Agujeros Negros

Astrología. Universo. Fenómenos astronómicos. Definición y Características. Formación. Buscando agujeros negros. Mitos sobre agujeros negros. Especulaciones. Viajes espacio-tiempo. Cuerpos celestes. Campo Gravitatorio

  • Enviado por: SlaS2000
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad

INDICE

INTRODUCCIÓN Pág. 3

1. CRONOLOGÍA DE DESCUBRIMIENTOS Pág. 3

2. CONCEPTOS Pág. 4

2.1. DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS Pág. 4

2.2. FORMACIÓN Pág. 7

3. BUSCANDO AGUJEROS NEGROS Pág. 8

4. MITOS SOBRE AGUJEROS NEGROS Pág. 9

5. ESPECULACIONES Pág. 10

5.1. VIAJES ESPACIO-TIEMPO Pág. 10

5.2. TEORÍAS SOBRE VIAJES EN EL ESPACIO-TIEMPO UTILIZANDO AGUJEROS NEGROS Pág. 11

BIBLIOGRAFÍA Pág. 13

INTRODUCCIÓN

En este trabajo voy ha hablar sobre un fenómeno astronómico relativamente nuevo, y todavía con muchas incógnitas a su alrededor, los agujeros negros.

Los agujeros negros (llamados así por el físico americano John Wheele) son singularidades que para los cálculos físicos y matemáticos tradicionales no tienen un comportamiento predecible, únicamente la teoría de la relatividad se asemeja a dicho comportamiento. Son lugares en el espacio donde su gravedad es tan fuerte que aun la luz, teniendo la mayor velocidad del universo, no podría escapar. Un agujero negro es una región que tienen una enorme cantidad de masa concentrada en un espacio muy reducido con respecto a ella, sería como comprimir la masa de una gigantesca montaña en un centímetro cúbico. Es interesante decir, que pueden haber más agujeros negros que estrellas visibles en nuestro universo. Los agujeros negros pudieron ser formados por las irregularidades en la expansión de nuestro universo o por el colapso gravitatorio de una estrella.

Debido a las fascinantes propiedades de los agujeros negros, se han creado muchas teorías y especulaciones sobre la posibilidad de viajar en el tiempo y el espacio a otro universo (una región del espacio-tiempo diferente de la nuestra) a través de ellos.

'Agujeros Negros'

© Marck Paternostro 1988

  • CRONOLOGÍA DE DESCUBRIMIENTOS

  • Los agujeros negros parecen más ciencia-ficción que realidad. De hecho, la idea de los agujeros negros tuvo su origen en la imaginación de físicos teóricos y aún no ha sido verificado por el descubrimiento conclusivo de un auténtico agujero negro. Pero desde 1915, cuando Albert Einstein desarrolló su Teoría de la Relatividad, los científicos han sabido que los agujeros negros pueden existir.

    La teoría de Einstein demostró que si la gravedad pudiera volverse lo bastante fuerte, despojaría a la luz de toda su energía, atrapándola de la misma forma en la que atrapa la atmósfera de un planeta. Sin embargo, para que la gravedad fuera tan fuerte su fuente tendría que ser un objeto extremadamente denso; uno con una masa muy grande comprimida en un espacio muy pequeño. En 1916 el astrónomo alemán Karl Schwarzschild calculó cuán comprimida tendría que estar una estrella para que su gravedad atrape la luz. Según los cálculos de Schwarzschild, una estrella del tamaño del Sol, es decir, de 1.392.000 kilómetros de diámetro, tendría que encogerse a menos de 3 kilómetros de ancho.

    En 1939 los físicos estadounidenses J. Robert Oppenheimer y Hartland S. Snyder descubrieron que es posible para estrellas mucho más grandes que el Sol volverse tan pequeñas. La mayor parte de sus vidas las estrellas mantienen un tamaño constante debido a que contienen un equilibrio de fuerzas: el calor generado por el combustible ardiendo expande la estrella, mientras la fuerza de gravedad la contrae. Eventualmente, en miles de millones de años, la estrella agota su combustible nuclear y colapsa bajo su propio peso. Oppenheimer y Snyder demostraron que si la estrella es 3,2 veces tan masiva como el Sol, nada puede detener su colapso.

