando la emisión es más o menos corta durante el discurso.

La duración va a depender de la capacidad de coordinación respiratoria. Si no coordina adecuadamente la voz, saldrá entrecortada.

  • Desde un punto de vista anatómico: son 3 los órganos encargados de la producción de la voz.

LARINGE

Es el órganos principal productor de la voz a través de las cuerdas vocales, por eso si se produce un nódulo produce una alteración en la voz.

SISTEMA RESPIRATORIO

Es el sistema que provee al niño del aire necesario para la emisión de la voz. Una afectación del aparato respiratorio produce alteración en la voz.

CAVIDADES DE LA RESONANCIA

Hacen referencia a la sonoridad, encargadas de la amplificación de la voz, las vibraciones sonoras... se sitúan por encima de la laringe.

  • A nivel psicofisiológico hay 2 aspectos principales que afectan a la producción de la voz:

  • El estado emocional repercute sobre la voz

  • Posición corporal

  • A nivel estructural:

Es diferente la laringe del niño a la del adulto en cuanto a la consistencia, dimensión, forma y posición. Todo esto va a provocar que la laringe del niño va a resultar más frágil y que tenga una mayor predisposición a factores negativos. La laringe del niño está en un proceso de evolución continua.

El proceso de evolución se detiene en el momento en el que el niño cambia la voz (12 - 13 años)

En relación a la DIMENSIÓN, la laringe del niño es más pequeña y estrecha que la del adulto, se calcula que aproximadamente un tercio que la del adulto.

CONSISTENCIA: la del niño es mucho más flexible que la del adulto

Al ser más flexible se afecta más por los factores negativos, es más vulnerable.

POSICIÓN: está más elevada que la del adulto

FORMA: la parte superior de la laringe del niño adquiere una forma de chimenea y esto hace que sea más propenso a afectaciones negativas.

INCIDENCIA

Se da más en varones (disfonías), de cada 4 afectados una es niña y 3 son varones. A la población que más afecta son los niños en general, afecta mucho a la población escolar porque hay continuos resfriados, gritan mucho jugando, lloros...

El trastorno de la voz más característico son los nódulos, es muy característicos porque empiezan porque el niño se resfría y no se cura bien el resfriado, se vuelve a constipar... y así sucesivamente.

Tiene un carácter progresivo. Lo típico es que afecte entre los 6 y los 10 años y se calcula que afecta aproximadamente al 6 - 9% de la población en edad escolar.

La 2ª población que más sufre esta alteración de la voz son los docentes.

Puede darse una disfemia de la voz en un recién nacido, no es lo habitual. Esto se relacionaría según el punto de vista psicológico con niños que tengan carencias afectivas, falta de atención...

5.2 ETIOLOGÍA O POSIBLES CAUSAS

Es multicausal, intervienen muchos factores. Cada causa y cada factor va a incidir de una determinada manera (mantiene, agrava, favorece, predisponen...). Lo principal es determinar si la causa es orgánica o funcional.

Normalmente lo funcional se convierte en orgánico y es muy difícil delimitarlo. Si nace con ello es orgánico pero si se produce porque el niño chilla mucho comienza a ser funcional y se acaba convirtiendo en orgánico.

En el caso de que un niño sea excesivamente tímido, hable muy bajito por su timidez y al cabo del tiempo lesione sus cuerdas vocales, lo primario sería lo de carácter funcional (timidez del niño) Hay características de la personalidad como en este caso (psicógeno: es funcional) que comienza siendo funcional y a veces no tiene porqué derivar en orgánica, porque es de carácter psicológico que no tiene porqué producir una lesión.

  • POSIBLES CAUSAS

  • Orgánicas:

    • Enfermedades del aparato respiratorio (asma, alergias, bronquitis, vegetaciones...)

    • Malformaciones en la laringe

    • Intervenciones quirúrgicas, manipulación terapéutica que afecta a un determinado órgano y causa una alteración en la voz (quitar las vegetaciones, traqueotomía, intubaciones, extirpación de amígdalas...)

    Funcional:

    • Traumatismos en la laringe. Lo habitual es que el niño que grita mucho y como consecuencia se producen traumatismos en la laringe.

    • Mal uso respiratorio y bucal, niños que coordinan la respiración inadecuadamente (proyección de la voz demasiado grave o demasiado aguda)

    • La pérdida auditiva también ocasiona alteraciones en la voz. Habla más alto y se produce una lesión en las cuerdas vocales.

    Funcional psicógena:

    • Traumatismos, aspectos más de carácter emocional (abandono, sustos, accidentes, impresiones...) pueden producir una alteración en la voz. El final es una afonía como consecuencia del traumatismo. Es funcional de carácter psicógeno.

    • Características comportamentales (muy impulsivos, enérgicos... o niños muy débiles, tímidos...) pueden ocasionar diferentes problemas en la voz.

    Funcional ambiental:

    • Características familiares (familias que hablan muy alto, a gritos, estimulación ambiental elevada, mucho ruido...) pueden tener consecuencias a largo plazo.

    5.4 CLASIFICACIONES

    1. CLASIFICACIÓN DE PERELLÓ

    Habla de diferentes tipos de disfonía:

  • Funcionales

    • Hipercinéticas

    • Hipocinéticas

  • Traumáticas

  • Psicógenas

  • Audiógenas

  • 2. CLASIFICACIÓN DE GONZÁLEZ

    Es atendiendo a si la alteración de la voz es orgánica o funcional. Hay 4 tipos:

    • Patología funcional con alteración estructural

    • Patología funcional sin alteración estructural

    • Patología orgánica con alteración estructural

    • Patología orgánica sin alteración estructural

    3. CLASIFICACIÓN DE GALLARDO Y GALLEGO

    Atiende a 3 criterios:

  • Cuantitativo: grado de pérdida que tiene en la voz

  • Criterio topográfico: lugar donde tiene la lesión

  • Criterio etiológico

  • A) Criterio Cuantitativo:

    • Afonía: pérdida total de la voz normalmente suele ser consecuencia de inflamaciones agudas e incluso traumatismo, parálisis en la laringe. Determinadas características de la personalidad del sujeto pueden producir alteraciones en la voz. Esto apenas se da en población escolar. Y tampoco se da como secundario dentro de otro trastorno.

    • Disfonía: pérdida parcial de la voz, en cualquiera de las cualidades de la voz. Puede tener un carácter orgánico o funcional. Son muy frecuentes en la población escolar.

