Alicia en el país de las maravillas; Lewis Carroll

Literatura universal contemporánea. Novela juvenil e infantil. Narrativa fantástica. Imaginación. Fantasía. Argumento

  • Enviado por: ANKa
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas

publicidad

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

LEWIS CARROLL

  • Teniendo en cuenta el artículo de Günter Grass, “literatura y mito”, señala y fundamenta los mitos y arquetipos que se enuncian en Alicia como figuras universales, como fuerzas del inconsciente colectivo. Constata cada uno de ellas y señala la relación analógica que existe con nuestra realidad contemporánea actual.

  • …le parecía muy aburrido y estúpido

    que la vida siquiera su curso normal

    'Alicia en el país de las maravillas; Lewis Carroll'
    Quizás no todos seamos Alicia, pero sin lugar a dudas, todos tenemos algo de ésta. Ese eterno sueño de escapar del lado de la hermana y sumergirnos por la madriguera del conejo, tirarnos a la piscina y convivir con seres de todos los tipos. Creo que todos hemos tenido alguna vez el deseo palpable de volar, de ser otros, de traspasar los muros o detener el tiempo. Alicia los toma todos y nos regala ésta, su aventura.

    No la encierren en la casa del conejo ni pretendan que ella se instale todas las tardes a tomar el té. Tampoco le pidan que nos de una definición muy exhaustiva sobre su persona, lo cual ni ella tiene claro. No es como nosotros, que creemos tener plena certeza de nuestras personas, siendo que somos lo que los demás quieren que seamos. Ella no se engaña y dice simplemente que no lo sabe. ¿Alguien lo sabe? No, no. Ella solo quiere correr al bosque y sentirse segura.

    Las cartas nos muestran por una parte el mundo tal como es. En nuestro mundo todos los valores son convencionales, al igual que las cartas. Todo depende de las reglas, cada uno tiene el valor que ponen. Todo ya está dicho. El juego de la vida al final es tan absurdo como el partido de croquet, y es por eso que me encanta esta imagen y escuchar el grito de Alicia: "¡No son nada fuera de un mazo de cartas!" El mundo tal como nos quieren hacer creer es esto, un simple mazo de cartas. Y yo quiero gritar junto con Alicia. No nos encasillaran en su sistema, no seremos parte de este juego, no dejaremos de vivir nuestras maravillas y siempre correremos al bosque, a buscar la savia de la vida

    Es el personaje que inconscientemente nos invita a la maravillosa aventura. Si, tengo claro que el conejo blanco nunca le hizo una invitación formal a Alicia, no le entregó una carta, ni mucho menos, pero sin su aparición en escena, casi incidental, Alicia no se hubiese visto envuelta en esta maravillosa aventura. Para mi, leer este libro, era seguir a la pequeña, mientras ella seguía al conejo.

    Este para mi constituye el primer tipo: aquel del personaje que nos despierta de nuestro ensueño y nos lleva de la mano a otro mundo. Es la mujer con el tatuaje del conejo en su brazo que llega a buscar a Neo en la película Matrix, son las mujeres que sigue el protagonista de Niebla, es el Jesús que invita a los pescadores a que lo sigan, es esa carta que recibimos, ese ser maravilloso, o quizás esa persona cruel que cambian nuestro mundo, haciendo que les sigamos por sus madrigueras.

    Hoy en día, el conejo blanco se ha extinguido en medio de nuestro progreso. Hoy, quizás sólo sea un simple control remoto, que nos invite a hacer zapping toda la tarde. Hay, eso si, muchos que han suplantado al conejo, y que en vez de llevarnos a un país de las maravillas nos llevan a un país de la perdición. Basta con ver esos avisos de sexo telefónico a 15 pesos el segundo ($900 el minuto), con fotos de chicas, diciendo: ¡llámame!, o las posibilidades de crédito y de “comience a pagaren seis meses”, o el consumismo latente en todos lados, que si no tenemos necesidades las inventa.

