Aguas residuales

Contaminación acuática. Agua. Recurso natural. Sustancias contaminantes. Vertidos. Control de calidad. Depuración. Reciclaje

  • Enviado por: Adela
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

  • AGUA CONTAMINADA

  • 1.1. GENERALIDADES SOBRE EL AGUA

    El agua es uno de los recursos naturales más fundamentales, y junto con el aire, la tierra y la energía constituye los cuatro recursos básicos en que se apoya el desarrollo.

    La importancia de la calidad del agua ha tenido un lento desarrollo. Hasta finales del siglo XIX no se reconoció el agua como origen de numerosas enfermedades infecciosas. Hoy en día, la importancia tanto de la cantidad como de la calidad del agua esta fuera de toda duda.

    El agua es uno de los compuestos más abundantes de la naturaleza y cubre aproximadamente las tras cuartas partes de la superficie de la tierra. Sin embargo, en contra de lo que pudiera parecer, diversos factores limitan la disponibilidad de agua para uso humano. Mas del 97% del agua total del planeta se encuentra en los océanos y otras masas salinas, y no están disponibles para casi ningún propósito. Del 3% restante, por encima del 2% se encuentra en estado sólido, hielo, resultando prácticamente inaccesible. Por tanto, podemos terminar diciendo que para el hombre y sus actividades industriales y agrícolas, sólo resta un 0,62 % que se encuentra en lagos, ríos y agua subterráneas. La cantidad de agua disponible es ciertamente escasa, aunque mayor problema es aún su distribución irregular en el planeta.

    El uso de los recursos naturales provoca un efecto sobre los ecosistemas de donde se extraen y en los ecosistemas en donde se utilizan. El caso del agua es uno de los ejemplos más claros: un mayor suministro de agua significa una mayor carga de aguas residuales. Si se entiende por desarrollo sostenible aquel que permita compatibilizar el uso de los recursos con la conservación de los ecosistemas.

    Hay que considerar también que el hombre influye sobre el ciclo del agua de dos formas distintas, bien directamente mediante extracción de las mismas y posterior vertido de aguas contaminadas como se ha dicho, o bien indirectamente alterando la vegetación y la calidad de las aguas.

    Nuestro mundo por muchos años ha sido descuidado y maltratado por nosotros los seres humanos. La industrialización y el modernismo son algunos factores que ayudan a la contaminación de nuestro ambiente.

    1.2 CONTAMINACIÓN

    Ahora que tanto se habla de contaminación del medio ambiente, de polución, sabemos realmente qué es la contaminación.

    Podría afirmarse que cualquier cambio químico, físico o biológico respecto a un nivel base “natural” constituye un fenómeno de contaminación. En este sentido, la contaminación se considera como una consecuencia del progreso, especialmente del desarrollo industrial.

    Podríamos decir entonces, que la contaminación se considera un cierto grado de impurificación del aire, agua o suelo, que pueda originar efectos adversos a la salud de un número representativo de personas durante períodos previsibles de tiempo.

    Aguas residuales

    La contaminación actúa sobre el medio ambiente acuático alterando el delicado equilibrio de los diversos ecosistemas integrado por organismos productores, consumidores y descomponedores que interactúan con componentes sin vida originando un intercambio cíclico de materiales.

    Aunque el hombre no es un ser acuático, ha llegado a depender intensamente del medio ambiente acuático para satisfacer sus necesidades tecnológicas y sociales.

    El hombre continúa utilizando el agua con su contaminación. Es difícil eliminar los contaminantes y si el agua original tiene gran proporción de minerales, el problema se complica.

    No se pretende afirmar que antes de llegar el hombre con su tecnología, el agua era pura. Aún después de la aparición del hombre, transcurrieron muchos años antes de que hubiera ningún cambio en el ambiente. Cuando las poblaciones empezaron a verter sus desechos en ríos y lagos fue cuando las aguas se deterioraron.

    Las aguas residuales constituyen un importante foco de contaminación de los sistemas acuáticos, siendo necesarios los sistemas de depuración antes de evacuarlas, como medida importante para la conservación de dichos sistemas.