    B) Criterio Topográfico:

    Hace referencia a la localización dela lesión. Pueden ser:

    LARINGOFONÍA: la lesión se localiza en la laringe. Es una alteración de la voz como consecuencia de una afectación en la laringe. Es más frecuente en niños que la rinofonía. Hay 4 tipos:

    1. Mala impostación: es una alteración de la voz porque el tono que utiliza el niño no es el que tenía que utilizar y se produce una alteración en la laringe. La voz puede sonar fuerte o grave o aguda (voz de falsete) a la voz grave se le denomina voz de pecho.

    2. Ronquera Vocal: se caracteriza por una voz grave y sin timbre y suele ser consecuencia de gritos excesivos. La ronquera suele ser característica en el proceso de muda vocal.

    3. Laringitis Funcional: suele ser consecuencia de estados inflamatorios supralaringeos (parte superior de la laringe) como la sinusitis y rinitis. Se produce una alteración en las mucosas nasales. En la sinusitis se produce una inflamación en los senos craneales que se conectan con las mucosas nasales y la rinitis es una inflamación de las mucosas nasales. Produce una voz gangosa: timbre gangoso.

    Estos estados inflamatorios pueden ser por el uso excesivo de la voz, uso prolongado.

    4. Fonastenia: fatiga bucal o cansancio bucal. Este cansancio lo suele producir un uso excesivo de la voz, también puede producirlo las amigdalitis. Produce una voz débil, poco profunda y sin timbre, con falta de alcance.

    RINOFONÍA: alteración en la voz consecuencia de lesiones en las cavidades de la resonancia. La característica fundamental es que los niños nasalizan todo. Son poco frecuentes en niños y en población escolar. Hay dos principales: abierta y cerrada:

    - Rinofonia abierta: el aire se escapa por la nariz durante la emisión de la voz, tanto en los fonemas sordos como sonoros.

    En los fonemas sonoros b,d,g se va a producir un exceso de resonancia y en los sordos p,t,k tiende a producirse una nasalización cuando no debería producirse.

    Ese escape de aire puede producirse por una fisura palatina, por una hipotonía en el velo del paladar que ocasiona que este no pueda contactar con la parte posterior de la faringe. La rinofonía abierta es más frecuente que las cerradas. El timbre de voz tiende a sonar como gangoso.

    - Rinofonia cerrada: la diferencia de la anterior es que se produce una obstrucción nasal como consecuencia de sinusitis, vegetaciones...

    En ocasiones puede estar ocasionada también por pólipos en las fosas nasales. Es la típica voz del resfriado.

    C) Criterio atendiendo a la causa: dos posibles causas:

    ORGÁNICA: 4 tipos:

    1. Congénitas: son aquellas que vendrían del nacimiento; malformaciones, parálisis en la laringe, problemas hormonales, tiroidismo...

    2. Vírica: la que tiende a darse es la llamada papilomatosis laringea que consiste en la aparición de formaciones benignas (verrugas) a lo largo de la laringe y también de la traquea. Normalmente desaparecen espontáneamente, aunque en ocasiones es necesaria la intervención quirúrgica.

    Lo que provocan es un afectación de la respiración que afectaría a la voz.

    3. Inflamatorias: Hay dos tipos: laringitis aguda y laringitis crónicas. Las agudas aparecen bruscamente e igual que aparecen desaparecen, pero también son inflamaciones de la laringe. Provocan una voz más grave que la crónica y se caracteriza por una voz débil, sin alcance.

    Las laringitis crónicas son estados inflamatorios que aparecen , desaparecen... y al final se cronifican. Suelen ser consecuencia de un abuso prolongado de la voz. A la larga provocan fonastenia.

    4. Traumáticas: son aquellas que se deben desde un traumatismo. Son las que provocan heridas en la laringe, aunque también hablamos aquí de las psicológicas.

    FUNCIONAL: están relacionadas con las características psicológicas del niño. Hay dos:

    1. Hipercinéticas o Hipertónicas: la característica fundamental es que se produce una tensión excesiva en las cuerdas vocales durante la emisión de la voz, esto ocasiona que a la larga, las cuerdas vocales se van debilitando.

    El abuso y el esfuerzo en la voz ocasionan esa tensión y también se relacionan con características de la personalidad, por lo que tiende a darse en niños con una personalidad fuerte.

    2. Hipocinética o hipotónica: se produce una falta de tensión muscular en las cuerdas vocales. En este caso se produce una falta de cierre de la glotis, por lo que las cuerdas vocales no se terminan de cerrar y por eso se afecta la voz. Se suele dar en niños inhibidos, retraídos, apocados.

    Esto sería consecuencia de una mala impostación, el niño no colocaría el tono correctamente.

    DIFERENCIA ENTRE EL NÓDULO Y EL POLIPO

    Nódulo: se produce un engrosamiento de las cuerdas vocales pudiendo llegar a cerrarse casi totalmente. Es un tumor benigno que suele ser consecuencia de un uso malo de la voz y de un abuso de la misma.

    Tiene carácter progresivo, poco a poco van apareciendo y poco a poco van engrasándose.

    No suele ser necesario intervención quirúrgica, solo reeducación de la voz, aunque casi siempre después de esta se lleva a cabo la intervención.

    Son características de los niños y suelen aparecer sobre los 6 - 7 años. Determinadas características psicológicas podrían ocasionar nódulos, sin necesidad de un mal uso o abuso de la voz, ejemplo: ansiedad, dificultades en la integración escolar, deprivación afectiva...

    Hay 4 fases en la configuración de un nódulo:

  • Alteración eventual de la voz

  • Periodo de recuperación

  • Posible confluencia de factores de riesgo

  • Configuración del nódulo

  • Generalmente los nódulos tienen carácter bilateral, es decir, se dan en las dos cuerdas vocales.

    Pólipo: es un tumor benigno. Se produce una especie de forma redondeada en las cuerdas vocales. El pólipo puede ir aumentando de tamaño.

    Tiende a producirse en una cuerda vocal, esto es, carácter unilateral. Además tiene un carácter súbito, no progresivo. Es menos frecuente en niños y suele darse por un sobreesfuerzo vocal y también lo provoca el sobreesfuerzo físico.

    Primero sería la intervención quirúrgica y luego reeducación logopédica, al contrario del caso anterior.

    A la larga puede provocar una afonía. Apenas sale la voz, la voz es muy apagada, ronca, entrecortada.

    5.5 EVALUACIÓN

    • Lo primero va a ser la exploración médica, que va a consistir en determinar si el trastorno tiene un origen orgánico o funcional. Consiste en un examen radiológico de la laringe.

    • En 2º lugar va a realizar un estudio de las diferentes cualidades de la voz a través del laringoscopio

    • En 3º lugar realizará un estudio de la función respiratoria del niño.

