Alimentos

Derecho Civil de Familia chileno. Obligación alimentaria. Antecedentes. Pensiones alimenticias. Normativas alimentarias. Trabajador social

  • Enviado por: Negrita
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 30 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Índice

I.- Introducción Páginas 3 y 4

II.- Marco de Antecedentes Páginas 5,6,7,8 y 9

III.- Derecho de Alimentos Páginas 10 y 11

VI.- La Pensión Alimenticia Páginas 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25

V.- Rol de un Trabajador Social Páginas 26, 27 y 28

En Tribunales.

VI.- Conclusión Páginas 29, 30, 31

y 32.

VII.- Anexos de Ley nº. 14.908 Páginas 33, 34, 35, 36, 37, 38

“Fija el texto definitivo de la ley no. 5.750, sobre abandono de familia y pago de pensiones alimenticias”

I.- Introducción.

En el presente trabajo de Investigación, realizado para la cátedra Análisis Socio Jurídico, se ha recopilado importante información del Derecho de Alimentos y su objetivo principal es la importancia, de este derecho, para el cumplimiento de las Pensiones Alimenticias.

Este trabajo está enfocado al pago de pensiones alimenticias a los hijos.

La importancia del Derecho de Alimento es de gran

Relevancia, pues sabemos que esta escrito en la Constitución Política Social y Cultural de carácter Universal.

El documento presentado a continuación comienza con el marco de antecedentes, en el cual menciono la ayuda recíproca entre las generaciones familiares seguido por los cambios en la familia, que es el núcleo fundamental de nuestra sociedad. La familia que antaño extendida pasa a ser en la actualidad familia nuclear. Sin embargo en los dos tipos de familia existen deberes y derechos, que sus miembros deben cumplir, como por ejemplo, el cuidado de cada uno de sus miembros.

Se agrega además en este marco de antecedentes, la nueva realidad de las familias, que si bien es cierto, ahora las rupturas conyugales son mas frecuentes, por lo cual impacta a la pareja, a los hijos, y por ende, a la sociedad en su conjunto.

A causa de lo mencionado en el párrafo anterior existe el Derecho de Alimentos, que incluye salud, educación, vestuario y esparcimiento; aunque a veces este derecho es entregado de forma espontánea, hay otras situaciones como las rupturas conyugales, este derecho deja de cumplirse espontáneamente por lo cual debe hacerse valer.

Menciono además en que consiste el Derecho de Alimentos, de acuerdo a lo establecido en la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001. Seguido de Las Pensiones Alimenticias de acuerdo a la misma ley antes mencionada. En que consiste, quienes gozan de ella, en este caso los hijos , los requisitos que deben tener, que pasa si la pensión no es voluntaria, entrega de alimentos provisorio por parte del juez, etc.

Para la recopilación de este material, se hizo uso de diversos libros (Código Civil), buscadores de Internet, documentos del Gobierno de Chile, etc.

Este trabajo finaliza con la conclusión, en la cual plantearé mis comentarios con respecto a las Pensiones Alimenticias en base al Derecho de Alimentos.

II.- Marco De Antecedentes.

Desde un principio la sociedad y los individuos esperan que las relaciones entre sus miembros exista una relación de generosidad y altruismo. La sociedad espera que los pares se ocupen de la crianza y educación de sus hijos y que estos últimos se preocupen de los padres cuando estén viejos e imposibilitados de servirse por su propio esfuerzo. Los más jóvenes ayudan con su trabajo y con sus impuestos a los, niños y a los mas viejos. Se insiste en un principio, “Solidaridad”. Al igual el sentido del Derecho de alimentos, que una forma de hacer exigible incluso usando la fuerza, el pacto generacional en todas las sociedades se establece entre los padres, los hijos de manera recíproca.

Por lo mismo en las sociedades tradicionales existen amplias familias que ligan a sus miembros por varias generaciones, este principio obedece a: “la pertenencia a una familia es una forma de seguro, ya que es la familia la que protege en momentos en los que los miembros de la sociedad no pueden sostenerse por sí mismos. Cuando un miembro de la familia no cumple sus obligaciones, los otros miembros lo suplen o ejercen presiones para su cumplimiento.