    Creo que este personaje es también el arquetipo del hombre moderno, bueno, no tan moderno, ya que está presente en el siglo XIX y debe de estarlo también mucho antes………….Y siguió caminando muy de prisa. Basta con echar un vistazo al “Paseo Ahumada” para darnos cuenta de que este modo de andar constituye casi un estilo de vida: hombres esclavos del horario, del trabajo, de los mandados, que al andar tan a prisa ignoran todo cuanto hay a sus alrededores, el problema de aquellos, es que nunca se preguntan el por que hacen tales cosas, ni se detienen a analizar si ese modo de ser en tan necesario. Quizás, si el conejo se hubiese levantado mas temprano y no hubiese visto “tele” hasta tan tarde, no andaría por consecuente tan a prisa. Imaginarme a este conejo sacando su reloj de bolsillo, es la misma imagen que tengo de este mundo, cuando ahora todos sacan a relucir sus celulares, sus controladores y patrones.

    La reunión que se produce en la ribera del río, el de las lágrimas de Alicia, es tipo de reuniones sociales, grupos de debates, o simplemente un consejo de curso, específicamente, mi 4° K, en donde salen a flote diversos arquetipos:

    El loro engreído, que creía que por ser mayor sabía más que Alicia. Hay muchas personas que enfocan todo con esta perspectiva. El que es mayor sabe mas, o el que tiene mas títulos tiene mas autoridad, siendo que hay otro factor importantísimo, la escuela de la vida, sin la cual, el conocimiento es solo vómito

    El ratón, un personaje para mi inocentón, al tratar de sorprenderlos a todos con su sabiduría, quedando a la postre en ridículo. Como dice el dicho: “Mejor es callar y que sospechen de tu poca sabiduría, que hablar y eliminar cualquier duda sobre ella”.

    El Dido es el personaje opositor, que adopta medidas mas radicales, no solo para ser escuchado, sino que actuando primero que todos. Es un buen líder, aunque presuntuoso: ….y se sentó un buen rato con un dedo apoyado en la frente (como se observa a Shakerpeare a los retratos)

    Para mi esta escena es significante en cuanto a estos personajes. Creo que cuando miro a mí alrededor siempre están presentes. El problema respecto a esto, es que son ellos quienes marcan las pautas mientras los demás guardan silencio, y no por que sean estos los más capacitados, sino por que los demás se han acostumbrado a estar siempre esperando a que los guíen. Son los curas y bachilleres de nuestro tiempo, los que desprecian la opinión de los niños, cuando estos a veces tienen más razón que nosotros. El ratón ha ascendido mucho en el poder, hablando bonito, pero en el fondo diciendo solo burradas. El loro ha puesto sobre la mesa todos sus títulos y nos ha dejado con la boca abierta y el Dido ha adoptado una imagen de sabio, poniendo alrededor de si un campo de invulnerabilidad. En el inconsciente colectivo nos acostumbramos a ser guiados por ellos, aunque la carrera no tenga sentido.

    “¡Todo el mundo ha ganado!”(Es la respuesta que da el Dido cuando finaliza la carrera) Este es para mí, un grito de denuncia, el mundo y el mito de la utopía. La simpleza y la superficialidad: se acabó la carrera, la loca carrera, la sin sentido, no importa lo que hagas ni lo que tengas, si eres pobre o rico, si te han pisoteado o humillado, al fin y al cabo, todos hemos ganado, y si no lo crees, “Piensa positivo”. Es el grito se desconsuelo de Aldous Huxley en “Un mundo feliz”. Todos somos de todos y para todos, si hay problemas toma un poquito de soma y listo, no importa si eres alfa, delta o epsilon, en este mundo somos todos felices, ¡Todo el mundo ha ganado!”. En nuestro mundo actual eso es precisamente lo que quieren que creamos. Nos ponen sobre la mesa distintas distracciones, el soma, para que nos olvidemos de todo y seamos simplemente felices. Los políticos hacen lo mismo, pan para hoy y hambre para mañana. Que importa la delincuencia y el desempleo, si tenemos una playa en la capital.