    Las aguas residuales, contaminadas, son las que han perdido su calidad como resultado de su uso en diversas actividades. También se denominan vertidos. Se trata de aguas con un alto contenido en elementos contaminantes, que a su vez van a contaminar aquellos sistemas en los que son evacuadas.

    Del total de vertido generado por los focos de contaminación, sólo una parte será recogida en redes de saneamiento, mientras que el resto será evacuado a sistemas naturales directamente.

    Tipos de contaminación

    Se clasifican según el factor ecológico que altere, aunque suelen afectar a más de un factor.

    • Contaminación física

    Las sustancias que modifican factores físicos, pueden no ser tóxicas en sí mismas, pero modifican las características físicas del agua y afectan a la biota acuática.

    • Sólidos en suspensión, turbidez y color

    • Agentes sensoactivos

    • Temperatura

    • Contaminación química

    Algunos efluentes cambian la concentración de los componentes químicos naturales del agua causando niveles anormales de los mismos. Otros, generalmente de tipo industrial, introducen sustancias extrañas al medio ambiente acuático, muchos de los cuales pueden actuar en detrimento de los organismos acuáticos y de la calidad del agua en general. En este sentido es en el que puede hablarse propiamente de contaminación.

    • Salinidad

    • pH

    • Sustancias marcadamente tóxicas

    • Desoxigenación

    • Contaminación por agentes bióticos.

    Son los efectos de la descarga de material biogénico, que cambia la disponibilidad de nutrientes del agua, y por tanto, el balance de especies que pueden subsistir. El aumento de materia orgánica origina el crecimiento de especies heterótrofas en el ecosistema, que a su vez provoca cambios en las cadenas alimentarias.

    Un aumento en la concentración de nutrientes provoca el desarrollo de organismos productores, lo que también modifica el equilibrio del ecosistema.

    Tipos de aguas residuales

    La clasificación se hace con respecto a su origen, ya que este origen es el que va a determinar su composición.

    Aguas residuales urbanas

    Son los vertidos que se generan en los núcleos de población urbana como consecuencia de las actividades propias de éstos.

    Los aportes que generan esta agua son:

    • aguas negras o fecales

    • aguas de lavado doméstico

    • aguas de limpieza de calles

    • aguas de lluvia y lixiviados

    Las aguas residuales urbanas presentan una cierta homogeneidad cuanto a composición y carga contaminante, ya que sus aportes van a ser siempre los mismos. Pero esta homogeneidad tiene unos márgenes muy amplios, ya que las características de cada vertido urbano van a depender del núcleo de población en el que se genere, influyendo parámetros tales como el número de habitantes, la existencia de industrias dentro del núcleo, tipo de industria, etc.

    Aguas residuales industriales

    Son aquellas que proceden de cualquier actividad o negocio en cuyo proceso de producción, transformación o manipulación se utilice el agua. Son enormemente variables en cuanto a caudal y composición, difiriendo las características de los vertidos no sólo de una industria a otro, sino también dentro de un mismo tipo de industria.

    A veces, las industrias no emites vertido s de forma continua, si no únicamente en determinadas horas del día o incluso únicamente en determinadas épocas de año, dependiendo del tipo de producción y del proceso industrial. También son habituales las variaciones de caudal y carga a lo largo del día.

    Son mucho más contaminadas que las aguas residuales urbanas, además, con una contaminación mucho más difícil de eliminar.

    Su alta carga unida a la enorme variabilidad que presentan, hace que el tratamiento de las aguas residuales industriales sea complicado, siendo preciso un estudio específico para cada caso.

  • TIPOS DE CONTAMINANTES

  • Actualmente, la contaminación de los cauces naturales tiene su origen entres fuentes:

    • vertidos urbanos

    • vertidos industriales

    • contaminación difusa (lluvias, lixiviados, etc.)

    Clasificación de los contaminantes

    Las sustancias contaminantes que pueden aparecer en un agua residual son muchas y diversas.

    • Contaminantes orgánicos

    Son compuestos cuya estructura química está compuesta fundamentalmente por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. Son los contaminantes mayoritarios en vertidos urbanos y vetados generados en la industria agroalimentaria.

    Los compuestos orgánicos que pueden aparecer en las aguas residuales son:

  • proteínas: proceden fundamentalmente de excretas humanas o de desechos de productos alimentarios. Son biodegradables, bastante inestables y responsables de malos olores.