En las sociedades tradicionales, en donde existe una separación entre familia y trabajo productivo. Los hijos pasan a ser un seguro contra la vejez, una forma de protección para el futuro.

En las sociedades modernas este tipo de familias están siendo reemplazadas por una mas pequeña, que se constituye por los padres y los hijos , y reaparecen sólo cuando ocurre un eventos que marcan la vida humana; pero no cumplen la función de proteger a sus miembros contra el infortunio. A la cual le llamamos Familia Nuclear.

La familia hoy en día no solo es más pequeña sino también es mas frágil. Las personas y la unión familiar está expuesta a rupturas. Lo que se transforma hoy en un fenómeno socialmente relevante y su progresiva aceptación social. Como consecuencia de ello algunas personas rompen esa unión conyugal que alguna vez establecieron, para establecer otra o simplemente ninguna. Los fenómenos antes mencionados poseen una amplia repercusión Social y Económica.

Las familias monoparentales (las compuestas por un solo padre con sus hijos) en su mayoría suelen estar a cargo de la mujer , la cual soporta la mantención y educación de los hijos. Una situación así transgrede el tratamiento igual, merecen las personas. Lo que se contrapone el mandato del estado de impedir todas las formas de discriminación contra la mujer.

Todo lo anterior señalado, tiene como consecuencia en la actualidad el “derecho de las pensiones alimenticias” que es una forma de justicia distributiva (tienen por objetivo distribuir bienestar entre los miembros de un grupo social). En nuestro sistema legal, las pensiones alimenticias son distributivas: repartir una cierta tasa de bienestar, la que produce un alimentante, entre los varios alimentados y sin exceder en su conjunto, el 50 % de sus rentas. Por lo cual el Juez no debe considerar las cuestiones propias del derecho de daños, excepcionalmente en el caso de injuria atroz, al tiempo de fijar alimentos.

Desde el punto de vista económico los fenómenos de la soledad y aislamiento, produce efectos; al deteriorarse la familia ampliada, y las funciones de protección social que cumplían, las rupturas familiares y la desavenencias provocan efectos que impactan a la pareja, a los hijos y al conjunto de la sociedad. Puede afirmarse que la rupturas familiares empobrecen directamente las personas involucradas y al conjunto de la sociedad. La renta familiar cuyo principal componente, es la remuneración de uno de los miembros, debe ahora distribuirse en mas necesidades. Los hijos ven deterioradas, a veces su educación y se les hace mas difícil el acceso a otros bienes básicos, como la salud, la diversión o esparcimiento. Cuando se empobrecen los miembros mas jóvenes de la sociedad , los niveles generales de bienestar social tienden a disminuir. Por lo que la sociedad deberá resignarse a que una parte de sus miembros está en desventaja o como deberá invertir para que ello no se produzca.

Las rupturas suelen impactar más a la mujer que al hombre. Pues son ellas, en caso de ruptura, son las que quedan a cargo de los hijos, de manera que son las que deben hacer frente cotidianamente a una tarea que correspondía a la pareja.

La sociedad contribuye hoy a la protección a la vejez la cual suele ser productos de sofisticados y amplios sistemas de seguridad social. El número de hijos ya no es un seguro contra los problemas de la edad . La educación de niños y jóvenes, hoy en día es una cuestión en que las sociedades se organizan con prescindencia de la familia y con cargo a rentas generales. Por extendidos que sean los sistemas de bienestar social, no reemplazan la figura insustituible de los miembros de la familia, de la paternidad o maternidad.

La familia cumple funciones asociada a los deberes afectivos, a la transmisión de pautas de conductas de los padres hacia los hijos, y a la socialización en el cumplimiento de las reglas. También se le agrega una función directamente monetaria, que consiste en transferir recursos de los padres a los hijos, para que estos últimos adquieran las habilidades para el desarrollo de su vida. Lo que incluye vivienda, salud, vestuario, educación y esparcimiento. Este es el derecho de alimento, mediante este derecho las sociedades hacen cumplir los deberes de contribución entre los miembros de una familia. Es evidente mencionar que ese deber se cumple muchas veces de forma espontánea, pero al asociarlo con las rupturas de pareja deja, a veces, de cumplirse espontáneamente y es necesario hacerlo cumplir.