    Los científicos creen que la Vía Láctea puede albergar tantos como 100 millones de agujeros negros originados por estrellas colapsadas. En 1990 el radiotelescopio VLA (del inglés Very Large Array), en Nuevo México, obtuvo imágenes detalladas del centro de la Vía Láctea que muestran grandes estallidos de energía que emana de su centro. Algunos científicos creen que esto confirma la existencia de un agujero negro con cuatro millones de veces la masa del Sol en el centro de la Vía Láctea. En 1992, algunos científicos, utilizando el Telescopio Espacial Hubble, hallaron signos prometedores de un agujero negro con tres millones de veces la masa del Sol en una galaxia cercana.

    Ya que los agujeros negros son invisibles, los astrónomos han estado intentando localizarlos observando sus efectos. La materia que se arremolina hacia el centro de un agujero negro debe emitir rápidamente latentes y perceptibles rayos X. En 1965 los astrónomos observaron intensos rayos X que radian de la constelación Cygnus (el Cisne), casi a 10.000 años luz de distancia. En 1971 el primer satélite de rayos X del mundo halló la situación exacta de estos rayos X, un objeto masivo pero invisible que los astrónomos han nombrado Cygnus X-1. Cygnus X-1 puede demostrar ser el primer agujero negro identificado.

  • CONCEPTOS

  • 2.1. DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS

    Los agujeros negros son uno de los fenómenos físicos que más han atraído la curiosidad durante los últimos años. El misterio que encierran y sus características los hacen atractivos e intrigantes para mucha gente, incluso son fuente de discusión entre los científicos.

    Un agujero negro es un cuerpo celeste con un campo gravitatorio tan fuerte que ni siquiera la radiación electromagnética puede escapar de su proximidad. Un campo de estas características puede corresponder a un cuerpo de alta densidad con una masa relativamente pequeña -como la del Sol o menor- que está condensada en un volumen mucho menor, o a un cuerpo de baja densidad con una masa muy grande, como una colección de millones de estrellas en el centro de una galaxia.

    La definición técnica de un agujero negro, podría ser la siguiente: “Se trata de una acumulación finita de materia, concentrada a una densidad infinita y formando una singularidad.”

    De esta definición, se extrae la conclusión de que esta materia concentrada en un punto ínfimo (singularidad), ha perdido todas sus propiedades físicas y sólo conserva la capacidad de la atracción gravitatoria (que es consecuentemente la resultante de la suma de toda la capacidad de atracción que poseía esta materia antes de consolidarse como agujero negro). Las leyes físicas aquí tampoco son consecuentes, de hecho no se conocen los mecanismos que deben regir en el interior de un agujero negro, pero si se sabe como afectan al resto de la materia colindante.

    Todo agujero negro está rodeado por una frontera llamada horizonte (depende de la masa del cuerpo), que es la región de la que no se puede escapar, si algo permanece afuera del horizonte puede evitar ser absorbido. La luz puede entrar a través del horizonte, pero no puede salir, por lo que parece ser completamente negro. Además según la relatividad general, la gravitación modifica intensamente el espacio y el tiempo en las proximidades de un agujero negro. Cuando un observador se acerca al horizonte desde el exterior, el tiempo se retrasa con relación al de observadores a distancia, deteniéndose completamente en el horizonte. En la parte exterior del horizonte se forma una ergosfera, dentro de la cual la materia se ve obligada a girar con el agujero negro. En principio, la energía sólo puede ser emitida por la ergosfera.

    'Agujeros Negros'

    (representación esquemática de un agujero negro)

    Dado el fundamental papel que en este caso juega la gravedad, tendremos que hacer acopio de la Teoría de la Relatividad de Einstein, para entender detalladamente qué son los agujeros negros.