  • Carbohidratos: incluimos en este grupo azúcares, almidones y fibras celulósicas. Proceden, al igual que las proteínas, de excretas y desperdicios.

  • Aceites y grasas: altamente estables, inmiscibles con el agua, proceden de desperdicios alimentarios en su mayoría, a excepción de los aceites minerales que proceden de otras actividades.

  • Otros: incluiremos varios tipos de compuestos, como los tensioactivos, fenoles, organoclorados y organofosforados, etc. Su origen es muy variable y presentan elevada toxicidad.

    • Contaminantes inorgánicos

    Son de origen mineral y de naturaleza variada: sales, óxidos, ácidos y bases inorgánicos, metales, etc.

    Aparecen en cualquier tipo de agua residual, aunque son más abundantes en los vertidos generados por la industrial

    Los componentes inorgánicos de las aguas residuales estarán en función del material contaminante así como de la propia naturaleza de la fuente contaminante.

    Contaminantes habituales en las aguas residuales

    Arenas

    Entendemos como tales una serie de particular de tamaño apreciable y que en su mayoría son de naturaleza mineral, aunque pueden llevar adherida materia orgánica. Las arenas enturbian las masas de agua cuando están en movimiento, o bien forman depósitos de lodos si encuentran condiciones adecuadas para sedimentar.

    Grasas y aceites

    Son todas aquellas sustancias de naturaleza lipídica, que al ser inmiscibles con el agua, van a permanecer en la superficie dando lugar a la aparición de natas y espumas. Estas natas y espumas entorpecen cualquier tipo de tratamiento físico o químico, por lo que deben eliminarse en los primeros pasos del tratamiento de un agua residual.

    Residuos con requerimiento de oxígeno

    Son compuestos tanto orgánicos como inorgánicos que sufren fácilmente y de forma natural procesos de oxidación, que se van a llevar a cabo con u con sumo de oxígenos del medio. Estas oxidaciones van a realizarse bien por vía química o bien por vía biológica.

    Nitrógeno y fósforo

    Tienen un papel fundamental en el deterioro de las masas acuáticas. Su presencia en las aguas residuales es debida a los detergentes y fertilizantes, principalmente. El nitrógeno orgánico también es aportado a las aguas residuales a través de las excretas humanas.

    Agentes patógenos

    Son organismos que pueden ir en mayor o menor cantidad en las aguas residuales y que son capaces de producir o transmitir enfermedades.

    Otros contaminantes específicos

    Incluimos sustancias de naturaleza muy diversa que provienen de aportes muy concretos: metales pesados, fenoles, petróleo, pesticidas, etc.

  • CONSECUENCIAS QUE ACARREAN LOS VERTIDOS

  • Aparición de fangos y flotantes.

    Existen en las aguas residuales sólidos en suspensión de gran tamaño que cuando llegan a los cauces naturales pueden dar lugar a la aparición de sedimentos de fango en el fondo de dichos cauces, alterando seriamente la vida acuática a este nivel, ya que dificultará la transmisión de gases y nutrientes hacia los organismos que viven en el fondo.

    Por otra parte, ciertos sólidos, dadas sus características, pueden acumularse en las orillas formando capas de flotantes que resultan desagradables a la vista y además, pueden acumular oro tipo de contaminantes que pueden llevar a efectos más graves.

    Agotamiento del contenido en oxígeno

    Los organismos acuáticos precisan del oxígeno disuelto en el agua para poder vivir. Cuando se vierten en las masas de agua residuos que se oxidan fácilmente, bien por vía químico o por vía biológica, se producirá la oxidación con el consiguiente consumo de oxígeno en el medio.

    Si el consumo de oxígeno es excesivo, se alcanzarán niveles por debajo del os necesario para que se desarrolle la vida acuática, dándose una muerte masiva de seres vivos.

    Además, se desprenden malos olores como consecuencia de la aparición de procesos bioquímicos anaerobios, que dan lugar a la formación de compuestos volátiles y gases.

    Daño a la salud pública.

    Los vertidos de efluentes residuales a cauces públicos, pueden fomentar la propagación de virus y bacterias patógenos para el hombre.

