Alicia en el país de las maravillas; Lewis Carroll

Literatura universal contemporánea. Novela fantástica. Narrativa. Maestro. Educación. Pedagogía. Contexto. Biografía. Temas. Argumento

  • Enviado por: Sara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Alicia en el País de las Maravillas

  • - Ambiente histórico-social en el que se escribe la obra:

  • Lewis Carroll refleja en Alicia las características de la Era Victoriana, época en la que vivió y escribió. Son constantes las alusiones los ideales de su época, encarnados en aquellos escritores que rechazaban a los autores románticos del primer cuarto de siglo. Así Dickens, Tennyson o Thackeray eran los autores más representativos.

    Los ideales de la época son principalmente:

    Ideal de progreso: Se vivía un auge total en casi todos los ámbitos: científico (las teorías de Darwin), económico (la revolución industrial), social (un aspecto discutible debido a las penurias de las masas proletarias), tecnológico (el ferrocarril), geográfico (la conquista de la India y los viajes por África de Stanley y Livingstone).

    Espíritu didáctico y moralista: Carlyle y Dickens son autores testigos y denunciantes de una época en la que las injusticias sociales estaban a la orden del día. Gran parte del proletariado tuvo muchas aspiraciones y consiguió obtener una educación general (que incluía leer y escribir) por lo que los autores se sentían educadores de masas. Esto explica el auge del melodrama y de las novelas por entregas.

    Espíritu de descubrimiento y de aventura: Los viajes de Livignstone y de Stanley apasionaban a la población por lo que explica que Carroll haga de Alicia un viaje en el que el lector ve con detalle el mundo ignoto al que se le ha transportado.

    Espíritu religioso: Llega hasta una especie de misticismo en el que se intentan unir los nuevos descubrimientos al acercamiento de Dios.

    La característica esencial de la era Victoriana es el sentido práctico la búsqueda de la realización personal o colectiva, es decir, el sentido inglés del fulfilment o accoplishment.

    Otra característica de la época, tan moral y tan amante del trabajo, es que esta sociedad es la creadora del juego recreativo. Juegos como el Backgammond, el rugby, el crocket o el tenis son puestos de moda y extendidos por toda Europa. Si Carlyle es considerado el apostol del trabajo Carrol es sin duda el apostol del juego ya que es un elemento clave en la historia de Alicia.

    2. - Biografía del autor:

    El autor de Alicia en el País de las Maravillas es el escritor inglés Charles Lutwidge Dodgson, mejor conocido por el seudónimo literario de Lewis Carroll. Fue un matemático y profesor de lógica que llevó sus conocimientos especializados al arte del “nonsense” (sin sentido), y que, al mismo tiempo, escribió una serie de historias para niños que, curiosamente, carecían de la moralidad propia de la época.

    Nació en la casa parroquial de Daresbury, Cheshire, el 27 de junio de 1832. El futuro Lewis Carroll fue un niño precoz y emprendedor, que muy pronto mostró su interés por el teatro, y que duraría toda su vida.

    En diciembre de 1854 se licenció en letras. Sus estudios de matemáticas, se extenderán desde 1855 a 1881. El 22 de diciembre de 1861, el obispo de Oxford, lo ordena diácono de la Church of England. No ejerce el sacerdocio y más tarde llegó a decir de sí mismo que se consideraba “prácticamente un laico”. Sus problemas de tartamudez eran otro motivo por el cual no ascendió a órdenes superiores.

    Su vida pública fue algo vulgar: profesor aburrido y acérrimo conservador, su rasgo más peculiar fue su gran amor pos las niñas (sentía aversión por los niños), amor que fue definido de “enfermizo” por algunos autores. Además le gustaban los títeres, la criptografía y el ajedrez.

    El hombre que soñó Alicia murió el 14 de enero de 1898, en Guildford, Surrey.

    Las obras literarias que le hicieron realmente famoso fueron las de fantasía. Alicia en el País de las Maravillas fue publicado en 1865 y debido a su gran éxito escribió una continuación titulada A través del Espejo, y lo que encontró Alicia allí. Esta obra vio la luz en 1871. Otro de los libros de Carroll que obtuvieron una merecida fama fue La caza del Snark (1876), el poema más largo “nonsense” de la lengua inglesa.

    “Alicia en el País de las Maravillas” inspirado en la amistad que compartía con la niña Alice Liddell, surgió en un paseo en barca con ésta y sus hermanas. Dicho viaje comienza el 4 de julio de 1862 y les acompaña el reverendo Robinson Duckworth, otro reverendo y amigo de Carroll.