    A partir de ahí realiza el diagnóstico y establece si es un trastorno por mal uso y abuso de la voz (funcional) concretando si hay o no hay lesión vocal o si por lo contrario tiene carácter orgánico.

    A partir de ahí se orienta el tratamiento teniendo en cuenta que el tratamiento puede ser único o combinado.

    Una vez terminada la exploración médica y llega al logopeda, se hará un examen de la conducta vocal, pero ya específicamente con el niño y luego una entrevista o anamnesis:

    1. Anamnesis

    • Entrevista con los padres. Historia de la disfonía, inicio, causa, atribuciones, evolución, cambios en la manera de darse, soluciones intentadas, posible empeoramiento...

    • Sensaciones subjetivas en relación a la fonación, sensaciones que tiene el propio niño sobre la emisión de su voz, si su voz cada vez es más ronca, si se cansa al hablar, si tiene dificultades para hablar en ambientes ruidosos, si le resulta difícil llamar a alguien, si tiene dificultades al hablar por teléfono, cantar...

    • Sensaciones subjetivas que experimenta en su voz, nota picor en la garganta, tose, carraspea, opresión en el pecho, tirantez en el cuello, cara, mandíbula...

    • Variaciones en los síntomas: hace referencia a si nota cambios en su voz por determinadas circunstancias, por ejemplo: como se encuentra su voz por la mañana, por la noche, los fines de semana, en el colegio... si hay diferencia en la voz del niño en casa o en el colegio, cuando se encuentra cansado (fonastenia), cuando está excitado... nos interesa identificar cuando tiene mejor o peor su voz

    • Hábitos alimenticios: bebe bebidas frías, posibles relaciones entre lo que como el niño, y su voz, si consume mucha sal o azúcar en exceso porque es perjudicial para la voz, o líquidos y verduras que benefician. Interesa también la defecación del niño, porque si es muy estreñido puede afectar a su voz al igual que la masticación y la deglución.

    • A nivel respiratorio: hay muchos problemas respiratorio relacionados con la voz, tendencia al resfriado, sinusitis, mucosidad continua, asma y alergias, bronquitis...

    • Características de la personalidad del niño: la relación que hay entre las características psicológicas y las patologías de la voz, el estilo comunicativo, por tanto se relaciona mucho con el timbre de la voz. Ver si el niño tiene características de la personalidad muy fuertes como tendencia a gritar mucho y se altera su voz, serían niños con disfemia hipercinética y los niños con características de la personalidad más bien débil (tímidos, retraídos, abocados...) apenas hay alcance en su voz (disfonía hipocinética). Si es un niño muy ansioso, muy nervioso, si las emociones le afectan mucho a su voz. Si el niño practica algún deporte más competitivo y aprovechando el tema del deporte, preguntar por la sudoración del niño porque todo está vinculado.

    • La familia y el hogar: interesa saber como se habla en esa casa si hay una elevada estimulación ambiental (mucho ruido). Si hay presencia e familiares sordos o disfónicos, algún problema en la voz. También nos interesa saber si en casa hay moquetas alfombras que pueden afectar por el polvo.

    • Otros aspectos: Sociabilidad del niño (para ver si hay adaptación social), si ha recibido los tratamiento anteriores (cuales han sido), rendimiento escolar (si se ha modificado), si el niño es consciente del problema de voz que presenta.

    Después de haber realizado la anamnesis se procederá a realizar un examen de comportamiento vocal con el niño. El examen consistirá en evaluar 3 aspectos:

    1. Análisis de los parámetros de la voz (timbre, tono, intensidad y duración) generalmente a través de 3 tipos de análisis diferentes:

    • Análisis de la voz hablada

    • Análisis de la voz cantada

    • Análisis de la voz proyectada (cuando habla ante un auditorio)

    El análisis de la voz hablada se realiza como en la dislalia a través del lenguaje espontáneo, dirigido y repetido.

    También vamos a valorar en los 3 tipos de análisis la entonación, la melodía, el ritmo la resonancia la articulación, la modulación de la voz, la impostación...

    2. Análisis de la motricidad del niño: a nivel motriz interesa analizar la tensión muscular, en cuello, elevación de hombros, tensión en el rostro, órganos periféricos del habla, zona escapular...

    También hay que analizar la postura corporal que el niño adopta en las tareas (también se evalúa en el apartado anterior) otro aspecto sería la capacidad para relajarse (mismo apartado que la dislalia)

    3. Capacidad respiratoria: la voz se relaciona con la capacidad respiratoria tenemos que ver el tipo de respiración del niño la adecuada sería la costo diafragmática. Evaluar el control de soplo (velas para que sople y no apague la llama), direccionalidad, fuerza, sensación de ahogo al hablar (relacionarlo con la dislalia)

    Todos estos ejercicios es recomendable grabarlos.

    Antes en los centros escolares se utilizaba una prueba para la detección precoz de los problemas de la voz: prueba de WILSON llamada prueba de SCREENING. Es muy simple muchas de estas pruebas se puede aplicar en 3 - 4 minutos, aunque otra su duración es superior. Habría que aplicar 4 items:

    • Decir al niño que cuente del 1 al 10

    • Muestra del habla del niño durante un minuto (escuchar como habla)

    • Muestra del niño en una tarea de lectura

    • Que el niño alargase las vocales durante 5 segundos.

    A partir de esto se analizaban los 4 parámetros de la voz.

  • TRATAMIENTO

  • Con respecto a la REEDUCACIÓN DE LA VOZ:

    La reeducación vocal no se practica igual en las distintas escuelas, al igual que resulta algo diferente si se aplica a niños, adultos o ancianos, o en el caso de las minusvalías, en las que la postura, la movilidad están limitadas. Si se trata de minusvalía psíquica, habrá que tener en cuenta también las dificultades de comprensión y aprendizaje de los ejercicios. En resumen, la técnica de reeducación elegida y las particularidades del paciente marcarán la pauta a seguir. No se trata de seguir una receta de forma mecánica, ya que esto nos puede llevar a fracasar a menudo, sino de adaptarse a las características del caso que se nos presenta.

    Sea cual sea el tratamiento elegido, no debemos olvidar algunos aspectos fundamentales como son:

    - Establecer empatia, ya que es fundamental que el paciente se encuentre a gusto con el terapeuta y confíe en él. La mejoría depende en gran parte de la motivación del paciente para seguir las pautas que le podamos dar, de manera que nuestra relación con él juega un papel importante. A pesar de esto se debe cuidar el exceso y saber mantener la distancia suficiente, de forma que el paciente no pierda la perspectiva del reeducador como profesional, ya que de lo contrario, la excesiva cercanía puede también alterar la colaboración por parte de la persona atendida.

