Algas y hongos

Organismos vegetales. Reino protoctistas. Nutrición autótrofa y heterótrofa. Unicelulares. Micelio. Esporas. Tiplogía. Utilización

  • Enviado por: Fray
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Solucionario del Álgebra de Baldor
Solucionario del Álgebra de Baldor
Por fin encuentras el solucionario de los problemas de Algebra de Baldor en video!!. Tareasplus te ofrece este...
Ver más información

Probabilidad y Estadística
Probabilidad y Estadística
En este curso de Probabilidad y Estadística estudiamos dos áreas fundamentales del conocimiento: La...
Ver más información


Hoy en día, la comunidad científica ha admitido clasificar todos los seres vivos en cinco reinos, de los cuales tres incluyen organismos vegetales. Estos son el Reino Protoctistas, que comprende el grupo de las algas, con unas 40.000 especies, que no tienen categoría taxonómica en la actual sistemática; el Reino Hongos, que agruparía unas 100.000 especies diferentes, y el Reino Plantas (llamadas también Metafitas), en el que aparecen unas 270.000 especies entre musgos (24.000), helechos (16.000) y plantas con flores (230.000).

La diferenciación entre estos tres reinos se muestra en este esquema:

-CON CLOROFILA

Nutrición autótrofa Cuerpo talo (en multicelulares)

Sin tejidos R. Protoctistas

Cuerpo cormo

Con tejidos Reino Plantas

-SIN CLOROFILA

Nutrición heterótrofa. Cuerpo talo (en multicelulares). Sin tejidos Reino Hongos

Cada reino presenta tal diversidad que dentro de él se pueden establecer, a su vez otros tipos de categorías o taxones denominados divisiones. Nosotros nos quedaremos con la divisiones dentro del reino protoctistas y del reino hongos.

Reino Protoctistas

En este reino, sólo algunas divisiones incluyen especies vegetales, las que anteriormente pertenecían al grupo de las algas, cuyas células tienen pared celular y cloroplastos con clorofila para realizar la fotosíntesis, por lo que su tipo de nutrición es autótrofa. Este grupo comprende organismos unicelulares y otros multicelulares que poseen un cuerpo de organización talofítica. En algún estado de su desarrollo presentan células con flagelos.

De todas ellas, solamente algunas tienen interés desde un punto de vista económico, siendo las más importantes en este sentido las que aparecen en este esquema:

ALGAS

DIVISIÓN

De color verde. Con clorofila

Clorofitas

De color pardusco. Con clorofila y fucoxantina

Feofitas

De color rojizo. Con clorofila y ficoeritrina

Rodofitas

Clorófitos:

Predominan en ellos los que viven en agua dulce, pero también los hay marinos, y otros que habitan en sitios húmedos; muy pocos son parásitos de otros vegetales, y abundan en cambio los que entran en la constitución de líquenes en simbiosis con hongos. Su carácter principal es la clorofila, que existe en ellos sin asociarse a ninguna otra materia colorante. La clorofila se presenta en cloroplastos. La reproducción es muy variable, pero puede decirse que es siempre sexual.

Este tipo de alga no tiene aprovechamiento niguno, ya sea para consumo directo como para extraer principios activos con los que elaborar productos artificiales. Sin embargo, las clorofitas son muy apreciadas por los acuariófilos.

Feófitos

Son, en su mayor parte, algas marinas, caracterizadas por su color pardo, producido por un pigmento llamado ficofeína. Sus células contienen, además de clorofila, ese pigmento, y sus membranas de envuelta tienen cierta tendencia a jaleificarse. Son de gran importancia por su número y aun algunas por sus aplicaciones industriales.

Las algas pardas se utilizan como fertilizante y como un ingrediente del alimento del ganado. El ácido algínico encontrado en las laminarias tiene muchos usos industriales. Puede prepararse como una fibra parecida a la seda o como un material plástico, insoluble en agua, utilizado para fabricar películas, geles, gomas y linóleo. También puede utilizarse como un coloide en la fabricación de cosméticos, pinturas y lacas para los automóviles. Los derivados orgánicos de los alginatos se usan como resinas de los alimentos en la elaboración de helados, pudines y quesos tratados.

Rodófitos

Son casi por completo marinos y pueden considerarse por sus bellos colores y formas delicadas, como las mas hermosas plantas del mar. Los caracteriza su coloración, que varía del rojo al purpúreo o casi negruzco, originada por un pigmento unido a la clorofila, la ficoeritrina, que se utiliza como tinte y se extrae de ellos; además otros tienen también ficocianina, lo que hace variar su color.

Las algas marinas son un recurso alimentario de importancia económica, sobre todo en Japón, donde se llama nori. Éste se obtiene de un alga roja cultivada en los tamices de bambú sumergidos en los estuarios. El agar, que también procede de un alga roja, se consume en Asia como un manjar y se usa como medio de cultivo para los microorganismos en el laboratorio. La especie más común cultivada como alimento en Japón es Porphyra tenera. Sin embargo, las algas rojas no tienen otro valor nutritivo para los seres humanos que su reducido contenido en proteínas, vitaminas y minerales (en especial yodo).