    Eutrofización

    Un aporte elevado de nitrógeno y fósforo en los sistemas acuáticos propicia un desarrollo masivo de los consumidores primarios de estos nutrientes; zoo y fitoplanton y plantas superiores. Estas poblaciones acaban superando la capacidad del ecosistema acuático, pudiendo llegar a desaparecer la masa de agua.

    Otros efectos.

    Pueden ser muy variados y van a ser consecuencia de contaminantes muy específicos, como valores de pH por encima o por debajo de los límites tolerables, presencia de tóxicos que afecta directamente a los seres vivos, etc.

  • MEDIOS PARA DISMINUIR LOS VERTIDOS

  • Las buenas prácticas en la gestión del recurso agua serán las que tengan por finalidad:

    - disminuir el gasto de agua, disminuyendo su consumo o reciclando y reutilizando al máximo el suministro

    - extraerla con l menor deterioro posible de los ecosistemas, es decir, dejando una parte para el desarrollo normal de ríos, humedales y acuíferos subterráneos

    - Devolverla a las aguas naturales en condiciones aceptables para que el impacto sobre los ecosistemas sea mínimo.

    - Realizar esta depuración o descontaminación con un mínimo gasto energético e impacto ecológico.

    En los países donde se han realizado programas de lucha contra la contaminación de las aguas, estos programas han conducido siempre a una reducción de la demanda de agua, incluso en los países húmedos. Estas experiencias serían aún de mucho más interés en los países situados en áreas con escasez de agua. En el caso de la industria, la reducción del consumo de agua fue drástica, en poco tiempo se redujo a menos de la mitad; las industrias se dieron cuanta de que salía mucho más barato reciclar el agua que depurarla

    Indicaciones para un uso sostenible del agua

    1. Mantenimiento y reparación de las de las conducciones en las ciudades, asentamientos humanos e industrias, ya que se calcula que un tercio del gasto de agua no es consumo real, sino pérdidas en la red de conducción. Lo mismo se puede decir de las conducciones agrícolas. De igual importancia es el mantenimiento y control del buen funcionamiento de las depuradoras existentes.

    2. Reutilización del agua en las industrias, resultaría más económica y disminuiría la contaminación. Involucrar un consumo de cantidades muy pequeñas de agua, justo el suficiente para el funcionamiento de un esquema de circulación cerrada de manera que no descargasen aguas residuales.

    3. Reutilización de las aguas en los usos domésticos de las casas

    4. Reutilización de las aguas en espacios públicos o privados. Las aguas de riego deben proceder de la reutilización de las aguas residuales domésticas, mas o menos depuradas.

    5. Reducir en los usos domésticos el consumo de agua y el de contaminantes; detergentes, lejías, productos de limpieza, insecticidas o tóxicos en general, etc.

    6. Depuración de las aguas residuales cuando sea posible por métodos blandos, lagunaje, filtro verdes o que por lo menos, incluya la depuración biológica que genera menos fangos.

    7. Mejora de las prácticas agrícolas. Riego por goteo, mejorar la eficacia en la aplicación de pesticidas y abonos con el fin de utilizar muchos menos, etc.

    8. Hay que valorar lo que cuesta el abastecimiento de agua a las ciudades. Se debe conocer el balance entre las aguas que cada ciudad utiliza, los gastos adicionales de agua que ocasiona el crecimiento de la misma y los efectos perjudiciales para el medio ambiente que se derivan de las obras hidráulicas para el abastecimiento de esta agua.

    9. El suministro de agua produce luego agua contaminada, debiéndose valorar también lo que cuesta la descontaminación de la misma y hacer pagar al consumidor, no al contribuyente, la depuración del agua que utiliza.

    10. Los trasvases deben reducirse al mínimo y utilizarse exclusivamente en situaciones de emergencia, porque no sólo suponen el hipotecar los recursos de la cuenca que proporciona el agua del trasvase, sino también los riesgos de salinización o le daño ecológico que los trasvases

    11. Se deberían recuperar los ríos y la vegetación de su cuenca. El canalizar los ríos es nefasto, ya que sólo sirve para aumentar la escorrentía rápida y las avenidas y hace desaparecer el bosque de ribera al provocar u desconexión con el acuífero subálveo asociado.