    - Para facilitar la comprensión del problema y de la técnica vocal, es recomendable informar de forma adecuada al paciente. En primer lugar, explicarle en qué consiste su problema, qué se puede hacer al respecto y cuáles son las expectativas de mejora.

    También parece haber acuerdo en cuanto a la importancia de que el paciente conozca de forma más o menos extensa el mecanismo fonatorio: los órganos que participan en la fonación, su funcionamiento y la forma de conseguir un mejor rendimiento sin que se alteren (la reeducación) en función del tratamiento que se le propone.

    Las explicaciones deben ser claras, concretas y fáciles de asimilar por el paciente, teniendo en cuenta sus conocimientos y la capacidad de comprensión que muestre. La información se irá aportando de forma gradual a lo largo del tratamiento, aunque debe comenzar desde la primera sesión.

    - La reeducación, además de las sesiones que se llevan a cabo en la consulta, requiere que la persona realice un entrenamiento en casa, que en principio será diario. Es necesario que el paciente se comprometa a llevarlo a cabo para que el tratamiento sea rápido y eficaz, por lo que debemos buscar la manera de facilitarle este entrenamiento.

    Durante las sesiones debemos explicar los ejercicios y guiar al paciente en la forma de realizarlos. Si es necesario le hacemos una demostración, o incluso le daremos información escrita. Aunque puedan parecer fáciles de hacer, suelen implicar una gran dificultad para el paciente ya que trabajan aspectos deficitarios. Para que esto no desanime al paciente debemos proponerle ejercicios que, aunque supongan dificultad, le sea posible realizar. En los progresos que se observen en ellos, el paciente puede ver recompensado su esfuerzo.

    El tiempo de este entrenamiento en casa no debe ser muy largo, entre 5 y 10 minutos, de forma que siempre pueda encontrar un espacio a lo largo del día para realizarlos. Para garantizar la regularidad, es conveniente que tratemos durante la sesión de que el paciente escoja un momento del día para practicarlos, de manera que siempre los haga a la misma hora. También debe buscar un lugar en el que esté aislado o pueda realizar los ejercicios con tranquilidad.

    Revisaremos estos ejercicios de forma regular, haciendo hincapié en los logros y dedicando el tiempo necesario para resolver las dudas del paciente. De esta forma reforzamos su esfuerzo y su constancia.

    - La duración de las sesiones debe ser de 30 a 45 minutos. El número de sesiones varía dependiendo del problema y las características personales, al principio se puede establecer una frecuencia de 3 sesiones semanales. Con frecuencia el tratamiento puede llegar a extenderse hasta 30 ó 40 sesiones. No es imprescindible que el ritmo de las sesiones sea regular si esto trastorno la vida del paciente, pero conviene sobre todo que las primeras estén agrupadas, especialmente si se acerca un periodo de vacaciones. Si pretendemos distanciar las sesiones, es importante que el paciente haya aprendido correctamente la técnica de los primeros ejercicios para que los practique de forma adecuada.

    A pesar de las distintas escuelas, existen diversos pasos en el entrenamiento vocal que son comunes a todas ellas:

  • Relajación

  • Respiración

  • Resonancia

  • Coordinación fonorespiratoria (emisión vocal)

  • Verticalidad

  • Modulación de la voz

  • Higiene vocal

  • 1. RELAJACIÓN

    Existen técnicas de relajación muy diversas, ya que parten de distintos conceptos acerca de lo que significa la relajación en sí. En algunos casos se centran en el efecto muscular y en otros hacen hincapié en el dominio del cuerpo o en el bienestar psicológico.

    Al aplicarlo a la reeducación vocal, debe entenderse como una forma de despertar la conciencia muscular, reconocer las diferencias entre tensión útil y contractura excesiva y entrenarse en el control del tono muscular.

    La conveniencia de utilizar métodos de relajación para el entrenamiento vocal, radica en que este exige disociación muscular; hay zonas que actúan con una gran tensión al mismo tiempo que otras que lo hacen con flexibilidad y relajación. Por otro lado, hay que tener en cuenta que las alteraciones de la voz en muchos casos se acompañan de un esfuerzo que es causa del problema o lo mantiene. En este caso, la relajación puede ayudar a la persona a salir de este circulo. También es una ayuda en el caso de que la vida psíquica o estos factores, podemos decir que el uso de la relajación favorece unos mejores y más rápidos resultados en el tratamiento.

    Podemos utilizar ejercicios de relajación general, o de relajación segmentaria, localizada en determinados músculos (cara, cuello y hombros sobre todo).

    Generalmente, se elige una técnica, que enseñaremos al paciente a lo largo del tratamiento, pero se puede utilizar también una combinación de elementos de varios métodos si esto beneficia la recuperación.

    Los métodos de relajación general más conocidos son:

    - Entrenamiento autógeno de Schultz: se practica con los ojos cerrados en posición de cochero, sentado o tumbado boca arriba. Abarca tres tipos de ejercicios: los referidos al cuerpo, a la mente y los específicos para un problema. Se basa en la inducción de sensaciones a través de la concentración en frases concretas. Así, en los primeros ejercicios induce sensaciones de pesadez con frases como “mi brazo derecho es pesado”, y a continuación sensaciones de calor. Con esto pretende llevar a la vasodilatación y la relajación muscular que proporciona la relajación. En los siguientes ejercicios se trata la reducción del ritmo cardiaco y respiratorio, la sensación de calor abdominal, y la sensación de frescor en la frente. La duración de cada sesión es variable, y debe practicarse de forma diaria.

    - Relajación progresiva de Jacobson: trata de enseñar al paciente el contraste entre la contracción y la distensión muscular a través de movimientos de en los que se contraen y relajan los diferentes grupos de músculos. Se realiza de forma progresiva, comenzando por 12 grupos musculares para pasar, a medida que el sujeto aprende, a 7 grupos, 4 grupos y por último a la relajación por medio de la imaginación.

    - Sofrología: este método se utiliza frecuentemente como forma de control del dolor. Es una forma de hipnosis, en la que se provocan sugestiones referentes a sensaciones corporales y experiencias imaginarias, que se pueden utilizar en función del objetivo buscado.

    - Método Dalcroze: al igual que el de Jacobson, contrae unos músculos mientras otros permanecen inactivos. Comienza por los brazos (primero por separado y después juntos), continúa con las piernas de igual manera para pasar luego a los pies, los músculos del pecho y del cuello. Posteriormente asocia el contraste observado entre contracción y relajación a estímulos auditivos, táctiles y visuales.