En tiempos antiguos también se sacaba de Fucus vesiculosus el “etíope vegetal”, especie de carbón que se utilizaba para los fuegos en el este de África.

Reino Hongos

En este reino se incluyen aquellas especies cuyos organismos tienen un cuerpo unicelular o multicelular con organización talofítica llamada micelio, formado por una serie de hileras de células llamadas hifas. Estas células presentan una pared celular, pero en muchos casos no celulósica, y sin cloroplastos en su interior, por lo que su nutrición es heterótrofa. No tienen flagelos, pero si producen esporas resistentes en órganos especiales llamados esporangios, conidióforos, ascas y basidios (los dos últimos en el caso de reproducción sexual). Este reino se clasifica en divisiones según la forma indicada en este esquema.

-Hifas sin tabiques de zigocimetos

separación entre las células

  • No viven en simbiosis

con algas

Esporas en ascas Ascomicetos

-Hifas con tabiques que

que separan células

Esp. en basidios Basidomicetos

  • Viven en simbiosis con algas (líquenes) Ficomicofitas

 
Las enzimas hidrolíticas de los hongos se utilizan en diversos procesos industriales. Cuando crecen sobre salvado caliente de trigo o de arroz, algunas especies fúngicas producen una amilasa que se usa en la fermentación alcohólica. Las proteasas que se obtienen de otros hongos se emplean en la fabricación de pegamento líquido. La producción industrial de alcohol etílico (etanol) se realiza por fermentación de melaza de caña de azúcar o de almidón hidrolizado mediante enzimas formadas por otros hongos. En el proceso de elaboración del pan se añade levadura a la masa para producir dióxido de carbono.


Los hongos se utilizan en la producción industrial de ácido cítrico, de ácido glucónico y de ácido gálico, que todavía se emplea en la fabricación de tintas y colorantes. Algunas resinas se elaboran a partir de ácido fumárico formado por el moho negro del pan. El ácido giberélico, que provoca aumento del crecimiento de las células vegetales, lo produce un hongo que causa una enfermedad en las plantas de arroz. Grasas y aceites que se utilizan comercialmente se obtienen de especies de varios géneros y también hay una especie que es una fuente práctica de proteínas comestibles. La vitamina D se forma al irradiar el ergosterol, una sustancia obtenida a partir de los residuos de la levadura de cerveza. Cierto hongo, semejante a las levaduras, proporciona riboflavina; la biotina se acumula durante el proceso de producción de ácido fumárico por parte de otro hongo. También se utilizan organismos fúngicos en la elaboración del queso Roquefort, así como en la maduración del queso Camembert.

El champiñón silvestre (Agaricus campestris), conocido en América como hongo de san Juan, llanero o yotito, es una especie muy común y ampliamente distribuida que crece en pastos, prados y campos abonados durante el verano. Tiene la misma calidad que el champiñón cultivado y hasta hace poco se les consideraba la misma especie.

El rebozuelo o cabrilla es un hongo laminado con sabor a nueces; se conoce en Europa desde la época del Imperio romano. Abunda en los bosques de coníferas en primavera y otoño.

El políporo azufrado crece en troncos en descomposición, tocones e incluso en árboles vivos, produciéndoles la podredumbre parda de la madera. Los cuerpos fructíferos aparecen al final del verano y principio del otoño, en forma de rosetas o de abanicos. Es de color entre amarillo y anaranjado; puede alcanzar un ancho de varios metros y un peso de varios kilogramos.

Los pedos o cuescos de lobo gigantes (o bejines), tienen una forma muy peculiar. Son esféricos y muy grandes, con un tamaño entre 8 y 51 cm de diámetro y sin poros ni laminillas. Son comestibles mientras el cuerpo fructífero es blanco y duro, pero en etapas más avanzadas se pulveriza y se oscurece, resultando ya incomestible.

Las trufas son subterráneas y se distribuyen por Europa. Probablemente sean los hongos comestibles más apreciados, en especial la trufa negra. La carne de todas las trufas es blanca al principio, y en los hongos maduros se torna más oscura y menos consistente. Debido a su olor tan característico, se buscan utilizando animales entrenados para ese fin, normalmente cerdos y perros. El foie gras (paté) se prepara con hígado de ganso y trufas.

Los hongos se han utilizado en medicina desde tiempos remotos. El uso de hongos como purgantes ya no es tan común; sin embargo el alcaloide presente en el esclerocio del cornezuelo del centeno se emplea para conseguir contracciones uterinas durante el parto. De los alcaloides del cornezuelo se obtiene también la dietilamida del ácido lisérgico, más conocida como LSD, la cual provoca efectos alucinógenos. La utilización de los antibióticos en la práctica médica comenzó cuando se descubrieron las propiedades antibióticas de la penicilina. Hoy se fabrican muchos antibióticos a partir de microorganismos que no son hongos. La griseofulvina, sin embargo, es un antibiótico antifúngico producido por varias especies de un género de hongos.

En definitiva, nuestro modo de vida actual se lo debemos en gran parte, a las sustancias que hoy en día se extraen de ciertos tipos de algas y hongos, que aunque puedan parecer seres vivos de segundo orden, en la actualidad se le han podido dar numerosas utilidades a estos tipos de vegetales, mejorando nuestra calidad de vida.