    12. El recuperar los ríos con su vegetación de ribera contribuiría también a tener sendas o itinerarios de la naturaleza cerca de asentamientos humanos y ciudades, que en algunos casos, siempre en núcleos urbanos, podría haber la posibilidad de que constituyeran también áreas recreativas.

    Método de la naturaleza para eliminar los desperdicios

    Los desperdicios de seres vivientes como las plantas y los animales no provocan, normalmente, ningún problema. Organismos diminutos como bacterias y hongos que viven en el suelo y en el agua se alimentan de desperdicios y los descomponen en sales químicas que otras plantas y animales pueden utilizar. Pero si un hombre arroja un exceso de basura, los hongos y las bacterias no pueden descomponerla en su totalidad. Un problema más serie se produce cuando hay materias que las bacterias y los hongos no pueden descomponer, como los plásticos, los metales y el vidrio, que permanecen en el agua o en la tierra durante años sin evidenciar ningún signo de deterioro.

    Métodos analíticos para el control de la calidad del agua

    Medida de la temperatura

    La temperatura ha de medirse con un termómetro de precisión graduado en décimas de grado. La lectura se hace desusé de una inmersión de diez minutos. Si no es posible realizar la operación directamente, puede tomarse un volumen de agua entre 5 y 10 litros e introducir el termómetro inmediatamente.

    Color, olor y sabor

    La coloración de un agua puede clasificarse en verdadera o real cuando se debe sólo a las sustancias que tiene en solución, y aparente cuando su color es debido a las sustancias que tiene en suspensión. Los colores real y aparente son casi idénticos en el agua clara y en aguas de escasa turbidez.

    La coloración de un agua se compara con la de soluciones de referencia de platino-cobalto en tubos colorimétricos, o bien con discos de vidrio coloreados calibrados según los patrones mencionados.

    El olor puede ser definido como el conjunto de sensaciones percibidas por el olfato al captar ciertas sustancias volátiles. El procedimiento normalmente utilizado es el de ir diluyendo el agua e examinar hasta que o presente ningún olor perceptible. El resultado se da como un número que expresa el límite de percepción del olor, y corresponde a la dilucion que da olor perceptible. Debido al carácter subjetivo de la medida, es recomendable que la medida la realicen al menos dos personas distintas, comparando la percepción con la de un agua desodorizado. Debe evitarse, como es lógico, en todo lo posible, la presencia de otros olores en el ambiente.

    Pro último, la evaluación del sabor, se realiza por degustación del agua a examinar, comenzando por grandes diluciones, que se van disminuyendo hasta la aparición del sabor. Este ensayo no se realiza mas que en aguas potables.

    Turbidez

    La turbidez de un agua se debe a la presencia de materias en suspensión finamente divididas; arcillas, limos, partículas de sílice, materias inorgánicas... La determinación de la turbidez tienen un gran interés como parámetro de control en aguas contaminadas y residuales. Se puede evaluar en el campo o en el laboratorio.

    Materia sólida

    La materia sólida presente en un agua suele agruparse en tres categorías; materias decantables, materias en suspensión y residuos.

    La materia decantable se determina dejando en reposo un litro de agua en un cono o probeta graduada. El resultado se expresa como mililitros de materia decantada por litro de agua.

    La determinación de las materias en suspensión en el agua puede realizarse por filtración o por centrifugación. La filtración se realiza a vacío sobre un filtro. El filtro con el residuo es nuevamente secado y pesado. La diferencia entre este peso y el que teníamos antes del filtro solo, proporciona el valor de los sólidos.

    pH

    Las medidas de pH se realizan con un electrodo de vidrio, el cual genera un potencial que varía linealmente con el pH de la solución en la que está inmerso. El electrodo consiste en una célula con un potencial controlado por la actividad del protón a cada lado de una membrana de vidrio muy fina.

    Este método se utiliza si se quiere obtener medidas muy precisas y puede aplicarse a cualquier caso particular.

    Conductividad eléctrica

    Se define como la conductancia de una columna da agua comprendida entre dos electrodos metálicas paralelos. La medida se realiza en un donductímetro, basa en el principio de puente de Wheatsttone. Se genera una diferencia de potencial de corriente alterna entre los dos electrodos, para evitar las electrólisis en la disolución, aunque algunos dispositivos emplean normalmente corriente continúa.