III .- El Derecho de Alimentos.

Consiste en el derecho de los hijo/as de ser mantenidos económicamente por su padre y/o madre de acuerdo a su posición social.

Aunque por su nombre pareciera que este derecho sólo comprende la alimentación, es importante saber que además incluye todo lo necesario para que el hijo o hija pueda subsistir, como vestuario, vivienda, educación, recreación, salud, etc.

Ambos padres deberán contribuir a la manutención económica de los hijos/as. Sin embargo, en el caso que la madre no trabaje remuneradamente (dueña de casa), no tiene la obligación de dar estos alimentos, y sólo deberá hacerlo el padre.

Es importante considerar el aporte que realiza la madre por medio de las labores que hace en la casa, todas ellas contribuyen a la manutención de los niños/as aunque la madre no trabaje remuneradamente.

De acuerdo a lo establecido en la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, la madre podrá solicitar alimentos para el hijo/a que está por nacer en el Juzgado de Menores.

A quienes se

IV.- La Pensión Alimenticia

La pensión alimenticia es el monto periódico en dinero, en especies u en otra forma, que debe ser pagado por el padre de los hijos/as, y/o por la madre (cuando trabaja remuneradamente), en todos aquellos casos en que existe conflicto entre los padres y se requiere regular la manutención.

Si el alimentante no da la pensión de alimentos voluntariamente, el que esté a cargo de los hijos , quien generalmente es el que representa a los hijos, puede intentar un acuerdo por escrito con el alimentante para fijar la pensión de alimentos. Este acuerdo, llamado Transacción, debe ser firmado por ambas partes y autorizado por el jefe de la Corporación de Asistencia Judicial o del Programa de Acceso a la Justicia, o por un notario.

Es necesario tener presente que para que la pensión de alimentos establecida en la transacción pueda exigirse judicialmente, en caso de que el alimentante no la pague, se requiere además, la aprobación del Juzgado de Menores, para lo cual es necesario que la transacción señale el monto mínimo de la pensión, el lugar y fecha de pago.

Si el alimentante no da voluntariamente la pensión de alimentos a sus hijos/as, o no es posible firmar un acuerdo, se podrá interponer una demanda por pensión de alimentos en su contra, dando inicio a un juicio por pensión de alimentos.

En caso que el alimentante no pague la pensión de alimentos o su monto sea insuficiente para solventar las necesidades del hijo/a, se podrá demandar a los abuelos del niño o niña, sin importar si sus padres están o no casados.

Puede interponer la demanda el representante de los hijos/as o la persona que los tenga bajo su cuidado, si estos son menores de edad, y los hijos/as por si mismos cuando son mayores de 18 años.

Si los hijos/as son menores de 18 años, se debe interponer en el Juzgado de Menores correspondiente al domicilio de los niños/a o al domicilio del padre, según lo decida la demandante.

Si los hijos/as son mayores de edad, se debe interponer en el Juzgado Civil correspondiente al domicilio de los niños/as o al domicilio del padre, según lo decida la demandante.

Los hijos/as tienen derecho a recibir alimentos de su padre o madre hasta que cumplan 21 años.

También, tendrán derecho a alimentos los hijos e hijas mayores de 21 años cuando:

· Estén estudiando una profesión u oficio. En ese caso tendrán derecho hasta los 28 años.

· Estén afectados por una incapacidad física o mental que les impida subsistir por sí mismos, sin límite de edad.

· Cuando por circunstancias calificadas, el juez considere los alimentos indispensables para su subsistencia, sin límite de edad.

Si se interpone la demanda de alimentos en el Juzgado de Menores no es necesario la representación de un abogado/a, pero para una mejor defensa es recomendable contar con uno/a. Si la demanda se interpone en el Juzgado Civil sí es necesaria su representación. En el caso que no se tenga recursos para contratar un abogado/a, podrá conseguir asesoría gratuita en la Corporación de Asistencia Judicial, el Programa de Acceso a la Justicia, en la Clínicas Jurídicas de las facultades de derecho de las Universidades o en la Fundación de Asistencia Legal de la Familia correspondiente al domicilio de la demandante.