    Carroll comienza a narrar la historia una historia una calurosa tarde de verano para acabar con el aburrimiento. Por petición de la misma Alice, el autor copió la historia. Su título provisional era Alice's Adventures Under Ground, estaba escrito a mano, con ilustraciones del propio Carroll y tenía solamente 18.000 palabras. Más tarde, por sugerencia de dos amigos, reescribió y alargó la obra para su publicación.

    John Tenniel preparó las famosas ilustraciones que acompañan a esta historia, a las cuales las consideramos como parte integrante de la obra.

    Carroll nunca llegó a estar satisfecho del trabajo de Tenniel, y, en parte, tenía razón. Tenniel no era un artista brillante, pero difícilmente se hubiese encontrado un ilustrador mejor. Hubiera sido preferible que el mismo Carroll ilustrara el libro, pero sus dibujos eran demasiado estilizados, demasiado “modernos” para la época, y por ello parecían de un aficionado.

  • - Resumen argumental:

  • Tras el paseo rutinario de la tarde, Alicia echa a correr detrás de un conejo blanco parlante y ataviado con vestidos. Cuando llega a su madriguera se da cuenta que ésta es la entrada a un mundo desconocido.

    En él Alicia vive unas aventuras singulares que nos recuerdan a todo lo que vivimos en nuestros sueños. Ella es una niña inglesa de buena educación que no cesa de discurrir e imaginar por lo que no parece asombrarle en absoluto nada de lo que vive. De echo cambia de estatura a cada momento, conoce a múltiples animales, escucha numerosas historias de los personajes y es invitada a extraños eventos y fiestas. Alicia se adentra en un mundo surrealista y onírico del que despierta justo antes de que la Reina de Corazones, esa extraña mujer gritona y dominante, le cortara la cabeza.

  • - Tema:

  • La idea que transmite Alicia es la de trasmitir y reflejar un mundo onírico y surrealista, reflejar lo que todas las personas tenemos dentro de nosotros y de lo que muchas veces nos avergonzamos por considerarlo simple y disparatado. En suma, Alicia en el País de las Maravillas es un cuento realizado con la idea de divertir a la verdadera Alice Liddell, la Alicia por la que Carroll sentía una profunda amistad.

  • - Trama:

  • Alicia esta aburrida en la orilla del río cuando ve que un conejo blanco vestido con un elegante traje va corriendo preocupado por no llegar tarde. La niña decide entonces seguirle hasta su madriguera cuando se da cuenta que ésta es un túnel descendente que parece no tener fin.

    Cuando llega al final descubre una pequeña puerta por la que no puede entrar debido a su tamaño. Esto deja de ser un problema cuando encima de la mesa encuentra un pequeño frasco que le hace decrecer...pero tras olvidar en lo alto de la mesa la llave de la puerta.

    Tras el disgusto la niña descubre un pequeño pastel que le hace crecer de nuevo pero la reaparición del conejo le hace seguirle y posponer el propósito de llegar al otro lado de la puerta, donde había podido vislumbrar un hermoso jardín. Alicia se propone devolver al conejo sus guantes y su abanico (perdidos en el camino al asustarse de la enorme altura de Alicia). La niña empieza a razonar mientras se abanica y se da cuenta de que el abanico es la causa de que mengue de nuevo de tamaño. Éste se ha reducido tanto que la niña casi se ahoga en las lágrimas derramadas anteriormente. En este charco de lágrimas se da cuenta que hay más criaturas extrañas que casi perecen en las lágrimas de Alicia.

    La niña y las demás criaturas realizan una carrera para secarse y mientras tanto la niña conoce las diferentes historias de los animales reunidos. El problema es que Alicia tiene esa ingenuidad infantil que le hace decir todo lo que piensa sin pensar en las consecuencias y eso provoca que los demás le dejen de lado. Cuando Alicia empezaba a sentirse sola de verdad aparece de nuevo el conejo blanco, con prisa y temiendo a la furia de una tal duquesa...El conejo le confunde con su criada y le regaña al ver que ésta no ha ido a casa a traerle unos guantes y un abanico, ya que los que llevaba no sabe dónde están. Alicia corrió asustada sin pensar y llegó hasta una casita en la que ponía en bronce “B.Conejo”. Alicia entró deprisa y sin llamar, no la fueran a descubrir y a echar a patadas. Tras coger del dormitorio los objetos requeridos la niña se fijó en un frasco del que de nuevo pendía un cartel: Bébeme.