    Dureza

    También llamada grado hidrotimétrico, la dureza corresponde a la suma de las concentraciones de cationes metálicos excepto los metales alcalinos y el ion hidrógeno En la mayoría de los casos se debe principalmente a la presencia de iones calcio y magnesio, y algunas veces también se unen hierro, aluminio, manganeso y estroncio.

    Algunos laboratorios, y, especialmente cuando el contenido en calcio y magnesio es bajo, realizan la determinación por espectrometría de absorción atómica.

    Acidez y alcalinidad.

    La acidez de un agua corresponde a la presencia de anhídrido carbónico libre, ácidos minerales y sales de ácidos fuertes y bases débiles.

    La alcalinidad de una agua corresponde a la presencia de los bicarbonatos, carbonatos de hidróxidos.

    La determinación puede realizarse por dos métodos:

    • volumétrico

    • potenciométrico

    Para la determinación de anhídrido carbónico total se emplean estos métodos:

    • evolución

    • Van Slyke

    Determinación del carbono orgánico total (TOC)

    Mediante este ensayo se determinan los compuestos orgánicos fijos o volátiles, naturales o sintéticos, presentes en el agua residual. La determinación se realiza por oxidación catalítica a 950 °C, en un aparato diseñado a tal efecto, liberándose CO2 que se determina en un analizador de infrarrojos. El carbono inorgánico se elimina previamente o se determina por separado.

    La lista se extendería demasiado si nombráramos aquí todos los métodos para estudias la calidad del agua. Puesto que se pueden estudiar infinitos factores que condicionan la calidad de la misma.

    V. FUNCIONAMIENTO DE UNA DEPURADORA

    DE AGUA

    La depuración de las aguas residuales es un proceso que persigue eliminar en la mayor cantidad posible la contaminación que lleva un vertido antes de que éste incida sobre un cauce receptor, de forma que los niveles de contaminación que queden en el efluente ya tratado puedan ser asimilados de forma natural.

    El agua nos es indispensable para la vida de cada día. La tomamos de la naturaleza, donde se encuentra limpia. La utilizamos en las industrias para hacer productos y en casa para lavarlo todo. Como es lógico, se ensucia. Si queremos que siempre sea útil, la debemos limpiar antes de devolverla a la naturaleza. Por eso, hacemos las depuradoras, donde el agua sucia se limpia.

    Cómo funciona una depuradora

    El agua sucia se vierte al alcantarillado por industrias y zonas urbanas. El agua llega a la estación depuradora a través de un sistema de colectores. E l tratamiento se inicia en el bombeo de entrada, donde el agua es impulsada a una cota que le permitirá circular por diferentes elementos de la planta.

    Unas rejas de desbaste retienen la suciedad sólida más gruesa; se trata del desbaste de gruesos, La operación se repite con tamices más espesos, que forman el desbaste de finos. El pretratamiento continúa y acaba en el desarenador-desengrasador, donde, por procesos mecánicos, se hunden las arenas y flotan las grasas. En casos de fuertes contaminaciones industriales, se añaden coagulantes químicos y se produce la floculación: ello favorece la decantabilidad de la materia en suspensión.

    El siguiente paso consiste en separar por medios físicos los detritos en el decantador primario, en cuyo fondo se pretende depositen los fangos primarios. La carga contaminante restante se elimina por medio biológicos, ya que determinadas bacterias se alimentan de la materia orgánica, tanto disuelta como en suspensión. Para ello, necesitamos un depósito llamado reactor biológico y una aportación de oxígeno. En el edificio de sopladores se aporta al reactor biológico el aire que las bacterias necesitan para poder asimilar la materia orgánica.

    Por su peso, los biosólidos formados en el reactor se depositan en el fondo del decantador secundario y así se separan del agua. Al agua ya limpia retorna a la naturaleza y continúa su ciclo.

    Qué conseguimos depurando el agua

    - Lograr que los ríos sean corredores biológicos, es decir, mantener la vida de plantas y árboles, de invertebrados y de animales varios.

    - Asegurar una calidad de vida para los animales que viven en el agua

    - Reservar la vida de todas partes, evitando deteriorar ríos, lagos y mares.