Si el padre se encuentra en el extranjero, también se podrá obtener el pago de la pensión de alimentos, para lo cual se requiere contar con la representación de un abogado/a, para lo cual deberá dirigirse a la Corporación de Asistencia Judicial respectiva.

Se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Se deben acompañar a la demanda todos aquellos antecedentes que permitan demostrar el vínculo de parentesco entre la demandante y el demandado, ya sea a través de la libreta de matrimonio o certificados de nacimiento, en el caso de los hijos/as cuyos padres están casados y sólo con los certificados de nacimiento, en el caso de los hijos/as cuyos padres no están casados.

  • También se deben acompañar a la demanda todos aquellos antecedentes que permitan demostrar el estado de necesidad de los hijos/as y la falta de medios para cubrir sus necesidades. Para esto es conveniente presentar una lista con todos los gastos que implican los hijos/as en alimentación, educación, recreación, vivienda, salud, vestuario, movilización, luz, agua, gas, teléfono, etc.


Es muy importante tener presente que, a partir de la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, al hacer la demanda, si no se conoce el domicilio del demandado (particular o del trabajo), se podrá omitir la indicación de éste e igualmente será admitida la demanda en el tribunal.

Además, en este caso o cuando el demandado no se encuentra en el domicilio señalado en la demanda, el Juez de Menores deberá adoptar todas las medidas necesarias para determinar en el más breve plazo, su domicilio actual.

Sin embargo, aunque no es un requisito para presentar la demanda, es recomendable adjuntar algún comprobante de los ingresos que recibe el demandado, como la colilla de sueldo, boletas de servicios, escrituras de propiedad de casas o terrenos, facturas de autos, etc., lo que facilitará la obtención de la pensión de alimentos.

Después de que la demanda por pensión de alimentos es notificada se citará a las partes (demandante y demandado) a un comparendo, en el que se intentará llegar a un acuerdo sobre el monto de la pensión de alimentos. Si se llega a un acuerdo (llamado Avenimiento), éste debe ser firmado por ambas partes en presencia del Juez, poniéndose así término al juicio.

En el caso que no se llegue a un acuerdo, se deben presentar todas las pruebas que permitan acreditar las necesidades de los hijos/as. También, es importante solicitar al Juez que envíe algunos oficios al empleador del demandado, al Servicio de Impuestos Internos o a la Superintendencia de Bancos, para así conocer sus ingresos.

Además, es importante solicitar al Juez que designe a una Trabajador Social del tribunal, quien realizará el informe social respectivo.

El tribunal debe otorgar alimentos provisorios mientras se tramita el juicio, ya partir la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, en los juicios que se solicite alimentos para los hijos menores del demandado, siempre que exista fundamento plausible del derecho que se reclama, el juez deberá decretar los alimentos provisorios que correspondan, una vez transcurridos 10 días desde la notificación de la demanda.

Se entenderá que existe fundamento plausible, cuando se hayan acreditado el parentesco entre el padre y los hijos (por certificado de nacimiento y/o matrimonio) y el padre no tenga una manifiesta incapacidad para dar los alimentos (por ejemplo esté postrado en cama o en estado de salud grave que le impida trabajar), lo que deberá acreditar dentro de los 10 días.

Es importante tener presente que si el hijo/a no ha sido reconocido por su padre, y se está intentando el reconocimiento en un juicio de reclamación de la paternidad, se puede solicitar alimentos provisorios para este hijo/a durante ese juicio.

La pensión de alimentos siempre debe pagarse en dinero. Se paga en forma de pensión mes a mes, también, puede fijarse en un porcentaje de la renta de la persona obligada a pagar, en UF, UTM o ingresos mínimos o en una cuota fija mensual; en este último caso, el monto de la pensión se reajustará semestralmente de acuerdo al IPC.