    Imaginemos una nave espacial que sale de la tierra en misión, por ejemplo a la luna: Ésta, necesitará una velocidad mínima para abandonar nuestro planeta, pues bien, a esa velocidad se la conoce como velocidad de escape y está estrechamente relacionada con la masa del planeta. Así, para que nuestra nave abandone la tierra, la velocidad de fuga debería ser de un mínimo de 11,2 Km/s; por debajo de esta velocidad, la nave estaría eternamente dando vueltas a la tierra sin posibilidad de salir de su atracción gravitatoria. La velocidad de fuga para poder vencer la atracción terrestre, es relativamente fácil de alcanzar, pero que ocurre si nos encontramos en el horizonte de sucesos de un agujero negro: Aquí las cosas verdaderamente se complican; debido a su enorme masa, la velocidad de escape debería ser superior a la de la luz (¡300.000 Km por segundo!), algo imposible a todas luces, por lo que podemos deducir de aquí que nada, incluso la propia luz, puede abandonar el agujero negro.

    Velocidad mínima de escape para algunos cuerpos del sistema solar:

    La tierra

    11.3 km/s.

    La luna

    2.37 km/s

    Marte

    5.071 km/s

    Venus

    10.145 km/s

    Mercurio

    4.324 km/s

    Sol

    616 km/s

    Este horizonte de sucesos de un agujero negro, también es conocido como la zona de "NO RETORNO", esta superficie esférica que delimita el contorno del agujero negro, una vez atravesada, nada puede escapar de su atracción gravitatoria, ya que en este estado, la velocidad mínima de fuga es de 300.000Km segundo.

    Las propiedades de este punto de no retorno, son extrañas de por sí y aunque la física se ha encargado de analizarlas, no se puede tener la absoluta seguridad de poder explicar lo que realmente sucede en este punto concreto. Digamos que para un observador situado fuera del campo de atracción gravitatorio, y que por supuesto pudiera verlo, éste debería asemejar poco más o menos que una superficie esférica sin apenas movimiento, (la distorsión del espacio-tiempo aquí ya es muy marcada) pero a medida que el observador se aproximase y comenzaran los tiempos relativos de ambos eventos a estar relacionados, la velocidad observada del horizonte de sucesos, semejaría sufrir una aceleración brutal que en el mismo borde sería equivalente a la de la luz, acabamos de cruzar el susodicho punto de no retorno.

    Alcanzado este punto, la distorsión espacio-tiempo antes mencionada invierte sus coordenadas, de tal forma que la distancia radial (coordenadas espaciales) se convierte en coordenada temporal y viceversa, el tiempo se transforma en coordenada espacial. Esto implica que nos movamos irremediablemente a valores radiales cada vez más pequeños, hasta que el valor radial sea igual a cero (Vr=0), con lo que habremos alcanzado el punto exacto de la singularidad.

    De todas maneras esto son las teorías lógicas que la ciencia se ha encargado de analizar y dar como válidas, pero deberíamos tener en cuenta que nadie actualmente está en posesión de poder hablar de los agujeros negros de una forma totalmente autoritaria, y aunque probablemente todas ellas sean ciertas, el ámbito científico exige que sean revisadas una y otra vez hasta darlas por sentadas.

    2.2. FORMACIÓN

    Para entender la formación de un agujero negro es esencial conocer el ciclo de formación de una estrella. Una estrella se forma al concentrarse una gran cantidad de gas (hidrógeno primordialmente), debido a la gravedad estas partículas empiezan a colapsar entre sí. Al contraerse los átomos empiezan a colisionar entre sí, por lo tanto el gas se calienta, tanto que luego de un tiempo las partículas de hidrógeno al chocar se convierten en helio. Ese calor hace que la estrella brille y además para que la presión del gas sea suficiente para equilibrar la gravedad y el gas deja de contraerse. Las estrellas permanecerán estables de esta forma por un largo periodo, contradictoriamente mientras más combustible tenga la estrella más rápido lo consume debido a que tiene que producir más calor.