    - Otros métodos: existen métodos basados en la imaginación de escenas o situaciones, en los que el sujeto permanece pasivo, dejándose llevar por las sensaciones que va sugiriendo la técnica.

    También podemos utilizar las técnicas de flexión y extensión del cuello provenientes de la fisioterapia, dirigiendo nosotros el movimiento (llevar la cabeza hacia delante y hacia atrás, la barbilla hacia los hombros, la oreja hacia los hombros o la rotación del cuello). Igualmente podemos hacer con los movimientos y rotaciones de los hombros.

    La relajación de la lengua, mandíbula, labios y cara se puede hacer a través de algunas praxias bucofonatorias específicas.

    En cualquier caso, y a pesar de la técnica escogida, lo que pretendemos es conseguir un nivel de relajación adecuado que acompañe al acto del habla.

    2. EJERCICIOS RESPIRATORIOS

    Los ejercicios respiratorio resultan fundamentales en la reeducación del canto y de la voz hablada. Su finalidad es aumentar la capacidad respiratoria y la velocidad y lograr el control consciente de la espiración, de manera que tenga más fuerza y mayor continuidad.

    Se pretende a la vez eliminar movimientos innecesarios y la automatización de una respiración más adecuada para la fonación.

    En este tipo de respiración (costodiafragmática), la inspiración debe ser nasal, profunda y regular, no entrecortada ni violenta. Se llena en primer lugar la base de los pulmones, haciendo descender el diafragma, y poco a poco se continúan llenando hasta llegar a la parte superior. Se retiene el aire unos segundos en los pulmones y por último comienza la espiración, que puede ser bucal o nasal, haciendo volver al diafragma a sus sitio de forma lenta y progresiva. Se debe evitar la elevación de los hombros y la contractura del cuello y los hombros.

    Por lo general, estos ejercicios se realizan fuera de la producción vocal, trabajando el soplo por sí mismo, aunque deben ir acompañados de un trabajo sobre la fonación del paciente. Al igual que el resto de los ejercicios, los respiratorios deben practicarse de forma regular hasta conseguir una automatización de este tipo de respiración y un buen control del soplo por parte del sujeto.

    Hay muchos tipos de ejercicios para conseguir estos objetivos. Algunos se realizan de pie, otros tumbado o sentado. Algunos de ellos toman el aire pro la boca, ya que durante la fonación, utilizamos la inspiración bucal. Presento a continuación varios ejemplos:

    1. Ejercicios en decúbito supino: pueden realizarse con una mano sobre el abdomen y otra sobre el pecho para observar mejor el movimiento respiratorio, especialmente en las primeras sesiones. Le indicaremos que el vientre se hincha de forma moderada al respirar. El paciente se debe tumbar con las piernas flexionadas.

    Se dividen en tres tiempos: inspiraciones, retención y espiración. Durante la retención no debe haber crispación ni esfuerzo. El pecho no debe elevarse en la inspiración y esta no debe ser sonora.

    1º Inspiración nasal lenta, profunda y regular

    2º Retención de aire

    3º Espiración nasal lenta, profunda y regular

    Este es el soplo abdominal simple. Podemos realizar otros ejercicios variando alguna de sus partes. Se pueden presentar por ejemplo modificaciones en el tercer tiempo:

    • Espiración nasal rápida y continua

    • Espiración bucal lenta y continua

    • Espiración bucal entrecortada (soplos cortos)

    • Espiración alternando nariz y boca

    Podemos aumentar algo la velocidad de la inspiración y modificar de nuevo el tercer tiempo. De este modo el primer tiempo sería una inspiración nasal algo más rápida, la retención continúa igual y el tercer tiempo puede variar las siguientes formas:

    • Espiración bucal en dos tiempos de igual intensidad y duración (esto lo vamos aumentando a 3 y 4 tiempos)

    • Espiración con “F” continua

    • Espiración con “S” cortas

    • Espiración con “F” cortas

    También se puede proponer la inspiración bucal y mantener un control de tiempo aproximado para las tres fases.

    Inspiración bucal, haciendo un sonido “fff” al revés (2 segundos)

    Retención (8 segundos)

    Soplo apoyándose en el sonido “ch, ch, ch”, como de caída de agua (4 segundos)

    el tiempo de soplo se puede ir ampliando hasta 10 segundos a medida que aumenta el control del aire. Si trabajamos con niños, podemos ayudarnos de imágenes mentales par que comprendan el proceso. Por ejemplo decir que el vientre es como un globo que se hincha despacito y se deshincha, o que son olas por las que sube un pato al inspirar, da dos vueltas al mantener y se esconde en el hueco de la ola al espirar.

    2. Ejercicios de pié o sentado: se pueden hacer los mismos que en la posición de tumbado, pero la persona debe colocarse en posición vertical (con la espalda recta). También se les puede añadir movimiento de brazos. Por ejemplo:

    - Durante la inspiración levantar los brazos lateralmente hasta llevarlos a la posición vertical arriba y hacer que las palmas se toquen. En la espiración, bajarlos por el frente.

    - Levantarlos lateralmente hasta la altura de los hombros, llevarlos hacia arriba y hacia atrás lo más posible. En la espiración, bajarlos

    - Poner las manos en la cintura y ponerse de puntillas al inspirar, bajando los pies en la espiración. Otros ejercicios de soplo son los que se realizan con instrumentos como una pajita, una vela, papeles...

    La respiración debe ser costodiafragmática, y la espiración controlada y regular. Con la pajita, se debe intentar hacer burbujas de igual tamaño sin cortar el soplo. Pueden ser pequeñas, medianas o grandes, dependiendo de la presión del soplo. En caso de usar una vela, se trata de soplar sin apagarla. La distancia se irá aumentando progresivamente.

    3. EDUCACIÓN DE LA VERTICALIDAD

    Está claro que los movimientos de extensión y flexión del tronco forman parte de la fisiología respiratoria y de la proyección vocal. Durante el esfuerzo vocal tendemos a la flexión del tronco, con lo que el cuello se tensa, se congestiona la cara y se altera el funcionamiento de la glotis. Los músculos abdominales tampoco puede hacer su función de forma adecuada, con lo que no dan el apoyo suficiente a la voz.

    Hay muchos factores que nos llevan a una postura inadecuada: factores de tipo médico, constitucionales, cargar pesos, alteraciones emocionales...