Sin embargo, el juez podrá imputar (parcial o totalmente) al pago de la pensión, las prestaciones que haga el padre con ocasión de la educación, salud, vivienda, alimentación, vestuario, recreación u otra necesidad de los hijos (mercaderías, pagos de colegios, etc).

También, podrá imputarse a la pensión de alimentos el derecho de usufructo, es decir, el derecho a usar, gozar y habitar el bien raíz de que sea dueño el demandado. Además, a partir de la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, el demandado no podrá vender ni hipotecar los bienes dados en usufructo sin autorización del juez. La resolución judicial que fija la pensión mediante el establecimiento de un usufructo, servirá de título (fundamento), para inscribir el usufructo y la prohibición de vender e hipotecar en el Conservador de Bienes Raíces. Esto es muy importante, pues sólo con la inscripción en el Conservador de Bienes Raíces se preferirá el derecho que tienen los hijos sobre los derechos que puedan tener otras personas (acreedores del demandado o compradores), respecto de los bienes dados en usufructo.

Esta inscripción podrá ser solicitada por la demandante.

Asimismo, a partir de la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, toda resolución judicial que fije una pensión de alimentos, deberá señalar el monto y lugar de pago ésta.

El pago de una pensión de alimentos ordenada por el Tribunal y que a partir de la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, en el caso que el Juez ordene el pago de una pensión alimenticia por un trabajador dependiente, se establecerá como modalidad de pago la retención por parte del empleador. La resolución judicial que así lo ordene se notificará a la persona natural o jurídica que deba pagar al alimentante su sueldo. El demandado dependiente podrá solicitar al juez, por una sola vez, en cualquier estado del juicio y antes de la dictación de la sentencia, que sustituya , por otra modalidad de pago, la retención por parte del empleador.

Sin embargo, si el alimentante (padre), no cumple con el pago de la pensión, el juez de oficio, ordenará que la pensión se pague mediante retención.

Si el empleador desobedece la orden del tribunal y no hace la retención, será sancionado con multa a beneficio fiscal, equivalente al doble de la cantidad mandada a retener. Además, se le podrá demandar para que pague los montos no retenidos (mediante un juicio ejecutivo).

En caso que sea procedente el pago de indemnización sustitutiva del aviso previo a que se refiere el artículo 161 y 162 y la indemnización por años de servicio del artículo 163 del Código del Trabajo, será obligación del empleador retener la cantidad correspondiente.

El Juez está obligado a otorgar un monto mínimo de pensión de alimentos, ya partir de la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001, en el caso que demande pensión un solo hijo menor de 18 años, el monto mínimo de la pensión alimenticia que fije el tribunal, no podrá ser inferior al 40% del ingreso mínimo remuneracional.

Si solicitan la pensión dos o más hijos menores de 18 años, el monto de la pensión no podrá ser inferior al 30% del ingreso mínimo remuneracional, para cada hijo/a.

Si el alimentante justifica ante el tribunal que no tiene medios para pagar el monto mínimo, el juez podrá rebajarlo.

En todo caso, el Juez no podrá fijar como monto de la pensión de alimentos una suma que supere el 50% de los ingresos del demandado.

Se puede solicitar el aumento de la pensión de alimentos, al cambiar las condiciones económicas, ya sea de la demandante o el demandado. Por ejemplo, si aumentan los ingresos del alimentante o las necesidades de los hijos/as.

Cuando la pensión se ha fijado por avenimiento se puede modificar por un nuevo avenimiento, o bien interponiendo directamente una demanda en un juicio por aumento de la pensión de alimentos.

En el caso que la pensión haya sido fijada por medio de un juicio, se podrá pedir el aumento a través de un procedimiento judicial.

Se puede obligar al alimentante a que pague la pensión de alimentos solicitando al juez que dicte las siguientes medidas:

  • El arresto nocturno (entre las 22:00 hrs. hasta las 6:00 de la mañana del día siguiente) hasta por 15 días. Si nuevamente no paga, el juez puede repetir esta medida hasta obtener el pago del total de la pensión de alimentos adeudada.