    Subrahmanyan Chandrasekhar, calculó lo grande que podría llegar a ser una estrella que fuera capaz de soportar su propia gravedad, antes de que se acabe su combustible. Descubrió una masa (aproximadamente 1,5 veces la masa del sol) en la que una estrella fría no podría soportar su gravedad (límite de Chandrasekhar).

    Enanas blancas. Es una estrella que posee menor a la del límite de Chandrasekhar, puede estabilizarse y convertirse en una enana blanca, con un radio de pocos kilómetros y una altísima densidad (toneladas por cm3). Una de las primeras enanas blancas que se descubrió es la que está girando alrededor de Sirio. Se mantienen por la repulsión de electrones.

    Estrellas de neutrones. También están dentro del límite de Chandrasekhar, pero mucho más pequeñas que las enanas blancas. Estas estrellas se mantienen por la repulsión entre neutrones y protones. Su densidad es de decenas de millones de toneladas por cm3). Los pulsares son estrellas de neutrones en rotación. Se estima que hay de unos cien hasta mil millones de estrellas de neutrones en nuestra Galaxia, pero solo unos diez mil de estas pueden ser pulsares activos, las demás ya se `apagaron' y son difíciles de detectar. De los pulsares activos solo se han detectado un poco menos de un millar.

    Agujeros negros. Robert Openheimer en 1939, explicó que sucedería si una estrella estuviera por fuera del límite de Chandrasekhar. El campo gravitatorio de la estrella cambia los rayos de luz en el espacio-tiempo, ya que los rayos de luz se inclinan ligeramente hacia dentro de la superficie de la estrella. Cada vez se hace más difícil que la luz escape, y la luz se muestra más débil y roja para un observador. Cuando la estrella alcanza un radio crítico el campo gravitatorio crece con una intensidad que la luz ya no puede escapar. Esta región es llamada hoy un agujero negro.

    'Agujeros Negros'
    NRAO

    Si entendemos lo que significa la gravedad como 4ª dimensión y entendemos la curvatura del universo, un agujero negro sería un lugar en el cual la curvatura sería infinita.

  • BUSCANDO AGUJEROS NEGROS

  • Si ni siquiera la luz puede salir de un agujero negro, ¿cómo podremos llegar a verlo y saber que está en un lugar determinado? ¿Cómo podemos, incluso, saber que existen tales agujeros negros?

    Esto se sabe por el comportamiento de la materia de las estrellas vecinas. Si un agujero negro está cerca de una estrella, atrae la materia que la compone. La materia gira en torbellino alrededor del agujero negro, formando una espiral plana llamada disco de acreción. Mientras la materia gira en torbellino, emite rayos X, pierde energía y, al final, cae en el agujero negro. No podemos ver el agujero negro, pero somos capaces de detectar los rayos X.

    La primera vez que se tuvo constancia real de uno de estos caníbales cósmicos, fue en 1971 desde el Observatorio Orbital de Uhuru. El objeto en cuestión, emitía impulsos de rayos X (de hay la suposición que se trataba de una agujero negro) y fue bautizado como Cygnus X-1.

    'Agujeros Negros'

    © Marck Paternostro 1988

    Existe la sospecha de que los agujeros negros, están localizados en su mayoría en las regiones centrales de las galaxias; Se han observado algunos centros galácticos y se han confirmado las evidencias de la elevada velocidad de rotación en sus núcleos y las fuertes emisiones de rayos X, lo que apoya estas hipótesis. Además del Cygnus X-1, existen otros cuerpos estelares que podrían ser catalogados como tales: AO620-00 y GX339-4 en la Vía Láctea, LMC X-1 y LMC x-3 en la Gran Nube de Magallanes, el actual "Recordman" localizado en la galaxia M87 con una masa superior a 5000 millones de veces la del Sol, Sagitario A con una masa del torno a 5 millones de veces la del Sol, y una gran cantidad de formaciones de centros galácticos con posibilidades de poseerlos. De todas las maneras, estos objetos siguen siendo un misterio, al no poder ser observados directamente, lo anterior no es más que especulaciones (con toda probabilidad correctas, pero sin poder ser confirmadas al 100%).