    Es necesario en muchas ocasiones corregir la postura para que esta llegue a la verticalidad. Para ello, la pelvis deberá estar en su lugar (no inclinada) y la columna debe mantenerse recta, de modo que si trazáramos un eje que dividiera la parte izquierda y derecha del cuerpo, la distribución sería equitativa. Si este eje se traza en el perfil, a lo largo de la línea debe situarse la cabeza y la espalda, respetando sus curvas naturales.

    Para trabajar esta posición podemos de nuevo recurrir a la imaginación, especialmente si trabajamos con niños. Podemos sugerir que la persona es un árbol con raíces muy enganchadas a la tierra (que son los pies), o que son una esfinge que dice “no”. En esa postura recta pero no rígida propondremos movimientos de cabeza o de brazos, que deben ser flexibles, ya que la postura adecuada permite el movimiento libre de los miembros.

    Se puede trabajar la verticalidad de pie o sentado, pero siempre es importante vigilar que no haya rigidez. La dirección de la mirada ayuda a mantener esta postura y es fundamental en la comunicación.

    4. COORDINACIÓN FONORESPIRATORIA

    El aprendizaje de la respiración, debe ir acompañado del trabajo de la emisión vocal. Se trata de aprender a utilizar el aire para hablar. Es decir, de coordinar el uso de la espiración con la voz.

    Se hace a través de ejercicios que dosifican la salida del aire para permitir una fonación cada vez más duradera y sin esfuerzo. También para aprender a utilizar el aire con rapidez y fuerza si necesitamos llamar a alguien o elevar el tono de voz por un momento.

    Comenzaremos con emisiones breves en ejercicios de este tipo:

    - Inspiración nasal - retención - espiración con “s” manteniendo el apoyo del diafragma. Se proponen distintas duraciones de la “s” a medida que se va trabajando, vigilando que no se contraiga el cuello ni se infle el pecho.

    - Inspiración nasal - retención - espiración con vocales

    - Inspiración nasal - retención - espiración con “rrr”

    Estos ejercicios se pueden utilizar también para trabajar la entonación, pasando de los graves a los agudos como si tratáramos de imitar una sirena o utilizando escalas.

    A medida que se consigan logros, se va aumentando a sílabas o combinaciones de vocales y posteriormente a palabras, frases cortas, frases largas y series como los días de la semana o los meses del año. Lo importante es no excederse en la duración de la frase, sino valorar que el aire se administre de una forma adecuada.

    Una vez conseguida la emisión de frases, se pueden utilizar refranes, frases hechas, adivinanzas, para ir pasando ala lectura de poemas. Se puede ir controlando la toma de aire cada cierto número de versos.

    Otro tipo de ejercicios son los preparatorios para la voz de apremio. Comenzarán al igual que los anteriores por sonidos breves de la siguiente forma:

    Inspiración nasal

    Retención

    Espiración fuerte empujando con el abdomen hacia dentro, pronunciando una “s”

    A medida que se produce el aprendizaje, se pasará a sílabas explosivas (pa, pe, pi, to, ca, ...) y por último a palabras.

    Nos podemos encontrar con errores en el ataque vocal, aunque el control posterior del aire sea bueno. Esto se refiere al movimiento de las cuerdas al inicio de la fonación. Hay dos tipos de defectos en este movimiento:

    - El ataque duro o golpe de glotis, es el inicio explosivo de la fonación. El comienzo es fuerte porque se unen con fuerza las cuerdas para separarse de forma brusca. Para corregirlo, se deben hacer inspiraciones rápidas, retener el aire y emitirlo con una presión suave, lenta y regular. Esta emisión se debe hacer soltando un poquito de aire y a continuación el reto mediante un susurro.

    - El ataque blando se da cuando el sonido empieza muy débil y rápidamente coge la intensidad normal. El sonido suele ir precedido de un ruido ligero. Se debe a la hipotonía de los músculos vocales. Para corregirla, se debe contraer el diafragma al inicio de la emisión y se utilizarán los fonemas /i/, /e/ y /u/.

    5. IMPOSTACIÓN

    En esta etapa del tratamiento, se trata de obtener el máximo aprovechamiento de los resonadores naturales. El paciente aprende a dirigir el sonido, estimular la zona palatal y adoptar las posiciones adecuadas de la musculatura blanda.

    Inés Bustos define la impostación como la acción de “colocar la voz en la caja de resonancia a fin de que, con el mínimo esfuerzo posible, se obtenga un máximo rendimiento fonatorio”.

    Para lograr la mayor resonancia posible en la voz, en primer lugar tenemos que localizar el tono óptimo conversacional. Hay varias formas de identificarlo, por ejemplo por medio del sonido de la tos, o de un bostezo, o del asentimiento, o mediante el alargamiento de una vocal en una frase breve. Si nos basamos en la tos, bostezo... debemos asegurarnos de no hacer una demostración al paciente, para que este no imite nuestro tono. Lo mejor es que lo haga de forma espontánea durante la sesión y estemos atentos para captarlo. Una vez identificado el tono, podemos trabajar 3 ó 4 tonos por encima y por debajo en los ejercicios de modulación de la voz. Excepto en la rehabilitación de cantantes, en la que habrá que extenderse según las posibilidades de su voz.

    El paciente debe realizar en ese tono óptimo los ejercicios que le enseñarán a dar la mayor resonancia a su voz.

    Algunos ejercicios son:

    • Emitir una “m” mantenida ahuecando bien la boca por dentro, creando espacio para el sonido. Debe utilizar el soplo abdominal, aunque el movimiento de las paredes abdominales debe ser casi imperceptible. Al hacerlo, se debe fijar en las sensaciones vibratorias que se producen en la cara y en la colocación de los órganos de la boca cuando la resonancia es adecuada (en especial del velo del paladar). El suelo de la boca debe permanecer relajada para poder realizar correctamente el ejercicio, y no debe producirse un ataque vocal duro.

    • Una vez que emite correctamente la “m”, empezamos con las combinaciones silábicas con “m”. En primer lugar la “o” o por la “u”, con lo que el ejercicio sería la repetición de “moom moom moom” o “muum muum muum”

    • Lo siguiente sería la pronunciación más breve y normalizada de estas sílabas (colocar la m y cambiar enseguida a la vocal)

    • Después de impostar con la “m”, puede intentarse con la “n” de la misma manera, para pasar a continuación a la “l”

    • Emisiones de cinco sílabas, sustituyendo la m inicial por “br”, “cr” o “zr” (bra - bre - bri - bro - bru)

    • Algunos cantantes utilizan este primer sonido impostado (mmm o moom) para anteponerlo a frases cortas como apoyo para la impostación de las frases. De tal forma que el ejercicio sería: “mmm, me llamo Pepe, mmm estoy a gusto...”

    • También se pueden hacer combinaciones de vocales en el mismo tono.