  • El arresto (durante el día y la noche) hasta por 15 días, en el caso que el padre no cumpla el arresto nocturno o no paga la pensión de alimentos después de 2 períodos de arresto nocturno. En caso que procedan nuevos apremios, podrá ampliar el arresto hasta por 30 días.

Tanto en el caso del arresto nocturno como del arresto completo, si el alimentante no es encontrado en el domicilio que se señala en el juicio, el juez adoptará todas las medidas necesarias para que el arresto se cumpla.

  • El arraigo, es decir la prohibición de salir fuera del país, el que se mantendrá vigente hasta que se efectúe el pago de lo adeudado. También, se podrá solicitar el arraigo, aun cuando el padre pague la pensión, cuando existan motivos fundados para estimar que se ausentará del país y no deja garantía del pago ordenada por el juez.

  • Que la persona que convive con el alimentante contribuya al pago de los alimentos.

  • Que se constituyan garantías sobre los bienes del demandado que aseguren el pago, tales como hipotecas o prendas; lo que el Juez ordenará especialmente cuando hubiere motivo fundado para estimar que el alimentante se ausentará del país.

  • El arresto nocturno y el arraigo, fueron incorporados a partir de la entrada en vigencia de la ley 19.741, de 24 de julio de 2001. Esta ley también establece, que si el alimentante justifica ante el tribunal que no tiene los medios necesarios para el pago de la pensión, podrá suspenderse el arresto y el arraigo.

Cuando el juez ha decretado dos veces el arresto o el arraigo contra el demandado (alimentante), se podrá solicitar la separación de bienes, ya que partir de la nueva ley de pensión de alimentos Nº 19.741, que entró en vigencia el 24 de julio del año 2001:

  • La cónyuge casada en sociedad conyugal, podrá solicitar autorización judicial, para vender los bienes del marido, de la sociedad conyugal o de ella que administra el marido.

  • Si se solicita al juez la salida de los hijos menores de 18 años al extranjero, porque el alimentante se ha negado a dar su autorización, el Juez de Menores deberá considerar la situación de que el padre no ha pagado la pensión de alimentos.

  • Si el alimentante demanda la tuición de los hijos, el Juez de Menores deberá considerar para privarlo de la tuición, el hecho de que éste no ha pagado la pensión de alimentos.


Si el alimentante , estando obligado a dar alimentos, se retira de su trabajo, ya sea renuncia voluntariamente o por mutuo acuerdo con el empleador, sin causa justificada, después de la notificación de la demanda y no tiene ingresos para cumplir con su obligación, se le apremiará para que pague con arresto, arresto nocturno o arraigo.

V.- Rol del Trabajador Social en Tribunales

El Código Orgánico de tribunales, adscribe en el Art. 457 a los Trabajadores Sociales, el siguiente rol: "Los Asistentes Sociales Judiciales, son auxiliares de la administración de la justicia, cuya función es la de informar al tribunal acerca de los aspectos sociales, económicos, ambientales, educacionales y demás que se les requiera, con respecto a las partes o a los hechos y situaciones que han provocado el conflicto o la conducta irregular de los individuos".

Dicho rol debe compatibilizarse con los:

- Roles determinados por la profesión.

- Roles exigidos por los usuarios y de cuyo ejercicio surge el compromiso profesional.

Es así como se privilegia, en la coordinación y trabajo en equipo, esfuerzos conjuntos para asumir el ser:

- Educador Informal, centrado en dar énfasis a la orientación, capacitación, formación integral.

- Terapéutico Familiar, orientado al tratamiento de relaciones humanas y de comunicación, consejería, terapia centrada en la tarea, afianzamiento del rol de padres, de hijos, de la pareja entre sí, etc.

- Socializador, orientado a colectivizar la prestación y calidad de los servicios, socializando el uso y aprovechamiento de los recursos y redes de apoyo en general.

- Agente de Cambio, al propiciar, participar y dinamizar modificaciones cualitativas, en personas, organizaciones, etc.

- Mediador, propiciando las resoluciones humanas positivas en conflictos interpersonales, afianzando el diálogo, la comunicación, asertividad, etc.