    Pero una cosa tiene que ser evidente, los agujeros negros, deben ser y de hecho serán detectables. El problema al que nos enfrentamos es que todavía no disponemos de la tecnología adecuada para ello.

    Lo primero que hay que tener en cuenta, es que un agujero negro está compuesto de materia y la materia, evidentemente emite radiación. La temperatura de esta radiación, es sin embargo inversamente proporcional a la masa del objeto, con lo cual tenemos que cuanto mayor sea la masa, menor será la temperatura. Y aquí es donde puede venir el problema: No tenemos la certeza absoluta que esta radiación, aún a sabiendas de que se produce, pueda abandonar el agujero negro, pero no obstante si que debería (teóricamente) provocar cuanto menos, perturbaciones en el disco de acreción de éste. También se sabe que la temperatura que puede emitir un agujero negro, debe rondar el cero absoluto, pero sin embargo aunque la cantidad de radiación producida en este caso debe ser mínima, esta emisión debe permitirse como tal, puesto que sino estaríamos violando la segunda ley de la termodinámica.

    De momento tenemos que conformarnos con la observación indirecta, asumiendo que no siempre un agujero negro va a remitir pistas que lo hagan detectable y cuando esto ocurre, tampoco estaremos en disposición de poder admitir sin lugar a dudas que el descubrimiento esconda uno de estos caníbales cósmicos.

  • MITOS SOBRE LOS AGUJEROS NEGROS

    • MITO: Un agujero negro en el espacio devoraría toda nuestra galaxia.

    • REALIDAD: Hay tanto espacio entre las estrellas que un agujero negro únicamente afectaría los objetos que están muy cerca de él.

    • MITO: Todas las estrellas colapsan para convertirse en agujeros negros al morir.

    • REALIDAD: Sólo estrellas masivas muy raras (¡una en millones!) terminan de esta manera. 

    • MITO: El agujero negro en Cygnus X-1 está devorando a la súper gigante azul.

    • REALIDAD: Menos de un milésimo de la masa de la súper gigante azul caerá al agujero negro antes de que ella también muera, más o menos dentro de un millón de años.

    •  MITO: La materia que cae a un agujero negro reaparece en alguna otra parte del universo.

    • REALIDAD: La materia permanece en el agujero negro; en efecto, es la materia en el agujero negro la que causa la fuerza gravitacional que nos permite descubrir estos objetos.

    • MITO: La gravedad de un agujero negro es diferente de la gravedad de un objeto normal.

    • REALIDAD: Si el Sol se convirtiera repentinamente en un agujero negro (que no lo hará, dicho sea de paso, porque su gravedad es demasiado débil para que colapse completamente sobre sí mismo) la Tierra y los planetas continuarían moviéndose normalmente. Sin embargo, ¡la Tierra habría perdido su fuente de luz y calor!

    • MITO: Los agujeros negros son muy densos.

    • REALIDAD: Los agujeros negros pequeños y medianos son muy densos, pero un agujero negro súper masivo con 100 millones de masas solares, por ejemplo, tendría la misma densidad que el agua. (Se puede calcular esto a partir de la masa del agujero negro y el radio de su horizonte de eventos; se asume que toda la materia esta distribuida dentro de todo el horizonte de eventos, no sólo en la singularidad.)

