Alicia en el país de las maravillas; Lewis Carroll

Literatura universal contemporánea. Narrativa y novela infantil y juvenil. Fantasía. Imaginación. Argumento. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad

Alicia en el país de las maravillas; Lewis Carroll

Titulo original: Alice´s Adventures in Wonderland

Autor: Lewis Carroll

Prólogo: Jaime de Ojeda

Todo comienza cuando Alicia, nuestra protagonista, se queda dormida en las piernas de su hermana y comienza a soñar. Cuando llega a una habitación, encuentra un frasco en el que se lee: “Bébeme ”, pero lista ella mira a ver si por algún sitio pone veneno. Es bastante gracioso y más cuando explica que un hierro rojo quema y si alguien se corta luego sangra. En estas líneas el autor nos enseña como aprendemos las cosas los humanos cuando somos pequeños y también algunos animales, como dice el refrán: malmetiendo. Si vemos que algo nos hace daño lo probaremos otra vez, pero luego sabremos que no nos conviene.

Al final bebe del frasco y se hace muy, muy pequeñita, pero no puede abrir la puerta porque se ha olvidado la llave y comienza a llorar, se enfada consigo misma por llorar y se hecha la bronca. Creo que la gente generalmente también se da consejos. Por ejemplo cuando sabes que estás llorando, riendo o haciendo algo malo, yo siempre me digo: venga, vale. Aunque por otra parte no puedas parar. Creo que eso tiene algo de bueno porque de esta manera sabes, si sabes hacer, lo que debes hacer. Es decir si yo no estudio y me digo: Ba...! No estudio, total...! En cambio se me digo: venga, estudia... Sé que pienso correctamente porque es lo mejor para mí y aunque no lo haga tengo la conciencia tranquila porque sé lo que debo hacer.

Los poemas “Ved cómo la industriosa abeja...”, “sois viejo padre Guillermo” o “Es la voz del Hagarán” los recita mal, porque como dice Jaime de Ojeda, autor del prólogo, en las notas es una parodia de los poemas y libros que tenían que aprender en la escuela, ya que estos poemas eran de carácter moralizante y educativos.

Al comenzar a abanicarse empieza a menguar y cae en el charco que había formado al llorar. Y se dice: “Ahogándome en mis propia lágrimas” ”Eso sí es una paradoja”. Creo que no es tan extraño ahogarse uno en sus propias lágrimas, literalmente sí, pero morirse de pena o caer en una depresión es muy parecido a ahogarte en tus propias lágrimas y más de uno se ahoga.

Cuando van a la orilla del charco de las lágrimas de Alicia, el loro dice: “tengo más edad que tú y por tanto sé todo mejor que tú” Esta frase no tiene lógica: no por ser más mayor eres más sabio. Pero hay gente que cree saber más que tú por ser más mayor, no creo que sea cierto ya que la sabiduría no es algo que crezca con la edad, la sabiduría crece por otros factores: la inteligencia, los estudios, la educación, las experiencias vividas..., pero no solo por la edad.

Encontró ¿qué?” preguntó el Pato “Encontrando-lo” repuso el ratón “sabe lo que lo quiere decir ¿no?” . La frase del ratón creo que dice poco en su favor, ya que tampoco creo que el ratón sepa lo que lo quiere decir. Es una típica cosa que dice la gente cuando no quieren quedar mal, porque no saben muy bien lo que dicen, y así hacen quedar mal al otro. En este mismo pasaje, el ratón cuenta una historia, que a Alicia le parece que tiene forma de cola, porque el ratón había dicho que tenía mucha cola. Creo que es algo parecido a una pregunta planteada en clase de las imágenes mentales: ¿la imaginación va unida al pensamiento?.

Creo que todos los animales que aparecen en Alicia, el ratón, el pato, el conejo, la oruga..., son críticas a personas reales, a personas que hay por el mundo, gente como la oruga, que parece que no le importa nada, como la paloma que piensa que todos son malos y que todos van contra ellos, como el conejo, un simple “mandao”, como el loro que por ser más mayor se cree que es más listo. Como el lacayo sapo: personas con el lema “haz lo que se te antoje” a mi me da igual.

Está muy mal cuando Alicia tiene al niño de la duquesa en sus brazos, se convierte éste en lechón dice Alicia: ”...se habría convertido en un niño espeluznantemente feo...” y después se puso a pensar en todos los niños que sabía que les sentaría bien convertirse en lechones” Creo que ningún niño o niña se le puede despreciar tanto como para decir de él, que más valdría que se convirtiera en cerdo que no en persona, ya que por muy feo y tonto que sea una persona siempre es persona.

