ALCA (Área del Libre Comercio para las Américas)

Bienestar social. Ventajas. Apertura de mercado. Inversión nacional. Desventajas. Economía latinoamericana. Organizaciones Internacionales

  • Enviado por: Stanley Díaz
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Introducción a la Industria de la Música
Introducción a la Industria de la Música
Curso introductorio a la industria musical, con información general de cómo está estructurado el negocio de la...
Ver más información

Cómo invertir en bolsa
Cómo invertir en bolsa
Conoce los principales mercados bursátiles colombianos, cómo funcionan y cómo invertir en ellos.
Ver más información


INTRODUCCION

El área de libre comercio de las Americas es un proyecto que nace en 1994, después de la reunión de Miami. Sus objetivos son lograr el mayor bienestar social para los países del hemisferio. 34 países se están comprometiendo para lograrlo antes del año 2005, pero aun existen divergencias en los medios para lograrlo.

Este trabajo intenta hacer un acercamiento al tema desde dos puntos de vista: argumentos a favor y en contra de este intento de integración, y algunas conclusiones de este grupo de trabajo.

VENTAJAS DEL ALCA

Todos los participantes reconocen la importancia de avanzar de manera efectiva en las negociaciones para implantar una zona de libre comercio que garantice la prosperidad económica y justicia social para todos los pueblos de América y que respete las normas de la OMC.

Sabemos que existen potenciales riesgos que no hay que ocultar ni silenciar pero que también hay ciertos aspectos que pueden ser favorables a la región.

Una de las más importantes repercusiones positivas del ALCA sería el contar con la efectiva apertura del mercado de Estados Unidos y con un mayor acceso a capitales productivos que aumentaran la formación de capital fijo. Esto podría favorecer la creación de condiciones para que el incremento de producción y el crecimiento económico no se tradujeran en un mayor número de personas viviendo en condiciones de extrema pobreza. Esto será posible si no se considera el ALCA como un fin a alcanzar, sino como un instrumento que debe servir al desarrollo de las sociedades nacionales que lo van a integrar y a mejorar el nivel de vida de los sectores más necesitados.

En este caso sería realmente positivo que EE.UU. y también Canadá, abrieran efectivamente sus mercados a los productos de mayor competitividad que se producen en el hemisferio sobretodo para poder aprovechar las ventajas comparativas de los diferentes países. Aquí es vital incluir los productos agrícolas, textiles y manufactureros que tienen barreras arancelarias en los mercados del Norte.

El ALCA también va a permitir generar incentivos para la inversión nacional y extranjera gracias a las facilidades de acceso a un mercado de 800 millones de consumidores y a la garantía de estabilidad que supone el Acuerdo.

En términos generales, la inversión promueve la competitividad de una economía por constituirse en un canal importante para la transferencia de tecnología, y por la repercusión que tiene en la competencia local, en el empleo de procesos productivos más modernos, técnicas relacionadas con la organización, la administración y la gestión de la empresa y en la formación de personal técnico y administrativo más calificado.

Además, el ALCA no sólo interesa o beneficia a los gobiernos de todos estos países sino también a los empresarios del continente, quienes son los potenciales beneficiarios de las ventajas que representa el mercado ampliado que posibilitará la formación de esta área de libre comercio. Por eso resulta tan importante la confianza y el apoyo del sector empresarial y en general del sector privado de toda la región a este proceso.

La integración de la región constituye un complemento necesario de las políticas nacionales para superar los problemas pendientes y obtener un mejor grado de desarrollo. Un proceso de integración en su concepto más amplio, permitirá, sobre la base del respeto a las identidades culturales, configurar una trama de valores e intereses comunes, que ayude a los países en tales objetivos.

La integración económica, la inversión y el libre comercio son factores claves para elevar el nivel de vida, mejorar las condiciones laborales de los pueblos y lograr una mejor protección del medio ambiente.

DESVENTAJAS

Actualmente el ALCA no cuenta con el respaldo de toda la Sociedad Latinoamericana. Uno de los argumentos que más fortalecen las críticas en su contra, es el secretismo con el que llevan a cabo las negociaciones los ministros de comercio.

En Noviembre del 2002, en la ciudad de Quito, Ecuador, tuvieron lugar las últimas jornadas de resistencia de la Asamblea Continental de los Pueblos contra el ALCA, donde se trazaron líneas para la continuación de la Campaña Continental contra el Área de Libre Comercio de la Americas.

La repercusión que alcanzaron dichas jornadas, quedaron reflejadas en manifestaciones en 31 ciudades de Brasil, 10 ciudades de México, Canadá, Honduras y Bolivia, además de las movilizaciones de Quito.

En el mensaje a los Ministros Negociadores del acuerdo, se sostiene que:

“....el ALCA no tiene legitimidad desde el momento en que lo están negociando de espaldas a la Sociedad, de manera antidemocrática, en negociaciones casi secretas....”

Y añaden:

“... no estamos en contra del intercambio y los acuerdos entre países. Estamos por un modelo distinto al que se quiere imponer con el ALCA, estamos por acuerdos soberanos y democráticos que verdaderamente garanticen un desarrollo justo, equitativo y sustentable....”

Como dato, delegados de varios países, entre los que se encuentran México, Venezuela y Canadá, informaron de su decisión de seguir el ejemplo de Brasil de organizar un plebiscito popular. El caso brasileño obtuvo como resultado de una población estadística de 10 millones de personas, un 98% en contra de la participación de su país en el ALCA.

En conclusión el mensaje central del encuentro en Quito, de la Asamblea Continental de los Pueblos, es un rechazo al manejo tecnicista y el secretismo con el cual se manejan las negociaciones oficiales. Otro argumento que desvalora el proceso de integración del ALCA, es la falta de liberalización de comercio que lógicamente debería conllevar la apertura de mercados en América.

León Bendesky, sostiene que el mercado se abre pero no se libera, y no deben confundirse esas dos cuestiones. Una cosa es que no existan aranceles para la entrada de los productos, o sea, que las fronteras estén abiertas, y otra, muy distinta, que la competencia entre los productores en el mercado sea equitativa.

El poder de negociación de los 34 países miembros, es sin duda desigual. Los Estados Unidos mantienen la posición de mayor poder en las negociaciones. La liberalización se estaría sesgando a ciertos productos de interés norteamericano, y no aquellos en los cuales países como México, Perú, Bolivia entre otros tiene ventajas comparativas. Estados Unidos está buscando mantener la protección de sus productos en sectores primarios, en los cuales varios países, por el momento, tienen ventajas comparativas más no competitivas.

CONCLUSION

La iniciativa del ALCA es muy ambiciosa. Existen buenas intenciones de parte de los estados promotores, pero la búsqueda de integrar economías como la de Estados Unidos, con cualquier otro de Latinoamérica, es para nosotros muy remota, ya que el poder de negociación no es igual para todos.

Hoy en día, tiene el respaldo de la CAF, el BM y el BID, entre otros, pero existe un vació normativo sobre los métodos que se utilizaran para crear el presupuesto.

COMENTARIO PERSONAL

La educación constituye el factor decisivo para el desarrollo político, social, cultural y económico de esta área. Para que la unión sea positiva, se debe facilitar el acceso de todos los habitantes de las Americas a la educación de preescolar hasta la superior, y hacer del aprendizaje un proceso permanente. Es importante poner la ciencia y la tecnología al servicio de la educación, para asegurar grados crecientes de conocimiento y para que los educadores alcancen los más altos niveles de perfeccionamiento. Para lograrlo, hay que invertir mayores recursos en esta importante área para impulsar la participación de la sociedad civil en el desarrollo educativo.