  • ESPECULACIONES

  • Los agujeros negros son un caso, entre unos pocos en la historia de la ciencia, en el que la teoría se desarrolla en gran detalle como un modelo matemático, antes de que haya alguna evidencia de que dichos cálculos son correctos. ¿Cómo creer en objetos cuya evidencia son cálculos son basados en la teoría de la relatividad?. Un caso que vale la pena resaltar es la evidencia de que existe un agujero negro con cien mil veces la masa del sol, en el centro de nuestra galaxia, cualquier estrella que se acerque demasiado será despedazada, en este caso los restos y el gas de la estrella caerá en el agujero negro, pero no se calentará tanto para emitir Rayos X sino ondas de radio y rayos infrarrojos que se observan en el centro de nuestra galaxia.

    5.1. VIAJES ESPACIO-TIEMPO

    Un concepto tan extraño como el de agujero negro naturalmente atrae los intereses y la creatividad de los escritores de ciencia ficción. Un tema favorito es el uso de un agujero negro como una ruta a otros lugares u otros tiempos en el universo. Matemáticamente, un par de agujeros negros podrían formar un "puente" entre dos lugares en el universo, pero no está claro cómo dicho puente podría formarse o sobrevivir.

    Un agujero negro, como el que se forma con los despojos de una estrella, sería más bien inconveniente para viajes espaciales, porque la materia que cayera en él sería aplastada e incinerada por fuerzas de marea conforme entrara en el agujero. Un agujero negro súper masivo tendría fuerzas de marea menos extremas, pero se piensa que el más cercano está en el centro de nuestra galaxia. Un agujero negro que rota tiene posibilidades más interesantes, porque en él existe una región llamada la ergósfera, justo afuera del horizonte de sucesos, que tiene la siguiente propiedad -- los objetos pueden entrar y salir de la ergósfera (si soportan las fuerzas de marea).

    Una nave espacial llena de basura podría entrar en la ergósfera, botar su carga dentro del agujero negro, y salir con más energía que la que tenía al entrar --- ¡resolviendo la crisis de energía y el problema de contaminación simultáneamente (al menos en teoría).

    Agujeros blancos. Las ecuaciones de la relatividad general tiene una propiedad interesante, son simétricas en el tiempo, lo que se significa que se puede tomar una solución a las ecuaciones y pensar que el tiempo va hacia atrás y sin embargo las soluciones siguen siendo válidas. Si se aplica esta propiedad a la solución de las ecuaciones que describen los agujeros negros, resultará un objeto llamado agujero blanco. Puesto que un agujero negro es una región del espacio de la cual nada puede escapar, la versión del tiempo invertido de un agujero negro es una región del espacio en la que nada puede caer. Tal como un agujero negro sólo puede absorber cosas un agujero negro sólo puede expulsar cosas.

    Aunque los agujeros blancos son una solución matemáticamente válidas a las ecuaciones de la relatividad general, eso no significa que realmente existan, pues seguramente no hay forma de producir uno. Crear un agujero blanco es imposible como destruir un agujero negro, puesto que los dos procesos son inversos en el tiempo.

    Agujeros de gusano. Si se consideran agujeros negros que giran o tienen carga eléctrica, es posible caer en uno de ellos y no chocar con él, ya que el interior de éste tipo de agujeros negros puede estar unido con un agujero blanco, formando un camino en el que algo cae en el agujero negro y sale en el agujero blanco. Esta combinación de agujeros negros y blancos es llamada agujeros de gusano, que son túneles en el espacio-tiempo. Es decir, el agujero blanco puede estar en un lugar muy lejos del agujero negro, incluso podría estar en un "Universo Diferente" (región de espacio-tiempo que está completamente desconectada de nuestra propia región). Un agujero de gusano convenientemente situado proveería una vía rápida y útil para viajar enormes distancias, o para viajar a otro Universo. Quizá la salida de un agujeros de gusano esté en el pasado, de manera que se podría viajar de regreso en el tiempo a través de ellos.