    La oruga. Es para mí un extrañísimo personaje. A primera vista, es como la antítesis del conejo: relajada, aprovechando una rica tarde en compañía de un cigarro y esperando que la vida simplemente pase. Creo yo más bien, que la oruga no es solo eso, sino que también juega un papel primordial en la comprensión que tiene Alicia de su estado. Al responder el cuestionario que la oruga le formula, Alicia nos sorprende con su conclusión: Al menos puedo decirle quien era cuando me levanté esta mañana; pero creo que me deben haber cambiado varias veces en el día. Y luego la oruga le da un simple consejo, pero no por eso menos importante: que tenga paciencia. Quien está hablando de paciencia!! La reina de la metamorfosis, la que pronto se convertiría en mariposa. Por eso sabe que es importantísima la paciencia, por que los cambios ocurrirán si o si, que Alicia crecería de todos modos. Estuve leyendo algunos análisis de esta obra, los cuales dicen que la oruga es simplemente la antítesis del conejo, o que es alguien que no se preocupa de nada. Que no se preocupe de nada, a mi modo de ver, es que no se preocupa de lo que los demás se preocupan, lo que no significa que no se preocupe de nada. Está como dice una canción de Fito Páez, Al lado del camino...... fumando el humo mientras todo pasa. La oruga se aburrió de estructuralismos y observa todo desde su hongo, al lado del camino, y está precisamente allí para guiar a esta pequeña que no sabe que hacer para seguir su rumbo. Y mas encima, le da algo así como un remedio, “que coma del hongo” lo que sirve a Alicia en el resto de la historia. No es casualidad, tampoco que la oruga aparezca justo en medio de la historia, no al principio ni al final. La oruga pasa entonces a convertirse en un sabio irónico, que parece no entender pero que entiende todo, y sólo dice, ten paciencia! Es como el Gandalf que guía a Frodo en su aventura por el anillo. En nuestra realidad representa a aquellas pocas personas que se apartan de la estúpida “realidad”, que se sacan los audífonos y las vendas y simplemente fuman un cigarro al lado del camino.

    El hongo del que come Alicia, creo que está bastante presente en el inconsciente colectivo. El la fuerza religiosa, sobrenatural e inexplicable a la que recurrimos cuando nos enfrentamos con problemas que no están acorde con nuestra estatura. Como cuando David se enfrenta al gigante Goliat. Éste come de su hongo y le pega en la frente, derribándolo ,y, en el caso más cercano, cuando Alicia se enfrenta a distintas situaciones, come del hongo para tener el tamaño que necesita. Toda persona necesita comer de algún hongo, y esto se llama fe, ya sea en Dios, en el tarot o fe en uno mismo. Esto viene a constituir un tipo de los amuletos que acostumbramos utilizar cuando nuestras limitaciones nos complican. Hoy en día la gente consume muchos tipos de hongos: psicología, religión, drogas, etc., para crecer o “achicarse” según sea la necesidad.

    En el mundo actual el gato es como un padre sabio, o como un profesor que guía a sus alumnos o simplemente alguien que nos ayuda cuando mas necesitamos, o Dios. Es el arquetipo del sabio que ya ha recorrido muchos caminos y que se ríe de la curiosidad del joven, por que es la misma que sentía él un día. Me imagino a un anciano diciendo: ay chiquillo, ay chiquillo!! Todas las personas nos preguntamos en algún momento hacia donde ir y nos molesta la lógica del gato, absurda pero innegable, mas éste no se urge y desaparece dejando su sonrisa