    - Tomar agua limpia de los ríos para poder beberla, después de potabilizarla.

    VI. QUÉ PODEMOS HACER DESDE CASA

    Existen diferentes formas de aportar y ayudar alas agencias pertinentes en la protección del ambiente. Al reciclar ciertos productos, tales como e papel, el plástico y hasta el agua, aportamos en la conservación del planeta. Las agencias que proveen agua a cada uno de nuestros hogares han desarrollado un mecanismo para recolectar el agua usada, y procesarla, para poder usarla nuevamente sin que nos cause daño es estar contaminada.

    De toda el agua que llega a nuestros hogares, una pequeña fracción es para beber, y el resto se utiliza para el lavado, los baños, descarga del inodoro, para la cocina, la limpieza de la casa y otros. Un gran porcentaje del agua que se usa en el hogar se desperdicia o se va como agua usada. Para mantener un ambiente limpio y una salud pública en excelente estado, esta agua usadas domésticas deben salir de los hogares y ser llevadas a otro lugar.

    Se pueden considerar buenas prácticas algunas actividades dirigidas a la concienciación de los consumidores de agua. Las ciudades españolas grandes se han dado cuenta de que no es posible el aumento de la demanda de agua porque están llegando al límite de las posibilidades de los recursos hídricos de la zona.

    Estas ciudades se han dado cuenta de que tienen que disminuir su crecimiento y muchas de ellas se ha estabilizado o lo están reduciendo mucho. Además, en muchos lugares se han lanzado campañas para reducir el consumo de agua. A estas campañas se debería unir la sensibilización para limitar también la utilización de detergentes y otros productos que contribuyen al deterioro del os ecosistemas acuáticos.

    Cuando se nos obsequia con un regalo muy valioso, demostramos el aprecio que le tenemos, por la forma de tratarlo. Asimismo, el agua es el mejor regalo que nos da la naturaleza, por lo tanto, nosotros debemos cuidarla de la mejor manera usándola racionalmente.

    • Debemos ser conscientes de cómo y cuánto gastamos. Es nuestra obligación evitar el desperdicio de agua en nuestra casa y la de nuestros familiares.

    • No debemos dejar las llaves abiertas mientras nos enjabonamos el cuerpo, nos cepillamos los dientes o enjabonamos la ropa y los trastos.

    • No debemos permitir que algún tubo quede goteando porque son sólo una gotita de agua que caiga por segundo, hamos desperdiciado en un día, 30 litros de agua potable.

    • Debemos reducir el volumen de agua que se gasta en el servicio sanitario.

    • Cuando lavamos el coche deberemos usar un barreño en vez de con el chorro de la manguera.

    • Un baño, gasta mucho más que una ducha.

    • No debemos regar el jardín cuando hace mucho sol, porque de esta manera el agua se evaporará más rápido y las plantas no la aprovecharán. Es mejor regarlas por la tarde o por la noche.

    También debemos tener cuidado con la contaminación, además de ahorrar agua, debemos procurar que ésta no se contamine demasiado:

    • no permitir que la gasolina, los aceites y otros líquidos nocivos se escapen y se mezclen con el agua

    • no permitir el vertido de los residuos domésticos al agua

    • No tirar productos químicos domésticos en el fregadero o sumidero.

    • Generar el mínimo posible de basuras.

    • En al lavado, utilizar la mínima cantidad de lejía y de detergente.

    • No tirar al retrete lo que no se deba.

    • En el jardín o en el huerto, evitar al máximo utilizar plaguicidas y otros elementos químicos.

    VII. GENERALIDADES DEL RECICLAJE

    DE LA CIUDAD A LA PLANTA DE RECICLAJE

    Cómo funciona una estación de tratamiento de residuos

    Desde que los ciudadanos depositan sus basuras en los contenedores domésticos, - próximamente se tendrá que hacer en España de forma selectiva, según se trate de residuos orgánicos, papel, vidrios, etcétera, - los residuos pasan por un largo camino hasta convertirse en abonos, nuevas botellas, nuevo papel o partes de productos fabricados con material reciclado. El lugar donde se procesan son las plantas de tratamiento, compostaje y reciclado de residuos. ¿Que ocurre cuando los camiones de la basura llegan a esas factorías?