    Sin embargo, los agujeros de gusano seguramente no existen, ya que, como se había mencionado antes, sólo por el hecho de que los agujeros blancos sean una solución válida a unas ecuaciones, no significa que se encuentran en la naturaleza. Pero, aun si los agujero de gusano estuvieran formados, se considera que no serían estables, y la más mínima perturbación causaría su colapso. Pero, aunque los agujeros de gusanos existan y sean estables, sería bastante desagradable viajar a través de ellos, porque los rayos X y gama destruirían al que pasara.

    5.2. TEORÍAS SOBRE VIAJES EN EL ESPACIO-TIEMPO UTILIZANDO AGUJEROS NEGROS

    El astrónomo inglés Ian Crawford asegura que el hombre podría atravesar agujeros negros y llegar en instantes a puntos remotísimos del cosmos sin ser desintegrado por las enormes fuerzas gravitatorias.

    La Real Sociedad Astronómica Británica anunció que publicará un documento de Ian Crawford (astrónomo de la Universidad de Londres), donde se describe como los humanos podrían viajar por el espacio a velocidades superiores a la de la luz. De esta manera, se superaría una limitación hasta ahora fuertemente aceptada, marcada por la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein.

    "Las pruebas son complejas y matemáticas", pero "en teoría es posible", dijo Crawford en declaraciones recientes al diario británico Sunday Time. La validez de sus hipótesis fue certificada en alguna medida al superar la rigurosa censura de quienes deciden cuales son lo artículos publicables en una revista científica de prestigio. La idea básica, si bien no es una novedad, es digna de la ciencia-ficción: penetrar en un "agujero negro" y aparecer en otro punto del universo, quizás a miles de años luz, saltando en un instante una distancia prácticamente inimaginable.

    De acuerdo con comentarios formulados a la prensa por un portavoz de la organización científica que respalda el trabajo, Crawford habría descubierto propiedades teóricas de los agujeros negros que permitirían a los hipotéticos viajeros atravesarlos sin ser destruidos por las poderosas fuerzas gravitatorias en juego.

    El informe prometido se llama "Algunas reflexiones sobre las implicaciones de viajar más velozmente que la luz". Teóricamente, esa posibilidad abriría camino a contactos con civilizaciones remotas, cuya existencia es muy probable en la inmensidad del universo. Acortados los viajes espaciales por la velocidad de la luz, la longitud de la vida humana es una limitación fundamental: si una estrella con un planeta habitado se encuentra a 30 o 40 mil años luz, relativamente cerca en términos cosmológicos, para visitarla harían falta por lo menos 30 o 40 mil años viajando casi a la velocidad de la luz (en principio, teóricamente inalcanzable).

    Hasta ahora la hipótesis de los científicos es que los poderosos campos gravitatorios en los agujeros negros desintegrarían a los astronautas que se atrevieran a visitarlos. Crawford contradice a sus colegas sosteniendo que los viajeros podrían ser "manipulados" para evitar tragedias.

    BIBLIOGRAFÍA

    • Enciclopedia Multimedia Larousse 2000

    • “Quasares, pulsares y agujeros negros” Isaac Asimov Colecc. “Biblioteca del Universo” Ed. SM.

    • Agujeros Negros (http://www.geocities.com/CapeCanaveral/Hangar/8084/)

    • Astronomía de iniciación (http://www.geocities.com/alvarogrande_2000/)

    • El Universo y sus Maravillas (http://www.geocities.com/jf_ravelo/)

    Se piensa que el interior de algunas galaxias puede ser así: un agujero negro situado en el centro de la galaxia va tragándose la materia de las estrellas vecinas y, al mismo tiempo, va arrojando chorros de materia que el agujero negro no puede absorber con suficiente rapidez.

    El pequeño disco de acreción plano y en forma de espiral nos muestra un agujero negro robando materia de una estrella vecina. Los rayos X expulsados por la materia que gira nos indican que estamos en presencia de un agujero negro, el cual nos resulta invisible.

    Esta imagen radiotelescópica nos muestra un posible agujero negro en la galaxia Andrómeda