    Cuando Alicia se encuentra al gato de Cheshire, mantiene una conversación un tanto curiosa: “¿Me podrías indicar hacia donde tengo que ir desde aquí?” pregunta Alicia.”Eso depende de a dónde quieras llegar” responde el gato. “A mi no me importa demasiado a donde”-“En ese caso, da igual hacia donde vayas”-“Siempre que llegue a alguna parte”-“¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo bastante”. A Alicia le pareció que esto era innegable y es cierto, parece una conversación algo absurda. El gato es una especia de Dios, aparece y desaparece cuando quiere, sin darnos cuenta puede estar presente a nuestras espaldas. En el capitulo del juego de croquet, vemos que el gato está también por sobre los reyes, y que se niega a hacerles reverencia. Ellos deberían reverenciar al gato, y no Dios a ellos. Incluso tienen el atrevimiento de querer cortarle la cabeza, como muchas veces queremos matar a Dios y sacarlo del mapa. Tengo la impresión de que el gato aparece en nuestras vidas justo en el momento en que mas nos cuestionamos. Cosas como, ¿que sentido tiene la vida? Muchas veces son preguntas que nos hacemos y el gato nos diría, la vida tiene un solo sentido: hacia delante. Ya, la tengo, esta es la idea que representa el gato: un cable a tierra, lo que reafirma la idea del gato Dios. A veces nos apoyamos mucho en nuestras ideas y creemos saberlo todo, pero es obvio que si caminamos, paso a paso, llegaremos a algún lugar. O como dice Salomón: no hay nada nuevo bajo el sol. La quinta pata del gato simplemente no existe, y eso es lógico, la vida no es tan complicada, todos estamos locos.

    ¡Ahora siempre son las seis! Esta escena nos lleva a lo absurdo y patético de la vida en muchas de nuestras costumbres. No nos fijamos en cosas esenciales como el amor y la relación con los demás y nos centramos en cosas tan vanas como tomar el té.

    La vida se vuelve entonces rutinaria y repetimos todos los días lo mismo, caminamos por las mismas calles, saludamos a la misma gente y cuando esto nos cansa, en vez de erradicarlo, volvemos al comienzo de la mesa. Incluso puede haber gente durmiendo cerca de nosotros y eso nos da igual. Alicia se convence así de que está en un país de locos, tal como le dijo el gato de Cheshire. Aquí se produce un choque generacional: los convencionalismos versus el deseo infantil de cosas nuevas, sin limites impuestos. Alicia se siente ofendida por todo esto y decide irse.

    El tópico del eterno retorno se hace presente ahora en la historia: Alicia vuelve al largo hall donde había llagado al principio.

    Cinco, Siete y Dos parecen tipificar a la persona “chanta”. Cometen un error y pretenden engañar a su jefe pintando las flores de color rojo. Las excusas aquí florecen y los pretextos también. En nuestro mundo los vemos por doquier y me miro a mi mismo y encuentro bastante semejanza. Trabajamos solo cuando está el profesor en la sala y cuando nos equivocamos, tratamos de poner un parche sobre el error. Basta con recordar un ejemplo familiar: cuando vienen visitas a casa y escondemos la basura bajo la alfombra, pintamos las flores.

    La Reina y la Duquesa son formas de absolutismo. La Duquesa toma del brazo a Alicia y desea conocer sus pensamientos, luego habla con respecto a las moralejas, todo tiene moraleja y también trata de mostrarse de acuerdo a todo lo que dice la pequeña. Está como se dice, dónde calienta el sol y trata de imponerse sobre Alicia: Pensando otra vez ¿eh? - Preguntó la duquesa-..........Tengo derecho a pensar- dijo Alicia con cierta aspereza, pues estaba empezando a preocuparse. Es ese derecho, no un privilegio, el de pensar, lo que muchas veces quieren negarnos y muchos intentan imponerse sobre nosotros, mientras pueden, por que después llega la Reina y está también por sobre la Duquesa. Sentí rabia frente a la Duquesa, por ser de la clase de personas que abusan mientras pueden, como aquellos con algún cargo intermedio que explotan a quienes tienen a cargo, sin que el jefe muchas veces lo sepa. La Reina, por su lado, es la máxima autoridad, es una Diosa Sol: Cualquier persona que se atreviera a pensar distinto a ella, o que tuviera otra visión de las cosas, debía ser decapitado. La Reina, como muchas personas se cree dueña absoluta de la verdad. Es la intolerancia plena y ha tomado el papel de juzgar a las personas. Nunca vemos que ella escuche las razones de los demás, para tratar de comprender por que hacen o dejan de hacer las cosas, el veredicto es siempre el mismo: ¡Que le corten la cabeza¡ Cortar la cabeza es la completa anulación del ser, es desconocer su identidad sus derechos, es mirara la persona hacia abajo, es limitarla y condenarla. Lamentablemente la reina no tipifica a un grupo reducido de personas, sino que todos hemos actuado así alguna vez. En vez de tratar comprender a las personas y ponernos en su lugar, distamos la sentencia: ¡Que le corten la cabeza¡

  • ¿Podemos considerar a la novela de Alicia perteneciente al género maravilloso, y por excelencia al mundo imaginario? Fundamente.

