Alexander Fleming

Biología. Investigación de antibióticos. Penicilina. Descubrimiento. Premio Nobel de Fisiología y medicina

  • Enviado por: Jordi Sapiña Marti
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Golf Management Program
Structuralia
Golf Management Program es el programa en formato on-line de Formación Superior de Dirección y...
Solicita InformaciÓn

Postgrado en Gestión y Dirección de Establecimientos Hoteleros
Estudios Superiores Abiertos de Hostelería, ESAH
Este Postgrado en Gestión y Dirección de Establecimientos Hoteleros te capacita para gestionar y dirigir...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Alexander Fleming

Alexander Fleming nació el 6 de agosto de 1881 en Lochfield Darvel

(Escocia). Con 13 años, tras la muerte de su padre, marcha a Londres

junto con un hermanastro y su hermano John, ambos estudiantes de

Medicina.

A los 20 años, gracias a una pequeña herencia que le permite dejar

de trabajar, decide estudiar Medicina y, tras una prueba de admisión,

logra una plaza en el St. Mary´s Hospital Medical School de Paddington,

de Londres, centro al que estuvo vinculado profesionalmente durante

toda su vida.

Fleming desarrolló importantes investigaciones en los campos de la

bacteriología, la quimioterapia y la inmunología.

En su época de estudiante obtuvo diversas menciones y premios, y en

1906 supera el examen final y es admitido en el Royal College de

Cirujanos de Inglaterra, aunque apenas ejerció esta profesión, ya

que muy pronto entró en el laboratorio de vacunaciones del

St. Mary´s Hospital.

En 1921 pasa a ser director suplente de

este laboratorio.

En 1922 descubrió la lisozima, un antiséptico presente en las lágrimas,

las secreciones corporales, la albúmina y ciertas plantas.

En 1928 gana la Cátedra de Bacteriología de

la Universidad de Londres.

En 1933 asume la dirección del Institute

of Pathology and Research.

En España

Un poco antes de la primavera de 1944, un ingeniero coruñés y una

niña madrileña de 9 años esperaban la llegada de la penicilina como

única posibilidad de salvar sus vidas. Por distintos caminos y desde

diferentes lugares, las ampollas con el antibiótico llegaban a su

destino el mismo día y fueron aplicadas a los enfermos.

El 10 de marzo de 1944, con dos horas de diferencia, se administraron

las dos primeras dosis de penicilina en España.

Las tropas norteamericanas que ocupaban un puerto del Norte de Africa

enviaron 40.000 unidades de penicilina a través de Gibraltar rumbo a

Galicia, donde fue aplicada por Rafael Fernández, médico del sanatorio

San Nicolás, de La Coruña.

El antibiótico que recibió Amparo Peinado, la niña de Madrid,

salió de Río de Janeiro en avión. A pesar de la urgencia con que

se trasladó la medicación, en ambos casos ninguno de los pacientes

logró salvar la vida.

En esos momentos, uno de los mayores retos que se les planteaba a

los científicos era lograr aumentar la producción del fármaco para

responder a la enorme demanda que existía.

El descubrumiento de la penicilina:

En 1928, trabajando sobre la influencia de los virus, observó que

se había desarrollado moho de forma accidental en el plato de cultivo

de los estafilococos y que, además, éste había creado un círculo a

su alrededor libre de bacterias. Esta casualidad le inspiró para

experimentos posteriores en los que observó cómo el cultivo del moho

prevenía el crecimiento de estafilococos. A esta sustancia activa

Fleming la bautizó como penicilina, por haberla encontrado en el

hongo Penicillium notatum. Esta aportación le valió el máximo galardón

de la Medicina en 1945, compartido con Sir Howard Florey y Ernst Chain.

En un principio Fleming habló de jugo de moho y en 1929 utilizó por

primera vez la denominación de penicilina, nombre que empleó cuando

publicó su primer informe sobre sus hallazgos en el British Journal

of Experimental Pathology. El informe apareció el 10 de mayo de 1929

con el título Sobre la acción antibactericida de los cultivos de

Penicillium.

Aunque consciente de su hallazgo, en un primer momento se mostró

cauto y sólo comentó que la sustancia por él descubierta parece

que tenía algunas ventajas sobre los antisépticos conocidos,

demostrando que actúa con una alta eficacia contra las bacterias

generadoras de pus y contra los bacilos de la difteria.

Se trataba probablemente de un antiséptico eficaz que podía a

dministrarse superficialmente o en forma de inyección, en los casos

de infecciones producidas por microorganismos sensibles a la

penicilina.

A pesar de haber descubierto una sustancia capaz de combatir las

infecciones bacterianas, Fleming y sus colaboradores no lograron

aislar la penicilina, el primer medicamento antibacteriano.

El Prontosil lo desarrolló el químico Gerhard Domagk en 1935.

La penicilina en estado puro la produjeron en 1940 Ernst Boris Chain

y Howard Walter Florey.

Realmente, el fármaco empezó a utilizarse masivamente en la Segunda

Guerra Mundial, y gracias a ella se han salvado muchas vidas.

Al estallar la I Guerra Mundial Fleming se convirtió en Capitán del

Cuerpo Médico del Ejército, actividad por la que fue condecorado en

diversas ocasiones. Una vez concluida la contienda (1918) volvió a

Santa María donde tres años más tarde llegó a ser suplente de

laboratorio.

Posteriormente escribió numerosos tratados de bacteriología,

inmunología y química, en los que hizo las primeras descripciones

de la lisozima y penicilina. No obstante, ante la incapacidad química

para aislar la sustancia abandonó sus trabajos.

Fleming fue nombrado sir en 1944.

En 1945 compartió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina con los

científicos británicos Howard Walter Florey y Ernst Boris Chain

por sus contribuciones al desarrollo de la penicilina.

Murió el 11 de marzo de 1955.

ACTUACION. Al igual que cualquier otro antibiótico, la eficacia de la

penicilina depende de que exista la cantidad suficiente de este

medicamento en el lugar exacto en el que se concentran las bacterias

que causan la enfermedad. Cuando la penicilina entra en contacto con

el foco de infección, actúa contra la pared de la célula bacteriana,

causando su ruptura.