Con respecto a la Acción Profesional, se canaliza, como en todos los Tribunales de Menores, a través de dos instancias:

a) Atención de público en la Oficina del Tribunal, constituido por:

- Consultantes que mantienen causas en el Tribunal (Protección, Alimentos, Tuición, Régimen de Visitas, etc.)

- Personas referidas por Instituciones, Profesionales para consultas de den jurídico y social.

- Demandas espontáneas diversas, que consulta sobre los más variados problemas.

b) Trabajo empírico, cuyo objetivo fundamental es:

- Investigar la realidad de vida y la situación socioeconómica de las partes desde una perspectiva integral y en su propio contexto ambiental y cultural, con fines diagnósticos.

- Mediar situaciones en pro de una conciliación, negociación y avenimiento desde las perspectivas de las materias en que, en aras de las demandas de sus derechos, se involucraron inicialmente en forma contenciosa y que, mediante la adecuada resolución de conflicto, han superado.

Con respecto a los Niveles de Intervención, son de carácter grupal desde el punto de vista que se aborda como sujetos de atención, al MENOR y su FAMILIA.

Es así como se da énfasis a partir de la intervención diagnostica de peritaje, a la consultaría y consejería, la resolución de conflictos, (conyugales, paternos, parentales), capacitación legal, afianzamiento en el desarrollo de procesos interpersonales, etc.

VI.- Conclusión

A modo de conclusión, Chile necesita familias con vínculos sanos, que respeten y reafirmen a sus miembros, que traspasen la cultura democrática y de derechos que se desea para todas y todos los que habitan nuestro territorio. Para ello habrá que poner especial atención en las relaciones intrafamiliares y la situación de cada uno de sus miembros, de manera que ésta unidad sea efectivamente un espacio privilegiado del afecto y del ejercicio de derechos.

Se puede decir que las familias han cambiado y seguirán haciéndolo, probablemente a un ritmo cada vez más acelerado. Esas transformaciones y tensiones que se producen en el seno de las familias, conllevan a rupturas conyugales, en las cuales uno de los padres debe quedar a cargo del o los hijos, en Chile en la mayoría casos es la madre que se hace cargo de los hijos, por lo tanto el padre ya sea espontáneamente u obligadamente debe cumplir con la Pensión Alimenticia.

EL modo de hacer cumplir este Derecho tiene una serie de procedimientos, en el cual Trabajador Social, puede colaborar.

Como futura Trabajadora Social es indispensable tener conocimiento de las leyes que rige nuestro país, además de derechos y deberes que tenemos que tenemos que cumplir. Para que al momento de la Intervención en Tribunales sea óptima.

La trascendencia del TRABAJO SOCIAL EN TRIBUNALES DE MENORES, es señalada en el Código Orgánico en relación con el peritaje diagnóstico, que realiza el profesional y sobre cuyos fundamentos al tenor de los puntos de prueba, que son los ejes de análisis, el juez resuelve.

En Chile se aprobó la Ley que Crea los Tribunales de Familia, El objetivo del proyecto es establecer en todo el país Tribunales de Familia y un sistema de mediación anexo a los mismos, con lo cual se pretende modernizar el sistema procesal de solución de los conflictos de infancia y familia. Se regula un procedimiento más expedito de carácter oral, con particularidades asociadas a los procedimientos más comunes del contencioso familiar (alimentos, violencia intrafamiliar, maltrato infantil, medidas de protección, etc.).

La creación de estos Tribunales de Familia nos abrirá a los trabajadores otro campo laboral en que desempeñarnos, ya que : proyecto de Ley contempla la creación de 60 nuevos Tribunales de Familia que aumenta los jueces de 51 a 250, y que se caracterizarán por la inmediatez y las audiencias orales para llevar las causas. En su segundo trámite constitucional, el proyecto de ley pasa al Senado, y se espera que comience su implementación en julio de 2005.

Para terminar, en la mayoría de los casos de tutela de los hijos, se le otorga a la madre. La Psicología dice que tanto la madre como están en iguales condiciones de criar un hijo. Por lo que al terminar este trabajo me nace una nueva interrogante:

¿Porqué en Chile, en la mayoría de los casos, es la madre, la que obtiene la tutela de los hijos?