    A medida que la voz adquiere resonancia y el esfuerzo se minimiza, podemos empezar a trabajar con el volumen, haciendo ejercicios en que este suba o baje. Hay que vigilar que la técnica fonatoria sea adecuada en todo momento.

    Por último podemos hacer ejercicios que abran paso al aprendizaje de la modulación de la voz, emitiendo sonidos a distinta altura tonal. Podemos utilizar el legato, que consiste en pasar de un sonido a otro en la misma espiración. Se suele hacer con las vocales pasando del grave al agudo sin interrumpir el sonido, o con sílabas. O incluso los mismos ejercicios de impostación citados antes pueden variarse jugando con la variación de notas dentro de los 3 ó 4 tonos por encima y por debajo del óptimo.

    Como cologón, se pueden utilizar canciones sencillas y trabajar la impostación en la voz cantada.

    6. MODULACIÓN DE LA VOZ

    Al hablar utilizamos continuamente variaciones en la altura tonal de la voz, con lo que conseguimos dar expresividad al discurso. La eficacia de la comunicación dependerá en gran medida de las inflexiones, entonaciones, pausas, la dicción... que utilicemos. Los estados de ánimo quedan reflejados de forma clara en la variación del tono.

    Una vez aprendida la técnica vocal, hay que hacer hincapié en este tipo de factores que dan calidad a la expresión

    Para modular la voz utilizaremos ejercicios en los que se pedirá al paciente la expresión de un mismo mensaje con diferentes entonaciones, recurriendo a cambios a la altura de la voz. Lo hará de forma interrogativa, exclamativa, con enfado, con sorpresa, con indiferencia, con timidez, como exigencia, con dudas...

    7. LA ARTICULACIÓN

    No todos los métodos de reeducación trabajan sobre la dicción y la articulación. Los que lo hacen se basan en que la voz hablada debe ir dirigida a que el mensaje oral se escuche y se comprenda bien.

    La dicción, entre otras cosas depende de la calidad del sonido y de la resonancia. Requiere también un movimiento correcto de los órganos articulatorios (labios, lengua, mandíbula y velo del paladar). Se trabaja por medio de la lectura de textos con complicación progresiva y el ensayo de diferentes tipos de discurso. Si es necesario, se utilizarán praxias bucofonatorias.

    También se puede practicar la lectura con un lápiz entre los dientes, la lectura a distintas velocidades o los trabalenguas.

    8. HIGIENE VOCAL

    Debe ofrecerse al paciente a lo largo de la terapia, como un hábito a adquirir y a mantener incluso después del tratamiento.

    Saber cómo y cuando usar la voz es la clave para proteger este importante instrumento. Algunas personas tiene más problemas que otras con la voz, por no hablar de aquellas que la utilizan profesionalmente. En este último caso sobre todo, es fundamental una correcta técnica vocal, unas pautas de higiene vocal y el cuidado de la salud general.

    Entendemos por higiene vocal todas aquellas indicaciones que facilitan la prevención de los problemas de la voz y ayudan a mantenerla sana. El encargado de dar estas pautas y hacer el seguimiento es el logopeda, que deberá tener ene cuenta las características personales del paciente y manteniendo el equilibrio entre el cumplimiento estricto y la tolerancia.

    También entran en juego otros profesionales en esta función de información, como son el foniatra, el otorrinolaringólogo, el geriatra, los profesores de canto y dicción y los maestros.

    Es importante un control periódico para que el paciente sea consciente de la importancia del seguimiento de estas indicaciones.

    Al hablar de indicaciones de higiene vocal, podríamos dividirlas en dos grupos: las que están directamente relacionadas con la producción de la voz y las que mantienen una relación directa.

    FACTORES QUE ESTÁN RELACIONADOS DIRECTAMENTE CON LA PRODUCCIÓN DE VOZ.

  • Hidratación

  • En primer lugar hay que saber que el agua es el lubrificante ideal para las cuerdas vocales. Cuanto más bebas mejor trabajarán.

    Ante este consejo, es frecuente que los pacientes pregunten cuál es la cantidad ideal de agua al día. Para un mejor resultado, es aconsejable incluso, beber agua nada más levantarse por la mañana, porque durante la noche se pierden líquidos. También intentar beber sorbitos de agua a lo largo del día o beber agua cada media hora. En tantas ocasiones como lo pida el cuerpo. Aún así, la cantidad de agua también está en función de la alimentación, ya que las verduras y frutas abundantes, hidratan también nuestro cuerpo.

    Es conveniente evitar todo aquello que pueda deshidratarte, como saltarte las comidas, comer comidas saladas, beber alcohol,... el agua no debe ser ni muy fía ni muy caliente.

    Es bueno mantener por unos momentos el agua en la boca, o hacer gargarismos y vahos para conseguir una hidratación local de la faringe y las fosas nasales.

    A pesar de que exista la creencia de que los caramelos ayudan a hidratar porque aumentan la cantidad de saliva, esto es un error. Por el contrario, agotan las reservas de saliva, produciendo cierta deshidratación. Esto puede suponer un problema en personas ancianas si no beben en cantidad suficiente, ya que su laringe no responde igual que en los jóvenes y su organismo es más lento a la hora de reponer las reservas de saliva.

    2. Alimentación

    También nuestros hábitos alimenticios inciden en la fonación. Es importante controlarla cantidad de comida, evitando tanto las grandes comilonas como la escasez de alimento. Por supuesto, se deben tratar de respetar los horarios de comidas, intentando no saltarse ninguna.

    La temperatura de las comidas debe ser similar a la de la boca, ya que los alimentos demasiado calientes o demasiado frías pueden ser irritantes. En general, las cosas calientes son más perjudiciales que las frías.

    Se deben evitar las grandes cantidades de sal y azúcar, así como la comida picante o los excesos de grasa.

    No debemos pasar por alto el meteorismo, y es importante investigar las causas que lo provocan (ansiedad, alimentos, velocidad al comer...)

    Si existe reflujo gastro - esofágico, deben tomarse medidas para aliviar los síntomas.

    3. Tabaco

    El tabaco es el tóxico más importante de los que dañan el aparato fonador entre otras cosas. A pesar de esto, en algunos pacientes, la dependencia es tan fuerte que necesitan un tratamiento de apoyo para poder dejarlo.

    4. Carraspeo

    Es un hábito frecuente que muchas veces se convierte en un tic. Si es esporádico no tiene importancia, pero en el momento en que se convierte en repetitivo es una agresión continua a los repliegues vocales y los termina dañando. Llega a ser más perjudicial incluso que la tos, por lo que es importante hacerlo consciente e incluso recurrir al apoyo psicológico si fuera necesario para eliminar el tic.

