Alimentos transgénicos

Biotecnología. Ingenieria genética. Alimentación. Vegetales. Productos manipulados

  • Enviado por: Mer Serra
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Ejercicios resueltos de Álgebra Elemental
Ejercicios resueltos de Álgebra Elemental
Serie de ejercicios resueltos de Álgebra elemental Este curso va ligado al curso actual de álgebra...
Ver más información

Problemas resueltos: Recta tangente a una curva
Problemas resueltos: Recta tangente a una curva
En este curso se resuelve una serie de problemas muy interesantes relacionados con la recta tangente a una curva. Ver más información


Trabajo practico de biologia

Alimentos transgenicos.

Los cultivos transgenicos tienen objetivos como la protección contra insectos que consiste en la habilidad de las mismas plantas en producir la proteína BT que interfiere con el sistema digestivo de los insectos a exterminar, en segundo lugar como escudo contra enfermedades vegetales. Muchas verduras como el zapallo, la papa o el tomate desarrollan defensas contra ciertos virus a recibir pedazos de esos mismos microbios en su célula. En tercer lugar como resistencia a las malezas y herbicidas, muchas plantas modificadas genéticamente tales como el maíz y la soja pueden tolerar un herbicidas como el Roundup que controla el aumento de las malezas.

Los objetivos a nivel económico son poder tener un pie para desconocer acuerdos a nivel de comercio internacional y también usarlo como excusa para establecer barreras arancelarias a las exportaciones agrícolas. Además se podrán bajar los costos de producción, los agricultores gastarán menos y se perderá menos cosecha. El gran motivos que plantean los defensores de los cultivos transgénicos es la superpoblación y la necesidad de alimentarla.

La Comisión Nacional de Biotecnología Vegetal (CONABIA) que es la que asesora a la SAPyA, la SAGPyA es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación que es la experimentación, liberación del medio ambiente y comercialización de las plantas trangénicas y el SENASA es el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria que junto con los otros dos anteriores autorizó la comercialización de cinco cultivos transgénicos, una variedad de soja, tres de maíz, una de algodón. Este permiso demoró seis años e incluyó monitoreo de ensayos y evaluación de la cantidad y seguridad de los alimentos para el consumo animal y humano desde 1991 que se creo la comisión nacional de biotécnica, se entregaron 286 permisos para la experimentación y liberación al ambiente de plantas genéticamente modificadas. Dentro de los principales cultivos que se trabajan genéticamente dentro del país la mitad corresponde a diferentes variedades de maíz, el 16% a girasoles, el 15% a sojas y el resto a distintos tipos de algodón, trigo, tomate, remolacha azucarera y papa. La alfalfa también se Alimentos transgénicos
cosecha ya que con ella se podría fabricar una vacuna.

Estos cultivos son modificados en primer lugar contra el traspaso de la resistencia ya que este puede tener dos consecuencias: una de ellas es que un antibiótico común para la población pierde su efecto ya que estaría siendo consumido a través de las plantas. Otra consecuencia es que ese gen de resistencia se transfiera a una bacteria creadora de enfermedades haciéndola invulnerable. En segundo lugar se trata de hacer resistencia contra los alimentos que podrían tener proteínas que generalmente causan alergias a ciertas personas como por ejemplo la leche. Esto se vincula con el traspaso de genes entra plantas, animales y bacterias.

Los alimentos transgenicos tienen muchos puntos a su favor como por ejemplo que tienen el beneficio de ser resistentes a los herbicidas, insectos y enfermedades. Las semillas OGM son más fuertes y resistentes, su rendimiento es más alto y también resisten al frío, las mazorcas son más grandes y las frutas de colores más intensos. Pero a pesar de estas características favorables pueden tener dos consecuencias una de ellas es que un antibiótico común para la población pierde su efecto ya que estaría siendo consumido a través de las plantas. Otra consecuencia es que ese gen de resistencia se transfiera a una bacteria creadora de enfermedades haciéndola invulnerable. En segundo lugar se trata de hacer resistencia contra los alimentos que podrían tener proteínas que generalmente causan alergias a ciertas personas como por ejemplo la leche. Esto se vincula con el traspaso de genes entra plantas, animales y bacterias. El ciudadano desconfía de estos alimentos ya que su sentido común le indica que se trata de algo relacionado a una bacteria química de altísima tecnología. El ciudadano tampoco sabe qué es lo que come y lo que come tiene cada vez menos sabor. Otro punto es que los pólenes de las plantas tratadas se cruzan con otros de plantas no tratadas y todavía no se conoce el efecto de la cruza entre ambos. A pesar de estas consecuencias no existe ninguna objeción científica hasta este punto Argentina junto a Estados Unidos y Canadá presento una serie de reclamos a Europa debido a la imposición de trabas en el avance de los organismos genéticamente modificados. Estos países plantean que se ponga fin a esta prohibición que lleva cinco años ya que no tiene justificación científica y constituye una barrera comercial.

Existe un protocolo de bioseguridad que tiene como objetivo regular el tráfico de los transgénicos poniendo fin a los problemas que pudieran causar las plantas modificadas sobre el medio ambiente. Se presentó en Colombia (Cartagena) en el 99´. Los que pedían la regulación eran el Reino Unido, África, Asia y fue rechazado por ocho países, entre ellos, Argentina, Estados Unidos, Canadá y Uruguay.