    Al hacerlo la niña comenzó a crecer, tanto que no pudo salir de la casa del conejo. Éste al ver que su criada tardaba tanto fue él mismo a su casa para regañarla. Al llegar se queda estupefacto al ver que de su casa salía un brazo por la ventana. Alicia escucha como el conejo llama a un tal Paco al que le manda que quite “eso” de dentro de la casa. Al final escucha como dos voces se pelean por entrar dentro de la casa por la chimenea, siendo el “afortunado” Pepito, el cual recibe una enorme patada de Alicia que le hace salir disparado de nuevo por la chimenea. El miedo de las criaturas presentes hace que se planteen quemar la casa, a lo que Alicia responde desde dentro con un nuevo ataque. Al cabo del rato las criaturas lanzan por la ventana una carretilla llena de pastelitos mágicos, por lo que Alicia mengua de nuevo al ingerirlos. Cuando pudo salir por la puerta corrió hacia un tupido bosque, ya que los demás animales habían comenzado a perseguirle. En el bosque la niña se encuentra con la necesidad de cambiar de tamaño, ya que era tan pequeña que podía ser arrollada por cualquiera.

    En su divagar se encuentra con una oruga azul que fumaba en pipa un poco respondona y maleducada. Tras una conversación de la que Alicia no saca más que un disgusto, la oruga le indica la forma de aumentar de tamaño. Tras ingerir un trozo de la seta colindante y guardarse un trozo para prevenir desastres Alicia recobra un tamaño aceptable.

    La niña llega a un claro del bosque en el que había una casita. Del otro lado del bosque sale corriendo lo que parece un sirviente y la niña se muere de curiosidad por saber lo que pasa. Así ve como un lacayo-pez lee una invitación de la reina a la duquesa para jugar al croquet ante la puerta de la casa. La niña entró dentro al ver que de ella salían volando platos y se asombró al ver en medio de una cocina a la duquesa sentada en un taburete con un niño en brazos sin parar de llorar. La duquesa lo zarandeaba con violencia y le lanzaba improperios de cuando en cuando. Alicia se asombró ante la actitud de la duquesa y observó que en el aire había pimienta, con lo que no podía parar de estornudar. La cocinera no paraba de añadir pimienta a la sopa y el gato de Cheesire le miraba con una gran sonrisa.

    Pronto Alicia se percató del peligro que corría en aquella casa por que la duquesa no paraba de humillarle y la cocinera se dedicaba alanzar todo lo que tenía a su alcance.

    El niño fue el objetivo de la atención de Alicia al ver que las dos señoras no paraban de propinarle golpes, lo que provocaba su llanto desmesurado. Cuando la niña tuvo la oportunidad de tomarlo en brazos decidió salir de aquella casa de locos y comprobó que era difícil mantenerlo, ya que el niño tenía una forma extraña. A medida que caminaba se dio cuenta de que el niño se estaba transformando en un cerdo, por lo que Alicia le dejó libre. Alicia siguió caminando sin rumbo y se encontró con el gato de Cheesire. Éste le indicó el camino a la casa de la liebre de Marzo, donde se celebraba un té entre amigos.

    La niña se encuentra allí con el lirón, la liebre de Mazo y el sombrerero. Pronto se da cuenta de que su celebración es un poco disparatada, nunca dejan de tomar el té y se dedican a contar cuentos sin sentido. Alicia se va un poco enfadada de esta reunión, ya que, a estas alturas de la historia, ha comprobado que las criaturas de este mundo extraño son maleducadas y extrañas, no guardan las formas ni tratan con educación a los demás.

    Tras abandonar a los tres amigos chiflados Alicia encuentra por fin la entrada al jardín que había visto tras la puerta pequeña del principio. Pronto descubre que es un jardín cuidado por unos naipes preocupados por su vida, ya que si la reina no encuentra de su gusto el jardín les mandará cortar la cabeza. Cuando la reina pasa con su corte se queda asombrada ante la aparición de Alicia y le invita a jugar al croquet. La partida resulta ser un fracaso porque la reina tenía que ser la ganadora y los utensilios de juego eran objetos vivos, por lo que costaba trabajo hacerse con su confianza. Además la reina no paraba de condenar a muerte a todos los jugadores por lo que la partida acabó enseguida.

    El gato de Cheesire vuelve a intervenir aquí, apareciendo sólo su cabeza. La reina se enfada y manda cortarle la cabeza, lo que suscita un gran problema ya que no se puede decapitar a una cabeza.