    Hay que tener en cuenta que tanto la tos como el carraspeo pueden ser indicadores de un esfuerzo al hablar que provoca una sensación de malestar o picor en la garganta. En ese caso, es aconsejable una reeducación y una ingesta de líquidos adecuada.

    5. Otros aspectos

    Hay otros aspectos que repercuten indirectamente en la producción dela voz, como son el esfuerzo físico, el sueño, o la salud física y mental.

    Es importante conocer nuestro cuerpo para detectar las tensiones y las limitaciones. El ejercicio físico es beneficioso, siempre que no sea un deporte brusco, así como las actividades que eliminan tensiones (relajación, Tai Chi, pasear, escuchar música melódica...). Debemos tratar de evitar el sedentarismo.

    FACTORES RELACIONADOS DIRECTAMENTE CON LA PRODUCCIÓN DE LA VOZ.

    1. El grito

    Muchas veces abusamos de la voz y gritamos en exceso para compensar las deficiencias vocales o como resultado de tensión emocional. El uso del grito es también frecuente en niños, especialmente durante el juego. Si el grito se produce unido a tensión física o emocional, es perjudicial.

    Debemos tratar de evitarlo, pero en caso de que su utilización sea inevitable, el logopeda puede reeducarlo, entrenando la utilización adecuada del aire y del cuerpo.

    2. El calentamiento de la voz

    Esto debería ser una norma diaria en aquellos profesionales que utilizan su voz como herramienta de trabajo. Es de vital importancia en los cantantes, que lo deben hacer de una forma sistemática, trabajando todas las posibilidades de su voz.

    3. La exteriorización de emociones

    A través de la voz y del sistema fonatorio expresamos nuestras emociones. Las exteriorizaciones más frecuentes que hacemos son la risa y el llanto, que en principio no son perjudiciales. No obstante, si la situación emocional es muy intensa, puede llevar a un cierre extremo en la glotis y un bloqueo diafragmático durante el llanto.

    La risa en cambio, no suele implicar riesgos a menos que sea forzada, porque la actitud corporal mientras nos reímos es abierta y se utiliza el control abdominal.

    DECÁLOGO PARA EL CUIDADO DE LA VOZ

    Resumiendo lo anteriormente dicho, e intentando recopilar todos aquellas normas y consejos que ayudan a mantener una correcta higiene vocal, proponemos una serie de puntos a tener en cuenta. La voz es tan importante, que merécela pena dedicar algún esfuerzo a cuidar de ella.

  • Evitar gritar, chillar o tratar de hablar por encima del ruido ambiental

  • Procurar hablar pausadamente y con una intensidad moderada

  • Evitar aclarar la garganta y toser fuerte carraspeando

  • Proyectar la voz usando un soporte muscular adecuado independiente de la garganta

  • Cuando sea necesario hablar mucho tiempo seguido o en voz intensa o cantar, utilizar siempre el apoyo diafragmático.

  • Hablar en un tono claro y cómodo. Evitar hablar muy agudo o muy grave, dañando el mecanismo vocal.

  • limitar el uso de la voz. En la voz profesional, se recomienda un máximo de 4 horas al día de voz proyectada. Si se requiere más, hay que procurar tener descansos intermedios suficientes.

  • Utilizar el tono óptimo y hablar lo suficientemente algo como para no tener que repetir

  • Utilizar posturas adecuadas. La posición al hablar debe ser confortable, erguida y simétrica, y sin realizar fuerza con el cuello o los músculos de la cara.

  • Respirar adecuadamente.

  • Evitar ambientes secos o poco húmedos, como los lugares con aire acondicionado o con mucha calefacción.

  • Evitar el humo y las áreas polvorientas.

  • Inspirar por la nariz y no por la boca, ya que las fosas nasales son un sistema de filtración natural

  • Evitar el estrés, la fatiga y las tensiones emocionales que puedan afectar a la voz, así como la falta de sueño.

  • Evitar tensar los músculos de la cara, el cuello, los hombros y la garganta.

  • Evitar los cambios bruscos de temperatura

  • Realizar una dieta equilibrada con verduras, frutas, cereales... evitando grandes cantidades de sal y azúcar refinada o alimentos muy picantes.

  • Lavarse las manos a menudo y evitar tocarse la boca y la nariz para impedir la difusión de gérmenes del resfriado. Si coge un catarro, hacer vahos, beber mucho líquido y descansar la voz y el cuerpo. Algunas medicinas pueden afectar a la voz.

  • FAVORECER CONDUCTAS SALUDABLES COMO:

    A. Beber líquidos a lo largo del día, a temperatura ambiente e incluso hacer vahos.

    B. Hacer gargarismo con sustancias no irritantes si hay molestias en la faringe.

    C. Mantener las fosas nasales limpias y libres para poder hacer una respiración nasal.

    D. Descansar después de hablar mucho rato y procurar no hablar en ambientes muy ruidosos.

    E. Llevar una alimentación equilibrada

    F. Procurar buscar momentos para relajarse durante el día

    G. Utilizar el bostezo para relajar la zona faringo - bucal

    H. Buscar la postura corporal correcta en el trabajo y en las tareas cotidianas

    I. Acudir al médico en caso de resfriados no resueltos.

    J. Procurar dormir las horas necesarias.

    INTERVENCIÓN FAMILIAR

    Hemos de intentar cambiar el ambiente en el que se desarrollan los malos hábitos vocales del niño.

    Recomendaciones familiares:

  • Conseguir un ambiente relajado en casa

  • Evitar situaciones de ruidos y gritos

  • Bajar el volumen de la tele, radio... para posibilitar una conversación relajada y sin esfuerzos.

  • Hablar siempre al niño despacio, claro y con intensidad normal

  • No hablarle desde lejos; no llamarle desde otra habitación

  • Conseguir que el niño no grite. Si lo hace, indicarle que se calle y vuelva a hablar con voz normal.

  • Ayudarle a relajarse cuando esté forzando la voz

  • En los casos de voz débil, obligarle a que hable más fuerte

  • Seguir las recomendaciones de los médicos y del logopeda

  • Cuidar los excesos vocales durante las enfermedades que afectan a la voz (resfriados, laringitis...)

  • Evitar ejercicios físicos y juegos que producen acaloramiento y, sobre todo las bebidas frías después de realizarlos

  • Ayudar al niño a que use una intensidad y tono adecuados siguiendo las recomendaciones del logopeda.

  • Conocer las técnicas de relajación, respiración... para poder ayudar al niño.