  • Podría decirse que la novela Alicia pertenece al género maravilloso, simplemente por desarrollarse en el país de las maravillas, lo cual podría ser quizás un argumento suficiente.

    Me gustaría citar aquí, algo que me encantó, y que refleja el sentir de la pregunta, dicho por la propia Alicia:

    “Me acuerdo cuando leía cuentos de hadas y me parecía que nunca podían ocurrir cosas como aquellas. ¡Y aquí estoy yo en medio de una aventura completamente mágica¡…... Debían escribir un libro sobre mi”

    En medio de un mundo materialista, nos parece al igual que a Alicia, algo imposible vernos envueltos en un mundo maravilloso y si llegara a sucedernos intentaríamos esfumar esas “ideas” de nuestra mente. Es por eso que me gusta esta novela, por que los elementos maravillosos llegan a escena sin romper la coherencia y la estabilidad del mundo, y a los ojos de Alicia, esto es lo mas normal:

    “..cuando de pronto pasó corriendo junto a ella un conejo blanco de ojos rosados. En eso no había nada de tan extraordinario, ni Alicia pensó que fuera nada insólito oír al conejo que decía para si: Oh, Dios voy a llegar tarde¡…(Cuando después lo pensó se le ocurrió que aquello debió asombrarla, pero lo cierto es que en ese momento le pareció lo más natural del mundo)

    De las definiciones del mundo maravilloso, me gusta aquella que dice que la magia es regla y si Carroll se guió por algo, no fue precisamente por los convencionalismos, ni se dirigió a estudiar los clásicos, sino que tomó su sombrero y sacó de él todos los elementos para formar el país de las maravillas: un conejo con reloj, un gato sonriente, unas cartas y su reino, personajes locos de remate, una niña que cambiaba constantemente y los personajes mas maravillosos que se pueden imaginar. La magia no es un intruso, sino que es el elemento esencial para crear lo creado. No destruye el mundo, sino que lo complementa

    Para hablar de la la plenitud de lo imaginario, me tomo del término el sinsentido. Crea esta novela un mundo de sinsentidos, de absurdos, donde las reglas no valen y la imaginación domina. Ésta, eleva a emblema irracional la lógica, convirtiendo las aventuras de Alicia en un ejemplo de la libertad absoluta de la mente.

    Y si hablamos de reencantamiento, esto respaldaría mas la idea de lo maravilloso de la obra. El mundo de Alicia no se quiebra, ni a ella la desestabiliza, sino que la reencantan. Ella vive palmo a palmo con la magia y va descubriendo un sinnúmero de elementos a medida que avanza la trama. Lo sobrenatural no la espanta, sino que la motiva a beber todo lo que encuentra a su paso y explorar cada rincón de ese mundo. Lo sobrenatural no la espanta, la reencanta. No rompe sin coherencia, es algo normal.

    Que sea maravilloso va de la mano con la benignidad. El milagro no asusta, sino que se acepta como un hecho normal y el desenlace es fácilmente feliz

    Tan ricamente maravillosa es la novela, que Alicia termina acostumbrándose del todo a lo sobrenatural. Vive por decirlo de alguna manera, en medio de los dioses y conversando con ellos cara a cara: …le parecía muy aburrido y estúpido que la vida siquiera su curso normal. Y que estúpido sería que la vida siguiera su curso normal, sin milagros, sin sorpresas, viviendo en la comodidad de la rutina, del hoy como ayer y mañana como hoy……………..que estúpido sería que la vida siguiera su curso normal!!