    Los camiones depositan la basura en unos grandes huecos sellados para evitar malos olores (el camión entra en esos depósitos). En ese momento comienza el proceso de separación y reciclaje de residuos. La basura al caer en estos depósitos es derivada hacia una serie de filtros que realizan la primera separación. A un lado quedan los materiales susceptibles de reciclaje y reutilización, por otro lado caen los residuos orgánicos. Estos últimos pasan por un sistema de limpieza de metales que hayan podido quedar sin separar anteriormente. Desde ese lugar pasan a un depósito llamado área de fermentación, donde se mantienen un tiempo hasta que van cayendo y vuelven a ser filtrados mediante un sistema de afino, hasta un vertedero controlado. Es en ese lugar donde se convierte, por medios naturales de fermentación, en abono orgánico llamado compost. Este abono es comercializado para su uso agrícola.

    Recuperación

    La parte más laboriosa del proceso es la de reciclaje y recuperación de residuos que pueden ser reutilizados. La separación de elementos, metales, vidrios, papel, se hace en casi todas las plantas de forma casi manual. Brigadas de operarios separarán estos residuos, que a su vez se clasificarán, según sean papel, vidrio o plásticos. Todos ellos caen hasta unos almacenes en los que el metal se separa automáticamente mediante grandes electroimanes. Una parte de esos residuos irán a un vertedero controlado y los realmente reutilizables se empaquetarán para su comercialización en empresas dedicadas a la distribución y a la preparación de materiales procedentes de reciclado. En una planta de recuperación y compostaje de una ciudad media (400.000 habitantes) se tratan alrededor de 200.000 toneladas de residuos. De ese volumen de residuos se pueden conseguir más de 30.000 toneladas anuales de abono orgánico. En cuanto a elementos metálicos recuperables se obtienen 5.000 toneladas. En cuanto a plásticos, la cifra es de más de 2.000 toneladas y el vidrio supera las 5.000 toneladas, lo que supone una cantidad superior a las 42.000 toneladas. Transporte Uno de los problemas que plantea la actividad de tratar y recuperar residuos urbanos es que tienen que ser trasladados desde su punto de origen hasta las llamadas plantas de transferencia. Se trata de instalaciones donde existen espacios sellados en los que se introducen los camiones que han recogido la basura en las calles. Desde esos espacios caen sobre contenedores estancos, donde la basura es compactada. Esos contenedores son los que grandes camiones trasladarán hasta la planta de tratamiento, compostaje y reciclado.

    CONCEPTOS DE RECICLADO

    • Compostaje: Es el proceso que se utiliza para convertir los residuos orgánicos en un abono especial, denominado compost, que se puede reutilizar en agricultura

    • Separación: En la planta de recuperación y compostaje, se separan los residuos según sus elementos, ya sean vidrios, metales, papel, plástico o simplemente materia orgánica. La recuperación de todo lo que no es orgánico ni metálico, se separará de forma manual.

    • Comercialización: Las basuras recicladas, tanto el compost como los materiales reutilizables, como papel, vidrio, metales y plásticos, serán comercializados para su posterior reutilización.

    • Vertedero controlado: En todo el proceso de recuperación y compostaje quedarán residuos que no podrán ser reutilizados. Estos residuos se derivan hacia una serie de vertederos controlados que estarán gestionados de tal forma que no provoquen daño al medio ambiente. Estos residuos tendrán cantidades mínimas de materia orgánica y elementos no degradables.

    Carta Europea del Agua
    Estrasburgo - Mayo - 1968


    III - Alterar la calidad del agua es atentar contra la vida del hombre y de los otros seres vivos que de ella dependen.

    IV - La calidad del agua debe ser preservada de acuerdo con las normas adaptadas a los diversos usos previstos y satisfacer especialmente las exigencias sanitarias.

    V - Cuando las aguas, después de ser utilizadas, se devuelven a su medio natural, no deben comprometer el uso ulterior público o privado que de estas se haga.


    El costo de la potenciación biológica de una depuradora para que rinda el máximo posible disminuyendo D.B.O. y D.Q.O.
    sólidos en suspensión, Nitrógeno, Fósforo, Fangos, etc... y
    controlando los olores tanto de la planta como de los fangos para su uso posterior es de - 1 - peseta por metro c