    Alicia es enviada por la reina a ver a la tortuga artificial, un ser muy llorón con cuerpo de tortuga y cabeza y extremidades de vaca. En compañía del grifo Alicia vuelve a vivir una historia disparatada. La niña se enfada ya que ve imposible la realización de ciertas actividades (que las langostas se cojan de las manos y bailen, ya que no tienen manos y con las pinzas se lastimarían) ilógicas e incomprensibles a su parecer.

    Cuando es llamada a regresar ante la reina es para presenciar un juicio contra la sota de corazones, acusada de robar unas tartas. Alicia pronto se percata de que el conjunto de las criaturas presentes (todas las que ha ido conociendo a lo largo de su viaje) están completamente locos y no hacen las cosas bien, como en su mundo. El juicio que presencia la niña es de un nivel superior de majadería, ya que los jurados son totalmente inútiles, la reina se moría por dictar sentencia y el rey se inventaba las pruebas para acusar a la sota.

    Alicia empieza a enfadarse con las autoridades y empieza a replicar (a medida que transcurre la historia Alicia se vuelve muy contestona) a las autoridades. Cuando es llamada a testificar empieza a crecer de nuevo y se va incrementando su enfado...La reina ordenó que le cortaran la cabeza y Alicia, que se sentía más valiente a causa de su enorme estatura, se levantó y amenazó a la reina asegurando que no le podían cortar la cabeza un mazo de cartas... En ese momento Alicia despierta a la orilla del río y se encuentra en el lugar de donde partió. Se encuentra con que las hojas de los árboles le habían despertado al posarse sobre su cara. La niña se apresuró a contarle su maravilloso sueño a su hermana, dando así por finalizada su maravillosa aventura.

  • - Narrador:

  • El narrador de la historia es omnisciente, es decir, que sabe todo lo que le pasa a Alicia por la cabeza, conoce a todos los personajes y es él que los presenta y los acerca o aleja del lector.

  • - Tiempo:

  • El tiempo que transcurre en la narración se corresponde con el tiempo que dura el sueño de Alicia. En la historia no se observan indicadores temporales (si es de día o de noche, horas de comer, de desayunar...de hecho parece que el tiempo transcurre en función de los personajes, es decir, para el sombrerero siempre es la hora del té). Es una narración ágil, casi vertiginosa, lo que nos ayuda a pensar que la historia se desarrolla en tiempo real.

  • - Espacio:

  • El espacio de Alicia no es estable. Carroll se dedica a llevarnos de viaje por su propio interior, por el mundo de los sueños, con lo que el espacio físico es impredecible. La lectura nos lleva a imaginar numerosos lugares: casas de cuento, bosques antiguos, jardines reales, costas rocosas...

  • - Personajes:

  • La narración es sustentada por el personaje principal que es la propia Alicia. Los personajes que continuamente aparecen en la historia son muy secundarios, encargados de introducir a la niña en ese mundo onírico y fantástico.

    Algunos personajes adjuntos son: la reina, la duquesa, el sombrero y la liebre de Marzo, el gato de Cheesire y por supuesto el conejo blanco.

    Los fugaces pueden ser el niño cerdo, Pepito el lagartija, el lacayo-pez...

  • - Comentario crítico:

  • La lectura de Alicia me ha supuesto una agradable sorpresa. Nunca había leído nada de Carroll y me alegro de haberlo hecho de esta forma, ya que nunca antes había tenido conocimiento del funcionamiento de la literatura infantil y juvenil.

    Ante todo, me ha parecido que la voluntad del autor se cumple. La narración es, en sí misma, un cuento destinado a entretener a la niña de sus ojos...pero lo cierto es que me he podido dar cuento de otros muchos aspectos importantes gracias a la edición que ha caído en mis manos. Alianza y sobre todo el traductor, Jaime de Ojeda, han tratado que el lector comprenda a la perfección el mundo onírico y fantástico de Carroll. Gracias a las notas aclaratorias hemos podido comprobar que el autor realizaba grandes esfuerzos por entretener y divertir a Alice y a sus hermanas. El idioma original de Alicia da más juego a la hora de realizar los innumerables juegos lingüísticos, por lo que era necesario añadir al texto parte de la versión original.

    Carroll es un hombre de su tiempo. Sin querer se dedica a ironizar a la sociedad en la que vive, a reírse de sí mismo (se representa como un Dodo debido a su tartamudez) y en algunas ocasiones incluso se mofa de la propia Alicia, la que representa como una niña algo repelente.

    El libro representa un símbolo de la libertad narrativa, recordando en algunas ocasiones a Franz Kafka, sobretodo en pasajes como el del juicio (El Proceso).

    La narración como ya se ha dicho es rápida y trepidante, recordando más aún la idea de locura y violencia que se respira en la lectura.