Cuando Alicia se encuentra al gato de Cheshire, mantiene una conversación un tanto curiosa: “¿Me podrías indicar hacia donde tengo que ir desde aquí?” pregunta Alicia.”Eso depende de a dónde quieras llegar” responde el gato. “A mi no me importa demasiado a donde”-“ En ese caso, da igual hacia donde vayas”-“Siempre que llegue a alguna parte”-“¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo bastante”. A Alicia le pareció que esto era innegable y es cierto, parece una conversación algo absurda pero todo lo que dice el gato es verdad, según Jaime de Ojeda, es uno de los pasajes más citados en los libros científicos, ya que ha servido para ilustrar el contraste entre la realidad informe de la materia y el carácter intencional que tiene toda ordenación lógica. No entiendo lo que quiere decir esto, pero como he dicho antes todo lo que dice el gato es innegable que si no sabes dónde ir da igual donde vayas, puesto que siempre llegas a alguna parte se caminas lo bastante.

Pero lo que no estoy de acuerdo porque no le veo ninguna lógica es que el gato está loco porque cuando está feliz ronronea y cuando se enfada mueve la cola, al contrario de las perro. No son argumentos suficientes ni buenos.

Cuando Alicia está con el Sombrerero Loco, la Liebre de Marzo y el Lirón, la Liebre le dice: “debieras decir lo que piensas” y Alicia responde “¡ Si eso es lo que estoy haciendo! Al menos..., al menos pienso lo que digo..., que después de todo viene a ser la misma cosa ¿no?” “¿La misma cosa?¡De ninguna manera!” Niega el Sombrerero. Y el ejemplo más claro lo pone el Lirón “No es lo mismo decir respiro cuando duermo que duermo cuando respiro” No es lo mismo p ­­ q, que q p, ¿no? ¡Lógica!

De este mismo capitulo también me ha gustado cuando la Liebre de Marzo le dice a Alicia: “Sírvete un poco más de té”y Alicia replica “Si todavía no he tomado nada, de forma que no podría tomar más””... no podrás tomar menos -aclara el Sombrerero- siempre es más fácil tomar más que nada” Me ha gustado porque, aunque parece que el Sombrerero lo hace por fastidiarla, en el fondo es verdad, nunca se puede tomar menos de nada, pero sí algo más.

Alicia llega al jardín de la Reina y no le tiene el menor respeto, y en cierto modo lo entiendo, ¿cómo puede ser una persona tan maleducada, grosera, antipática... etc.? A personas así, no se les puede tener respeto porque ellas tampoco lo tienen, todo el rato está diciendo: “¡qué le corten la cabeza!¡Qué le corten la cabeza!” . Es gracioso cuando pregunta: “¿Han perdido sus cabezas (los jardineros)?” “Sus cabezas se han perdido”. Y es cierto, se pierden las cabezas y el cuerpo, ya que no los encuentran.

Cuando quieren decapitar al gato, el verdugo se da cuenta que “tan imposible es cortar una cabeza sin cuerpo como decapitar a un cuerpo sin cabeza” mientras que el rey argumenta que “todo lo que tuviera una cabeza podía ser decapitado”. Lo que dice el rey es cierto, pero tiene más sentido lo que dice el verdugo, ya que al decapitar se corta la cabeza, pero si solo tiene cabeza y no tiene cuerpo ¿cómo lo van a decapitar?

Cuando Alicia habla con la duquesa, ésta le dice: “todo tiene su moraleja, si tan sólo sabe uno descubrirla”. Creo que esto es cierto, ya que de casi todo lo que se dice y se hace, se puede sacar algo provechoso, aunque tampoco se puede sacar moraleja de todo lo que se dice como hace la Duquesa.

El rey como puede apreciarse en este fragmento, no es ni la mitad de malo que la reina, es más creo que el rey obedece a la reina y que pocas veces le llevaría la contraria, es de esas personas que por no quedar mal, siempre te dan la razón aunque no lo tengas. Igual que la Duquesa, que cuando Alicia le dice que la mostaza es un mineral, asiente dándole la razón y cuando Alicia dice luego que la mostaza es un vegetal, está completamente de acuerdo con ella. A estas personas no las entiendo, cambian de parecer cuando les conviene, según estén con algunos o estén con otros. Aunque a veces cambias de opinión por los argumentos, no puedes ser siempre una veleta.

No he sacado nada de la parte en que Alicia y el Grifo van a ver a la Tortuga Artificial y esta les cuenta su historia y cantan y bailan “el baile de la langosta”.

El juicio creo que es una crítica al sistema judicial, ya que el rey tenía muy claro que la sota había sido la que había robado las tartas, y el testimonio del Sombrerero no sirve para nada, sólo para que se arrastre ante el rey y la reina y para imponerse ante el público.

Hasta aquí mi reflexión. El libro me ha gustado mucho, aunque de algunos pasajes no he podido sacar provecho ha sido un placer leer el libro.